Share

Los organismos encargados de hacer cumplir la ley en los Estados Unidos están luchando para reclutar y contratar oficiales de policía. Aunque existen necesidades específicas de la agencia según el tamaño o la ubicación,  la dificultad con la contratación es un problema importante que está afectando ampliamente al campo del derecho. No es simplemente el resultado de una gestión deficiente de la agencia o de fallas localizadas. 

En septiembre de 2019, la Asociación Internacional de Jefes de Policía (IACP) llevó a cabo una encuesta para mejorar y comprender la extensión del reclutamiento, y el impacto que estos desafíos han tenido en las agencias y comunidades a las que sirven.
La encuesta de la IACP sobre reclutamiento demuestra que la dificultad para contratar agentes del orden y empleados no se debe a una causa en particular. Más bien, múltiples factores sociales, políticos y económicos. Ellos son de naturaleza sistémica y reflejan consideraciones a nivel individual, dando soluciones al problema particularmente desafiante.

La encuesta también deja en claro que, si las agencias son incapaces de reclutar nuevos oficiales para reemplazar a los que se han jubilado o abandonado la profesión de la aplicación de la ley, aumentará significativamente la presión sobre las organizaciones policiales y los agentes. Como el número de vacantes aumenta debido a la incapacidad para cubrir puestos y a medida que más oficiales continúen tornándose elegibles para la jubilación, los oficiales existentes se están volviendo agotados y castigados por una sociedad que se vuelve cada vez más en favor del delincuente. En un momento en que la importancia de la mentalidad del oficial es más que significativa, su accionar es menos reconocido.

Cambios informados con respecto a lo que sucedía en 2016

Imagen pública de las fuerzas del Orden

Las agencias creen firmemente que la percepción pública de la aplicación de la ley limita el interés en la profesión y es una barrera considerable para el reclutamiento efectivo. Entre los motivos se ven grabaciones de teléfonos móviles de las interacciones entre la policía y el público, oficiales que -operando fallidamente- han arrastrado al resto mientras la ciudadanía los generaliza, la cobertura de los medios de comunicación y las representaciones de la policía en el entretenimiento popular han llevado a muchos jóvenes a ver a la policía de manera diferente a la que pueden tener sus padres. En general, la mayoría de los agentes de policía sienten que su trabajo se ha vuelto más difícil desde que los incidentes de uso de la fuerza de alto perfil han dominado la conversación nacional. Las muertes en el cumplimiento del deber también se han vuelto más publicitadas, incluidos los asesinatos de policías debido a la tensión comunitaria, como el tiroteo masivo de agentes de policía de Dallas en 2016. Cada uno de estos factores contribuye a la percepción negativa de la policía como una oportunidad profesional para los posibles reclutas.

Actualmente, alrededor de 18,000 departamentos de policía en los EE. UU. son responsables de proteger a más de 350 millones de estadounidenses. Pero simplemente no hay suficientes policías para todos. Esta crisis de personal poco notada podría intensificarse durante la próxima década, especialmente a medida que un exceso de policías contratados en la década de 1990 se jubila.

Las luchas actuales de contratación reflejan la lenta destrucción de la tendencia del último cuarto de siglo de crecimiento de las fuerzas policiales estadounidenses. Los datos de la Encuesta anual de empleo público y nómina (ASPEP) de la Oficina del Censo, que cuenta el número nacional de empleados públicos, pintan un panorama desolador. A principios de la década de 1990, aproximadamente 500.000 oficiales juramentados trabajaban en Estados Unidos, lo que equivale a 213 por cada 100.000 habitantes de la población. Durante este período, los delitos violentos finalmente alcanzaron su punto máximo después de un aumento continuo durante casi tres décadas, y luego comenzaron una larga caída. Una de las razones de esta disminución sustancial fue un aumento masivo en el número de policías, no solo en Nueva York, sino en todo el país. La evidencia empírica sustancial indica que más policías en el lugar significa menos crimen en la calle. El financiamiento federal de la oficina de Servicios de Policía Orientados a la Comunidad (COPS) ayudó; establecido por el proyecto de ley de delitos de 1994, aumentó el número de oficiales juramentados en 150.000 durante siete años. Para el cambio de milenio, el número de oficiales por cada 100.000 habitantes llegó a poco menos de 240, un aumento del 12 por ciento con respecto a 1993. En el año 2021 Estados Unidos cuenta con 236 oficiales de policía cada 100,000 habitantes. Alemania, por ejemplo, cuenta con 336; Francia 423; Rusia 511 cada 100,000 civiles.

Durante los siguientes años, esta cifra se mantuvo estable, acercándose nuevamente a su punto más alto per cápita en 2008, antes de que la Gran Recesión azotara los ingresos fiscales estatales y locales. Los departamentos de policía sintieron el apuro: un informe de 2011 de la oficina de COPS encontró que más del 85 por ciento de las agencias de policía reportaron recortes en sus presupuestos. Entre 2008 y 2012, el número de agentes se redujo en casi 20.000; de 2008 a 2018, las tasas per cápita cayeron un 8 por ciento.

Los jefes de policía atribuyen el grupo más pequeño de nuevos solicitantes de hoy a una sociedad cambiante. Los departamentos están recibiendo menos miembros. El estrecho mercado laboral también ha dificultado la contratación. Al mismo tiempo, la policía se ha convertido en una profesión tecnológicamente más compleja, que a menudo requiere candidatos altamente educados.

Otro factor que aleja a los nuevos reclutas es el costo psicológico de la vigilancia, que parece estar en aumento. Los oficiales enfrentan un riesgo significativo de estrés relacionado con el trabajo y trastorno de estrés postraumático, factores asociados con el suicidio, ahora casi tan comunes como morir en el cumplimiento del deber. Según los Centros para el Control de Enfermedades, las tasas de suicidio policial son un 40 por ciento más altas que la población general.

Todo esto significa que es probable que las fuerzas policiales, que ya cuentan con niveles de personal a principios de la década de 1990, sigan reduciéndose. Podría seguir una crisis de seguridad pública. Los formuladores de políticas deben hacer de la contratación de funcionarios una prioridad. Si bien el presidente Donald Trump ha apoyado abiertamente a la policía en principio, su administración inicialmente consiguió recortar el presupuesto de la COPS y consolidar la oficina bajo la Oficina de Programas de Justicia del Departamento de Justicia. Afortunadamente, la administración parece estar cambiando de rumbo: el Departamento de Justicia (DOJ) anunció recientemente U$ 500 millones en nuevas subvenciones, incluso para contratación y salud mental. La consolidación podría ser una forma prudente de reducir la burocracia, pero no debería hacerse a expensas de un sólido apoyo federal para la contratación de policías.

Otro de los grandes problemas ha sido la influencia de grupos radicales solicitando negar y retirar fondos a las fuerzas del orden, lo que significa reasignar el dinero de la policía a otras agencias financiadas por los municipios locales. Los defensores de la idea están divididos sobre la cuestión de hasta dónde debería llegar: los moderados sostienen reducir los fondos y reformar algunos aspectos de la vigilancia, mientras que los intolerantes pujan por abolir por completo las fuerzas policiales como las conocemos.

Gracias en parte a más policías en la calle, Estados Unidos hizo grandes avances en seguridad pública durante las últimas tres décadas, pero esta transformación urbana podría enfrentar una amenaza a medida que las fuerzas policiales se reducen. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 22, 2021


 

Tags: , , ,

10 thoughts on “La Crisis de la Policía en Estados Unidos”

    • Jorge Muñoz
    • posted on June 25, 2021

    Afortunadamente ese no es, por ahora nuestro problema. Todavía contamos con una tanda de jovenes idealistas y de corazón humanitario. Tampoco tenemos Sindicato, que le caliente la cabeza a los mas discolos. Aun tenemos orden y disciplina en nuestras filas. Pero para que no nos suceda como a EEUU, debemos en primer lugar seguir los consejos que un viejo policia le dio al alcalde Giuliani: Aumente los sueldos, amplie la cantidad de vacantes, atorgeles autoridad, que se sientan apoyados por sus mandos, por la justicia y por los políticos y haga la seleccion de efectivos en base su vocación no a sus necesidades de trabajo. Por suerte no se ha dado curso al proyecto Donda que pide “una policía democratica, con portación limitada de armas reglamentarias”. De no seguir elementales criterios de sentido comun, es facil que caigamos en una policía anárquica y corrupta.

    • Darcy Morales
    • posted on June 25, 2021

    Cuando tengan a los hunos adentro de sus casas van a llorar y rogar a la poli que los ayuden

    • ofensa mayor
    • posted on June 23, 2021

    Cuando la poli no tenga casi autoridad, ahi la van a extrañar

  1. People: defund the police
    Crime rates: goes up
    People: surprise Pikachu face

    • Dean Helm
    • posted on June 23, 2021

    Seattle PD has a big staffing crisis and the city council discusses cutting the department’s budget again

    • LaleCat
    • posted on June 23, 2021

    EVERYONE should read this. So sad.

  2. This progressive movement will destroy America!

      • Claudio Kussman
      • posted on June 23, 2021

      Leonard, unfortunately if they continue on this path they will soon resemble the Latin American countries. From Argentina CLAUDIO KUSSMAN
      Leonard, lamentablemente si siguen por este camino pronto se pareceran a los paises latinoamericanos. Desde Argentina CLAUDIO KUSSMAN

  3. Police is needed in communities, I saw many laws broken from not having them in the community. Trafficking overdose rampant, no safety for the community as whole

    • Hey Bryant
    • posted on June 23, 2021

    Reducing police funding is a mistake

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: