Share

  Por Claudio Valerio.

 

La máxima expresión de la belleza de la naturaleza es el Arco Iris. En el cristianismo, en el Génesis, versa “un arcoíris fue visto después de que Dios dejó caer un gran diluvio sobre la tierra para limpiarla del pecado y el mal”. El arcoíris, en definitiva, ​​ representa un pacto entre Dios y los seres vivientes; es el mediador entre materia y espíritu, el puente entre la tierra y el cielo. Simbólicamente nos representa focos de conciencia de humanidad y, cuando hace su aparición, es como si Dios nos hablara diciendo “quédense tranquilos”.

Pero el arcoíris es, según la RAE, el «fenómeno óptico que presenta en forma de arco de bandas concéntricas los siete colores elementales, causado por la refracción o reflexión de la luz solar en el agua pulverizada, generalmente perceptible en la lluvia». De una u otra forma, y siguiendo con la definición mentada de Diccionario de la lengua española, estos siete tonos que reconocemos y que permanecen en el imaginario común, son producto de la refracción de la luz y muestra los colores en un orden resultado de su longitud de onda.

Celebrar las fiestas con abundante comida y bebida, es la excusa perfecta para festejar y, con los excesos, descuidamos la dieta y control normal que no sólo se traduce sobrepeso, sino también en trastornos de salud. Para compensar esto y a los fines de bajar esos kilos extra, necesitamos una dieta de desintoxicación basada en la ingesta de verduras y frutas.

Siguiendo los colores del arco iris, es posible prescindir de complicadas dietas y/o regímenes; siguiendo la misma, la pérdida de peso es un hecho.

La dieta de arco iris se basa en la ingesta de frutas y verduras de diferentes colores que, en realidad, contienen diferentes tipos de micronutrientes. Es muy simple, solo se debe comer cinco tazas de frutas y verduras en cinco colores (rojo, naranja, amarillo, verde, azul, índigo, violeta (púrpura). Existe también el arcoíris color blanco (albino), que solo aparece cuando hay niebla.

El rojo nos indica vida, resistencia, fuerza, vigor; representa a la tierra, el cuerpo, el infierno que, en antiguas religiones, los tres significaban lo mismo.

Tomate, rábanos, uvas rojas, cebollas rojas, remolacha, fresas, frambuesas, sandía, pomelo rosado, y otras, son las opciones de alimentos rojos. Estos tipos de alimentos son ricos en vitamina P y son poderosos antioxidantes.

En el caso del naranja es el color del sol y significa vitalidad, autocontrol, conexión con la naturaleza, confianza en uno mismo, buena salud y espíritu joven. Refleja una persona con temperamento artístico. El amarillo representa alegría, receptividad, buena salud, simpatía, desarrollo intelectual, facilidad de aprender, sabiduría, creatividad y fortaleza de carácter.

Los alimentos de color naranja y amarillo incluyen calabazas, pimientos, maíz, duraznos, zanahorias, limones, melones, damascos y piñas. Estos alimentos contienen una gran cantidad de vitaminas A y C.

Verde el color de los médicos, el color de la curación. Tiene la vibración de la expansión y el rejuvenecimiento, o sea el crecimiento. Simboliza la armonía y la paz, calma el espíritu y tranquiliza los nervios. Verde cura enfermedades de la digestión como por ejemplo gastritis y acidez de estómago, vómitos.

Gracias a la clorofila que se los alimentos verdes contienen, mantiene un control de peso normal, ayuda a prevenir el cáncer y desintoxica el hígado.

Las opciones de alimentos verdes incluyen espinacas, kiwi, calabacines, perejil, limas, espárragos, pepinos, lechuga, hojas verdes y romana, palta, manzanas verdes, arvejas y brócoli.

El azul simboliza el cielo, espiritualidad, tranquilidad, contemplación y oración, relajamiento, equilibrio emocional, pacifismo. El violeta la espiritualidad, inspiración, místico, mágico, tolerancia, sensibilidad.

Los alimentos azules y púrpuras reducen el riesgo de cáncer y son excelentes para el tracto urinario. Los alimentos azules y púrpuras incluyen repollo morado, berenjena, zarzaparrilla negra y morada, arándanos, ciruelas y uvas moradas. Todas ricas en vitamina C, vitamina A y otros antioxidantes. Cuando nos referimos a nutrición y dietas para bajar de peso, tienen protagonismo.

Las fresas blancas, también conocidas como pineberry o alma blanca o y en el presente artículo vamos a detenernos en ellas, intentando conocerlas más a fondo, descubriendo su origen, por qué son de ese color, etc.

Esta fruta exótica posee vitamina B9, brinda grandes aportes de vitaminas A y C, además de que se le reconoce el beneficio de fortalecer el sistema inmunitario.  

Cuando pensemos en las fresas, dejemos de hacerlo en aquellas de color rojizo marcado que inunda todo lo que toca; también están estas blancas, de sabor tan especial, que probablemente sea la única que su contenido de fibra previene la absorción de lípidos.

El blanco representa el vacío, la templanza, iluminación, perfección, inocencia, virtud, integridad, objetividad, empatía y lealtad. El planeta que le corresponde es la luna.

El alimento blanco contiene xantonas (compuesto cuyo beneficio principal es en terminar con el crecimiento excesivo de bacterias en el estómago y la orina) y que tienen propiedades que reducen el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, además de antioxidantes y antiinflamatorias. Las opciones de alimentos blancos son coliflor, ajo, cebollas, rábano y nabos. Refuerzan el sistema inmunológico y ayuda a prevenir enfermedades del corazón. El rábano es un diurético natural que ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo y a limpiar los riñones.  El ajo ayuda a prevenir los ataques cardiovasculares y reduce el azúcar en la sangre.

La cebolla y el ajo tienen propiedades antibacterianas y antiinflamatorias; además, las cebollas son grandes probióticos.

La cebolla, como el ajo, forman parte de la familia de las liliáceas, que se caracterizan por su fuerte olor y sabor; es rica en azúcar natural, vitaminas A, B6, C.  A la cebolla, por excelencia, se la utiliza para cocinar, aunque es aceptable en crudo, es posible conservarla durante varios meses, sin necesidad de refrigeración, siempre que se la almacene en un lugar fresco y seco.

Es base de cualquier plato y también para caramelizar.

Sosteniendo esta dieta por una o dos semanas de pasadas las fiestas, traerá algunas consecuencias favorables en la salud, de nuestro cuerpo.

Si queremos comer de forma sana y adecuada, llevemos a cabo una dieta saludable, que sea sana y equilibrada, que nos ayudará a protegernos de todas las formas de malnutrición (desequilibrios de la ingesta calórica y de nutrientes, sea por carencias o por excesos).

Las dietas restrictivas no funcionan y la pérdida rápida de peso genera un efecto rebote.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 2, 2022


 

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: