Share

👩🏾

  Por Holly Sawa.

Las mujeres de comfort eran niñas y mujeres jóvenes que trabajaban como esclavas sexuales para el Ejército Imperial Japonés durante la Segunda Guerra Mundial. El término es una traducción de la palabra japonesa ianfu, que significa “prostituta(s)”. Por lo general, las mujeres empleadas eran pobres y no japonesas, ya que el país quería preservar la pureza de sus propias mujeres. Por lo tanto, la mayoría de las mujeres de comfort se encontraban en los países ocupados por los japoneses, principalmente en Corea, China y Filipinas.

La existencia de sistemas atroces, como las estaciones de confort, ejemplifica el uso de armas de los cuerpos femeninos en Japón. Aunque este episodio de prostitución forzada terminó, la idea detrás de esto permanece arraigada en la sociedad japonesa, ya que el país continúa negándose a reconocer sus crímenes. El tema de la militarización de los cuerpos femeninos se discutirá profundamente este mes, ya que se publicará una serie de artículos sobre el tema. Este artículo explorará el tema de las mujeres de solaz, en particular, las razones detrás de su existencia y las consecuencias de este fenómeno.

Japón tiene una historia especial de prostitución como profesión. El estado a menudo administraba y patrocinaba centros de prostitución llamados “cuartos de placer”. Las leyes creadas por el gobierno japonés proporcionaron hospitales específicamente para prostitutas y modelaron su sistema según los sistemas europeos de prostitución. Estos barrios de placer eran similares a las estaciones de confort en concepto, pero podían ser utilizados tanto por civiles como por militares. Las estaciones de confort eran edificios que los propietarios establecían para suministrar mujeres a los hombres de servicio, generalmente cerca de los campos de batalla. Las estaciones de confort tienen una historia más larga en el sistema japonés que solo los años de la Segunda Guerra Mundial. Los documentos revelan que había un burdel administrado por japoneses para el ejército establecido en 1932, casi una década antes de que se crearan las estaciones de confort de la Segunda Guerra Mundial. Para 1937, el sistema se convirtió en una serie de burdeles para soldados del ejército que luego se llamarían estaciones de confort. En septiembre de 1942, había cuatrocientas estaciones de confort repartidas por Asia.

Las estaciones sirvieron para muchos propósitos. La mayoría de estas razones eran estratégicas. La primera razón se deriva de los ataques a civiles por parte de los soldados. Después de la Masacre de Nanjing en 1937, donde decenas de miles de mujeres chinas fueron violadas y cientos de miles de civiles fueron asesinados, el gobierno japonés se dio cuenta de que necesitaba un sistema eficiente para prevenir esta violación masiva. Se creía, correctamente, que si los soldados continuaban violando a los civiles, los civiles odiarían a su nuevo gobierno ocupacional. En consecuencia, en 1942, se creó y revisó una ley para prevenir la violación de civiles. Se llamaba Derecho Penal del Ejército Imperial Japonés. La ley establecía que si un miembro del ejército cometía una violación, sería acusado de pasar tiempo en la cárcel para evitar que la desgracia recayera sobre el gobierno japonés. La segunda razón es que el gobierno japonés creía que sería saludable para los hombres tener una liberación sexual y para ello necesitaban mujeres de consuelo. Los soldados participaron en el ejército sin un período de servicio establecido, por lo que se desconocía cuándo podrían regresar con sus novias o esposas. La siguiente justificación para las estaciones de confort fue la prevención de enfermedades venéreas (VD). Se podía extender la propagación de VD entre los soldados, entonces podría extenderse a la población japonesa en general. Para castigar a los soldados, si se descubría que los soldados tenían VD, entonces eran degradados dos rangos en el ejército, lo que disminuía la cantidad de hombres que eran hábiles en los puestos altos y los colocaba con los hombres menos experimentados. Por último, evitaron que otros dirigieran las estaciones de confort que prohibían que los espías se hicieran cargo y revelaran secretos sobre el ejército. El gobierno japonés creó estaciones de confort únicamente para promover su propia posición. La felicidad y la salud de los soldados los mantendrían luchando por la causa del gobierno. Se suponía que las estaciones de confort no eran buenas para las mujeres, claro, solo para el gobierno y sus soldados.

La vida en las estaciones de confort era extremadamente incómoda para las mujeres. Cuando llegaron las mujeres, los propietarios de la estación de confort les dieron nuevos nombres japoneses y las encerraron en una habitación. A menudo, las habitaciones eran extremadamente pequeñas y solo estaban diseñadas para acomodar a una persona acostada. Muchas víctimas se refirieron a las habitaciones como un “cubículo” hech con viejos tablones separadores. A las mujeres rara vez se les permitía salir de las habitaciones, si es que podían hacerlo en alguna oportunidad. Algunas nunca salían de la habitación salvo las veces que los médicos les hacían un examen físico ginecológico. Hay una división entre las formas en que los médicos llegaban y evaluaban su salud. Algunas niñas tenían que ir al hospital local mientras los médicos examinaban a las niñas en masa en las estaciones, lo que era humillante porque a menudo lo hacían a la interperie para que oficiales y proveedores las observaran desnudas. Si las mujeres mostraban algún signo de enfermedad, se les administraba una inyección llamada “No. 606.” Actualmente se desconoce qué había en la inyección, solo que se creía que la inyección erradicaba cualquier enfermedad. Aunque la misma fue útil para curar la enfermedad, dificultaría comer y moverse. Una niña que afirmó que una vez que alguien recibió la inyección, “no podía tocar el agua durante toda una semana”. Las habitaciones eran jaulas para guardar a las mujeres para el entretenimiento de los soldados. La verdadera salud y seguridad de las mujeres nunca fue la principal preocupación. Se les hacían los exámenes físicos porque los propietarios no querían perder el negocio de algún soldado preocupado por no recibir enfermedades sexualmente transmisibles.

El abuso implacable y el castigo en la estación de confort provenían de dos fuentes: los propietarios y los soldados. Los propietarios podían ser hombres y mujeres. El número de soldados que las mujeres tenían que servir variaba de una estación a otra. Cierta niña testificó que el propietario esperaba que ella sirviera al menos diez en un día de pocos visitantes y más de cincuenta diariamente en un sábado o domingo o de lo contrario sería castigada. Otras servían alrededor de treinta hombres todos los días. Los soldados y oficiales harían cola fuera de la sala y esperarían su turno. Con frecuencia, los hombres protestaban con rabia si otro soldado tardaba demasiado. Se esperaba que cada soldado y oficial pagara una tarifa para ingresar a la habitación y hacer lo que quisiera con la mujer. Traían un boleto con el precio escrito que se les entregaba a las mujeres y luego a los dueños de la estación. Los soldados llegaban temprano en la mañana y, a veces, los oficiales se quedaban a pasar la noche con las mujeres de solaz y no se iban hasta la mañana siguiente. En muchos testimonios, las mujeres de solaz afirman que fueron violadas desde el primer minuto que llegaron. Pocos soldados veían a las mujeres como seres humanos. Los trataron como objetos sexuales. En más de una ocasión las mujeres revelaron que fueron violadas por  hombres introduciéndoles una pistola en la boca, en el mejor de ls casos, lo que demuestra el poder que los hombres tenían sobre las mujeres desde el comienzo de sus experiencias como mujeres de solaz. Algunas de las mujeres estaban inconscientes cuando los soldados las violaron por primera vez. Una sobrevivienterelató que se desmayó cuando un oficial “le arrancó la ropa interior con un cuchillo” cuando ella se resistió a su “abrazo”. El útero de una mujer estaba tan hinchado por la sucesión de violacines que la golpearon hasta dejarla en coma durante tres días porque no podía servir a los soldados. En otro caso, un soldado marcó la axila de una mujer de solaz con un hierro candente cuando ella se resistió a sus avances como si fuera una vaca. Vivió con el dolor de la herida durante tres meses. Los soldados lo hicían tanto como advertencia como para divertirse. La vida de las mujeres como mujeres de solaz estaba a merced de los soldados. Algunas mujeres tomaron precauciones en la medida en que se les permitió. Aunque algunas mujeres recibieron preservativos en las habitaciones, a menudo se les acababan o los soldados se negaron a usarlos. Una mujer afirma que lavaba con frecuencia los condones porque no tenían suficiente para servir a treinta o más hombres al día. Los condones no detienen la transmisión de enfermedades cuando se lavan y usan continuamente. Las mujeres aún contraerían y propagarían enfermedades entre los soldados, lo que haría que las mujeres tuvieran que recibir la vacuna ‘No. 606’. El embarazo a menudo resultaba de ser violada unas treinta veces al día. Ocasionalmente, la inyección no funcionaba, lo que resultaba en la extracción forzada de sus úteros debido a la inflamación y la infección. Este procedimiento dejó a numerosas mujeres sin poder tener hijos. Por otro lado, si una mujer quedaba embarazada, los propietarios le daban a la mujer pastillas o el ‘No. 606’ y, en ocasiones, les dejaría estériles por el resto de sus vidas. Las enfermedades y el embarazo impidieron que las mujeres realizaran su trabajo y los condones y las píldoras abortivas solo sirvieron para la comodidad de los soldados. Otro problema en la estación con el que las mujeres tuvieron que lidiar fueron los períodos menstruales y, aunque muchas de las niñas dijeron que comenzaron su ciclo por primera vez durante su tiempo en las estaciones, aún tenían que lidiar con la inconveniencia de los períodos mensuales. En un principio, los propietarios de las estaciones proporcionaban algodón a las mujeres, pero a medida que avanzaba la guerra, el suministro se agotó. Una mujer dijo que ella y otras mujeres en la estación robaron objetos para detener la sangre y a menudo las azotaban por eso. La única preocupación del personal de la estación de confort era detener el embarazo, extirpar úteros y proporcionar productos femeninos improvisados ​​solo para que las mujeres pudieran seguir entreteniendo a los soldados.

Al final de la guerra, las mujeres de solaz se encontraron en un país extranjero con pocos medios para regresar a sus casas y, a veces, tenían miedo de retornar a su ciudad natal. Las mujeres que quedaron viajaron como polizones en botes o vagaron hasta que pudieron encontrar ayuda. Mientras algunas intentaron regresar con sus familias, otras se sintieron demasiado humillados para volver a verlos y buscaron otros lugares para vivir. Cuando se reunían con sus familias, mentían sobre dónde habían estado, generalmente diciendo que trabajaban en una fábrica en Japón. La influencia de la cultura tradicional asiática jugó un papel importante, especialmente cuando consideraron la deshonra y la culpa que podrían traer a su familia. La familia de una mujer, cuando se armó de valor para contar lo que le pasó, dijo que tenía que irse para no “deshonrar a la familia”. Esto causó angustia a las mujeres durante décadas después de la guerra.  Las que volvían, ocultando su pasado, se encontraban con que poco sabían hacer, además de tratar de encontrar formas de sobrevivir, tenían que encontrar trabajos que pudieran proporcionar suficientes ingresos para ayudar a mantener a sus familias y a ellas mismas, a menudo viviendo día a día con lo que pudieran cobrar. Durante este tiempo, mantuvieron su secreto oculto. No fue hasta que aparecieron las primeras mujeres de consuelo que las restantes sintieron que ya no tenían que mantener sus historias en secreto. Algunas mujeres tenían miedo de presentarse, pero con la ayuda de amigos superaron sus miedos y humillaciones. Por otro lado, algunas familias trataron de impedir que las mujeres dieran sus testimonios y se registraran como exmujeres de comfort porque pensaron que traería deshonra a la familia, pero las mujeres aún testificaron. A pesar de todo, las mujeres llevaron sus testimonios a la ojo público y mostró al mundo lo que había estado oculto durante más de cincuenta años. Sus experiencias conmocionaron al planeta; sorprendió a muchos cómo sus historias se mantuvieron en secreto durante tanto tiempo, mientras que muchos otros crímenes de guerra de la Segunda Guerra Mundial se habían discutido durante muchos años.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 16, 2022


 

 

 

11 thoughts on “Mujeres de Comfort”

    • BK
    • posted on February 16, 2022

    Ifeel so so sorry for these woemen
    Bless their hearts…

  1. uygulama kesinlikle gerçek ??

    • Anonymous
    • posted on February 16, 2022

    I am a Chinese girl born in Canada and well it’s bad what the Japanese did to my people in the past but I don’t have anything against the Japanese of today

    • danilo789987
    • posted on February 16, 2022

    Things like that remind me why I don’t believe in god.

    • Analia
    • posted on February 16, 2022

    Historia Espantosa… pobre s mujeres

    • Anonymous
    • posted on February 16, 2022

    I found a movie called “I can speak”, and since that I dig the history of Japan BRUTALITY COMFORT WOMAN. I am mad. I’m so so so mad.. I’m so mad that they treated these grannies so bad. I remember my late grandma, If she’s alive now, she would be in 80’s now, around the victims age. she told me that Japan invoked Malaya for a while, although it was short period of time. but the horror that they made was surreal, all women (even old women) were hid, so that they won’t get rape. Just imagine Korea had to endure under Japanese colonial for 30 years plus. I demand Japanese government to sincerely apologize to the victims. we all around the world demand that. Just admit ! for God sake!!

      • Anonymous
      • posted on February 16, 2022

      Yes, good doc

  2. I’m glad this story has come to light even after so many years I can honestly say I’ve never learned of this tragedy… thankyou ….

  3. Whatever happened is brutal but the point is that whether we have learnt from those faults are not, fanaticism, mob mentality and all should be what people refrain from and adapt rational thinking …

  4. Humanity died …

  5. Let us not forget that not only Koreans, Japanese, Chinese and Southeast Asians, were there, also Dutch became comfort women.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: