Share

En 1998, como resultado de un caso judicial entablado por varios estados, ciudades y condados de EE. UU., la industria tabacalera pagó 42 mil millones de dólares en daños, tuvo que suspender la mayoría de las formas de publicidad y tuvo que publicar unas 36 millones de páginas de documentos. Uno de estos documentos proviene de un caso relacionado con la publicidad de cigarrillos. En 1986, Frank Resnik, presidente y director ejecutivo de Phillip Morris, testificó ante un subcomité de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos sobre “Salud y Medio Ambiente”, donde construyó un caso a favor del “derecho” continuo a publicitar productos de tabaco. Su argumento se basaba en un razonamiento que recurría a la lógica todavía omnipresente de la Guerra Fría.

Cold Warriors o Arquitectos del conflicto que se apoderó del mundo durante casi cincuenta años, los guerreros fríos fueron los hombres, y pocas mujeres, quienes dieron forma al conflicto en curso entre los Estados Unidos y la Unión Soviética desde 1945 hasta 1989.

Resnik

El argumento central de Resnik era simple y afirmaba claramente que la publicidad no aumenta el número total de fumadores en una sociedad determinada; que la publicidad influyó en la elección de los fumadores en términos de marca y variedad, pero no aumentó el número de fumadores en general. Su principal evidencia para tal argumento fue que detrás de la Cortina de Acero, donde no había publicidad de cigarrillos en absoluto, el consumo de cigarrillos había aumentado en un 30% entre 1970-1984. Con Cold Warriors en su audiencia en mente, Reznik caracteriza la falta de anuncios de cigarrillos en el Bloque como un síntoma de una “represión endémica de las mismas libertades que los estadounidenses apreciamos”.

Sin embargo, este aparente disgusto por el enemigo comunista no impidió que las compañías tabacaleras estadounidenses se involucraran en un comercio activo de tabaco y tecnologías del tabaco con el Bloque del Este que comenzó lentamente a principios de la década de 1960 con una distensión Este-Oeste. En la década de 1970, los documentos de la empresa revelan un interés intensificado en penetrar los mercados del bloque en un período en el que las tasas de tabaquismo en los Estados Unidos eran del -2% y la Europa comunista tenía algunas de las tasas de aumento más altas, junto con el “mundo en desarrollo”. Si bien Rusia era, con mucho, el mercado más grande del bloque, la pequeña Bulgaria periférica y leal a la Unión Soviética era, con mucho, el mayor productor de tabaco y cigarrillos. De hecho, entre 1966 y 1989, Bulgaria fue el mayor exportador de cigarrillos del mundo o el segundo después de Estados Unidos.

Bulgaria se convirtió en uno de los puntos de entrada más importantes para Phillip Morris, RJ Reynolds y otras compañías tabacaleras estadounidenses para penetrar el Telón de Acero en un mercado en crecimiento y sin explotar. Si bien las importaciones directas de cigarrillos al bloque permanecieron limitadas, los estados del bloque firmaron acuerdos de licencia con empresas estadounidenses a mediados de la década de 1970 que dieron como resultado la producción de Marlboro (Phillip Morris) y Winston (RJ Reynolds) en fábricas locales. Estos “cigarrillos estadounidenses” resultaban muy seductores para los consumidores locales, como otros productos occidentales que estaban disponibles en gran parte en las tiendas de divisas o que los pocos afortunados que podían viajar a Occidente llevaban al otro lado de la frontera en maletas. Si los búlgaros y otros ciudadanos del bloque no podían ir a Estados Unidos, al menos podrían sostener su brillante empaque en sus manos e inhalar su particular mezcla de sabor y nicotina que era bastante distinta de la variedad búlgara “oriental”. A finales del período comunista, las marcas de cigarrillos estadounidenses perforaron el Telón de Acero de manera sostenida y exitosa, allanando el camino para una inundación poscomunista de los mercados locales.

Pero Resnik, por supuesto, no mencionó tales hechos en la sesión de 1986 del comité de Salud y Medio Ambiente de la Cámara de Representantes. No mencionó que con la nivelación de los mercados estadounidenses, el mundo comunista se había convertido en un objetivo explícito del comercio de tabaco y que la industria había sido una de las primeras en impulsar la entrada de Estados Unidos en estos mercados. En cambio, pidió a los miembros del comité de la Cámara de Representantes, como estadounidenses amantes de la libertad, que rechazaran todas las propuestas legislativas para prohibir o restringir la publicidad del tabaco. En 1986, sin embargo, la industria estaba perdiendo terreno rápidamente frente a un movimiento popular contra el tabaquismo organizado y eficaz. A partir de agosto de 1986, ya no se permitía que aparecieran anuncios de tabaco en la televisión. Sin embargo, en el Bloque del Este, donde los anuncios nunca habían aparecido en televisión, las tasas de tabaquismo siguieron aumentando entre hombres, mujeres y jóvenes. Quizás Reznik tenía razón al decir que la publicidad no tenía ningún papel en el aumento de las tasas de tabaquismo, sino que fumar era un subproducto de los proyectos de modernización comunista, con los nuevos modos de ocio y consumo que los acompañaban.

El rápido aumento del tabaquismo en el bloque finalmente generó preocupaciones sobre el tabaco y la salud, y los estados del bloque habían emprendido campañas contra el tabaquismo bastante serias desde la década de 1970. Sin embargo, estas campañas fueron ignoradas en gran medida por las poblaciones locales. La lucha contra el tabaquismo vino del mensajero equivocado, y las pocas “libertades” que tenía la gente, como una pausa para fumar por la tarde, se aferraron con fuerza a sus vidas. Por lo tanto, a diferencia de los Estados Unidos, los ciudadanos comunistas se resistieron en gran medida a las campañas contra el tabaquismo para que dejaran de fumar como un fenómeno de consumo masivo en Occidente. Hasta el día de hoy, los antiguos estados comunistas (y la China todavía comunista) tienen una de las tasas de tabaquismo más altas del mundo. Si bien el cigarrillo occidental sedujo fácilmente (y aún seduce) a estas poblaciones, la propensión occidental a dejar el hábito es más controvertida. Como Frank Reznik podría haberlo interpretado una vez, el “derecho” a fumar todavía es valorado por personas de grandes franjas del mundo, particularmente las tierras que una vez (o todavía) gobernaron comunistas. Uno de los pocos derechos respetados. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Setiembre 15, 2021


 

5 thoughts on “La Guerra Fría del Tabaco”

    • señorita maestra
    • posted on September 17, 2021

    Como nos llenan la zabiola…que bien la hacen

    • Patricio
    • posted on September 14, 2021

    Año 2020: muertos por TABAQUISMO: 8.200.000 PERSONAS, Por FUMADORES PASIVOS: 1.200.000 (en ambos casos hay picos, pero hice la cuenta del almacenero, números redondos) ¿y nos quieren hacer creer que el Coronachino es MORTAL, cuando no llegaron a los 3. 500.000 en un año? Pero el negocio del Tabaco no se toca; igual, ahora el de las Farmacéuticas y Laboratorios, con miles de millones ganados en la Plandemia.

      • Pepo Fanelli
      • posted on September 14, 2021

      Fumando espero

    • Juno
    • posted on September 14, 2021

    Oh well. Those executives make money defending their lives

    • MIRNA BLASSI
    • posted on September 14, 2021

    LOCO… LE HECHAN LA CULPA A ESTE TIPO O NOS TENEMOS QUE HECHAR LA CULPA LOS FUMADORES???? NOSOTROS SOOS LOS PELOTUDOS

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: