Share

🐘

  Por Cuertney Bauer.

Ha habido caza furtiva en África desde la antigüedad: las personas cazaban en áreas reclamadas por otros estados o reservadas para la realeza, o mataban animales protegidos. Algunos de los cazadores de caza mayor europeos que llegaron a África en el siglo XIX fueron culpables de caza furtiva y algunos fueron juzgados y declarados culpables por los reyes africanos en cuyas tierras habían cazado sin permiso.

En 1900, los nuevos estados coloniales europeos promulgaron leyes de preservación de la caza que prohibían a la mayoría de los africanos cazar. Posteriormente, la mayoría de las formas de caza africana, incluida la caza con fines alimentarios, se consideraron oficialmente como caza furtiva. La caza furtiva comercial fue un problema en estos años y una amenaza para las poblaciones de animales, pero no estaba en los niveles críticos que se vieron a fines del siglo XX y principios del XXI.

Después de la independencia en las décadas de 1950 y 1960, la mayoría de los países africanos mantuvieron estas leyes de caza, pero la caza furtiva para obtener comida, o “carne de caza”, continuó, al igual que la caza furtiva con fines comerciales. Los que cazan para comer representan una amenaza para las poblaciones animales, pero no al mismo nivel que los que lo hacen para los mercados internacionales. En las décadas de 1970 y 1980, la caza furtiva en África alcanzó niveles críticos. Las poblaciones de elefantes y rinocerontes del continente en particular se enfrentaban a una posible extinción.

En 1973, 80 países acordaron la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (comúnmente conocida como CITES) que rige el comercio de animales y plantas en peligro de extinción. Varios animales africanos, incluidos los rinocerontes, se encontraban entre los animales inicialmente protegidos.

En 1990, la mayoría de los elefantes africanos se agregaron a la lista de animales que no podían comercializarse con fines comerciales. La prohibición tuvo un impacto rápido y significativo en la caza furtiva de marfil, que disminuyó rápidamente a niveles más manejables. Sin embargo, la caza furtiva de rinocerontes seguía amenazando la existencia de esa especie.

A principios de la década de 2000, la demanda asiática de marfil comenzó a aumentar considerablemente y la caza furtiva en África volvió a alcanzar niveles críticos. El Conflicto del Congo también creó un ambiente perfecto para los cazadores furtivos, y los elefantes y rinocerontes comenzaron a ser asesinados nuevamente a niveles peligrosos.

Aún más preocupante, los grupos extremistas militantes como Al-Shabaab comenzaron a cazar furtivamente para financiar su terrorismo. En 2013, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza estimó que anualmente se mataban 20.000 elefantes. Ese número supera las tasas de natalidad, lo que significa que si la caza furtiva no disminuye pronto, los elefantes podrían extinguirse en un futuro previsible.

En 1997, las Partes miembros de la Convención CITES acordaron establecer un Sistema de información sobre el comercio de elefantes para rastrear el tráfico ilegal de marfil. En 2015, la página web mantenida por la página web de la Convención CITES reportó más de 10,300 casos de contrabando ilegal de marfil desde 1989. A medida que la base de datos se expande, está ayudando a guiar los esfuerzos internacionales para acabar con las operaciones de contrabando de marfil.

Hay muchos otros esfuerzos de base y de ONG para luchar contra la caza furtiva. Como parte de su trabajo con el Desarrollo Rural Integrado y la Conservación de la Naturaleza (IRDNC), John Kasaona supervisó un programa de Gestión de Recursos Naturales Basado en la Comunidad en Namibia que convirtió a los cazadores furtivos en “cuidadores”.

Como argumentó, muchos de los cazadores furtivos de la región en la que crecieron, cazaban furtivamente para subsistir, ya sea para obtener comida o el dinero que sus familias necesitaban para sobrevivir. Al contratar a estos hombres que conocían tan bien la tierra y educarlos sobre el valor de la vida silvestre para sus comunidades, el programa de Kasaona hizo grandes avances contra la caza furtiva en Namibia.

Sin embargo, los esfuerzos internacionales para combatir la venta de marfil y otros productos animales africanos en los países occidentales y orientales, así como los esfuerzos para combatir la caza furtiva en África, son la única manera de que la caza furtiva en África pueda volver a reducirse a niveles sostenibles.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 23, 2022


 

6 thoughts on “Historia de la caza furtiva en África”

    • Kristi Ward
    • posted on June 25, 2022

    I get paid more than $100 to $500 per hour for working online. I heard about this job 3 months ago and after joining this I have earned easily $21k from this without having online working skills . Simply give it a shot on the accompanying site…

    Here is I started.…………>> https://www.Richjobz.com

    • INTERESANTE
    • posted on June 24, 2022

    EXCELETE ARTICULO – GRACIAS POR PUBLICARLO

    • Claudio Kussman
    • posted on June 23, 2022

    La ambición humana es insaciable y todo aquello que produzca dinero en cantidades importantes subsistirá. No importa que eso signifique la destrucción y desaparición de especies, incluido al mismo hombre. Con respecto a la caza también impera la morbosidad y el exhibicionismo que se hace visible a través de las imágenes en medios y revistas especializadas en donde se muestran hombres o mujeres con el resultado de su “proeza” de muerte a sus pies, portando poderosas armas que no dan posibilidad alguna a sus victimas no humanas. Todo muy lamentable. Felicitaciones a Cuertney Bauer autora de la presente nota. CLAUDIO KUSSMAN

    • Marco
    • posted on June 23, 2022

    Gracias Courtney. Buena la nota y necesaria la divulgación de los hechos informados. Eso haré.

    • dream reader
    • posted on June 23, 2022

    This is horrible
    (WE) Humans are horrible

    • ruben
    • posted on June 23, 2022

    Igual

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: