Share

🤿

Alexey Molchanov ha sido indiscutiblemente el mejor clavadista libre del mundo en los últimos cuatro años. Pasó sus años de juventud viajando por el mundo, de competencia en competencia, con su madre, quien estableció 41 récords mundiales y ganó 23 títulos de campeonato mundial. Un día de 2015, mientras buceaba con miedo cerca de Ibiza, la madre de Alexey Molchanov desapareció. Sin embargo, su plan de estudios nunca se olvidó y se enseña en toda Rusia y Europa del Este. Su hijo, Alexey, ya tenía un récord de profundidad y múltiples campeonatos mundiales en su haber. También había comenzado a fabricar equipo de buceo libre bajo la marca Molchanovs.

La hermana mayor de Alexey Molchanov, Oksana, también es buceadora libre e instructora, pero durante dos años después de la muerte de su madre, evitó el agua. Molchanov buceaba con más frecuencia y llevó el plan de estudios de buceo libre de su madre a todo el mundo. “El agua, el buceo libre fue la forma de limpiarme y recuperarme”, dijo. Estar bajo el agua le permitió conectarse con su madre y al mismo tiempo dejarse llevar. “Es pensar en esta conexión, y también es no dejar que la tensión y todas las emociones negativas se asienten en el cuerpo”.

Los registros comenzaron a acumularse rápidamente. En 2017, Molchanov ganó Vertical Blue, el Wimbledon del buceo libre, por primera vez. Al año siguiente, rompió dos récords de profundidad en la misma competencia en Dean’s Blue Hole, el campo de entrenamiento en casa de su mayor rival, William Trubridge. En 2018, rompió su propio récord de peso constante, al sumergirse a 130 metros y regresar con una monoaleta, y consiguió el récord mundial de inmersión libre de Trubridge, al bajar una línea a 125 metros y regresar nuevamente.

La mayoría de los buceadores profesionales se toman un descanso de superar sus límites cada invierno. Pero Molchanov no es como la mayoría de los buceadores. Entonces, en febrero de 2020, encontró su último desafío en el buceo en hielo y estableció un récord mundial allí también, cubriendo 180 metros (591 pies) en una hazaña de distancia, no de profundidad, bajo el hielo en una cantera en las afueras de Moscú.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 28, 2022


 

4 thoughts on “EL BUCEO MÁS PROFUNDO BAJO EL HIELO”

  1. It must be awesome

  2. I wonder what the ice singing sounds like underwater

  3. I would freak out and probably panic to death.

  4. It is definitely an odd sensation when you go under the first time. I am kinda jealous they got to dive such a nice place. Most of my dives where in conditions where you can see a foot maybe. I was a public safety diver so we trained in bad conditions and spent a lot of my dives searching for people. I don’t do the diving with the Fire Department anymore but plan on doing some recreational dives eventually. We always called it hydro therapy when we would dive. I could bust my butt under the water but always felt great when I got out.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: