Share

👿

  Por Monica Lopez.

Mammon es un demonio que, según la teología cristiana, encarna uno de los pecados capitales: la codicia. De hecho, la codicia monstruosa de este demonio es tan poderosa que los hombres inocentes pueden ser absorbidos y corrompidos, de modo que ellos también centren su atención en acumular tesoros mundanos en lugar de virtudes que puedan llevar consigo al reino de los cielos.

Aunque los cristianos durante la Edad Media a menudo personificaban a Mamón, no existe una imagen consistente del demonio codicioso. Se le ha mostrado como todo, desde un pesado demonio de piel roja de tamaño colosal hasta un emperador glorioso, inspirado en Julio César, hasta un anciano huesudo y torcido que fácilmente podría mezclarse con la gente común.

La forma más segura de reconocer a Mammon es estar atento a las exhibiciones ostentosas de riqueza. Siempre encontrará una manera de hacer alarde de su riqueza, ya sea incrustándose en joyas preciosas, meneando bolsas de dinero delante de tus narices o invitándote a visitarlo en su guarida llena de tesoros.

El mayor poder de Mammon es la influencia que puede ejercer sobre la mente y el corazón humanos. Inspira envidia, codicia y lujuria tan potentes que incluso los hombres buenos pueden corromperse. Por lo general, las garras malvadas de Mammon conducen a la obsesión; una vez que caes bajo su hechizo, te costará concentrarte en otra cosa que no sea el tesoro que ha usado para tentarte, y harás casi cualquier cosa para tenerlo en tus manos. Debido a esta capacidad de monopolizar la energía de una persona, muchos teólogos describieron a Mammon como hombres “esclavizantes”.

Durante la Edad Media, mucha gente común consideraba a Mammon como una deidad, aunque una deidad de corazón negro. Incluso los líderes de la iglesia lo distinguieron como un señor poderoso sobre las hordas demoníacas del infierno, nombrándolo como uno de los “Siete Príncipes del Infierno”. En esta posición de poder, algunos teólogos estimaron que Mamón tendría hasta 6.660.000 demonios bajo su control, esperando entrar en acción cuando decida ejecutar uno de sus oscuros planes.

Comenzando con el surgimiento del cristianismo bajo el dominio romano, muchos cristianos primitivos intentaron encontrar una manera de encajar al villano Mamón, contra quien Jesús y sus discípulos predicaron, en su herencia romana. Algunas personas asociaron a Mamón con Pluto, el dios grecorromano de la riqueza. Pluto no solo era el señor de una magnífica fortuna, que fácilmente podía agriar el dolor de un hombre por envidia, sino que también estaba asociado con el inframundo porque la riqueza mineral y las abundantes cosechas provenían de las profundidades de la tierra. Así, el antiguo Pluto hizo una pareja razonable para el nuevo demonio cristiano, Mamón. Otros asociaron a Mamón con el propio Julio César porque el poderoso emperador controlaba la riqueza de Roma y afirmaba ser un dios.

Aproximadamente trescientos años después, cuando la ideología cristiana se hizo más compleja y los antiguos dioses romanos quedaron atrás, apareció un nuevo alter ego. Gregorio de Nyssa, un obispo de la iglesia católica romana, afirmó que Beezlebub y Mammon eran lo mismo. Dado que Beezlebub era uno de los demonios más temidos de la época, esta conexión reforzó el terror de la gente a Mammon (riqueza).

Durante la Edad Media, la superstición y la creencia en lo sobrenatural eran rampantes y afectaban a todos, desde los campesinos que trabajaban la tierra hasta los obispos con túnicas bordadas en oro. Los cristianos llevaron su cruzada contra las influencias peligrosas, contra las cuales Jesús les había advertido, a un nivel completamente nuevo al interpretar estas influencias como demonios vivos y conspiradores del infierno. Publicaron volumen tras volumen de texto, detallando los demonios del infierno, sus poderes y hábitos particulares, y su complicado orden social.

Esta clasificación de los demonios se inició con la Fortalitium Fide de Alfonso de Spina, que dividía a los demonios en diez grupos. Spina colocó a Mammon en una posición alta como uno de los “demonios que atacan a los santos”. Específicamente, fue el responsable de tentar a los grandes hombres con la codicia. Un siglo después, el obispo Peter Binsfield presentó un nuevo sistema de clasificación de los demonios, esta vez enfatizando los pecados que inspiraban los demonios en lugar del tipo de víctimas que atacaban. Popularizó la idea de los “Siete Príncipes del Infierno”, cada uno de los cuales coincidía con uno de los Siete Pecados Capitales. Mammon, naturalmente, coincidió con la codicia.

Hoy en día, la mayoría de las versiones de la Biblia han eliminado a Mamón al traducir su nombre para que simplemente signifique “dinero” o “riqueza”. Pocos cristianos creen en el viejo demonio como una entidad viviente, decididos a interponerse entre ellos y Dios, pero todavía honran la antigua lección: enfóquense en servir a Dios en lugar de acumular riquezas mundanas.

A Mammon le ha ido mejor en la literatura de ficción. Aparece en varios títulos clásicos, incluyendo Paradise Lost de John Milton y The Alchemist de Ben Johnson.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Setiembre 23, 2022


 

2 thoughts on “Mammon”

    • Alicia Suchini
    • posted on September 23, 2022

    En Argentina atacó a los políticos y ganó y el pueblo perdió. .

      • Nati Villazán
      • posted on September 23, 2022

      En Uruguay tambien

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: