Share

🔽

  Por Maddy Randolph.

En las elecciones presidenciales de octubre de 2019 en Argentina, el candidato peronista de izquierda moderada, Alberto Ángel Fernández, derrocó al titular favorable al mercado, Mauricio Macri, cuyas medidas de austeridad y fuertes préstamos desencadenaron una crisis económica que le costó la presidencia. En octubre de 2020, Bolivia devolvió al poder al Movimiento Al Socialismo en las primeras elecciones presidenciales desde la destitución de Evo Morales, y el año pasado Pedro Castillo, un docente de extrema izquierda sin experiencia previa como funcionario electo, ganó las elecciones presidenciales de Perú. Y más recientemente, Gabriel Boric, ex líder de la protesta estudiantil y legislador de izquierda, se convirtió en el presidente más joven en la historia de Chile después de asumir el cargo en marzo, mientras que Gustavo Petro se convirtió en el primer presidente de izquierda en la historia moderna de Colombia.

La marea rosa, o el giro a la izquierda, es una ola política y la percepción de un giro hacia gobiernos de izquierda en las democracias latinoamericanas alejándose del modelo económico neoliberal.

AA Fernández
Macri

Sin embargo, la ola conservadora que siguió a la Marea Rosa está lejos de disminuir. La elección de Jair Bolsonaro en Brasil en 2018 fue un golpe particular para los progresistas de la región, y él ha justificado sus temores. Su administración frenó la lucha contra la corrupción y restó importancia a la gravedad de la pandemia de coronavirus, incluso cuando continuó denigrando a las comunidades indígenas del país y socavando las normas democráticas del país, lo que ahora le causó la perdida de la carrera presidencial ante Lula. En Uruguay, los conservadores tomaron el control del gobierno en 2019 de manos de la coalición izquierdista Frente Amplio que había estado en el poder durante una década y media. Y el conservador Guillermo Lasso ganó las elecciones presidenciales de Ecuador en mayo de 2021, mientras que el gobierno peronista de Argentina sufrió un gran revés en las elecciones intermedias de noviembre del mismo año.

El régimen de Venezuela sigue siendo el último reducto de la Marea Rosa original de América del Sur. Pero la revolución bolivariana que comenzó bajo el expresidente Hugo Chávez se transformó en un desastre económico y humanitario bajo su sucesor, Nicolás Maduro. El intento de desalojar a Maduro y reemplazarlo con Juan Guaidó en 2018 obtuvo el apoyo de los EE. UU. y de los gobiernos de la región y el mundo. Pero ese esfuerzo decayó, y Guaido ahora está luchando para evitar que su movimiento se desvanezca en la irrelevancia, ya que se convirtió en un simple orador itinerante, un charlatan, y el pueblo venezolando también se dió cuenta de ello.

Lula
Boric
Petro
Castillo

Grandes avances en la región también están en peligro. El frágil proceso de paz de Colombia se tambaleó después de que la hostilidad del presidente Iván Duque al acuerdo resultó en una implementación poco entusiasta de sus medidas. Petro ha prometido revivir el trato con las FARC mientras busca una paz más amplia con otras insurgencias y grupos armados que aún operan en el país, pero la desconfianza entre las fuerzas de seguridad colombianas podría obstaculizar su capacidad para implementar su agenda. Mientras tanto, el comercio de drogas ilícitas está en auge, al igual que el crimen organizado, incluso cuando la corrupción sigue floreciendo. La pandemia de coronavirus agregó otro desafío inmenso para los sistemas de salud pública y las economías de América del Sur, con implicaciones para los líderes que no tomaron en serio la amenaza. Y ahora, el aumento en los precios de los alimentos y la energía debido a la invasión rusa de Ucrania está a punto de introducir una mayor agitación económica, con posibles consecuencias políticas.

Antes de la pandemia, Rusia y China buscaban profundizar los lazos comerciales con países de la región. Estados Unidos, amenazado por el nuevo interés de Moscú y Beijing, los acusó de apoyar a gobiernos corruptos y está tomando medidas para apuntalar sus propias asociaciones en América del Sur. Pero si la Cumbre de las Américas, que terminó siendo un fiasco diplomático, es un indicio, el presidente Joe Biden tendrá dificultades para promover los intereses estadounidenses en una región que simplemente ya no depende de Washington.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 5, 2022


 

1 thought on “La Marea Rosa”

    • Huarro
    • posted on November 5, 2022

    Ya estan instalados. Y chorros como Lula los siguen votando

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: