Share

  Por Dr. Larry Canner.

Una buena atención médica requiere tomar las decisiones correctas (realizar pruebas, tratar o no hacer nada) frente a la incertidumbre. Benjamin Franklin creyó que tomó la decisión equivocada de renunciar a la vacuna contra la viruela para su hijo en 1736. El inventor y científico, conocido por sus experimentos con la electricidad, escribió un mensaje de advertencia para los padres a fines del siglo XVIII que optaron por no vacunar a sus hijos contra las enfermedades infecciosas. Benjamin Franklin tuvo experiencia de primera mano sobre el tema después de perder a su hijo de 4 años Francis “Franky” Folger a causa de la viruela el 21 de noviembre de 1736. La historia premonitoria centenaria del Padre Fundador de los Estados Unidos ha ganado un renovado interés entre los padres que sopesan las vacunas COVID-19 para sus hijos después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos autorizara las vacunas para niños de 5 a 11 años.

Benjamin Franklin fue un erudito estadounidense que se desempeñó activamente como escritor, científico, inventor, estadista, diplomático, impresor, editor y filósofo político. Nacimiento: 17 de enero de 1706, Milk Street, Boston, MA. Fallecimiento: 17 de abril de 1790, Filadelfia, PA

Escribió sobre la experiencia en su autobiografía, que se publicó en 1791 después de su muerte.

“En 1736, perdí a uno de mis hijos, un buen niño de cuatro años, por la viruela, tomado de la manera común”, escribió Franklin. “Lamenté amargamente durante mucho tiempo, y todavía lamento no haberle dado la inoculación. Esto lo menciono por el bien de los padres que omiten esa operación, bajo el supuesto de que nunca se perdonarían si el niño moría bajo ella: mi ejemplo que muestra que el arrepentimiento puede ser el mismo de cualquier manera, y que, por lo tanto, se debe elegir el más seguro “.

Ben Franklin
James Franklin
Maher

La inoculación, a veces denominada variolación a lo largo de la historia, era un procedimiento utilizado antes de la invención de las vacunas que implicaba poner el virus directamente en la piel de una persona. En 1798, Edward Jenner introdujo la primera vacuna contra la viruela. Franklin, que estaba a favor de la inoculación, recibió críticas por no inocular a su propio hijo. Tanto es así que emitió una declaración en la edición del 30 de diciembre de 1736 del periódico “Pennsylvania Gazette”. Confirmó que Franky no había sido inoculado debido a una enfermedad en curso, pero que “tenía la intención de inocular a mi Niño, tan pronto como debería haber recuperado suficiente Fuerza de un Flujo con el que había estado afligido durante mucho tiempo”.

Franklin enfrentó reacciones violentas por ser franco por sus puntos de vista sobre el tema, incluso de su propio hermano James, quien comenzó un periódico llamado “The New England Courant” que criticaba al reverendo Cotton Mather, un conocido predicador que abogaba por la inoculación. James Franklin no sabía casi nada de la etiología de la viruela, pero sabía que despreciaba a Mather por lo que James consideraba la presunción del eminente ministro y su influencia desmedida sobre la vida de Boston.

Las decisiones en medicina serían fáciles si consistieran en esta elección: haz un tratamiento y vivirás; no lo hagas y morirás. Desafortunadamente, la elección de Franklin no fue tan simple. El hijo de Franklin podría morir si se tomaba cualquiera de las dos opciones. Si no había riesgo de viruela, entonces “no hacer nada” tenía sentido. La inoculación se convirtió en una opción relevante cuando la viruela llegó a la ciudad. La clave de la decisión fue la probabilidad de que el hijo de Franklin se infectara de forma natural. Si este riesgo fuera lo suficientemente alto, en algún momento se justificaría la inoculación con su porcetaje de mortalidad.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 9, 202


 

4 thoughts on “El arrepentimiento de Franklin”

  1. en mi pais hay muchos q n aprenden

  2. buen legado

    • robtroll pampeano
    • posted on November 9, 2021

    Los que se niegan a vacunar estan casi 300 años atrasados

    • Gail Scanlon
    • posted on November 9, 2021

    I hope many of you go and read Ben’s Silence Dogood letter #4. He lampooned Harvard, in 1722, when he was a mere 16 yr old. Still valid or even more so today.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: