Share

🛍

   Por Vivian Ward.

La adicción a las compras o compra compulsiva se caracteriza básicamente por un deseo incontrolable de realizar compras cuando realmente no hay necesidad de las mismas. Oniomanía es el término técnico que se usa para describir la adicción a las compras. Los adictos a las compras son personas obsesionadas con comprar cosas, aunque realmente no las necesiten. Inicialmente, la adicción a las compras solo se refería a la compulsión incontrolada de comprar ropa, aparatos, muebles, etc. Hoy, gracias a Internet, podemos obsesionarnos con cualquier cosa, incluida la educación, los viajes, los servicios, los consejos, los anuncios y mucho más.

Como dicen los científicos, tal actividad se debe a la necesidad de algo más o para compensar el “vacío interior”. Eso significa que los adictos a las compras tratan de cubrir sus problemas existentes con cosas nuevas. Esta categoría de personas también incluye a los adictos al chocolate, como se autodenominan cariñosamente, que consumen dulces (chocolates, helados, etc.) en grandes cantidades para combatir la depresión. Las personas con abundantes recursos financieros a su disposición, usan las compras como un medio para mantener a raya el estrés, permitiéndose exorbitantemente un estilo de vida lujoso, desde comprar joyas caras, relojes caros, dispositivos modernos hasta cosas de mal gusto innecesarias.

Acalorados debates en los círculos intelectuales sobre si considerar la adicción a las compras como una enfermedad o no. Según los investigadores, se ha descubierto que algunas personas compran artículos solo para realizar una compra, incluso si realmente no los necesitan. Y luego, hay ciertos tipos de adictos a las compras que tienden a comprar artículos peculiares. Estoy seguro de que todos pueden relacionarse con tener un cierto amigo que no puede abstenerse de comprar zapatos nuevos o lencería cuando pasa por el escaparate de una tienda a pesar de tener innumerables de los mismos.

En este mundo moderno, ir de compras es un pasatiempo, un pasatiempo para muchos y, a menudo, funciona como un destructor del estrés. A las personas apasionadas por el surf les puede resultar difícil dejar de gastar dinero en equipos, entrenamiento, viajes, etc. Cuando un artista crea una obra maestra, tiene que comprar todos los materiales necesarios para hacer realidad su idea. Esas compras son esenciales y les da satisfacción porque es parte de su afición o trabajo. Es posible que un lector ávido no pueda resistir la tentación de pedir un libro recién publicado. Tal compulsividad se desencadena por la necesidad de saber, comprender y hacer algo que valga la pena. Sin embargo, la adicción a las compras tiene un aspecto completamente diferente: se desperdicia gran parte del esfuerzo, el tiempo y el dinero. Si una persona ya tiene 50 pares de zapatos, ¿por qué necesitaría más cuando solo puede usar un par de zapatos a la vez?

Los adictos a las compras suelen afirmar que han comprado algo como un regalo para sí mismos, es decir, para premiarse por un trabajo bien hecho. En este punto, podemos decir que solo un buen aspecto de la adicción a las compras es el incentivo para ganar más. En consecuencia, es un estímulo para que alguien persiga sueños más grandes. Dicho esto, en la mayoría de los casos, los adictos a las compras terminan endeudados hasta el cuello. Piense en las situaciones de las comedias de situación y las películas en las que los simpatizantes aconsejan a las mujeres jóvenes que se deshagan de sus tarjetas de crédito para superar la necesidad de comprar sin cesar.

Hay otra excusa popular a la que recurren los adictos a las compras, que necesitan algo para combinar con otra cosa. Estas personas son tan particulares que cada atuendo requiere cierto tipo de zapatos, accesorios o incluso el más mínimo detalle. Se necesitan compras interminables para crear el atuendo perfecto para el evento en particular. Para superar la adicción a las compras, es crucial encontrar un equilibrio entre lo que realmente necesita y lo que no necesita. Con la mitad del mundo sufriendo pobreza extrema y hambre, la adicción a las compras no es realmente una virtud para poseer.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 7, 2022


 

3 thoughts on “El Comprador Compulsivo”

    • Alicia Suchini
    • posted on March 8, 2022

    EN ARGENTINA LOS POOLITICOS SON ADICTOS A LAS COMPRAS PRINCIPALMENTE DE DOLARES Y LUJOSAS PROPIEDADES

    • Susana
    • posted on March 7, 2022

    me gusta comprar cosas pero no puedo hacerlo seguido por que mi situacion economica no me lo permite

    • Claudio Kussman
    • posted on March 7, 2022

    Años atrás en EEUU cuando los mall estaban de moda, conocí gente que todos los días salían a recorrer y comprar. Así llenaban el garaje y cuando este estaba abarrotado, sacaban todo a la calle y vendían, inclusive prendas que nunca habían utilizado y tenían las etiquetas colgando, o estaban en sus cajas sin abrir. Luego, volvían a las compras, una y otra vez. Era realmente increíble. CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: