Share

🔨

  Por José Luis Milia. 

A modo de prólogo es menester aclarar algunas cosas: primero, la gente común que hoy se duele por la guerra en Ucrania, no es hipócrita ni, menos aún, miente a sabiendas. Lo segundo, que es imposible absolver- desde el punto de vista humano, el geopolítico es otra cosa- a Vladimir Putin y tercero, que a los medios les gusta usar, y lo hacen con éxito, su maniqueísmo como base de una hipocresía conceptual. 

A partir de medias verdades, nos han hecho creer que Ucrania es un pobre país a merced de un psicópata cuando- más allá de los desórdenes psiquiátricos de Putin- la realidad es que Ucrania es un peón en un juego de ajedrez donde el único que sabe cómo jugarlo es el zar Vladimir, porque los “lideres” occidentales son o improvisados o cobardes. 

A caballo de repetidas y lloriqueantes menciones, fotos y videos de muertos, desplazados, hospitales bombardeados, jardines de infantes destruidos, etc., hechos perversos comunes a cualquier guerra, nos han vendido la idea que Europa, y el mundo, eran, desde hace más de veinte años, idílicos jardines al que la ambición del zar- esa que trabaja cuando el músculo duerme- destruyó como a un jarrón de porcelana china. 

Lamento pincharles el globo. Los conflictos armados en el siglo XXI- ocurridos generalmente en Asia y África- son tantos que hasta es difícil contarlos, y son tan sanguinarios o más que el video de un tanque aplastando un auto en una avenida de Mariupol o un missil impactando en el piso 21 de un edificio de departamentos en Kiev. Aunque no sean muchas las fotos o videos que de esos lugares veamos. 

Debemos, al menos por honestidad personal, decirnos la verdad. La realidad es que estos conflictos cuasi ignorados del África profunda o de Asia, no nos preocupaban porque, geográficamente, no ponían en peligro- de manera real o potencial- ni al Hermitage de San Petersburgo, ni al Louvre, ni a la Capilla Sixtina, ni nos impedían hacer un tour por la Toscana, navegar el Danubio desde Passau hasta Bucarest o tirarnos al sol en alguna playa de Ibiza. Pero, ahora, en el este de Europa el escenario es otro, y es aquí donde vemos el relato, que, en toda su miserable pequeñez, nos cuentan los escribas del mester de hipocresía al servicio de los dueños del mundo. 

Solo unos pocos datos nos permiten ver que la vida humana tiene poco valor en este mundo civilizado y que, por comodidad o poca valentía miramos esas muertes de soslayo. Ya no hablamos de los muertos que año a año el aborto provee para llegar a dimensiones de genocidio, ¿pero hay algo más infame que la muerte de un nonato indefenso?, creo que no, pero como es políticamente incorrecto estar en contra del aborto, nuestros “lideres” cierran la boca. No obstante, es bueno tener conocimientos de esas guerras que ignoramos. Por ejemplo, la segunda guerra civil sudanesa terminó en 2005; aproximadamente 1,9 millones de civiles fueron asesinados en el sur cristiano y más de cuatro millones fueron desplazados de sus casas. 

El 23 de febrero de 2003, dio comienzo el conflicto de Darfur que rápidamente derivó en un genocidio feroz. Es creíble la cifra de 400.000 víctimas dada por la ONG Coalición para la Justicia Internacional. Se cree que más de dos millones de personas se han visto desplazadas de sus hogares a causa del conflicto. 

La guerra civil Siria- obra maestra de Obama y su cuento de la primavera árabe- lleva 10 años, 11 meses y 25 días. Al 31/12/2019 habían muerto 380.000 personas de las cuales 107.000 eran civiles entre los que se contaban 20.000 niños y 13.000 mujeres.  Las causas de muerte fueron los combates y el hambre, pero también la persecución religiosa, ya que los cristianos sirios eran el blanco de los gubernamentales que los acusaban de ser espías de Israel y de los rebeldes que habían dejado en manos de Isis la limpieza religiosa de Siria. Los desplazados de sus hogares totalizan, hoy, 5,3 millones de personas. Para ellos no hay fronteras amigas ni comida caliente en el recibimiento, su futuro es vegetar mal que mal en campamentos inmundos mientras los burócratas de la ACNUR nos piden limosnas con el cuento de los refugiados. 

Podríamos seguir llenando hojas con guerras y matanzas que han sucedido a partir del inicio de este siglo, a las que poca atención les hemos prestado. No creo que nos duelan más los muertos de hoy por ser europeos que los sirios, libios, sudaneses et als, asesinados o desplazados, lo que pasa es que a quienes manejan los hilos de estos trágicos sainetes, es probable que estos últimos, poco le hayan importado como para contarnos sus vidas. 

En verdad, con John Donne nadie aprendió nada. Al fin y al cabo, la respuesta de él a su pregunta: ¿por quién doblan las campanas? – “any mans death diminishes me, because I am involved in Mankinde…”- fue casi contemporánea de la tortura y muerte por descuartizamiento, de los jesuitas Alexander Bryant y Edmund Campion, en la civilizada Inglaterra.   

El Recadito, 7 de marzo de 2022

JOSE LUIS MILIA

Non nobis, Domine, non nobis. Sed Nomini tuo da gloriam.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 9, 2022


 

4 thoughts on “MESTER DE HIPOCRESIA ”

    • Martin
    • posted on March 9, 2022

    Hoy EEUU, como en la era Obama, dejó de mirar a su principal rival de este siglo, China (ya su vez todo el Este como Taiwán y Corea del Norte), para centrarse en el odio demócrata a Putin. Aca las consecuencias.
    Europa, USA y todo Occidente enfocada en políticas Globalistas de agenda 2030 (control poblacional global, cambio climático, ecologismo radical, inmigracionismo, aborto, lobby Lgbt) descuidó la geopolítica y los movimientos de Rusia y China, el enemigo del siglo 21.

    Hace 20 años desde la época del bombardeo de Clinton, Blair y la OTAN a Yugoslavia (que quedó en ruinas), la OTAN sabe que Rusia pidió no más países al este, OTAN misma lo prometió en los 90.

    https://www.google.com/amp/s/www.infobae.com/america/wapo/2022/02/25/como-termina-la-crisis-ucraniana/%3foutputType=amp-type

    • Susana
    • posted on March 9, 2022

    con los kk estamos acomodados con los rusitos que son buena gentee y nos van a dar plata para seguir despiulfarrando yt afanando

    • Patricio
    • posted on March 9, 2022

    Los medios de difusión nos han mostrado: bombardeo ruso, sacado de un vídeo juego. Despedida de una familia, que en realidad, huía del ataque ucraniano. Tanque ruso que resultó ucraniano, aplastando a un ciudadano en su auto (hay vídeo) Pero la Unión Europea, prohíbe Russia Today y Spútnik porque manipulan la información.
    Kennedy y Putin

    En octubre de 1962 se produjo la llamada “Crisis de los Misiles”, cuando Estados Unidos estuvo a punto de desatar un conflicto mundial porque Rusia iba a instalar unos misiles en Cuba.
    Es exactamente lo mismo que hace ahora Rusia, defenderse de que la OTAN llegue hasta sus puertas e instale bases militares nucleares junto a sus fronteras.
    Entonces crearon el famoso teléfono Rojo para tener conexión directa entre los presidentes ruso y estadounidense.
    Solo dos veces en la historia se llegó al estado de alarma llamado DEFCON 2 por la inminencia de una guerra nuclear en el marco de la guerra fría entre esas dos potencias.
    En abril de 1961, el presidente Kennedy intento invadir Cuba, poco de habla de esto y hace sólo 60 años.
    La mayoría de los jóvenes no saben nada de esto, para ellos todo en nuevo, menos lo que ven en series de conquista de América y Alemania nazi mal contadas.
    En aquel momento todos los que ahora se rasgan las vestiduras con la entrada de Rusia a Ucrania, vieron lógico que EE. UU, no le hiciera gracia tener misiles a pocos kilómetros de su frontera sur.
    Llevan años diciéndolo y hubo acuerdos que así lo aseguraron, se firmaron y estaban a punto de incumplirse por parte de occidente. Rusia lo denunció muchas veces pero no salió en los noticieros.
    Ignorar esto en los análisis sesudos de los expertos comprados de las TVs, es extremadamente malicioso y priva al ciudadano de un debate serio igual que han hecho con el Coronavirus.
    Con esta historia infantil del malo maloso Putin y los buenos “europedos” y norteamericanos, una vez más nos engañan.
    Las mismas cosas, invadir o no querer misiles a sus puertas, son buenas si las hacen unos, e intolerables si las hacen otros.
    Después EE. UU. Invadió cuantos países quiso o lo intentó como Corea o Vietnam, pero da igual, porque después lo blanquearon haciendo magníficas películas de arrepentimiento, con soldados valientes aunque equivocados que sufren síndromes post traumáticos porque en el fondo son sensibles y humanos.
    Los setenta vietnamitas que mató cada uno, que se fastidien, no salen en las películas.
    Y así nos va con esta falta de criterio aumentado por un periodismo prostituido en el cual las redacciones y platós, son casas de lenocinio informativo cuyo fin es que la población mundial tenga explicaciones sencillas pero completamente equivocadas a cualquier cosa que pase en el mundo.
    Así no hace falta estudiar, ni leer, ni investigar, ni contrastar……basta con encender las TVs del NOM y todo marcha.

    Fernando López Mirones
    Biólogo y Divulgador Científico

    • Claudio Kussman
    • posted on March 9, 2022

    La hipocresía que es tan natural en el ser humano, por supuesto existe y en demasía. Doy fe de ello. En el caso de Ucrania la diferencia está en lo peligroso que es Putin y en la ausencia de estadistas y verdaderos líderes para el manejo de crisis que en la actualidad hay en occidente, lo cual es fácilmente percibidos por la mayoría de la gente . Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: