“…Un juez condenado y la mafia nuevamente acorralada…

Share

 

 

 Por JORGE BERNABE LOBO ARAGON·

La Cámara Penal – Sala V – de los tribunales de la capital de la provincia de Tucumán, en el día de ayer 16/08/2018, condenó a tres años condicional a un juez de paz por falsificación agravada de documentos públicos o falsificación ideológica. Se trata del Juez de Paz de Los Gómez, localidad de Leales cerca de los límites con las Termas del Rio Hondo, quien actuando en la feria de enero del año 2011, precisamente en día 28 de octubre de ese año, se constituyó en otra localidad extraña y de distinta jurisdicción y mediante un acta trucha, constató la entrega de la posesión de un inmueble a través de una verdadera simulación. Fundo de más de 60 hectáreas entregado en manos a unos de los integrantes de él clan más peligroso de la provincia. El beneficiado se trata de Adolfo Ángel Ale (Alias el Mono) quien fue condenado en Diciembre del 2017 a 10 años de prisión por el Tribunal oral en lo criminal federal de Tucumán por asociación ilícita y lavado. Es y fue la condena por lavado de activos más importante dictada en el país. Este juez de paz, ya sancionado varias veces por el más Alto Tribunal de la provincia, falsificando o truchando un acta y extraña jurisdicción (incompetencia territorial y funcional), entrego la valiosa y productiva propiedad, a un mafioso condenado. El ofendido, defendido por quien suscribe (querellante y actor civil) después de ocho años de haber soportado las más inexplicables intimidaciones y amedrentamientos, originadas por la mafia, en connivencia con el juez sancionado, tuvo que soportar más de 16 causas judiciales simuladas (civiles, administrativas y penales). El abogado que tuvo contención médica por al asedio mafioso, envuelto en llanto observó, cómo el funcionario judicial se entrevistaba con la prensa sin inmutarse y se retiraba rumbo a su casa libre junto con sus abogados. Una vez firme la condena condicional después de varias semanas, tendrá que realizar un curso de ética pública por el término de un año en la Universidad Nacional de Tucumán o en otro centro de formación oficial. Realmente algo inédito. Creo y así lo siento como abogado penalista, que ese curso lo debiera haber realizado hace 34 años cuando juraba cumplir con lealtad y probidad el cargo de Juez. Su condena inédita por ser un funcionario de la justicia provincial no deja de ser la llamada probation (suspensión de juicio a prueba), en donde el acusado llevando un paquete de algodón a un hospital público durante un año salda su deuda ante la sociedad sin inmutarse. La mafia que sin dudar estuvo atrás del juicio con todos sus abogados presentes en el Debate Oral, seguirá en prisión domiciliaria con sus tentáculos dirigidos a lugares en donde antes nos parecía inconmovible. Mientras tanto por el mismo fundo usurpado en Marzo del 2011 y luego restituido, se encuentra pendiente un juicio oral y público para el día 7 de septiembre de este año en contra del integrante de la banda más temible de la provincia (Mono Ale). En tanto militares y presos políticos sin prueba alguna se encuentran alojados de por vida, privados de las más mínimas garantías sin poder defenderse en juicio ni debate oral alguno. Lamentablemente la Justicia sigue mirando al “sudeste” en muchos lugares de nuestro país, salvo casos aislados y que merecen la aprobación de toda la sociedad.

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 17, 2018

“…Impunidad Angustiante…

Share

 

 

 JORGE BERNABE LOBO ARAGON·

La impunidad vuelve valientes a los cobardes y osados a los pusilánimes, y el día en que cobardes y pusilánimes alcanzan el poder sus sucias babas lo aniquilan todo. Es que una vez más mi Estudio Jurídico fue ultrajado por un nuevo atentado. Esta vez sin balas ni artefactos explosivos pero si con una indemnidad que alarma. En un edificio adyacente con los Tribunales Federales y Provinciales en donde funcionan organismos de derechos humanos y fiscalías federales, y en su mayoría oficinas de abogados del foro local, forzaron sin miramiento la cerradura de entrada y entraron a mi estudio sin ningún impedimento ni cámara que vigile. Es verdad seguramente querían y sustrajeron únicamente el equipo de computación en donde albergo información confidencial productos de años en el ejercicio de mi profesión como abogado. Se hizo la denuncia en la Fiscalía de turno. Lamentablemente sabemos el resultado. Mi estudio ya fue atacado por atentados con proyectiles y artefactos explosivos en cinco oportunidades, sin que el Estado actúe protegiendo la vida, el trabajo y la tranquilidad de los abogados y de los ciudadanos para establecer mínimamente la confianza en el imperio de la ley y de la seguridad pública. Serví como empleado, funcionario y magistrado a la Justicia por más de 20 años. Tuve que renunciar por impotencia y cansancio moral ante las amenazas de muerte a mi familia. La investigación si se practica lamentablemente quedara en saco roto. La lentitud de la justicia revela y advierte a la sociedad de una indemnidad sin límites. Es que existe una enorme falta de confianza en los tres poderes del estado y en especial en el Judicial. A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza). El tiempo pasa. Las causas se prescriben o quedan archivadas y florece la indemnidad. Nuevamente el silencio de muchos. Es que cuando las inmora­lidades o presuntos delitos se denun­cian, se verifican y el Estado da vuelta la cara como que “nada tengo que ver con esto” es, en la prác­tica, lo mismo que patroci­nar, promover, apadrinar la inmoralidad, que queda ex­puesta ante la ciudadanía sin que nada la evite, la corrija ni, menos aún, la castigue.

La impunidad vuelve valientes a los cobardes y osados a los pusilánimes, y el día en que cobardes y pusilánimes alcanzan el poder sus sucias babas lo aniquilan todo.

Una convención interame­ricana, aprobada por ley na­cional, impone a los gobier­nos su deber de adoptar las medidas para detectar, san­cionar y erradicar la corrupción. No se dice que se deba combatir el delito, pues cae de maduro que los países aceptan la obligación de po­ner en vigencia su legisla­ción, y todos tienen sus có­digos penales para que se cumplan, no para adorno de bibliotecas. Si ante las irregularidades el poder ad­ministrador va a esquivar el bulto, pretendiendo que só­lo se han de corregir delitos verificados por el Poder Ju­dicial, por supues­to, la inmoralidad ha de proliferar al amparo de esta pro­tección oficial. Todavía recuerdo el “panorama tucumano” de hace muchísimos años en el diario “la Gaceta” en donde el periodista Federico Van Mameren, publicaba en un editorial bajo el Titulo “A puro Verso” y recordaba a Enrique Santos Discepolo que murió en 1951. Sus versos o aquellas reflexiones bajo el seudónimo de “Mordisquito” encajan perfectamente en ese Tucumán contemporáneo que alguna vez recibió el mote de “Macondo” y todavía le cuesta sacárselo.

Es que da lo mismo que sea cura/

colchonero, Rey de basto/

caradura o polizón!….

…Señora de ojos vendados/

que estás en los tribunales/

Sin ver a los abogados/

baja de tu pedestales/

Quítate la venda y mira/,

cantó alguna vez María Elena Walsh. Alguna vez hay que ver los contrastes. Qué paradoja estamos en Febrero del 2018 y nada ha cambiado en la seguridad ni en la Justicia provincial. Eso si nada me hará retroceder en la lucha contra las mafias a pesar de que el “Mono Ale” integrante del clan mafioso condenado por la justicia federal y con prisión preventiva domiciliaria se da el gusto de bajarse de un automóvil Fiat con vidrios polarizados entre los días lunes o martes 22 y 23 de Enero del corriente año en un bar frente a los tribunales federales y conversar sin custodia con su abogado defensor sentado muy campante en la mesa al estilo Minguito.

 

Jorge Lobo Bernabé Aragón
Abogado especialista en Derecho Penal

PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 8, 2018

“…Se hizo Justicia…Condena al Clan Ale …Tucuman- Argentina.

Share

 

 

 Por Jorge B. Lobo Aragón.

 

“… El pasado se hace presente…

Hace más de veinte años en una entrevista en la Revista de – “Gente” – bajo el título “Me cansé de luchar solo” y en numerosos medios provinciales y nacionales – a raíz de mi renuncia al cargo de juez de instrucción en mi provincia -, daba cuenta de una mafia reinante el Clan Ale. Si, reinante, porque no solo se encontraba muy difundida sino que también su brutalidad imperaba en amplios sectores de la sociedad. Tiempos de enorme impunidad y lo que es peor, de resignación, de tolerancia y hasta de paciente aceptación. El día 16 de diciembre del año pasado la Justicia federal le inició a todo el “Clan” un juicio oral por los mismos delitos (asociación Ilícita) por el cual en ese entonces como Juez le dicte la prisión preventiva en soledad desde un hotel con amenazas de muerte incluida ante el miedo de los fiscales intervinientes. La sala de juicio oral en ese entonces con el mismo espanto disfrazado de errores formales absolvió a sus integrantes. Lo que viene a ratificar y corroborar que mi “renuncia” en ese entonces ante la impotencia por inacción de una justicia cómplice no estaba errada. A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza).

Pasaron más de veinte años y siguen los mismos tentáculos de un pulpo putrefacto e invasor. La mafia también había llegado al fútbol, llegando a manejar los hilos de uno del club más importante de la provincia. La corrupción “se estaba haciendo carne en Tucumán”. En aquella oportunidad recibí terribles amenazas, que no me amedrentaron a pesar de perder un hijo. Pero aquella instancia pasó; ya no soy un funcionario de la justica ni mi función es la de juzgar a nadie. Pero desde el día que renuncie a cargo de Magistrado con la misma “soledad de entonces” y el “silencio de muchos” desde mi estudio jurídico ametrallado con numerosos atentados de todos los signos, sigo y continuaré querellando y acusando a la misma asociación y a sus prolongaciones. Ese poder de la mafia hoy sospechado y resignado a la impunidad como si se tratase de una fuerza de la naturaleza en la justicia provincial fue acallado por una condena de diez años a sus principales cabezas. El Mono y la Chancha – Ángel y Rubén. Para los que opinan que con esta lucha y los recuerdos de más de veinte años busco figuración o es una venganza le contesto con la mayor serenidad posible. A los que tanto hablan de corrupción que sigan o denuncien a las mafias que es la forma más adecuada posible de luchar contra este flagelo que se está convirtiendo en el pan nuestro de cada día. Es muy bueno y saludable que muchos casos de inmoralidad e indecencia hayan inquietado a la opinión público poniéndola a la prensa en estado de constante vigilancia. Si la opinión pública no reacciona en contra de ellas será muy difícil que se pueda hacer algo por eliminarlas. Y si efectivamente reacciona tendrá por delante una larga lucha, ya que las mafias no renuncian fácilmente a las conquistas que ella ha realizado, pero lucha que vale la pena librarse pues en ella se juega el destino de la patria de nuestros hijos. Se debe mantener el estado de derecho y que no se permita de manera alguna la inmunidad de los bandoleros y de las mafias, que se burlan de los anhelos populares y de la sociedad toda.

 

DR. Jorge B. Lobo Aragón
Ex fiscal; Ex juez; Ex secretario de seguridad; Ex legislador creador de la Comisión Antimafia y Familia Menores y Discapacitados. Ex Interventor Intendente de Yerba Buena

“…La mafia en tucuman.. – “Nunca renuncie” – “…Lograron sacarme de la cancha…

Share

 

 

 

Por JORGE BERNABE LOBO ARAGON·

 

En numerosos escritos a través de medios radiales y televisivos, con el apoyo incondicional de un sinnúmeros de amigos y periódicos que editan mis publicaciones, he manifestado hace unos días que “sospechaba de maniobras para sacarme de la cancha” en un juicio oral a practicarse los días 25, 26 y 27 del corriente mes y año en contra de integrantes del Clan Ale en Tucumán. Adolfo Ángel Ale “El Mono” y su hijo Eduardo Said Ale “el Monito” deben ser juzgados a nivel provincial por una Sala Penal por lo que siempre fue su común denominador. El abuso de arma, las amenazas sin límites y la violencia en general. Es así. En un juicio que lo he llevado de manera personal por más de cuatro años para que la causa pudiera elevarse a juicio oral y público, con un simple escrito de tres carillas mi otrora representado me revoco el poder sin decir porque. Parece incomprensible que ha días del Debate público mi poderdante a quien durante cuatro años lo acompañe defendiendo también a su socio a pesar del peligro que implica enfrentarse a una mafia me haya borrado de un plumazo como si no existiera . De abogado famoso y valiente a través de todos sus dichos a ser un extraño separado del juicio por un escrito de dos líneas. Pero no me lastima ni duele ya lo intuía y lo manifesté. A la Mafia solamente le importaba sacarme del medio y lo lograron. Mi discreción como abogado me impide hablar pero sospecho cuales fueron los medios y las formas. La sociedad tucumana conoce como esta “asociación” se maneja con absoluta impunidad. Es un pulpo corrupto cuyos tentáculos llegan a lugares que antes eran inconmovibles. En su momento cuando Juez le dicte la prisión preventiva en una causa en donde fue víctima un oficial de policía. Hoy sin el escudo y protección de la Justicia, desde el ejercicio de la profesión estoy totalmente indefenso ante cualquier acuerdo que hubiera y el peligro que implica su libertad otorgada hace unos días. Agradezco nuevamente al Club Gente de prensa y a todos mis amigos y colegas que en sus publicaciones diarias dieron cuenta sobre esta Mafia que ha azolado y sigue azotado nuestra provincia durante varias décadas con la ayuda incondicional del juego clandestino. La actualidad judicial y los medios en general revelan a los “Ale” como cabeza de una mafia en Tucumán. Como en la época del lejano oeste y tal vez ahora con mayor impunidad. Pero a pesar de no poder enfrentarlo por ahora en un debate público, pese a que nunca renuncie a la causa, seguiré aseverando y sosteniendo enfáticamente que “Mafia ha habido siempre, pero es escandalosa la ostentación de fuerza realizada por este Clan, con un enorme poder de movilización en todas las esferas. Esta Mafia y sus adláteres también llegaron al Futbol, como gerenciadores del club más importante de la Provincia. Una corrupción que “se está haciendo carne también en la Argentina” como si fuera el pan de cada día. Los argentinos y puntualmente los tucumanos, debemos rechazar que sea inevitable que las mafias manejen la sociedad. No debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial. Recordemos a Sarmiento: “desgraciados los pueblos a los que se les agote ese instinto por mantener la salud colectiva. Los ciudadanos de tales pueblos serán tratados como presidiarios”. Es que es a veces alarmante los niveles de impunidad que el Clan tiene en la actualidad, y lo que es peor, el grado de resignación, de tolerancia y hasta de paciente aceptación de una gran parte de la ciudadanía con el silencio de muchos. Tenemos la obligación y el derecho, de pedir que el Estado, la Justicia, La Legislatura, procuren los medios adecuados para que las mafias, sean combatido de la mejor forma posible. Debemos formar parte de una sociedad que no se resigne a la impunidad como si se tratase de una fuerza de la naturaleza. Ante el mal que todos vemos y lamentamos, es necesario reaccionar buscando la forma de purificar la sociedad. A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza), pero se sospecha que las mafias tienen poder, tienen fuerza y que son duchas en su aplicación. Pero no hay que desesperar. Italia, patria de ricas experiencias políticas y de inteligencias lúcidas y dúctiles, ha comenzado a combatirla y a desplazarla de la dirección de la sociedad que en gran parte ejercía por haber conquistado valiosas posiciones con el apoyo de políticos adictos. No se logrará de un día para otro, pero sus triunfos pueden ser ejemplos para nosotros. Y ojalá que sus fracasos también sean ejemplos, para que nosotros no los repitamos. Que la libertad otorgada a estos personales haya inquietado a la opinión pública poniéndola a la prensa en estado de constante vigilancia, es bueno y saludable. Si la opinión pública no reacciona en contra de ellas sería muy difícil que se pudiera hacer algo por eliminarlas, que es lo que la sociedad necesita para su tranquilidad. Y si efectivamente reacciona tendrá por delante una larga lucha, ya que las mafias no renuncian fácilmente a las conquistas que ella ha realizado, pero lucha que vale la pena librarse pues en ella se juega el destino de la patria de nuestros hijos. Nunca renunciare a la lucha a pesar de las intimidaciones y amedrentamientos.

 

Dr Jorge B. Lobo Aragón.
Ex Juez y Fiscal en lo penal

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 21, 2017


 

El “Clan Ale” Juicio Oral y público el 25, 26 y 27

Share

 

 

 

“Sospecho de otra maniobra para sacarme de nuevo de la cancha”. “…Ruego recen por mi integridad personal…”

 

Tucumán – Argentina

 

En su oportunidad Adolfo Ángel Ale, me intimaba, mediante Carta Documento de fecha 28 de Octubre del 2011, a que mediante un juicio por “Injuria” como si fueran carmelitas descalzas, me obligarían a desdecirme de mis dichos. En esa circunstancias y desde hace más de 20 años como juez, asevere – lo sostuve en el tiempo – que existen numerosas querellas y denuncias sobre el Clan Ale en la justicia provincial por, amenazas de muerte agravadas, abuso de arma de fuego, usurpación de propiedad y otros delitos graves delitos, cuyo común denominador es la violencia. Las intimidaciones, amedrentamiento y amenazas es el “pan de cada día”. Sobre esta situación de enorme peligro se dio cuenta a la Justicia Federal hace pocos meses siendo testigo en audiencia pública. En la “mega causa federal” en donde el Clan es acusados por delitos gravísimos “asegure” públicamente ante el Tribunal federal, los fiscales, querellas y defensores que los Ale y sus secuaces, sin duda conforman una “asociación ilícita”. Sí. Fue ese Clan mafioso que me inicio hace tiempo un juicio por “injuria” en los Tribunales Provinciales. Juicio en donde fui absuelto por un Alto Tribunal. En donde confirme sobre su peligrosidad y sobre sus influencias todavias firmen y latentes. A la mafia le importaba solamente a través del juicio sacarme de la cancha. No lo pudieron hacer con “metrallas y artefactos explosivos” sobre mi estudio Jurídico. No importaba bajo que artilugio o ficción procesal. Se trataba de desacreditarme de alguna manera. Era el juez que en su oportunidad le dicto la prisión preventiva. Ahora sin el escudo de la justicia como un simple abogado en ejercicio de su profesión había que hacerme desaparecer de alguna manera. De nuevo el “silencio de muchos”. Salvo “periódicos amigos” en donde edito y público y el “Club Gente de Prensa” a nivel nacional al cual estoy asociado y adherido. Es que no importaba que se avasallara la profesión de abogado ni el derecho de defensa y principios constitucionales elementales. Se podía quedar en estado de indefensión en cualquier causa en que se denunciara a la mafia, si no fuera por la sentencia de absolución de la Cámara Penal de la Sala Tercera de nuestros Tribunales. La “Injuria o Calumnia”, era el argumento legal de La mafia. Obviamente – en esa oportunidad, muchos opinologos no quisieron entender esa realidad de inseguridad procesal. Regía la máxima bíblica de que “nadie es profeta en su tierra”. Y de nuevo. En la actualidad con el Clan y sus acólitos en libertad con el argumento de que no existe peligro de fuga, tengo que enfréntalos jurídicamente como representante de la querella en un juicio paralelo al federal en la justicia de mi provincia.
El debate es el día 25,26 y 27 del corriente mes y año. Lamentablemente recibí un llamado en donde me comunicaron que seguramente no seré el abogado querellante de quien represente durante más de 5 años para conseguir que se eleve la causa a juicio y a debate oral y público. Todos están en su derecho de revocar un poder, mandato o patrocinio. Pero llama la atención que a semanas de un debate de enorme trascendencia por sus protagonistas y peligrosidad. Nada más que “El Mono Adolfo Ángel Ale y su hijo el Monito Eduardo Said Ale”, mi poderdante se encuentre de viaje e incomunicado completamente. Pero cualquier estrategia no me condicionara. Seguramente presentaran un pedido de acuerdo o suspensión de juicio. Pero las querellas presentadas en el tiempo seguirán. Los juicios contra la mafia y en especial ante nuevos horizontes en la argentina irán esclareciéndose. Pero sigo sosteniendo y clamando a viva voz que “Los Ale son una mafia reinante”. ¿Se precisa que lo diga más claro? Hoy en la mega causa los mismos fueron liberados a pesar de que numerosos testigos encubiertos y otros como quien suscribe corren peligro de volver a sufrir nuevos atentados y ataques. Es cierto peligra mi integridad personal pero nunca bajare los brazos ante una verdadera asociación mafiosa. El delito de “asociación ilícita” pone en peligro el orden social sin el cual no es posible la convivencia. Vulnera además los sentimientos de seguridad y tranquilidad indispensables para el libre y completo desarrollo de las actividades humanas. Me pregunto ¿no existieron en nuestra provincia innumerables ostentaciones de poder, usurpaciones, amenazas de muerte agravadas, abuso de armas de fuego y otros ilícitos en donde se encuentran reunidos evidencias de un acuerdo tácito de voluntades derivados de una división de tareas a efectos de facilitar la perpetración de los ilícitos imputados? Asevero y sostengo que “Mafia ha habido siempre, pero es escandalosa la ostentación de fuerza realizada por los mismos, con su poder de movilización en todas las esferas. La justicia Federal – Cámara Oral – a pesar de la oposición de los fiscales haciendo valer la normativa procesal de falta de peligro de fuga colocó a la mafia de nuevo en situación de libertad. Como si no se supiera del peligro que implica para los nuevos testigos y los que atestiguaron su presencia en la calle con todos sus tentáculos como un pulpo en funcionamiento. Hoy me tocaba enfrentarlos como querellante en un nuevo juicio en la justicia provincial. Aun con los muchachos en libertad. Pidieron la Nulidad del juicio la que no fue otorgada. El secretario de la Sala con quien me entreviste hace unos días me confirmo que el expediente fue pedido por los defensores del integrante del clan para sacar copia. Me entere que otro abogado representaría a unos de los empresarios a quien lo defendí durante todo el proceso de investigación fiscal preliminar. Mientras el abogado a quien represente durante todos estos largos años con todas las vicisitudes que dicha representación implica se encuentra de viaje. No puedo comunicarme. Sospecho que a días del debate existe otra maniobra para sacarme de nuevo de la cancha como la querella por injuria en su momento. Pero de estos artilugios estoy acostumbrado. N o me desalienta ni desmoraliza que personas que durante años en las redes sociales y públicamente aseveraba que era el mejor y más valiente abogado hoy me deje de lado. Los argentinos y muy en especial los tucumanos saben cómo operan las mafias. Pero no debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial. Solamente pido que recen por mi integridad personal.
Dr. Jorge B. Lobo Aragón

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 14, 2017


“La Mafia de los Ale”, acorralados también por la Justicia Provincial

Share

 

 

 

 

Por Jorge B. Lobo Aragón.

Tucumán – Argentina

Opinión:

Hace más de veinte años que doy cuenta de una mafia reinante en mi provincia “si, reinante” porque no solo se encuentra muy difundida sino que también impera en amplios sectores de la sociedad, en la jamás alcanzo los alarmantes niveles que alcanza en la actualidad, y lo que es peor, el grado de resignación, de tolerancia y hasta de paciente aceptación con el que se la veía en la justicia provincial. La mafia es una forma especial del delito, hoy relacionadas con las asociaciones ilícitas. La sociedad vive espantada por la proliferación del delito; por las dificultades de la Policía para aclarar los crímenes cometidos; por la impunidad en que quedan la mayoría de ellos. Los ciudadanos, participamos de la angustia general difundida en la sociedad a la que pertenecemos y tenemos derecho a manifestar esa angustia y adherirnos al clamor público. Dos fundamentales elementos en esta lucha, la Justicia y la Policía, corresponden al ámbito provincia. Pero la mafia además del juego ha llegado hasta el fútbol. Una corrupción que “se esta haciendo carne en la Argentina”. Esto no es nuevo lo vengo resistiendo y luchando a través de la judicatura; los cargos públicos y electivos y el ejercicio de la profesión de abogados desde hace más de 20 años. Además del dictado de prisión preventiva siendo juez contra el Clan por los delitos de Asociación ilícita y tenencia de armas guerra (de las que fueron absueltas), son numerosas las querellas y acusaciones incoadas en su contra. Ilícitos ligados a la violencia extrema, amenaza de muerte agravadas y al uso coercitivo de armas de fuego. Las usurpaciones de propiedad que florecieron en nuestra comarca norteña también han sido elementos de caza de estos bandoleros. Los mismos mafiosos que fueron gerenciadores de una de las Instituciones deportivas más importante de Tucumán el Club San Martín – patrimonio de todos los tucumanos – , también amenazaron través de terceros a jugadores de su propio club y a periodistas sin que la justicia actué aunque sea de oficio. Hoy en el Tribunal Oral Federal de Tucumán en una “mega causa”, se lo acusa de lavados de activos, asociación ilícita, evasión impositiva, presunta comercialización de drogas ilegales, tenencia ilegitima de armas de fuego y cobro extorsivo de acreencias propias y de terceros. Acusaciones que llevadas a juicio oral en la Justicia federal vino a corroborar lo que vengo sustentando durante décadas (lo sostuve como testigo ante el Tribunal la querella y la defensa). Que el clan Ale son mafiosos – nadie en nuestra sociedad lo duda- , pues se han organizado para realizar operaciones ilícitas al margen de la ley. Con su ejército de remises “cinco estrellas” azolaron y azotaros nuestra provincia durante más de dos décadas con hechos escalofriantes de notable repercusión. En su momento fue el copamiento y rodeo a la jefatura de policía; al Concejo deliberante de la ciudad Capital; el impedimento de entrada y salida de todo transito y hasta el intento de ingreso a la gendarmería, como muchos hechos de igual o mayor trascendencia.

La mafia es una realidad que sigue extendiéndose con total impunidad. En la actualidad incorporan al ámbito del delito, los adelantos de la técnica, el apoyo de profesionales expertos y las sutiles artes, para influir sobre la opinión pública de modo que la lucha contra ella se hace cada día más difícil.A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza). Pero ante el “silencio de muchos” por las terribles amenazas y atentados sufridos debo decir que estos mafiosos nunca me amedrentaron. Estos personajes que antes mis publicaciones se inquietaron e incomodaron en busca de impunidad me iniciaron querella en una Sala penal por el delito de injuria. Estos malandrines y truhanes que me obligaron a carearme y enfrentarme en audiencias públicas pensando que me iba a retractar o rectificar mis dichos sobre sus atrocidades y vilezas, deberán afrontar ahora a la justicia provincial. Hoy ante una cedula de fecha 14 de Septiembre del año en curso , la Excma. Cámara Penal – Sala Primera – , me notifica como apoderado de la querella que se ha fijado juicio oral y público para los días 25, 26 y 26 de octubre del presente mes y año en donde Ale Adolfo Ángel y su hijo (A) el Monito deberán responder como acusados por los delitos de participación criminal necesaria en lesiones leves y graves, abuso de arma de fuego y amenazas agravadas en concurso ideal en (dos hechos). Si. “Mafia ha habido siempre, pero fue escandalosa la ostentación de fuerza realizada por los mismos, y su enorme poder de movilización y contactos en todas las esferas. Un pulpo con sus prolongaciones en todos los sectores de la sociedad. Aun con prisión domiciliaria deberán enfrentar, antes de la sentencia del Tribunal oral federal ser juzgados además por graves ilícitos por un tribunal oral provincial. Algo inédito pero cierto en tiempos en que la sociedad cansada de tanta impunidad ruega un adecentamiento de los poderes del estado y en especial de la justicia. Es que “la lucha contra las mafias y la corrupción deben ser como la lucha por la vida”. Sabemos que es perdida porque un día hemos de morir, pero el instinto nos lleva a buscar la salud. Los argentinos y puntualmente los tucumanos, debemos rechazar que sea inevitable que las mafias manejen la sociedad. Debemos reaccionar para demostrar que las mafias no son indemnes al poder del Estado sino que caen, como es justo, ante la vigilancia y la corrección de la justicia. No debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial. Si la opinión pública no reacciona, protegiendo su tranquilidad, sería muy difícil hacer algo para eliminarlas. Y si reacciona, tendrá por delante una larga lucha, ya que las mafias no renuncian a los terrenos conquistados. Pero una lucha que vale la pena librar ya que es el buen combate, en el que se juega el destino de la patria y de nuestros hijos”.

Dr. Jorge B. Lobo Aragon

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 19, 2017


 

El doctor Lobo Aragón y el Clan Ale

Share

 

Traslados continuos a otros sectores del país, amenazas de bomba que hacían que su custodia debiera despertar a sus niños y llevarlos a otro destino por precaución, atentados con armas de fuego y explosivos contra el edificio de su estudio, todos esto y mucho más sufrió el doctor Jorge B. Lobo Aragón y su familia, en cumplimiento de sus funciones como juez de instrucción en sus investigaciones en el caso del Clan Ale.

El doctor Lobo Aragón declaró como testigo en la causa que compromete a este clan mafioso. El entonces Juez Lobo Aragón comenzó a ser hostigado por miembros de la familia Ale. En los años noventa, dictó la prisión preventiva de Rubén Ale, más conocido como “La Chancha” y su hermano Ángel, alias “El mono”.

Luego de una serie de amenzas de muerte, Lobo Aragón les dictó la prisión preventiva en un hotel “con la anuencia de la Corte Suprema”, puntualiza Lobo Aragón. También subrayó que la mayoría de las víctimas de los hermanos Ale desisten de continuar con las denuncias por temor. Desde ese entonces, al doctor Lobo Aragón le fue asignada una custodia permanente. “Cada vez que yo aparecía en una publicación periodística hablando del ‘Clan Ale’, al día siguiente se producían los atentados”, relata el abogado. Lobo Aragón mencionó una causa en la que le tocó intervenir como abogado penalista. Fue en 2009, cuando se produjo el homicidio del hincha de Atlético Tucumán Roberto Cabrera, un joven que fue baleado a dos cuadras de ese estadio. “La familia Ale le había pagado a mi cliente, Fabián Díaz, para que confiese que había sido el autor de la muerte de Cabrera. Después mi cliente se desdijo de la confesión, manifestó que no era el autor del hecho, le declararon la falta de mérito y a raíz de eso recibió todas las amenazas de muerte por parte de la familia Ale. En YouTube hay un video donde se lo ve a Ángel Ale con un arma en la mano ingresando a la vivienda de Fabián Díaz”, asegura Lobo Aragón.

VIDEO

Por el crimen de Díaz, fue imputado Eduardo Said, también conocido como “El monito”, hijo de Ángel A “El mono” Ale.

 


Fuentes:

Contexto

Dr, Jorge B. Lobo Aragón


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 22, 2017


 

“EL CLAN ALE” Rubén “La Chancha” Ángel “El Mono” Y otros

Share

 

lobo-aragon27272 Por Jorge Lobo Aragón.

 

A los Ale no solamente se lo investiga por su pasado sino por su presente. Adolfo Ángel Ale sostuvo en una entrevista  en el Diario la Gaceta  de esta Ciudad  – San Miguel de Tucumán – con fecha 22/10/2012. Que no niega su pasado. Aduce que ha peleado alguna vez en su vida; que ha golpeado y ha sido golpeado; incluso, admite que ha disparado, y que ha sentido también el dolor del plomo perforándole las carnes. Adolfo Ángel Ale sabe que todo eso forma parte de la imagen que se ha creado sobre él en las dos últimas décadas. Pero ya no quiere problemas. Por eso, “El Mono” elige mostrar otra parte de su historia: habla del trabajo en el campo; del compañerismo de su esposa Viviana; de la preocupación constante por sus padres, por sus hermanos y por sus hijos. “Quiero vivir tranquilo y en paz”, avisa.  Creo, a lo mejor por mi pasado me quieren condenar. Afirma que tiene armas que son para caza; están en cajas de seguridad y todas fueron registradas. Pide en su diálogo que me  lo dejen de perseguir y a su familia. Pero sus dichos se enfrentan con una realidad. Además del Juicio oral que se le avecina dentro de unos son diversos  los juicios penales en la Provincia los que lo involucran e incriminan. Causas que  también están en estado de Juicio Oral (lamentablemente paralizadas). Se me  atribuye no solamente el rol de querellante sino  de “persecutor judicial”. Las causas elevadas a juicio todas con trascendencia mediática  se originan por delitos similares a su acusación federal en donde existe un común denominador “La Asociación” y la presencia de distintas armas de guerra y hasta  de una ametralladora de mano, pertrechos que desde hace décadas hacen exhibicionismo y despliegue ostentoso. Otro factor reiterado es la intimidación o amedrentamiento de donde surge que la libertad es el bien jurídico afectado. Las bravatas, violencias  y despliegues de armas de los Ale no cesan pese a que según  sus dichos fueron virulentos en el pasado y que sus antecedentes también se remontan a otras épocas.

Las actitudes y posturas que quieren mostrar con su posturas de “Carmelitas descalzas”,  no se condicen con las innumerables causas investigadas por la justicia Federal y Provincial. Para el Ministerio Público está latente la perturbación que implica  el historial  del clan. En los jueces todavía prevalece para integrantes del clan el principio general de libertad del detenido el proceso (Con prisión preventiva domiciliaria). Discusión bizantina y permanente en una sociedad como la actual en donde la inseguridad no es una sensación sino una realidad.  Tristemente son realidades  que emergen lastimeramente con individuos que muchas de las veces se relacionan con el poder.  La actualidad judicial  revela a los Ale como cabeza de una mafia en Tucumán. En muchas causas los personajes dicen no tener antecedentes, que su situación económica es casi de indigencias y en otras son empresarios del campo con manejo de abultadas sumas de dinero y con relaciones personales, profesionales, económicas e inmobiliarias con personas allegadas al juego Clandestino.  Aclaran que no tienen miedo de andar con dinero. Que cargan armamento y son legítimos propietario y portadores de armas de guerra. En su pasado ya le secuestraron del baúl de un automóvil cuando se encontraban detenidos e internados en un conocido sanatorio de esta ciudad, un arsenal en donde se encontraban hasta granadas de mano; escopetas recortadas  e itacas de alto poder destructivo. (Caso Homicidio al Oficial  Salinas – Obviamente no  son coleccionistas-). Desde hace más de veinte años  desde el caso Gardelito; los Remises Cinco Estrellas y sus ocupaciones y impedimentos   para circular obstruyendo todas las arterias de San Miguel de Tucumán.  El copamiento a la Jefatura de policías como también a Gendarmería y  al Concejo deliberante.  Últimamente  los casos de Marita Verón y Lebbos   son los más relevantes en donde siempre surge su presencia.  En otros casos conocidos abogados del foro local  fueron amedrentados con  armas de guerra. Abogado y empresarios que valientemente no se amilanaron. Como en la época del lejano oeste y tal vez con mayor impunidad. Por eso sigo aseverando  y sosteniendo enfáticamente que “Mafia ha habido siempre, pero es escandalosa la ostentación de fuerza realizada por los mismos, con un enorme poder de movilización en todas las esferas. Esta mafia también llegó de su mano al Futbol, como gerencia dores del club más importante de la Provincia al futbol (San Martín).  Una corrupción que “se está haciendo carne en la Argentina” como si fuera el pan de cada día.  Los argentinos y puntualmente los tucumanos, debemos rechazar que sea inevitable que las mafias manejen la sociedad. No debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial. Recordemos a Sarmiento: “desgraciados los pueblos a los que se les agote ese instinto por mantener la salud colectiva. Los ciudadanos de tales pueblos serán tratados como presidiarios”.

 

JORGE B. LOBO ARAGÓN

jorgeloboaragon@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 22, 2016


 

El Mono Ale y sus Monitos

Share

 

lobo-aragon-2 Por Jorge B. Lobo Aragón.

 

 

Tucumán . Argentina

 Opinión:

 

                  En la editorial del Diario “la Gaceta” de mi provincia con fecha 20/12/2016, bajo el titulo “Los casos en los que estuvieron implicados los hijos de “El Mono” Ale”,  se da cuenta que “Juan Facundo”, quien  en la madrugada volcó su camioneta cuando intentaba huir de la Policía y su hermano, “Eduardo Said”, fueron aprehendidos varias veces por diferentes situaciones. Que el hijo mayor de “El Mono”,  afrontó numerosos cargos  durante este año 2016. Que en octubre del 2011, fue aprehendido y detenido por robo y posteriormente liberado. Que en  Agosto del 2013 se le requirió la elevación a juicio por el Homicidio de Roberto Cabrera quien murió en febrero del 2009. Con relación  a los hechos aludidos,  sin querer controvertir con la información del prestigioso Diario, debo decir que el segundo de los hechos enunciados (Homicidio), he sido representante de la querella en la causa que se encuentra caratulada como “Ale Salvador Said (a) “El Monito” y otros s/ Homicidio. (Victima: Cabrera Roberto Salvador) – Expte nº: 1840/09. Por lo que  se confirma una vez más lo que vengo aduciendo y sosteniendo  hace más de veinte años. Que a los integrantes del Clan no solamente se lo investiga por su pasado sino también por su presente. En  algunas de mis publicaciones  como “Las Mafias Golpean Tucumán” y a “Puro Verso” manifiesto que los cabecillas de la organización siguen con las famosas “Mini-Scena” de hoy y de siempre. Abrazados en la primera audiencia de juicio oral  lloraban con” lágrimas de cocodrilos” mientras sus presas habían sido devoradas en el tiempo con absoluta violencia y sadismo. Un gimoteo y apretón que seguramente no fue por remordimiento   de  cientos de víctimas indefensas que fueron amedrentadas, intimidadas, golpeadas y hasta asesinadas por esta banda de malandrines facinerosos. También en otra publicación  rememoro una entrevista en el mismo Diario: “Por mi pasado me quieren condenar”, en donde el “Mono” con total desfachatez y cinismo elige mostrar otra parte de su historia: habla del trabajo en el campo; de la preocupación constante con sus hijos. Otra de las tantas falsedades y engaños a los que nos tiene acostumbrado el Clan.  De este Padre ejemplar que quiere vivir en Paz y de manera honesta – según la misma entrevista-, cuidando de sus hijos. Quien se mostró  dándole un beso protector sobre  los labios de uno de ellos  en la primera audiencia del Juicio oral federal. Nada se dice sobre una causa que se encuentra  en estado de audiencia o debate Oral  y que tuvo en su oportunidad enorme resonancia. Hecho cometido en contra de un prestigioso Abogado y un Empresario de nuestra Provincia. Causa en donde también intervino “El Monito” – Eduardito –  junto con su Padre Adolfo “el “Mono”. Observándose en la misma nuevamente como común denominador “las amenazas, lesiones y abuso de arma de grueso calibre. Evento delictual ocurrido el 09/02/2011, – hace casi seis años -, en la localidad de “Chañar Muyo” departamento Leales. En donde el “Monito Eduardito” portando una “ametralladora” hizo disparos, golpeando al Letrado y amedrentando al empresario.  El Padre Protector “Mono Adolfo” en el mismo hecho extrajo dos pistolas de su cintura,  manifestando en la causa que no tenía miedo de andar con dinero encima ya que cargaba armas y es legítimo propietario y portador de armas de guerra. Dicha causa se encuentra desde hace más de tres años en las Salas Penales  a seis años del hecho y todavía no se dignan a notificarme de la integración de la misma. Causa caratulada: Ale Adolfo Ángel, Ale Eduardo Said S/ Participación Criminal Necesaria Lesiones Leves, Abuso de Arma – Expte Nº: 2383/2011. Lamentablemente la crisis en la justicia penal es un  una realidad indefendible. Los Fiscales de cámaras deben   intervenir sin respiro en varias causas en un solo día y los Vocales deben  clamar por integrar las salas. Una Justicia lenta no es justicia.  

 

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

jorgeloboaragon@gmail.com

La Lucha contra la mafia. A Puro Verso

Share

 

lobo-aragon-2 Por Jorge Lobo Aragón.

 

Desde el escándalo del homicidio de los “gardelitos; el crimen de Salinas; El copamiento a la jefatura de Policía; La Ostentosa ponderación de poder ejercida a través de su ejercito de remises “Cinco Estrellas”; La intervención con violencia del Concejo Deliberante de la Capital; El poder de movilización a través de medios de comunicación e innumerables ilícitos más. Causa espanto y pavor la vigencia de tanta impunidad.

 

Opinión:

 

Siempre lo manifesté. Me causa repugnancia la Mafia. El Clan “Ale” invariablemente hizo ostentación y alarde de la existencia de un sinnúmero de agencias de remises ilegales y más de 6.0000 autos “truchos” que recorren y transitaron las calles de San Miguel de Tucumán. Persistentemente denuncie la actuación de estas mafias y otras como el Juego clandestino vinculada en nuestro medio. Publiqué en un sin número de oportunidades que “mafia ha habido siempre, pero es escandalosa la ostentación de fuerza realizada por los Ale con su poder de movilización. Que la justicia debiera tener los elementos necesarios para investigarlas, reprimirlas y castigarlas. Que debemos reaccionar para demostrar que las mafias no son indemnes al poder del Estado sino que caen, como es justo, ante la vigilancia y la corrección de la justicia. Que no debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial. Ahora bien, si bien “es bueno y saludable”, que el periodismo haya alertado a la opinión pública sobre la actuación de las mafias, poniendo en estado de alerta a la opinión pública. Cuando Juez (Órgano Jurisdiccional) le ordené la prisión preventiva de oficio a los Ale en el año 93 por el Crimen del Oficial de policía de esa Provincia “Juan Andrés Salinas” por ser autores de los delitos de Asociación ilícita y tenencia de arma de guerra. Me preocupa que después de tantos años y ante las innumerables denuncias contra la familia con frondosos prontuarios, y antecedentes tuvo que intervenir la Justicia Federal a través de Gendarmería y otros organismos del estado nacional para que se secuestren elementos probatorios producto de su accionar doloso. Un “Arsenal” detentaban en sus inmuebles los “personajes”, con el encubrimiento de las reparticiones encargadas de registrar las armas y de Fiscales provinciales que miraron de reojo y nada hicieron. Basta cotejar y observar el crimen sucedido el 31 de Enero de 2009 para constatar el poder alucinante de armamento de esta Organización mafiosa que además se acrecentó. Mi estudio fue atacado por atentados con proyectiles y artefactos explosivos en cuatro oportunidades, sin que el Estado actué protegiendo la vida, el trabajo y la tranquilidad de los abogados y de los ciudadanos para establecer mínimamente la confianza en el imperio de la ley y de la seguridad pública. Serví como empleado, funcionario y magistrado a la Justicia por 20 años. Tuve que renunciar por impotencia y cansancio moral. En su momento, todavía recuerdo el “panorama tucumano” en el diario “la Gaceta” en donde en esa época el periodista Federico Van Mameren, publicaba un editorial bajo el Titulo “A puro Verso” recordaba a Enrique Santos Discepolo que murió en 1951. Sus versos o aquellas reflexiones bajo el seudónimo de “Mordisquito” encajan perfectamente en ese Tucumán contemporáneo que alguna vez recibió el mote de “Macondo” y todavía a más de veinte años le cuesta sacárselo. Es que la resolución en ese entonces de la Sala I de la cámara penal (Causa Salinas), mostraba dos caras de una misma moneda. La sonrisa de la Familia ale ante una sentencia absolutoria y la sensación del ciudadano confundido impidiendo reconocer los perfiles (Da lo mismo que sea cura/colchonero, Rey de basto/ caradura o polizón!…). Como Magistrado que soporté el peso del proceso. No se puede luchar tanto para que en 6 días quede todo sin efecto y 40 mafiosos afuera. La sociedad se siente impotente. Qué pensará los oficiales que pusieron el pecho, el carnicero o el verdulero grite y exclame. (Señora de ojos vendados/ que estás en los tribunales/Sin ver a los abogados/ baja de tu pedestales/Quítate la venda y mira/), cantó alguna vez María Elena Walsh. El periodista – Van Mameren-, hace un análisis pormenorizado de esa época en donde también el “Malevo Ferreyra” era condenado por mi investigación, actuando como Fiscal. El periodista aludido de gran prestigio en Tucumán por sus minuciosos y excelentes análisis terminaba que situaciones como las descriptas confunden al ciudadano que ve, casi incomprensiblemente, en una misma línea cómo un hombre condenado goza de la libertad y como otro impotente abandona su destino. Alguna vez hay que ver los contrastes. “Cuéntale a tu corazón/que existe siempre una razón/escondida en cada gesto/ Del derecho y del revés/ uno solo es lo que es/ y anda siempre con lo puesto/ Nunca es triste la verdad/ lo que no tiene es remedio”, recita Joan Manuel Serrat. Qué paradoja estamos en diciembre del 2016 y nada ha cambiado en la Justicia provincial…  SERA JUSTICIA

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN

Ex-Fiscal y Juez de Instrucción en lo Penal

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 18, 2016


 

Mafias golpean Tucumán

Share

 

lobo-aragon27272 Por Jorge Lobo Aragón.

“Basta de lágrimas de cocodrilo…”

 

Opinión:

En una entrevista publicada por el “Diario Perfil” en Buenos Aires, bajo el título “Tucumán, la impunidad”, la periodista Agustina Grasso relata con objetividad y crudeza que fue el fallo en el caso Verón el que descorrió el telón sobre el clan Ale y la perversión del caso de Paulina Lebbos, asesinada en el año 2006, supuesta víctima de los “hijos del poder”. La periodista daba cuenta sobre trabajo silencioso de las familias de las  lebbosvíctimas. Artífices necesarios para que las investigaciones no se detengan ante un Estado ausente y un Poder Judicial ineficaz y sin medios. En dicha nota, manifesté que en Tucumán existía miedo, e indiferencia. Funcionarios, jueces e integrantes del Ministerio Publico Fiscal, adepta al oficialismo no actúan con la independencia debida. Los nombramientos tienen siempre alguna relación con el poder reinante. En los círculos de la Legislatura acontece lo mismo con una mayoría y quórum propio miran al sudeste con total impudicia. Un anexo o escribanía de la casa de gobierno. Que decir del otro poder del estado (Ejecutivo) autor intelectual de la desmaña imperante. Es como un trípode con pata larga manejada desde el gobierno, con una voracidad y desenfreno manifiesto. Apetencia verificada con la existencia de alianzas o contubernio entre el poder político, el juego y el fútbol que viene desde décadas atrás. Las mafias como tentáculos de un pulpo se manejan con indemnidad y policías afines y corruptos siguen relacionados con eventos de igual naturaleza. Estos hechos editados con fecha 06/01/2013, por el Diario Perfil de Buenos Aires, fue el disparador para que semanas después el Estudio Jurídico de quien suscribe recibiera amenazas de muerte, balaceras y atentados con artefactos explosivos. Amenazas que fueron denunciadas y como siempre quedaron en saco roto. Esta reiteración de hechos se va agudizando cada vez más con el tiempo. Hoy, la mafia y sus abogados en la primera audiencia del Juicio oral en contra de la asociación ilícita se dieron maña de que a sus defendidos se los mostrara como cándidos inocentes. Unas Carmelitas descalzas. Los dos jefes de la mafia desde hace más de treinta años (El Mono y la Chancha Ale) abrazados y llorando con” lágrimas de cocodrilos” mientras sus presas han sido devoradas en el tiempo con absoluta violencia y sadismo. Seguramente el gimoteo y abrazo no fue por remordimiento a cientos de víctimas indefensas que fueron amedrentadas, intimidados, golpeadas y hasta asesinados por esta banda de malandrines facinerosos. Acostumbrados a la “Mini- Scena” y a los alardes indecentes de inocencia mentida arremetieron principalmente contra la prensa. Un periodismo que conoce a fondo su accionar y a sus tentáculos. Una sociedad que no está dispuesta a resignarse otra vez a su impunidad. Las innumerables causas pendientes en su contra en la Justicia provincial – que resurgieron a la luz- , es otra muestra de sus simulaciones, fingimientos e hipocresías. Además otra confirmación de la existencia de una justicia penal siempre ambigua e irresoluta. O sea que las asociaciones ilícitas, no solo se encuentran muy difundida en Tucumán, sino que también impera en amplios sectores de la sociedad. Pero los Tucumanos no podemos resignarnos. Debemos formar parte de una sociedad que no consiente a la impunidad como si se tratase de una fuerza de la naturaleza. Que no admita una corrupción que “se está haciendo carne en la Argentina” y convirtiendo en el “pan nuestro de cada día en nuestra provincia”. Basta de Lágrimas y llantos fingidos.

DR. JORGE B. LOBO ARAGON
jorgeloboaragon@gmail.com
jorgeloboaragon@hotmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 17, 2016


 

La Chancha Ale y el Clan

Share

 

lobo-aragon27272Por Jorge Lobo Aragón.

 

TUCUMAN . ARGENTINA

 

Los mismos síntomas de hoy y de siempre 

Sus hábitos y desparpajos

 

OPINIÓN:

 

Hoy con fecha 14/12/2016, a tres días del Juicio oral Federal a los integrantes del Clan. El Diario la Gaceta de mi provincia, bajo el título “Ordenan estar presente en el Juicio a Rubén La “Chancha” Ale”, da cuenta que el Tribunal Oral Federal de Tucumán, falló que, pese a los problemas de salud que padece, lo mismo deberá estar presente en la audiencia oral del viernes. En correspondencia a lo resuelto, el 24 de diciembre del año pasado en una de mis publicaciones sobre la “mafia reinante” manifesté que: “…En los principales matutinos y diarios del país, los tucumanos nos despertamos nuevamente con una noticia que nos alertó. “…La chancha” Rubén Ale manifiesta estar deprimido y enfermo en el penal de Ezeiza”. La cámara de Casación penal ordenó que se revise su actual situación de salud. La defensa de Ale alegaba que le era imposible seguir solventando el costo de internación en el sanatorio. A su vez el Juez Federal, Fernando Poviña – Aquo competente -, recibió la información de que Ale continuaba manejando sus empresas desde la habitación en la que estaba detenido. La Cámara de Apelaciones Federal resolvió conforme los informes médicos su prisión domiciliaria. Me preguntaba nuevamente. Siempre los mismos médicos e idéntico Sanatorio. Dichos problemas de salud debieron ser muy graves para resolver y modificar la cárcel a prisión domiciliaria. Es que jocosa y burlescamente, a los pocos días de conseguir la libertad condicional en una causa Jorrat y otros (Provincial), la chancha, con una fianza estimable, decide muy suelto de cuerpo postularse para ser presidente del club de futbol más importante de la provincia y con relevancia nacional (Club San Martín). ¿Me seguía preguntando? Cómo puede un hombre – salvo milagro –, recomponerse en días de una dolencia que supuestamente lo tenía postrado en su lecho y postularse para cumplir una de las misiones más difíciles para lo que entienden de futbol y su gerenciamiento? Llamó la atención la noticia. Pero la impunidad seguía. Era irrisorio y grotesco, después de una causa que se publicito y difundió en todo el país, el personaje se encontraba en un sanatorio céntrico manejando su Asociación como un titiritero y equilibrista. ¿Seguirá la impunidad para esta Mafia. Hace más de 20 años, en la causa del oficial de policía asesinado “Salinas”, en donde como Juez de instrucción en lo penal, le dicte a todos los integrantes del Clan la Prisión Preventiva de Oficio, por Asociación Ilícita y Tenencia de Armas de Guerras, la chancha se presentó con los similares artilugios o artificios procesales. Después de ordenar su captura, ya que se encontraba fugado, meses después se entregó con su abogado alegando los mismos síntomas de hoy y de siempre. Internándose de igual manera en un conocido sanatorio tucumano. Los médicos de cabecera – invariables – lo examinaron. Mucha coincidencia para ser verdad. Meses después, sacaron a relucir análogos problemas económicos pidiendo ser trasladado a un hospital público. De igual manera con su hermano “El Mono” y Su Padre. Veinte años después, volvemos a revivir las mismas patrañas de una mafia enquistada. La situación de peligro procesal quedaba en saco roto. Lo mismo que sus antecedentes. En su momento rezongábamos… Y bueno que siga manejando su organización mafiosa desde su casa. Hoy con un excelente criterio el Tribunal Federal ordenó que el personaje debe afrontar personalmente, en la Sala Oral el Juicio en su contra.

 

DR. JORGE B. LOBO ARAGÓN

jorgeloboaragon@gmail.com

 

 




PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 14, 2016




 

El Clan Ale me quiere sacar de la cancha…

Share

 

Por Jorge Lobo Aragón.

 

TUCUMAN . ARGENTINA

 

Adolfo Ángel Ale, ya me intimaba, mediante Carta Documento de fecha 28 de Octubre del 2011, recepcionada en el Estudio Jurídico con fecha 01 de Noviembre del mismo año a que mediante un juicio por Injuria , me obligarían a rectificar mis dichos. Yo dije en esa oportunidad lo sostuve en el tiempo – , que existen numerosas querellas y denuncias sobre el Clan Ale por Homicidio Agravado, Amenazas de Muerte, Violación de Domicilio, Usurpación de Propiedad y otros delitos que los representantes de la vindicta pública (Fiscales) deben investigar y las partes se encuentran facultados a ofrecer pruebas y solicitar medidas. El Clan Ale me inicia el juicio por injuria advertido, ante la Excma. Cámara Sala III del 1º al 3 de Octubre de 2013. Juicio en donde fui absuelto por el Alto Tribunal. No importaba ser abogado querellante en ejercicio de sus facultades. A la mafia le importaba a través del juicio solamente sacar de la cancha al abogado que los incomodaba. No importaba bajo que artilugio o ficción procesal. Se trataba de desacreditar de alguna manera. En el Juicio me presente por derecho propio – defendiéndome personalmente- con la gran ayuda de un abogado amigo, tratando de asegurar no solamente el ejercicio de la profesión que se avasallaba de manera ostensible. Un juicio relevante para quienes ejercemos la profesión ya que podíamos quedar en estado de indefensión en cualquier causa en que se denunciara a la mafia. Injuria o calumnia, era el argumento legal. Obviamente – en esa oportunidad -, tampoco hoy, el Colegio de abogados ni aquellos opinologos manifestaron esta realidad de inseguridad procesal ni tampoco la defensa del Abogado. Más que nunca regía la máxima bíblica de que “nadie es profeta en su tierra”, de innegable contenido religioso, que apunta a que es muy difícil predicar en el propio ámbito de pertenencia, sea éste el pueblo de origen, el lugar de trabajo o la familia, no tenemos la suerte de ser escuchados. El silencio de muchos – que no sabemos cómo se ha sido conseguido, aunque lo sospechamos – no es motivo para que la Policía, los Fiscales, Jueces, la sociedad, se desentiendan. ¿Se precisa que lo diga más claro? Las ales son una mafia reinante. El delito de “asociación ilícita” pone en peligro el orden social sin el cual no es posible la convivencia. Vulnera además los sentimientos de seguridad y tranquilidad indispensables para el libre y completo desarrollo de las actividades humanas. Cuando una asociación de personas dotadas de cierta permanencia, actuando de manera planificada (Clan Ale), es capaz de producir por sí misma o por su convergencia otras situaciones (Ilícitos) similares, se encuentran encuadrados claramente en la figura prevista por el artículo 210 del Código Penal. Su permanencia se advierte si existe reiteración en el tiempo de las maniobras delictivas, basadas en un similar modus operandi en un lapso de tiempo prolongado. Me pregunto ¿no existieron en nuestra provincia numerosas ostentaciones de poder, usurpaciones, amenazas de muerte agravadas, abuso de armas de fuego y otros ilícitos en donde se encuentran reunidos evidencias de un acuerdo tácito de voluntades derivados de una división de tareas a efectos de facilitar la perpetración de los ilícitos imputados? Asevero y sostengo que “Mafia ha habido siempre, pero es escandalosa la ostentación de fuerza realizada por los mismos, con su poder de movilización en todas las esferas. La justicia debiera tener los elementos necesarios para investigarlas, reprimirlas y castigarlas. No debemos bajar los brazos en este empeño que, para todo hombre, debe ser primordial.

Dr, Jorge Lobo Aragón.


PrisioneroEnArgentinacom

Diciembre 16, 2016


 

El Clan Ale y el  Juego de Azar. Mafias  y  Maquinitas

Share

 

lobo-aragon-2Por Jorge Lobo Aragón.

 

OPINIÓN:

 

Me  congratulo y comparto en un todo con el panorama tucumano editado por el diario la gaceta de Tucumán, en donde el columnista Guillermo Monti  bajo el subtítulo “hagan las apuestas, ahora también por la televisión pública”,expone  en una parte de editorial que si durante el transcurso de un partido se incite a apostar desde la pantalla es todo un impacto. Inusual en la TV abierta. Señala además que a las autoridades, parece no importarles la cuestión. Con la anuencia del Poder, la televisión pública tucumana se puso al servicio del juego. No importa  si frente a la pantalla  haya menores cándidos. Es que el  fenómeno de las apuestas y la colonización cultural que ejerce sobre las sociedades es motivo de preocupación y debate global. Pero, al igual que el tráfico de drogas, se trata de una industria que mueve cantidades descomunales de dinero.El lobby que mejor le sale al juego es el del silencio. Hace un minucioso sondeo e introspección del juego a nivel nacional, dando cuenta de una manera prudencial que personas como Roberto Sagra, empresario a la cabeza de Pálpitos Deportivos y ex -dirigente del club San Martín son parte de este mutismo. Ensaya que de manera alguna puede alegar que el suyo  – el mayor empresario del Juego en Tucumán-,  sea un aporte genuino, nacido con la mejor intención para que los hinchas vean al equipo disputando una instancia decisiva del campeonato. Que como en la vida comarcana: la familia Ale (Clan), fue capaz de saltar del para-avalancha a la conducción del club de La Ciudadela. Estos caídos en desgracia, con sus referentes en prisión (Clan Ale), también  se alimentaron del juego para construir poder. Termina su último apartado de la valerosa nota haciendo notar sobre el silencio de muchos. Lo  cierto es que se juega a toda hora y en todo lugar. Hoy en el mismo Diario bajo el Título “El Mono”, que se definió como agricultor, quedó entre las cuerdas por sus números, Se da cuenta que según la AFIP,  se evadió el pago de tributos por $ 2,6 millones entre 2010 y 2013; además, habría omitido declarar la totalidad de sus ingresos Los investigadores pusieron el foco en el patrimonio de Ángel “El Mono” Ale, acusado de liderar junto a su hermano Rubén una banda que se dedicó al lavado de dinero. Hoy con la inestimable ayuda de la televisión pública y en la misma  dirección del periodista, es lo que vengo   sosteniendo y anticipando durante años en mi lucha contra las mafias y en mis distintas notas sobre el juego de azar en la Provincia. Comparto sobre la enorme irregularidad  de los casinos y casas de juego  a nivel nacional. En Tucumán, se repite  esta asociación con distintos nombres y testaferros. Es que el flagelo del juego y sus distintos tentáculos se ha generalizado sin duda alguna en todo el país. Puedo aseverar que en mi provincia – lamentablemente – también tenemos un llamado “Zar del Juego” que nunca fue investigado y  que se encuentra sin duda  interconectado con bandas mafiosas  – como el Clan Ale- . Puedo comprobar sus conexiones a través de querellas interpuestas contra el Clan. Es así. El único ente que efectivamente debe regular el ale2juego en Tucumán, es  la caja  popular de ahorros de la provincia. Lamentablemente – sin puntualizar ninguna gestión -, ningún gobierno jamás los controlo. Nunca se  hizo cumplir  el cupo máximo de cada empresa, que excede  con creces la cantidad de lo legalmente admitido (Todos tienen  más maquinas que lo permitido). El Pseudo empresario Sagra ni siquiera figura como que el explota las maquinas (aparecen  numerosos testaferros en su  nombre), con cupos a nombre  de distintas personas allegadas al juego desde hace mucho tiempo y cuyos nombres la sociedad tucumana conoce. Muchos sucesores dejo Cristóbal López –el que para no involucrarse todavía más, le devolvió el cupo a los innombrables Ale-. También es dable dar cuenta de otra hipocresía que se utiliza en la actualidad cuando se habla de juego responsable, – que sería en todo caso evitar que el ludópata entre en su espiral compulsivo- . Al contrario, los actuales protagonistas del flagelo a través de todos los modos y medios posibles, permiten que los jugadores y  sus consecuencias ingresen con absoluta libertad al laberinto del infierno. De una manera casi inalterable pasan a  engrosar inusitadamente los ingresos de los cabecillas de las casas de juego  con su  sabido lavado de dinero paralelo. Dinero irregular que se puede verificar. Esos recursos y beneficios en negro son incalculables. No existe por supuesto facturación alguna. Tampoco el freno de quienes deben ejercer el control. Asimismo esta contrariedad debe sumarse a  la lista misteriosa de cientos de empleados en negro. La evasión de los aportes previsionales, el impuesto a las ganancias y muchas subterfugios más sigue en la lista inexplicable. Un verdadero empresario (Sagra) no puede ser un licencioso iniciador del vicio para atrapar cada vez más a los jugadores incautos. Lamentablemente  – los juegos de azar – , tremendamente difundidos en la actualidad – son sin duda un agravante de los males que su­fre la sociedad a causa del desquicio económico que se patenta en la desocupación. Ante la falta de trabajos, a muchos el juego se ha de presentar como una alternativa salvadora, sin advertirse que contribuye a hundir más en las perturbaciones causadas por la crisis. Conflicto que conlleva, a descomponer  los hogares y a derrochar indebida­mente lo poco que se consiga obtener. Para peor, el juego que es usado alegre y despreocupadamente como un impulsor de programas de ventas y de búsquedas de audiencias, hace aparecer a este grave vicio como simple e inofensivo pasatiempo. Pero el juego, cuando adquiere el carácter de una compulsión, y es manejado por organizaciones tenebrosas, con cajero de bancos en sus propias instalaciones y demás artificios,  se adueña del ánimo y se convierte en una obsesión casi irresistible. La Organización Mundial de la Salud considera a la “Ludotopia” una enfermedad grave, que progresivamente domina la voluntad del pacien­te perjudicando su apreciación de los valores y su responsabilidad ante las obligaciones de todo tipo, familiares, sociales, laborales y ciudadanas. Por último sería deseable  e imperioso que el estado que últimamente está ejerciendo una enorme presión fiscal sobre el contribuyente, investigue y verifique las enormes evasiones y lavado ejecutados a través del Juego y los casinos de miles de maquinitas no reveladas ni declaradas.Sería de suma importancia, que la justicia actué en todos los niveles y jurisdicciones –  aún de oficio – ante las denuncias realizadas. Es angustioso que muchos delitos e irregularidades se denuncien, se verifiquen y que el Estado  de vuelta la cara como diciendo “nada tengo que ver con esto”,es en la práctica, lo mismo que patrocinar, promover, apadrinar la inmoralidad, que queda expuesta ante la ciudadanía sin que nada la evite, la corrija, ni menos aún la castigue. Si ante las irregularidades el poder administrador va a esquivar el bulto, pretendiendo que solo se han de corregir delitos verificados por el Poder Judicial, no las notables corrupciones del juego, entonces, por supuesto la ilegalidad y clandestinidad ha de proliferar al amparo de esta protección oficial.

JORGE B. LOBO ARAGON

Juicio contra el Clan Ale

Share

 

lobo-aragon-upsPor Jorge B. Lobo Aragón.

 

Tucumán  – Argentina

 

El Silencio de Muchos!

 

 

OPINIÓN:

 

Durante mi actuación en la justicia, -Juez y Fiscal- , tuve oportunidad de juzgar al Clan Ale con el dictado de una prisión preventiva de oficio como órgano jurisdiccional. En aquella oportunidad recibí terribles amenazas, que no lograron amedrentarme. Pero aquella instancia, pasó, ya no soy un funcionario de la justicia, ni mi función es la juzgar a nadie, solamente ejerzo la profesión de abogado penalista. A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza), pero se sospecha que las mafias tienen poder, tienen fuerza y que son duchas en su aplicación. De todas maneras el debate sobre esta mafia nos alerta: los argentinos, en estos momentos, estamos ante la evidencia de mafias que extiendan su poderío hasta ciertos despachos que debieran mantenerse inconmovibles. Que la iniciación del juicio oral por similares delitos a la causa “Salinas” en donde se encontraban acusados los mismos personajes por asociación ilícita y tenencia de arma de guerra viene a corroborar que la arma1absolución de los mismos durante mi función como juez en  mi  provincia (Tucumán) dejó mucho que desear. Es que en casos de corrupción, si los Jueces en  el país y en especial mi provincia Tucumán no reaccionan, las consecuencias se agravaran sin duda.  Esta asociación que no solo se encuentra difundida, sino que también impera y se despliega en amplios sectores de la sociedad, jamás alcanzo los alarmantes niveles de impunidad, que  adquiere  en la actualidad, y lo que es peor, el grado de resignación, de tolerancia y hasta de paciente aceptación.  Debemos formar parte de una sociedad  que no se resigne a la impunidad como si se tratase de una fuerza de la naturaleza. Es la corrupción que “se está haciendo carne en la Argentina” y convirtiendo en el pan nuestro de cada día”. Ante el mal que todos vemos y lamentamos, es necesario reaccionar buscando la forma de purificar la sociedad. Existen todavía en la provincia numerosas causas en estado de debate oral con  demoras groseras “esperando el sueño de los justos”. Pareciera que se busca aviesamente el archivo o la prescripción de las mismas. Como muestra del libertinaje y los tentáculos con sectores de poder, el  delegado de la Nación que participo de la investigación, manifestó claramente lo que vengo sosteniendo. Que los Ale hace 20 años que tienen una expansión continúa y que han llegado a tener candidatos a diputados y ha controlado el principal club de fútbol de Tucumán. Prácticamente están  instalada como en una especie de supra poder que llegó a controlar hasta sectores de la justicia”. Precisó que en los allanamientos se secuestraron armas, se decomisó dinero y  que el núcleo principal fue embargado. Asimismo, afirmó – lo sabemos todos los tucumanos – que el grupo tiene un empresa de taxis a la que describió como “una estructura que abarca varias provincias, y son  autos que hacen los movimientos de mujeres a los prostíbulos y las trasladan sin saber adónde van”.  Lo cierto es que si bien  estamos ante un nuevo debate en juicio oral Federal, en Tucumán a nivel provincial, distintas causas se encuentran procesalmente hace más de seis años demoradas injustificadamente. Las Salas penales pesar de las presentaciones incoadas por las enormes demoras y retardos siguen  mirando  al sudeste. Los medios nada dicen al respecto.  Una justicia lenta no es justicia.   

 

Dr. Jorge B. Lobo  Aragón

El pasado se hace presente… Juicio oral a la mafia

Share

lobo-aragon-ups Por Jorge Lobo Aragón.

Tucumán – Argentina

OPINIÓN:

Hace más de veinte años en una entrevista en la Revista de – “Gente” – bajo el título “Me cansé de luchar solo y en numerosos medios provinciales y nacionales – a raíz de mi renuncia al cargo de juez de instrucción en mi provincia -, daba cuenta de una mafia reinante el Clan Ale. Si, reinante, porque no solo se encuentra muy difundida sino que también impera en amplios sectores de la sociedad, en la jamás alcanzo los alarmantes niveles que alcanza actualidad, y lo que es peor, el grado de resignación, de tolerancia y hasta de paciente aceptación con el que se la ve en estos día. El día 16 de diciembre de este año la Justicia federal le inicia a todo el “Clan” un juicio oral por los mismos delitos por el cual en ese entonces le dicte la prisión preventiva en soledad desde un hotel con amenazas de muerte incluida ante el miedo de los fiscales intervinientes. La sala de juicio oral con el mismo espanto disfrazado de errores formales absolvieron a sus integrantes. Lo que viene a ratificar y corroborar que mi “renuncia” ante la impotencia por inacción de una justicia cómplice no estaba errada. A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua (todo el mundo “confía en la justicia”; muchos, en realidad, confían en su torpeza. Pasaron más de veinte años y siguen los mismos tentáculos de un pulpo putrefacto e invasor. En aquella oportunidad recibí terribles amenazas, que no me amedrentaron a pesar de perder un hijo. Pero aquella instancia pasó; ya no soy un funcionario de la justicia ni mi función es la de juzgar a nadie. Pero desde el día que renuncie a cargo de Magistrado con la misma soledad de entonces y el “silencio de muchos” desde mi estudio jurídico ametrallado con numerosos atentados de todos los signos, sigo y continuaré querellando y acusando a la misma asociación y a sus prolongaciones .Sin embargo con el ánimo de hacerle frente de alguna manera a la putrefacción invasora, alguna táctica nueva debía aparecer. Por lo que presente en su momento ante la Legislatura un proyecto de “Comisión Antimafia” que fue aceptado pero nunca integrado. Seguramente las mismas razones. Miedo o impunidad. Poder hoy sospechado y resignado a la impunidad como si se tratase de una fuerza de la naturaleza. La mafia también había llegado al fútbol, llegando a manejar los hilos de uno del club más importante de la provincia. La corrupción “se estaba haciendo carne en Tucumán y en el país”. Para los que opinan que con esta lucha y los recuerdos de más de veinte años busco figuración le contesto que sí la busco. Caso contrario que sean otros abogados; partidos políticos, o el mismo estado o la justicia de oficio, que tanto hablan de corrupción “los que denuncien a las mafias” y se lleven las palmas por procurar a la sociedad la forma más adecuada posible de luchar contra este flagelo que a la “corrupción la están convirtiendo en el pan nuestro de cada día”. Que hechos notorios como el caso Lebbos, Marita Verón, el Cura Viroche , las valijas de la legislatura ; las actuaciones irregulares de Fiscales y jueces y otros casos hayan inquietado a la opinión público poniéndola a la prensa en estado de constante vigilancia, es bueno y saludable. Si la opinión pública no reacciona en contra de ellas sería muy difícil que se pudiera hacer algo por eliminarlas. Y si efectivamente reacciona tendrá por delante una larga lucha, ya que las mafias no renuncian fácilmente a las conquistas que ella ha realizado, pero lucha que vale la pena librarse pues en ella se juega el destino de la patria de nuestros hijos. Lo afirmo y sostengo “la lucha contra las mafias y la corrupción deben ser como la lucha por la vida”. Sabemos que es perdida porque un día hemos de morir, pero el instinto nos lleva a buscar la salud. Se debe mantener el estado de derecho y que no se permita de manera alguna la inmunidad de los bandoleros y de las mafias, que se burlan de los anhelos populares y de la sociedad toda.

DR. Jorge B. Lobo Aragón
Ex fiscal; Ex juez; Ex secretario de seguridad; Ex legislador creador de la Comisión
Antimafia y Familia Menores y Discapacitados. Ex Interventor de Yerba Buena.


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 7, 2016


El Clan Ale Finalmente a Juicio Oral

Share

 

Por Jorge B. Lobo Aragón.

Tucumán – Argentina

 

Opinión 

Durante mi actuación en la justicia – Juez y Fiscal -, tuve oportunidad de   dictar  la prisión preventiva del Clan Ale. En aquella oportunidad recibí terribles amenazas, que no lograron amedrentarme. Pero aquella instancia, pasó, ya no soy un funcionario de la justicia, ni mi función es la juzgar a nadie, solamente ejerzo la profesión de abogado penalista.  No obstante siguieron con atentados al estudio Jurídico con arma de grueso calibre y artefactos explosivos. Nada se resolvió al respecto. A la justicia ordinaria no se la teme, se la supone inocua. Todo el mundo “confía en la justicia”, muchos, en realidad, confían en su torpeza. Pero se sospecha que las mafias tienen poder, tienen fuerza y que son duchas en su aplicación.De todas maneras el debate sobre esta mafia nos alerta: los argentinos, en estos momentos, estamos ante la evidencia de mafias que extiendan su poderío hasta ciertos despachos que debieran mantenerse inconmovibles. Hoy la Justicia informa que el 16 de diciembre se sentarán en el banquillo de los acusados del Tribunal Oral Federal  a los 16 integrantes del “Clan Ale” para ser enjuiciados. La banda, liderada por los hermanos Rubén (“La Chancha”) y Ángel (“El Mono”) Ale está acusada de lavado de activos, asociación ilícita, evasión impositiva, presunta producción y comercialización de estupefacientes, cobro extorsivo de acreencias propias del grupo y de terceros ajenos a éste y tenencia ilegítimas de armas de fuego.  Todo esto viene a corroborar y ratificar  que la absolución de los mismos en Juicio Oral durante mi función como juez en  mi  provincia  – Caso del oficial Salinas y del  Comando Atila – , dejo mucho que desear. Es que en casos de corrupción, de mafia o narcotráfico, si los Jueces en  el país y en especial mi provincia no reaccionan, las consecuencias se agravaran sin duda. Los acusados que dicen ser “empresarios” y  que  se lo persigue por su pasado,  alcanzaron durante décadas alarmantes niveles de impunidad. Es  que la corrupción “se está haciendo carne en la Argentina” y convirtiendo en el pan nuestro de cada día”. Debemos formar parte de una sociedad  que no se resigne a la impunidad como si se tratase de una fuerza de la naturaleza. Actualmente  existen en la provincia numerosas causas en estado de debate oral contra esta asociación con demoras groseras “esperando el sueño de los justos”. Diría de los injustos.  Pareciera que se busca aviesamente el archivo o la prescripción de las mismas.  Fue tal el libertinaje y los tentáculos con sectores de poder,  de esta pandilla de malhechores  que hace 20 años que tienen una expansión continúa y han llegado a tener candidatos a diputados y controlado el principal club de fútbol de Tucumán. Prácticamente  se instalaron como en una especie de supra poder controlando sectores del Juego, la trata y  la justicia”. Personalmente no lograron amedrentarme y sigo esperando con paciencia Franciscana que se los llame a debate oral en numerosos juicios provinciales con demoras de seis años. Lamentablemente siguen durmiendo el sueño de los injustos con una lentitud exasperante. Una Justicia lenta no es justicia. Será Justicia.

JORGE B. LOBO ARAGÓN



Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com