VIVIR Y SOBREVIVIR EN ARGENTINA

Share

 

 Por Armando Torres Arrabal

 

LA CRISIS ECONÓMICA

Se hace muy penoso vivir, es decir sobrevivir como trabajador y mucho menos como jubilado, en esta nuestra Argentina. Piensen solamente en el dólar a 40 pesos promedio, comprenderán que los que manejan las mesas de dinero, los bancos y las grandes fortunas de nuestro país, se encuentran en el paraíso y siguen quejándose, que caraduras. Fíjense la diferencia, mientras que en el 90% de la población, sus remuneraciones son en pesos, para el pseudo y buen capitalista, sus operaciones y bienes. las hace en dólares y otras monedas extranjeras. Acumulando más y más dinero, pues ellos con sus bienes y demás riquezas, cuando venden en el extranjero, cobran en dólares u otras monedas. Mientras nosotros  cobramos en pesos. Es tremendo el grado de avaricia que han alcanzado, especialmente algunos personajes, que ya conocemos.
Por otra parte, si quisiéramos o pudiéramos comprar una propiedad, la misma se cotiza en dólares, cuando los pocos créditos hipotecarios que existen  los dan en pesos .Por otra parte el crédito que dan es simplemente irrisorio.


Digo yo, ¿como arreglamos este bochorno económico? Ya no se trata solamente de una mala administración de la riqueza, sino de pura avaricia descontrolada.
Con esta situación existente, como es evidente, a la clase media ya no le queda capacidad de ahorro, de manera que lo que fue en algún momento en nuestro país el ahorro, ya no existe. Esta forma de vivir, en países especialmente europeos,  también lo vivieron, pero a costa de grandes guerras, donde hubo millones de muertos, lograron superar la situación.  Según parece actualmente, las economías de algunos de ellos se están debilitando. Qué pasara no lo sabemos, pero roguemos a nuestro Dios, para que no se vuelva a pasar semejante barbarie. Nosotros por suerte, no hemos tenido esas guerras, sí hemos tenido  enfrentamientos entre hermanos y  nuestros muertos. Espero que podamos a la mayor brevedad cambiar esta injusticia social, a la que lamentablemente nos hemos acostumbrado en nuestra querida república.
Quisiera comentar antes de finalizar, que a todo lo expuesto, debemos de agregarle la tremenda inflación existente de casi 5% mensual, calculen en los países bien administrados ese porcentaje no llega al 5% anual.
Como verán , con esta situación  los argentinos sobrevivientes de esta economía, cuando vemos o leemos libros o películas de terror, nos resultan lo mismo que dibujitos animados.-

Armando Torres Arrabal

arjt@hotmail.com

 


PriioneroEnArgentina.com

Marzo 20, 2019


 

La IDEA de IKEA

Share

 

La historia de éxito detrás del negocio de muebles fundada en Suecia es realmente interesante. En ese momento, las ideas innovadoras de IKEA se encontraron con escepticismo, pero nadie puede negar el éxito del comercio minorista mega popular en la actualidad.

 

Ingvar Kamprad nació el 30 de marzo de 1926 en Pjätteryd (ahora Älmhult Municipality). La abuela de Kamprad salvó un negocio familiar que se encontraba cuesta abajo y le enseñó muchas lecciones de vida que le dieron forma a su futuro. Su tía lo ayudó a descubrir el arte del comercio comprando fósforos en Estocolmo y revendiéndolos para obtener ganancias. Esa experiencia se quedó empotrada en a mente de Kamprad, a pesar de que solo tenía cinco años en ese momento.

Planificando su futuro, Kamprad comenzó a ahorrar su dinero. A diferencia de otros estudiantes de su edad interesados ​​en citas y deportes, él estaba pensando en su negocio. Tenía 17 años cuando se sumó a los fondos comerciales y fundó IKEA. El nombre del negocio es una combinación de sus iniciales (IK) y las letras iniciales de la granja y la ciudad en la que creció (Elmtaryd y Agunnaryd). Al querer atraer más clientes a su tienda, Kamprad ofrecía café y bollos gratis a los compradores. El plan resultó mejor de lo esperado y más de mil personas asistieron a la inauguración. Dedicado a su palabra, se aseguró de que cada cliente recibiera un bollo y un café. La participación masiva le dio la idea de poner restaurantes en cada tienda.

En ese momento, los muebles eran caros. Kamprad quería que la familia promedio los tuvieran al alcance de sus presupuestos, por lo que se concentró en hacer el enfoque principal de los muebles de IKEA. El primer mueble de IKEA fue una mesa de centro y una silla. Kamprad era disléxico y le resultaba más fácil recordar nombres simples en lugar de números de productos, por lo que la primera silla se llamó “Raíz”.

Kamprad distribuyó folletos de la tienda llamados “IKEA News”, versiones anteriores del catálogo de IKEA. Quería apuntar a familias de clase media con ingresos medios o bajos. De hecho, una vez dijo: “Es mejor vender 600 sillas a un precio más bajo que vender 60 sillas a un precio alto”. No todos estaban encantados con los métodos de Kamprad. Fue boicoteado por la Federación Sueca de Industria de Madera y Muebles y los madereros dejaron de operar con él. Pero Kamprad estaba dedicado a su marca y sus clientes, por lo que recurrió a proveedores polacos que le proporcionarían materiales.

En 1953, se inauguró el primer showroom de muebles en Älmhult. Esta idea revolucionaria permitió a los clientes ver, probar y sentir los productos antes de comprarlos.

Kamprad visitó América y se inspiró en el sistema de comercio que vio allí. Los clientes pagarían por sus productos y se llevarían los artículos en carritos a sus automóviles. Cuando regresó, abrió una tienda de 31,000 metros cuadrados utilizando el sistema estadounidense de efectivo y acarreo.

Los muebles ahora se vendían desmontados en pequeños paquetes. Esto ahorró en costos de transporte y bajó los precios para sus clientes. Muchas personas disfrutaron armando los muebles siguiendo las directivas de los manuales que Kamprad incluyó en cada paquete.

Las tiendas estaban ubicadas en los suburbios ya que los costos de la tierra eran más baratos. Los clientes viajaban desde bastante lejos para recoger sus bienes, por lo que Kamprad comenzó a vender portaequipajes para vehículos a un precio bajo. La idea funcionó y los ingresos de la empresa aumentaron dramáticamente.

Al darse cuenta de que la popularidad de IKEA a menudo dejaba las tiendas con estanterías vacías, Kamprad decidió crear almacenes de autoservicio que podrían abastecerse según fuera necesario. Las tiendas se convirtieron en grandes salas de exhibición y las salas de exhibición completas estaban decoradas con muebles de IKEA, esta escenografía perfectamente montada le daba a los clientes una idea de cómo podrían verse sus hogares.

Kamprad se casó dos veces y tuvo cuatro hijos. En 2014, el patrimonio neto de Kamprad fue de $ 3.8 mil millones. Falleció mientras dormía a los 91 años el 27 de enero de 2018.

Ahora hay 338 tiendas IKEA en 40. Ya sea que Kamprad supiera en qué se convertiría su negocio o no, hoy IKEA es uno de los minoristas de muebles más grandes del mundo.


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 12, 2019


 

La Jefatura de Gabinete de Ministros defiende causas ilegales  

Share

 

 Por Juan José Guaresti (Nieto)

 

Ocho años atrás se descubrió que la Caja de Valores S.A., con la connivencia del Ministerio de Economía, se quedaba con una parte de los bonos que debían ser entregados a decenas de miles de acreedores del Estado que habían ganado juicios pagaderos con bonos públicos. Esta “práctica”  se llevó a cabo desde el cuarto trimestre de 1997 hasta, por lo menos, el 10/12/15. Sobre este particular hemos publicado muchos trabajos en la  prensa radial,  televisiva y escrita; recuperamos aquí algunos de esos títulos para poner en conocimiento a los lectores: “Se va a terminar la impunidad del Ministerio de Economía y de la Caja de Valores S.A. porque sus estafas reiteradas son del dominio público”,  “El Ministerio de Economía y la Caja de Valores S.A. se han unido para defraudar a los acreedores del Estado pagándoles menos bonos públicos de los que les correspondían”, “Denuncia contra la Caja de Valores S.A”, “Denuncia contra el Ministerio de Economía presentada a la Auditoría General de la Nación”, ”Sospechoso incumplimiento  en los pagos que efectúa la Caja de Valores S.A. en nombre del Estado”, “El Cuerpo de Peritos Contadores de la Corte Suprema miente para ocultar una estafa colosal”, entre tantos otros.

Apenas se recuerda ya todo lo hecho en la materia, que ha resultado virtualmente en vano porque ni el Ministerio Público ni los organismos  gubernamentales con competencia en estas cuestiones han asumido la participación que les corresponde para dar por terminada esta gigantesca defraudación. No les interesa. Pero más alarmante resulta que La Jefatura del Gabinete de Ministros haya defendido y defienda judicialmente causas promovidas contra el Estado  —por los  motivos arriba enunciados— en las que no cabe duda de que al menos una parte de lo demandado por los acreedores fue ilegalmente no pagado por la Caja de Valores S.A., entidad que actúa en nombre del Ministerio de Economía.  Está claro, por tanto, que ni siquiera el propio Estado rechaza asumir defensas contra la ley. Cuando un pleito se pierde, el que paga es el Estado y no la Caja de Valores S.A., la entidad que pagó de menos a acreedores con sentencias firmes a su favor. Lo que se conoce es que, aparentemente, esta entidad privada se   quedó con el dinero no pagado a los acreedores. Volveremos sobre este tema.

Es por estos motivos que el 26 de noviembre de 2018 hemos hecho la correspondiente denuncia a la Jefatura del Gabinete de Ministros con el propósito de que abandone el patrocinio de estas causas. Resulta inaceptable que, pese a las pruebas  indubitables presentadas en distintos litigios,  la Jefatura del Gabinete de Ministros no se haya puesto al corriente de que cuando interviene en una de estas controversias promovidas por los acreedores burlados en sus legítimos derechos —total o parcialmente—, la beneficiaria de su actuación termina siendo, formalmente, la Caja de Valores S.A., una entidad privada. Como manifestamos en la denuncia, tampoco “[…] resulta aceptable que la Jefatura del Gabinete de Ministros defienda judicialmente estafas perpetradas.”, es inconcebible la idea de que se defiendan causas cuyo origen es un delito. Quien suscribe, por lo tanto,  “[…] no puede  entender  que si justificadamente la Caja de Valores era quien hizo pagos insuficientes a decenas de miles de personas, no fuera convocada a juicio por la Jefatura del Gabinete de Ministros como parte interesada y se la hiciera intervenir en la acción”, así como tampoco es aceptable que “[…] no se la citara por la Jefatura del Gabinete de Ministros  a hacerse  cargo de los pagos mal hechos”. En la denuncia, decimos algo que resulta obvio: no es justo que sabiendo como son las cosas, la Jefatura del Gabinete de Ministros continúe actuando como si  nada y afronte los pagos de los delitos perpetrados por ajenos. De esta forma, la Jefatura del Gabinete de Ministros defiende causas ilegales

Ignoramos si la Jefatura del Gabinete de Gobierno es “parte” de la “entidad” formada por la Caja de Valores S.A. y por el Ministerio de Economía,  pero en caso de no serlo —que  es lo más probable, y que ninguno de sus funcionarios obtenga beneficio de esto—,  no resulta aceptable que defienda judicialmente estafas perpetradas por los mencionados protagonistas, como también es inexplicable que ignore lo sucedido después de todo lo dicho y publicado por quien suscribe durante más de ocho años.

LA ESTAFA REALIZADA POR  LA CAJA DE VALORES S.A.

Desde septiembre de 1997 hasta el 10/12/2015 —o seguramente una fecha posterior—, La Caja de Valores S.A no entregó a sus legítimos acreedores una parte de los fondos públicos que el Ministerio de Economía decía poner a su disposición para pagar sentencias judiciales dictadas en pleitos perdidos por el Estado y pasadas en autoridad de cosa juzgada a favor de los demandantes. Se ignora aún el destino que han tenido dichos fondos o quién se ha quedado con ellos.  Lo que sí se sabe es que, en los hechos, la Caja de Valores S.A. modificó el  resultado  de miles de sentencias judiciales en perjuicio de miles de  acreedores a quienes no pagó lo que estipulaban las planillas enviadas por la Secretaría de Hacienda para dicho fin, sino cantidades menores. La Caja de Valores S.A. está confesa indirectamente de los hechos que se le imputan porque en los expedientes judiciales que ofreciera como  prueba en las denuncias efectuadas a la Comisión Nacional de Valores consta la cantidad que debió ser entregada según las planillas oficiales —emitidas por la secretaria de Hacienda— y la cantidad que se pagó realmente —inferior a la  debida—. Estas pruebas, en las que consta la presencia de una  “mano” que indicó lo que se les debía pagar ilegalmente a los actores —tal como ocurrió—,  fueron acompañadas en muchos expedientes judiciales por la propia Caja de Valores S. A., de manera que su valor probatorio es TOTAL.  Existen otras pruebas no menos definitorias de la culpabilidad de la Caja de Valores S.A. en la defraudación invocada. Lamentablemente,  en  los juicios iniciados por quien suscribe, algunos con sentencia firme y otros en trámite, la Jefatura de Gabinete de Ministros de la República Argentina desde por lo menos el año 2005 interviene por de haberse hecho cargo de empresas en liquidación expedientes

Participación del Ministerio de Economía en la estafa

Sin duda, el Ministerio de Economía tiene en esta gigantesca estafa una injerencia mayor a la de la Caja de Valores S.A. Si bien esta última fue la que dio la cara frente a los acreedores e hizo la multiplicación por el “valor residual” para pagar de menos, quien manejó la defraudación perpetrada por la Caja de Valores S. A. fue el Ministerio de Economía. Es inconcebible que una institución como la Caja de Valores S.A. —que no tiene poder de decisión porque depende de dos empresas mucho más importantes que son las que verdaderamente la dirigen— pueda manejar al Ministerio de Economía. Esto es tan cierto como aquella que dice que “el perro mueve la cola, no la cola al perro”.

Dicho Ministerio, a partir de su actuación en distintos juicios —dando explicaciones matemáticas que no resisten el análisis de un perito mercantil— demostró un gran interés en la resolución de estos y en engañar a los Magistrados Judiciales, cuyas incumbencias profesionales no les permitieron dilucidar cuestiones contables vinculadas con bonos y cupones. Estos fueron literalmente robados. Un ejemplo de estas actuaciones son las brindadas en los autos “Carril, Juan Manuel y otros c/Producciones Argentinas de Televisión P.a./cobro de pesos” —en trámite ante el Juzgado Nacional del Trabajo Nro. 21— o “Cudemo, Claudio Oscar y otros c/ Producciones Argentinas de Televisión S.A. s/cobro de pesos” —tramitada ante el Juzgado Nacional del Trabajo Nro. 44—.

Asimismo, la intervención personal del Director de Crédito Público  en causas como “Reynoso, Roberto y otros c/ Dicon Difusión Contemporánea S.A s/cobro de pesos” consiguió dejar sin efecto la cosa juzgada por una sentencia diametralmente opuesta. Seguramente el lector quiera preguntarle al autor de este relato quién se quedó con el dinero del Estado que no fue entregado a los acreedores. Dispuesto a responder, la lógica indicaría que debe estar en manos de gente vinculada con el Ministerio de Economía y con la Caja de Valores S.A., o sus accionistas.

 

 

 

Juan José Guaresti (nieto)

El doctor Guaresti es abogado,  Ex Director del Banco Central de la República Argentina (1983-1985) Ex Profesor adjunto de “Análisis Económico Financiero” de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Ex profesor de “Economía Política” en el Colegio Nacional de Buenos Aires.

Publicaciones:

“Los tres poderes del Gobierno” -Primera edición: Círculo del Lector (1984).  Segunda edición: Editorial Sudamericana (1985)

“La desocupación -Sus soluciones-“: en colaboración con otros autores (Víctor P. De Zavalía (1967)

Ha colaborado aproximadamente en 80 diarios y periódicos de la Capital Federal. (La Nación, La Prensa, La Nueva Provincia, La Ley, Jurisprudencia Argentina, Periódico Económico Tributario, El Accionista, La Gaceta de Tucumán, Ámbito Financiero, La Voz del Interior de Córdoba, El Litoral de Corrientes, Economic Survey, El Argentino de Chascomús, Ecos del Puerto de Mar del Plata, La Mañana de Victoria(Entre Rios), El Popular de Olavaria, Diario de Cuyo de San Juan, La Mañana de Corrientes, La Arena de La Pampa, El Independiente de La Rioja, Vida Rotaria,  El Liberal de Santiago del Estero, El Diario del Chaco, La Reforma del Chaco, Pregon de Lanus, Nuevo Dia de Coronel Suárez,  La Opinión  de  Rafaela,,etc.etc.

Senado de la Nación Argentina: el 3 de Mayo de 2018  en el “Curso del Pensamiento Político Argentino” que se realiza en un Programa Conjunto entre la Escuela de Gobierno de la Universidad Austral y el Senado dela Nación.

Otras actividades: Miembro Fundador del EEA (Encuentro de Economistas Argentinos)

Productor agropecuario. Socio del Rotary Club de la Ciudad de Buenos Aires. Piloto Privado de Aviones. Ha sido miembro del Directorio o Síndico de conocidas empresas nacionales. Miembro Fundador de la Fundación Vasco Argentina Juan de Garay. Idioma extranjero: Inglés

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 10, 2018


 

 

“…La alconafta…”

Share

 

Su elaboración da trabajo al campesino, al agrónomo, al operario de fábrica, al industrial, a los talleres. A gente que cultiva los campos, que transporta cosechas, que mueve fábricas, y a todos los que necesitan ganar un jornal.

 

Los tucumanos siempre vimos al alcohol como buen combustible, y  propiciamos que se lo use en consideración a que era argentino en tiempos en que a la nafta principalmente la hacían empresas petroleras extranjerasy a que su elaboración da trabajo al campesino, al agrónomo, al operario de fábrica, al industrial, a los talleres. En oportunidad que el presidente Alvear visitó Tucumán,  se demostró que el alcohol era apto hasta para motores de aviación. Sí: el alcohol es un excelente carburantepero tiene un problema: su precio. En su elaboración interviene gente que cultiva los campos, que transporta cosechas, que muevefábricas, y todos necesitan ganar un jornal.

En cambio al petróleo no hay más que bombearlo de un pozo y sacarle productos de mayor valor hasta dejar el gas oil y la nafta. Un tiempo, cuando el alcohol tenía un mercado muy reducido y había posibilidades de elaborar más con la caña existente y que sobraba del cupo para el azúcar, sus fabricantes estuvieron dispuestos a venderlo al mismo precio que la nafta. Sí, pero en el precio de la nafta más de la mitad son impuestos estatales que el alcohol no pagaría. Pudo así prepararse una mezcla de alcohol y nafta en proporciones estudiadas por Eduardo Vallejo, ingeniero civil que hiciera prolijas investigaciones en la universidad tucumana, de tal modo que no se precisara una especial preparación de los motores. El fisco nacional se avino a no percibir sus impuestos gracias a las gestiones de Federico Lannes, que en su momento dirigía la economía tucumana. Así fue que el 15 de marzo de 1981 la alconafta se puso en venta.

“La alconafta es futuro”, decía Lannes con esperanzas de afianzar el sistema. El alcohol también puede elaborarse a partir de sorgos, para los que se prestan el clima y los suelos  tucumanos. ¿Podría nacer aquí una gran industria alcoholera -con los transportistas como clientes compradores- sobre base soguera? Muchos lo vieron como una perspectiva muy halagüeña, pero al hacerse números se encuentra que esos alcoholes no podrían competir con el precio de los que resultan de la caña de azúcar.

La alconafta nacía como un estímulo a la decaída industria tucumana en el período siguiente al del asentamiento de la guerrilla. Demostraba que la desocupación puede combatirse. Pero cambiaron las circunstancias y ahora se alienta la competencia de precios, y la nafta de petróleo resulta más barata que el alcohol anualmente renovable. Volverá a surgir el alcohol, seguramente, cuando la nafta sea escasa por agotamiento de yacimientos. Se ve que “la alconafta es futuro”, como decía Lannes. Por ahora, futuro lejano.

 

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 28, 2018