Share

📔

  Por Hilda Pedroza-Mulvaney.

Los estadounidenses aprenden en la escuela primaria que la Doctrina Monroe fue un fenómeno único en la historia diplomática de los Estados Unidos. Diseñado por el secretario de Estado John Quincy Adams y el presidente James Monroe en 1823, fue en efecto la forma temprana de Estados Unidos de decir ‘no tocar’ a los forasteros depredadores. América Latina se había deshecho en gran medida del dominio europeo a principios del siglo XIX. Los estadistas estadounidenses querían asegurar estas ganancias. Temían que las potencias europeas intentaran recuperar los imperios perdidos en el Nuevo Mundo, ya sea mediante la conquista o mediante la creación de estados clientes.

Monroe
J. Quincy Adams
G.W. Bush
Trump

Los debates sobre la Doctrina Monroe en los círculos académicos europeos y estadounidenses y en los medios de comunicación se han centrado principalmente en las pasadas Administraciones de George W. Bush y Trump. Aunque ambas Administraciones estaban gobernadas por el Partido Republicano, la política exterior a menudo entraba en conflicto. En el mundo anglosajón la mayoría de las discusiones sobre la Doctrina Monroe durante la era de estos dos Presidentes están relacionadas con América Latina. Los conceptos de política exterior de los ex presidentes Bush y Trump eran muy diferentes: el primero se caracterizaba por el globalismo y quería exportar el sistema político y la ideología estadounidense a todas partes por cualquier medio. Sin embargo, en sus políticas hacia América Latina, ambos la consideraban su esfera de influencia exclusiva: la Administración Bush apoyó a la oposición venezolana para que diera un golpe de Estado que derrocara al presidente Chávez y emprendiera la guerra contra el terrorismo en América Latina contra los países que se oponían a la hegemonía estadounidense. La Administración Trump lo hizo aún más haciendo alarde de la Doctrina Monroe; alentando a la oposición en Venezuela y Bolivia; impulsando un cambio de régimen en Cuba; restringiendo el derecho de México al libre comercio, etc. Lo mismo ocurre con la actual Administración del Partido Demócrata.

Obama
F.D. Roosevelt
Chávez

En 1933, ante el creciente sentimiento antiestadounidense en América Latina, el presidente Franklin Delano Roosevelt anunció una política de buena vecindad para contrarrestar la influencia de Alemania e Italia. Sin embargo, esto no significaba renunciar a su intervención en la región, sino restringirla a métodos no militares y atraer a más aliados regionales en la acción de infiltración pacífica. Asimismo, la llegada al poder de la Administración Obama en 2009 trató de socavar el unilateralismo de Bush. En 2013 el secretario de Estado del presidente Obama, John Kerry, afirmó que la era de la Doctrina Monroe había terminado pero, ante una serie de regímenes de izquierda en América Latina, Estados Unidos se limitó a sustituir los medios subversivos obvios por otros más sutiles: financiar ONGs; comprar a la oposición y manipular las redes sociales, todo ello para librar una guerra informativa, contratar mercenarios y realizar eliminaciones selectivas mediante la acción anticorrupción manipulada por la citada oposición, etc. E incluso continuar con las sanciones económicas contra Cuba.

Durante la campaña electoral, incluso la actual Administración Biden dijo que quería seguir la senda del unilateralismo del Presidente saliente, pero las restricciones políticas internas han limitado los escasos movimientos que realmente lo intentaron, al menos con un ejercicio cosmético. Estados Unidos sigue imponiendo sanciones a Cuba y sigue apoyando a la oposición venezolana y restringiendo los derechos de libre comercio en México. La mencionada dualidad de la Doctrina Monroe en Estados Unidos puede relacionarse con la crítica de Carl Schmitt sobre el doble rasero seguido por Estados Unidos tras la Segunda Guerra Mundial. Para ello, reclutó a los nuevos cómplices de la Guerra Fría, es decir, a los antiguos enemigos, Alemania y Japón, para construir el siglo americano en función antisoviética. Y los antiguos enemigos funcionaron bien.

Schmitt
Biden

La nueva doctrina para tratar con los antiguos enemigos no era más que una transposición de la Doctrina Monroe ampliada, y giraba en torno al derecho de apropiación de las materias primas del mundo, en particular de la energía, mediante guerras de agresión convencionales, apoyadas por la opinión pública estadounidense tradicionalmente reacia a intervenir en guerras por supuestos derechos humanos que encubrían un deseo de hegemonía. No en vano algunos estudiosos afirman que durante la Guerra Fría Alemania y Japón pueden clasificarse como la nueva Doctrina Monroe del universalismo estadounidense, es decir, un desplazamiento  de la OTAN, hasta las fronteras del Pacto de Varsovia, y hacia el este, siendo así una muralla antisoviética en el Extremo Oriente. De ahí la relación entre el desarrollo capitalista y la expansión de la Doctrina Monroe hacia el intervencionismo global.

En Der Begriff des Politischen (El Concepto de lo Político, 1932) Schmitt señaló que la política no está relacionada con los ámbitos de la sociedad, la economía y la cultura. Se trata de un yo paralelo que, alcanzando un cierto grado de intensidad, determina la distinción entre amigos y enemigos, independientemente de la coincidencia de valores éticos, religiosos o económicos. Schmitt no pretende reflexionar fundamentalmente sobre la lógica del capitalismo en sí mismo, sino que critica su manifestación política, que se desarrolló hasta la fase del imperialismo con independencia del contexto cultural en el que nació.

Shek
Li
Wu

Al analizar la política asiática de la Doctrina Monroe de Japón antes de la Segunda Guerra Mundial, podemos inferir el proceso de cambio de la percepción japonesa de la Doctrina Monroe entre las diversas élites políticas y culturales de China. Al principio de la historia contemporánea, que suele fijarse a partir de 1900, el imperio chino se convirtió en una semicolonia dominada por Japón y las potencias occidentales. Desde finales de la dinastía Qing hasta la República de China, desde el almirante Li Hongzhang, desde el ministro de Asuntos Exteriores y primer ministro in pectore, Wu Tingfang, y desde el general Jiang Jieshi [Chiang Kai-shek] en adelante, la conciencia básica de muchas élites políticas era que la integridad territorial de China dependía del equilibrio de poder.

Después de la Primera Guerra Sino-Japonesa (1894-1895), muchos chinos esperaban -o más bien se engañaban- que Japón desempeñaría el papel de contener a las potencias europeas. Por el contrario, especialmente a partir de 1897, la agresión de las potencias europeas en Asia Oriental se intensificó repentinamente. Rusia ocupó Lushunkuo [Port Arthur, 1898; a Japón desde 1904 hasta 1945]; Alemania Qingdao [Tsingtao, 1914], Reino Unido Weihaiwei [1898-1930] y Estados Unidos ya había ampliado su Doctrina Monroe creando la Guerra Hispanoamericana desde cero (1898) y ocupando las Filipinas como ventana a China.

Entre 1904 y 1905, la guerra ruso-japonesa se libró en suelo chino y gran parte de las élites intelectuales chinas se alegraron de la victoria japonesa. Fue en esa situación internacional cuando la vulgata del asianismo japonés – «Asia para los asiáticos», haciéndose eco de la Doctrina Monroe- proporcionó una aparente identidad colectiva temporal entre los dos gigantes asiáticos. Esta situación cambió, ya que la razón principal fue el desequilibrio gradual en el balance de poder de China. Especialmente durante la Primera Guerra Mundial, las potencias europeas -distraídas por el desarrollo de los acontecimientos- redujeron su inversión de recursos, y por tanto de intereses vitales, en China. Como resultado, la influencia de Japón aumentó repentinamente y en enero de 1915 Japón impuso a China las conocidas Veintiuna Demandas. Se trataba de un conjunto de reclamaciones realizadas por el gobierno japonés para obtener privilegios especiales durante la Primera Guerra Mundial y que ampliarían en gran medida el control japonés sobre China. Japón conservaría las antiguas zonas que Alemania había conquistado al comienzo de la guerra en 1914. Se reforzaría en Manchuria y el sur de Mongolia y tendría un papel más importante en los ferrocarriles. Las exigencias más extremas darían a Japón una voz decisiva en los asuntos financieros, policiales y gubernamentales. La última parte de ellas convertiría a China en un protectorado del Sol Naciente, reduciendo así la influencia occidental. Gran Bretaña y Japón mantenían una alianza militar desde 1902 y en 1914 la primera pidió a Japón que entrara en la guerra. China publicó las demandas secretas y apeló a Estados Unidos y Gran Bretaña. En el acuerdo final de 1916, Japón renunció a su petición de protectorado, pero la situación china siguió siendo muy grave.

El Movimiento del Cuatro de Mayo de 1919 fue, en cierta medida, un esfuerzo conjunto antiimperialista realizado por varias facciones en China. Surgió a raíz de las protestas estudiantiles que tuvieron lugar en Pekín ese día. Los estudiantes se reunieron en la plaza de Tiananmen para protestar contra la débil respuesta del gobierno chino a la decisión del Tratado de Versalles de permitir que Japón retuviera territorios en Shandong que habían sido entregados a Alemania tras el asedio de Qingdao en 1914. Las manifestaciones desencadenaron protestas en todo el país y estimularon un auge del nacionalismo chino, un cambio hacia la movilización política lejos de las élites intelectuales y políticas tradicionales. Por tanto, el cambio de actitud de las élites chinas está relacionado principalmente con el crecimiento del poder japonés en China. Antes, Japón era débil; hablaba de una identidad «asiática» y se oponía a la partición de China por las potencias europeas. Pero más tarde se fortaleció y su comportamiento dejó claro que no era fundamentalmente diferente de las potencias europeas. Era la esencia de la «Doctrina Monroe asiática» de Japón.

Qhiao
Mao

Fue el escritor, periodista y filósofo Liang Qichao (1873-1929) quien dio a conocer la Doctrina Monroe a los chinos, además de la visibilidad de la narración de la propaganda estadounidense en el público chino durante la Primera Guerra Mundial. Tras la puesta en marcha de la cooperación entre el CPC y el Guomindang, la Doctrina Monroe se convirtió -en la mayoría de los casos- en un término con una connotación negativa, que significaba entrar en un círculo cerrado y no centrarse en la situación general. En el PCC, la Doctrina Monroe se estudiaba y discutía más bien para ilustrar los asuntos internacionales, y no se trataba dentro del PCC. Al fin y al cabo, la guerra de guerrillas y móvil a través de las fronteras llevada a cabo por el PCC y el Ejército de Liberación Nacional era en sí misma una forma de superar la Doctrina Monroe, propia de los señores de la guerra en sus propios territorios y zonas de influencia. El 6 de octubre de 1958, el presidente Mao redactó la Carta a los compatriotas taiwaneses (firmada entonces por el ministro de Defensa, Peng Dehuai), en la que atacaba la presencia militar estadounidense en el Pacífico Occidental [desde la perspectiva geográfica de China, es decir, el océano Pacífico que bañaba la República Popular China]:

¿Por qué un país del Pacífico Oriental ha venido al Pacífico Occidental? El Pacífico Occidental es el Pacífico Occidental de los pueblos del Pacífico Occidental, al igual que el Pacífico Oriental es el Pacífico Oriental de los pueblos del Pacífico Oriental; esto es de sentido común, y Estados Unidos debería entenderlo. No hay guerra entre la República Popular China y Estados Unidos, por lo que no existe el llamado alto el fuego. Hablar de un alto el fuego donde no hay fuego, ¿no es una simple tontería?» La declaración sólo hacía hincapié en la autonomía regional de la República Popular China en el Pacífico Occidental e indicaba que Estados Unidos no debía interferir en los asuntos de ese mar. Sin embargo, no afirmaba que la República Popular China desempeñara, o debiera desempeñar, un papel importante en ese mar en todo momento.

Después de todo, ya en la primera cooperación entre el PCC y el Guomindang, el presidente Mao sólo usó el término Doctrina Monroe a nivel supranacional. En 1940, en su informe La situación actual y la política del partido, comentó:


“Estados Unidos es la Doctrina Monroe más el cosmopolitismo: «Lo mío es mío, lo tuyo es mío». Estados Unidos no está dispuesto a renunciar a sus intereses en el Atlántico y el Pacífico”

Dado que Estados Unidos se desentiende demasiado, era fácil ofender a otras potencias. Por eso, en aquel momento, la República Popular China podía aprovechar las contradicciones entre los países imperialistas, y la Teoría de los Tres Mundos se preparaba para viajar en esa dirección, es decir, como el último y máximo oponente de la Doctrina Monroe. Hoy en día, los contrastes entre la República Popular China y Estados Unidos en esas aguas no son nada nuevo, sino que deben interpretarse en la historia como choques de visiones geopolíticas opuestas, en las que la primera apela al derecho internacional, mientras que la segunda trata de derribarlo tras la caída de la Unión Soviética.

 

Hilda Pedroza-Mulvaney tiene un curso certificado de grado en Derecho Constitucional e Historia del Desarrollo del Gobierno. Es autora de varios artículos de historia del derecho, así como copresentadora de radio de Into the Hourglass. Nacida en Cuba y criada en Estados Unidos, es una defensora de los animales, una consumidora de incansable M&M y una isleña de corazón, pero sus mayores intereses son su hija y sus tres gatos, con quienes vive en Lakeland, Florida. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 5, 2022


 

14 thoughts on “La Doctrina Monroe y Asia”

  1. Don’t assume China always needs US. Remember, China was used to be rich and regional power until 18th century. The cultural revolution taught China a hard lesson and I believe China is getting to her old glory.

    • ☺ Machine Gun Frankie
    • posted on March 5, 2022

    Vietnam has be a serfdom of China for thousands of years. It had NEVER defeated China through more than 2,o00 years of recorded history.
    Ibn 1979, Vietnam has been annoying China with numerous “excursions” . China sent in an army to teach the Vietnamese how to behave properly towards a big, strong neighbour. It was an unexpectedly costly war. But Vietnam has been taught a lesson.
    Incidentally, Vietnam would have taken much harsher beating and longer suffering if China didn’t help the Vietnamese to fight its invaders.

  2. The American media and education system have done a wonderful job in keeping Americans dumbed down in terms of understanding international politics.

  3. It’s interesting to observe the machination of powerful nations on the lesser, after seeing this, I fervently believe in the 2nd Amendment.

    • Nasty but classy
    • posted on March 5, 2022

    it’s basically saying if u stay away from our affairs (us) we will not interfere w ur affairs (europe)

  4. holy shit that is a smart plan

  5. Llaman a Gran Bretaña y los Estados Unidos de América una potencia mundial angloamericana por una razón.
    Estados Unidos es solo una extensión y un reflejo de Gran Bretaña. Los cuales son similares en sus leyes y costumbres en muchos aspectos. Mientras controla y comparte 3/4 del mundo como fuerza policial. Después de la Primera Guerra Mundial, entonces conocida como la Gran Guerra, Gran Bretaña se volvió menor, mientras que Estados Unidos se volvió más fuerte, por lo tanto, siempre han tenido, desde que se establecieron las 13 colonias británicas, una relación simbiótica, lo que afecta a uno, afectará el otro, y viceversa.

      • Hilda Pedroza
      • posted on March 5, 2022

      En un mundo global, lo que afecta a un pais, afecta a todos.

    • sally booth
    • posted on March 5, 2022

    This helped me soooooooooo much with my essay

      • Hilda Pedroza
      • posted on March 5, 2022

      I am glad I was useful 🙂

    • edward mackey
    • posted on March 5, 2022

    I think on a meta level security in the region from China could be a good thing. They definitely aren’t huge on western models of society though (c.f Hong Kong) so it would be interesting to see what it looks like. Considering they have been dominant in the region for 6000 years I doubt it would come as a shock to Asia. I would argue though that a Monroe of China in the region would be a challenge of honor and pride to Japan’s strength, so would it include influence over Japan or would Japan (do you think) try to shake itself free and remain distinct

      • Hilda Pedroza
      • posted on March 5, 2022

      I think you are totally right about Japan

    • Bizancio
    • posted on March 5, 2022

    Buena nota. Hay que recordar que a Estados Unidos el apoyo al Reino Unido le costó el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca). El Reino Unido usó las armas destinadas a la OTAN, además de recibir combustible, datos, información satelital, Misiles AIM 9 Sidewinder, aviones Sea-Harrier que había comprado Estados Unidos y devolvió, el superpetrolero Hércules de 325.000 toneladas de desplazamiento, que llevaba combustible a la flota y terminó hundido y mucho más.

    1. Gracias, Bizancio. Tu acotación es muy buena y crucial.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: