Mi Vuelo al Polo

Share

 

lobo-aragon-upsPor JORGE BERNABE LOBO ARAGON

 

verne4

-CON MI AMIGO JULIO VERNE –

Reflexión

Si bien mis facultades de bilocación son tan especiales ya que solamente han sido reconocidas en la vida de Santos y místicos, he narrado a mis lectores en varias publicaciones mi presencia simultánea en varios lugares. He podido observar la luna, las estrellas, las constelaciones y a grandes personajes de la historia que son mis amigos. Facultad tan especial en mi persona que soy el único que visitó el Polo sur. La Antártida. Este fenómeno que me viene sucediendo sistemáticamente, me obliga a pedir que lean verne2sobre las facultades sobrenaturales y milagrosas – la mano de Dios – de grandes Santos y místicos. San Clemente; San Francisco de Asís; San Antonio de Padua; San Martin de Porres; San José de Cupertino, San Alfonso de Ligorio; San Juan Bosco y San Pio de Pietrelcina, son quienes están complotados en darme una mano para que me aferre a la primera manivela para llegar al purgatorio. Y yendo a mi vuelo. Ustedes saben que en el polo Sur hay un continente. La Antártida. Que no puede navegarse pues siempre está helado. Se lo ha navegado con submarinos, por debajo de la capa de hielo. Pero en el siglo pasado el polo se presentaba como un atractivo desafío a los espíritus aventureros deseosos de llegar a ese punto singularísimo de la Tierra y de verificar la posibilidad de pasos navegables. Pero lo que pude apreciar en mi vuelo de pájaro, es que recién en el año 1909 se alcanzó ese lugar maravilloso en el que existe el tiempo. Pero los relojes están de más, pues no existe la hora. Allí conocí a Julio Verne, como novelista curioso de la ciencia, quien se ocupó del tema y escribió “Ingleses en el polo Norte”. Me subo con mi amigo Julio un 5 de abril de 1860. Puedo distinguir y observar, cuando está listo para partir un barco especialísimo que lo había construido en secreto con una serie de detalles singulares, sin poder explicarme cuál sería su destino. Tiene un amplio velamen que le aseguraba una buena velocidad, y además motor de vapor bien surtido de carbón. Las provisiones son como para alimentar a su tripulación durante dos años, y la estructura, por su forma y su excepcional fortaleza, denuncia el propósito de navegar los mares helados. Contemplo como se alista la tripulación mediante sigilosas cartas anónimas, sin que nadie sepa el destino del viaje ni quién será su capitán. El capitán – Verne – , seguramente aparecerá a su debido tiempo; y es notable que cuando se piensa que en esos mares helados no aparecería nadie. El capitán aparece. Un notable personaje es el médico del barco, que además de medicina conoce todas las demás ciencias y encuentra soluciones verne3correctas a los problemas que se presentan. Después de comprobar novelescos inconvenientes, y como se agotan las posibilidades de caminar por el hielo, al final veo como llegan navegando a vela. También percibo, que en el último tramo que el mar no se congele se debe a que en el mismo polo imagina una isla con un salvador volcán encendido. Por supuesto en el viaje vislumbro motines y naufragios, como corresponde a una historia con marineros. Y aunque sea extraño para novelas de mar, también me llama la atención la existencia notable de un perro. Desde mi posición de pájaro espectador que tiene que hacer un perro. Ni en un barco ni en el polo. No se lo digo, para que usted no pierda interés y tenga transcendencia mediática la segunda parte de mi viaje con mi amigo Julio y mi celebre bilocación.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

EL JUGADOR…

Share

 

lobo-aragon27272Por JORGE BERNABE LOBO ARAGON

Reflexión:

 

“El juego trae más próxima la pérdida que la ganancia” se decía en un periódico. “El jugador gana una, dos y tres veces el-jugador-2seguidas. Se llena de hinchazón y se lisonjea viendo los puñados de onzas que coge en la mesa de banca. Créese ya rico en tres o cuatro noches. Derrocha. Compra hebillas de oro, relojes. Regala a su mujer sortijas, batas y caravanas. Vuelve a entrar en la casa de juego creyendo salir cargado de oro como antes. No acierta una carta, o de cuatro pierde tres. Pierde todo el dinero y pide prestado. Dánselo, balanceando su anterior ganancia. Pierde lo que le dan. Vuelve a pedir y le niegan. Va a su casa y toma las caravanas, cadenas y sortijas que regaló a su mujer. Las vende por la mitad. Vuelve al juego y lo pierde al instante. Quítase las hebillas y saca sus relojes. Cómpranselos también por bajo precio. Prosigue el juego y quédase sin blanca. Torna a su casa. Descuelga los tapices. Abre el baúl y saca los camisones, las batas y aún las polleras y enaguas de su mujer, y corriendo la propia desgraciada suerte que en las empresas últimas, se queda pobre, desnudo y burlado. ¿Si este jugador queda pobre, son por ventura ricos los demás? Ninguno. ¿Pues quién se lleva el dinero? Es el coimero” o sea el patrón del garito. Cuantos patrones de garitos existirán hoy. Seguramente la Justicia Argentina le preguntara a los “San Cristóbal” y en nuestra provincia a los “San Roberto Sagra” y todos sus testaferros.

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGON.

Noviembre 16, 2016

Sarmiento y su cumpleaños

Share

 

lobo-aragon27272 Por Jorge Lobo Aragón.

 

Opinión:

sarmiento2   sarmiento1   sarmiento2

¿Cuándo nació Sarmiento? Es muy fácil; cualquier chico escuelero lo sabe: el 15 de febrero de 1811. Sin embargo se conserva su acta de bautismo, que dice: “En el año del Señor de mil ochocientos once; en quince días del mes de febrero; en esta iglesia matriz de San Juan de la Frontera y parroquia de San José yo, el teniente de cura, puse óleo y crisma a Faustino Valentín de un día, legítimo de José Clemente Sarmiento y de doña Paula Albarracín. Bautizólo el otro teniente, fray Francisco Albarracín. Padrinos don José Tomás Albarracín y doña Paula de Oro a quienes advertí el parentesco
espiritual, y para que conste lo firmamos. José María de Castro”
. Si el 15 de febrero era un chico “de un día”, entonces está clarísimo que nació el 14 de febrero de 1811. Sin embargo siempre se dice que Sarmiento que con el tiempo olvidaría su nombre Valentín, y desde niño adoptaría el de Domingo, por devoción al fundador de la orden de los predicadores. Está bien, se dice que nació el 15 pero no creo que su familia haya tenido tan poco aprecio por el nombre Valentín, ¿por qué se lo pondrían? Justamente porque nació el 14, día de San Valentín. Era muy común que a los chicos se les festejara el cumpleaños y el santo de su nombre. A él se lo festejaría el 15 de febrero, día de San Faustino; y ya veo que la atareada doña Paula había de tener tiempo y ganas de hacerle una fiesta el 14 por su cumpleaños y otra más el 15 por el onomástico. No señorcito dijo su madre: una sola, el 15, ¡y listo! . Sarmiento, recordando ese festejo único, toda su vida daría el 15 como fecha de su nacimiento. Se ha discutido el tema. Se ha opinado que “seguramente” nacería el 15 puesto que así lo decía él y era un prócer, incapaz de mentir. Nadie piensa en una mentira. Es común que alguno jovencito  o jovencita –  al decir de nuestra Expresidente Cristina –,  mientan, aumentándose la edad, para parecer más responsable en un asunto comercial o para presumir ante una damita; como también es común que muchísimas damitas mientan su edad por coquetería. Pero al falsear la edad se lo hace en años enteros. ¿Qué sentido tendría atribuirse un día más o un día menos? Sencillamente se equivocó porque su madre, aunque de su nacimiento sabía más, aunó el cumpleaños con la fiesta de San Faustino, y la fecha celebrada es la que se grabó en la memoria del chico. Don Ricardo Rojas dice que a su fe de bautismo seguramente Sarmiento no la vio nunca. ¿Para qué? Todos estamos seguros del día en que nacimos, aunque lo conozcamos por recuerdos infantiles y no por haber consultado documentos. Ahora bien: cuando se los consulta, hay que creerles a los documentos. Mi mujer Isabel dice que nació supuestamente un día 22 de enero. Pero sus padres no recuerdan con exactitud la fecha porque en esa época al veranear durante varios meses en Tafí del Valle inscribían a sus hijos varios años después. Excelente pretexto. En mi caso hace tres años festeje los cincuenta años por lo que hoy conforme mi recepción tengo solamente  cincuenta y tres años de edad.

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN

sarmiento1 sarmiento2 sarmiento1

VIOLENCIA. MI SOLIDARIDAD…

Share

JORGE BERNABE LOBO ARAGON.

Mi solidaridad con el periodista Nicolás Wiñaski. Se mata por matar; se ataca por dañar. Feliz es el que es asaltado sin agresión.

OPINIÓN:

Es necesario que los poderes que conforman el Estado propicien en conjunto el necesario análisis de la permanente violencia que se pone de manifiesto en hechos cotidianos, que tienen entre sus principales origen se debe tal vez a la situación socio- económica de muchos desocupados cuyas fuerzas morales están debilitadas o directamente no existen. La violencia actual por otra parte supera el promedio de irracionalidad que caracterizaron estos hechos en épocas pasadas. Anteriormente se perpetraba en casos psicopáticos puntuales o por reacción violenta del afectado. El robo como ejemplo, consistía simplemente en apoderarse de lo ajeno sin más trámite. Hoy estas acciones están vinculadas estrechamente a la agresión violenta sin motivo aparente y la mayoría de las veces totalmente injustificadas, luego de consumado el hecho.

wiznaki

Se mata por matar; se ataca por dañar. Feliz es el que es asaltado sin agresión. Por otra parte los delincuentes son cada vez más jóvenes. En la mayoría de los casos las drogas y el alcohol sirven de incentivo para cometer el delito. A nivel popular se ha tomado conciencia de no ofrecer resistencia al ladrón; no protestar; entregar todas las pertenencias; no mirarlo fijamente; tomando las prevenciones y cuidados que forma parte de la “nueva cultura” en cuanto al trato que hay que dispensar al delincuente. Sin embargo a pesar de ello los hechos que se suceden son cada vez más cruentos, feroces y sanguinarios. Fuerza Nicolás. Adelante con tus investigaciones y gran coraje. Estos hechos estoy seguro no lograran amedrentarte.

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN.

LA MANO DE DIOS

Share

 

lobo-aragon-2Por Jorge B. Lobo Aragón.

OPINIÓN:

Vengo sosteniendo desde hace muchos años que no existe la discapacidad”, ya que dicho término encierra un contrasentido. Capacidad es la potencia, son las fuerzas, con que “Dios” nos dotó para vivir plenamente nuestra vida. Reitero no existe la discapacidad, el hombre nace y es siempre entero, completo, capaz, porque es hecho a imagen y semejanza de Dios; si estamos vivos es para vivir del todo, con todo. Se puede decir y no le tengamos miedo a las palabras que somos rengos, ciegos, mudos, paralíticos, que tenemos uno o varios problemas físicos y psíquicos, pero que no somos capaces, eso SI QUE NO. De hecho a muchos nos falta física o psíquicamente algo, o mucho que haría que nuestra vida sea mucho más fácil. Podemos tener enormes dificultades, pero todos sabemos que algo maravilloso, misterioso e innegable, yo diría que LA MANO DE DIOS nos ayuda a pelear, a vencer, a no flaquear. Tenemos que estar siempre preparados, alertas para luchar más o más. “… No te sientas vencido aún lobo-pvencido…”, dice el poeta y tiene razón. A mí, el destino me ha concedido el privilegio de participar de dos categorías. La de una persona con un problema (pierna ortopédica), que hace lo posible por igualarse a sus prójimos y así brindarse a los demás Y  y la de un hombre público, que le ha tocado en honor ocupar numerosos cargos públicos (muchos de ellos electivos),  y de gestionar la creación de una comisión que ahora está vigente en la Legislatura Provincial, destinada a velar por la familia por los menores y también por los discapacitados”. Debo decir que en la mayoría de los casos no estamos solos, nuestros hijos, mujeres, padres, hermanos y amigos nos rodean y nos ayudan al considerarnos uno más del grupo familiar, y se nos convierte en personas iguales a los demás. El orgullo o la dignidad de ser persona, hace que antes que aceptar una expresión de lástima, seamos capaces de mordernos y no pedir ayuda. “…La mano del piadoso nos quita siempre honor…” dice el poeta (“Machado”), y lo comprendo. No puedo hablar por el ciego, que estudia en Braile y se gana la vida. Ni por el sordo, que lee los labios y se integra así al mundo; o por el paralítico, que por andar en sus muletas y en su silla de rueda, desarrolla un tórax de campeón. No puedo hablar por ellos, pero los comprendo y valoro todo el esfuerzo, las garras y el sudor que necesitan para hacerlo. Discapacidad? NO, eso es supercapacidad, es heroísmo. Cada uno de nosotros tiene una historia diferente en el que factor común es el ESFUERZO Y LA FE. LA VOLUNTAD, esa facultad humana por excelencia debe ser nuestra aliada, nuestro sostén permanente. Con voluntad suplimos todas nuestras dificultades y siempre está allí “Tata Dios” que nos manda un cable. LA VOLUNTAD, tesón para resistir, para emprender, para no cejar. Perseverancia y orgullo para demostrarnos que a pesar de todo, contra todo, podemos. “Arriba los corazones, siempre más allá”, si Dios nos toco es por algo, quiere mucho más de nosotros, no nos quedemos jamás en la mediocridad. Siempre es posible enfrentar a las adversidades y ganarle. Siempre es posible mejorar. Se puede…Siempre se puede. 

  

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN

LA REINA DEL NILO

Share

 

lobo-aragon27272Por Jorge B. Lobo Aragón.

Reflexión

Lujosamente vestida no es novedad, pues desde hace años es la emperadora de la elegancia. Lánguidamente reclinada sobre su lecho opulento, rodeada de bellas cortesanas que se comparan con nereidas en torno de una Venus. Con lentitud Cleopatra VII acerca a su rostro una canastilla de flores y aspira su perfume. Entre las flores se empina un áspid que con certeza, en ataque instantáneo, clava sus colmillos en la tersa piel. ¡Una víbora entre las bellas flores! Sí. Ya lo sabía. Por eso las arrimó. Quiere morir. Y para convidarles la muerte a sus fieles cortesanas les pasa la cesta. El veneno es fulmíneo. En un instante va a morir. Pero un instante, al borde de la muerte, alcanza para recordar una vida. ¡Y si tendrá recuerdos la bella cleopatra! Vuelve a la mente la figura del padre, Tolomeo Auletes, que muere cuando ella tiene diecisiete años.  Antes de morir, de origen griego pero con las costumbres faraónicas, la hace casar con su hermano, Tolomeo Dionysos, de nueve años. Ella quiere apartarlo del poder al mocoso pero los consejeros de él son hábiles.  Colocan al pueblo en contra de ella que no tiene más remedio que escapar a Siria. Debe preparar un ejército para volver.  Interrumpe la lucha la llegada de Julio Cesar que acaba de vencer a Pompeyo. Como ejecutor testamentario de Auletes va a arbitrar entre los dos hermanos. Pero a los enviados de ella los recibe con frialdad. Debe hacer algo para volcarlos a su favor. Y se le ocurre presentársele envuelta  en un tapiz para conversar mano a mano. Su belleza, su gracia y su ingenio lo deslumbran y lo enamoran al caudillo.  Y ella, ¿qué va hacer, si nació hermosa y embalada para el querer? Tienen un hijo, Cesarión. Va a Roma y César hace colocar una estatua suya en el templo. Matan al Dictador. Vuelve a Egipto. (Los recuerdos, afiebrados, pasan a todo galope). Llega el triunviro Marco Antonio como juez severo a pedir cuentas de su postura en la guerra civil. Ella, reina de Egipto, va a su encuentro en barca dorada con velas purpuras, rodeadas de tañedores de lira y de doncellas que parecen ninfas. Otro amor frenético. Un año entre fiesta y placeres. A duras penas Antonio vuele a Roma a cumplir sus deberes. Tres años de ausencia. Es triste la ausencia pero buena porque hace más bello el reencuentro, que serán excursiones por las noches del Nilo y de breves inviernos en la intimidad de la lumbre. Y son tres nuevos hijos de este amor. Las evocaciones se amontonan como majada en la puerta del chiquero.  Pero no puede pasar por alto los días de la batalla de Accio, la derrota de Antonio. Su error de clavarse un puñal suponiendo que ella  había muerto, saber que está viva y restañar la sangre para ir a morir a su regazo. Ahora será Octavio el general que llega triunfal. Dicen que no hay dos sin tres, pero los subyugantes encantos de ella ahora fracasan. El rígido militar se muestra insensible. Mañana concederá, por cortesía, que se la entierre junto a Antonio. Y el instante ya se acaba y ella morirá sin saberlo. Como se muere queda sin saber tampoco que a sus hijos, por piedad, los recogerá la viuda de Antonio.  La Reina de Nilo quedara en la historia a través de todas las generaciones. Seguramente en algún viaje de sueño la pueda encontrar. Ella rememora y desentierra la belleza y la pasión.

JORGE B. LOBO ARAGÓN