Share

Las fuerzas armadas de Chile dan un golpe de estado contra el gobierno del presidente Salvador Allende, el primer líder marxista elegido democráticamente en América Latina. Allende se retiró con sus partidarios a La Moneda, el palacio presidencial parecido a una fortaleza en Santiago, que estaba rodeado de tanques e infantería y bombardeado por aviones de la fuerza aérea. Allende sobrevivió al ataque aéreo, pero luego aparentemente se mató de un tiro cuando las tropas irrumpieron en el palacio en llamas, supuestamente usando un rifle automático que le regaló el dictador cubano Fidel Castro.

El gobierno de Estados Unidos y su Agencia Central de Inteligencia (CIA) habían trabajado durante tres años para fomentar un golpe de estado contra Allende, quien era considerado por la administración Nixon como una amenaza para la democracia en Chile y América Latina. Irónicamente, Allende, elegido democráticamente, fue sucedido por el General Augusto Pinochet, quien gobernó Chile con mano de hierro durante los siguientes 17 años.

Salvador Guillermo Allende Gossens nació en una familia chilena de clase media alta en 1908. Se convirtió en activista marxista y trabajó como médico y en 1933 fue miembro fundador del Partido Socialista de Chile. Elegido a la Cámara de Diputados en 1937, posteriormente se desempeñó como ministro de Salud en el gobierno izquierdista del presidente Pedro Aguirre Cerda. En 1945, se convirtió en senador. Se postuló sin éxito a la presidencia varias veces en las décadas de 1950 y 1960, y en septiembre de 1970 ganó una carrera presidencial de tres lados con el 36,3 por ciento de los votos. Al carecer de mayoría popular, su elección tuvo que ser confirmada por el Congreso chileno.

Después de la victoria de Allende y su coalición izquierdista, el presidente de Estados Unidos, Richard Nixon, convocó al director de la CIA, Richard Helms, a la Casa Blanca y le ordenó en términos inequívocos que impidiera que Allende llegara al poder o lo destituyera. Allende, después de todo, había amenazado con nacionalizar las industrias de propiedad estadounidense en Chile, y Nixon no quería que otro Fidel Castro llegara al poder en un hemisferio estadounidense durante su mandato. El presidente Nixon autorizó $ 10 millones para la operación encubierta contra Allende y ordenó que se llevara a cabo sin el conocimiento de la embajada de Estados Unidos en Chile.

Con su mandato de Washington, la CIA intentó sobornar, coaccionar y chantajear al Congreso y al ejército de Chile para que le negaran la presidencia a Allende, lanzó una campaña internacional de desinformación contra Allende y pagó a un general de derecha para que asesinara al general René Schneider, el jefe de las Fuerzas Armadas de Chile. Aunque conservador, Schneider se opuso firmemente a un golpe de estado o cualquier otra injerencia militar en los procesos democráticos de Chile. Fue asesinado por una banda liderada por el general de derecha Roberto Viaux. Un mes después, el grupo recibió un cheque por U$ 35,000 de la CIA. Años más tarde, la CIA afirmaría que solo quería secuestrar a Schneider.

Cuando faltaba solo una semana para que el Congreso chileno votara sobre la elección de Allende, la sede de la CIA envió un cable a su oficina en Chile que decía: “Es una política firme y continua que Allende sea derrocado por un golpe. Sería preferible que esto suceda antes del 24 de octubre, pero los esfuerzos en este sentido continuarán vigorosamente más allá de esta fecha “.

Luego de un acalorado debate en el Congreso chileno, el organismo mayoritariamente conservador decidió confirmar la elección de Allende el 24 de octubre luego de que prometiera apoyo a 10 enmiendas constitucionales libertarias. A pesar de la oposición de Estados Unidos, el respeto por la tradición democrática de Chile, la más antigua de América Latina, se había impuesto a la histeria ideológica. Unos días después, un golpe fallido de un grupo de militares chilenos ayudó a movilizar al país en torno a Allende, que tomó posesión el 3 de noviembre.

En sus casi tres años como presidente chileno, Allende trabajó para reestructurar la sociedad chilena en líneas socialistas. Mientras tanto, la CIA trabajó para desestabilizar al gobierno de Allende, gastando un total de U$ 8 millones en el esfuerzo. Los grupos de oposición recibieron financiamiento de la CIA, continuaron los esfuerzos de propaganda anti-Allende, se instigaron huelgas en sectores clave de la economía chilena y agentes de la CIA mantuvieron estrecho contacto con el ejército chileno. Sin embargo, la verdadera causa del golpe de 1973 contra el presidente Allende no fueron las actividades insidiosas de los espías estadounidenses, sino la reacción internacional dirigida por Estados Unidos contra sus políticas económicas, que tuvo un efecto desastroso en la economía chilena.

Allende
Pinochet
Nixon
Castro

En 1971, el presidente Allende comenzó a nacionalizar empresas extranjeras en Chile, incluidas las minas de cobre de propiedad estadounidense, la principal fuente de protección de Chile, y una gran compañía telefónica dirigida por Estados Unidos. Nixon estaba indignado y creó un grupo de trabajo interinstitucional para organizar represalias económicas contra Chile. El grupo de trabajo trazó medidas para hundir el precio mundial del cobre y ordenó una prohibición total de la ayuda económica estadounidense. El Banco Mundial fue presionado con éxito para que pusiera fin a todos los préstamos a Chile, y el Banco de Exportación e Importación y el Banco Interamericano de Desarrollo también le dieron la espalda al país. Mientras tanto, otras inversiones extranjeras en Chile se agotaron por temor a la nacionalización.

Para 1973, la economía chilena estaba en ruinas. La inflación trepaba a 606 %, las huelgas laborales y la escasez de alimentos eran rampantes, y la violencia entre la derecha y la izquierda se convirtió en un hecho cotidiano. El socialismo, una vez más había fracasado como modelo. El presidente Allende aún contaba con el apoyo de muchos trabajadores y campesinos, pero la clase media estaba unida en su oposición. Se habló abiertamente de un golpe militar inminente, y los conspiradores necesitaron poca ayuda de la CIA para ponerlo en marcha. Sin embargo, la CIA fue informada con anticipación del golpe planeado, y el 10 de septiembre esta información fue transmitida al presidente Nixon.

Al día siguiente, el 11 de septiembre de 1973, las tres fuerzas armadas de Chile lanzaron un ataque concertado contra el gobierno democrático de Chile. Allende se reunió con su leal guardia presidencial en La Moneda, el palacio presidencial. Fue fotografiado inspeccionando las defensas del palacio, rifle en mano. Tanques y tropas rodearon La Moneda, y Allende y sus partidarios recibieron la orden de rendirse a las 11 a.m. o enfrentar el ataque de la fuerza aérea chilena. Allende se negó.

A las 11 de la mañana, vía telefónica, se transmitió la voz de Allende por Radio Magallanes, la emisora ​​del Partido Comunista. “Solo puedo decirles esto a los trabajadores: no voy a renunciar”, declaró. “Con mi vida pagaré por defender los principios queridos por nuestra nación. Tengo fe en Chile y su destino. Otros hombres superarán este momento gris y amargo donde la traición amenaza con imponerse. Sigan sabiendo todos ustedes que mucho más temprano que tarde se abrirán las grandes avenidas por las que pasarán los hombres libres para construir una sociedad mejor. Estas son mis últimas palabras teniendo la certeza de que este sacrificio no ha sido en vano.

Poco antes del mediodía, dos aviones de combate sobrevolaron Santiago y descendieron sobre La Moneda, disparando cohetes con precisión milimétrica a través de las puertas y ventanas del lado norte del palacio. Seis oleadas de ataque más llegaron durante los siguientes 20 minutos. El palacio estaba en llamas, pero Allende sobrevivió en un ala del edificio. En algún momento alrededor de las 2 p.m., Allende supuestamente murió colocando su rifle debajo de su barbilla y disparando. Según se informa, una placa de metal dorado colocada en la culata del arma tenía un mensaje inscrito que decía: “Para mi buen amigo Salvador Allende de Fidel Castro”.

Unas semanas después, Fidel Castro le diría al pueblo cubano que Allende murió mientras avanzaba sobre las tropas del ejército y disparaba su arma. Los soldados fascistas, dijo Castro, lo abatieron en una lluvia de balas. Esta cuenta fue retomada por muchos partidarios de Allende y persiste en diversas formas hasta el día de hoy. Sin embargo, el cirujano personal de Allende informó haber visto al presidente pegarse un tiro con el rifle, y una autopsia de los restos de Allende en 1990 confirmó que murió de un solo disparo que le rompió el cráneo.

A raíz del golpe, el general Augusto Pinochet Ugarte, comandante en jefe de las fuerzas armadas, se convirtió en dictador de Chile. Reunió a cientos de partidarios de Allende, incluidos dos ciudadanos estadounidenses, y los torturó y ejecutó. 

En 1988, Pinochet aceptó un referéndum nacional sobre el futuro de Chile, y la mayoría de los chilenos rechazó la continuación de su dictadura. En 1989 se celebraron elecciones democráticas y en 1990 Pinochet dimitió cuando el presidente Patricio Aylwin Azócar asumió el cargo de nuevo líder de Chile. Ese año, los restos de Salvador Allende fueron exhumados y se les dio un entierro oficial.

Pinochet permaneció como jefe de las fuerzas armadas de Chile hasta 1998, momento en el que fue nombrado “senador vitalicio”. Ese octubre, durante un viaje a Gran Bretaña, fue detenido después de que España solicitara su extradición por la ejecución de ciudadanos españoles. Bajo la presión de los fiscales en Europa, el presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, ordenó a la CIA y a otras agencias estadounidenses que desclasificaran todos los documentos relacionados con sus operaciones en Chile a principios de la década de 1970. Sin embargo, la CIA se negó a divulgar muchos de los documentos, citando temores de que revelaran métodos operativos que la CIA todavía utiliza en todo el mundo.

Después de un largo tira y afloja legal, el secretario del Interior británico declaró en enero de 2000 que Pinochet, de 84 años, no era apto para ser juzgado y ordenó que lo enviaran de regreso a Chile. De regreso a Chile, renunció a su escaño en el Senado en 2002 luego de que la Corte Suprema dictaminara que no podía ser juzgado por su mala salud. Luego, en mayo de 2004, la Corte Suprema de Chile finalmente dictaminó que podía ser juzgado. En diciembre de 2004 fue acusado de varios delitos. Murió en 2006.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 11, 2021


 

13 thoughts on “Allende”

  1. Pinochet saved Chile from totalitarian communism. Sometimes you have to do evil to counter a greater evil.

      • EleanoJarmon
      • posted on September 12, 2021

      I’ve made $84,000 so far this year working online and I’m a full time student. I’m using an online business opportunity I heard about and I’ve made such great money. It’s really user friendly and I’m just so happy that I found out about it. The potential with this is endless. Here’s what I do… https://Www.NetJob1.com

  2. there is plenty of data that indicates otherwise that the CIA was very much involved, furthermore, the U.S. government was involved even way before Allende was elected. The economy was hurting also from the start.

    • Evie Morley
    • posted on September 11, 2021

    Making extra salary every month from home more than $15k just by doing simple copy and paste like online job. I have received $18635 from this easy home job and now I am a good online earner like others. This job is super easy and its earnings are great. Everybody can now makes extra cash online easily by just follow the given website………

    Join this right now…………………… https://www.paybuzz1.com

    • John Dubb
    • posted on September 11, 2021

    I wish my teacher should have explained me the way you guys did

    • Gustavo frías
    • posted on September 11, 2021

    La crisis económica que vivimos con Allende es la que vamos a enfrentar a fin de año otra vez

      • Anonymous
      • posted on September 12, 2021

      Se viene el comunismo de vuelta

    • German G.
    • posted on September 11, 2021

    Lo del suicidio no lo cree nadie

    • Bye Bye Trump
    • posted on September 11, 2021

    CIA Involved? Nooooooooooooooooooo

    • Suspicious Mind
    • posted on September 11, 2021

    It has to be said In March 1973 parliamentary elections where Allende’s party won by around 40% of the vote, INCREASING his popularity. Also the famous phrase said by Nixon when undermining Allende, saying “make Chile’s economy scream!”.

    • linda.lynnk
    • posted on September 11, 2021

    In September 2014, the CIA admitted what we all knew for a long time, that they did this. Claims that “we don’t know how much involvement” no longer have that particular veneer of respect.

      • Maggie Teagen
      • posted on September 11, 2021

      They didn’t have much involvement at all except to approve of it, but whatever fits your pro-Allende narrative

      • linda.lynnk
      • posted on September 11, 2021

      Not at all. You got it all wrong. I am just saying Chile is an independent country. We have no saying on who people elects or not

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: