Pregunte a Reyna

Share

😊

.


Estimada Reyna es la columna de consejos de PrisioneroEnArgentina, donde Reyna responde a tus preguntas sobre las relaciones en el hogar, el trabajo y más…

 

.

Estimada Reyna:

Mi querido novio (tiene poco más de 20 años) está lidiando con la caída del cabello. Lo comenta de vez en cuando con algo de disgusto, pero parece más o menos resignado (que yo sepa) a quedar calvo. Una o dos veces, mencionó los tratamientos que están disponibles para este problema, de los cuales sé poco. Una vez, incluso me preguntó vagamente si pensaba que era una buena idea tratarse. Le di la respuesta de apoyo “si eso te hace sentir mejor, seguro”.

La cosa es que realmente no quiero que pierda todo su cabello. Sé que es inevitable, pero todavía somos bastante jóvenes y me gusta su cabello como está ahora, tal vez egoístamente.

Es un tipo bastante relajado, y sé que, si lo alentara, sería mucho más probable que explorara sus opciones. Pero odiaría que él pensara que soy superficial o que me gustaría menos si se quedara calvo. Por otro lado, invierto a fondo en mi apariencia y trabajo activamente para preparar mi piel/cuerpo para los efectos inevitables del envejecimiento, por lo que sería una locura que él también lo hiciera. ¿Sería cruel de mi parte alentarlo gentilmente a explorar sus opciones? ¿Esperar a ver si vuelve a mencionarlo? ¿O debería superar esto y dejar que la naturaleza siga su curso, incluso si eso significa que me sentiré menos atraída por él?

Preocupada en Miami.

Estimada preocupada en Miami.

Es importante que sepas que la caída del cabello puede ser por resultado de herencia, cambios hormónales, o afecciones médicas. También es más común en el sexo masculino.

Sobre su preocupación y su temor de terminar atada a un calvito, me preocupa que solo lo ame o lo quiera por su cuero cabelludo y hermosura, ya que es inevitable perder el cabello, los dientes, etc., etc., con el tiempo.  Si es así, déjalo y búscate el oso peludo que te haga feliz.

Nos tante, si verdaderamente lo quieres por otros atributos y el cabello no es un asunto que te causará trauma en el futuro, sugiero que esperes el momento oportuno para sugerir acompañarlo a una consulta médica para descubrir el motivo de la perdida de cabello y explorar las opciones disponibles para aliviar el problema.

Suerte, Reyna



 

Estimada Reyna:

He estado casada con mi esposo, “XX”, durante tres años, pero hemos estado juntos durante siete. No ha sido un camino fácil para nosotros. Lo amo, pero no me da la atención o el tiempo que quiero.

Tenemos dos hijos que estamos criando de relaciones anteriores. No me propuse lastimarlo intencionalmente, pero hace tres años, me volví a conectar con alguien de mi pasado a quien llamaré “BB”. BB y yo hemos estado viéndonos intermitentemente desde que nos reconectamos. Ahora me encuentro sin querer lastimar a ninguno de ellos, pero estoy enamorada de ambos.

He pensado en dejar a XX (mi esposo) varias veces, pero no me atrevo a hacerlo. Siento que estoy viviendo una doble vida. XX sospecha que estoy hablando con otra persona, pero no sale y me pregunta directamente. Todo lo que quiero es ser feliz y no lastimar a otros en el proceso. Por favor, dame un consejo

Laura V.

Estimada Laura V.

Sin dudas estás viviendo una doble vida. Es muy difícil responder o sugerir algo al respecto, sin saber si su esposo y usted han hablado sobre su sentir, si se comunican claramente sobre sus necesidades, o si han intentado recibir ayuda terapéutica en pareja.

Es cómodo decir, “Los amo a ambos y no deseo herirlos”.  La realidad es otra, alguien saldrá perjudicado y herido.

Sugiero que tome un tiempo con su esposo e intente comunicarle su sentir y renovar su relación. Si esto no es posible, haga una lista de las cosas que le gustan y las cosas que le desagradan de cada uno, póngalos en una balanza y haga su elección. De lo contrario, dígale la verdad a su esposo el cual tal vez le pida el divorcio o sugiera vivir en trio. Es una situación muy ardiente, pero al final usted decide. Aclara su vida, o sigue viviéndola doble hasta que estalle la gran verdad.

Suerte, Reyna



 

Estimada Reyna:

Siempre sentí atracción por el amigo de mi esposo. Recientemente cambié de trabajo, y él amigo de mi marido vino a trabajar donde trabajo ahora. Me propuse hablar con él, pero no dije nada sobre cómo me siento. Estoy segura de que se dio cuenta por la forma en que me comporto o lo miro.

Fui (hace poco) a una fiesta con mi esposo y nos encontramos con el y el no hizo más que halagarme diciéndole a mi marido que bien que yo me veía. (Que linda esta tu esposa, que suerte que tienes de tener a esa mujer, que mujer bella es tu señora, etc.)

Reyna, me he sentido así durante dos años. Mi esposo y yo hemos estado casados por diez años. Cuando conduzco a casa desde el trabajo, fantaseo con su amigo e imagino que está viajando en el auto conmigo. Por favor, dame algunos consejos sobre qué hacer.

Enamorada de L.A.

Estimada Enamorada de L. A

Esto es CANDELA y el fuego quema…

Si estás viviendo felizmente con tu esposo y te va bien, no arriesgues perderlo.

Si no lo amas y estás infeliz, habla con él y divórciate para comenzar una nueva vida con o sin su amigo. No te compliques la vida, y no dejes camino por seguir la vereda. Sino visita a un médico para saber si existe la posibilidad de tener fuego uterino, el cual puede ser un factor que no solo te perjudique hoy, sino también en el futuro. Cuídate.

Atentamente, Reyna.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 2, 2022


 

Una Gran Relación

Share

 

 

 Por Bryan Bloch.

 

UNA GRAN RELACIÓN: ¿están las probabilidades en su contra?

¿Puede un científico decirle qué tan lejos está el sol sin ir allí para tomar la distancia? ¿Puede un psiquiatra declarar a alguien loco sin haberse vuelto loco? Creo que la mayoría de nosotros contestaría que sí a esas preguntas, y el punto es que no es necesario que experimente personalmente algo para tener una opinión válida o que cree una teoría que, de hecho, sea 100% válida. Le cuento esto porque está a punto de escuchar una nueva teoría sobre matrimonios de un “experto” que nunca ha estado casado, pero que ha estudiado el matrimonio y las relaciones como el punto de vista de un experto en comunicaciones. Es un nuevo año, es hora de una nueva teoría.
En primer lugar, este es el panorama: según un informe de “Business Insider” del 2014, la tasa de divorcio aún supera el 50%. En los Estados Unidos, la tasa de divorcios es del 53%. Países como España, Portugal, Luxemburgo, la República Checa y Hungría tienen tasas de divorcio superiores al 60%. ¡Bélgica tiene la tasa más alta de divorcio reportada en un increíble 70%! ¿Y qué hay de aquellos que siguen casados? ¿Qué hay de esa gente? ¿Están todos felizmente casados? Difícilmente: según un estudio realizado por el National Opinion Research Center en la Universidad de Chicago, solo el 40% de las parejas desposadas informan que están felizmente casadas.
Según la información anterior, supongamos que se calcula la tasa de divorcios promedio en alrededor del 60%. A eso se agregaría el 40% de las personas casadas que siguen estando desdichadas (lo que representa el 16% del total) y se termina con este cálculo aleccionador: Aproximadamente el 76% de las personas que se casan, se divorcian o desean hacerlo! No son buenas probabilidades, pero creo que hay una razón subyacente y puede que no sea algo que usted haya pensado.
Como las tasas de divorcio han sido similares durante décadas, es lógico pensar que, como la mayoría de nosotros crecíamos, aproximadamente el 76% de los adultos casados ​​y divorciados con los que estábamos rodeados estaban divorciados o estaban casados ​​por desgracia. Piense en eso por un momento, durante nuestros años formativos, muchos de nosotros estábamos rodeados de personas que básicamente se casaron con la persona equivocada. Esto significa que nuestros propios pensamientos y expectativas sobre cómo se supone que son las relaciones, se formaron mientras estábamos alrededor y siendo guiados por personas que no lo hicieron bien -y no tomaron las decisiones correctas- y ni siquiera lo hicimos ¡Dese cuenta de que esto estaba sucediendo! ¿Por qué? Porque no tiene nada que ver con que otros nos den consejos. A pesar de que durante muchos años éramos demasiado jóvenes para nuestros mayores abordar estos temas con nosotros, fuimos influenciados por lo que vimos, lo que escuchamos y lo que leemos.
Ahora usted podría estar pensando, “de ninguna manera me afectó cuando comencé a salir buscando pareja”, pero ¿de verdad puede estar seguro? ¿Cuántos de nosotros tenemos las mismas creencias religiosas que nuestros padres o las mismas creencias políticas? ¿Cuántos cristianos serían budistas si solo hubieran nacido de padres budistas? Muchos, más que unos cuántos. Todos somos, en gran medida, productos de nuestros entornos. Y si duda de la fuerza de la influencia de otros, piense en la última vez que tomó una decisión influenciada por otra persona. Tal vez no contrató laboralmente a alguien por la opinión de 30 personas sobre una persona, o no probó un nuevo restaurante porque su amigo dijo que era terrible. Actuamos en base a las opiniones y acciones de los demás todo el tiempo, por lo que tiene sentido pensar que esa puede ser una influencia a largo plazo al estar rodeada por tantas “personas de relaciones infelices”, ¡y desconocer por completo que está sucediendo!

Todos ofrecen consejos, pero la fuente sí importa

Es curioso cuántos de nosotros tomaremos consejos sobre las relaciones y lo que se supone que deben ser, de personas con un pobre historial comprobado. Pero, si consideramos que la mayoría de los que dan consejos probablemente sean parte del 76% de los “infelices”, tiene mucho sentido. Tomamos consejos de y escuchamos a personas que realmente no tienen buenas respuestas. En cambio, debemos buscar a las personas que lo hacen bien. Puesto en un contexto diferente, ¿escucharía a un planificador financiero que tuvo que declararse en bancarrota? Probablemente no, pero muchos escucharán a una persona dos veces divorciada cuando se trata de asesoramiento de relación, cuando en realidad, debemos hacer lo que sea que sea lo contrario de lo que dicen.

Si las cosas son tan simples, ¿por qué es tan difícil?

Vuelve a estar rodeado por tantos que no lo hacen bien a medida que creces y lo que eso hace a tus expectativas de lo que un matrimonio o estar en convivencia se convierte en el tiempo. Para cuando esté listo para realmente comenzar a pensar en sus propias relaciones potenciales, ya ha tenido más de 15-20 años de mala influencia, malos consejos y, lo que es más importante, le han dicho que tiene expectativas muy bajas, todo lo cual, al parecer, condena al 76% de matrimonios Y además de eso, no olvidemos el fenómeno de “la miseria ama a la compañía”.
La naturaleza humana es hacer amistad con personas con las que te puedas identificar: personas con experiencias de vida similares. Y ese es el caso, no es de extrañar que, si tienes amigos que están en relaciones “eeeh…!”, lo más probable es que se lleven mejor contigo si te puedes relacionar. Y esto ni siquiera es necesariamente en un nivel consciente. Cuando un amigo de un pariente te dice que tus expectativas son demasiado altas, que las cosas realmente nunca van a ser tan buenas, realmente empiezas a creerlo por ti mismo. ¿Cuántas veces hemos escuchado que las relaciones son mucho trabajo? Innumerables, estoy seguro. ¿Pero quién nos dice eso? Te diré quién, personas cuyas relaciones SON mucho trabajo. La pregunta que debes hacerte es: “¿realmente quiero ser como ellos?” Y, si no eres como ellos, puedes ser expulsado de un grupo de “infelices”. Como dije, la miseria ama la compañía y yo no inventé esa expresión, es una realidad para mucha gente.

Cómo reprogramarse

¿Cómo revertimos años de mal acondicionamiento? Primero, deja de escuchar a quienes no han tenido nada más que fracasos. Si tienen una relación que no quisieras, entonces no hagas lo que dicen, eso es seguro. Además, comience a permitirse pensar que es posible encontrar lo que está buscando, y esté dispuesto a esforzarse. Y, finalmente, aprenda más sobre lo que hace que las personas se lleven bien, y comience por mirar a sus mejores amigos … pero ese es un tema para mi próximo artículo: AMOR – ¿Qué tiene que ver la Amistad con eso?

 

Bryan Bloch es analista político y asuntos sociales graduado en Comunicaciones y Ciencia en la Universidad de Oneanta, New York. El es residente del estado de la Florida y vive en Port Orange, en la costa oeste de la península.

A GREAT RELATIONSHIP – are the odds stacked against you?

Can a scientist tell you how far away the sun is without actually going there to take the measurement? Can a psychiatrist declare someone insane without having been insane themselves? I think that most of us would say yes to those questions – and the point is that one does not have to personally experience something to have a valid opinion or to create a theory that may in fact, be 100% valid. I tell you this because you are about to hear a new theory on marriages from an “expert” who has never been married, but has studied marriage and relationships as a communications expert’s point of view. It’s a new year – it’s time for a new theory.
First, here’s the landscape: According to a ‘Business Insider” report from 2014, the divorce rate it still beyond 50%. In the United States, the divorce rate is 53%. Countries like Spain, Portugal, Luxembourg, the Czech Republic and Hungary have divorce rates higher than 60%. Belgium has the highest reported rate of divorce at an incredible 70%! And what about those who remain married – what about those people – are they all happily married? Hardly: According to a study conducted by the National Opinion Research Center at the University of Chicago, only 40% of married couples report that they are happily married.

Based on the information above, let’s say you figure the average divorce rate at somewhere around 60%. To that you would you add the 40% of married people who remain unhappily married (which represents 16% of the total) and you end up with this sobering calculation: Approximately 76% of people who get married, either get divorced… or wish they did! Not great odds – but I think there is an underlying reason and it may not be anything you’ve ever thought about.
Since divorce rates have been similar for decades, it stands to reason that as most of us were growing up, that approximately a 76% of the married and divorced adults we were surrounded by were either divorced or unhappily married. Think about that for a moment, during our formative years, many of us were surrounded by people who basically married the wrong person. This means that our own thoughts and expectations for what relationships are supposed to be like were formed while we were around and being guided by people who didn’t get it right – and didn’t make the right decisions – and we didn’t even realize this was happening! Why? Because it had nothing to do with others giving us advice. We were too young for many years to anyone to even address relationships with us, yet we were influenced by what we saw, what we heard and what we read.

Now you might be thinking, “no way did that affect me when I started dating,” but can you really be sure? How many of us have the same religious beliefs as our parents or the same political beliefs? How many Christians would be Buddhists if they had only been born to Buddhist parents? A lot, that’s how many. We are all, to a great degree, products of our environments. And if you doubt the strength of the influence of others, think about the last time you made a decision that was influenced by someone else. Maybe you didn’t hire someone because of one person’s 30 second opinion, or you didn’t try a new restaurant because your friend said it was terrible. We act on others’ opinions and actions all the time, so it makes sense to think that that can be a long-term influence be being around so many ‘unhappy relationship people” – and be totally unaware that it is even happening at all!
 

Everyone offers advice, but the source does matter

It’s funny how many of us will take advice on relationships and what they are supposed to be like from people with a proven poor track record. But, when you consider that the majority of those giving advice are probably part of 76% of “unhappys”, it makes a lot of sense. We take advice from and listen to people who really don’t have good answers. Instead, we should seek out the people who do get it right. Put in a different context, would you listen to a financial planner who had to declare bankruptcy? Probably not, but many will listen to a twice divorced person when it comes to relationship advice, when in reality, we should do whatever is the opposite of what they say.
 

If things are so simple, then why is it so hard?

It comes back to being surrounded by so many who don’t get it right as you grow up and what that does to your expectations of what a marriage or being with a mate becomes over time. By the time you are ready to really start thinking about your own potential relationships, you have already had 15-20+ years of bad influence, bad advice and most importantly, being told to have very low expectations – all of which apparently dooms 76% of marriages. And on top of that, let’s not forget the “misery loves company” phenomenon.

It is human nature to befriend people you can relate to – people with similar life experiences. And that being the case, it’s no wonder that if you have friends who are in “eh” relationships, they will most likely get along better with you if you can relate. And this is not even necessarily on a conscious level. When a friend of relative tells you that your expectations are too high, that things are not really ever going to be to that great, you really start to believe it for yourself. How many times have we all heard that relationships are a lot of work? Countless, I’m sure. But who is telling us that? I’ll tell you who, people whose relationships ARE a lot of work. The question you need to ask yourself is, “do I really want to be like them?” And, if you are not like them, you may find yourself pushed out of a group of “unhappys”. Like I said, misery loves company and I didn’t invent that expression, it is a reality for many people.
 

How to reprogram yourself

How do we reverse years of bad conditioning? First – stop listening to those who have had nothing but failures. If they have a relationship that you would not want, then don’t do what they say, that’s for sure. Also, start allowing yourself to think that it is possible to find what you are looking for – and be willing to put the effort in. And finally, learn more about what makes people get along – and start by looking at your best friends…but that’s a subject for my next article: LOVE – what’s Friendship got to do with it?

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 1, 2018