Share

Ω

   Por Mick Olsen.

Dos de los últimos cuatro presidentes de Estados Unidos, Donald Trump y George W. Bush, fueron elegidos presidente a pesar de perder el voto popular. Este resultado se debió principalmente al Colegio Electoral. Este sistema de delegados estado por estado asigna los votos electorales disponibles para los candidatos presidenciales a cada estado en función de su población. Su propósito original era asegurar que los estados más pequeños y menos poblados no fueran privados de sus derechos por los estados más grandes. En la mayoría de los estados, los candidatos solo necesitan ganar el voto popular para ganar todos los votos electorales asignados. Trump ganó siete de los 11 estados más grandes en 2016 y, por lo tanto, recibió más votos electorales que Hillary Clinton, a pesar de perder el voto popular general por el margen más amplio en la historia de Estados Unidos: 2.8 millones de votos. Esta discrepancia ha hecho que el sistema electoral haya generado una importante controversia a lo largo de los años.

Trump
Bush
Hillaty

Existe un gran debate sobre si los grandes estados pueden realmente controlar los resultados de las elecciones sin él. Los partidarios del colegio electoral defienden su lógica original, argumentando que garantiza que los estados más pequeños y menos poblados tengan representación federal. Otros dicen que evita que los estados grandes dominen los votos para la presidencia. Los opositores al colegio electoral argumentan que el sistema es defectuoso porque con demasiada frecuencia contradice el voto popular. Muchos han pedido la eliminación total del colegio electoral; Con ese fin, 16 estados de EE. UU. se han adherido al proyecto de ley del Voto Popular Nacional, que tiene como objetivo anular el colegio electoral al hacer que todos sus signatarios prometan sus delegados al candidato que gane el voto popular.

Por lo general, el Colegio Electoral se reúne y hace lo suyo aproximadamente un mes después de las elecciones, y pocas personas se dan cuenta o se preocupan. Sin embargo, de vez en cuando, la gente se da cuenta, se preocupa, y mucho. No es algo que la gente razonable esperaría, pero no se puede descartar.

A pesar de la creencia popular, la Constitución de los Estados Unidos no prevé la elección popular del presidente estadounidense. Prevé la elección popular de los electores presidenciales. Cada candidato que califique para la boleta electoral de un estado determinado debe designar a ciertas personas que servirán como sus electores si ese candidato gana el voto popular en ese estado.

Cuando cada estado certifica a un ganador de su voto popular general, ese ganador tiene derecho a enviar a todos sus electores al Capitolio de ese estado, donde registrarán oficialmente sus votos por su candidato. Todos los electores en todos los estados lo hacen el mismo día, el primer lunes después del segundo miércoles de diciembre.

McCain
Obama

En estos procedimientos en los estados, el ganador del voto popular en todo el estado generalmente toma todos los votos del Colegio Electoral, una regla que se remonta a 1824.

Cómo ganar la presidencia con el 23 por ciento del voto popular es “simple”.  Dos estados, Maine y Nebraska, han instituido un sistema diferente, dando dos votos electorales al ganador estatal y uno al ganador de cada uno de los distritos electorales del estado. Esto está permitido ya que la Constitución permite a los estados individuales determinar la forma de sus elecciones. Recientemente, otros estados también han considerado hacer esto.

Maine tiene dos distritos, por lo que su voto se puede dividir 3-1. Nebraska tiene tres distritos, por lo que podría dividirse 4-1 o 3-2. Nebraska tuvo una división de 4-1 en 2008, cuando su distrito con sede en Omaha votó por Barack Obama mientras que los otros distritos fueron fácilmente por John McCain.

Algunos estados también han considerado una idea bastante más exótica: emitir los votos electorales del estado para quien gane el voto popular nacional. Esto serviría para socavar la “democracia indirecta” del Colegio Electoral y elevar la idea de una opción nacional, independientemente de las fronteras estatales.

Por el momento, sin embargo, así es como se distribuyen los votos del Colegio Electoral entre los estados: a cada estado se le asigna un número igual a sus escaños en el Senado (siempre dos) más sus escaños en la Cámara de Representantes.

Eso significa que los siete estados con solo población suficiente para calificar para un escaño en la Cámara obtendrán tres votos cada uno en el Colegio Electoral. California, con 53 escaños en la Cámara, obtiene 55 votos electorales, y los 36 escaños de Texas significan que obtiene 38 votos electorales.

Y es por eso que, después de que EE. UU. Se expandiera para incluir 50 estados, el Colegio Electoral tenía 535 escaños, lo mismo que el total de miembros del Congreso (Senado y Cámara). Ahora tiene 538, porque en 1961 la Enmienda 23 a la Constitución agregó tres para el Distrito de Columbia, que anteriormente no había tenido voz para elegir al presidente (y que todavía no tiene voto en el Senado ni en la Cámara).

Si algo de esto le parece injusto, puede unirse al coro de críticos que han aborrecido al Colegio Electoral durante generaciones. Desde el principio se encontró una falla en su concepto esencialmente antidemocrático de que no se podía o no se debía confiar en que el pueblo votara directamente por un líder nacional.

Por más racional que haya sido el “método indirecto” en algún momento, ha llegado a parecer extremadamente anacrónico. Si alguien propusiera que empecemos a elegir gobernadores mediante un sistema similar, sería ridiculizado o ignorado.

Gore

La falla más atroz del sistema es la posibilidad de que un ganador del voto popular a nivel nacional pierda realmente en el Colegio Electoral. Ha sucedido cuatro veces, la más reciente en 2000, cuando Al Gore obtuvo el 48,4 por ciento del voto popular frente al 47,9 por ciento de George W. Bush (un margen de unos 500.000 votos). Después de una lucha por el conteo en un estado (Florida) que llegó hasta la Corte Suprema, Bush fue declarado ganador con 271 votos en el Colegio Electoral, uno más que el mínimo para una mayoría.

También debe decirse que el sistema de 50 elecciones separadas alienta a los candidatos a concentrar el tiempo y los recursos de su campaña en un puñado de los llamados estados de campo de batalla. Por lo general, se trata de estados de tamaño mediano a grande en los que ninguna de las partes tiene una ventaja abrumadora. Eso significa que algunos mega-estados (California, Texas, Nueva York, Illinois) están en gran parte descuidados, mientras que algunos otros (Florida, Pensilvania, Ohio y Carolina del Norte) ven más candidatos y sus sustitutos que el resto del país combinado. Los estados pequeños, aquellos con votos electorales de un solo dígito, a menudo quedan completamente fuera del itinerario de la campaña. Esto, a pesar de que se supone que el voto de cada ciudadano vale tanto como el de cualquier otro.

También está el problema del fracaso. El sistema puede producir un empate (269-269). Esto no ha sucedido, pero una mirada casual al mapa electoral y las encuestas de este año indican que tal resultado es una posibilidad clara. ¿Qué pasaría entonces? Significaría que ningún candidato tiene la mayoría, una perspectiva que también podría suceder si un tercer candidato ganara al menos un estado, privando a cualquiera de los principales candidatos del partido de la mayoría. Esto estuvo relativamente cerca de suceder en 1968.

Un colegio electoral que no lograra producir un ganador de la mayoría desencadenaría una disposición constitucional por la cual el presidente sería elegido por la Cámara de Representantes. Ese voto se tomaría cuando el nuevo Congreso se reúna en enero, y sería un voto de las 50 delegaciones estatales con cada estado teniendo un voto. Así es, la delegación de Wyoming (un miembro) tendría la misma opinión que el contingente de 38 miembros de Texas o los 53 miembros de California. Esto también les parece a muchos injusto, por no mencionar flagrantemente antidemocrático.

Bentsen
Dukakis

Baste decir que la Constitución, redactada en 1787 y enmendada varias veces desde entonces, respeta los derechos de los estados como entidades en sí mismos. Quizás los redactores no imaginaron que las disparidades de población entre los estados llegaran a 100 a 1 y más.

Pero ciertamente entendieron en ese momento que Virginia y Pensilvania eran mucho más pobladas que Delaware y Rhode Island. Y claramente respetaron los derechos de todas las antiguas colonias a mantener sus identidades.

De ahí el “Gran Compromiso” por el cual todos los estados obtuvieron dos escaños en el Senado y la Cámara fue distribuida según la población. A ese acuerdo, elaborado por Roger Sherman y Oliver Ellsworth, dos delegados de Connecticut, se le atribuyó el mérito de haber hecho y ratificado la Constitución.

Hay otro cabo suelto que a menudo sorprende cuando se habla del Colegio Electoral. Es el fenómeno del “elector infiel”, la persona que se compromete a votar por cierto candidato pero se presenta en el Capitolio estatal y vota por otra persona: un candidato diferente o una persona que ni siquiera estaba en la boleta.

Tales sorpresas no ocurren a menudo. La última fue en 1988, cuando un elector se comprometió con el demócrata Michael Dukakis y votó en cambio por su compañero de fórmula, Lloyd Bentsen. Fue un gesto bastante inútil que no importó para el resultado, excepto para exigir un asterisco y una explicación.

Pero en un recuento muy ajustado, como el enfrentamiento a medias en 2000, uno o dos electores infieles podrían ser suficientes para cambiar el resultado, o al menos para lanzar la contienda a la Cámara.

Tal como estaban las cosas, el recuento oficial ese año fue de solo 537 porque un elector no votó en absoluto. No cambió el resultado, pero mostró cuán sujeto está el sistema al colapso.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 26, 2021


 

28 thoughts on “¿Es justo el colegio electoral?”

  1. Another fraud made by politicians.

    • dengman
    • posted on October 26, 2021

    It has to be modified

    • Jerry
    • posted on October 25, 2021

    I’ll say it does hurt a lot

    • John Dubb
    • posted on October 25, 2021

    Keep the EC but allow states to cast their votes proportionally (e.g. if Dems get 90% of the vote in Cali, Cali casts 49 votes for the Dems and 6 for the Repbs). This way, you keep the largest benefit of the EC (that it allows states that are smaller in pop to not be bullied by the rest of the country, as their laws and economy are vastly different from all the other states and should have a strong say) while also mobilizing voters in all states and making it so that Dems in heavy blue states and Repbs in heavy red states matter.

    • lakisha_thibodeaux
    • posted on October 25, 2021

    I think the issue comes from their being only 2 sides to the argument. It ensures that one extreme always wins. Other systems have it so that if there are 100 seats in government, and your party gets 40% of the vote you get 40 seats in government. The other parties might get 30%, 10% and 20%. The “winning” party has the most sway but the other parties can vote together to counter what the majority government wants. This way each percentage of voters is represented in the active government. Unlike in the US where we now have a Republican government across the board.

      • Randy
      • posted on October 25, 2021

      Its another way to go

    • Misty
    • posted on October 25, 2021

    So who is an actual elector? I get that Cali has 55. So are these 55 actual people with names? LOL 🙂

  2. ☀Iedereen die tot de conclusie komt dat “het kiescollege dom is” of “zijn nut heeft overschreden”, begrijpt de tirannie van de meerderheid en het doel van het creëren van een dergelijk proces niet, OF negeert die doelen en doelen die zijn gebaseerd op vrijheid en vertegenwoordiging en omarmt of pleit voor de vrolijke democratie en antifederalisme die een dergelijk gebrek aan eerlijke en billijke vertegenwoordiging zou veroorzaken.

  3. In Britain we have FPTP and elect MPs to represent in parliament. 2015s were the most skewed results ever, not at all representative. That being said I still pity the American system because wtf it’s so abysmal

  4. Can you explain gerrymandering?
    Nobody can

    • simon
    • posted on October 25, 2021

    Now it all makes sense! I think I actually almost understand the US electoral system better than the UK one…

    • Earl
    • posted on October 25, 2021

    For the first time as s Canadian I really wanted to figure out your voting system so I’ve been doing my homework, especially in light of these results. A few thoughts I have…this is only the fifth time that an electoral vote has not gone the way of the popular vote, this leads to me to wonder if it’s really necessary or if it occasionally really ends up misrepresenting the country. It hardly seems fairly balanced even now when they get all the electoral votes regardless of how close the margin was! Gore only lost Florida by 500+ votes yet Bush got ALL the electoral votes and only won the electoral college vote by 5 votes yet lost the popular vote by more than 500,000. Why not have all the states do what Maine and Nebraska do and fcsplit their votes up proportionately. This way each state would get more balanced representation. And it’s outrageous that the electors aren’t legally bound to vote with the majority of the people of that state. Though it sounds like it’s preset unheard of them to

  5. Oh well…As someone from New York State, I appreciate the electoral college. I know what it means for my individual vote to have less power.

      • Another Time
      • posted on October 25, 2021

      Unless you do

  6. I love the idea of each state getting a certain amount of GUARANTEED electoral votes. So no faithless elector bullshit, every elector HAS to be faithful

    • emily_birckle
    • posted on October 25, 2021

    The illusion of choice makes one crave death to the magician

      • Chris
      • posted on October 25, 2021

      You had me at hello ♥

      1. Me too

    • AHB
    • posted on October 25, 2021

    I’ve been trying to learn this for years! I finally get it now..

    • Oliver
    • posted on October 25, 2021

    They must implement another system

    • Maggie
    • posted on October 25, 2021

    Very informative. Ok, so instead of pushing the “go out and vote” chant, they should really be focusing when it’s time to do the census.

  7. Bottom line: Electoral college) makes the decision of who becomes President. People’s vote is just to see who is more popular among the Public At large to see how people can be manipulated using specific face to satisfy specific socio-political and economic private plans. Simple.

    1. Yes! Well said. So voters should keep this in mind in the end. So no matter who wins, there is no need to attack those who voted opposite of you. Keep the peace and remain calm. You only helped to decide who is most popular.

  8. your vote counts, but only on swing states

      • Anonymous
      • posted on October 25, 2021

      go trump!!!!

      • Vitela
      • posted on October 25, 2021

      Your vote is crap

    • Horacio Nicosia
    • posted on October 25, 2021

    No me gustan mucho las votaciones y las cosas. Pero creo que Corea del Norte tiene el sistema de votación más justo. Solo puedes votar por una persona. Sin tensión sin estrés. Ya saben quién ganó incluso antes de que se declaren los resultados.

    1. Cuba también…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: