Share

🪓

  Por Susan Bobic.

“A Sangre Fría” es la obra maestra de Truman Capote estuvo inspirado en un hecho real y en uno de los crimenes más tristemente célebres del siglo pasado. Los perpetradores fueron dos ex convictos de la cárcel estatal de Kansas, Estados Unidos: Richard Eugene Hickock y Perry Edward Smith, quienes recibieron un dato falso de un compañero de celda.

Capote

El preso Floyd Wells les comentó que, a tan solo unas millas de distancia, residía un agricultor que tenía en su propiedad 10 mil dólares, una pequeña fortuna en aquel entonces. Su nombre era Herbert Clutter. Luego de ser dejados en libertad condicional, pusieron en marcha su plan. Irían a la granja, tomarían el dinero de la caja fuerte, y escaparían a México, atravesando la frontera. 

Fueron a la casa de Clutter en las afueras de Holcomb, Kansas, cuando cuatro de los seis miembros de la familia estaban en casa. Una vez que ingresaron a la casa, se dieron cuenta de que no había una caja fuerte que contuviera dinero, despertaron a Herb Clutter. El Sr. Clutter les dio el poco efectivo que tenía y dijo que no había más. Despertaron al resto de la familia y nuevamente registraron la casa, confirmaron la historia de Clutter por sí mismos. Saquearon toda la casa obteniendo no más de cincuenta dólares, unos binoculares y una radio de transistores. Una vez que los dos tuvieron todo lo que pudieron encontrar y suponiendo que Herb Clutter no estaba ofreciendo voluntariamente la información de dónde se almacenaba el efectivo, ejecutaron a sangre fría a los cuatro miembros de la familia.

Cuando llegaron los oficiales, Herb Clutter, de 48 años, yacía sobre un colchón en el sótano, apuñalado, le cortaron la garganta y le dispararon una escopeta en la cabeza. Llevaba pijama. Tenía las manos atadas y la boca tapada con cinta adhesiva. En un sofá en una habitación contigua estaba Kenyon Neal Clutter, de 15 años, atado, amordazado y con un tiro en la cabeza. En habitaciones separadas en el piso superior estaban los cuerpos de la Sra. Bonnie Mae Clutter, de 45 años, y Nancy Mae Clutter, de 16. La Sra. Clutter estaba atada y amordazada, Nancy solo atada. Cada uno había recibido un disparo en la cabeza.

Hickock nació el 6 de junio de 1931 en Kansas City, Kansas. Originalmente un estudiante y atleta popular en la escuela secundaria, cambió cuando tuvo un grave accidente automovilístico en 1950 que desfiguró su rostro, haciéndolo asimétrico. Aunque él quería asistir a la academia, sus padres, ambos trabajadores agrícolas, no pudieron brindarle a su hijo una educación superior. Consiguió su primer trabajo a la edad de 16 años, en la Santa Fe Railroad Company, y pasó a trabajar como conductor de ambulancia y pintor de automóviles. Cuando tenía 19 años, se casó con Carol Bryan, que tenía 16 años en ese momento. Más tarde concibieron tres hijos juntos. Tomó un trabajo como mecánico en Mark Buick Company. Después de embarazar a Margaret Edna fuera de su matrimonio, él y Bryan se divorciaron. Luego se casó con su ex amante. Para poder llegar a fin de mes, se convirtió en un delincuente menor, cometiendo actos de fraude de cheques y hurto menor, que fue lo que hizo que lo arrestaran en enero de 1956. En 1958, fue declarado culpable de robo y sentenciado a un máximo de cinco años en la Penitenciaría del Estado de Kansas. Fue durante esa sentencia que su segunda esposa también se divorció de él. También fue cuando conoció a Perry Smith.

Smith nació el 27 de octubre de 1928 en Huntington, condado de Elko, Nevada y tuvo tres hermanos; un hermano y dos hermanas (una de las cuales nació después de él). Sus padres, “Tex” John Smith, irlandés, y Flo Buckskin, cherokee, eran artistas de rodeo. En 1929, la familia se mudó a Juneau, Alaska, donde Tex Smith se ganaba la vida destilando whisky de contrabando. Debido a que él abusaba tanto de su esposa como de sus hijos, ella los tomó y se mudó a San Francisco, California. Cuando murió alcohólica, ahogándose con su propio vómito, Smith tenía 13 años. Él y sus hermanos fueron colocados en un orfanato católico. También estuvo en un orfanato administrado por el Ejército de Salvación, donde, según afirmó más tarde, un asistente trató de ahogarlo. Su hermano se suicidó a temprana edad, al igual que una de sus hermanas. A los 16 años se incorporó a la Marina Mercante. Más tarde se unió al Ejército de los EE. UU. y sirvió en la Guerra de Corea, ganando una Estrella de Bronce, pero nunca fue ascendido. Fue dado de baja con honores en 1952. En marzo de 1956, Smith fue sentenciado a entre cinco y doce años de prisión después de ser declarado culpable de allanamiento de morada y fue enviado a cumplir la sentencia en la Penitenciaría del Estado de Kansas.

El jefe del Departamento de Policía de Garden City, Mitchell Geisler, fue uno de los primeros oficiales en llegar a la horrible escena. Lo acompañaba el subjefe Ritch Rohleder. Rohleder era un fotógrafo experto y usó sus habilidades para fotografiar la escena del crimen. Aunque la tecnología no estaba ni cerca del nivel que tiene hoy, fue a través de las fotografías de Rohleder que Smith descubrió una huella ensangrentada. Esta huella no era visible a simple vista. También se tomó una fotografía de una huella de llanta dejada a toda prisa por los asesinatos.

Alvin Dewey, de la Oficina de Investigaciones de Kansas (KBI), dirigió la investigación con la ayuda de otros cuatro investigadores de KBI que trabajaban para él. También solicitó el apoyo de otras agencias gubernamentales para desarrollar evidencia y pistas.

Inmediatamente después de los asesinatos, Hickock y Smith huyeron al área de Kansas City, donde Hickock emitió una serie de cheques sin fondos. Después de quedarse más tiempo del esperado, decidieron huir a México, donde vivieron por un corto período de tiempo. Allí, empeñaron los binoculares y finalmente hicieron autostop a través de California en ruta a Omaha, Nebraska. Después de una breve estadía en Omaha, se dirigieron a Iowa, donde robaron un automóvil y regresaron al área de Kansas City. Desde Kansas City, eventualmente viajaron a Florida y Nevada. Fue en Nevada donde Dewey y el KBI finalmente los alcanzaron el 31 de diciembre de 1959.

El tiempo que Hickock y Smith pasaron recorriendo el país, Dewey y el KBI pudieron juntar evidencia que fue corroborada por un compañero de prisión (Floyd Wells) que delató los asesinatos por el dinero del rescate que se ofreció en ese momento. Como va el karma, el prisionero que delató a Hickock y Smith se suicidó más tarde en una fuga de prisión en Mississippi.

Truman García Capote fue un novelista, guionista, dramaturgo y actor estadounidense. Varios de sus cuentos, novelas y obras de teatro han sido elogiados como clásicos literarios, incluida la novela Desayuno con diamantes y la novela policíaca real A sangre fría, a la que calificó de “novela de no ficción”. Nacimiento: 30 de septiembre de 1924, Nueva Orleans, LA. Murió: 25 de agosto de 1984, Bel Air, Los Ángeles, CA.

Cuando Hickock y Smith fueron capturados en Nevada, todavía conducían el automóvil robado que habían adquirido en Iowa. También tenían en su poder la bota que dejó la huella ensangrentada. Una vez que se supo que habían sido capturados, Dewey y otros tres investigadores de KBI volaron a Nevada para solicitar una confesión de los dos hombres. Después de la confesión, fueron trasladados en avión desde Nevada a Garden City, donde fueron juzgados en el Tribunal de Distrito del Condado de Finney por los asesinatos. El 29 de marzo de 1960, un jurado de todos los hombres emitió un veredicto de culpabilidad y recomendó la pena de muerte. Durante los siguientes cinco años vivieron en el corredor de la muerte en la prisión federal de Leavenworth, Kansas (justo al norte de Kansas City). Fueron ejecutados colgados en la horca de los terrenos de la prisión con muy poca fanfarria el 14 de abril de 1965. Hickock murió a las 12:41 a. m. y Smith a la 1:19 a. m. El Estado pagó los entierros, pero el de Smith costaría U$ 250 menos que el de Hickock. Smith, un veterano de la Guerra de Corea dado de baja con honores, tenía derecho a una asignación de entierro para veteranos de esa cantidad. Fueron enterrados en el cementerio de Mt. Muncie.

Las últimas palabras de Smith fueron: “Creo que es terrible que una vida tenga que ser quitada de esta manera. Digo esto especialmente porque hay mucho que podría haber ofrecido a la sociedad. Ciertamente creo que la pena capital es legalmente y moralmente incorrecto. Cualquier disculpa por lo que he hecho no tendría sentido en este momento. No tengo ninguna animosidad hacia nadie involucrado en este asunto. Creo que eso es todo”.

Las últimas palabras de Hickock fueron: “No, supongo que no”. Pero luego le indicó al agente de KBI Roy Church, quien desempeñó un papel importante en el arresto de los dos hombres, que se acercara a donde él (Hickock) estaba parado. “Me están enviando a un lugar mejor que este”, y agregó que no le guardaba rencor a nadie.

Mientras Hickock esperaba que la trampa saltara debajo de él, el capellán de la prisión, el reverendo Edgar Meissner, leyó una parte del Salmo 23. Mientras Smith esperaba, el reverendo James Post, ex capellán de la prisión, oró en voz baja: “El Señor da, el Señor quita. Bendito sea el nombre del Señor. Que el Señor tenga misericordia de su alma”. Más tarde, el reverendo Sr. Post dijo que Smith no quería que se leyera nada sobre él. “Lo engañé un poco”, agregó el ex capellán.

Hickock y Smith comieron su última comida en habitaciones separadas, cada una con un capellán sentado al lado. Habían pedido camarones especiados, papas fritas, pan de ajo, helado y fresas con crema batida.

Pero, ¿por qué este caso recibió tanta atención mediática? De partida, por el título inmortal que la revista Time le otorgó : “A Sangre Fría”, el mismo con el que Capote se dio a conocer en la literatura.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 22, 2022


 

3 thoughts on “El Error de Truman Capote”

  1. I’m pretty sure nobody wants to know about their amazing luxury expensive last meals before dying….(it is more than a lot of innocent starving people have).

  2. That guy Floyd is partially responsible for the Clutters being murdered.

  3. This book is literally the reason I’m so into true crime. My 11th grade English teacher added this to our curriculum instead of the book we were supposed to read. It’s become my favorite book

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: