Share

💋

  Por Mick Olsen.

Hay una extraña edad de oro en la vida parisina antes de que la Primera Guerra Mundial destrozara la acogedora comodidad de sus vidas, y es una extraña ironía que uno de sus habitantes más infames fuera casi alemán en lugar de francés. Marguerite Japy, conocida durante toda su vida como Meg, nació en Alsacia en el oeste de Francia en 1869, pero dos años más tarde Alsacia fue cedida al Imperio Alemán en el tratado de Frankfurt. Sin embargo, la pequeña área de Alsacia donde nació Meg, el Territoire de Belfort, fue específicamente exenta del tratado debido a la etnia francesa de sus habitantes y la resistencia que ofrecieron a la ocupación alemana. De modo que la finca de Edouard Japy siguió siendo parte de Francia, por lo que su hija también siguió siendo francesa. Sobre tales cosas giran las ruedas de la historia. El padre de Meg, Edouard, provenía de una rica familia industrial. Se había separado de ellos por su oposición a casarse con la hija de un posadero, la madre de Meg, Emilie. Quizás fue su juventud más que su clase lo que los molestó: según los informes, Edouard se enamoró de ella cuando solo tenía catorce años y organizó que asistiera a un internado en Stuttgart durante dos años antes de casarse. Meg, por supuesto, adoraba a su padre y su autobiografía lo describe como el perfecto caballero. Por supuesto, Meg era, según sus institutrices, una niña obstinada que a menudo se salía de los problemas con un comportamiento encantador. A la edad de diecisiete años se involucró con un amigo de su hermano, el teniente Edouard Sheffer, pero su padre rompió el romance antes de que las cosas fueran demasiado lejos. Luego, en 1888, Edouard Japy murió de un infarto. Meg, que ahora tenía 19 años, estaba devastada.

Marguerite Japy

Al año siguiente, Meg se fue de vacaciones al sur de Francia para visitar a su hermana mayor, Juliette, que vivía en Bayona. Juliette se había casado con un ingeniero y le presentó a Meg a un amigo suyo, el pintor Adolphe Steinheil. Aunque Steinheil era veinte años mayor que ella, se enamoró de ella y finalmente la convenció de que se casara con él. La propia Meg admitiría más tarde que fue más la perspectiva de la sociedad parisina que el propio Adolphe lo que la persuadió. Los dos se casaron en 1890 y Meg se mudó a París. Once meses después nació su primera y única hija, una hija llamada Marthe. Sin embargo, poco después del nacimiento de Marthe, Meg y Adolphe tuvieron una amarga pelea, y Meg investigó la posibilidad de divorciarse. Finalmente (e irónicamente) la persuadieron de que renunciara al escándalo y regresara a su casa en París, pero a partir de entonces los dos vivieron vidas casi separadas. Por supuesto, eso no quiere decir que Meg se retiró a la reclusión. Lejos de eso, de hecho, su vida floreció. Su salón se convirtió en uno de los elementos fijos de la sociedad parisina, y allí entretuvo a muchos de los notables de la época. Pintores, compositores, filósofos y políticos se mezclaron bajo su techo en la tradición parisina. Meg se hizo famosa por su belleza y silenciosamente notable por sus aventuras amorosas. Quizás por un sentimiento de culpa, muchos de sus amantes le compraron cuadros a su esposo, lo que pudo haberlo apaciguado y ciertamente ayudó a financiar su grandioso estilo de vida. En 1897 se convirtió en la amante de Felix Faure, el presidente de Francia, lo que aseguró un suministro constante de trabajo cívico para su esposo a cambio de su discreción. Pero luego, dos años después, la discreción dejó de ser una opción.

La tarde del 16 de febrero de 1899, Meg entró en el Palais de l’Élysée, la residencia oficial del presidente, por una puerta lateral. Los guardias la dejaron pasar; después de todo, había estado aquí varias veces antes. (En su autobiografía, Meg afirmaría que sus visitas subrepticias fueron para ayudar al presidente a escribir sus memorias, una historia ridícula que claramente no debe ser creída). Poco después de que ella se reuniera con el presidente en su oficina, sin embargo, hubo gritos de que Llamó la atención de los sirvientes, quienes entraron con cautela en la habitación. Encontraron a Félix muerto o agonizante, aparentemente de un ataque al corazón, aunque las circunstancias exactas se convirtieron en un tema de gran debate. Los menos sensacionales tenían al presidente con los pantalones alrededor de los tobillos, mientras que Meg estaba a su lado ajustándose la ropa, mientras que los más lascivos lo tenían que Meg no solo estaba desnuda, sino que le había estado practicando sexo oral al presidente cuando expiró, y sus dedos agarraban su cabello con tanta fuerza que los sirvientes tuvieron que cortarle el cabello para soltarla. De todos modos, estaba claro que el Presidente o estaba muerto o en proceso de morir por causas naturales (fallecería oficialmente unas horas después), y estaba igualmente claro que su amante tuvo que ser sacada del local antes que la prensa. llegó. Los guardias rápidamente la hicieron salir por la parte de atrás. Aunque hicieron todo lo posible por silenciar el asunto, la naturaleza de la muerte del presidente pronto se convirtió en un rumor común. Una broma en ese momento hacía un juego de palabras con los significados duales de la palabra francesa “connaissance” como “conciencia” y “conocido”, diciendo que un sacerdote vino a dar los últimos ritos y preguntó “¿Todavía está consciente?” solo para que le dijeran “No, ella se fue por la parte de atrás”. Como resultado, todo el asunto se conoció como el asunto de “la Connaissance du président”. La identidad de Meg, al menos, permaneció generalmente desconocida, al menos inmediatamente después. Félix tuvo varias amantes, la más famosa de las cuales fue la actriz Cécile Sorel. Naturalmente, la prensa asumió de inmediato que se trataba de “la Connaisance”. La verdad se hizo de conocimiento general unos años más tarde, pero fue suficiente después del escándalo que no dañó la reputación de Meg. Parte de la razón por la que no dañó la reputación de Meg fue que entre los que sabían la verdad, la reputación de Meg se ajustaba firmemente. De hecho, la idea era que ella había llevado al presidente a un arrebato de pasión tan salvaje que lo había matado hizo que  mejorara enormemente su reputación y tuvo aventuras con, entre otros, un político francés y futuro primer ministro llamado Aristide Briand. En 1905, sin embargo, su esposo estaba enfermo y ya no podía ganar tanto de la pintura como antes. Los fondos comenzaban a agotarse y los lujosos entretenimientos en su salón se detuvieron. Su amante actual era Emile Chouanard, que era un viudo adinerado. Sin esposa de la que preocuparse, y muy consciente de que Adolphe no iba a protestar, sugirió que él y Meg alquilaran una villa (con él pagando las facturas) en una zona discreta del campo cerca de París en lugar de lidiar con la molestia de un asunto encubierto en la ciudad. Meg estuvo de acuerdo y la relación fue bien durante un par de años. En 1907, Emile lo terminó, posiblemente debido a que Meg se volvió demasiado posesiva o simplemente debido a que se cansó de ella.

Felix Faure

Poco después, Meg se encontró por casualidad con un joven aristócrata llamado Emmanuel de Balincourt en el tren y, fingiendo un desmayo, se las arregló para que la llevara a casa. El joven no era rival para sus encantos, y los dos pronto comenzaron una aventura. Sin embargo, cuando ella le sugirió que siguiera la práctica habitual de que su esposo lo pintara, descubrió que el hombre al que estaba poniendo los cuernos era demasiado comprensivo en persona para que él continuara con la aventura. Este doble rechazo parece haber afectado mucho a Meg. Después de todo, estaba entrando en la treintena y su hija Marthe acababa de comprometerse con un joven llamado Pierre Buisson. Luego conoció a un alcalde del país (y terrateniente de no pocos recursos, por supuesto) llamado Maurice Borderel. Como Chouanard, era un viudo adinerado y, como Chouanard, no tenía reparos en pagar las facturas de Meg. Sin embargo, a diferencia de Chouanard, para él esto no era un mero asunto. Él parece haber amado genuinamente a Meg, e incluso parece haberlo querido bastante. Sin embargo, cuando ella sugirió matrimonio, se vio obligado a decir que no. Tenía tres hijos adolescentes y no deseaba arruinar sus perspectivas de matrimonio teniendo una divorciada de madrastra. Así fueron las cosas, hasta la fatídica noche del 30 de mayo de 1908. En la mañana del 31 de mayo, Remy Couillard, el ayuda de cámara de Adolphe Steinheil, se despertó y salió de su habitación del ático para comenzar el día. Mientras bajaba las escaleras traseras, escuchó gritos ahogados provenientes de la habitación de Marthe Steinheil, aunque sabía que Marthe no estaba. Al entrar en la habitación, encontró a Meg, desnuda, atada de pies y manos a la cama de Marthe. Ella le gritó que había ladrones en la casa, así que él se asomó por la ventana y pidió ayuda. Dos policías escucharon su llamada y entraron corriendo a la casa, pero no encontraron intrusos. Lo que sí encontraron fueron los cadáveres de Adolphe Steinheil y Emilie Japy, el esposo y la madre de Meg, muertos en otros dos dormitorios. Meg, una vez desatada, afirmó que estaba en el dormitorio de su hija ya que le había dado su propia cama a su madre, ya que era más cómoda. La noche anterior había sido despertada por una pandilla en su habitación, tres hombres y una mujer pelirroja, quienes la amenazaron con una pistola y le exigieron saber dónde “su padre” guardaba su dinero. Meg les había dicho dónde se guardaba el dinero, momento en el que uno de ellos la golpeó en la cabeza. Cuando recuperó el conocimiento, la ataron a la cama y, al oír a Remy bajar las escaleras, pidió ayuda. Así se sentaron las bases de un misterio.

Hubo varias preguntas sin respuesta por la versión de los hechos de Meg, en particular por qué su madre había sido asesinada, mientras que ella se había salvado. La falta de un robo sustancial de propiedad (tanto las joyas de Meg como la plata de la familia estaban intactas) también generó dudas. Por otro lado, alguna evidencia confirmó su historia, entre otras cosas que los trajes que coincidían con los que ella dijo que usaban los ladrones habían sido robados de un teatro cercano. Sin embargo, aunque Meg identificó a un mecenas del teatro como uno de los hombres, se descubrió que tenía una coartada. De hecho, Meg pronto pareció adquirir una manía por las acusaciones, la primera de las cuales le impuso al joven Remy Couillard. Cuando registraron su ropa, ella encontró una perla que, según ella, había sido robada, y cuando registraron su habitación, encontró un diamante que, según ella, también había sido robado. Sin embargo, la perla distintiva fue reconocida en los periódicos por un joyero, quien dijo que se la había quitado de un anillo para Meg casi dos semanas después de los asesinatos. El caso contra Remy fue claramente una invención. Meg luego acusó a Alexander Wolff, el hijo de su ama de llaves, pero esto también resultó ser falso. La policía arrestó a Meg en noviembre de 1908. Pasó casi un año antes de que se llevara a cabo el juicio de Meg, debido a múltiples argumentos legales, y en ese momento el caso se había convertido en la comidilla de París. Mariette Wolff, furiosa por la acusación contra su hijo, les había contado a las autoridades todos los asuntos de Meg. Su acusación era que Meg había matado a su marido para tener terreno libre y poder casarse con Maurice Borderel. Para reforzar esto, habían descubierto que la madre de Meg había muerto ahogándose con su placa dental, que no se habría puesto mientras estaba en la cama. Claramente, ella había muerto en otro lugar y había sido colocada sobre la cama. El juicio se limitó a un centenar de espectadores y la competencia por las entradas fue feroz. Cabe destacar que asistió el novelista Marcel Proust, asombrando a sus amigos que nunca lo habían visto levantarse antes del mediodía. Meg era la atracción estrella, y muchos estuvieron de acuerdo en que un año en prisión le había quitado el brillo a su belleza. El juicio comenzó y quedó claro que el juez estaba en contra de Meg, revisando una lista de sus asuntos (aunque casualmente se omitió al presidente Faure, un político, claro). Meg se manejó a sí misma de manera brillante, admitiendo que tenía la culpa cuando era necesario, mintiendo (por ejemplo, alegando que su esposo no estaba al tanto de sus asuntos) cuando tenía que salvar su cuello. Se apegó a su historia de los cuatro intrusos vestidos de negro y culpó de todas las inconsistencias a la incompetencia de la policía. Sus falsas acusaciones las atribuyó al pánico, y aunque admitió culpa, señaló que ya había cumplido un año de prisión por un momento de locura. La fiscalía intentó presentar su caso, pero Remy resultó ser un testigo indeciso. Mientras tanto, los Wolff resultaron haber recuperado su lealtad hacia Meg y se negaron a incriminarla. De sus amantes, Chouanard había abandonado el país para evitar testificar, de Balincourt no se dejaba arrastrar por su relación y Borderel resultó hacer más por la defensa que por la acusación. El viudo de mediana edad claramente todavía amaba a Meg, y la versión de los eventos que describió estaba lejos de lo que había descrito la fiscalía. En un movimiento desesperado, la fiscalía luego afirmó que Mariette Wolff había sido cómplice de Meg, y que las dos habían asesinado con frialdad a Adolphe y Emilie. Sin embargo, la defensa señaló la falta de motivos para el asesinato de Emilie y la debilidad del motivo del de Adolphe: es evidente que una mujer envuelta en un caso de asesinato notorio sería una madrastra tan desagradable para los hijos de Maurice como una divorciada, por un lado. El jurado tardó hasta la 1.30 am para llegar a un veredicto, pero cuando lo hicieron, encontraron a Meg libre de culpa de todos los cargos.

Adolphe Steinhell

Meg fue liberada, aunque su notoriedad hizo de París una ciudad poco acogedora, y se mudó a Londres. Allí utilizó el nombre de “Madame de Serignac” para evitar la notoriedad. Marthe fue puesta al cuidado del primo de su padre y de la familia de su prometido, y se le prohibió ponerse en contacto con su madre. Durante varios años las dos estuvieron separadas. En 1910, sin embargo, el compromiso de Marthe terminó, y en 1911 se reconcilió con Meg, cuando Marthe se casó con un pintor italiano llamado Raphael del Perugia. En 1912, Meg escribió sus memorias (con la ayuda de un escritor contratado llamado Roger de Chateleux), un encubrimiento algo sentimental más notable por su embellecimiento de las secuelas de la muerte de Faure, cuando afirmó que un misterioso funcionario del gobierno vino y confiscó las memorias que había ayudado al presidente a compilar. El funcionario del gobierno no era un desconocido para su esposo, dijo, e insinuó que esto tuvo relación con su muerte. El mismo año, Meg demandó al editor T. Werner Laurie por publicar un libro, Woman and Crime, en el que el autor Hargrave Adam la acusó de mentir en el juicio de su marido. Ella ganó el caso, el libro fue retirado y los editores aprendieron a andar más a la ligera con “l’Affaire Steinheil”. En 1917 se volvió a casar con Robert Scarlett, sexto barón Abinger. Murió en 1927 y Meg se retiró a Hove en Sussex, donde falleció en 1954 a los 85 años. Entre los que aplicaron su intelecto a “l’Affaire Steinheil” se encontraba el famoso criminólogo francés, el Dr. Edmond Locard. En un libro sobre medicina forense de 1925, utilizó el caso para mostrar cómo los diferentes métodos de estrangulamiento podrían confundirse entre sí. Como oficial de policía, presumiblemente tuvo acceso a material clasificado y su descripción del asunto arroja una nueva luz sobre los hechos. Su teoría era que Meg tenía otro amante, cuyo nombre se había mantenido fuera del juicio y los periódicos. Cuando este hombre llamó inesperadamente a la casa, él y Meg se pelearon. Adolphe había intentado intervenir y terminó golpeado en la garganta, muriendo de una laringe aplastada. La madre de Meg, al entrar en escena, sufrió un infarto y murió. El amante, añadiría más tarde Locard, era un extranjero, pariente cercano del zar de Rusia, a quien el gobierno habría estado ansioso por proteger de cualquier escándalo. Por lo tanto, todo el crimen y la investigación, incluidas las acusaciones aleatorias de Meg, habían sido una cortina de humo diseñada para dar al público un jugoso escándalo para ocultar los hechos reales. El juicio había sido deliberadamente falso, a fin de garantizar que un veredicto de culpabilidad (si se devolviera) pudiera anularse en la apelación. Una teoría interesante y que recibió corroboración casi treinta años después. Después de la muerte de Meg en 1954, su escritor fantasma Roger de Chateleux admitió que había entrevistado al médico que hizo la autopsia a Adolphe de Steinheil y Emilie Japy, y aunque las causas reales de muerte coincidían con la teoría de Locard, le habían dicho que las dejara fuera de su informe para el prueba. Si es así, tal vez Locard sabía que podía hablar sin temor a represalias, ya que la Rusia para la que se habían hilado las mentiras había llegado a su fin ocho años antes. Y tal vez la femme Fatale había inspirado a la muerte a golpear una pasión equivocada una vez más, solo para ayudar nuevamente a encubrir la verdad. Si es así, es un secreto que se llevó a la tumba.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 16, 2021


 

 

12 thoughts on “Femme Fatale”

    • Jules Brymm
    • posted on November 16, 2021

    I applaud her applause the fact she climbed is not worse than Lewinsky or Evita

    • Val…59
    • posted on November 16, 2021

    Another Dreyfus

    • Bev Grundig
    • posted on November 16, 2021

    I guess she had to make a living, am I wrong?

    • Gatodorado
    • posted on November 16, 2021

    La Flor Pena de entonces

    • Rocky Altieri
    • posted on November 16, 2021

    El huevo y la gallina

    • Fede007
    • posted on November 16, 2021

    Los tiempos no han cambiado
    Las peteras siempre existieron

  1. Vaya a saber cuantas historias encarcelaron a inocentes
    bue, como aca

  2. Très bien. Très intéressant… c’est une histoire assez ” croquignolesque” comme dirait notre président – voire “abracadrabrantesque ” comme aurait dit un autre.
    (La belle Marguerite était en effet une fille de “bonne famille” : Les Japy sont ceux de la fameuse machine à écrire, jadis mondialement connue…Ils se sont associés aux Peugeot au début du 19 éme siecle, pour créer les premières usines sidérurgiques de la région….(On connaît la suite !)… Les usines Japy ont compté jusqu’à 5000 employés, et les Japy s’étaient fait construire une douzaine de châteaux, dans les environs de Beaucourt et de Montbéliard ! )
    (Pour le fun : la “Muse de la source ” se trouve aujourd’hui au musée d’Orsay, mais pendant des décennies, elle a trôné au palais du Luxembourg, où les sénateurs avaient pris l’habitude de lui caresser le sein gauche, en guise de porte-bonheur !

    • Carlos
    • posted on November 15, 2021

    La mandaron al muere

  3. la réputation de Marguerite Japy-Steinheil, maîtresse de Felix Faure injustement surnommée « la pompe funèbre » après l’attaque cardiaque

  4. I really find that these old crime cases are so fascinating and intriguing the motives and the methods are audacious I’m also impressed with the police with no forensics and DNA, they were quite clever and quick witted

    1. People were a lot smarter back then. Now we’re a dumbed down society that relies on electronics. It’s all a part of the plan…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: