Share

🔷

  Por Carrie Contreras.

Recientemente, la hoy derrotada candidata a la presidencia al país galo, Marine Le Pen, dijo que de ascender al cargo de primer mandataria, se retiraría de la Otan. Francia y la OTAN han tenido una relación fascinante y a menudo tensa. Aunque Francia fue miembro fundador de la OTAN en 1949, no siempre su comportamiento ha sido normal. De hecho, uno de los escándalos más interesantes que sacudió a la OTAN y también sacudió la jaula del Kremlin, ocurrió en 1966. Francia conmocionó al mundo al abandonar la OTAN. Aunque los historiadores de la Guerra Fría argumentan que la decisión no fue inesperada y que maduró durante mucho tiempo.

Le Pen
De Gaulle
Eisenhower
MacMillan

¿Por qué Francia abandonó la OTAN después de ayudar a construirla y albergarla durante quince años? Antes de pasar a las razones por las que Francia abandonó la OTAN, es importante aclarar qué se entiendee por “renunciar” en este contexto. Francia abandonó la estructura de mando militar unificado de la OTAN, pero no la organización. Esto significa que Francia acordó ayudar a un miembro de la OTAN si fuera atacado, pero en sus propios términos. Francia dijo que no sería parte de las operaciones militares de la OTAN. La decisión de Francia de abandonar la estructura de mando de la OTAN tuvo un efecto a largo plazo en la política francesa y europea, y Francia no se reincorporó a la OTAN hasta 2009.

Para comprender las preocupaciones de los líderes franceses, hay que observar los acontecimientos que precedieron a la decisión del presidente Charles de Gaulle de desconectar a la OTAN. Técnicamente, las operaciones militares de la OTAN podrían ser dirigidas por cualquier nación miembro. Pero en realidad, el nombre del país comenzaba con una E y terminaba con stados Unidos de América. Al mando de facto de la OTAN, se designó a un alto oficial militar estadounidense como Comandante Supremo Aliado de Europa (SACEUR). Sobre el papel, el segundo al mando puede ser de cualquier miembro de la OTAN, pero siempre fue británico. Francia estaba notoriamente preocupada por esta estructura de liderazgo.

El 17 de septiembre de 1958, Charles de Gaulle envió una carta al presidente de los EE. UU., Dwight Eisenhower, y al primer ministro británico, Harold Mc Millan, proponiendo una Dirección tripartita de la OTAN, en la que Gran Bretaña, Francia y los EE. UU. tomaran decisiones estratégicas. Francia tenía la opción de retirarse de la OTAN si los otros dos países rechazaban la idea de una parte equitativa del liderazgo. De Gaulle deseaba mantener un control absoluto sobre su ejército. Los generales franceses y De Gaulle pensaron que las tropas francesas no aceptarían el liderazgo de oficiales de otro país y que la defensa de la nación estaría en peligro. Francia también pensó que era importante tener su propio arsenal nuclear y construir buenas relaciones con viejos rivales, Alemania e Italia.

A principios de la década de 1960, Francia era una potencia nuclear en ciernes. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, los científicos franceses estaban desarrollando energía nuclear civil. A diferencia de Gran Bretaña, Francia no recibió ayuda de Estados Unidos para iniciar su programa nuclear. Solo unos pocos científicos franceses formaron parte del Proyecto Manhattan. Los israelíes trabajaron con Francia durante un tiempo para el programa nuclear francés, pero después de la crisis de Suez en 1958, Francia pensó que el programa tenía que ser solo para ella. Por lo tanto, se pidió a los científicos israelíes que se fueran. Francia creía que tenía derecho a defenderse, en caso de un ataque nuclear, incluso si el Reino Unido y los EE. UU. no ayudaran. La estrategia de disuasión nuclear de Francia difería de las del Reino Unido y los Estados Unidos. Los franceses no estaban de acuerdo con la política de no dar el primer golpe.

Francia estaba convencida de que la mejor manera de detener a la Unión Soviética en caso de una invasión de Europa occidental era desplegar armas nucleares. Esta decisión de seguir una política nuclear independiente no le cayó bien a EE. UU. y Gran Bretaña. Para echar leña al fuego, Francia fortaleció su relación con Alemania Occidental, como contraataque a la hegemonía tanto de los EE. UU. como de la URSS. Los miembros de la OTAN se vieron envueltos en una mini Guerra Fría dentro de sus filas. Con tensiones latentes, Estados Unidos y el Reino Unido se negaron a aceptar la propuesta de De Gaulle de un reparto justo del poder en la OTAN. El ejército francés esperaba la medida y el 11 de marzo de 1959, la flota naval francesa en el Mediterráneo se retiró del mando de la OTAN.

Los franceses pensaron que los británicos y los estadounidenses tenían un acuerdo secreto de que primero se ayudarían mutuamente, incluso si eso significaba lastimar a otros aliados. En la jerga política, dicho acuerdo se denomina “relación especial”. En junio de 1959, Francia se negó a almacenar armas nucleares extranjeras en su territorio. Debido a esto, Estados Unidos tuvo que sacar 200 aviones militares de Francia. El 21 de junio de 1963, Francia retiró sus flotas del Atlántico y del Canal de la Mancha del mando de la OTAN. Pero luego vino el último rayo de la nada, que nadie esperaba. En 1964, Francia reconoció a la República Popular China como el gobierno chino oficial, una medida que enfureció tanto a los soviéticos como a los EE. UU. La República de China (ROC), o la actual Taiwán, era el gobierno chino oficial de facto de la época, dirigido por Chiang Kai Shek. Las naciones occidentales reconocieron a la República de China, que también era miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU con poder de veto.

Las tensiones entre Francia y otras potencias occidentales prepararon el escenario para la retirada francesa de la OTAN. El 10 de marzo de 1966, el presidente Charles de Gaulle anunció que Francia se retiraba oficialmente de la OTAN. El país ya no albergaría ninguna base de la OTAN. El Cuartel General Supremo de las Potencias Aliadas de Europa, que está a cargo de la planificación militar de la OTAN, se trasladó de París a Bruselas. Para empeorar las cosas, De Gaulle escribió una carta al presidente de los Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, pidiéndole que retirara todas las tropas estadounidenses del suelo francés. El secretario de Estado de EE. UU., Dean Rusk, respondió con una réplica ingeniosa: “¿Eso incluye también a los estadounidenses muertos en los cementerios militares?” (Soldados caídos en las guerras mundiales)

La decisión de De Gaulle de abandonar la OTAN fue inmensamente popular entre los franceses. A los ojos de muchos, su decisión fue un paso significativo para hacer de Francia autosuficiente y, una vez más, un líder mundial. La medida fue un impulso para el programa nuclear francés, ya que Francia se negó a aceptar los términos y condiciones propuestos por Estados Unidos y Gran Bretaña. Francia llevó la rivalidad entre las naciones de la OTAN a un nivel superior cuando vetó la oferta de Gran Bretaña de unirse a la Comunidad Económica Europea (CEE), la organización que sentó las bases para una futura Unión Europea.

Sarkozy
Rusk
L B Johnson
Shek

De Gaulle imaginó una Europa sin Gran Bretaña. Sorprendentemente, el Brexit en 2016 demostró que De Gaulle tenía razón.

La retirada de Francia de la OTAN sorprendió al Kremlin, pero la Casa Blanca lo vio venir. La reacción no fue exagerada porque la mayoría de las personas en el gobierno de los EE. UU. sintieron que Francia regresaría pronto. Los estadounidenses y los británicos lo vieron como un desacuerdo entre amigos. Después de todo, Francia no abandonó la OTAN sino que se retiró de la estructura de mando militar. No hubo cambios en la política francesa de ayudar a otros miembros de la OTAN si fueran atacados, aunque sería en los términos de Francia. La evaluación estadounidense de la retirada francesa no estaba equivocada. Pero la OTAN tuvo que esperar más para recibir de nuevo a Francia.

En 2009, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció que Francia volvería a unirse al mando militar de la OTAN.

La decisión de Francia de abandonar la OTAN fue sorprendente. Pero resultó útil a largo plazo. Francia protegió a sus ciudadanos sin comprometer su control sobre el ejército francés. Además, Francia desarrolló un fuerte programa nuclear tanto para fines civiles como de defensa sin ser presionada.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 7, 2022


 

Tags: , , , , ,

2 thoughts on “Cuando Francia abandonó la OTAN”

    • Pincheira
    • posted on May 9, 2022

    Francia = Buitres carroñeros

    • Patricio
    • posted on May 7, 2022

    Una vez caído el muro, la ORAN debería haber sido disuelta. Pero son los Gendarmes del mundo a las órdenes del Imperio Anglo-Sajón, nunca va a ocurrir su desmantelamiento y menos ahora, que necesitan represión a nivel mundial para imponer el NOM.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: