Share

  Por Dr. JORGE B. LOBO ARAGÓN.

Las sociedades tienen esencias que es necesario mantener para su vida, para su permanencia, para que siga siendo satisfactorio pertenecer a ellas. Características relacionadas con sus costumbres, con sus tradiciones y, sobre todo, con la moral. A la pérdida y al falseamiento de estas conductas es a lo que en general llamamos “corrupción”. Lamentablemente hemos vivido en esta bendita Argentina y observamos en el mundo muchos años de corrupción. Digo corrupción en general, refiriéndome al peculado, la coima, el soborno, el cohecho, la mentira como acostumbrada norma. Las dádivas interesadas y pervertidoras. Una corrupción generalizada en casi todas las sociedades, pero que resalta, se hace más notable y es más dolorosa en los ámbitos de la administración pública, de los gobernantes y, peor aún, de la justicia. Se dice que corrupciones hubo siempre como si eso fuera suficiente justificativo y motivo convincente para que nos allanemos a tolerarlas. Es claro que sí: desde que Adán comenzó a pecar los hombres le hemos heredado su naturaleza pecadora; pero que seamos proclives a cometer faltas no significa que debamos ser condescendientes con quienes dan mal ejemplo, se roban los dineros que la comunidad necesita, se enriquecen administrando los favores que el estado otorga indebidamente, niegan la justicia por favorecer a privilegiados. En una década a la que por las públicas inmoralidades se la ha calificado de infame, un legislador sorprendido en un cohecho, de vergüenza se suicidó. Había infamia, pero subsistía la vergüenza. Podría pensarse que ahora, para peor, con pandemia incluida, hasta con las vacunas se negocia o existe enorme sospecha en todo el planeta.  La vergüenza ha desaparecido, y que por lo tanto las sociedades  -desvinculada de la moral, del bien, de la verdad- se desbarrancara hacia vapores putrefactos. Una tendencia ligada a la modernidad, y que por lo tanto aparece como irresistible, como inevitable.  Se van descubriendo con las redes sociales y el periodismo libre, aspectos de la delincuencia que hasta hace unos  años nos hubieran parecido inaccesibles, pues hubiéramos pensado que un enorme poder oculto conseguiría mantenerlos bajo su manto de oprobio. Se está mostrando  permanentemente lo que vengo sosteniendo desde décadas,  que existen mafias y que la droga es una realidad. Que a la corrupción hay que atacarla en sus madrigueras; que se puede reaccionar contra los males imperantes; que mientras queden magistrados probos no todo está perdido; que vale la pena golpear las puertas con vigor e insistencia;  que hay que perseverar en la lucha por el bien, pues la maltrecha moral pública puede ser restaurada si las sociedades reaccionan con la energía que las circunstancias reclaman. Por eso sostengo que el político o el funcionario que nos está gobernando deben ser juzgados con muchísima mayor severidad que los que se dedican a otras actividades. Está en boca de todo el concepto de que nadie es culpable mientras el juez no lo condene. Está  bien, así debe ser, pero sólo en materia criminal, cuando se acusa de delitos. Las inmoralidades, como la mentira, el engaño, el aprovechar la ignorancia, la buena fe o el descuido de los demás, no son delitos tipificados por el código, por lo tanto nunca un juez va a condenar esas faltas. Sostener que alguien es inocente porque la justicia no lo condene conduce a un error que desgraciadamente se generaliza. Los inmorales, los que transgreden las normas de corrección, son culpables, muy culpables. La sociedad ha establecido penas para los que cometen delitos y no para los inmorales, ni menos para quienes apliquen preceptos de una ética ajena a la sana doctrina.  Hay una razón más fuerte que los obliga con mayor rigor que a los demás prójimos, y es que la vida pública se suele tomar como ejemplo, como modelo de las conductas privadas. El que se siente inclinado a largarse por un mal camino puede razonar: ¿por qué no voy a hacer esto yo, si legisladores, gobernadores, presidentes, ministros, hacen cosas peores.  Los pueblos, el Mundo que en su mayoría son decentes, desean una sociedad austera, limpia, honesta. Lo único que podría dar resultados es que ese mismo pueblo. Los estados vigilen la moral de sus políticos y los condene con energía y severidad. Por los delitos, si los hubiere, sí, que intervengan los jueces y que actúen como sea su deber; pero por las inmoralidades, sobre las que la justicia no tiene jurisdicción, debe ser el pueblo, los estados,  la opinión pública, la que se pronuncie cada vez que haga falta y con todo el rigor correspondiente.

 

Dr. Jorge Bernabé Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 1, 2021


 

3 thoughts on ““CORRUPCIÓN””

    • ruthmartinezx
    • posted on July 2, 2021

    Google is by and by paying $27485 to $29658 consistently for taking a shot at the web from home. I have joined this action 2 months back and I have earned $31547 in my first month from this action. Take a gander at it what I do…..
    This Website OPEN HERE———–>>> https://WWW.CashApp1.Com

    • Anonymous
    • posted on July 1, 2021

    ⁣⁣⁣⁣I’m making over $7k a month working part time. I kept hearing other people tell me how much money they can make online so I decided to look into it. Well, it was all true and has totally changed my life. This is where i started⁣

    ——————->>> http://Www.Jobcash1.com

    • Anonymous
    • posted on July 1, 2021

    After leaving my previous job 11 months ago, I’ve had some good luck to learn about this website which was a life-saver for me… They offer jobs for which people can work online from their house. My latest paycheck after working for them for 4 months was for $71600… Amazing thing about is that the only thing required is simple typing skills and access to internet.

    Read all about it here……………. http://www.paybuzz1.com

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: