Las consecuencias de una “pequeña” guerra nuclear

Share

💥

Una “pequeña” guerra nuclear mataría o heriría a más de 90 millones de personas en unas pocas horas. Esa es la sorprendente conclusión a la que llegó un equipo de investigadores de la Universidad de Princeton cuando simularon un intercambio de armas nucleares “tácticas” de pequeño rendimiento entre Estados Unidos y Rusia.

El equipo del proyecto de Ciencia y Seguridad Global de Princeton, el 6 de septiembre de 2019, publicó un video de la simulación, con pequeños misiles que se arquean sobre mapas continentales y explosiones punzantes que borran ciudades y países a medida que aumenta el número de cadáveres.

El video subraya lo que los expertos han estado diciendo durante años. Realmente no existe tal cosa como una pequeña guerra nuclear. Cualquier uso de armas atómicas en tiempo de guerra sería catastrófico, incluso el fin de la civilización.

El equipo de Ciencia y Seguridad Global desarrolló la simulación para representar lo que describió como “una guerra en aumento plausible entre los Estados Unidos y Rusia utilizando posturas, objetivos y estimaciones de fatalidad de la fuerza nuclear realistas. Se estima que habría más de 90 millones de muertos y heridos en las primeras horas del conflicto”.

La simulación de Princeton se basa en parte en NUKEMAP, un simulador de ataque atómico en línea que desarrolló el historiador Alex Wellerstein. “Vivimos en un mundo donde los problemas de las armas nucleares están en las portadas de nuestros periódicos de forma regular, pero la mayoría de la gente todavía tiene una idea muy mala de lo que realmente puede hacer una explosión de un arma nuclear”, explicó Wellerstein.

“Este proyecto está motivado por la necesidad de resaltar las consecuencias potencialmente catastróficas de los planes actuales de guerra nuclear de Estados Unidos y Rusia”, afirmó el equipo de Princeton.

“El riesgo de una guerra nuclear ha aumentado dramáticamente en los últimos dos años, ya que Estados Unidos y Rusia abandonaron tratados de control de armas nucleares de larga data, comenzaron a desarrollar nuevos tipos de armas nucleares y ampliaron las circunstancias en las que podrían usar armas nucleares. ”

Como parte de la escalada estratégica más amplia entre los dos países, los Estados Unidos bajo Pres. Donald Trump se ha movido para adquirir nuevas armas nucleares de menor rendimiento, y ha comenzado a escribir una doctrina para emplearlas incluso en los casos en que la amenaza no es nuclear.

Esta es una mala idea, explicó Deverrick Holmes para el Centro para el Control de Armas y la No Proliferación en Washington, D.C. “Adoptar el concepto de una guerra nuclear limitada es una locura en su mayor grado, y nos engañamos a nosotros mismos si pensamos en usar armas nucleares de bajo rendimiento”. las armas ayudarán de alguna manera a detener la escalada hacia la destrucción total”.

“Ya sabemos esto”, agregó Holmes, “hemos probado la propuesta antes”.

En 1982, la administración Reagan organizó un juego de guerra conocido como “Proud Prophet” en el que participaron oficiales de defensa de alto nivel. Durante el ejercicio, que duró dos semanas, Estados Unidos quería probar la teoría del ataque nuclear limitado. Lo que encontraron fue que la Unión Soviética percibió incluso un ataque nuclear de bajo rendimiento como un ataque y respondió con una salva masiva de misiles.

“El resultado fue una catástrofe”, dijo Paul Bracken, politólogo y asesor del Departamento de Defensa. “Medio billón de seres humanos murieron en los intercambios iniciales y al menos muchos más habrían muerto a causa de la radiación y el hambre. La OTAN se había ido. También lo fue buena parte de Europa, Estados Unidos y la Unión Soviética. La mayor parte del hemisferio norte sería inhabitable durante décadas”.

Después de Proud Prophet, la retórica y las políticas que surgieron de la administración Reagan cambiaron drásticamente. Bracken escribe: “Lanzamiento de advertencia, escalada horizontal, uso temprano de armas nucleares, intercambios nucleares de ojo por ojo  — estos fueron desterrados conceptual y retóricamente”. El ejercicio sacó a la luz las fallas inherentes del uso de armas nucleares para mantener la estabilidad, y la administración Reagan dejó de trabajar para responder a la escalada nuclear y, en cambio, se centró en reducir los riesgos por completo.

La administración Reagan contempló los horrores simulados de una guerra nuclear simulada e hizo un esfuerzo por cambiar sus políticas para minimizar la posibilidad de cualquier intercambio atómico.

No está claro que las nuevas administraciones tengan un cambio de opinión similar, incluso cuando se enfrenten a una descripción de una guerra nuclear “pequeña” que mata a 90 millones de personas en un instante virtual.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 19, 2022


 

5 thoughts on “Las consecuencias de una “pequeña” guerra nuclear”

  1. We used to hide under the desk, at school. I guess I have to buy a desk and I will be safe LOL 🙂

  2. This century will determine the fate of humanity.

    • Pequeño Saltamontes
    • posted on April 19, 2022

    Así que seguimos esperando la parte en la que nos muestra cómo sería una guerra nuclear de verdad

    • Patricio
    • posted on April 19, 2022

    El miedo debe continuar. Ahora es con una supuesta Guerra Nuclear.

    • MR
    • posted on April 19, 2022

    What’s more insane than a nuclear exchange? The number of people who think there would be a winner.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: