El “Qie” Guevara

Subidas y bajadas de la imagen de Guevara en China
Share

  Por Mick Olsen.

Tras su legendaria vida y su trágica y casi cinematográfica muerte, el revolucionario marxista argentino Ernesto “Che” Guevara se transformó en un icono popular mundial que ha moldeado la memoria cultural de muchas generaciones. Remeras, banderas, cada clamor público puede envolverlo. Pero hay que detenerse en el desarrollo de la imagen del Che Guevara en China, un tema que es menos discutido por los estudiosos e historiadores occidentales. La recepción de Guevara en China se puede clasificar aproximadamente en cuatro etapas: en primer lugar, durante el período de 1959 a 1965, Guevara fue respaldado por el Partido Comunista Chino como un símbolo heroico de la revolución socialista y el antiamericanismo. Luego, durante la Revolución Cultural (1966-1976), Guevara fue oficialmente rechazado por el Partido, pero fue tratado en secreto como guía espiritual por los estudiantes “enviados” que vivían duras y esclavizantes vidas agrarias. Desde los años ochenta hasta principios del siglo XX, Guevara se convirtió en un símbolo nostálgico del idealismo que escaseaba en una sociedad volcada hacia el consumismo y el entretenimiento. Por último, desde 2012 hasta la actualidad, el surgimiento de una subcultura “Qie Guevara” entre los jóvenes con menes inundadas por propaganda expuso temas ocultos de desigualdad social, tensión de clase y descontento generalizado, expresando un llamado a redefinir la felicidad y asegurar la libertad de vivir la vida deseada. En 1959, cuando la noticia victoriosa de la Revolución Cubana llegó a la República Popular China al otro lado del océano Pacífico, el Partido Comunista Chino (PCCh) respondió con gran entusiasmo y rápidamente inició una campaña de propaganda en todo el país que introdujo la historia de Cuba y elogió la Revolución. El Che Guevara, una figura importante de la revolución y ministro de Industrias, recibió el respaldo especial del PCCh como modelo político de revolucionario socialista y héroe que resistió al imperialismo estadounidense. Sus discursos y escritos comenzaron a aparecer con frecuencia en el People’s Daily, el periódico oficial de China administrado directamente por el Partido, la publicación más leída en China durante ese tiempo. De 1959 a 1965, hubo un total de 83 artículos traducidos y comentarios de Guevara publicados en People’s Daily, la mayoría de los cuales compartían el tema anti-imperialismo americano. Los títulos estaban escritos en un estilo similar: “Guevara dijo que el imperialismo estadounidense no haría que Cuba se rindiera”, “Guevara dijo que no habría paz mientras exista el imperialismo”, “Guevara dijo que el imperialismo  estadounidense es el principal enemigo de la gente del mundo”,  y así sucesivamente. La serie “Guevara dijo” ejemplifica perfectamente el respaldo del Partido a Guevara, quien fue presentado como un héroe antinorteamericano bien recibido con apoyo mundial. Además de subrayar la postura antiestadounidense de Guevara, el People’s Daily también publicó fotografías de la visita de Guevara a China en 1960, mostrando escenas que se convirtieron en eventos clave en la memoria pública china: fotografías de él recibiendo flores de estudiantes, reuniéndose con Mao, visitando pueblos rurales y gastando tiempo en jardines de infancia con niños… estos momentos capturados se tejieron juntos en su imagen a los ojos del pueblo chino: un líder heroico pero humanista.

Sin embargo, la recepción de Guevara en China se invirtió repentinamente, ya que la política internacional cambió a un nuevo paradigma. Poco después del período 1959-1965, el PCCh comenzó a distanciarse de la Cuba socialista: la relación de China con la Unión Soviética se deterioró y Cuba optó por aliarse con la Unión Soviética por decisión de Fidel Castro. En 1965, la disputa de los dos países sobre la reducción del suministro de arroz de China a Cuba se convirtió en la última gota; El discurso de Fidel Castro del 6 de febrero de 1966 titulado “Declaración de Castro sobre las relaciones cubano-CPR” acusó al gobierno chino de “[mostrar] absoluto desprecio hacia nuestro país [Cuba]” y el imperialismo. El texto completo del discurso de Castro fue traducido y publicado en People’s Daily, titulado explícitamente “Declaración anti-China de Fidel Castro”,  un momento que marcó el comienzo de la confrontación de la guerra fría entre China y Cuba. No fue por casualidad, entonces, que la última vez que se mencionara a Guevara en el Diario del Pueblo también fue en 1965, en una noticia que anunciaba su renuncia y salida de Cuba para fomentar la revolución en el extranjero. La ruptura de China con la Unión Soviética anunció la era de la Revolución Cultural de China, un movimiento lanzado por Mao Zedong para reafirmar Su ortodoxia y autoridad Durante todo el movimiento de 1965 a 1976, ni una sola noticia mencionó a Guevara, ni siquiera sobre su muerte en 1967 que conmocionó al mundo.

Sin embargo, el Partido no desvió su atención hacia este influyente líder revolucionario. Durante la Revolución Cultural, una serie de obras relacionadas con Guevara, incluidas dos biografías de Guevara y los propios escritos de Guevara, como Guerilla Warfare y Che Guevara’s Diary in Bolivia (1971), se tradujeron al chino y se publicaron para “lectura interna”, un término inventado para libros que tenían valores académicos pero que eran inapropiados para la lectura pública debido a la “incorrección de sus pensamientos”. En las notas editoriales dictadas por el Partido, Guevara fue criticado por no ser un verdadero revolucionario socialista: masas, “practicaba” el oportunismo y el aventurerismo”, y era” un demócrata revolucionario burgués que defendía erróneamente la teoría antimarxista ‘centrada en la guerrilla’ “. La evaluación oficial del Che Guevara cambió tan drásticamente en la década de 1970 que se contuvo -contradicciones que eran difíciles de conciliar. La imagen de doble cara de Guevara, que va desde un héroe socialista hasta un “oportunista burgués”, se adaptó indisolublemente a la agenda del Partido Comunista Chino. Sorprendentemente, mientras la imagen heroica de Guevara fue rechazada por el idioma oficial de la Revolución Cultural, fue revitalizada por los jóvenes exuberantes e idealistas enviados a campos remotos para su reeducación. En 1968, el Partido Comunista Chino instituyó el “Movimiento Hacia el Campo”, enviando a más de cinco millones de estudiantes universitarios y de secundaria a las zonas rurales para que fueran reeducados mediante el trabajo agrario y la vida campesina. Los jóvenes ambiciosos, deseosos de construir una sociedad socialista y con entusiasmo como voluntarios en este movimiento, pronto se vieron atrapados en un trabajo brutal, duro y repetitivo, privados de recursos espirituales. Constituyeron una generación a la que a menudo se hace referencia como “la generación perdida”, que trabajaba día tras día solo para darse cuenta gradualmente de la absoluta nulidad de su trabajo y de la distancia infranqueable entre sus vidas y “una verdadera revolución”. Sin embargo, muchos de estos jóvenes desilusionados descubrieron la guía espiritual y el consuelo en los escritos relacionados con Guevara publicados en forma de “lectura interna”. Para superar la extrema escasez y la estricta regulación de estos libros, los estudiantes copiaron los textos a mano por la noche y circularon los manuscritos en secreto. Caminaron docenas de millas solo para tomar prestado una copia del Diario del Che Guevara, que luego circuló entre varias aldeas, leído por innumerables jóvenes sinceros hasta que la historia se vino abajo por completo. Estos jóvenes, corazones llenos de ideales revolucionarios y espíritus aventureros, descubrieron una resonancia emocional en la experiencia legendaria y el carácter conmovedor del Che Guevara. “Siento que mi alma ha volado a los bosques latinoamericanos a miles de kilómetros de distancia, sumergida en el sonido ardiente de los ideales y las pasiones”, comentó más tarde un estudiante desanimado sobre su experiencia de lectura. Aunque las notas editoriales dictadas por el Partido sobre los libros criticaron y despreciaron a Guevara, los jóvenes rechazaron las interpretaciones oficiales; en cambio, apreciaron su experiencia de lectura individual durante sus días duros y solitarios. La leyenda de Guevara se convirtió en un tremendo poder espiritual que ayudó a esos jóvenes desilusionados a superar la desolación y las dificultades de sus vidas rurales. Se negaron a absorberse en la voz oficial y en su lugar establecieron una relación espiritual e individual con el “Guevara” imaginado y entendido por ellos mismos. Durante los caóticos tiempos de la Revolución Cultural, la imagen de Guevara fue manipulada por el PCCh como un arma política, pero en las áreas rurales de China, la conciencia individual y el idealismo recuperaron impulso cuando “la generación perdida” se separó de la voz autoritaria y se esforzó por proteger a su propio “Guevara”. Treinta años después de la Revolución Cultural, el nombre “Che Guevara” volvió a despertar la atención del público cuando la obra experimental Che Guevara, dirigida por el músico y dramaturgo Guangtian Zhang, se representó en Beijing en 2000. Poco después de la presentación inicial, la obra se convirtió en un país famoso. -en todo el mundo y fue elegido entre los diez “eventos intelectuales más importantes” en China en el año 2000. La canción de apertura, cuya letra se cita arriba, fue interpretada por el propio director Guangtian Zhang antes de que se levantara el telón. Nacido en 1966, Zhang fue testigo de los movimientos idealistas de la década de 1980 en su adolescencia, una época en la que China se estaba recuperando de la agitación de la Revolución Cultural y la gente se dedicaba a la búsqueda de la democracia y la libertad. El período idealista no duró mucho: fue aplastado abruptamente por el Incidente de la Plaza de Tiananmen de 1989, que se convirtió en el tabú más sensible en la memoria pública china. Después de la línea divisoria de aguas de 1989, las generaciones mayores se sintieron cada vez más desilusionadas y frustradas en sus participaciones políticas; muchos cambiaron su enfoque hacia la prosperidad económica y el disfrute personal. Si bien se abstuvieron de discusiones políticas que constantemente se volvían intolerables bajo la regulación del Partido, los jóvenes intentaron mantenerse alejados de la política, sumergiéndose en la floreciente industria del entretenimiento. A medida que el entusiasmo político de la gente se desvaneció, el nombre “Che Guevara” también comenzó a desaparecer de la vista del público. La particular visión del Che Guevara de Zhang en 2000, que describe la vida heroica y el idealismo imperecedero de Guevara, revivió la imagen del Che en la memoria pública y recordó a la audiencia un pasado esperanzador donde los sueños no se habían convertido en distopías. La obra sirvió no sólo como un ajuste de cuentas histórico, sino también como un ardiente llamado a no borrar el idealismo de Guevara de la sociedad que ahora se dirige hacia el consumismo y el entretenimiento. No hubo representación visual de Guevara en el escenario durante toda la obra; como explicó deliberadamente Zhang, “Guevara está representado en el escenario solo por una voz fuera del escenario”. Esto crea una atemporalidad cinematográfica: Guevara existía puramente como un ideal, indefinido por juicios históricos y libre de fines políticos en los cuales su fracaso en África y su despropósitos como 

El Che Guevara de Zhang fue más que una producción artística; pretendía ser una obra de crítica social. Zhang incorporó muchos elementos chinos en la obra, como el uso de dialectos, la Ópera de Pekín y armas del período de la guerra chino-japonesa de la década de 1940, creando un paralelo espiritual entre China y la Cuba socialista que trasciende las fronteras geográficas y las diferencias culturales. Si bien todas las historias tienen lugar en América Latina, la obra hace constantes referencias y alusiones a la sociedad china contemporánea. Al exponer temas como la corrupción, la desigualdad social y la burocracia, Zhang describió una sociedad posrevolucionaria que se pudre con la decadencia moral y el vacío interior. “¿Por qué se volvieron a poner los grilletes de hierro rotos? ¿Por qué el esclavo volvió a ser el nuevo rey?” La letra de una canción de interludio reflejaba una desilusión con el statu quo, que años después de la revolución, el futuro prometido de igualdad y justicia todavía no se encontraba por ningún lado. La crítica social de la obra culminó en la escena final de una amarga ironía, donde una mujer, quien años atrás era una aspirante a maestra en la escuela donde Guevara fue ultimado a tiros, se convirtió en guía turística en La Higuera y ganó dinero exagerando su encuentro con Guevara para atraer turistas.

Advirtiendo contra el peligro del consumismo y la comercialización, Zhang paradojicamente estaba sugiriendo en última instancia que la comercialización del Che Guevara no es más que otra forma de olvido colectivo. Sin complacer a la audiencia con cierres redentores ni ocultar la crueldad de la historia, la obra de Zhang expresó la crítica social, pero también adoptó su postura obstinada y firme sobre el idealismo. En la actuación, después de que cayera el telón en medio de un mar de banderas rojas, Zhang, junto con todo el equipo, cantaron juntos la Internacional; el público también se unió a su canto.22 Es la esperanza, representada por la canción final, la que ha temblado por todas partes. Tal como sugiere la letra inicial: “el milenio de las noches oscuras hoy ya no existirá, y tal vez la luz llegue temprano”. Pero la luz no llegó como deseaba Zhang. En cambio, en 2012, la popularidad en todo el país de Liqi Zhou, conocido por su apodo de “Qie Guevara”, un convicto que fue arrestado por robar bicicletas eléctricas, indica una nueva etapa de la imagen de Guevara que rompió por completo con las expectativas anteriores. En 2012, un video de Zhou siendo entrevistado bajo custodia policial se volvió viral en Internet. Cuando la policía le preguntó por qué no buscaba un trabajo para ganarse la vida, Zhou, con una mano esposada a los barrotes, sonrió y respondió con franqueza con un acento cómico: “Trabajar para otra persona es imposible. Nunca trabajaré. para alguien más en toda mi vida.” La actitud rebelde de Zhou y su apariencia única – cabellos largos y una barba descuidada – rápidamente inspiraron al público a asociarlo con la imagen del Che Guevara.

Por lo tanto, fue apodado “Qie Guevara”, ya que “Qie” significa “robar” en chino y tiene la misma pronunciación que “Che”, vaya coincidencia. Muchos cibernautas jóvenes, que describieron cuánto les divertía e inspiraba la rebeldía y la calma de Zhou, lo aclamaron en broma como su “líder espiritual”, lo que llevó a pensar a mucha gente en el nacimiento oscuro de muchos revolucionarios.  El video de la entrevista de “Qie Guevara” se extendió como la pólvora en las redes sociales y obtuvo millones de visitas; su cita “nunca trabaje para otra persona en mi vida” comenzó a aparecer en varios memes y anuncios; su rostro identificable fue retocado con Photoshop en carteles icónicos del Che Guevara, y la gente imprimió su rostro y citas en camisetas… surgió una subcultura animada. El “Che” lo hizo nuevamente.

De hecho, la decadencia de la imagen pública del Che Guevara de héroe revolucionario a ladrón de bicicletas parece más una farsa que una tragedia; sin embargo, debajo de la popularidad anormal de “Qie Guevara” se encuentran los aspectos invisibles de la desigualdad social y el descontento. Al afirmar que nunca “trabajaría para otra persona”, la palabra original que utilizó Zhou fue dagong, una palabra que en el contexto moderno alude al trabajo industrial que se caracteriza por el trabajo duro, los bajos salarios, los entornos hostiles y la inestabilidad, algo que azota a China hasta la fecha… y a Cuba. Liqi Zhou representa un grupo social que vive al margen de la sociedad: trabajadores migrantes con poca educación que dejaron sus hogares rurales para buscar oportunidades en las ciudades.

Después de que la economía colectiva de China fracasara desastrosamente durante el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, el primer ministro Deng Xiaoping llevó a cabo reformas económicas en la década de 1980 que alentaron el espíritu empresarial, descolectivizaron las industrias estatales y promovieron una economía de libre mercado dentro de la estructura política socialista. Como resultado, China experimentó un período de rápido crecimiento económico y urbanización, descrito como “el milagro de China”, pero lo que no se mencionó fue la creciente desigualdad de ingresos, la profundización de la división urbano-rural y las condiciones de vida de los 200 millones de migrantes, trabajadores que construyeron la economía pero fueron explotados por ella. En 2010, dos años antes de que “Qie Guevara” se convirtiera en un ícono popular, quince jóvenes trabajadores de la empresa Foxconn en Shenzhen se suicidaron uno por uno, una trágica respuesta a los entornos hostiles, las horas de trabajo extendidas, la pobreza, la red social débil y la soledad que equivalía a la precariedad que amenazaba su vida diaria.26 Este incidente reveló cómo la violencia estructural y las barreras institucionales negaban el ideal rosado propagado por el Estado de que trabajar duro conduce al éxito.

Muchos pueden haber notado esta ironía inherente dentro de la narrativa: la “clase trabajadora proletaria” se convirtió en el grupo más explotado y estructuralmente vulnerable en una sociedad que se titula a sí misma “socialismo”. Hoy en día, las banderas rojas que prevalecen en las calles siguen mostrando los doce “Valores Socialistas Básicos” a cada pasajero, entre los que se encuentran la “prosperidad” y la “igualdad” 27. La realidad está demasiado lejos del ideal. En Factory Girls: From Village to City in a Changing China, de Leslie Chang, publicado en 2008 en los Estados Unidos, describe la vida cotidiana de las trabajadoras de fábricas migrantes en China contando historias individuales. Ella expuso cómo las jóvenes trabajadoras trabajaban innumerables horas en condiciones peligrosas, deplorables, pero aún estaban atrapadas en una espiral descendente de pobreza y desigualdad estructural, estancadas en su clase social. Sin embargo, tales discusiones rara vez se permiten en China. Palabras clave como “población de bajos recursos”, que se refieren a las condiciones de vida de esos trabajadores migrantes, están estrictamente censuradas en Microblog, la plataforma cibernética más grande de China. Se advierte a periodistas y académicos contra la publicidad de opiniones que perturben la paz pública; la huelga está estrictamente prohibida.

El video de “Qie Guevara”, en la forma más extraña y burlona, ​​vuelve a atraer la atención del público sobre el tema del dagong y sobre las personas que pasan toda su vida “trabajando para otra persona”. Sin una salida seria, la gente desató torrentes de emociones en este culto de “Qie Guevara”, un antihéroe posmoderno cómico pero rebelde. Un usuario de la plataforma de preguntas y respuestas Zhihu, la versión china de Quora, escribió en su publicación: “El llamado del líder ha sacudido la naturaleza explotadora del capitalismo sobre el proletariado …” 29, adoptando en broma el lenguaje de la lucha de clases, que recuerda al revolucionario chino pasado. Siendo un antihéroe que desafía la imagen sublime del Guerrillero Heroico, “Qie Guevara” y su subcultura son una broma que deconstruye la autoridad. El ícono de Liqi Zhou se convierte en un canal a través del cual las personas disfrutan de la libertad de expresar su descontento y ansiedad ocultos de una manera alegre. Esta subcultura se niega a absorberse en la narrativa de la ética laboral explotadora formulada por la cultura capitalista y empresarial. El lema de reclutamiento de Foxconn dice:

“No hay que elegir tu nacimiento, pero aquí llegarás a tu destino. ¡Aquí solo necesitas soñar y volarás! ”

Ahora los jóvenes responden con la cita de “Qie Guevara”: “Nunca trabajaré para otra persona en toda mi vida”. Esto representa el despertar de la conciencia de una nueva generación que rechaza la ética del trabajo capitalista que explota y aliena al individuo. Con la subcultura de “Qie Guevara”, aspiran a definir la felicidad y el éxito por sí mismos y en su propio idioma. La imagen del Che Guevara en la China moderna varió drásticamente, lo que atestigua su habilidad camaleónica para representar diversos ideales a diferentes grupos en diversos contextos históricos. Pero lo que sigue siendo esencial para la imagen del Che es su capacidad para despertar la conciencia individual y la rebeldía (aunque sea sin valores morales o por los objetivos equivocados), ya sea para los jóvenes reeducados durante la Revolución Cultural que desarrollaron entendimientos individuales de Guevara que se liberaron de la autoridad, o para artistas como Guangtian Zhang que aspiraba a redescubrir el idealismo al estilo de Guevara y expresar su desilusión con el status quo, o con los trabajadores y jóvenes contemporáneos que se rebelaron contra el sistema económico explotador formando la subcultura del antihéroe “Qie Guevara”. La imagen de Guevara seguirá cambiando a medida que pase el tiempo, pero las ideas de rebeldía, idealismo y conciencia individual simbolizadas por Guevara permanecerán para siempre como recuerdos culturales insustituibles de la sociedad china, apreciados, celebrados y transmitidos por aquellos que se esfuerzan por ver un futuro más brillante. Claro está, sería bueno dividir que el perfil del “Che” Guevara fue creado sobre leyendas mentirosas y, de estar en el poder, el “Qie” Guevara sería tan cruel y brutal como el autentico.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 8, 2021


 

7 thoughts on “El “Qie” Guevara”

  1. Nuestro amado asesino

  2. Dos delincuentes a quien los “romanticos” quieren disfrazar de heroes

  3. We always search for gods in the wrong places

  4. de un delincuente a otro

  5. Che Guevara believed that communism would save the impoverished people of Latin America
    Take a look at Latin America now… misery…

    • Piru
    • posted on November 7, 2021

    Hasta la Victoria siempre! Comandante Ernesto Che Guevara! No importa que diga esta nota parcial.

      • Patricio
      • posted on November 7, 2021

      Nunca tuvo una, solo FRACASOS.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: