Share

  Por Mike Granger.

Los informantes confidenciales son cruciales para muchas investigaciones policiales y son especialmente esenciales en el campo de las investigaciones de narcóticos. Los informantes pueden proporcionar información específica que simplemente no está disponible en otras fuentes. Sin embargo, los informantes suelen ser también delincuentes; si no se gestionan adecuadamente, pueden hacer que una investigación policial sea inútil, destruir la credibilidad de una agencia e incluso poner en peligro la vida de los agentes. Para utilizar informantes confidenciales con éxito, las agencias deben desarrollar procedimientos formales y sólidos de control de informantes.

La utilización por parte de servicios legítimos de informantes, es decir, personas del círculo criminal dispuestas a cooperar con la investigación parece un acto razonable pero éticamente contradictorio. Los ejemplos de James Whitey Bulger y Andrew Chambers considerados en este artículo demuestran diferentes aspectos de la interacción del inframundo con la justicia. Las normas éticas en tales casos dependen de la situación y el contexto, en particular, se basan en la necesidad de una prevención real de una amenaza criminal.

Bulger

James Joseph “Whitey” Bulger Jr. fue un jefe del crimen organizado estadounidense que dirigió Winter Hill Gang en el vecindario Winter Hill de Somerville, Massachusetts, una ciudad directamente al noroeste de Boston.

La historia de Andrew Chambers es única porque incluye un número récord de años encubierto. Chambers llevó una doble vida durante 16 años, trabajando como informante de la policía para el departamento de narcóticos. Chambers también estableció el récord en la cantidad de tratos criminales frustrados en Los Ángeles y más allá, evitando que cientos de toneladas de drogas duras se vendieran y salieran a la calle. La inconsistencia de la figura de Chambers radica en que el agente se hizo pasar por una persona sin antecedentes penales para conseguir el trabajo. Las acciones de Chambers ya parecen menos moralmente puras y éticamente motivadas, dado que fue arrestado varias veces antes de pasar a la clandestinidad.

Andrew Chambers fue informante de la DEA durante 16 años. Trabajó en todo el país y es responsable de la detención de 445 narcotraficantes y la incautación de 1,5 toneladas de cocaína y U$ 6 millones en activos.

Significativamente, las actividades de Chambers como agente eran esencialmente comerciales: la DEA afirma que recibió la asombrosa cantidad de U$ 4 millones en total por su trabajo. La técnica de Chambers fue el siguiente modelo: hizo tratos con los grandes estafadores de la ciudad y posteriormente se preparó para interrumpirlos y arrestar a los involucrados. Esta práctica en realidad implica que Chambers estaba vendiendo drogas con las que los compradores fueron atrapados posteriormente. Por un lado, esta práctica es sumamente controvertida ya que los policías son, en esencia, catalizadores del delito cometido. Sin embargo, por otro lado, sin este trabajo, las autoridades habrían perdido por completo la larga guerra contra las drogas en los Estados Unidos. Los arrestos realizados con la participación directa de Chambers permitieron descubrir muchas cadenas ocultas de círculos criminales en los Estados, por lo que algunos consideran a Chambers un verdadero héroe.

Un dilema ético aún más difícil es el caso de James Whitey Bulger, un capo de la mafia en Boston, Massachusetts. Bulger vivió una vida larga y de alto perfil como criminal, obteniendo su primera ficha policial en la década de 1950. Sin embargo, está claramente documentado que, estando en el estado de un criminal legendario, Bulger cooperó activamente con el FBI durante los últimos 15 años de su vida. Bulger negó enérgicamente su conexión con los servicios especiales, sin embargo, la documentación de varios volúmenes demuestra su clara cooperación. Bulger informó a las autoridades sobre asesinatos, redadas de crimen organizado y tratos.

Chambers

Sin embargo, es importante que de esta manera, no solo ayudó al FBI a cumplir con la cuota de captura de delincuentes, sino que también se mantuvo en libertad sin cambiar su curso de acción, siendo un bandido. Bulger usó los consejos que le dio el FBI para sus propios fines, deshaciéndose de los enemigos o simplemente objetables. También se debe tener en cuenta que él mismo recibió información de los servicios secretos, dando sobornos al agente corrupto John Morris. Es obvio que tal interacción entre la policía y el criminal está tan activamente coordinada que deja una marca en los representantes de la ley. De hecho, el imperio de la mafia Bulger continuó existiendo con el permiso e incluso el estímulo de los servicios de seguridad nacional. Estas relaciones entre autoridades y delincuentes parecen inaceptables porque detrás de ellas se desdibuja la idea del fin último, la lucha contra el crimen. Demasiados aspectos de esta historia pueden percibirse como el patrocinio del estilo de vida criminal del cabecilla violento de un grupo del crimen organizado por parte de la policía.

Ambos precedentes ciertamente pueden interpretarse como denigrantes de las actividades de la policía y los servicios especiales. El mismo hecho de que la policía garantice la seguridad de los delincuentes mientras continúan realizando actividades ilícitas va en contra de las ideas básicas de la ética. Sin embargo, ambos casos también se ven convenientemente desde la perspectiva de encontrar el menor de dos males. En el caso de Andrew Chambers, se suspendieron las funciones de cárteles de la droga completos y no se podía obtener información privilegiada sobre sus actividades excepto a través de la agencia que limita con las actividades ilegales de Chambers. En el caso de Whitey, la situación es aún más controvertida ya que se habla de un criminal realmente grande y un asesino brutal. Sin embargo, se puede suponer que si fuera arrestado de inmediato, se detendría cualquier cadena que condujera a la exposición de toda la red mafiosa.

Así, se puede concluir que cada uno de los participantes en estos controvertidos incidentes se guió por el principio del beneficio. Fue el afán de lucro lo que empujó a Chambers a trabajar de incógnito ya Bulger a extraditar a sus cómplices. El beneficio de los servicios secretos, si se excluyen los casos de corrupción abierta, era conocer a los representantes del mundo criminal para cercenar más tajantemente la existencia de organizaciones criminales. La voluntad de hacer tales compromisos con los delincuentes puede ser cuestionable, pero parece justificada cuando se trata de salvar potencialmente cientos de vidas.

 

Mike Granger es un asistente jubilado del secretario de los tribunales superiores y de magistrados del condado de Fulton del administrador del tribunal. Responsable de gestionar las funciones administrativas y de negocios de la corte, bajo la dirección del Juez Presidente. Colabora con varias revistas locales en el tema de derecho.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 20, 2023


 

11 thoughts on “Informantes de la policía”

  1. profitable business….

      • the government hates hard-working people
      • posted on January 20, 2023

      and risky

  2. If that works…. why not?

  3. Probably certain people got protection that’s who likes him.

  4. Parecido a muchos militares argentinos… ¿No?

  5. after Bulger was gone no one in south Boston ever did drugs again

  6. he was simply just another human being trying to survive as best he knew how like we all do and he layed some serious goose eggs like we all do. to his credit he can say nobody the gov’t or his enemies were able to catch him or kill him in his prime so he was one of the best at his profession. but to his dismay he died the way he lived and nobody is mourning his loss other than maybe a few friends and family. like anybody else a mixed bag. just like me, you or anyone else he did not ask to be born into this hellish mess.

    • Frank Waltz
    • posted on January 20, 2023

    Whitey was a mobster, a cold killer and a rapist.

    • Charles ozbilliz
    • posted on January 20, 2023

    My sister worked as a correctional officer for the Texas Department of Corrections. She worked in the building, and she was unarmed. She told me she knew convicts who could kill and once their head hit the pillow, they would sleep like a baby and would talk about it like it was nothing.

    • Slick
    • posted on January 20, 2023

    WEIRD PARTNERSHIP…….

    • Horst Burger
    • posted on January 20, 2023

    Do not ask the police if they are hiring informants. They will show-up.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: