Share

🎞

 

William McChord Hurt, quien murió el domingo a los 71 años, tenía un aspecto y un aura que parecía, al principio, encajar demasiado bien en la concepción de Hollywood de lo que debería ser una estrella de cine. Alto y de hombros anchos, con una mata sedosa de cabello color trigo, sus hermosos rasgos realzados por una barbilla hendida y una mirada lejana, era, a primera vista, la quintaesencia del anticuado ideal de hombre WASP. (En retrospectiva, parecía un Jon Hamm rubio.) En las películas, este tipo de persona generalmente se presentaba como un modelo de rectitud, un “tipo fuerte y silencioso”. Pero no había nada silencioso sobre William Hurt. La primera vez que el público se encontró con él, estaba flotando en un tanque de privación sensorial en el psicodrama loco de cabeza ácida “Estados alterados” (1980), y en el momento en que salió de ese tanque, se llenó de las visiones que había visto. , no podía dejar de parlotear sobre ellos.

“Estados alterados” tenía una historia de fondo notoria que se tradujo en la pantalla de una manera especial. El director, el extravagante estilo británico Ken Russell (“The Music Lovers”), y el guionista, el virtuoso de la verbosidad estadounidense Paddy Chayefsky (“Network”), eran temperamentales opuestos que no se soportaban. Russell decidió poner en escena toda la película haciendo que los actores recorrieran el diálogo a la velocidad del rayo. Y Hurt demostró ser especialmente adecuado para la tarea. En “Estados alterados”, hubo momentos en los que parecía casi poseído, lanzando líneas como: “Siempre me han interesado las experiencias interiores, especialmente la experiencia religiosa… Trabajé con monos durante dos años, pero los monos no pueden decir nada”. lo que está pasando dentro de su conciencia. Necesitas seres humanos para eso”.

Sí, y Hurt, con todo el estoicismo de su fachada, era el tipo de ser humano que iba a contarte todo sobre sus experiencias interiores. Era un hablador, un bromista, un comunicador ansiosamente compulsivo. Tenía una intensidad cerebral especial y, a pesar de toda su belleza de niño perdido, su cualidad más memorable probablemente fue su voz. Siempre fue un nivel más alto de lo que esperabas, con un toque de un gemido espinoso que sonaba, a veces, como el tono monótono de un hipnotizador. Tenía el fervor de alguien que parecía estar conteniendo la respiración hasta que llegaba al final de una oración.

Un ícono cliché de Hollywood podría mantener sus emociones bajo control, pero Hurt, en su singular período de estrella de cine durante la década de 1980, mostró sus sentimientos en el exterior. Las palabras parecían brotar de él, casi a pesar de sí mismo, y esa es la clave de lo que el público respondió en él. “Altered States” lo puso en el mapa, pero fue “Body Heat”, estrenada en 1981, la que consolidó a Hurt como protagonista. La primera película de Lawrence Kasdan fue una nueva versión de “Double Indemnity” y, a diferencia de tantas películas negras modernas que son demasiado educadas para su propio bien, esta tomó una mujer fatal de los años 40 (interpretada con un magnetismo erótico ronco por Kathleen Turner) y parecía transportar ella a través del tiempo. Ned Racine, de Hurt, era un perdedor contemporáneo: un abogado de Florida de poca monta que vuelve a la vida en estado de shock al enamorarse de esta tentadora salida de un sueño de película antigua. El dolor lo convertía en un tonto neurótico, pero él, en comunión con ella, era sexy. Eso selló el trato de su estrellato.

Y, sin embargo, Hurt, con su experiencia en el teatro (en los años 70, había asistido a Juilliard y ganó un premio Obie), no necesariamente confiaba en ese lado del estrellato. Estados Unidos, en ese entonces, tenía una cultura menos taquillera que la que tenemos ahora, y Hurt no dirigió su carrera como alguien que estaba feliz de ser la próxima gran cosa. Dirigió su carrera como alguien que anhelaba ser un actor de carácter en el cuerpo de una estrella de cine.

Interpretó a un detective ruso en “Gorky Park”. Interpretó a un cínico narrador de la verdad en “The Big Chill”, una píldora venenosa de un veterano de Vietnam que adormece su dolor con drogas recreativas y va a aclarar a sus compañeros boomers sobre la poca relevancia que tienen sus ideales en el mundo real. Y luego, habiendo establecido que él era un actor de actor en cada centímetro, Hurt abrazó lo que resultaría ser el papel de su vida: en “El beso de la mujer araña” de Héctor Babenco. Aunque la ironía que impulsó su actuación es que estuvo, se podría argumentar, casi espectacularmente mal interpretado.

Interpretó a Molina, una reina gay del cine brasileño que compartió una celda de prisión, en el apogeo de la dictadura militar del país, con un furioso revolucionario de izquierda interpretado por Raúl Julia. Fue, en efecto, una película de amigos de cine de arte ambientada principalmente en la miseria de esa celda, y los dos actores desarrollaron una relación que dejó al público emocionado y conmovido. Pero fue la actuación de Hurt como Molina, de alma blanda, esbelta y con la cabeza en las nubes, lo que atrajo la película. En el verano de 1985, vi “El beso de la mujer araña” en Nueva York durante su estreno, y sigue siendo la fila de películas más larga en la que me paré (serpeaba alrededor de casi cuatro cuadras). La novedad de ver a un actor como Hurt interpretar a alguien tan “exótico” fue todopoderosa. Y lo milagroso de su actuación es que Hurt usó su reticencia cerebral y acerada, esa monótona fascinación, para interpretar a Molina como un buscador de placer tranquilo que anhelaba la vida de libertad que no podía tener, porque su sociedad se la había negado. él. Fue una actuación innovadora, la primera de tres seguidas que le dieron a Hurt una nominación al Oscar. Y ganó, porque nadie ese año pudo tocar el ardor de su transformación.

Hurt estaba en racha; como actor, era dueño de los años 80. Su actuación en “Children of a Lesser God”, como la persona oyente que está desesperada por que su pareja, interpretada por Marlee Matlin, “aprenda mi idioma” tenía un tono casi musical. Hurt convirtió su uso de ASL en una extensión de su intensidad verbal natural. Se había convertido en un actor milagrosamente expresivo. Y esto le permitió, en “Broadcast News”, interpretar a un presentador de noticias de televisión un poco grueso, un papel basado precisamente en el tipo de presencia de Ken-doll que Hurt ya había trascendido, al deconstruir astutamente al personaje. Su Tom era una presencia romántica que también era un poco un autómata, hasta la famosa escena en la que se lanza a llorar ante la cámara.

Hurt dio una actuación más que coronó su década clásica, aunque no sucedió hasta 1991, cuando protagonizó “The Doctor”, interpretando a un cirujano que tiene que superar la distancia clínica que ha acumulado durante años cuando se enfrenta a su propia diagnóstico de cáncer de garganta. Fue una actuación completamente viva. Pero cada actor, al menos en Hollywood, tiene su momento, y el de Hurt ya había pasado. En los años 90, pareció desvanecerse del paisaje. Probablemente podría haber encontrado un lugar en la nueva cultura de la franquicia, pero su única aventura simbólica, “Perdidos en el espacio”, es una película en la que su talento se desperdició.

Sin embargo, siguió apareciendo, moviéndose con éxito a la pantalla chica (especialmente en la serie de suspenso legal “Damages”) y actuando en una película más importante que le valió una nominación al Oscar: su actuación abrasadora como un jefe criminal en “A History of Violence” de David Cronenberg (2005). Es una actuación desafiantemente excéntrica, y solo estuvo en pantalla durante unos 10 minutos. Sin embargo, Hurt, ahora calvo, con una barba que lo hace parecer amish y un acento que suena a medio camino del yiddish, dota a este monstruo familiar de un obsceno ceño fruncido de odio que llevó la película a otro nivel de oscuridad. La actuación, como siempre, pareció salirse de él. Incluso como gángster, llevaba su crueldad en la manga.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 14, 2022


 

2 thoughts on “Hurt”

    • Claudio Kussman y familia
    • posted on March 14, 2022

    Descanso eterno a este gran actor y nuestro acompañamiento en el dolor a sus seres queridos. CLAUDIO KUSSMAN Y FAMILIA

    • Vivian Perry
    • posted on March 14, 2022

    He was one of the best of the best

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: