Share

¿Se ha vuelto capitalista el Partido Comunista Chino (PCCh), 100 este año? Desde la introducción de las reformas de liberalización económica de Deng Xiaoping hace 40 años, más de 800 millones de personas han salido de la pobreza y el estado unipartidista ahora lidera la segunda economía más grande del mundo, la más grande si se calcula en paridad de poder adquisitivo, con 18 por ciento del PIB mundial. La introducción de la economía de mercado y la aceleración del crecimiento han ido de la mano de un aumento exponencial de la desigualdad: el coeficiente de Gini, que mide el alcance de la desigualdad, aumentó en 15 puntos entre 1990 y 2015 (últimas cifras disponibles)

Estos cambios han facilitado el crecimiento del sector privado, pero el estado mantiene un control directo sobre grandes porciones de la economía (el sector público representa alrededor del 30 por ciento), lo que convierte a China en un caso de libro de texto de capitalismo de estado. Además, el PCCh ha logrado en gran medida cooptar a las élites producidas por esta economía liberalizada. Pero si la ideología comunista ya no informa el reclutamiento del partido, su estructura organizativa leninista sigue siendo fundamental para la relación entre el estado y el capital.

El PCCh, que sigue creciendo y ahora cuenta con unos 95 millones de miembros (alrededor del 6,5 por ciento de la población), se ha transformado gradualmente en una organización de “cuello blanco”. A principios de la década de 2000, el entonces presidente Jiang Zemin levantó la prohibición de reclutar empresarios del sector privado, antes vistos como enemigos de clase, para que el PCCh ya no representara solo a las clases “revolucionarias”: trabajadores, campesinos y militares. sino también las “fuerzas productivas avanzadas” del país.

Los hombres y mujeres de negocios seleccionados se convierten en miembros de la élite política, asegurando que sus negocios estén al menos parcialmente protegidos de los funcionarios depredadores. Su enrolamiento en el PCCh se ha acelerado bajo la presidencia de Xi Jinping (desde 2013 en adelante), con el objetivo de formar “un grupo de individuos del mundo empresarial que están decididos a marchar con el Partido”.

Como resultado, el PCCh se ha vuelto cada vez más elitista. En 2010, los “profesionales y gerentes” con calificaciones de educación superior ya igualaban en número a campesinos y trabajadores. Diez años después, los han superado, representando el 50 por ciento de la membresía, en comparación con menos del 35 por ciento de los trabajadores y campesinos.

Si bien “trabajar por el comunismo” fue una de las principales razones para unirse al Partido durante la era maoísta (1949-1976), las motivaciones de hoy son más pragmáticas: principalmente para facilitar el avance profesional. De hecho, los cursos de formación interna muestran que el PCCh se presenta como una estructura de gestión de inspiración neoliberal, que apunta a una gestión eficiente de la población y la economía.

Sin embargo, la mínima importancia otorgada a la ideología comunista no disminuye el alto nivel de lealtad y “espíritu de partido” que se exige a los miembros del PCCh. De manera similar a la cultura corporativa, esta se enfoca en asegurar el éxito del propio Partido creando un sentido de pertenencia. También está teñido de nacionalismo. A los miembros se les recuerda regularmente la centralidad del Partido en la transformación de China, ya sea durante las sesiones de capacitación o mediante el desarrollo del “turismo rojo”, visitando lugares vinculados a la historia de la revolución.

Bajo Xi Jinping, la disciplina interna también se ha fortalecido. El objetivo es garantizar la moralidad y la lealtad de líderes y miembros a través de una campaña masiva contra la corrupción. No solo se ha eliminado a los oponentes potenciales del poder personal de Xi, sino que se ha incrementado el control sobre los funcionarios, al igual que la lucha contra los “cuatro malos estilos [profesionales]”: formalismo, burocratismo, hedonismo y extravagancia.

Este requerimiento de lealtad y ética profesional, en línea con la imagen que el PCCh desea presentar al público en general, se aplica a todos sus miembros, incluidos los del sector privado. Según las directrices del Partido, se espera que no solo se mantengan leales a la línea del partido, sino que también “regulen sus palabras y acciones”, “cultiven un estilo de vida saludable” y sigan siendo “modestos y discretos”. Y aquellos que no juegan el juego pueden sufrir consecuencias. El carismático Jack Ma, fundador de Alibaba Group, es un excelente ejemplo. Después de criticar abiertamente el dominio del estado sobre el sector bancario, se convirtió en el blanco de un ataque orquestado por las autoridades del Partido.

La oferta pública inicial de Ant Group, una subsidiaria financiera de Alibaba Group, se detuvo a fines de 2020, y se ordenó al grupo que limitara sus operaciones. Este incidente demuestra la voluntad de la ECC de utilizar la presión como medio para asegurar la lealtad de los empresarios y como una forma de mantener cierto grado de control sobre los recursos financieros y tecnológicos de sus empresas.

Ant Group posee valiosos datos personales y financieros sobre los cientos de millones de personas que utilizan sus herramientas de pago y préstamos en línea; el equivalente a miles de millones de dólares fluye diariamente a través de sus plataformas. El mayor control sobre el sector privado está en consonancia con las tendencias hegemónicas del PCCh, características de la era Xi. La carta constitutiva del Partido se modificó en 2017 para enfatizar que “en el gobierno, el ejército, la sociedad y las escuelas, en el este, oeste, sur y norte, el Partido lidera en todos los frentes”.

En las empresas, esto se traduce en un aumento del número de organizaciones de base o células partidistas. Ya en 2012, el Departamento de Organización del PCCh, cuya misión es la gestión de los recursos humanos, emitió una directiva en la que pedía una “cobertura exhaustiva” del sector privado, y desde 2018 las empresas que cotizan en el mercado chino están obligadas a crear una célula del Partido. : Ahora el 92 por ciento de las 500 empresas más grandes de China tienen uno. Aunque no se han hecho públicas cifras precisas, las filtraciones periódicas revelan la alta presencia de miembros y células en empresas extranjeras que operan en China.

Esta presencia proporciona al Partido un apalancamiento incluso más allá de la gran parte de la economía que posee. El aparato disciplinario del PCCh, encarnado por el Comité de Disciplina e Inspección, puede imponer castigos extrajudiciales a los miembros que no hayan cumplido sus reglas, y sus poderes han sido reforzados por la campaña anticorrupción. Las sesiones de crítica y autocrítica, conocidas como “reuniones de vida democrática”, han sido revividas como un medio para erradicar a los funcionarios “corruptos” o “desleales”. De este modo, se reciclan las prácticas tradicionales maoístas, que ya no se centran en la pureza ideológica de los funcionarios y miembros del Partido, sino en su lealtad a la organización y su líder.

Hasta ahora, las células del Partido desempeñaban un papel menor en las empresas: principalmente reclutaban miembros y organizaban cursos o actividades sociales y culturales. Ahora, con el objetivo de desarrollar un “sistema empresarial moderno con características chinas”, se han emitido directrices que exigen a las empresas privadas que “se adhieran al principio de que el Partido tiene poder de decisión sobre los recursos humanos”. Es demasiado pronto para saber qué forma tomará, pero para Ye Qing, vicepresidente de la Federación de Industria y Comercio de China dirigida por el PCCh, está claro que esto significa que el Partido tendrá control sobre la gestión del personal.

Se necesitaría la aprobación del partido para contratar y despedir, para evitar que “los gerentes asciendan a quien quieran”, dice Ye. También recomienda establecer una estructura de seguimiento y auditoría dentro de las empresas, bajo la autoridad del Partido, para garantizar que las empresas cumplan con la ley y para hacer frente a las infracciones de la disciplina y el “comportamiento anormal” de los empleados. El aparato disciplinario del Partido se está expandiendo para incluir a todos, incluso a los no comunistas.

De acuerdo con las nuevas directrices, la gestión de las células del Partido debe incorporarse formalmente a los estatutos de la empresa, con un presupuesto específico reservado para sus actividades. Esto equivale a codificar legalmente los requisitos de la ECC para que sean vinculantes, incluso para las empresas que no están bajo su control directo. Por tanto, el papel del PCCh en el sector privado se asemeja cada vez más al que desempeña en las empresas estatales. Centrado en su propia supervivencia, mostrando pragmatismo e incluso un vacío ideológico, está incorporando a un número creciente de capitalistas a sus filas, a medida que se hace cada vez más presente en las empresas.

Esta alianza asimétrica se encuentra fuera de las fronteras nacionales: La Iniciativa Belt and Road está acelerando la internacionalización de las empresas chinas, tanto privadas como públicas, que están creando células partidarias en el exterior para supervisar a sus empleados. Si bien ha dejado de lado el internacionalismo maoísta, el PCCh ahora exporta su modo organizativo y sus herramientas disciplinarias.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 10, 2021


 

8 thoughts on “¿Qué queda del comunismo en China?”

    • LindaMiers
    • posted on October 11, 2021

    I’m making over $7k a month working part time. I kept hearing other people tell me how much money they can make online so I decided to look into it. Well, it was all true and has totally changed my life. This is where i started… http://Www.JobNews1.com

    • el suspirador
    • posted on October 11, 2021

    Poco y nada

    • Josi
    • posted on October 11, 2021

    Libertad para la economía pero no para la libre expresión, limitan, controlan y vigilan constantemente a sus ciudadanos.

  1. It’s like an empire, minus the imperial family

    • Susan
    • posted on October 10, 2021

    Long time ago, I speculated that China may be something we have never seen before: a mature fascist state. Recent events there, especially the mass rage in response to Western criticism, seem to confirm that theory. More significantly, over the intervening six years China’s leaders have consolidated their hold on the organs of control–political, economic and cultural. Instead of gradually embracing pluralism as many expected, China’s corporatist elite has become even more entrenched.

  2. Marx credeva che i lavoratori dovessero possedere collettivamente la fabbrica. Fu Lenin a credere che il partito dovesse possedere i mezzi di produzione per conto delle masse

    • Sarah
    • posted on October 10, 2021

    China is not communist by any metric, it’s just good old fashioned autocracy.

    • Miguel Cesare
    • posted on October 10, 2021

    La oz y el martillo mas la persecucion al pueblo. El resto es libre-comercio, sino se hundianb>

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: