Share

🤷‍♀️

   Por Monica Lopez.

   Por Sarah Criba.

Hace un siglo, las aguas de los Everglades se extendían desde el lago Okeechobee en el norte hasta la punta de la península de Florida. Entre esos dos puntos se encuentran 4,000 millas cuadradas de pasto sierra, un rico ecosistema que alberga aves, serpientes, caimanes y la poderosa pantera de Florida. Cientos de pequeños montículos se elevaban justo por encima del agua, salpicando el lodazal. En estas islas de árboles vivían los residentes humanos más antiguos del pantano. Los indios de los Everglades hablaban un idioma llamado Mikasuki. Vivían en chozas al aire libre con techo de paja y viajaban en canoas. Pescaban, cazaban ciervos y caimanes y cultivaban en las fértiles islas de árboles. Su sociedad se basaba en clanes, que los niños heredaban de sus madres. Era una vida tradicional, una que su gente había llevado durante cientos de años.

En la década de 1830, se enfrentaron a una amenaza existencial del gobierno de los Estados Unidos, que estaba decidido a expulsarlos de Florida y a territorios más al oeste. Los indios contraatacaron en lo que se conoció colectivamente como las Guerras Seminole. La Segunda Guerra Seminole (1835-1842) resultaría la más larga y mortal. El ejército estadounidense persiguió a los indios a través del pantano, matando y capturando a cientos. Pero los indios, encabezados por el poderoso jefe Abiaki, se negaron a irse. Al final de la guerra, quedaban menos de 400 indios en Florida. Pero fueron invictos.

El siglo XX trajo nuevos peligros. Los colonos inundaron el estado del sol con sueños de una vida fácil y oportunidades financieras. Empresarios entusiastas y políticos ambiciosos se embarcaron en una serie de intentos para “drenar el pantano”, destruyendo el paisaje antiguo y con él el modo de vida de los indios de Florida. Pero los indios siempre habían sido ingeniosos y pronto encontraron nichos en la nueva economía. Una industria turística que comenzó con atracciones en las carreteras, eventualmente se convertiría en un imperio de juegos de diez mil millones de dólares. Mientras tanto, los indígenas dejaron de vivir bajo los árboles, aprendieron inglés y olvidaron sus lenguas nativas, mientras la tradición luchaba por encontrar su lugar en el mundo moderno.

Hoy, los indios de Florida se dividen en dos tribus oficiales. El Seminole, reconocido federalmente en 1957, cuenta con 4.000 personas que viven en seis reservaciones. Dos tercios de los miembros de la tribu Seminole son de herencia lingüística Mikasuki y un tercio de Creek. La Tribu Miccosukee, reconocida federalmente en 1961, es mucho más pequeña, con solo 400 miembros. En su mayoría viven en aldeas a lo largo de Tamiami Trail y descienden exclusivamente de hablantes de Mikasuki.

 

Mónica López es guía turística licenciada, radicada en Florida durante la última década, y su cálida personalidad, experiencia en narración de historias y pasión contagiosa le dan vida a la historia del estado, ya sea que esté deambulando por las calles de Miami o los parques de Disney. También es una de las pocas guías que se especializa en viajes familiares y ofrece recorridos creativos e interactivos.

Nacida y criada en Florida, Sarah Criba tuvo desde niña la pasión de ser docente por lo que obtuvo una licenciatura en historia y matemáticas, y finalmente se certificó como maestra en el año 2015. A mediados del año 2016, aceptó un trabajo como profesora adjunta de historia en Florida Community College, precisamente, la institución donde se graduó.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 12, 2021


 

4 thoughts on “El Pantano”

    • Bizancio
    • posted on November 12, 2021

    https://es.wikipedia.org/wiki/Pueblos_ind%C3%ADgenas_de_los_Everglades

  1. There was one guy who put his head inside the alligator’s mouth.
    Scary and awesome.

  2. I’ve been told the original, people of the Everglades where our Calusa and Tequesta people.

  3. I Used To Work At A Food Place There Called “Pam & Teds.”

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: