Share

💭

  Por Eglee Bishop.

Es esta una actitud responsable de colaboración y participación, importante para las buenas relaciones, la convivencia y las tareas productivas. La acción de obedecer es aquella en la que se acatan normas, órdenes, reglas y comportamientos. Aquellos que creen en la precisión histórica del Libro del Génesis saben que la obediencia es una de las primeras lecciones que se enseñan a la humanidad. Muchos filósofos hacen un balance de la “depravación total”, la doctrina teológica de que toda persona nace en el mundo con la incapacidad de abstenerse del pecado, que fue causado por el pecado original de Adán y Eva. Ya sea que se crea o no la doctrina de la depravación total, desde la incapacidad de Adán y Eva para ser obedientes, la humanidad ha luchado para abstenerse de la desobediencia y el pecado. Al comparar filósofos recientes, como Glenn Tinder, con filósofos de la historia antigua clásica, como Platón y Aristóteles, uno puede ver cómo el argumento a favor de la obediencia tiene similitudes y diferencias que se han producido durante milenios.

Tinder

Al entender la obediencia, especialmente para los propósitos de este ensayo, es importante discernir entre diferentes tipos de obediencia. Lo siguiente debería servir como un examen sobre la obediencia en lo que respecta al gobierno y sus ciudadanos, no, como se refiere Aristóteles en Política, como la obediencia entre el amo y el esclavo.

Aristóteles, Platón y Tinder están todos de acuerdo en que los gobernantes (o un cuerpo gobernante) son necesarios para el mejoramiento del estado y la prosperidad de sus ciudadanos. Platón creía en la aristocracia, el gobierno de los mejores. Él creía que los líderes debían ser sabios y estar capacitados para administrar correctamente un estado. Además, creía que la mejor forma de gobierno era la timocracia, y que la oligarquía, la democracia y la tiranía conducirían al “desorden de un estado”, un estado lleno de desobediencia.

Aristóteles creía en el gobierno soberano; sin embargo, creía en un “gobierno del rey según la ley sobre sujetos voluntarios”. No estaba de acuerdo con el estado de timocracia de Platón, pero sí estaba de acuerdo en que la democracia y la tiranía no eran adecuadas para el crecimiento de un estado. Aristóteles creía que la creación de buenas leyes y un sistema de justicia efectivo eran esenciales para la armonía entre un monarca y sus ciudadanos. Además, creía que no solo era la línea de realeza la forma en que se decidían los reyes, sino que creía que los reyes que operaban dentro de las leyes eran los que tenían más éxito y estaban dispuestos a tener ciudadanos obedientes.

Si bien Tinder descarta el derecho divino del rey como “absurdo”, sí cree que un cuerpo gobernante, que represente la voluntad general, sería el más exitoso. Él cree en la teoría de que “un gobierno puede reclamar legítimamente obediencia solo cuando sus órdenes representan el interés verdadero y último de todo el pueblo”.

Un elemento básico tanto de Aristóteles como de Platón es la regla constitucional o contractual. En la Política de Aristóteles, habla de una “regla constitucional”, una regla en la que el gobernante debe aprender obedeciendo, como aprendería los deberes de un general de caballería estando a las órdenes de un general de caballería, o los deberes de un general de infantería estando a las órdenes de un general de infantería, o por haber tenido el mando de una compañía o brigada. Bien se ha dicho que “no puede ser buen comandante el que nunca ha aprendido a obedecer”. No son lo mismo los dos, pero el buen ciudadano debe ser capaz de ambos; debe saber cómo gobernar como un hombre libre y cómo obedecer como un hombre libre: estas son las virtudes de un ciudadano.

Platon

Esto muestra claramente por qué Aristóteles pensaba que la obediencia era importante. No solo esperaba que los ciudadanos obedecieran, sino que también esperaba que el rey lo hiciera.

Platón era un firme creyente de la regla contractual. Él creía que, como producto del estado, al recibir educación y todos los beneficios que el estado tiene para ofrecer, uno debe vivir bajo las reglas y consecuencias del estado. Además, creía que se deben seguir todas las reglas, ya sea que se las considere injustas o no. Un pasaje del Critón de Platón muestra su renuencia a vacilar en su respuesta sobre si obedecer o no.

Después de haberte traído al mundo, haberte nutrido y educado, y haberte dado a ti y a todos los demás ciudadanos una parte de todos los bienes que teníamos para dar, proclamamos y damos el derecho a todo ateniense de que si no como nosotros, cuando haya llegado a la mayoría de edad y haya visto los caminos de la ciudad, y nos haya conocido, puede ir a donde le plazca y llevar consigo sus bienes; y ninguna de nuestras leyes lo prohibirá o interferirá con él. Cualquiera de ustedes que no nos guste a nosotros y la ciudad, y que quiera ir a una colonia oa cualquier otra ciudad, puede ir a donde quiera y llevarse sus bienes. Pero el que tiene experiencia de la manera en que ordenamos la justicia y administramos el Estado, y aún queda, ha hecho un contrato implícito de que hará lo que le mandemos. Y el que nos desobedece está, como afirmamos, tres veces equivocado: primero, porque al desobedecernos está desobedeciendo a sus padres; en segundo lugar, porque somos los autores de su educación; en tercer lugar, porque ha hecho un pacto con nosotros de que obedecerá debidamente nuestras órdenes; y no los obedece ni nos convence de que nuestros mandatos están equivocados; y no se las imponemos con rudeza, sino que le damos la alternativa de obedecernos o convencernos; eso es lo que ofrecemos y él tampoco.


“Quizás en las universidades se habla demasiado de lo “emocionante” que es pensar. Pensar indudablemente tiene sus excitaciones y satisfacciones, pero estos sentimientos no revelan su carácter general, y hay algo muy equivocado en la idea de que deberían. No pensamos para divertirnos sino porque la vida es inquietante y problemática. Pensamos porque estamos obligados a hacerlo. Y mientras que pensar ocasionalmente trae descubrimientos emocionantes, los períodos entre estos descubrimientos probablemente impondrán grandes demandas no solo de las energías del pensador sino también de su paciencia. Al pensar, no deberíamos necesitar decirnos a nosotros mismos que es una experiencia estimulante; debería ser suficiente darnos cuenta de que nos estamos comportando con la seriedad, la racionalidad y la autodisciplina que la situación humana requiere de nosotros”.
—Glenn Tinder

Otra área en la que Platón, Aristóteles y Tinder están de acuerdo es en lo que respecta a la revolución. Aristóteles habló firmemente contra los bribones. Estas eran personas que tenían su propio interés por encima del interés del resto, por lo general interrumpiendo a su gobierno para hacerlo. En Política, Aristóteles describió a estas personas como aquellas que “difunden información contra los ricos hasta que los obligan a unirse (porque un peligro común une incluso a los enemigos más acérrimos), o presentándose en público incitan a la gente contra ellos. Platón deja muy clara su opinión sobre la rebelión y la revolución en Critón. Como se menciona en el extracto antes mencionado de Critón, él cree que los ciudadanos han llegado a “un acuerdo con [su gobierno] de que él… [no] nos convencerá de que nuestras órdenes están equivocadas.

Tinder está en total apoyo a la desobediencia civil; él cree que aquellos que practican la desobediencia civil trabajan para afirmar el principio de la ley consintiendo las penas adjuntas a la desobediencia]. Dicho esto, también define las revoluciones como “un acto extremadamente peligroso y difícil”.

Si bien se ha demostrado, en la sociedad actual, que la desobediencia civil y las revoluciones están trabajando todos los días para afectar el cambio social, implementar la política necesaria y corregir los errores del pasado, hay algo de lo que los filósofos del pasado y del presente del mundo creen que debería ser seguido y presente en la vanguardia de la mente del hombre cuando decide si simplemente obedecer o no. Como Rousseau, ¿está dispuesta la raza humana a aceptar lo que es mejor para la mayoría? Al mirar la regla constitucional y contractual, ¿está el hombre dispuesto a mirar a través de los ojos de Locke, o está basando su decisión de obedecer en la ideología concreta e inquebrantable de Platón?

Aristoteles

Posiblemente, la verdadera pregunta no sea “¿Por qué obedecer?”, sino “¿A quién obedecer?”. Tanto Aristóteles como Platón parecen menos preocupados por obedecer o no, que por a quién obedecer. Tanto en La República de Platón como en La política de Aristóteles, el énfasis estaba en los tipos de gobernantes que un estado debe tener para tener éxito. Ambos filósofos creían que un jefe de gobierno corrupto (o una democracia seleccionada por sus masas imprudentes) fracasaría con seguridad. En las Leyes de Platón, afirmó que si la ley es el amo del gobierno y el gobierno es su esclavo, entonces la situación está llena de promesas y los hombres disfrutan de todas las bendiciones que los dioses derraman sobre un estado. En la Política de Aristóteles, afirmó que “las formas verdaderas de gobierno necesariamente tendrán leyes justas, y las formas pervertidas de gobierno tendrán leyes injustas.

Una respuesta a “¿Por qué obedecer?” no es algo sobre lo que se pueda decidir ahora, y esperar que sea correcto para el resto de la humanidad. Como dijo Tinder, cuando se trata de obediencia y libertades en Occidente, el hombre está razonablemente contento. Pero en algún momento, como la mayoría de las naciones, llegará un momento en que el hombre sienta que obedecer es injusto, y que un levantamiento por los derechos humanos y las libertades valdrá la pena el derramamiento de sangre.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 27, 2022


 

1 thought on “¿Por qué obedecer?”

    • Marco
    • posted on February 27, 2022

    Buena Nota Eglee. Hay que ajustar algunas cosas, pero es excelente.
    Por ejemplo: Platón nunca escribió un libro que se llamase La República, sino Politeia, que no es lo mismo. La República es romana y ajena a Grecia.
    La clave tampoco es la obediencia solamente sino que primero está el libre albedrío, que es la posibilidad de optar. Optar por la esclavitud respecto de personas o cosas y la libertad de ordenarse voluntariamente, de la mejor forma alcanzable a cada uno, al Amor Revelado por el Creador.

    Good Note Eglee. Some things need to be adjusted, but it’s excellent.
    For example: Plato never wrote a book called The Republic, but Politeia, which is not the same. The Republic is Roman and foreign to Greece.
    The key is not only obedience either, but first there is free will, which is the possibility of choosing. To opt for slavery with respect to people or things and the freedom to voluntarily order oneself, in the best possible way for each one, to the Love Revealed by the Creator.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: