Share

   Por Sippie LeBlanc.

Miriam Makeba nació el 4 de marzo de 1932 en Johannesburgo, durante una época de depresión económica. Su madre, trabajadora doméstica, fue encarcelada durante seis meses por elaborar cerveza ilegalmente para ayudar a llegar a fin de mes, y Miriam fue a prisión con ella cuando tenía solo 18 días. Creció en Nelspruit, donde su padre era empleado de Shell Oil.

La madre de Makeba también era sangoma, o practicante de la medicina herbaria, la adivinación y el asesoramiento en las sociedades tradicionales zulú, xhosa, ndebele y swazi (nguni) del sur de África. Su padre murió cuando ella tenía cinco años, Miriam fue enviada a vivir con su abuela en un complejo en Riverside, Pretoria. Desde muy joven, a Makeba le encantaba cantar en la iglesia y realizó su primer solo durante la Visita Real de 1947. Miriam comenzó su vida laboral ayudando a su madre a limpiar casas. En la década de 1950, vivía en Sophiatown cuando era un lugar vibrante y una de las pocas áreas donde todas las razas podían mezclarse. Fue el escenario de la música kwela, el marabi y el jazz africano y la música de big band se hizo popular.

Miriam Makeba comenzó su carrera musical cantando para la banda de su primo, los Cuban Brothers, pero fue solo cuando comenzó a cantar para los Manhattan Brothers en 1954 que comenzó a construir una reputación.

Hizo una gran gira por Sudáfrica, Zimbabue (antigua Rhodesia) y el Congo con la banda hasta 1957. Después de esto, Miriam Makeba cantó para el grupo de mujeres Skylarks, que combinaba jazz y melodías africanas tradicionales. 

Las apariciones de Makeba en las películas Come Back Africa (1957) y como protagonista femenina en King Kong (1959) de Todd Matshikiza cimentaron su reputación en la industria de la música tanto a nivel local como internacional. Más tarde se casó con su coprotagonista de King Kong, Hugh Masekela, en 1964. Makeba llegó a Nueva York en noviembre de 1959 y luego se resignó al exilio después de que Sudáfrica se negara a renovar su pasaporte.

King Kong trataba sobre un boxeador que mata a su novia y luego muere en prisión. El musical, publicitado como una “ópera de jazz”, fue un gran éxito en Sudáfrica. Para evitar las leyes del apartheid que dividían al público, el musical se representaba a menudo en las universidades. Para su pequeño papel en Come Back Africa (como cantante de ‘shebeen’ cantando los títulos ‘Lakutshon Ilanga’ y ‘Saduva’), Makeba viajó al festival de cine de Venecia en 1959 para que pudiera recibir personalmente un premio por la película. La película era un documental sobre Sudáfrica realizado por un director de cine estadounidense, Lionel Togosin. Makeba pronto tuvo problemas con las autoridades sudafricanas, que habían recibido una atención negativa a través de la presentación de la película. Por lo tanto, Makeba decidió no regresar a Sudáfrica, de donde obtuvo poco o nada en términos de pago por sus actuaciones.

El gobierno sudafricano luego revocó su pasaporte y le negó la posibilidad de regresar a Sudáfrica. Fue la primera música negra en abandonar Sudáfrica a causa del apartheid, y con el paso de los años muchos otros la seguirían. Makeba se refugió en Londres después del festival de cine de Venecia y conoció a Harry Belafonte, quien la ayudó a emigrar a Estados Unidos. A principios de la década de 1960, saltó a la fama en los EE. UU. de la noche a la mañana y actuó para el ex presidente de los EE. UU. John F. Kennedy en el Madison Square Garden en 1962. Entre sus otros admiradores estaban Marlon Brando, Bette Davis, Nina Simone y Miles Davis.

Makeba dijo sobre las personas que imitan su ‘look’: “Veo que otras mujeres negras imitan mi estilo, que no es estilo en absoluto, sino simplemente dejar que nuestro cabello sea él mismo. Lo llaman Afro Look”.

En 1960, cuando intentó regresar a Sudáfrica para el funeral de su madre, descubrió que le habían revocado el pasaporte. En 1963, testificó sobre el apartheid en las Naciones Unidas y le quitaron la ciudadanía sudafricana. A partir de entonces, vivió en los EE. UU. Y sus discos fueron prohibidos en Sudáfrica. En 1966, ganó un premio Grammy por An Evening with Harry Belafonte en 1965. También fue la primera mujer negra en tener un éxito mundial Top-Ten con Pata Pata en 1967. En total, grabó cuatro álbumes en los Estados Unidos. Fue en los Estados Unidos donde también grabó su famoso Qogothwane (La Canción del “Click”).

En 1968, se casó con Stokely Carmichael, militante activista de derechos civiles afroamericano y líder de las Panteras Negras, pero el gobierno de los Estados Unidos la acosó y la obligó a mudarse a Guineau. Se separaron en 1978. Después de mudarse a Guinea, Makeba logró encontrar trabajo fuera de los Estados Unidos. Realizó giras por Europa, América del Sur y África en las décadas de 1970 y 1980. Durante estos años actuó principalmente en salas sindicales, instituciones culturales y otros pequeños escenarios. También se presentó en festivales de jazz como el de Montreux en Berlín. Fue durante este período que Makeba se dirigió a la Asamblea General de las Naciones Unidas dos veces, hablando en contra del apartheid como delegado de Guinea ante las Naciones Unidas (ONU). En 1986, recibió el Premio de la Paz Dag Hammerskjold de la Academia Diplomática para la Paz.

Después de Graceland, Miriam tuvo una gran demanda y actuó para los jefes de estado e incluso para el Papa. En 1990, el líder del Congreso Nacional Africano (ANC), Nelson Mandela, fue liberado de 27 años de prisión y animó a Miriam Makeba a regresar a Sudáfrica. Luego regresó, después de 31 años en el exilio, y se convirtió en embajadora de buena voluntad de Sudáfrica ante las Naciones Unidas.

Según su biografía, la década de 1980 fue una época difícil para Makeba, ya que se separó de Carmichael y su hija, Bongi, murió en circunstancias trágicas. También luchó contra el abuso del alcohol y el cáncer de cuello uterino durante este período. En 1987, se unió a la exitosa gira Graceland del cantante de folk estadounidense Paul Simon a la recién independizada Zimbabue. El concierto contó con sonidos multiculturales y llamó la atención sobre las políticas racistas que aún prevalecen en Sudáfrica, a pesar de que técnicamente violó el boicot cultural de Sudáfrica.

Después de su regreso a Sudáfrica, Makeba luchó por encontrar colaboradores, pero seis años después produjo el álbum “Homecoming”. En 1997, se embarcó en su Farewell Tour y apareció en la película Mama de Veronique Patte Doumbe. En 1998 realizó una gira por África, Estados Unidos y Europa y agotó las entradas de los teatros. En 2002, Makeba protagonizó el opulento y emocionante documental Amandla de Lee Hirsch sobre el papel poderoso de la música en la lucha contra el apartheid. Makeba ha recibido doctorados honorarios de instituciones académicas locales e internacionales. La ciudad de Berkeley proclamó el 16 de junio como el Día de Miriam Makeba y ha recibido la máxima condecoración de Túnez. En 1999, Nelson Mandela le otorgó el Premio Presidencial (consulte los premios para obtener más información).

En 2005, Makeba anunció su retiro de la industria de la música convencional, pero continuó apareciendo y haciendo actuaciones más pequeñas. A lo largo de su carrera, Makeba insistió en que su música no era conscientemente política en una entrevista. “no una cantante política, No sé lo que significa la palabra. La gente piensa que conscientemente decidí contarle al mundo lo que estaba sucediendo en Sudáfrica. ¡No! Estaba cantando sobre mi vida, y en Sudáfrica siempre cantábamos sobre lo que nos estaba pasando, especialmente las cosas que nos lastiman”.

Makeba continuó su trabajo humanitario a través de su Fundación Zenzile Miriam Makeba, incluido el Centro de Rehabilitación Miriam Makeba para niñas maltratadas. También apoyó campañas contra el abuso de drogas y la concientización sobre el VIH/SIDA. Además, apareció como embajadora de buena voluntad del presidente Mbeki ante la ONU. Makeba murió en 2008, a la edad de 76 años, después de sufrir un infarto después de una actuación de 30 minutos en un concierto de Roberto Saviano cerca de la ciudad de Caserta, en el sur de Italia. “Conservé mi cultura. Conservé la música de mis raíces. A través de mi música me convertí en esta voz e imagen de África y la gente sin siquiera darme cuenta”, cita de Miriam Makeba escrita en su biografía (2004) , xhosa, ndebele y swazi) del sur de África.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2023


 

 

 

5 thoughts on “La Voz de África”

    • Alicia Suchini
    • posted on January 23, 2023

    Una verdadera estrella inolvidable.

    • Cookie
    • posted on January 23, 2023

    She had a great voice. Love her!☺♥

    • kimberley kifoischild
    • posted on January 23, 2023

    What a story

  1. I would like to point out that it was not only her beautiful music that made her famous worldwide. She spoke out against apartheid in South Africa, and delivered an eloquent speech before the United Nations in 1963. This caused her to be banned from her own native country for 31 years. She was not even allowed to return to South Africa to attend the funeral of her own mother. She was strong, beautiful, and courageous.

    • adolfo sierra
    • posted on January 23, 2023

    Del Pata Pata me acuerdo, era de mis tiempos.

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: