Share

🔴

  Por Mick Olsen.

“Un maoísta le hablaba a Perón y se iba convencido de que era maoísta”, fue la primera frase que escuché acerca del líder populista argentino, lo que me llevó a proceder a una investigación sobre su vida e influencia sobre las personas. 

Después de que el General Juan Domingo Perón fuera elegido Presidente de Argentina en 1946, rápidamente se movió para adoptar un Plan de “Nuevo Trato” para Argentina basado en el nacionalismo económico y mejores condiciones de trabajo. La nacionalización de los ferrocarriles de propiedad británica fue quizás la pieza central de sus políticas reformistas. Pero el ferviente orgullo nacional y el esplendor que rodeó la compra fueron rápidamente erosionados por una dolorosa comprensión: el sistema ferroviario argentino era un coloso anticuado y en ruinas que agotó recursos vitales y ayudó a impulsar a la nación y a su gente a la ruina financiera. Antes de ascender a la presidencia en 1946, Juan Perón había sido un funcionario gubernamental de alto rango, muy ocupado en cultivar apoyo para sus planes futuros. Una vez que Perón se convirtió en Secretario de Trabajo y Bienestar Social en 1943, medió en una huelga paralizante de los trabajadores ferroviarios. El acuerdo al que llegó con la Unión Ferroviaria, el sindicato ferroviario más grande, requería aumentos salariales y beneficios, que el sindicato había buscado sin éxito durante más de quince años. La industria tuvo una historia problemática marcada por disputas laborales amargas, incluidas las huelgas en 1917-18. Perón incluso hizo un llamamiento a favor de los aguinaldos. A los ojos del trabajador, Perón era un héroe.

Juan Domingo Perón
Nacimiento 8 de octubre de 1895
Lobos, Partido de Lobos, Buenos Aires, Argentina
Muerte 1 de julio de 1974 (78 años)
Olivos, Partido de Vicente López, Buenos Aires, Argentina
Entierro
Museo Quinta 17 de Octubre
San Vicente, Partido de San Vicente, Buenos Aires, Argentina

Era natural que los trabajadores salieran a apoyar a un hombre que parecía preocuparse por su bienestar. estas acciones representan una estrategia astuta del secretario para crear una “amplia circunscripción popular” del trabajador y el proletariado. Tres años después, Perón se convirtió en presidente de Argentina. A lo largo de los siguientes nueve años en el cargo, lideraría la nación con una visión nacionalista sin precedentes. El enfoque “hacia adentro” de Perón se basó en orientar políticas que promovían una “fuerte evocación de la Argentina indígena”. Sus reformas económicas del “Nuevo Trato” se plasmaron en dos amplios planes quinquenales, el primero aprobado en 1946 y el segundo en 1952. Ambos se basaban en varios principios básicos: propiedad estatal ampliada a través de la nacionalización de los servicios públicos, planificación económica central por parte del estado , e industrialización. Apelando a sus partidarios de base, Perón implementó nuevas leyes laborales que incluyen un salario mínimo, vacaciones pagadas, licencia por enfermedad, pago por discapacidad y derecho a la huelga. En general, su nacionalismo económico puede considerarse “reformista” pero no revolucionario. Los modelos económicos de los predecesores de Perón quedaron prácticamente intactos. La vitrina del nuevo nacionalismo de Perón fue quizás la adquisición y nacionalización del sistema ferroviario británico. En los años que precedieron a la administración de Perón, Argentina había intentado comprar gradualmente las participaciones ferroviarias extranjeras. Para 1946, la nación había logrado asumir la propiedad de una pequeña red de rieles franceses, pero los británicos, a quienes pertenecía la gran mayoría del sistema, se negaron a vender cualquiera de sus intereses. Al principio de su mandato, Perón aceptó un plan que habría aumentado gradualmente los intereses ferroviarios argentinos, pero luego desechó el plan a favor de la compra inmediata. Se reabrieron las negociaciones y la compra finalmente se completó el 1 de marzo de 1947, por un precio asombroso de 600 millones de dólares.

En cualquier caso, Perón había logrado la pieza central de su plan nacionalista. La espectacular compra fue posible gracias a la utilización de los abundantes activos del país. El presidente Perón fue el afortunado benefactor de importantes reservas extranjeras acumuladas durante la Segunda Guerra Mundial. Debido a que Argentina permaneció neutral, sus fábricas no fueron remodeladas para apoyar el esfuerzo bélico y, posteriormente, continuaron produciendo exportaciones que los países en tiempos de guerra ya no podían. Como resultado, la nación acumuló una considerable balanza de comercio exterior, principalmente con Gran Bretaña, que totalizó aproximadamente $1.600 millones de dólares en 1946. Al usar este “tesoro fabuloso” para comprar los rieles, Perón desperdició una “oportunidad de oro” para poner las reservas a buen uso. Mst economista aseveró que “fue un gran error usar estos activos congelados para comprar los ferrocarriles”. o “Perón era un derrochador”. En cuanto a las divisas, “las malgastó”, Además, como se mencionó anteriormente, Perón utilizó el saldo de la reserva para pagar el precio de compra en una sola suma. Este método también fue muy criticado por los observadores, quienes coincidieron en que era “imprudente” que Perón lo hiciera. En cambio, hubiera preferido que los pagos se hicieran a plazos, manteniendo así un saldo de reserva que podría haberse utilizado para los proyectos necesarios. Sin embargo, la audaz nacionalización del ferrocarril de Perón fue muy popular y obtuvo un amplio apoyo para el régimen. La compra fue un logro significativo y espectacular en el cumplimiento de la visión de Perón de ampliar la propiedad estatal. El sistema adquirido representó un asombroso 65% de todos los rieles dentro de Argentina (las secciones restantes eran en su mayoría propiedad de Francia).

jdperon 1
jdperon2
previous arrow
next arrow

Además, el total de activos de propiedad extranjera en la nación se desplomó en un 59 %.15 Los vagones de ferrocarril cubiertos con banderas resoplaban triunfalmente por pueblos y ciudades, despertando el orgullo nacionalista que tanto necesitaban. Pero la pompa y la celebración fueron rápidamente erosionadas por una realización dolorosa, que asestaría un duro golpe a la presidencia de Perón. Argentina tenía en sus manos un sistema ferroviario desmoronado y obsoleto. Más de la mitad del equipo y la maquinaria utilizados en los 30.000 kilómetros de vías eran anteriores a 1914.16 Para 1955, algunos de los trenes se habían deteriorado tanto que circulaban a la mitad de su velocidad normal. Se estimó que se necesitarían $ 1.2 mil millones para reparar adecuadamente el sistema en ruinas (mientras que originalmente solo se pagaron $ 600 millones por el sistema). Pero con las reservas extranjeras desaparecidas, no existía capital disponible para las mejoras necesarias. Seguramente, el brillo y brillo del nuevo nacionalismo de Perón se desvaneció considerablemente por la oxidación de un sistema ferroviario que alguna vez fue impresionante y que ya no está en su gloria debido a la “mala condición” de los rieles, los verdaderos ganadores de [la compra de la nacionalización] fueron los inversores británicos. Él tenía un punto. Entonces, ¿por qué la industria en sí misma no pudo generar suficientes ingresos para satisfacer las necesidades críticas de infraestructura? Los ferrocarriles no eran una “industria productiva”, lo que significa que no crearon nuevos puestos de trabajo y “hicieron poco para estimular el crecimiento económico”. Además, los rieles requerían mucha mano de obra, lo que requería una expansión de una mano de obra ya inflada. Entre 1943 y 1957, el número de empleados aumentó un 60%. Junto con el tráfico de pasajeros estancado, el sistema pronto se convirtió en un cáncer enorme que lentamente drenó la salud económica del país. Perón llenó el personal de compinches leales en lugar de empresarios talentosos que eran capaces de manejar con eficacia el laberinto ferroviario. La mayordomía de Perón no fue más que “política burocrática, ropa de cama e incompetencia. Quizás ni los mejores esfuerzos gerenciales hubieran podido rescatar los decrépitos rieles, pero claramente el presidente erró al permitir que el partidismo y el favoritismo reemplazaran la dirección honesta de la Casa Rosada (palacio presidencial). La desastrosa debacle del ferrocarril es en gran medida indicativa de las políticas económicas fallidas de Perón en su conjunto.

Durante su mandato, Argentina luchó contra una inflación galopante y un déficit vertiginoso. La inflación saltó del 3,6% en 1947 al 15,3% en 1948, y hasta el 23,2% en 1949. En Argentina Desde la Independencia, el dramático aumento en el costo de vida socavó esencialmente los aumentos salariales anteriores de Perón, precisamente la razón por la cual los trabajadores ferroviarios se declararon en huelga en Argentina. 1950. Perón no había hecho tanto por los trabajadores como él pretende haber hecho… Y en cuanto a los salarios, puede que hayan subido, pero los precios han subido aún más rápido, por lo que el trabajador sale perdiendo. Las políticas de Perón “estimularon la inflación y socavaron el crecimiento económico que podría haber sido la ayuda más segura para las clases bajas a largo plazo. Además de la inflación, el creciente déficit se perfilaba como un problema grave y creciente. El enorme aumento del gasto público hizo que la deuda nacional alcanzara los 160 millones de dólares en 1949. Sin duda, el sistema ferroviario solo se sumó a este panorama económico sombrío. De hecho, era un microcosmos de una situación financiera mucho más grande pero igualmente grave. El “talón de Aquiles”, o causa fundamental de los problemas económicos de Perón, fue su política de inversión. Como se mencionó anteriormente, la industrialización era una prioridad importante para la administración. Sin embargo, Perón fue demasiado lejos en este sentido y descuidó en gran medida el sector agrícola. Como resultado, las exportaciones agrícolas disminuyeron, al igual que los ingresos de exportación cruciales. Con la disminución de las ganancias, Perón se vio en apuros para encontrar fondos suficientes para adquirir importaciones (por ejemplo, nueva maquinaria para la industrialización) e invertir en proyectos nacionales. La exhibición dramática del nacionalismo económico del presidente Juan Domingo Perón fue la popularización de la compra y nacionalización de los ferrocarriles de propiedad británica. Pero el movimiento audaz resultó ser un anacronismo costoso en una tierra caracterizada cada vez más por carreteras transnacionales modernas, no por redes ferroviarias colosales. El sistema era un laberinto en ruinas, costoso y mal administrado. El gobierno de Perón fue un desastre. Cargó al país con una legislación social que no podía permitirse y que era puramente demagógica. Malgastó los fondos del gobierno, destruyó la agricultura y no hizo nada por la industria ni por ninguna otra parte de la economía. De hecho, la nacionalización fue indicativa de tales políticas económicas fallidas en su conjunto. La compra desperdició reservas favorables, provocó déficits significativos y resultó ser un cáncer masivo, que lentamente drenó a Argentina de su vitalidad económica.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 24, 2022


 

17 thoughts on “El Perón de los males”

    • cria
    • posted on February 25, 2022

    Peron fue el principio del fin para nosotros

    • Patricio
    • posted on February 24, 2022

    El cáncer peronista, sigue imperturbable a través de más de 75 años, con diferentes ismos, pero la raíz, CORRUPCIÓN Y NEGOCIADOS, sigue intacta, sea el gobierno que sea.

  1. Juan Domingo Perón… el más grande politico lejos pero muy lejos sigue siendo El inolvidable general Perón el presidente más querido por el pueblo argentino Gloria eterna al fundador de la justicia social viva la patria

    • CV
    • posted on February 24, 2022

    Years and years after his death, Argentina’s Juan Peron is still a major force to take that country down.

  2. Пероны сургаал бол сүйрсэн дэлхийн ирээдүй юм

    • Anonymous
    • posted on February 24, 2022

    Che sho soy de Argentina y sho amo a eshos

  3. 23% inflation rate!
    That Argentina a vast country of many resources is an economic basket case is tragic.

    • Kito
    • posted on February 24, 2022

    70 years destroying a country, and don’t they get bored of doing the same thing every year…

  4. Modern economic models failed to explain the prolonged depression that Argentina experienced for more than decades. This might be a good indication that the root cause of the depression might as well be solely from ideology.

  5. Looking into Peron’s specifics in policies, especially social policies, I still can’t help but feel his policies were mostly good but he just went way too far with certain aspects, especially with regulations and nationalization.

  6. Peronism (as other corrupt ideology) teaches you have the right of not working and having all the benefits you can imagine. It happens in every single third world country with ignorant voters

  7. You showed how Peronism works. Corruption and bad ideas.

  8. i feel bad for you Argentines and for us for being destroyed by populist, socialist and corrupt governments, i hope you guys can turn it around… But if you have an actual shot at making a living in a 1st world country id strongly recommend doing that because the horizon for our countries does not look too bright.

      • Claudio Kussman
      • posted on February 24, 2022

      Todo aquel que pueda y tenga la intención de ser un buen ciudadano, cumpliendo con sus obligaciones cívicas e intenciones de trabajar y esforzarse sanamente DEBEN HUIR DE ARGENTINA. Este territorio, en donde se impuso “la viveza criolla” es irrecuperable. Los 3 poderes gubernamentales, sin pudor alguno, son corruptos. Gracias por participar. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

  9. I had no idea that Argentina was once a wealthy country. Just goes to show that proper government is essential.

    • Kat Lardoch 1980
    • posted on February 24, 2022

    Such a fascinating story well covered here. I for one, never knew Juan Peron was such a putz

    • Claudio Kussman
    • posted on February 24, 2022

    …Y de allí en más cada gobierno que siguió fue peor que el anterior, a su vez condimentado por la corrupción. Argentina había comenzado su decadencia que continua hasta nuestros días y seguirá porque la corrupción existente es generalizada e imparable. Excelente nota. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: