Share

⚖️

  Por Thomas Heffernan.

Se han asignado varias definiciones al vasto concepto que es el derecho. Para algunas personas, la ley es un bien humano incondicional sin el cual la sociedad estaría en desorden.

Para otros, la ley es una farsa y se usa como una herramienta ideológica para servir a las élites. Quizás ambos enfoques sean válidos dependiendo de la perspectiva que adoptemos. Sin embargo, debe haber un enfoque de los dos que tenga más peso basado en la historia del derecho que el otro. Esta discusión busca encontrar cuál de los dos tiene más sentido basado en evidencia histórica real.

La ley, al ser de naturaleza amplia, puede no tener una definición única. Sin embargo, podemos estar de acuerdo en que el concepto de ley se estableció por primera vez con el objetivo principal de poner orden en la sociedad definiendo lo que se considera correcto e incorrecto en función de las normas sociales.

Thompson, a quien se ha referido como el padre de la historia, fue pionero en el argumento de que la ley es un bien humano incondicional y argumentó que la sociedad no conocería ningún bien sin la ley. Este argumento, que se planteó por primera vez hace un par de décadas, ha sido objeto de debate entre muchos académicos.

Thompson fue un historiador que luchó contra la opresión de un pueblo de clase al que consideraba inferior. La clase trabajadora durante el siglo XVIII era un grupo tan oprimido y esto se debía a que las leyes existentes en ese momento parecían favorecer a los que eran aristócratas de la sociedad.

Aunque Thompson al principio parecía como si estuviera presentando una crítica por los parámetros legales, se defendió en varias ocasiones argumentando que la ley protegía a la sociedad del gobierno, que probablemente usaría las mismas leyes para manipular a la gente. Argumentó que las leyes han asegurado que el público tenga derechos que, de ser violados por el gobierno, podrían proporcionar una reparación a la gente.

El gobierno está limitado en sus acciones ya que la ley faculta al pueblo y por lo tanto el gobierno tiene que ser extremadamente cauteloso en sus acciones.

Por otro lado, la ley ha sido vista como una farsa y una herramienta ideológica que sirve solo a las élites de la sociedad. Este enfoque es igualmente cierto y especialmente en países donde los líderes son dictatoriales y autoritarios. Un ejemplo de ello es Indonesia, donde los líderes han elaborado leyes y políticas estrictas con el objetivo de ejercer poderes absolutos, incontrolados e incuestionables sobre la gente.

El Medio Oriente es otro ejemplo más donde los líderes han utilizado el estado de derecho como su herramienta para permanecer en el poder mientras gobiernan a las personas de manera controladora en detrimento de la sociedad. El levantamiento que se ha presenciado en Túnez, Egipto, Libia y ahora Siria es una reacción a los líderes que han utilizado el estado de derecho para su propio beneficio personal y a expensas de la mayoría de las personas en la sociedad.

Son solo los gobiernos los que usan la ley como una herramienta para controlar a su propia población en beneficio de los líderes, pero también las organizaciones internacionales también han usado la ley para manipular a países individuales.

Por ejemplo, los países del tercer mundo pueden necesitar fondos de donantes de países occidentales. Occidente puede imponer algunas políticas que el destinatario de los fondos debe cumplir incluso si se ve privado de algunos de sus derechos. El incumplimiento dará lugar a la retirada de la financiación tan necesaria para el desarrollo en los países del tercer mundo.

Mirando los dos enfoques, el enfoque de Thompson de que la ley es un bien humano incondicional parece tener más peso. Esto se debe a que todo el mundo está bajo la ley. El requisito es que toda persona; la sociedad y el gobierno, los líderes y los individuos deben obedecer y adherirse a las reglas establecidas.

Por lo general, cada vez que el gobierno parece utilizar las leyes para manipular al público, normalmente se trata de una violación de las mismas leyes. Por lo tanto, si todas las instituciones de la sociedad, incluido el gobierno, tuvieran que ser disciplinadas, entonces los objetivos últimos de garantizar que la ley sea un bien humano incondicional permanecerían inquebrantables.

Fortalecer el poder judicial, que se espera que mantenga bajo control tanto a la sociedad como al gobierno y garantice que ninguna violación de las normas establecidas quede impune, debería ser el objetivo final de toda sociedad.

Si bien los mismos tribunales a los que pertenece el poder judicial tienen algunas reglas establecidas que rigen sus operaciones, en gran medida, estos tribunales y los jueces que presiden los tribunales tienen un poder inherente conocido como discrecionalidad para apartarse de algunas de las reglas ya establecidas y llegar a una decisión diferente para que la justicia se manifieste.

La ley es de hecho una herramienta que toda sociedad necesita para mantener el orden, la cordura y la consistencia. Sin la ley, la gente no sabría lo que está bien o mal y, por lo tanto, haría lo que quisiera. Esto vería una sociedad en caos y desorden y esto obstaculizaría enormemente el proceso de desarrollo.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 22, 2023


 

 

 

2 thoughts on “Historia del Derecho”

    • Diego Fuentes
    • posted on January 21, 2023

    En Argentina estamos muy muy lejos de todo eso.

    • Juan Alberto Imperatore
    • posted on January 21, 2023

    O segun en que pais caigas…

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: