Share

Jiang Qing, hija de un carpintero, nació en Zhucheng, China, en 1914. Después de estudiar en la Universidad de Qingdao, trabajó como actriz de teatro y cine en Shanghái. En 1936, Jiang Qing se unió al Partido Comunista Chino. Poco después conoció a Mao Zedong y se convirtió en su tercera esposa en 1939.

Originalmente actriz de teatro y cine comunistas, su matrimonio con Mao fue muy criticado, ya que su tercera esposa, Ho Zizhen, era una célebre veterana de la Larga Marcha de quien Mao se había divorciado mientras ella languidecía en un hospital de Moscú. Su segunda esposa, Yang Kaihui, fue asesinada por los nacionalistas durante la Guerra Civil China. La primera esposa de Mao, Luo Yixiu, murió de disentería en 1910.

A Jiang Qing se le ordenó mantenerse al margen de la política, y así lo hizo hasta la década de 1960, cuando criticó abiertamente la ópera tradicional china y las influencias burguesas en las artes y la literatura chinas. En 1966, Mao la nombró primera subdirectora de la Revolución Cultural y le otorgó amplios poderes sobre la vida intelectual y cultural de China. La Revolución Cultural fue el intento de Mao de revolucionar la sociedad china, y Jiang demostró ser experta en manipular a los medios y a los jóvenes radicales conocidos como los Guardias Rojos. El movimiento se caracterizó por el terror y las purgas en las que cientos de miles fueron asesinados y millones sufrieron.

A fines de la década de 1960, la Revolución Cultural se desvaneció y Jiang desapareció del ojo público. Sin embargo, después de la muerte de su esposo en 1976, ella y otros tres radicales que habían llegado al poder en la revolución fueron señalados como la “Banda de los Cuatro”. Jiang fue arrestada y en 1977 expulsada del Partido Comunista. Tres años más tarde, la Banda de los Cuatro fue juzgada. Jiang fue considerada responsable de provocar la agitación y el derramamiento de sangre de la revolución, pero negó los cargos y denunció a los líderes de China. Fue declarada culpable y sentenciada a muerte. El 25 de enero de 1983, exactamente dos años después de su condena, el gobierno chino conmutó su sentencia por cadena perpetua. En 1991, murió en prisión de un aparente suicidio.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 25, 2023


 

5 thoughts on “la despiadada viuda de Mao”

    • Coconut Man
    • posted on January 25, 2023

    Sick peolpe in power

    • Pedro Antonio
    • posted on January 25, 2023

    MUCHOS MUEREN EN PRISION DE APARENTES SUICIDIOS

    • Felicidades y mas
    • posted on January 25, 2023

    No me acuerdo haber aprendido sobre esto en la escuela. La Revolución Cultural fue incluso peor de lo que pensaba.

    • tears for fear
    • posted on January 25, 2023

    My ex-gf grandmother worked as a bank teller during the Cultural Revolution, and she has quite the story to tell.
    It may sound like everyone was a devil, so eager to denounce the people they knew, but according to my grandma most people had their hands tied. Each state-owned agency (there were no private businesses back then so basically everything) were assigned quotas from higher ups – quotas on how many counter revolutionaries they must pick out. Crazy right, I know. When the quotas trickle down to the lowest levels, it’s often only one or two out of a group of fifty. So, in the bank branch she worked in, a meeting was called after they had their quota assigned – they had to submit the name of one “counterrevolutionary” out of about thirty employees. Nobody in the room was safe regardless of position. Everyone knew each other too so everyone was reluctant. Nobody dared to step out of line either, so the entire room sat in utter silence for an hour.
    And then one person stood up and excused himself to go to the bathroom. After he left the other participants looked at each other and all knew what’s up. When the unfortunate guy returned everyone else was pointing fingers and shouting “beat down the counterrevolutionary” at him. That was how their branch “elected” their “counterrevolutionary”. They had to do it too – if anyone didn’t jump on that one guy, then they would naturally become the next in line. My grandma was only 19 years old.Thus is the madness of the Cultural Revolution.

      • CLAUDIO KUSSMAN Y FAMILIA
      • posted on January 25, 2023

      Excelente testimonio del horror. Desafortunados quienes deben vivir con miedo. Nuestro acompañamiento a la memoria de su abuela. Cordialmente CLAUDIO KUSSMAN Y FAMILIA

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: