Share

 

  Por Mick Olsen.

Todo lleva a pensar a que el sistema mediático ruso es pura propaganda que provee de certezas emocionales a los ciudadanos rusos, aunque por desgracia no es fácil comprobarlo porque ya no se puede observar a los canales rusos.

El 26 de febrero, solo dos días después de iniciada la guerra, la agencia de noticias estatal rusa RIA Novosti publicó un artículo de opinión titulado “La llegada de Rusia y del Nuevo Mundo”. Su autor, sin asomo de ironía, elogia al presidente ruso Vladimir Putin por la oportuna “solución de la cuestión ucraniana”. Unas horas más tarde, el artículo fue eliminado y ahora solo está disponible en archivos de internet. No está claro por qué se eliminó, ya sea por su incómoda proximidad al léxico de asesinatos masivos sistemáticos o porque describía un plan para desmantelar el estado ucraniano después de que una invasión exitosa se presentara como un hecho consumado cuando, en realidad, las fuerzas rusas estaban siendo vapuleadas.

Pero este artículo de opinión no fue una casualidad ni un descuido del editor. El odio de Putin por la existencia de Ucrania como estado soberano es bien conocido: según los informes, se quejó de que “Ucrania ni siquiera es un país real”. La misma convicción es evidente en sus tratados posteriores y, finalmente, en su bizarro discurso televisado tres días antes de lanzar la guerra. Desde 2014, cuando Rusia anexó Crimea e invadió las regiones orientales de Ucrania, la retórica televisiva ha seguido las señales de Putin y ha sido extremadamente despectiva hacia Ucrania y su liderazgo, pero no tanto hacia los ucranianos comunes como pueblo.

Eso ha cambiado dramáticamente. Desde que se hizo evidente el fracaso del aparente plan de Putin de precipitarse en Kiev, decapitar al gobierno ucraniano e instalar un régimen títere —y le quedó claro que los ucranianos comunes no esperaban ser liberados por Rusia— el lenguaje sobre Ucrania y los ucranianos se ha vuelto mucho más radical y tóxico.

Antes de la invasión y en las primeras semanas de la guerra, Putin y sus medios leales insistieron en que el objetivo de lo que llamaron una “operación especial” era la liberación de los ucranianos que sufrían bajo el yugo de los supuestos usurpadores nazis. La guerra no tenía nada que ver con el pueblo ucraniano, insistieron, porque Rusia estaba luchando contra la OTAN y Occidente, que había socavado a Rusia al apoyar a la “junta nacionalista” de Ucrania.

Pero en Rusia, la idea de que el país vuelve a luchar contra los nazis es un arma retórica de destrucción masiva. La Rusia de Putin deriva gran parte de su legitimidad de reclamar el manto del triunfo decisivo de la Unión Soviética sobre el último mal de Europa del siglo XX. El régimen ha convertido la celebración anual de la capitulación de la Alemania nazi en 1945 en una festividad casi religiosa; comparar a Joseph Stalin con Adolf Hitler es ahora un delito penal. Por lo tanto, el insulto nazi contra Ucrania, repetido sin cesar en los medios rusos, fue bien elegido y ha hecho de la guerra una causa justa para muchos rusos. Es una bendición para los propagandistas rusos que Ucrania tenga una unidad paramilitar que lleva runas estilizadas como insignia y muestra una afinidad por el movimiento independentista ucraniano de la era de la Segunda Guerra Mundial con sus líderes antisemitas y que odian a Rusia. (Los soldados y mercenarios rusos también llevan símbolos nazis, sobre todo Dmitry Utkin, el fundador del notorio Grupo Wagner).

La propaganda aniquiladora del Kremlin está dando a las tropas rusas una conciencia tranquila por matar a civiles ucranianos.

Por supuesto, las afirmaciones rusas de que su ejército está “desnazizando” a Ucrania son un absurdo; Los judíos ucranianos (de los cuales su presidente es uno) están, por supuesto, del lado de su país, y el partido Svoboda de derecha de Ucrania solo obtuvo el 3 por ciento de los votos en las últimas elecciones. Moscú claramente no tiene nada en contra de los puntos de vista abiertamente fascistas en el país o en el extranjero, como lo demuestra su bien documentado apoyo encubierto y abierto a líderes, partidos y movimientos de extrema derecha y ultranacionalistas en Europa y en otros lugares. La propaganda estatal rusa ha despojado durante mucho tiempo la palabra “nazi” de cualquier significado.

Cuando los ucranianos se defendieron ferozmente, apoyaron por completo a su liderazgo supuestamente malvado y no mostraron ningún deseo de ser llamados liberados por Rusia, la propaganda del Kremlin cambió de marcha y entró en modo genocida total.

El 26 de marzo, cuando los rusos estaban siendo expulsados ​​de Kiev pero aún controlaban Bucha, Ucrania, y sus otros suburbios del norte, la editora en jefe de RT, Margarita Simonyan, dijo en otro canal pro-Kremlin que, para su “horror”, una “parte significativa de la nación ucraniana estaba en las garras del frenesí nazi”. Fue una marcada desviación del tropo anterior de una nación cautiva con algunas manzanas nazis en la parte superior. Dmitry Medvedev, una vez presidente liberal de Rusia y ahora vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, enfurece a Ucrania en su canal de Telegram, llamándola una nación “completamente falsa” y “una copia del Tercer Reich” que no merece existir.

Los medios de comunicación propiedad y controlados por el Kremlin, los únicos medios que todavía tienen permitido trabajar, transmiten estos mensajes a millones y millones de rusos. En el programa de entrevistas insignia de Rossia-1, el presentador Vladimir Solovyov dijo: “Vladimir Zelensky es el último presidente de Ucrania porque no habrá Ucrania después de eso”. El público vitoreó.

Un artículo de opinión más reciente de RIA Novosti de Timofey Sergeytsev describe el exterminio planeado de una nación entera de una manera práctica. No solo describe el “ukronazismo” como una amenaza global más peligrosa que Hitler, sino que presenta a gran parte de la nación ucraniana como cómplices y objetivos legítimos del terror. “Una parte importante de las masas populares, que son nazis pasivos, son cómplices del nazismo”, escribe. Las élites de Ucrania “deben ser liquidadas ya que no pueden ser reeducadas y el pantano social que las respalda debe estar sujeto al terror de la guerra y obligado a pagar por sus crímenes”. Después de la guerra, Ucrania debería dividirse en pequeños estados controlados por Rusia, su gente y su cultura rusificadas, y el nombre “Ucrania” borrado del mapa. En resumen, la “desnazificación” de Ucrania ha llegado a significar nada menos que la aniquilación.

No está claro si las tropas rusas que cometen asesinatos y violaciones en masa en las aldeas, pueblos y ciudades ucranianos ocupados realmente leen las diatribas de Medvedev y otros propagandistas. Pero al dejar en claro que una “parte significativa de las masas” son supuestamente nazis y, por lo tanto, el peor enemigo que Rusia podría tener, los propagandistas incitan a aquellos que absorben la retórica a la violencia extrema y los absuelven de cualquier necesidad de sentirse culpables por estos crímenes

A juzgar por lo que los sobrevivientes de las atrocidades de Rusia ahora les dicen a los periodistas, es seguro asumir que las fuerzas rusas han estado expuestas a alguna versión de esta retórica. Los sobrevivientes informan cómo los soldados rusos buscaban “nazis” inexistentes entre los lugareños aterrorizados que afirmaban estar liberando. Incitados por el lenguaje de la aniquilación y el exterminio, los soldados rusos, las tropas de Rosgvardia y los mercenarios se han convertido en verdugos voluntarios de los ucranianos comunes.

La versión de propaganda cada vez más viciosa de la guerra de Rusia parece ser terriblemente efectiva. En numerosos informes, muchas familias ruso-ucranianas están fracturadas, y los parientes rusos simplemente se niegan a creer a sus hijos y hermanos del otro lado de la frontera. En videos distribuidos por los ucranianos, los prisioneros de guerra rusos llaman a casa; sus madres, en lugar de consolarlos, descargan monólogos grotescos sobre laboratorios biológicos ucranianos que supuestamente inventan virus mortales para exterminar a los rusos. Al negar los crímenes de guerra cometidos por su ejército, Rusia ahora repite los puntos de conversación empleados por otros regímenes que luchan en una guerra genocida; durante la Segunda Guerra Mundial, los verdaderos nazis rechazaron los informes extranjeros sobre la matanza masiva de judíos y prisioneros de guerra soviéticos como “propaganda de atrocidades”.

Mucho después de perder la Segunda Guerra Mundial y de que se revelaran los horrores de sus atrocidades, muchos alemanes todavía creen que los enemigos de su país falsificaron el Holocausto. La propaganda aniquiladora del Kremlin les está dando a los comandantes y tropas rusos una conciencia tranquila por matar a civiles ucranianos. Y sus efectos en los rusos probablemente persistirán mucho después de que termine esta guerra.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 14, 2022


 

15 thoughts on “Propaganda Rusa”

  1. Pingback: LAS NOTAS MÁS VISTAS DE LA SEMANA ☺ Abril 23, 2022 - Prisionero en Argentina

  2. Pingback: LO MÁS VISTO ☺ Abril 22, 2022 - Prisionero en Argentina

  3. Pingback: LAS NOTAS MÁS LEÍDAS ☺ Abril 21, 2022 - Prisionero en Argentina

  4. Pingback: LO MÁS VISTO ☺ Abril 20, 2022 - Prisionero en Argentina

  5. Pingback: LO MÁS VISTO ☺ Abril 19, 2022 - Prisionero en Argentina

  6. Pingback: LO MÁS VISTO ☺ Abril 18, 2022 - Prisionero en Argentina

  7. Pingback: LO MÀS VISTO ☺ Abril 17, 2022 - Prisionero en Argentina

    • repo HOMBRE
    • posted on April 14, 2022

    If you followed offshore news for a few years prior you would know what’s going on.

    • Patricio
    • posted on April 13, 2022

    ¡Ahhh! Propaganda Rusa ¿Y de la otra, no hay noticias?

  8. Finge que está luchando contra Hitler, cuando en realidad él es Hitler.

    • Paige
    • posted on April 13, 2022

    He acts like the rest of the world doesn’t have billions of books about how history went down. Putin is insane.

  9. Russian state TV seems to have been watching Fox News and taking notes.

  10. Putin’s military failed almost as bad as Trump’s new social media platform “Truth Social!”

    1. “Truth” in Russian is “Pravda”… which is the same name that the Communists used in the USSR for their newspaper that disseminated lies

  11. “Keep telling them the same thing over and over again and sooner or later they will start believing it”
    —Josef Goebbels.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: