Share

  Por Cyd Ollack.

A mediados del siglo XIX, el médico londinense John Snow hizo una observación sorprendente que cambiaría la forma en que vemos las enfermedades y cómo se propagan. Creó un mapa que mostraba dónde ocurrían los casos de cólera en el West End de Londres y descubrió que estaban agrupados alrededor de una bomba de agua en Broad Street. Esto lo llevó a creer que el cólera era una enfermedad transmitida por el agua, una conclusión que iba en contra de la “teoría del miasma” victoriana en la que los londinenses atribuían la fuente del cólera a los malos aires o vapores que ingresan al cuerpo humano. La convicción de John Snow sobre la fuente del brote de Londres y su preocupación por la salud pública lo obligaron a oponerse a las creencias populares de su época y a convencer al ayuntamiento del West End de Londres de que desactivara la bomba de agua en Broad Street. Aunque el Dr. Snow no pudo identificar al culpable bajo su microscopio, la bacteria Vibrio cholera en forma de frijol que prospera en agua salobre, tenía su mapa como evidencia.

John Snow fue un médico inglés y líder en el desarrollo de la anestesia y la higiene médica. Nacimiento: 15 de marzo de 1813, York, Reino Unido. Fallecimiento: 16 de junio de 1858, Sackville Street, Londres, Reino Unido. Conocido por: Anestesia; Localización de la fuente de un brote de cólera (estableciendo así que la enfermedad se transmite por el agua)

Este mapa es una tremenda contribución al campo de la epidemiología, ya que el Dr. Snow reconoció que parte del tratamiento de la enfermedad requiere ver a los pacientes no como casos individuales y aislados, sino dentro del entorno más amplio en el que viven. Desde esta perspectiva, se dio cuenta de que la mejor manera de proteger la salud de su comunidad era apagar una bomba de agua en lugar de esperar a que los pacientes con cólera visitaran su clínica y necesitaran tratamiento. Para lograrlo, utilizó sus correlaciones geográficas del brote como lógica para apoyar una intervención de salud pública para controlar la epidemia de cólera en Londres. Aunque el modelo de John Snow se acepta como una forma de enmarcar nuestra comprensión de las enfermedades infecciosas en la actualidad, también puede brindar a los médicos un plan para la enfermedad que se aproxima, en particular la enfermedad causada por el entorno del paciente o relacionada con él.

La tragedia, sin embargo, es que los hallazgos de Snow sobre el cólera nunca fueron aceptados por sus compañeros. De hecho, el gobierno rechazó rotundamente los hallazgos de Snow una vez que remitió el brote de cólera de 1854. La investigación de Snow reveló que el pañal de un bebé enfermo había sido lavado en el agua que alimentaba a una bomba, infectando a cualquiera de los residentes que bebía de él. Los funcionarios creían que la propuesta de una transmisión oral-fecal era esencialmente demasiado burda.

No fue hasta un brote de 1866 que uno de los principales oponentes de Snow, William Farr, se dio cuenta de que Snow tenía razón, y su teoría finalmente fue aceptada entre los profesionales médicos. Normalmente, este sería un final feliz, excepto que Snow había fallecido ocho años antes y, por lo tanto, nunca obtuvo el reconocimiento que se merecía en la vida.

Snow
Farr

Hoy en día, los epidemiólogos ven la fuerza, la gravedad y la propagación de las enfermedades infecciosas como un producto del entorno físico y humano. Han sido pioneros en nuestra comprensión de fenómenos a gran escala, como brotes recientes de H1N1 (o gripe porcina), al rastrear casos, monitorear la amenaza de una pandemia global y advertir al público a través de los medios de comunicación. En cierto sentido, cada médico está llamado a ser un epidemiólogo en menor escala, viendo a las personas y los casos de enfermedades que pasan por una clínica dentro del contexto de su comunidad y, más ampliamente, el entorno que rodea a esa comunidad, como los pacientes del Dr. Snow. en el West End de Londres. Un caso clínico, analiza el papel de un médico rural al llamar la atención sobre una fuente de agua contaminada por la escorrentía de fertilizantes a base de nitratos utilizados en la agricultura. Examina la responsabilidad ética que tiene un médico cuando ocurren varios casos de metahemoglobinemia en niños pequeños causados ​​por la contaminación ambiental en la comunidad local y argumenta que el médico tiene el deber de notificar a las autoridades, ayudar a crear conciencia y abordar la contaminación en el suministro de agua local.

Algunos pueden considerar que el papel del defensor de la salud pública es independiente y separado de la práctica de la medicina, y lo llevan a cabo solo aquellos médicos que se sienten motivados para convertirse en activistas y que identifican causas específicas que defender. Pero la promoción dentro de las comunidades puede tener efectos inmediatos y preventivos sobre la prevalencia de enfermedades. Además, los médicos comunitarios suelen ser los primeros en observar los efectos del medio ambiente en la salud de sus pacientes. Por estas razones, se puede considerar la defensa como parte del servicio a la comunidad, parte de la práctica de la medicina y parte del juramento que hen tomado para proteger, restaurar y asegurar la salud de los pacientes lo mejor que puedan. Quizás los médicos tienen la obligación ética de tratar no solo la “fisiopatología interna” de la enfermedad, por ejemplo, cómo los microorganismos como el cólera causan enfermedades, sino también la “fisiopatología externa” de la salud y la enfermedad: cómo el medio ambiente sirve como factor determinante de la salud. 

Cada día, semana y mes que pasa traen nuevos descubrimientos de cuán profundamente afectados estamos por nuestro medio ambiente, ya que se llama la atención del público hacia la amenaza del mercurio en el pescado, los contaminantes en el aire o trazas de medicamentos en los suministros de agua municipales. Ciertamente, se deben realizar más investigaciones sobre cómo las condiciones que aumentan en prevalencia, como el asma y el cáncer, pueden estar correlacionadas con nuestro medio ambiente. Esta investigación se realizará en gran parte en laboratorios y en estudios y encuestas a gran escala. No obstante, los médicos están integrados en comunidades que están siendo afectadas por sus entornos ahora, lo que hace que la educación y la promoción ambiental sean una forma de mejorar directamente la salud de la comunidad. Los médicos deben mantenerse informados sobre los cambios ambientales y su impacto en la salud humana de la misma manera que se mantienen actualizados sobre las últimas herramientas de diagnóstico, las pautas de antibióticos actuales y las nuevas modalidades de tratamiento. Ser consciente del panorama general puede dar forma a cómo se usa ese conocimiento para influir en nuestras prácticas y políticas. Los médicos, deben estar atentos a las comunidades más pequeñas a las que sirven; pueden identificar los factores ambientales que afectan la salud de los pacientes y sus familias; y, cuando se encuentran con algo que está causando daño a los pacientes, pueden tener el valor de John Snow para apagar la bomba de Broad Street.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 4, 2021


 

3 thoughts on “John Snow en tiempos de Cólera”

    • RUBEN
    • posted on November 7, 2021

    SI ES POR COMER MIERDA, EN ARGENZUELA ESTARIAMOS TODOS MUERTOS

    • nguyen
    • posted on November 4, 2021

    Hầu hết thời gian, những điều đơn giản dẫn chúng ta đến cách giải quyết vấn đề của mình, bất kể chúng có thể nhỏ đến mức nào.
    nguyenmanhcuong5187@gmail.com

    • Marco
    • posted on November 3, 2021

    Muy buena nota Sr. Cydryck Ollak. Gracias.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: