La Torre de Babel y su semejanza con el Gobierno de Colombia

Share

   Por Eugenio Trujillo Villegas.

Uno de los pasajes que más impactan del Antiguo Testamento es el de la Torre de Babel, que quiere decir Torre de Confusión. El relato bíblico no podría hacer una descripción más adecuada con los tiempos que vivimos en Colombia, en donde todos los días los funcionarios del Gobierno anuncian chifladuras y disparates sin nombre, con la petulancia de quien se cree sabio y sensato.    

Es por eso que todos y cada uno de los anuncios del actual Gobierno nos recuerdan la mítica y legendaria Torre de Babel.

“Vamos a edificar una ciudad y una torre, cuya cumbre llegue hasta el cielo, y hagamos célebre nuestro nombre… Y descendió el Señor a ver la ciudad y la torre, que edificaban los hijos de Adán… Y dijo: he aquí, el pueblo es uno solo, y todos tienen un mismo lenguaje; y han empezado esta fábrica, ni desistirán de sus ideas, hasta llevarlas al cabo… Ea, pues, descendamos y confundamos allí mismo su lengua, de manera que el uno no entienda el habla del otro. Y de esta suerte los esparció el Señor desde aquel lugar por todas las tierras, y cesaron de edificar la ciudad. De donde se le dio a esta el nombre de Babel, o confusión, porque allí fue confundido el lenguaje de toda la tierra. (Génesis, XI, 4-9).

Los intérpretes católicos de la Biblia afirman con gran acierto que el principal elemento de confusión no fue que estas gentes comenzaran a hablar lenguas distintas, pues en todas las épocas los hombres se han entendido por señas y gestos. La principal razón de esa espantosa confusión fue que Dios hizo que cada uno de ellos comenzara a desear cosas diferentes, creando rencores y odios irreconciliables, de tal forma que el proyecto de construir la torre que llegaría al cielo fue imposible de ejecutar.

Cada anuncio del Gobierno es peor que el anterior

Pues bien, eso parece ser lo que le acontece al actual Gobierno de Colombia. Para horror del mundo, para desconcierto de las mentes lúcidas, y para que la Historia no se olvide jamás de las extravagancias y disparates que se anuncian pomposamente como si se tratara de ideas cuerdas, en nuestro País se revive la historia de la Torre de Babel al pie de la letra.

El más reciente anuncio fue el de confiscar el fondo privado del sistema de pensiones, que tiene cerca de us 80.000 millones de dólares que son propiedad de los aportantes al sistema, para destinarlos a la construcción de un tren elevado de 1.500 km de longitud, entre Buenaventura y Barranquilla. Pocos días antes, el propio presidente anunció que no construirá más autopistas, en un país que casi no tiene ninguna, porque según él, “solo sirven para que los ricos transporten sus mercancías importadas”.

La ministra de Minas propone acabar con la producción de petróleo, gas y carbón, que representan la mitad de la economía del País, porque según ella contaminan el ambiente. La ministra de Salud propone acabar con el sistema privado de salud, para reemplazarlo por uno estatal. El presidente decide comprar una flotilla de aviones de combate de última generación, pero él mismo consideraba hace seis meses que esto era un crimen contra los pobres, cuando el gobierno anterior propuso comprar los mismos aviones.   

Los terroristas que destruyeron a Colombia durante los disturbios del año 2021, están siendo dejados en libertad para convertirse en “gestores de paz”, violando todas las normas constitucionales. Se anuncia que no se combatirán más los cultivos de coca, que son el combustible de la guerra inaudita que vivimos. Aunque se anuncia una ridícula e inexistente “paz total”, en realidad todos los grupos guerrilleros y subversivos están en el auge de sus operaciones terroristas, matando, secuestrando y delinquiendo, como si la Fuerza Pública no existiera. Y esto incluye a las FARC, que se pasaron 8 años diseñando un proceso de paz, pero que sólo lo fue de impunidad y de burla ante todos sus crímenes. Las masacres que hubo durante los primeros cuatro meses de este gobierno, son mayores y más frecuentes que las realizadas en los tiempos más espantosos de la violencia.

Para hacerle frente a esta gravísima situación se destituyeron 80 generales del Ejército y la Policía, y se nombró ministro de Defensa a un enemigo declarado de las Fuerzas Armadas. Y, para no hacer más larga esta crónica delirante, el presidente elige como su “primera línea” de Gobierno a los más corruptos e incompetentes políticos, que son los que tienen en sus manos la responsabilidad de dirigir la construcción de la actual Torre de Babel.

Llegó la hora de erradicar la indolencia

Colombia será, según ellos, una “potencia de la vida”, en donde viviremos en una “paz total”, donde desaparecerán los ricos, y donde los pobres serán los nuevos bienaventurados que recibirán subsidios del Estado a manos llenas. Todo esto mientras se expropia el dinero privado que existe, que durante décadas ha sido creado juiciosamente por los únicos que saben producirlo, que son los empresarios. Y también mientras se acaba el dinero público, que también ha sido creado por los empresarios y trasladado al Estado por la vía de los impuestos, que a pesar de la inmensa corrupción que padecemos se ha administrado en forma más o menos juiciosa.

Cuando está por finalizar este fatídico año 2022, solo nos queda pedir que el Señor “descienda” de nuevo de los cielos, y salve a Colombia de esta banda de incompetentes, de locos y de borrachos, que contra todas las evidencias de la historia, pretenden ejecutar lo que siempre ha sido un absoluto fracaso.  

Esto es, imponer el socialismo, gobernar con lo peor de la sociedad, entregar el manejo de los recursos del Estado a los más grandes ladrones, y destruir a los empresarios que han construido el País.

Y mientras esto acontece, para peor desgracia de nuestra Patria, los colombianos de bien duermen despreocupadamente y no hacen nada para evitar la tragedia anunciada. Todos los supuestos líderes, tanto religiosos como empresariales, sin excepción alguna, parecen disfrutar el viaje de este navío donde todos los tripulantes están en desacuerdo, se comportan como si estuvieran borrachos y ninguno sabe cuál es el puerto de destino.

En esta perspectiva perversa, es inútil desear a mis lectores un feliz año, lleno de paz y prosperidad, que no van a tener por ningún motivo si las cosas siguen así. Es preferible desearles valor, heroísmo y entereza para defender la Patria que está a punto de desaparecer, demolida por sus peores enemigos.

Que el próximo año, el Sagrado Corazón de Jesús, el verdadero patrono de Colombia, nos salve de la hecatombe.

Eugenio Trujillo Villegas es director de la Sociedad Colombiana Tradición y Acción

trujillo.eugenio@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 5, 2023


 

6 thoughts on “La Torre de Babel y su semejanza con el Gobierno de Colombia”

  1. A su juicio: Quien seria una persona apta para ser el presidente de nuestra apaleada Colombia?

    1. Mi tio Bernardo

        • C.C.L.O.
        • posted on January 6, 2023

        Estoy seguro que su tio bernardo haria una mejor labor que Petro

  2. Mixing Biblical claims with politics its a bad idea

  3. Entiend que es una alegoria lo cual dice que el pueblo de Colombia es estupido por tratar de eular a quien construyern Babel para alcanzar a Dios. Estoy muy errado?

    • cosajir
    • posted on January 5, 2023

    I got $16894 in one month electronic acting from home.OPEN>> GOOGLE WORKI am a step by step understudy and work essentially one to two or three hours in my additional time…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: