Share

 

  Por Claudio Valerio.

¿Alguna vez te ha pasado que te encuentras sin fuerzas? ¿Alguna vez te ha ocurrido que, a pesar de cualquier circunstancia adversa, has tratado de subsistir? ¿Y cuantas veces has sentido que tus fuerzas se fueron perdiendo en el transcurrir de la batalla?  Sea cual sea la situación que paso, y aun sin sentirse sin fuerzas, no hay que rendirse.

Conseguir esto último tiene un gran mérito. Y es que, a veces, rendirse pareciera que es lo más fácil. Sin embargo, rendirse jamás debe considerarse como la mejor opción. Sin fuerzas, hay muchos que siguen luchando porque sienten que la fe los sostiene… Pablo, el apóstol, que experimentó una revelación de Jesús resucitado, dijo alguna vez (2 Corintios 4:9): “perseguidos, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos;”

¡No te rindas! Porque Nuestro Señor Jesucristo está pronto y dispuesto a concederte sea gracia, habilidad, sabiduría, capacidad, u otro don. Pero, a cambio, pide colaboración, esfuerzo y mismo, voluntad.

Ludwig van Beethoven, virtuoso pianista y compositor alemán (Bonn, 16 de diciembre de 1770 -Viena, 26 de marzo de 1827), un admirado y muy respetado músicos de su época, con una sordera que se hizo progresiva, expresó con certeza “La música me llega más fácilmente que las palabras”. Además, este eminente compositor una vez dijo que “el genio se compone del dos por ciento de inspiración y del noventa y ocho por ciento de perseverante trabajo”. El sacerdote capuchino español Ignacio Larrañaga (1928 –  2013) expresó: “La constancia es el alto precio que hay que pagar por todas las conquistas de este mundo. Todo lo más grande en cualquier ámbito se ha conseguido por una ardiente perseverancia”.

Aunque te sientas triste, no te rindas, porque, cuando persigues algo valioso es inevitable encontrar obstáculos, es inevitable toparnos con obstáculos; piensa en un futuro con sueños realizados, un mañana lleno de alegría… Si te sientas perdido, aférrate a la esperanza que alberga tu corazón, no te rindas y, con la mirada puesta en el cielo, recorre el camino soñado. No te sientas derrotado, piensa que las caídas nos muestran el poder de la fe y de nuestra fuerza. siempre en la victoria luminosa al final de tu camino, y descubrirás que también los errores son indispensables para aprender.

Persevera, porque es una vocación, es una gracia de Dios y, a pesar de esto, Él nos puede dar otras virtudes en función a esa misma perseverancia. Persevera en la fe, en los logros, que es un regalo de Dios para nosotros.

El florentino Leonardo da Vinci (1452 – 1519), quien en vida se destacó por su capacidad de alcanzar la excelencia en varias áreas del conocimiento, estableció que en su tumba se escribiera este epitafio: “Tú, Señor, regalas todos tus dones al precio del esfuerzo”.

Siempre con una voluntad firme y decidida a permanecer en la lucha, el éxito comienza, el éxito se logra; ése es el gran regalo que Dios nos da para que por nosotros sea utilizado con humildad.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 25, 2023


 

Comment

Su Opinión Aquí

%d bloggers like this: