“CAMARADAS” GRACIAS POR NADA

Share

 

El voto militar, la familia militar y las poco apoyadas listas 262 y 298.

 

LOS AMORFOS*

Luego de leer la noticia que por supuesto todos ya sabíamos, sobre el voto militar, vuelvo a escribir sobre el tema dirigiéndome a mis “camaradas”. Si bien  la nota periodística solo habla del voto de los militares, todas las instituciones de uniformados a las cuales unos y otros pertenecimos hizo exactamente lo mismo. Dejando de lado las listas 262 y 298 con honorables  candidatos militares y civiles víctimas del terrorismo y olvidando a quienes sufrimos y morimos en ilegal prisión, prefirieron la falacia del “fin del curro de los derechos humanos”.

Cuando leo sobre San Martín y me los imagino a ustedes haciendo lo propio, o cantando el Himno Nacional Argentino, me da nauseas. Lamentablemente tienen una mente y un espíritu amorfo y no son dignos de confianza. Yo nos le compraría un auto usado ni en broma. Muchos menos si tuviera la posibilidad de un enfrentamiento armado  los quisiera de mi lado, prefiero la soledad. Sé que me abandonarían a la primera de cambio como hicieron y hacen ahora. Esto ocurre desde las más altas a las más bajas jerarquías. El uniforme que llevan les queda muy grande ya que carecen de honor. Lo lamento por ustedes.

 

*Sin forma regular o bien determinada. Que carece de personalidad y carácter propio”

 

Claudio Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Claudio@PrisioneroEnArgentina.com

@PrisioneroA

Agosto 21, 2017

 

 

“La multitud obedece más a la necesidad que a la razón, y a los castigos más que al honor”.

Aristóteles (284 AC-322 AC)

 

 

 

Cambiemos se impuso entre el voto militar y ganó ampliamente en la Antártida

Ganó en las mesas cercanas a las unidades de El Palomar, Campo de Mayo, Regimiento de Patricios, entre otros.
Así como Cristina Kirchner se impuso ampliamente en las cárceles de la provincia de Buenos Aires, Cambiemos ganó en la mayoría de las mesas ubicadas en las zonas cercanas a los cuarteles militares.

Por ejemplo en la Antártida, lugar de referencia histórica para medir el voto militar, Cambiemos sacó el 83,2%, unos 114 votos sobre un total de 137.
Aunque el triunfo fue más acotado en la zona de Campo de Mayo, en el Gran Buenos Aires, con un 37,5%; ganó con el 60% en las mesas de Palermo cercanas al Regimiento de Infantería Patricios, obtuvo un 54% en Villa Martelli, 51% en Puerto Belgrano y el 40% en El Palomar, entre otros resultados favorables al macrismo.
Los datos fueron publicados esta mañana por el diario La Nación, que tuvo acceso a un relevamiento sobre el voto castrense.
Por su parte, la candidata a senadora de Unidad Ciudadana se impuso en localidades bonaerenses como Moreno, con un 39,7% en cercanías a la sede de la Brigada Aérea VII de la Fuerza Aérea; en Merlo con 46,6% y Quilmes con 35,4%, donde se encuentra Aérea tiene la Dirección de Vigilancia y Control Aeroespacial y el Área Material Quilmes, dedicada al mantenimiento de aeronaves de la Fuerza Aérea.

Otros resultados favorables a los candidatos de Cambiemos se dieron también en las mesas cercanas a la Base Naval de Mar del Plata (42,2%), la VI Brigada Aérea de Tandil (44,4%,) el Apostadero Naval de Río Santiago (41%), el Grupo de Artillería Blindada de Azul (43,2%) y la Base Aeronaval de Punta Indio (46,6%).
En la provincia de Córdoba, donde en las generales el macrismo obtuvo una victoria arrasante, también sacó un 46% de votos en las cercanías del Comando de la División de Ejército II, el Batallón de Comunicaciones 141 y el Área Logística Córdoba, entre otras unidades.

Fuente: https://www.clarin.com/politica/cambiemos-impuso-voto-militar-gano-ampliamente-antartida_0_SJsRwIuuW.html

 

 

Colaboración: Dra. Andrea Palomas Alarcón

 


 

PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 21, 2017


 

CAMARADAS – SEGUNDA PARTE

Share

 

 

LOS DISENTIMIENTOS Y DUDAS DEL COMISARIO MAYOR HUGO VACCAREZZA

SOBRE LO EXPRESADO POR EL CAMARADA CLAUDIO KUSSMAN.

LAS RESPUESTAS

 

CAMARADAS

USTED DICE: Entiendo la vehemencia de Kussman frente a las adversidades que le toca enfrentar. Aclaro que en actividad fuimos contemporáneos y aunque nunca trabajamos juntos, guardo de él las mejores referencias en el ejercicio de la profesión.                                                                                                       
Me permito disentir y dudar de algunos pasajes de su exposición.
YO LE RESPONDO: Respetable  Vaccarezza, creo que no somos lo que se dice camaradas. Primero, porque yo estoy en un mundo paralelo muy lejos del suyo  junto con otros policías y miembros de diferentes fuerzas, al que imagino nunca llegó de visita, y segundo porque de serlo no tendría dudas sobre mis afirmaciones. Si veo lógico, que disienta porque no vivió, ni vio todo lo que ocurre con quienes estamos imputados por los mal llamados delitos de lesa humanidad. Principalmente con las aberraciones y abusos jurídicos que se cometen, como prisiones preventivas rigurosas e ilegales de 6, 8 o 10 años. ¿Un ejemplo? Un señor, Sánchez Reisse, había cumplido condena en la década del 80. Mediando la “década ganada” lo volvieron a detener por el mismo delito y luego de 6 años de prisión preventiva, en la cárcel,  llegó al juicio. Salió en libertad a la hora de iniciado el mismo ya que era muy burdo juzgarlo por el mismo hecho, por segunda vez. Murió un par de meses después, de cáncer no atendido en prisión. Yo he denunciado, presentado Habeas Corpus, sacado solicitadas, enviado más de 1270 cartas a legisladores, políticos, periodistas, iglesia católica (69 al Papa) y la respuesta fue, cero. Silencio total.  No diré que todos los prisioneros son inocentes, pero no todos son culpables y el que lo sea no merece estos abusos inhumanos, si es que de verdad estamos en democracia. Debo decir que percibo en sus dudas y opiniones, ciertas similitudes al pensamiento de los togados y fiscales militantes que actúan como verdugos asesinos, con nosotros y nuestras respectivas familias. También se da el parecido con el razonamiento de generales genuflexos como Martín Balza, Roberto Bendini (baja cuadros), quien siendo Jefe del Ejército expresó que las detenciones que se iniciarían a partir del 2003  “Era problema del Presidente (Néstor K) y de la justicia”.  Por supuesto el inefable César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani  que a su apreciada señora  Bonafini le dijera: “No me preocupan los que están presos, me preocupan los que no están presos”.

 

DE SU PROPIA SANGRE

USTED DICE: En primer lugar, pienso que los hijos de uniformados o ex uniformados presos por delitos de lesa humanidad, no necesariamente son o fueron coptados – se entiende que por sectores de la izquierda revolucionaria- para volverse en contra de ellos; sus padres. Puede ocurrir que siempre pensaron así y al alcanzar la adultez y cierta independencia económica y política, lo hacen público. Hay un patrón de singular importancia en la niñez y la adolescencia de esos hijos cuyos padres priorizaron el compromiso militar o policial en detrimento del compromiso familiar. Padres ausentes al fin, porque la madre suplía esa deficiencia. ¿Quién puede asegurar que esa ausencia no fue lo que provocó ese sentimiento de rechazo a todo lo que tenga que ver con la imposibilidad de construir afecto e interacción familiar, que ahora visibilizan con toda crudeza? Al fin de cuentas, confiesan que se sienten más acompañados hoy que antes, y no son pocos.
YO LE RESPONDO: La acción psicológica y la cooptación de todo tipo existieron y existen. Aclarando que no me interesan las ideologías de ninguna índole como así tampoco la política, deténgase a analizar lo siguiente. Los hijos de grandes asesinos terroristas, que mataron hombres, mujeres y niños, siguen diciendo que sus padres fueron “jóvenes idealistas”. Que lucharon por la democracia a pesar de haber sembrado el terror,   también en democracia. Mientras de este lado algunos hijos repiten proclamas partidarias y consignas totalmente radicalizadas, en forma pública. Son parte del relato, y entonces los “desaparecidos” son 30.000.  Pongo la condición de “desaparecidos” entre comillas ya que muchos de los reales casi 8.000 murieron en enfrentamientos y hasta por  detonación de las bombas que manipulaban. En sus mentes tampoco cuentan ni existieron las víctimas del terrorismo. Lo invito a ingresar a http://www.infobae.com/sociedad/2017/05/12/habla-la-hija-del-represor-miguel-etchecolatz-mi-padre-es-un-genocida-un-ser-infame-y-malvado/  donde verá el drama de la familia Etchecolatz, cuyo emblemático apellido es  conocido por todos no? Luego visite en nuestra página https://prisioneroenargentina.com/index.php/2017/05/16/carta-a-mariana-etchecolatz/ y aparte de leer, vea las fotos familiares que agregamos. No dudo de las ausencias que todos por función en mayor o menor medida fuimos responsables y algunos no pudieron o supieron  manejar. Pese a ello nada justifica frases y actitudes tan extremas de un ser humano para alguien de su propia sangre. Más si esa persona por edad y circunstancias está caída. Diría que es poco noble. Aclaro que hubiera preferido la no  existencia de  muertos de ningún tipo. Amo la vida en todas sus formas.

 

¿QUIENES USARON A QUIEN?

USTED DICE: En segundo término dice Kussman, que “nos usaron para enfrentarnos con toda la sociedad”. ¿Por quienes se sintieron usados? No me queda claro.

 

YO LE RESPONDO: Si bien en la nota estoy repitiendo las expresiones de los miembros de la Sociedad Rural, igual traigo la frase al terreno que nos ocupa. Así debo decir que todos  usamos a todos y siendo usted policía me llama la atención su duda. Cada gobierno lo hizo y lo hace con las diferentes policías. ¿No le parece que siempre tanto ayer como hoy no es igual? Cuando digo cada gobierno me refiero a civiles y militares. El hombre policía está en la línea de fuego y a veces muere, mientras quien gobierna lo denuesta.   A su vez nosotros usamos a los subalternos con diferentes grados de ética, etc. Quizás sea la ley de la vida. Fíjese que habiendo ocurrido lo que ocurrió en los 70, ¿quiénes son en mayoría absoluta, los que están presos y muriendo en prisión?  Allí hay vigilantes recién ingresados a la policía al momento de los hechos que los imputa.  También suboficiales de fuerzas  armadas y de seguridad. Allí no están ni Isabel Martinez (indemnizada por Menem con más de 8.000.000 de dólares) ni Carlos Ruckauf, el de meterle balas a los delincuentes,  ambos sobrevivientes y firmantes de funestos decretos. No hay políticos, empresarios, sindicalistas, miembros del poder judicial, curas (en estos 2 últimos casos solo excepciones al “barrer”) ni ex uniformados que se prestaron al juego de fiscales militantes. En mi caso el Comisario Inspector ATILIO ROSAS, segundo jefe Regional de Bahía Blanca y también jefe regional en los años 70, a mi parecer verdadera escoria humana. Para su ilustración no deje de visitar: https://prisioneroenargentina.com/index.php/2017/05/12/alien/ . Tampoco hay terroristas, estos que en el pasado nos mataban a mansalva,  por el contrario, están bien indemnizados, y muchos ocupan cargos gubernamentales. Hasta en algunos casos los miembros de nuestras fuerzas, que no nos reconocen, les rinden obsecuentes honores. ¿Dos nombres? Nilda Garré y Patricia  Bullrich, por ejemplo. Cuando los políticos y la sociedad aterrada por lo que ocurría, clamó para que los militares combatieran el flagelo de la subversión, ¿para que lo hizo si no quería violencia? Hubieran llamado a los bomberos o al Ejército de Salvación. Las fuerzas armadas, son fuerzas letales. En estado de guerra mata o muere y no seamos ingenuos al respecto, ¿no? En esos casos el desborde más cruel, también se da. En algunas oportunidades la fiera que el ser humano sometido al miedo y el estrés,  lleva adentro, se escapa y ocurre lo peor. Desde el principios de los tiempos, pasando por  José de San Martín para acá y en todas las luchas armadas de la historia del mundo. La vida real no es una película con música de fondo. Desde ya eso no le interesará  nunca a los “illuminatis” que con sus posaderas están apoltronados en cómodos despachos gubernamentales, descansados, con tiempo para tomar decisiones,  lindas secretarias, aire acondicionado y rodeados de obsecuentes a diestra y siniestra.  ¿Nosotros como policías hemos sido espectadores “privilegiados” en todas las épocas, de lo peor y lo mejor de los mortales no es verdad?

Jorge Atilio Rosas

 

LOS ANCIANOS

USTED DICE: En tercer lugar la muerte no tiene lógica, de modo que no somos ancianos porque estemos más próximos a ella. Insisto que la muerte no discrimina por edad, ancianos o jóvenes, niños o adolescentes. Solo se es anciano por los hábitos de vida, la edad es una circunstancia biológica que nos permite solo el hecho de haber cumplido y seguir cumpliendo más años de existencia que otros.

 

YO LE RESPONDO: Más allá de todo pensamiento filosófico sobre la muerte yo solo tomé lo que dice el diccionario de la lengua española: ANCIANO: “Que tiene una edad avanzada y está en el último período de la vida, que sigue a la madurez”. Por algo la ley prevé el arresto domiciliario para mayores de 70 años, lo cual no se aplica con nosotros si no se tiene enfermedad grave y aún así no pocos siguen en prisión, sometidos al estrés ambiental hasta la muerte.

 

LOS MIEDOS

USTED DICE: Cuarto, el miedo es un estado, un sentimiento natural de preservación frente al peligro de una amenaza real o imaginaria; tener miedos nos puede salvar la vida. No me parece atinado tratar de reprimir el miedo, entendido como la ruptura del freno inhibitorio. Si de acciones reivindicativas se trata, lo más lógico sería hablar de tener alto el umbral de la autoestima, y aquí si, el valor de la autoestima se lleva siempre hasta el último día de la vida como nos propone el opinante.

 

YO LE RESPONDO: Si nosotros o cualquier uniformado, como militar o policía  no está en capacidad de dominar su miedo, hubiera ingresado a trabajar en un banco y no a este tipo de instituciones. En lo personal me gustan las conductas dignas, francas y nobles. Si por miedo abandono a mi personal, camarada, víctima de un hecho delictuoso, etc.,  mejor me hago un corte en la entrepierna, (verá que mantengo un vocabulario de salón). Acá  domina el miedo al por mayor a nivel humano e institucional. Tres años antes de ser detenido, visité y ayudé a prisioneros compañeros nuestros. Conseguir fondos para ellos o que fueran a visitarlos resultó una lucha difícil. Hablé con Ustedes (APROPOBA), el Circulo Policial filial Vicente López e inclusive viajé a la ciudad de La Plata donde entrevisté al presidente del Circulo Policial Central, Comisario General Cayetano Mónaco, en todos los casos sin éxito alguno.   Solo conseguí aportes económicos de 7 policías,  verdaderos amigos y hombres de bien. Aclaro que esto era para terceros, en lo personal no necesito nada y por algún posible trauma no acepto nada de nadie, inclusive que me paguen la comida. Volviendo al miedo, terror, pánico que a raíz de estas detenciones  ha dominado a todas las instituciones de uniformados, se cumple un ciclo, que se repite una y otra vez. El retirado no quiere saber nada de quien está preso para no comprometerse. Al día de hoy, como hay extensas listas de gente para detener, por más que esté camuflado para pasar desapercibido, llegado el momento va a parar a la prisión. Entonces allí comienza a quejarse de que sus “camaradas” no hacen nada por él. Increíble la mente humana, ¿no es así? Por suerte en cada fuerza hay excepciones y en nuestro caso están los amigos del COR  filial Morón que desde el principio de las detenciones, junto con otros 2 voluntarios siempre estuvieron presentes, demostrando que son incansables.

 

USTED DICE: Quinto, ¿fueron las autoridades gubernamentales o los jueces quienes dispusieron compartir prisión con los policías narcos? Si fue el gobierno es una intromisión inaceptable en otro poder del Estado como el Judicial. Si por el contrario fue éste, está dentro de su competencia elegir el lugar de detención, que supongo ha sido por cuestiones de seguridad.

 

YO LE RESPONDO: El  Servicio Penitenciario Federal , dependiente de la Subsecretaría de Relaciones con el Poder Judicial y Asuntos Penitenciarios del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, dispone el lugar de alojamiento de los detenidos. Es una “delegación” que hicieron los jueces, debido a la superpoblación carcelaria. Ellos ordenan la detención y lo ponen a disposición del SPF, el que elige el lugar de detención de acuerdo a las posibilidades y alojamientos, basándose en el REGLAMENTO GENERAL DE PROCESADOS Decreto 303/96. Más allá de quien lo disponga yo solo resalto y defiendo mis principios de dignidad. No me atrae compartir el vivir con narcos.

 

LOS GENOCIDAS DEL FUTURO

USTED DICE: ¿Para quién o que sector, es indigna esa convivencia obligatoria?; es necesario aclararlo, porque ellos, los policías o ex policías narcos, pueden pensar lo mismo de los presos por delitos de lesa humanidad, bajo el supuesto que son corruptos en el negocio de la droga que los enriqueció, pero no mataron, no torturaron, no desaparecieron a nadie ni se apropiaron de bebés, ni obligaron por medio de una coacción irresistible a nadie, a ser parte de un plan criminal.
YO LE RESPONDO: En este párrafo suyo percibo una doble intencionalidad ofensiva, ya que está más que claro que yo desde el principio del escrito me dirijo a quienes estamos imputados por los mal llamados delitos de lesa humanidad y desprecio a los narcos. Con respecto a ellos, sí matan, sí torturan, no desaparecen gente ya que a sus  sicarios les conviene la exhibición de los cadáveres. Si bien no se apropian de bebes, sí forman y utilizan “soldaditos” niños, tras hacerlos adictos y sí coaccionan a la gente o a un barrio a ser parte de su actividad criminal. En una palabra los narcos son los genocidas del presente y del futuro. Son el riesgo y el desafío que enfrenta hoy la humanidad. Nosotros en Argentina, estamos cumpliendo etapas para la instalación del narco estado y esperemos no llegar al narco terrorismo. Por otra parte yo no cometí ninguno de todos los delitos que usted enumera, es más un par de funcionarios judiciales con la colaboración de un periodista de Página12, me “engarronaron”. Sería positivo que si usted conoce gente o ex uniformados  que los hayan cometido, lo denuncie ante la autoridad competente. Para eso estos delitos no prescriben.
Sobre las aberrantes  apropiaciones de bebés que  produjeron en algunas oportunidades  gente de diferentes fuerzas, las rechazo rotundamente y realmente no entiendo como hicieron eso, pero siempre hago una salvedad. Los apropiados, vivieron,  fueron educados y preparados para la vida. Sus madres biológicas no pensaban en ellos, cuando daban vida a un nuevo ser y se exponían quitando vidas con un fusil o detonando bombas. Por el contrario, se hace silencio y  nada se dice ni condena  los 27 bebés y niños que mataron los terroristas en los años 70. Ellos no tuvieron oportunidad de jugar, tener amigos, estudiar, enamorarse, casarse, vivir éxitos y fracasos, reproducirse  y así cumplir todo el ciclo de la vida. Esto fue infinitamente  más aberrante.
Yo siempre estoy a favor de la vida.

 

MIL VECES BASTA

USTED DICE: Sexto, para finalizar, más allá de la proclama de nuestro camarada, me gustaría saber ¿qué significa decir “BASTA”!!!
YO LE RESPONDO: Siempre el escrito está dirigido a los prisioneros, que hay hasta hoy y sus familiares. Decir basta inicialmente significa no callar, dando la cara. El dicho popular dice: “Quien calla otorga”. Si se es culpable, entonces está bien que así sea. Quienes estamos imputados por este tipo de delito y dada nuestra edad, ya estamos muertos, por lo que tendríamos que estar más allá del bien y del mal. Entonces defendamos nuestra dignidad a cualquier precio. La justicia tiene en sus filas  verdaderos asesinos. Primero fueron “jueces militantes” y este gobierno por arte de magia los transformó en “jueces independientes”, ni hablemos de los fiscales. Ante ellos no hay defensa alguna. Se detiene por inferencias y de allí en más la Constitución, leyes y códigos, son papel pintado. Además están los abusos y las muertes, aceptadas casi en silencio.  A modo  de ejemplo, en el mes de abril del corriente año, un militar durante días se quejó de dolores en su brazo izquierdo, no se lo atendió y así hasta que apareció muerto en su celda. https://prisioneroenargentina.com/index.php/2017/04/18/delme-victima-de-la-delincuencia-estatal/   Lo trasladaron al hospital y se certificó su muerte en ese lugar, por paro cardíaco. Fin, silencio. No tendría que haber más de 2.000 voces diciendo ¡Basta!?  Como ese hay una serie de hechos similares que se produjeron a lo largo de los años. ¿Normalmente no tendría que haberse llevado a cabo un planteo de todos los que estamos en prisión?  En lo personal todo debe tener un límite. Así llevé a cabo dos huelgas de hambre y medicación una de cinco y otra de treinta y un días. Tras ello regresé a mi hogar. ¿Se imagina que mi desaprobación a actitudes mansas no es bien vista por nadie, no está de acuerdo? Mucho más, que mi actual prisión domiciliaria es realmente muy precaria y la posibilidad de volver a prisión está a la vuelta de la esquina. Pero como ya dije considero que estoy  más allá del bien y del mal.  Cuando se produzca ya sabré que hacer. Por ello mi sinceridad en todo es absoluta, de allí le diré que sus “dudas de camarada” me resultan lamentables. Si  reconozco, que las prefiero, antes que el silencio.

 

 

 

“Hace más ruido un sólo hombre gritando que cien mil que están callados”.  

                                            

José De San Martín (1778-1850)

 

 

 

Atentamente,

 

CLAUDIO KUSSMAN

www.PrisioneroEnArgentina.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 28, 2017