Share

🏝️

  Por Seth Bowles.

Hace 40 años, Argentina recuperó las Islas Malvinas, alegando, como lo han hecho durante 180 años, que las islas son suyas. Gran Bretaña los repelió en diez semanas, no sin antes perder más de 900 vidas, mucho tesoro y buena voluntad. Argentina se comprometió a no volver a incursionar militarmente, en gran parte porque Gran Bretaña ha fortalecido las defensas en las islas desde la guerra y el ejército argentino ha sido devastado por administraciones políticas.

Políticos argentinos y británicos, por lo general, se gritan unos a otros en monótonos fragmentos de sonido con guión. Lo que se necesita, pero rara vez se encuentra, particularmente en Argentina, es cabeza fría para reemplazar la fanfarronería política del tipo demostrado por la expresidente argentina Cristina Fernández de Kirchner cuando visitó Roma para presionar al Papa Francisco (argentino) para que apoye a Argentina en las Malvinas.

Sin embargo, tiempo atrás alrededor del 92 por ciento de los votantes registrados en las islas emitieron su voto, con 1.513 votando “sí” para confirmar su “deseo de conservar su estatus político actual como Territorio de Ultramar del Reino Unido” y tres votando “no”. ” Esto significa que el nivel de apoyo fue del 99,8 por ciento. Un mensaje publicado por un miembro de la Asamblea Legislativa de las Malvinas dijo que este referéndum envía “un fuerte mensaje al mundo exterior” de que “estamos contentos con nuestro estado actual. . . y no tienen ningún deseo de ser gobernados por la Argentina”. El Reino Unido se ha comprometido a “respetar y defender” esta posición expresada democráticamente.

Desafortunadamente, los deseos de los residentes de la isla probablemente no tendrán impacto en el Comité Especial de Descolonización de las Naciones Unidas, que domina las acciones legales en la disputa.

El gobierno argentino ha denunciado desde un principio el referéndum como un subterfugio urdido en Londres para legitimar lo que considera los restos del imperio colonial británico y la militarización de la región del Atlántico Sur. El Embajador de Argentina en Uruguay expuso el caso sin rodeos en el año 2013 cuando dijo que los habitantes de las Malvinas son simplemente “colonos ilegales en suelo argentino”.

Aquí está el meollo de la disputa. Buenos Aires insiste en que los isleños son un remanente transitorio e ilegal del colonialismo británico, mientras que Londres y los habitantes de las Malvinas insisten en que los “kelpers”, como se autodenominan estos últimos, tienen el derecho universal de autodeterminación supuestamente garantizado por las Naciones Unidas. 

Antes de 1982, se habían llevado a cabo discusiones bidireccionales que dieron lugar a una declaración de la ONU de 1965, que los argentinos siempre citan hoy. Pero la movilización de Argentina en 1982 cambió la relación, ya que le sugirió claramente a Londres que la responsabilidad británica con los habitantes de las Malvinas debería ser garantizar la autodeterminación de los isleños en lugar de dejarlos a merced de gobiernos argentinos impredecibles y potencialmente violentos que tienen rechazó los derechos democráticos de los residentes de las Malvinas.

La historia temprana de las Malvinas es turbia, salpicada de varios reclamos, ocupaciones, asentamientos y expulsiones forzadas. Argentina basa su caso de soberanía en cuatro puntos. Primero, que cuando arrebató la independencia a España en 1816, heredó la soberanía sobre las Malvinas. (¿No hay algo de ironía en reclamar soberanía contra la Gran Bretaña “colonial” sobre la base de los derechos obtenidos de otro amo colonial?) En segundo lugar, Argentina ocupó las islas durante un par de años antes de 1833, aunque durante muchos menos años que Gran Bretaña. En tercer lugar, está la supuesta naturaleza “transitoria” de la población de las Malvinas. Y el cuarto punto se refiere a la proximidad de las islas al sur de Argentina (unas 250 millas).

La expresidente argentina Fernández afirmó que, en 1833, “Argentina fue despojada por la fuerza de las Islas Malvinas” por Gran Bretaña. Luego, instó falsamente a conversaciones incondicionales con Londres que incluían una condición que sabía que Gran Bretaña no aceptaría, a saber, la exclusión de los habitantes de las Malvinas de la discusión sobre su destino.

Las participaciones en las islas han aumentado en los últimos años debido al descubrimiento de campos de hidrocarburos aparentemente sustanciales y comercialmente viables en la “zona económica exclusiva” de las islas. Hoy, Argentina amenaza con juicios para disuadir a las empresas internacionales de explorar incluso con el argumento de que los recursos pertenecen a Argentina, no a las Malvinas. Los barcos con bandera de las Malvinas y otras embarcaciones que comercian con las islas están prohibidos en los puertos argentinos en detrimento del comercio y el turismo de las Malvinas.

Londres y Stanley, la capital de las Malvinas, argumentan que la ocupación británica de las islas se deriva de reclamos hechos antes y en 1833 y por prescripción positiva, es decir, el reconocimiento derivado de la posesión y ocupación ininterrumpida y prolongada de una propiedad (180 años), una práctica que es ampliamente aceptada, aunque a menudo de mala gana, en el mundo.

Fernández habló del uso de la “fuerza” a principios de la década de 1830, pero la violencia más grave entonces no fue la expulsión de los argentinos de las Malvinas sino el motín en un barco argentino enviado a las islas a fines de 1832 y el asesinato de su capitán. En aquellos días, así es como los territorios solían cambiar de manos. La España colonial tomó “a la fuerza” el control del área del Río de la Plata para instalar el Virreinato que los “argentinos” luego tomaron por la fuerza para hacer su nueva nación.

Las Islas Malvinas fueron ocupadas en el siglo XIX con menos fuerza que la que usaron los argentinos en el continente porque no mataron a ningún “nativo” para tomar el control, mientras que los argentinos sí lo hicieron. Argentina estableció el récord cuando invadió las Malvinas en 1982, aunque Gran Bretaña respondió de la misma manera. 

La afirmación argentina más irracional es que los malvinenses son una “población temporal”. Por supuesto, los isleños fueron “trasplantados” a las Malvinas, donde no había población nativa, pero España también trasplantó españoles a la zona del Río de la Plata y Argentina luego “trasplantó” a más de seis millones de inmigrantes.

Pero los habitantes de las Malvinas no están simplemente “de paso”. Al final, sería difícil encontrar un grupo de personas en cualquier parte del mundo más adecuado para la autodeterminación por cualquier definición razonable de ese término. Los habitantes de las Malvinas han vivido pacíficamente en una región distinta y permanente durante casi dos siglos y tienen un idioma, una religión, una cultura y un conjunto de instituciones diferentes de los argentinos. En su mayoría son de extracción inglesa y escocesa en lugar de española e italiana. Su historia continua de 180 años se remonta a cuando Charles Darwin, de veinticuatro años, desembarcó del HMS Beagle para buscar gauchos y fósiles en Argentina y visitar las Islas Malvinas. 

La historia de Argentina, por el contrario, ha sido impredecible y, a menudo, violenta. Mirando solo los últimos cincuenta años, Argentina ha tenido dictadores militares y líderes democráticos muy desiguales; el despreciable terrorismo de guerrillas trotskistas y peronistas; una guerra interna que dejó miles de muertos, torturados y desaparecidos; una inflación galopante y un colapso económico que trajo el mayor incumplimiento de pago de la deuda en la historia mundial, que fue aclamado por la legislatura nacional; y la incursión militar fallida en las Malvinas.

Varios de mis amigos argentinos han preguntado retóricamente por qué un Falklander cuerdo elegiría ser argentino si pudiera ser británico. De hecho, el referéndum no mostró muchos deseos de cambiar.

La fórmula mínima podría ser que Gran Bretaña y las Malvinas reconozcan (sin acceder) el reclamo de Argentina. Entonces, todas las partes podrían acordar un período de enfriamiento de varias décadas mientras se comprometen seriamente a una cooperación de beneficio mutuo en el desarrollo de recursos. Esto es esencialmente lo que las dos partes acordaron hacer en la “Fórmula de Madrid” de octubre de 1989 y la “Declaración conjunta” de septiembre de 1995, en la que se pedía la cooperación en la exploración y explotación de hidrocarburos. Ambos dejaron explícitamente sin resolver la cuestión de la soberanía. En 2007, Argentina renunció formalmente a la “Declaración” con el argumento de que Gran Bretaña violó sus términos con la exploración petrolera en la región.

En una encuesta del Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano, el 70 por ciento de los argentinos dijeron que creen que los británicos nunca negociarán la soberanía de la isla, y tienen razón en el futuro previsible. Entonces la capitulación, que es lo que quieren los políticos argentinos, no está en las cartas. La mayoría de los demás políticos latinoamericanos han marchado al son de Argentina y Washington pragmáticamente deja de lado la integridad al reconocer únicamente el control de facto de las islas por parte de Gran Bretaña.

Además, la mayoría de las organizaciones internacionales, principalmente el Comité Especial de la ONU, muestran muy poco interés en la autodeterminación cuando hay incluso una pizca de “descolonización” en el aire para ser explotada. Los temas de autodeterminación, soberanía, colonialismo y nacionalismo no son para nada triviales en el mundo moderno, pero a menudo son trivializados o incluso destrozados por la manipulación propagandística y la retorcida jerga legal producida por ejércitos de políticos e indiferentes o egoístas. abogados

El comunicado oficial de la legislatura de las Malvinas elogió el apoyo británico y concluyó: “es hora de que otras naciones del mundo que respetan los derechos humanos y la democracia, y que no tienen miedo de defender la justicia y la libertad, también nos presten su apoyo”. 

Probablemente, la única forma de avanzar es acercarse a los argentinos razonables y alentarlos a que hagan que su gobierno retroceda. Eso no será fácil, pero la encuesta de Belgrano sugiere que la mayoría de los ciudadanos argentinos son mucho más razonables que sus políticos.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 11 , 2022


 

3 thoughts on “La Cuestión de Las Malvinas”

    • piker
    • posted on November 11, 2022

    Google is presently paying $10447 to $13025 every month for working on the web from home. I have joined this activity 2 months back and I have earned $15248 in my first month from this activityHere is I begun—>> prisioneroenargentina

    • Roger
    • posted on November 10, 2022

    Malvinas?
    No hay cuestión. No reclamo. No hay disputa. La cuestión se resolvió en la ONU en 1989.

    1. Las malvinas son argentinas

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: