Share

🔪

  Por Maren Berkjo.

Lady Betty fue una verdugo pública notoriamente cruel y temerosa nacida alrededor de 1740, quien según Sir William Wilde (padre de Oscar Wilde) dibujó en las paredes de su vivienda con un palo quemado, ‘retratos de todas las personas que ella ejecutó’.

Lady Betty

Su historia comienza en la segunda mitad del siglo XVIII, cuando desesperada por huir de su difícil situación, Betty Sugrue, la viuda de un granjero indigente del condado de Kerry, Irlanda, emprendió con sus dos hijos la larga caminata hacia la ciudad de Roscommon, en busca de de una vida mejor.

Lamentablemente, uno de los niños murió de hambre en el camino, dejando solo a su hijo mayor, Padraic. Eventualmente llegaron a Roscommon y se refugiaron en una choza abandonada y lograron sobrevivir hurgando en la basura y mendigando a la nobleza de la ciudad. Betty se convirtió en una reclusa y solo el apoyo de su amado hijo impidió que sucumbiera a la locura.

Se sabía que Betty tenía un temperamento cruel y violento, que combinado con la implacable vida de pobreza, llevó a Padraic a ir a Estados Unidos en busca de fortuna. Betty estaba desesperada y le rogó que se quedara, pero él no se desanimó y le prometió que continuaría apoyándola enviándole dinero a casa. Estaba angustiada y no podía soportar que él se fuera y por primera vez creció la hostilidad entre ellos.

Una noche de abril de 1775, Padraic emprendió su viaje, dejando atrás a su madre con el corazón roto. Betty se convirtió en una completa ermitaña, y solo salía de noche a la posada donde Padraic había trabajado para conseguir su comida. Incluso el dinero y las cartas que recibió de Padraic no hicieron nada para sacarla de su miseria y desesperación. Con el paso de los años se volvió amargada y enojada y desarrolló una dureza en su carácter.

En sus cartas a su madre, Padraic le dijo que se había unido al Ejército Continental en Nueva York, lo que lo llevaría más al oeste hacia el desierto. Dijo que escribiría como y cuando pudiera. A medida que pasaban los años, a Betty le parecía que su hogar en Irlanda se estaba convirtiendo en un recuerdo lejano para él y dudaba cuándo, si alguna vez volvería a ver a su hijo. La vida de miseria y desolación había aplastado aún más el espíritu de Betty. dejándola fría, sin emociones y un poco loca.

Una tormentosa noche de noviembre, un extraño alto y barbudo que hablaba con un acento extraño llegó a la puerta de Betty pidiendo refugio para pasar la noche. Ella lo dejó pasar con cautela, percibiendo por su atuendo que parecía rico. Insistió en dormir en la choza de Betty por la noche, diciéndole que la posada cercana estaba llena. Betty no tenía comida para darle, así que él le dio una moneda de su bolsa de dinero, que notó que estaba llena.

Ella le ofreció al extraño su cama para pasar la noche, la cual él aceptó, mientras ella se sentaba junto al fuego contemplando su situación. Después de muchos años de dolor, penurias y miseria, pensó que era muy injusto que el extraño tuviera tanto dinero mientras ella no tenía nada, así que mientras él dormía, tomó un cuchillo y lo mató, luego agarró su bolsa llena de más dinero. de lo que jamás había soñado.

Su alegría de ser rica solo duró poco tiempo, ya que buscó en los bolsillos del abrigo del extraño y descubrió para su consternación unas cartas dirigidas a ella y después de reconocer la letra, se dio cuenta con horror, que había asesinado a su propio hijo amado. Después de haber pasado tantos años separados, ella no lo había reconocido. En sus escritos, Sir William Wilde sugiere que el hijo de Betty no reveló su verdadera identidad a su madre de inmediato porque quería ver si se había suavizado con los años, pero desafortunadamente para él no fue así.

Una de sus vecinas, al oír sus gemidos de dolor y angustia, corrió a su choza y vio la causa de sus gritos. Fue arrestada y encarcelada en la cárcel de Roscommon, en espera de juicio por asesinato, cuya sentencia fue la horca pública.

El día de la ejecución, Betty fue conducida encadenada a la horca, junto con otros veinticinco prisioneros, recibiendo la misma sentencia, pero por delitos menos graves. Las multitudes se habían reunido y esperaban ansiosamente el entretenimiento. Betty se encontró con maldiciones y silbidos, que se intensificaron hasta el borde de los disturbios. El oficial al mando disparó su pistola para calmar a la multitud.

Roscommon

El sheriff recibió la noticia de que el verdugo se había enfermado y por tanto no había nadie para realizar las ejecuciones. Rápidamente se corrió la voz entre la multitud, que se estaba impacientando y el sheriff estaba preocupado por el malestar que crecía entre la gente. Betty llamó al sheriff y se ofreció a ser un sustituto del verdugo. El sheriff asombrado estuvo de acuerdo, con la intención de deshacerse de ella después.

Betty fue liberada de sus grilletes y, para asombro del sheriff y la multitud, llevó a cabo el trabajo de verdugo con los convictos restantes que esperaban, de una manera fría e indiferente. Luego la escoltaron de regreso a la cárcel, portando una expresión sombría y sin emociones.

Mientras tanto, la salud del verdugo titular se deterioró y posteriormente murió. Betty fue elegida por el sheriff como reemplazo y se le permitió un alojamiento seguro en la cárcel, con un empleo permanente y un salario. Por su propia seguridad, no podía aventurarse en la ciudad, así que pasaba sus días en su cuarto de la prisión, deambulando por los húmedos y grises pasillos.

Trabajó con destreza y rapidez en sus deberes, ganándose la reputación de “la mujer del infierno”. Ella le sugirió al sheriff que sería más seguro instalar una horca dentro de la prisión y, con su permiso, supervisó a los trabajadores para completar la nueva horca mejorada, donde el público aún podía observar, pero no intervenir. Betty también tenía la tarea de azotar a los prisioneros, lo cual emprendió con gran entusiasmo, inspirando miedo en su nombre.

Hubo una caída significativa en las ejecuciones en la cárcel de Roscommon, incluso durante el año del levantamiento de 1798 y se aceptó la solicitud de Betty de semi-jubilación. Finalmente, su sentencia de muerte fue levantada en 1802, después de una visita del sheriff al Castillo de Dublín, en reconocimiento a su servicio a la seguridad del público en Roscommon.

A Betty se le permitió jubilarse y pasó los últimos años que le quedaban cuidando su pequeño jardín dentro de los recintos de la cárcel. Murió en 1807 y, por orden del alguacil, fue enterrada por la noche en un lugar secreto sin nombre.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 21, 2022


 

8 thoughts on “Lady Betty, la despiadada verdugo”

    • Bizancio
    • posted on April 22, 2022

    Oscar Wilde stories were about what humans are, when haven’t a True Life in God.

  1. lo hizo para salvarse

    • pelau
    • posted on April 21, 2022

    que chucho, manucho…. 🙂

  2. Ruthless

  3. A person essentially assist to make critically articles I might
    state. This is the very first time I freqjented your web page and to this point?
    I surprised with the research you made to make this particular post amazing.

    • Anonymous
    • posted on April 21, 2022

    Absolutely astounding.

  4. Incredible story from beginning to end. Why not a hangwoman? The last public hanging in the U.S.was carried out in 1936, not by the sheriff,who was a woman,but by a designate.The condemned man had raped and murdered an elderly woman.She should have sprung the trap herself if only for greater poetic justice,let alone to perform her office.

    • Bill
    • posted on April 21, 2022

    I had never heard of Lady Betty. What a fascinating tale

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: