A confesión …

Share

Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO

“Pero eso es lo que pasa cuando, …, en vez de
procurar hacerte buena propaganda escribiendo
libros diciendo lo guapo y estupendo que eres
y lo mucho que te quieren todos, eres tan
gilipollas que dejas que los libros los escriban
e impriman otros”.

Arturo Pérez-Reverte


Que la Argentina es un país exótico, por decir lo menos, ya no hay quien lo discuta: la trágica decadencia como nación, el acostumbramiento a vivir con una inflación estratosférica, una oferta política repleta de delincuentes que, procesados y encarcelados por haberse robado hasta las canillas, siguen manteniendo una alta imagen pública y grandes probabilidades de regresar al poder, y la falta de reacción social ante su permanente contradicción entre los discursos actuales y los más recientes archivos fílmicos, son sólo algunos de los rasgos más salientes que dan razón a quienes así piensan. En especial si nos comparan con Brasil, Perú y otros vecinos que tienen a sus ex mandatarios presos, mientras aquí no sólo son candidatos sino que algunos ejercen como senadores en el Hº Aguantadero.

Sin embargo, hay ciertos episodios que, cada tanto, nos sorprenden por lo insólito y hasta verdaderamente originales que resultan. Durante la semana que acaba de transcurrir, la cucarda de gran campeón en esta original competencia correspondió, sin duda alguna, al inefable Hugo Moyano, patrón del sindicato de Camioneros y del Club Atlético Independiente, además de otros equipos de fútbol de menor dimensión e imputado como verdadero titular de innumerables empresas presuntamente creadas para defraudar a su mismo gremio.

Obviamente, me refiero al reclamo que formuló, procurando compartir las ganancias que eventualmente reporte, contra los responsables de una ficción televisiva titulada “El Tigre Verón” ya que, sostiene el quejoso, existe una absoluta coincidencia entre el libreto de la serie y su propia vida. En la medida en que la serie tiene como protagonista a un sindicalista corrupto y adicto a las drogas, pesado jefe de una violenta organización delictiva, e involucra a su familia entera, que nuestro Jimmy Hoffa local afirme ante la Justicia que se trata de un “plagio” puede calificarse, al menos, como desopilante.

Los deudos de ese líder camionero norteamericano, desaparecido en 1975, ¿se habrán planteado demandar a Danny DeVito y a Jack Nicholson por filmar, en 1992, “El pulso del poder”, que reflejaba, con pelos y señales, la trayectoria criminal del nefasto personaje? Los fiscales argentinos que están investigando a Moyano y su entorno, ¿podrán obtener algunas evidencias del programa televisivo, ya que el propio acusado las reconoce como reales para efectuar su reclamo?

En otro orden de cosas, esta semana se reunió aquí el Mercosur para analizar la crisis humanitaria, un verdadero genocidio, generado por Nicolás Maduro; lamentablemente, el tuerto y cínico gobierno uruguayo impidió que se firmara la durísima condena que los demás países habían propuesto.

La Asamblea Nacional de Venezuela, con la firma del Presidente encargado, Juan Guaidó, presentó ante el Tribunal Penal Internacional el informe que suscribió la inobjetable Michelle Bachelet, actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y los propios jueces de La Haya acaban de iniciar una causa contra la Fiscal a cargo del tema –Fatou Bom Bensouda- por considerar que ha incurrido en negligencia grave en el trámite de las numerosas denuncias formuladas con anticipación.

El trabajo de la ex Presidente chilena constituye un demoledor inventario de los asesinatos, las torturas, las desapariciones, la emigración forzada y la indiscriminada represión que protagonizan los grupos paramilitares armados por el criminal Nicolás Maduro, a quien inspira el régimen cubano (que depende de la caridad que el tirano le dispensa mientras mata de hambre y enfermedad a su pueblo) y apoyan Rusia e Irán.

Se encuentra documentado el material bélico de última generación que le ha suministrado Vladimir Putin, y la presencia de “asesores” enviados por Raúl Castro, así como también la participación de integrantes de la Guardia Imperial de los ayatollahs y de milicianos del Hezbollah, incluida en la lista de organizaciones terroristas, en esas milicias irregulares.

A esta altura de los acontecimientos que rodean al horroroso proceso, para los oídos del mundo entero resulta atronador el absoluto silencio que guarda SS Francisco al respecto, como lo reflejó Andrés Oppenheimer esta misma semana. No se ha escuchado una sola declaración del Papa que condene al “hijo de Chávez”, pese a que éste se ha burlado durante los últimos años de todos los esfuerzos que la comunidad internacional ha realizado para poner fin a tamaña calamidad.

Esa conducta del Pontífice se replica en la Argentina en todos quienes acompañan la fórmula Fernández², ya que la corrupta alianza de los Kirchner con los sátrapas venezolanos les impide criticarlos, más allá del blindaje mediático que la izquierda internacional ha brindado a todos los regímenes comunistas que tantos millones de muertos cargan sobre sus espaldas (Iosíf Stalin, Mao Tse Tung, Pol Pot, Fidel Castro, Daniel Ortega, Abimael Guzmán, Roberto Santucho, Mario Firmenich, etc.).

 

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 26, 2019


 

CARTA ABIERTA A JORGE MARIO BERGOGLIO, MARIO AURELIO POLI Y A SANTIAGO OLIVERA. (Parte II)

Share

 

LA IGLESIA CATÓLICA APOSTÓLICA ROMANA DIRIGIDA POR TRAIDORES HIPÓCRITAS Y MENTIROSOS.

 

Debo confesar ante DIOS  y no ante estos mentirosos e hipócritas que realmente me duele continuar escribiendo sobre estos togados, porque cuando era pequeño y tendría unos 10 años,  mi padre me escuchó putear contra el curita de Humahuaca, y me enseñó, y me reprendió manifestando que eso no lo volviera a hacer, y el fundamento indiscutido que me dio es que los sacerdotes son los pilares de la Iglesia, que si derribamos las columnas que nos sostienen nuestra casa, la Iglesia se cae irremediablemente y realmente creo que es así, hasta que perdí la confianza sobre este personaje a quien he llamado hiena madre e hipócrita  el Papa Negro.

 

Todo mi vida actué llevándome de este sabio consejo y defendí y defiendo mi Iglesia, y cuando escuchaba a alguien insultar a nuestros sacerdotes les repetía ese consejo e incluso los defendía a muerte, como lo hice en la cárcel de Ezeiza ante otros Presos Políticos que lo insultaban aun después que no me contestara dos cartas que le remitiera como Preso Político desde la cárcel de Ezeiza. (Ver:

https://prisioneroenargentina.com/index.php/2018/03/21/carta-abierta-al-senor-jorge-mario-bergoglio/)

 

Defendí a este diabólico que dice ser papa, y lo hice hasta que a través de sus declaraciones comprobé que mentía descaradamente con lo relacionado a la HP de Bonafini, en ese momento a este coya se le prendió la lamparita y me di cuanta perfectamente del consejo de mi padre, en esa época se hablaba de curas atorrantes y que pecaban sobre sus personas, no sobre la Iglesia a la cual representaban, si bien reconozco no eran ni son buenos ejemplos, y uno magnánimamente para consuelo propio los justificaba diciendo “son hombres y se equivocan”, paro en el caso de esta hiena madre de dos patas es muy, pero muy diferente porque es la misma topadora que va destruyendo las columnas de la Iglesia Apostólica Romana  y es por eso que me encuentro escribiendo sobre el mayor traidor de la historia de Nuestra Iglesia, y lo nombro el mayor traidor porque todos los cismas, con buenos o malos Papas, se produjeron por hombres fuera de la Santa Sede, en el caso de este Papa Negro la destrucción de las columnas que nos sostienen, la produce él mismo,  desde adentro, como buen infiltrado comunista marxista.

 

CASO COLOMBIA.

 

Las FARC se fundan oficialmente en 1964.

 

Es importante destacar cuando en el gobiernos de nuestro presidente Illia se denuncia en el Congreso que los gobiernos de América Latina, democráticos o no sufren la agresión de grupos terrorista, es decir que aparecen en el mismo año que aparecen en la Argentina, como también se debe recalcar, que mientras la guerrilla colombiana llevaba un crecimiento sumamente lento, la nuestra, ERP y MONTONEROS tuvieron un crecimiento extraordinario, en el año 1975 ya habían atacado unidades militares, tomado prácticamente la provincia de Tucumán y constituían ya Ejército Revolucionarios que se enfrentaban abiertamente a las fuerzas armadas y habían sobrepasado la capacidad de las fuerzas de seguridad y fuerzas policiales que obligaron al presidente de la nación a decretar el aniquilamiento de estas organizaciones por medio de la intervención de las fuerzas armadas

Sin embargo, todo cambió cuando en los años ochenta los dineros del narcotráfico multiplicaron los recursos de la guerrilla colombiana lo que les permitió ampliar los frentes y modernizaron el armamento. Si en 1975 tenían cinco frentes, en 1982 tenía veinticuatro; y desde esta fecha, decidieron ampliarlos a cuarenta y ocho, como lo afirma Daniel Pécaut en su libro sobre las FARC.

 

Esta guerra, todavía vigente en Colombia, lleva más de 220.000 víctimas y sobrevivió por falta de decisión política y cuando lo quisieron hacer ya era demasiado tarde, ya habían crecido ocupando terrenos de muy difícil acceso,  es decir que esta guerrilla crece cuando la nuestra ya había sido derrotada, esta escueta comparación sirve para demostrar lo que hubiera pasado en la Argentina, hubieran tomado el poder y asesinar a más de un millón de personas tal cual lo declarara el Guerrillero JORGE MASETTI amigo personal del CHE GUEVARA, miembro de la inteligencia cubana, Sandinista, combatiente en Angola e integrante del ERP: “HOY PUEDO AFIRMAR QUE POR SUERTE NO OBTUVIMOS LA VICTORIA, POR CUANTO NUESTRA FORMACIÓN EN CUBA, UNA DE NUESTRAS CONSIGNA ERA HACER LA CORDILLERA DE LOS ANDES LA SIERRA MAESTRA DE AMÉRICA LATINA, PRIMERO HUBIÉRAMOS FUSILADO A LOS MILITARES, DESPUÉS A LOS OPOSITORES Y LUEGO A LOS COMPAÑEROS QUE SE OPUSIERAN Y SOY CONSCIENTE QUE YO HUBIERA ACTUADO DE ESTA FORMA” y el Comandante del ERP MARIO ROBERTO SANTUCHO expresa: “YO CALCULO QUE EN LA ARGENTINA TENDRÍAMOS QUE FUSILAR A UN MILLÓN DE BURGUESES”,

 

Finalmente, en la primera parte del gobierno de Juan Manuel Santos fueron contundentes los operativos contra la guerrilla, aunque estuvieron lejos de derrotarla. Lo anterior llevó a que se iniciaran los acuerdos de La Habana, que han llevado al país a un nivel de polarización, que no se habían visto desde la época de la Violencia

https://www.semana.com/educacion/articulo/la-historia-de-las-farc/467972

 

El papa instó a los jueces de Colombia a buscar soluciones “que refuercen la paz”, en la misiva divulgada por las autoridades colombianas, durante un encuentro de juristas para evaluar fórmulas de justicia transicional que permitan poner fin al conflicto armado interno.

 Por su parte, en declaraciones a una emisora de radio, monseñor Castro deseó que “se encuentre una manera para que puedan cumplir lo que les pide la justicia sin que tengan que pasar tiempo en la cárcel, sino en otro tipo de actividades que puedan servir como actos de reparación”, dijo.

El tema es particularmente delicado y forma parte de los puntos claves para lograr una paz duradera.

Lo mencionado precedentemente es de suma gravedad, ya que tanto Ud. Papa Negro como su secuas monseñor Castro de Colombia pretenden una justicia adecuada  y a la medida de  estos delincuentes, tal cual ocurre aquí en la Argentina, se juzga solo a los soldados que salvaron nuestra iglesia, que indudablemente no es la suya, mientras los verdaderos asesinos que querían tomar el poder mediante el terrorismo y asesinatos de todo tipo de personas, estén inmunes a la justicia, y de este Ud, hiena querida nunca dijo nada.

https://www.ecuavisa.com/articulo/noticias/internacionales/116114-vaticano-descarta-reunion-entre-francisco-farc-colombianas

Es así también vergonzoso que no le importó celebrar una reunión con la guerrilla de Colombia la próxima semana. Pero las FARC no irían en calidad de victimarios sino de víctimas y de “constructores de paz”, y su cinismo e hipocresía que ya, al menos a mi no me engaña más, así lo hizo,

Lo que permitió decir a la fuera la más temida organización terrorista del país, “los victimarios son el Estado y las víctimas, todos los civiles que irán a las homilías del Papa”. Lo dijo esta vez Alape, uno de los líderes de las FARC, en rueda de prensa al término de la tercera jornada del Congreso Nacional que celebran para conformar su partido político. Tiene lugar en el Centro de Convenciones Gonzalo Jiménez de Quesada, en el corazón de Bogotá. https://www.infobae.com/politica/2019/05/25/el-oficialismo-y-la-oposicion-opinaron-sobre-el-llamado-del-cardenal-poli-a-un-pacto-nacional/

 

CASO CHILE

 

Conocido  es el caso de curas pedófilos en Chile ante estos hechos un periodista le preguntó “Papa, hay un tema que preocupa a los chilenos que es el caso del obispo de Osorno… ¿Usted le da todo el respaldo al obispo Barros?, consultó.

Ud. muy molesto y de malas maneras le respondió  “El día que me traigan una prueba voy a hablar. No hay una sola prueba en contra, todo es calumnia ¿Está claro?”, desatando una ola de críticas.

https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2019/05/29/la-pregunta-que-provoco-que-el-papa-decidiera-investigar-los-abusos-sexuales-en-la-iglesia-chilena.shtml

Lo mencionado precedentemente es de la misma gravedad que con el tema de HP DE BONAFINI, mentir con un caradurismo e hipocresía que según Barret Doyle, el papa pudo haberse olvidado de leer la carta de Juan Carlos Cruz, pero aunque esto hubiera sido así hubo otros informes que Francisco habría ignorado y detallaron los abusos de Fernando Karadima, el mayor cura pedófilo de la historia chilena. Sin embargo, esto supondría “que el Vaticano no tiene un sistema en marcha para responder a las acusaciones a pesar de 15 años de escándalos”. Para la directora de la ONG esta explicación sería poco plausible debido al interés personal del papa en gestionar el escándalo sobre Barros. “La explicación más posible y dolorosa es que el Papa mintió, que fue deliberadamente deshonesto en Chile y durante su conferencia de prensa en el vuelo, cuando afirmó que no había visto evidencia de la complicidad de Barros”, señaló. (Fuente www.perfil.com).Encubrimiento de pedófilos

https://www.perfil.com/noticias/internacional/victimas-de-pedofilia-acusan-al-papa-francisco-de-encubrir-abusos-sexuales.phtml

 

CASO MARGARITA BARRIENTOS

Este caso es realmente vergonzoso, y Ud hiena madre hace honor a este apodo que le he puesto, y no creo faltarle el respeto porque ni una hiena hace lo que Ud. hizo con esta humilde mujer, que simplemente solo deseaba verlo.

Todos conocemos a esta señora que enorgullece a todos los argentino y su obra trasciende nuestras fronteras fue tratada por Ud. Papa Negro, poco menos que si fuera una delincuente. 

Para poder verlo se le avisó con tiempo tomando todos los contactos  que en estos casos se requieren, tener la audiencia aceptada, el lugar donde sentarse y con el pase que para estos casos se entregan, ya ubicada en el Sagrario, estando a al frente la hipócrita mentirosa y corrupta Estela de Carloto,  Margarita y sus acompañantes,  fueron sacados por la guardia suiza en  forma muy humillante sin darles ninguna explicación y faltándoles el respeto,  mientras la Carloto permaneció tranquilamente en su lugar.

A lo mismo que a los Presos Políticos nunca le contestó una carta que está magnífica mujer le escribiera.

Según palabras de la misma Margarita no fueron recibidos por causas políticas, lo que realmente es deleznable y aborrecible que quien dice ser el Santo Padre actúe con una bajeza de tal magnitud que como cristiano me da vergüenza ajena, y más vergüenza como argentino.

Cuando esta excelente mujer, que da de comer más de 2000 chicos diariamente en su fundación, quirúrgicamente su guardia suiza la obligó a retirarse del Sagrario, evitando que pudiera verlo, y luego descaradamente y con un cinismo absoluto menciona que no tenía conocimiento que Margarita se encontraba para verlo, indudablemente la orden fue clara y precisa de eliminar a esta mujer de la entrevista, y le puede asegurar que el Espíritu Santo no ha sido, en realidad es Ud. un canalla de toda laya. (Ver vídeos:

https://www.clarin.com/videos/margarita-barrientos-conocer-papa-francisco-recibio_3_HyW_V6t3xM.html https://www.youtube.com/watch?v=6vC_jbEqioA

Cuando mencioné que la obra de esta humilde mujer traspasó la frontera argentina es porque la esposa del mismo ex presidente de los Estados Unidos Michell Obama conociendo su obra en una conferencia le dedica un tiempo a resaltar las virtudes de Margarita manifestando: “También tenemos la historia de Margarita Barrientos: ella creció en una familia pobre y a los 11 años, cuando su madre murió y su padre abandonó a su familia, vino sola a Buenos Aires”, comenzó a modo de introducción. “Años después, cuando junto a su marido tenían 10 hijos y sufrían problemas para mantenerlos, vio que había niños en su propio barrio que pasaban hambre y los invitó a su casa para darles de comer”.

“A medida que comenzó a correr la voz de su generosidad, se le acercó cada ve más gente para ayudar. Hoy ella tiene un comedor que alimenta a 1800 personas por día, tiene una guardería, una biblioteca, una panadería y un centro de salud para familias necesitadas. Hizo todo porque ella cree que “no importa lo poco que uno tenga, siempre se puede dar” algo “http://radiosudamericana.com/notix/nota/144031_michelle_obama_destac-e_a_mar-ua_eugenia_vidal_y_a_margarita_barrientos.htm

 

Ariel Valdiviezo

PP . VGMT (PRESO POLÍTICO Y VETERANO DE GUERRA EN EL MONTE TUCUMANO)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 10, 2019


 

LOS MARIELITOS

Share

 

El 20 de abril de 1980, el régimen de Castro anuncia que todos los cubanos que deseen emigrar a los EE. UU. tienen la libertad de hacerlo y embarcar en botes en el puerto de Mariel, al oeste de La Habana. Con la proa a babor de los botes y barcos, el primero de los 125,000 refugiados cubanos de Mariel llegó a Florida al día siguiente.

El decreto fue precipitado por la escasez de viviendas y empleos causada por la enfermiza economía cubana, lo que condujo a un recrudecimiento de las tensiones internas en la isla. El 1 de abril, Héctor Sanyustiz y otros cuatro condujeron un autobús a través de una cerca en la embajada peruana y obtuvieron asilo político. Guardias cubanos en la calle abrieron fuego. Un guardia murió en el fuego cruzado.

El gobierno cubano exigió que los cinco fueran devueltos para ser juzgados en la muerte del guardia. Pero cuando el gobierno peruano se negó, Castro retiró a sus guardias de la embajada el Viernes Santo, 4 de abril. El domingo de Pascua, 6 de abril, unos 10.000 cubanos se amontonaron en los exuberantes jardines de la embajada para solicitar asilo. Otras embajadas, incluidas las de España y Costa Rica, acordaron tomar una pequeña cantidad de personas. Pero, de repente, dos semanas después, Castro proclamó que el puerto de Mariel se abriría a cualquiera que desee irse, siempre que haya alguien que los recoja.

Los exiliados cubanos en los Estados Unidos se apresuraron a alquilar barcos en Miami y Key West y rescatar a sus familiares.

En total, 125,000 cubanos huyeron a las costas de EE. UU. en aproximadamente 1,700 botes, creando grandes oleadas de personas que abrumaron a la guardia costera del país norteamericano. Los guardias cubanos habían empacado bote tras bote, sin considerar la seguridad, haciendo que algunos de los botes abarrotados no pudieran navegar. Veintisiete migrantes murieron, incluidos 14 en un bote sobrecargado que se volcó el 17 de mayo.

El movimiento también comenzó a tener implicaciones políticas negativas para el Presidente de los Estados Unidos, Jimmy Carter. Cuando se descubrió que varios exiliados habían sido liberados de cárceles cubanas y centros de salud mental, muchos fueron colocados en campos de refugiados, mientras que otros fueron encarcelados en prisiones federales para someterse a audiencias de deportación. De los 125,000 “Marielitos”, como se conoció a los refugiados, que llegaron a Florida, más de 1,700 fueron encarcelados y otros 587 fueron detenidos hasta que pudieron encontrar patrocinadores.

El éxodo finalmente se terminó por acuerdo mutuo entre los Estados Unidos y los gobiernos cubanos en octubre de 1980.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 19, 019


 

GABO

Share

 

En la última década del siglo XIX, Rubén Darío dio a Hispanoamérica la independencia literaria al inaugurar la primera corriente poética autóctona, el Modernismo. Mediado el siglo XX, correspondió al colombiano Gabriel García Márquez situar la narrativa hispanoamericana en la primera línea de la literatura mundial con la publicación de Cien años de soledad (1967). Obra cumbre del llamado realismo mágico, la mítica fundación de Macondo por los Buendía y el devenir de la aldea y de la estirpe de los fundadores hasta su extinción constituye el núcleo de un relato maravillosamente mágico y poético, tanto por su desbordada fantasía como por el subyugante estilo de su autor, dotado como pocos de un prodigioso “don de contar”.
El mundo de Macondo, parábola y reflejo de la tortuosa historia de la América hispana, había sido esbozado previamente en una serie de novelas y colecciones de cuentos; después de Cien años de soledad, nuevas obras maestras jalonaron su trayectoria, reconocida con la concesión del Nobel de Literatura en 1982: basta recordar títulos como El otoño del patriarca (1975), Crónica de una muerte anunciada (1981) o El amor en los tiempos del cólera (1985).
Como máximo representante del Boom de la literatura hispanoamericana de los años 60, García Márquez contribuyó decisivamente a la merecida proyección que finalmente alcanzó la narrativa del continente: el fenómeno editorial del Boomsupuso, en efecto, el descubrimiento internacional de numerosos novelistas de altísimo nivel apenas conocidos fuera de sus respectivos países.

Gabriel García Márquez nació en Aracataca (Magdalena) el 6 de marzo de 1927. Creció como niño único entre sus abuelos maternos y sus tías, pues sus padres, el telegrafista Gabriel Eligio García y Luisa Santiaga Márquez, se fueron a vivir, cuando el pequeño Gabriel contaba sólo cinco años, a la población de Sucre, en la que don Gabriel Eligio abrió una farmacia y Luisa Santiaga daría a luz a la mayoría de los once hijos del matrimonio.
Los abuelos de García Márquez eran dos personajes bien particulares y marcaron el periplo literario del futuro Nobel: el coronel Nicolás Márquez, veterano de la guerra de los Mil Días (1899-1902), le contaba a Gabriel infinidad de historias de su juventud y de las guerras civiles del siglo XIX, lo llevaba al circo y al cine, y fue su cordón umbilical con la historia y con la realidad. Doña Tranquilina Iguarán, su cegatona abuela, pasaba los días contando fábulas y leyendas familiares, mientras organizaba la vida de los miembros de la casa de acuerdo con los mensajes que recibía en sueños: ella fue la fuente de la visión mágica, supersticiosa y sobrenatural de la realidad. Entre sus tías, la que más lo marcó fue Francisca, quien tejió su propio sudario para dar fin a su vida.
Gabriel García Márquez aprendió a escribir a los cinco años, en el colegio Montessori de Aracataca, con la joven y bella profesora Rosa Elena Fergusson, de quien se enamoró: fue la primera mujer que lo perturbó. Cada vez que se le acercaba le daban ganas de besarla, y sólo por el hecho de verla iba con gusto a la escuela. Rosa Elena le inculcó la puntualidad y el hábito de escribir directamente en las cuartillas, sin borrador.
En ese colegio permaneció hasta 1936, cuando murió el abuelo y tuvo que irse a vivir con sus padres al sabanero y fluvial puerto de Sucre. De allí pasó interno al Colegio San José de Barranquilla, donde a la edad de diez años ya escribía versos humorísticos. En 1940, gracias a una beca, ingresó en el internado del Liceo Nacional de Zipaquirá, una experiencia realmente traumática: el frío del internado de la Ciudad de la Sal lo ponía melancólico y triste. Embutido siempre en un enorme saco de lana, nunca sacaba las manos por fuera de sus mangas, pues le tenía pánico al frío.
Durante los seis cursos que pasó en el Liceo de Zipaquirá, hubo de recorrer al menos dos veces al año, en barco de vapor, el río Magdalena, principal arteria fluvial del país; esta experiencia, acaso la última remarcable, y sobre todo aquella asombrada primera infancia en Aracataca hasta los nueve años, con el incontenible aluvión de historias y leyendas oídas de sus abuelos y sus tías, configuran el substrato mítico del que García Márquez partiría para la composición de Cien años de soledad y la mayor parte de su obras.
En Zipaquirá tuvo como profesor de literatura, entre 1944 y 1946, a Carlos Julio Calderón Hermida, a quien en 1955, cuando publicó La hojarasca, le obsequió con la siguiente dedicatoria: “A mi profesor Carlos Julio Calderón Hermida, a quien se le metió en la cabeza esa vaina de que yo escribiera”. Ocho meses antes de la entrega del Nobel, en la columna que publicaba en quince periódicos de todo el mundo, García Márquez declaró que Calderón Hermida era “el profesor ideal de Literatura”.
En los años de estudiante en Zipaquirá, Gabriel García Márquez se dedicaba a pintar gatos, burros y rosas, y a hacer caricaturas del rector y demás compañeros de curso. En 1945 escribió unos sonetos y poemas octosílabos inspirados en una novia que tenía: son uno de los pocos intentos del escritor por versificar. En 1946 terminó sus estudios secundarios con magníficas calificaciones.
En 1947, presionado por sus padres, se trasladó a Bogotá para estudiar derecho en la Universidad Nacional, donde tuvo como profesor a Alfonso López Michelsen y se hizo amigo de Camilo Torres Restrepo. La capital del país fue para García Márquez la ciudad del mundo (y las conoció casi todas) que más lo impresionó, pues era una ciudad gris, fría, donde todo el mundo se vestía con ropa muy abrigada y negra. Al igual que en Zipaquirá, García Márquez se llegó a sentir como un extraño, en un país distinto al suyo: Bogotá era entonces “una ciudad colonial, (…) de gentes introvertidas y silenciosas, todo lo contrario al Caribe, en donde la gente sentía la presencia de otros seres fenomenales aunque éstos no estuvieran allí”.
Los estudios de leyes no eran propiamente su pasión, pero logró consolidar su vocación de escritor. El 13 de septiembre de 1947 publicó su primer cuento, La tercera resignación, en el número 80 del suplemento Fin de Semana del rotativo El Espectador, dirigido por Eduardo Zalamea Borda. Zalamea, que firmaba sus columnas con el pseudónimo de Ulises, escribió en la presentación del relato que García Márquez era el nuevo genio de la literatura colombiana; las ilustraciones del texto estuvieron a cargo de Hernán Merino. A las pocas semanas apareció un segundo cuento: Eva está dentro de un gato.
El 9 de abril de 1948 fue asesinado el líder de la oposición, Jorge Eliecer Gaitán; los violentos desórdenes que ese mismo día asolaron la capital (en una jornada de revuelta conocida como el “Bogotazo”) fueron la causa de que la Universidad Nacional cerrara indefinidamente sus puertas. García Márquez perdió muchos libros y manuscritos en el incendio de la pensión donde vivía y se vio obligado a pedir traslado a la Universidad de Cartagena, donde siguió siendo un alumno irregular. Nunca se graduó, pero inició una de sus principales actividades periodísticas: la de columnista. Manuel Zapata Olivella le consiguió una columna diaria en el recién fundado periódico El Universal.
A principios de los años cuarenta comenzó a gestarse en Barranquilla una especie de asociación de amigos de la literatura que se llamó el Grupo de Barranquilla; su cabeza rectora era don Ramón Vinyes. El “sabio catalán”, dueño de una librería en la que se vendía lo mejor de la literatura española, italiana, francesa e inglesa, orientaba al grupo en las lecturas, analizaba autores, desmontaba obras y las volvía a armar, lo que permitía descubrir los trucos de que se servían los novelistas. La otra cabeza era José Félix Fuenmayor, que proponía los temas y enseñaba a los jóvenes escritores en ciernes (Álvaro Cepeda Samudio, Alfonso Fuenmayor y Germán Vargas, entre otros) la manera de no caer en lo folclórico.
Gabriel García Márquez se vinculó a ese grupo. Al principio viajaba desde Cartagena a Barranquilla cada vez que podía. Luego, gracias a una neumonía que le obligó a recluirse en Sucre, cambió su trabajo en El Universal por una columna diaria en El Heraldo de Barranquilla, que apareció a partir de enero de 1950 bajo el encabezado de “La jirafa” y firmada por “Septimus”.
En el periódico barranquillero trabajaban también Cepeda Samudio, Vargas y Fuenmayor. García Márquez escribía, leía y discutía todos los días con los tres redactores; el inseparable cuarteto se reunía a diario en la librería del “sabio catalán” o se iba a los cafés a beber cerveza y ron hasta altas horas de la madrugada. Polemizaban a grito herido sobre literatura, o sobre sus propios trabajos, que los cuatro leían. Hacían la disección de las obras de Daniel Defoe, John Dos Passos, Albert Camus, Virginia Woolf y William Faulkner, escritor este último de gran influencia en la literatura de ficción de América Latina y muy especialmente en la de García Márquez; en el famoso discurso “La soledad de América Latina”, que pronunció con motivo de la entrega del premio Nobel en 1982, el colombiano señaló que William Faulkner había sido su maestro. Sin embargo, García Márquez nunca fue un crítico, ni un teórico literario, actividades que, además, no fueron de su predilección: siempre prefirió contar historias.
En la época del Grupo de Barranquilla, García Márquez leyó a los grandes escritores rusos, ingleses y norteamericanos, y perfeccionó su estilo directo de periodista, pero también, en compañía de sus tres inseparables amigos, analizó con cuidado el nuevo periodismo norteamericano. La vida de esos años fue de completo desenfreno y locura. Fueron los tiempos de La Cueva, un bar que pertenecía al dentista Eduardo Vila Fuenmayor y que se convirtió en el sitio mitológico en el que se reunían los miembros del Grupo de Barranquilla a hacer locuras: todo era posible allí, hasta las trompadas entre ellos mismos.
También fue la época en que vivía en pensiones de mala muerte, como El Rascacielos, un edificio de cuatro pisos ubicado en la calle del Crimen que alojaba también un prostíbulo. Muchas veces no tenía el peso con cincuenta para pasar la noche; entonces le daba al encargado sus mamotretos (los borradores de La hojarasca) y le decía: “Quédate con estos mamotretos, que valen más que la vida mía. Por la mañana te traigo plata y me los devuelves”.
Los miembros del Grupo de Barranquilla fundaron un periódico de vida muy fugaz, Crónica, que según ellos sirvió para dar rienda suelta a sus inquietudes intelectuales. El director era Alfonso Fuenmayor, el jefe de redacción Gabriel García Márquez, el ilustrador Alejandro Obregón, y sus colaboradores fueron, entre otros, Julio Mario Santo Domingo, Meira del Mar, Benjamín Sarta, Juan B. Fernández y Gonzalo González.

A principios de 1950, cuando ya tenía muy adelantada su primera novela, titulada entonces La casa, acompañó a doña Luisa Santiaga al pequeño, caliente y polvoriento Aracataca, con el fin de vender la vieja casa en donde se había criado. Comprendió entonces que estaba escribiendo una novela falsa, pues su pueblo no era siquiera una sombra de lo que había conocido en su niñez; a la obra en curso le cambió el título por La hojarasca, y el pueblo ya no fue Aracataca, sino Macondo, en honor a los corpulentos árboles de la familia de las bombáceas, comunes en la región y semejantes a las ceibas, que alcanzan una altura de entre treinta y cuarenta metros.
En febrero de 1954 García Márquez se integró en la redacción de El Espectador, donde inicialmente se convirtió en el primer columnista de cine del periodismo colombiano, y luego en brillante cronista y reportero. El año siguiente apareció en Bogotá el primer número de la revista Mito, bajo la dirección de Jorge Gaitán Durán.
La publicación duró sólo siete años, pero fueron suficientes, por la profunda influencia que ejerció en la vida cultural colombiana, para considerar que Mito señala el momento de la aparición de la modernidad en la historia intelectual del país, pues jugó un papel definitivo en la sociedad y en la cultura colombianas: desde un principio se ubicó en la contemporaneidad y en la cultura crítica. Gabriel García Márquez publicaría tres trabajos en la revista: un capítulo de La hojarasca, el Monólogo de Isabel viendo llover en Macondo (1955) y la novela breve El coronel no tiene quien le escriba (1958). En realidad, el escritor siempre ha considerado que Mito fue trascendental; en alguna ocasión dijo a Pedro Gómez Valderrama: “En Mito comenzaron las cosas”.
En ese año de 1955, García Márquez ganó el primer premio en el concurso de la Asociación de Escritores y Artistas; publicó La hojarasca y un extenso reportaje por entregas, Relato de un náufrago, el cual fue censurado por el régimen del general Gustavo Rojas Pinilla. La dirección de El Espectador decidió que Gabriel García Márquez saliera del país rumbo a Ginebra, para cubrir la conferencia de los Cuatro Grandes, y luego a Roma, donde aparentemente el papa Pío XII agonizaba. En la capital italiana asistió, por unas semanas, al Centro Sperimentale di Cinema.
Tres años estuvo ausente de Colombia. Vivió una larga temporada en París, y recorrió Polonia y Hungría, la República Democrática Alemana, Checoslovaquia y la Unión Soviética. Continuó como corresponsal de El Espectador, aunque en precarias condiciones, pues si bien escribió dos novelas, El coronel no tiene quien le escriba y La mala hora, vivía pobre a morir, esperando el giro mensual que El Espectador debía enviarle pero que se demoraba debido a las dificultades del diario con el régimen de Rojas Pinilla. Esta situación se refleja en El coronel, donde se relata la desesperanza de un viejo oficial de la guerra de los Mil Días aguardando la carta que había de anunciarle la pensión de retiro a que tiene derecho. Cuando El Espectador fue clausurado por la dictadura, fue corresponsal de El Independiente, y colaboró también con la revista venezolana Élite y la colombianísima Cromos.
La estancia en Europa permitió a García Márquez ver América Latina desde otra perspectiva. Le señaló las diferencias entre los distintos países latinoamericanos, y tomó además mucho material para escribir cuentos acerca de los latinos que vivían en la Ciudad de la Luz. Aprendió a desconfiar de los intelectuales franceses, de sus abstracciones y esquemáticos juegos mentales, y se dio cuenta de que Europa era un continente viejo, en decadencia, mientras que América, y en especial Latinoamérica, era lo nuevo, la renovación, lo vivo.
A finales de 1957 fue vinculado a la revista Momento y viajó a Venezuela, donde pudo ser testigo de los últimos momentos de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez. En marzo de 1958 contrajo matrimonio en Barranquilla con Mercedes Barcha, unión de la que nacerían dos hijos: Rodrigo (1959), bautizado en la Clínica Palermo de Bogotá por Camilo Torres Restrepo, y Gonzalo (1962). Al poco tiempo de su matrimonio, de regreso a Venezuela, tuvo que dejar su cargo en Momento y asumir un extenuante trabajo en Venezuela Gráfica, sin dejar de colaborar ocasionalmente en Élite.
Pese a tener poco tiempo para escribir, su cuento Un día después del sábado fue premiado. En 1959 fue nombrado director de la recién creada agencia de noticias cubana Prensa Latina. En 1960 vivió seis meses en Cuba y al año siguiente fue trasladado a Nueva York, pero tuvo grandes problemas con los exiliados cubanos y finalmente renunció. Después de recorrer el sur de Estados Unidos se fue a vivir a México. No sobra decir que, luego de esa estadía en Estados Unidos, el gobierno norteamericano le denegó el visado de entrada porque, según las autoridades, García Márquez estaba afiliado al partido comunista. Sólo en 1971, cuando la Universidad de Columbia le otorgó el título de doctor honoris causa, recibiría el autor un visado, aunque condicionado.
Recién llegado a México, donde García Márquez residiría muchos años de su vida, se dedicó a escribir guiones de cine y durante dos años (1961-1963) trabajó en las revistas La Familia y Sucesos, de las cuales fue director. De sus intentos cinematográficos el más exitoso fue El gallo de oro (1963), basado en el cuento homónimo escrito por Juan Rulfo, que García Márquez adaptó con el también escritor Carlos Fuentes. El año anterior había obtenido el premio Esso de Novela Colombiana con La mala hora (1962).
Un día de 1966 en que se dirigía desde Ciudad de México al balneario de Acapulco, Gabriel García Márquez tuvo la repentina visión de la novela que había venido rumiando durante diecisiete años. Consideró que ya la tenía madura, se sentó a la máquina de escribir y trabajó ocho y más horas diarias durante dieciocho meses seguidos, mientras su esposa se ocupaba del sostenimiento de la casa.
“García Márquez no era un intelectual, sino un artista. No estaba en condiciones de explicar el enorme talento que tenía a la hora de ponerse a escribir. De modo que funcionaba a base de intuiciones y pálpitos que no pasaban por lo conceptual. Tenía una disposición extraordinaria para acertar tanto”.
Mario Vargas Llosa
En 1967 apareció Cien años de soledad, novela cuyo universo es una sucesión de historias fantásticas perfectamente hilvanadas en un tiempo cíclico y mítico: pestes de insomnio, diluvios, fertilidad desmedida, levitaciones… Es una gran metáfora en la que, a la vez que se narra la historia de las generaciones de los Buendía en el mundo mágico de Macondo, desde la fundación del pueblo hasta la completa extinción de la estirpe, se refleja de manera hiperbólica e insuperable la historia colombiana desde los tiempos de la independencia hasta los años treinta del siglo XX.
Cien años de soledad mereció este juicio del gran poeta chileno Pablo Neruda: “Es la mejor novela que se ha escrito en castellano después del Quijote“. Con tan calificado concepto se ha dicho todo: la novela no sólo permitía equiparar a su autor con Miguel de Cervantes, sino que constituyó un hito en la historia literaria de Latinoamérica al ser señalada como una de las mejores realizaciones narrativas desde los tiempos de Don Quijote de la Mancha. El éxito entre el público acompañó esta valoración: figura entre los libros que más traducciones tiene (cuarenta idiomas por lo menos) y que mayores ventas ha logrado, alcanzando las cifras de un verdadero best seller mundial.
El éxito de Cien años de soledad situó a García Márquez en la primera línea del Boom de la literatura hispanoamericana y supuso el espaldarazo definitivo para aquel fenómeno editorial que, desde principios de los 60, estaba dando a conocer al mundo la obra de los nuevos y no tan nuevos narradores del continente: los argentinos Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato y Julio Cortázar, el peruano Mario Vargas Llosa, los uruguayos Juan Carlos Onetti y Mario Benedetti, el chileno José Donoso, el paraguayo Augusto Roa Bastos, el guatemalteco Miguel Ángel Asturias, los cubanos Alejo Carpentier y José Lezama Lima y los mexicanos Juan Rulfo y Carlos Fuentes, entre otras figuras. Tras el aplauso unánime del público y de la crítica, García Márquez se estableció en Barcelona y pasó temporadas en Bogotá, México, Cartagena y La Habana.
Durante las siguientes décadas escribiría cinco novelas más y se publicarían tres volúmenes de cuentos y dos relatos, así como importantes recopilaciones de su producción periodística y narrativa. De los quince años que mediaron hasta la concesión del Nobel cabe destacar la colección de cuentos La increíble y triste historia de la Cándida Eréndira y de su abuela desalmada (1973), la novela “de dictador” El otoño del patriarca (1975), tema recurrente en la tradición hispanoamericana, y un nuevo prodigio de perfección constructiva y narrativa basado en un suceso real y alejado del realismo mágico: la Crónica de una muerte anunciada (1981), considerada por muchos su segunda obra maestra.
Varios elementos marcan ese periplo: se profesionalizó como escritor literario, y sólo después de casi veintitrés años reanudó sus colaboraciones en El Espectador. En 1985 cambió la máquina de escribir por el computador. Su esposa Mercedes Barcha siempre colocaba un ramo de rosas amarillas en su mesa de trabajo, flores que García Márquez consideraba de buena suerte. Un vigilante autorretrato de Alejandro Obregón, que el pintor le regaló, presidía su estudio; en una noche de locos, el artista lo había atravesado con cinco tiros del calibre 38 para zanjar una disputa entre sus hijos sobre quién lo heredaría. Finalmente, dos de sus compañeros periodísticos, Álvaro Cepeda Samudio y Germán Vargas Cantillo, murieron, cumpliendo cierta prefiguración escrita en Cien años de soledad.
En la madrugada del 21 de octubre de 1982, García Márquez recibió una noticia que hacía ya tiempo que esperaba por esas fechas: la Academia Sueca acababa de otorgarle el ansiado premio Nobel de Literatura. Se hallaba entonces exiliado en México, pues el 26 de marzo de 1981 se había visto obligado a salir de Colombia para eludir su captura; el ejército colombiano quería detenerlo por una supuesta vinculación con el movimiento M-19 y porque durante cinco años había mantenido la revista Alternativa, de corte socialista.
La concesión del Nobel fue todo un acontecimiento cultural en Colombia y en Latinoamérica. El escritor Juan Rulfo opinó: “Por primera vez después de muchos años se ha dado un premio de literatura justo”. La ceremonia de entrega del Nobel se celebró en Estocolmo los días 8, 9 y 10 de diciembre; según se supo después, disputó el galardón con el novelista británico Graham Greene y el alemán Günter Grass.
Dos actos confirmaron el profundo sentimiento latinoamericano de García Márquez. A la entrega del premio fue vestido con un clásico e impecable liquilique de lino blanco, por ser el traje que usó su abuelo y que usaban los coroneles de las guerras civiles, y que seguía siendo de etiqueta en el Caribe continental. Y con el discurso “La soledad de América Latina” (leído el miércoles 8 de diciembre de 1982 ante la Academia Sueca en pleno y cuatrocientos invitados y traducido simultáneamente a ocho idiomas), intentó romper los moldes o frases gastadas con que tradicionalmente Europa se ha referido a Latinoamérica, y denunció la falta de atención de las superpotencias hacia el continente.

Vargas Llosa y García Márquez

El flamante Nobel dio a entender cómo los europeos se han equivocado en su posición frente a las Américas, quedándose tan sólo con la carga de maravilla y magia que se ha asociado siempre a esta parte del mundo, y sugirió cambiar ese punto de vista mediante la creación de una nueva y gran utopía, la vida, que es a su vez la respuesta de Latinoamérica a su propia trayectoria de muerte. El discurso es una pieza literaria de elevado estilo y de hondo contenido americanista, una hermosa manifestación de su personalidad nacionalista, de su fe en los destinos del continente y de sus pueblos. Confirmó asimismo su compromiso con Latinoamérica, convencido desde siempre de que el subdesarrollo afecta a todos los elementos de la vida latinoamericana; los escritores de esta parte del mundo deben, por consiguiente, estar comprometidos con la realidad social total.
Con motivo de la entrega del Nobel, el gobierno colombiano, presidido por Belisario Betancur, programó una vistosa presentación folclórica en Estocolmo. Presentó además una emisión de sellos con la efigie de García Márquez dibujada por el pintor Juan Antonio Roda, con diseño de Dickens Castro y texto de Guillermo Angulo, a propósito de la cual el escritor colombiano expresó: “El sueño de mi vida es que esta estampilla sólo lleve cartas de amor”.
Desde que se conoció la noticia de la obtención del premio, el asedio de periodistas y medios de comunicación fue permanente y los compromisos se multiplicaron. Finalmente, en marzo de 1983, Gabo regresó a Colombia. En Cartagena lo esperaba su madre, doña Luisa Santiaga Márquez de García, en su casa del Callejón de Santa Clara, en el tradicional barrio de Manga, con un suculento sancocho de tres carnes (salada, cerdo y gallina) y abundante dulce de guayaba.

García Márquez y Fidel Castro

Después del Nobel, García Márquez se ratificó como figura rectora de la cultura nacional, latinoamericana y mundial. Sus conceptos sobre diferentes temas ejercieron fuerte influencia. Durante el gobierno de César Gaviria (1990-1994), junto con otros sabios como Manuel Elkin Patarroyo, Rodolfo Llinás y el historiador Marco Palacios, formó parte de la comisión encargada de diseñar una estrategia nacional para la ciencia, la investigación y la cultura. Pero acaso una de sus más valientes actitudes fue el apoyo permanente a la revolución cubana y a Fidel Castro, la defensa del régimen socialista impuesto en la isla y su rechazo al bloqueo norteamericano, que sirvió para que otros países apoyasen de alguna manera a Cuba y evitó mayores intervenciones de los estadounidenses.
En el terreno literario, apenas tres años después del Nobel publicó otra de sus mejores novelas, El amor en los tiempos del cólera (1985), extraordinaria y dilatadísima historia de amor que tuvo una tirada inicial de 750.000 ejemplares. Deben destacarse asimismo la novela histórica El general en su laberinto (1989), sobre el libertador Simón Bolívar, los relatos breves reunidos en Doce cuentos peregrinos (1992) y la novela-reportaje Noticia de un secuestro (1996), que examina una serie de secuestros ordenados por el narcotraficante colombiano Pablo Escobar.
Tras algunos años de silencio, en 2002 García Márquez presentó la primera parte de sus memorias, Vivir para contarla, en la que repasa los primeros treinta años de su vida. La publicación de esta obra supuso un magno acontecimiento editorial, con el lanzamiento simultáneo de la primera edición (un millón de ejemplares) en todos los países hispanohablantes. En 2004 vio la luz la que iba a ser su última novela, Memorias de mis putas tristes; en 2007 recibió sentidos y multitudinarios homenajes por triple motivo: sus 80 años, el cuadragésimo aniversario de la publicación de Cien años de soledad y el vigésimo quinto de la concesión del Nobel. Falleció el 17 de abril de 2014 en Ciudad de México, tras de una recaída en el cáncer linfático por el que ya había sido tratado en 1999.

 


Fuente: Vidas y Biografías . “Vivir para contarla” de Gabriel García Márquez . “Escritores” de Gianni Tanzia


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 17, 2019


  • Día del Escritor
  • ¿Por qué no?
  •   “Lector”
  • A confesión …
  • DÍA DEL AMIGO

CARTA ABIERTA A SU MAJESTAD LA REINA MARGRETHE II DE DINAMARCA

Share

 

 

Ariel Rolando Valdiviezo, D.N.I. 8.196.717, Teniente Coronel del Ejército Argentino, actualmente Preso Político del Estado Argentino, por derecho propio expongo ante Ud.
Agradezco a su Majestad la visita que hiciera a mi patria, ya que siempre es de suponer que los lazos que unen los países, siempre se debe fortalecer y no hacer lo contrario.
Por eso que, antes de desarrollar el motivo de esta carta, entiendo que la educación que se brinda en su país es una de las mejores del mundo en donde “La excelencia de sistema educativo danés reside en las bases sobre las que se sustenta. Los alumnos reciben formación global que no se centra solo en los conocimientos académicos, sino que se procura un desarrollo que abarque todos los ámbitos de la persona.”
http://www.universia.es/estudiar-extranjero/dinamarca/sistema-educativo/estructura-sistema-educativo/290
Resalto de esa educación “…sino que se procura un desarrollo que abarque todos los ámbitos de la persona”, supongo que dentro de esos ámbitos se les debe enseñar la coherencia y dentro de ella lo correcto.
Debo suponer que Ud. también recibiera esa educación que distingue a su país, desconozco como puede ser la educación de una princesa para su posterior monarquía, porque de eso no encontré nada y si me equivoco es que mis suposiciones fueron erróneas. También supongo que cuando visita un país debe ser asesorada sobre su historia, su verdadera historia y no con la memoria mentirosa como se educa en nuestro país con este gobiernos de traidores a la patria, a sus tradiciones y a su bandera.
Antes de continuar con la coherencia voy a contarle la verdadera historia de mi país, que sus asesores deberían haberle puesto en conocimiento y por lo que aprecio no fue así. Entiendo que se presentó con total ignorancia lo que le permitió a este gobierno conducirla como mula con anteojera.
Usted sabe que nuestro mayor héroe de la independencia, es el General don JOSE DE SAN MARTIN, como supongo que sabrá que este General, ejemplo en el mundo por su desinterés en el poder y el dinero, siendo su único objetivo la Libertad de América.  Así es como renunció cuatro veces al poder absoluto dejando a SIMON BOLIVAR que completara su obra. En su visita anterior  a la argentina, cuando era princesa heredera, recibió la Orden del Libertador San Martín de manos del Presidente Arturo U. Illia en 1966.  Su ignorancia en los hechos históricos acaecidos en nuestro patria en las décadas de 1960 al 1980, en el periodo de la guerra fría, liderada por las potencias mundiales, EEUU y en ese entonces la URSS, por el dominio del mundo.
En esa guerra  fría quedo inmersa toda la América Latina,  siendo atacada desde Cuba por medio de las guerras revolucionarias lideradas e exportadas por su líder el asesino  FIDEL CASTRO,  así nos tocó combatir ese comunismo internacional,  en defensa de la causa más noble, la de NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.
Equivocados o no en sus procedimientos las Fuerzas Armadas salvamos la cristiandad, y sobre todo evitamos que la Argentina  sea hoy una Cuba o una Venezuela,  aunque a los comunistas no les guste,  como entiendo que es también su caso Majestad.
Antes de continuar, si me permite voy hacerle una pequeña reseña de los hechos acaecidos en la República Argentina, para sacarla de su ignorancia, respecto a los guerrilleros terroristas que asfaltaron su camino de cadáveres en su intento de tomar el poder por medio de las armas.
La primera manifestación guerrillera fue en octubre 1959, en el norte del país, ocuparon el monte Cochuna en la provincia de Tucumán, los que se autodenominaron “UTURUNCOS”, al mando de Juan Carlos Díaz.
A partir de ese momento, la guerrilla comenzó de a poco a expandirse, tal es así que denunciara el Dr. Zabala Ortiz, en la presidencia del Dr. ILLIA ante el Congreso de la Nación: “Hay una Guerra Revolucionaria declarada a la Republica, a las democracias y no democracias de América Latina…” (Diario de Sesiones de Diputados de 1964- Pág. 2871 y siguientes).
Gracias a la inoperancia de los gobiernos, tanto democráticos como militares, que los dejaron pastorear y engordar tranquilamente,  les permitió a esta guerrilla alcanzar, en los años de mayor virulencia, tal magnitud que su control por las fuerzas policiales y fuerzas de seguridad era imposible. Convirtiéndose además esta guerrilla en terroristas, y hago esta salvedad, porque se puede ser solo guerrillero, o solo terrorista o ambas cosas a la vez, tal cual era el caso en nuestro país.
Para que tenga idea de la magnitud que adquirieron estos guerrilleros terroristas con sus dos principales organizaciones, Montoneros y el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), es que provocaron en su Guerra Revolucionaria para la toma del poder por medio de las armas; 5215 atentados con explosivos; 1052 atentados incendiarios; 1311 secuestros de explosivos; 132 secuestros de material incendiario; 2013 acciones intimidatorias con armas; 52 atentados contra medios de comunicación social; 1748 secuestros de personas; 1501 asesinatos; 551 robos de dinero; 589 robos de vehículos; 2402 robos de armamento; 36 robos de explosivos; 19 robos de material de comunicaciones; 73 robos de materiales sanitarios, 20 copamientos de localidades; 45 copamientos de unidades militares, policiales y de seguridad; 22 copamientos de medios de comunicación; 80 copamientos de fábricas; 157 izamientos de banderas de las organizaciones subversivas etc. Estos son datos, todos probados en el Juicio a los Comandantes de las Fuerzas Armadas en la Causa conocida como 13/84.   produjo la “módica” suma de más de 17.000 víctimas, entre ellas el asesinato de niños, todos ellos civiles inocentes según lo determina el Estatuto de Roma (ER), sin contar los niños  que esta guerrilla incorporó como soldados a sus filas, cuyo número desconozco, pero puedo asegurarle que no son pocos y eso si está tipificado en el ER como genocidio, al incorporar a niños como saldados combatientes.
Voy a relatarle solo tres operaciones militares de las miles que le he mencionado precedentemente, y solo de la organización del ERP, así no le queda ninguna duda del terrible poder que adquirieron estas organizaciones guerrilleras terroristas:
1) El 19 de enero de 1974 la guerrilla atacó la Guarnición Militar de Azul compuesta por dos poderosas Unidades Blindadas, el Regimiento de Caballería de Tanques 10 “Húsares de Pueyrredón” y el Grupo de Artillería Blindado 1 “Coronel Martiniano Chilavert”.
2) El 9 de Agosto de 1974 la guerrilla ataca una poderosa unidad de paracaidistas en la Provincia de Catamarca con la Compañía Ramón Rosas Giménez, que actuaba en los montes de la Provincia de Tucumán y ese mismo día atacó con otra compañía también la Fábrica Militar de Pólvora y Explosivos, ubicada en  la localidad de Villa María en la Provincia de Córdoba. Distantes una de la otra  aproximadamente 600 Km, es decir  a más de la mitad de los puntos más distantes de su querida España.
En el ataque a la Fábrica Militar secuestraron al Mayor LARRABURE, durante 372 días, fue torturado y asesinado,  lo que menciono al solo efecto de mostrar la ferocidad de las organizaciones y de su poder de combate y de su capacidad en la planificación. Tenían estudios y planificaciones de verdaderos Estados Mayores, sin contar la capacidad de planificación de la operación y de los  SPAC, (Servicios para Apoyo de Combate), para poder ejecutar las operaciones y los recursos económicos utilizados. Esto también fue mencionado en la Causa 13/84 que al respecto expresa: “También está fuera de discusión que a partir de los años setenta, el terrorismo se agudizó en forma gravísima,…por los métodos empleados por su cantidad, por su capacidad ofensiva por su poder de fuego, por los recursos económicos…..por la infraestructura operativa y de comunicaciones….en los atentados irracionalmente indiscriminados, la capacidad para interceptar medios masivos de comunicaciones”
3) Esta misma guerrilla había ocupado 1/3 de la Provincia de Tucumán en la zona montuosa del sur de la provincia, y estuvo a punto de declararla zona liberada para segregar esta provincia de la República Argentina y de ahí, iniciar la ofensiva final para la toma del poder total en la Argentina.
Tal aspecto obligó al entonces presidente de la República Doña MARIA ESTELA DE PERON, a declarar la guerra a estas organizaciones, quien mediante y haciendo uso los poderes, derechos y obligaciones que le confiere la Constitución Nacional, firma sendos decretos presidenciales creando de la Zona de Operaciones en la Provincia de Tucumán y declarando el Estado de Sitio. Es decir suspende las garantías constitucionales, luego esto abarco  a todo el territorio de la República Argentina, ya que estos asesinos se encontraban operando a lo largo y a lo ancho de nuestro país.
Es esta Zona de Operaciones se produjeron alrededor de 500 enfrentamientos con las tropas del Ejército (Diario la Opinión del 8 de enero de 1976), por algo se le llamó el Vietnam Argentino. Fue la lucha franca entre dos Ejércitos en el monte, en una verdadera guerra de guerrilla, no  obstante no podemos dejar de mencionar que la guerrilla cometiera actos de verdadera lesa humanidad, como fusilar a dos ciudadanos, EUDORO IBARRA Y HECTOR OSCAR ZARASPE , en la localidad de SANTA LUCIA, entre otros muchos.  Su acto más aberrante fue la emboscada que montaron en el caserío de CASPINCCHANGO FRIAS SILVA, donde son asesinados médicos militares, que se desplazaban en ambulancia con la cruz roja internacional, como en sus cascos pintados y brazaletes con la misma cruz. Esos si fueron verdaderos actos de Lesa Humanidad, como el asesinato del Capitán Viola y de su hija de dos años de edad, aspectos que a pesar de ser denunciados en los falsos juicios mal llamados juicios de Lesa Humanidad, nunca fueron investigados ni por los jueces ni por los fiscales.
          Estos son los hechos históricos, relatados en forma muy escueta, lo que puede verificarlos en los diarios de la época, si cree que miento, o si alguna duda le queda de lo que le menciono al respecto.
         Todos estos hechos históricos, su Majestad, debió conocerlo o debería haberlos conocido como monarca de su  país que visita a otro. Si no fue así su ignorancia no es un justificativo sino un agravante por lo que vino e hizo en esta, la querida Patria de los Argentinos, de tirar flores en honor a estos guerrilleros
        Es bueno también recordar el ataque que dejó 13 muertos y se perpetró en Barcelona, en esa oportunidad todo Europa se solarizó con España, como también se solarizó con las víctimas,  de la misma forma que se solidarizaron  antes con las ciudades que sufrieran también atentados.
         Su Majestad, antes de continuar, permítame hacerle una importante comparación, entre nuestros terroristas y el terrorismo Europeo, los que solo tuvieron capacidad de atacar en distintas ciudades de Europa en forma esporádica y aislada.
Nuestros guerrilleros terroristas de ambas organizaciones del Ejercito Revolucionario del Pueblo y de Montoneros tuvieron la capacidad que vuestros terroristas nunca  tuvieron, para instruirla un poco su Majestad solo voy a darle uno ejemplos.
1) Atacar poderosas unidades del Ejército Argentino, de atacar una guarnición militar de elementos blindados como lo hicieron en Azul.
2) Sus fuerzas de seguridad, Policía, Gendarmería, Prefectura, o sus equivalentes nunca fueron sobrepasadas por esta guerrilla, como ocurrió aquí,   la que significaba que sus fuerzas tuvieron siempre en condiciones de controlar ese flagelo.
3) Ninguna parte de Europa estuvo militarmente ocupada por la guerrilla, como lo fue la Provincia de Tucumán en la República Argentina.
4) Nunca tuvieron necesidad de crear una zona de operaciones donde el ejército combatió tal cual se hizo en Vietnam.
5) Suponga también que está de acuerdo con lo dicho por el Presidente de España: “No solo estamos unidos en el duelo sino también en la voluntad firme de luchar contra quieres quieren arrebatarnos nuestros valores”, nunca Dinamarca estuvo ni remotamente cerca de perder sus valores, contrario al pueblo argentino.
Si estos guerrilleros terroristas tomaban el poder, y estuvieron a un paso de hacerlo, iban a arrebatarnos nuestras creencias, nuestra religión y toda la herencia que la Madre Patria, España, nos legara.
6) Nunca los terroristas Europeos estuvieron en condiciones de tomar pueblos enteros y tenerlos controlados por varias,  horas fuera y dentro de la zona de operaciones. El control de estos pueblos por la guerrilla, era total hasta que el Ejército ingresó por la orden presidencial de MARIA ESTELA DE PERON, quien haciendo uso de los poderes y derechos que le confiere la Constitución Nacional ordena a las Fuerzas Armadas entrar en guerra contra estas organizaciones.
Espero que con lo que le mencioné precedentemente, se dé cuenta que la barbarie ejercida en mi país nunca puede ser la misma que la que tuvieron y ahora tienen en Europa, la nuestra sobrepasa con creses sus pesares.
Para que tenga una idea más clara, los terroristas que invaden a través del miedo a Europa, comparados con los nuestros de la década de 1960 y 1970, son “guaguas” (RAE: Niño recién nacido o de pocos meses y que todavía no camina). A tal extremo que el diario La Opinión el 19 de marzo de 1976 presentó una noticia espeluznante: “Un muerto cada 5 horas y un atentado cada 3”, un récord envidiable para cualquier país del mundo.
Mencioné precedentemente que supongo que le deben haber enseñado coherencia y dentro de ella lo correcto.
No le está permitido como Majestad de Dinamarca ignorar la historia del país que visita, o debería haberla conocido, esa ignorancia la manifiesta en su total incoherencia al rendir homenaje a nuestro máximo héroe el General San Martin, y luego visitar el Parque de la memoria a estos guerrilleros terroristas y tirarles flores en el Rio de la Plata.  Con esta incoherencia a demostrado ser una hipócrita, ya que puedo asegurarle que Ud.  no es capaz de hacer en su Patria lo que hizo en la mía, ¡ORDENE SUS PROCEDERES FALACES SU MAJESTAD! y para no quedar tan mal demuestre a su pueblo que realmente es una verdadera defensora de sus ideas y tire flores a los terroristas que atacaron España y Europa. De lo contrario nos está mintiendo por conveniencia y por esa conveniencia ha ultrajado al pueblo argentino.
MACRI, pretende cambiar la historia, donde lo bueno es malo y lo malo es bueno, pretender hacer creer que no conoció lo que fue la guerrilla terrorista en  América Latina y especialmente en la Argentina. Es realmente deleznable, prefiero no calificarlo porque de hacerlo me faltarían palabras en mi pobre vocabulario para putearlo como realmente se lo merece.
De allí el título bien ganado de hipócrita al alabar a los terroristas guerrilleros en menosprecio de los soldados que las derrotaron, de las victimas producidas con sus atentados, e incluso europeos asesinados por esto “Jóvenes Idealistas”, que Ud., su Majestad “admira, reconoce” y prueba de ello son las flores que les tirara rindiendo honores.
Por todo lo que le menciono, si bien se refiere a los jueces lo que dice la “SAGRADA BIBLIA” (MATEO 23,28): “…así son Uds.; por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad”. En su caso este sayo, le queda mejor a Ud. que a los mismos jueces, porque nos juzgan y  condenan con sus palabras llenas de falsedad, de manera que aunque no le guste ya  tiene colocado el sayo de SAN MATEO  de por vida.
Sé que lo que le pido es un imposible, que sepa disculparse de este tremendo error que cometió ante el pueblo argentino, y que también tenga la delicadeza de contestarme esta carta abierta.
Sin otro particular saludo a Ud. muy atentamente.

ARIEL VALDIVIEZO

D.N.I.: 8.196.717

 

PP – VGMT (PRESO POLÍTICO DE ESTADO ARGENTINO Y VETERANO DE GUERRA EN EL MONTE TUCUMANO

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 2, 2019


 

Intervenciones Armadas impulsadas por Cuba en América Latina

Share

 

Eran unos 90 hombres armados los que desembarcaron del yate en aquella playa del Caribe. Casi todos eran cubanos, vestían uniforme militar y venían dispuestos a derrocar al gobierno de aquella pequeña nación. Ocurrió hace 60 años, pero si piensa que se trata de la expedición del Granma a Cuba, liderada por Fidel Castro, se equivoca.

La escena corresponde a una invasión a Panamá ocurrida en abril de 1959 y que fue la primera de una decena de intervenciones armadas impulsadas por Cuba en América Latina, desde el triunfo de la revolución castrista el 1 de enero de aquel año.
En las últimas semanas, el tema de la injerencia militar cubana en la región entró con fuerza en el debate internacional a propósito de la crisis política que vive Venezuela.
En un discurso el pasado mes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, calificó al mandatario venezolano, Nicolás Maduro, como “títere cubano” y aseguró que está “controlado por los militares cubanos y protegido por un ejército privado de soldados cubanos”.
Es una denuncia que se hace desde hace años en Venezuela.
Rocío San Miguel, presidenta de la ONG venezolana Control Ciudadano, dijo que “Cuba intervino en la reestructuración de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y que en los cuarteles venezolanos hay una presencia permanente de militares cubanos”.
Sin embargo, La Habana niega tener alguna injerencia militar en Venezuela y defiende su apoyo a Maduro como un gesto de solidaridad. Cuba y Venezuela se convirtieron en aliados tras la llegada al poder de Hugo Chávez.
Desde la prensa oficial de la isla se insiste en que la gran mayoría de los 23.000 cubanos presentes en Venezuela son trabajadores del sector salud.
El diario oficial del Partido Comunista de la isla, Granma, afirmaba en un reciente artículo que en Venezuela no hay ni agentes ni soldados cubanos.
Es un “ejército de batas blancas”, decía en referencia a los médicos que conforman el grueso de las misiones sociales cubanas que -según afirman- también incluyen maestros, entrenadores deportivos, periodistas y asesores científicos e industriales, entre otros.
Desde los inicios de la Revolución cubana, una de las marcas de su política exterior ha sido “exportar el socialismo”.
Alineados con la Unión Soviética durante la Guerra Fría, los cubanos tienen un historial de apoyo a gobiernos y actores políticos ideológicamente afines.
Y lo han hecho con envíos de médicos, pero también con asesoría técnica y soporte logístico en el campo militar.
Así fue que envió soldados a la Guerra de Angola (1975-2002) o más recientemente los programas “Barrio Adentro” y “Mais médicos”, por los que enviaron personal sanitario a Venezuela y Brasil.
Nos preguntamos cuáles han sido algunas de las intervenciones militares más importantes de la isla en América Latina.

Panamá

El yate con los hombres responsables de ejecutar la invasión de Panamá zarpó el 19 de abril de 1959 del puerto cubano de Batabanó. La expedición había sido promovida por Roberto Arias, un sobrino del expresidente Arnulfo Arias, que logró el apoyo de Fidel Castro.
Aunque los invasores lograron tomar el puerto colonial de Nombre de Dios, la pronta denuncia del mandatario Ernesto de la Guardia ante la OEA y la masiva movilización de fuerzas panameñas, estadounidenses y guatemaltecas derivó en la rápida rendición de los agresores.
Fidel Castro, quien estaba de visita en Estados Unidos, intentó desligarse y calificó la operación como “vergonzosa, inoportuna e injustificada”; mientras que Ernesto “Che” Guevara aseguró que Cuba exportaba ideas revolucionarias pero no la revolución en sí misma.
La Habana ofreció garantías a Panamá de que una agresión similar no sería permitida y logró que los detenidos cubanos fueron repatriados a la isla, donde supuestamente enfrentarían el riesgo de ser sometidos a un tribunal militar. Apenas un mes más tarde, todos estaban en libertad.
“El error de esa operación fue que la mayor parte de los guerrilleros eran cubanos, por lo que no tuvieron apoyo local una vez que llegaron allí. Eran invasores extranjeros. A partir de allí, Cuba cambió la estrategia y usó más combatientes locales”, explicó a BBC Mundo Jonathan Brown, profesor de Historia Latinoamericana en la Universidad de Texas y autor del libro Cuba’s Revolutionary World, sobre cómo la isla intentó exportar la Revolución a otros países a través de la insurrección armada.

Nicaragua

Menos de dos meses después del fiasco de Panamá, en junio de 1959, una expedición de unos 60 hombres armados que partió de Cuba desembarcó en la costa caribeña de Honduras.
Durante un par de semanas acamparon en el lugar esperando para avanzar sobre su verdadero objetivo: Nicaragua, justo al otro lado de la frontera.
Los expedicionarios eran mayormente exiliados nicaragüenses, acompañados de guerrilleros cubanos y guatemaltecos, que buscaban derrocar al mandatario Luis Somoza Debayle.
El gobierno de Honduras envío soldados a la zona que atacaron por sorpresa el campamento, causando la muerte de 6 guerrilleros, hiriendo a 15 y deteniendo al resto. “No fue una batalla, fue una masacre”, lamentó luego Carlos Fonseca, un nicaragüense que fue herido.
Varios de los sobrevivientes regresaron después a Cuba para una larga estadía, donde siguieron recibiendo entrenamiento militar y se reagruparon con otros exiliados nicaragüenses.
“Se convirtieron en los sandinistas. Fidel les siguió apoyando y, al final, sus esfuerzos dieron frutos dos décadas más tarde“, comentó Brown en referencia al triunfo de la revolución nicaragüense en 1979.

República Dominicana

El 14 de junio de 1959, una fuerza de unos 60 hombres -dominicanos y cubanos- despegó del oriente de Cuba en un avión C-46 pintado con los colores de la Fuerza Aérea Dominicana. La nave aterrizó en el aeropuerto de Constanza en el interior del país, donde tomaron un cuartel por sorpresa.
El avión regresó inmediatamente a Cuba, donde Camilo Cienfuegos -quien había estado a cargo de la operación- ordenó el “arresto” del piloto venezolano y luego negó la participación de la isla en el suceso.
En paralelo, tres barcos transportaron unos 150 guerrilleros armados hasta un lugar cercano a Puerto Plata. Estas naves, sin embargo, llegaron con tres días de retraso a Dominicana, lo que permitió al gobierno de Rafael Leónidas Trujillo ponerse en alerta y emboscarlos.
“La fuerza que buscaba instigar una rebelión armada en el territorio nacional ha sido completamente exterminada, todos sus participantes han muerto”, anunció el 23 de junio el portavoz del gobierno dominicano.
En realidad, unos pocos expedicionarios sobrevivieron, incluyendo al comandante cubano Delio Gómez Ochoa, quien pudo regresar a su patria luego de que Trujillo fuera asesinado en 1961.
Según explicó Brown, “en 1959 solamente quedaban cuatro dictaduras en América Latina”, de las cuales tres estaban en el Caribe y Fidel Castro se había propuesto eliminarlas pues “quería crear un mundo que fuera seguro para la Revolución”.
El caso de Trujillo era especialmente preocupante para La Habana.
“Él estaba dando ayuda y refugio a exoficiales del extinto ejército de Batista, que conspiraban para volver al poder en Cuba”, señaló el experto.

Haití

En agosto de 1959, un grupo de unos 30 hombres armados -mayormente cubanos y haitianos junto a dos venezolanos- zarparon de Baracoa, en la costa oriental de Cuba, rumbo a Haití con el fin de promover el derrocamiento del gobierno de François “Papa Doc” Duvalier.
Los voluntarios haitianos habían recibido tres meses de entrenamiento en una base a las afueras de La Habana.
Los expedicionarios contaban con el alzamiento de una columna del ejército haitiano que nunca se produjo, según cuenta el historiador cubano Juan F. Benemelis en su libro “Las guerras secretas de Fidel Castro”.
“La reacción militar haitiana, encabezada por el general Mercerón, fue de íntegro apoyo a Duvalier”, escribe Benemelis.
La consecuencia de ello fue la aniquilación de prácticamente todos los invasores, con algunas excepciones como la de cuatro adolescentes cubanos que fueron capturados, interrogados y deportados.

Argentina

Si las invasiones de Nicaragua, República Dominicana y Haití podían ser vistas como operaciones que buscaban eliminar adversarios peligrosos en el entorno próximo de Cuba, Brown considera que las intervenciones militares en otros países latinoamericanos tenían otra función.
“Cuba luego se vengó de cada gobierno de América Latina que no la reconoció así como de aquellos que se sumaron al boicot de Estados Unidos. Fidel Castro trajo jóvenes de izquierda de esos países a la isla, les dio entrenamiento guerrillero y, luego, los envió de vuelta. Así fue como él siguió interviniendo en la región”, explica el experto.
Uno de esos casos fue Argentina. En 1962, Guevara planificó establecer una guerrilla rural en la provincia norteña de Salta. Al frente colocó a Jorge Ricardo Masetti, un periodista argentino que le había acompañado desde los tiempos de la Sierra Maestra.
En junio de 1963, Masetti encabezó un grupo de cinco hombres armados -cuatro argentinos y un cubano- que ingresó en Salta a través de Bolivia. Uno de ellos viajó a Buenos Aires y Córdoba para reclutar unos 30 hombres adicionales entre los grupos de extrema izquierda.
En un comunicado enviado a la prensa de Buenos Aires, Masetti anunció la existencia del grupo y su intención de liberar a Argentina del imperialismo internacional pero no hubo ninguna reacción.
En febrero de 1964, las autoridades de Salta recibieron información sobre la presencia de hombres sospechosos en un área remota, lo que derivó en una serie de operaciones que culminaron con la incautación de todas las armas, municiones y alimentos del campo guerrillero.
Los hombres de Masetti se pasaron un mes vagando por la selva en busca de comida y refugio.
Al final, tres murieron de hambre, otros tres perecieron en enfrentamientos con las autoridades, unos 13 fueron detenidos sin hacer casi ninguna resistencia, mientras que Masetti se adentró en la selva sin que nadie nunca volviera a saber de él.

Venezuela

El desembarco en mayo de 1967 de un grupo de guerrilleros procedentes de Cuba cerca de la playa de Machurucuto, en el oriente de Venezuela, dejó al descubierto los intentos de injerencia armada de La Habana en ese país.
Héctor Pérez Marcano, uno de los protagonistas de aquella operación, le dijo a BBC Mundo que la misma fue ideada y supervisada directamente por Fidel Castro, quien les brindó todo el apoyo.
Pérez Marcano era parte de un grupo de militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) venezolano que viajó a Cuba a entrenarse como guerrilleros para luego regresar a hacer la revolución en su país.
Según su relato, el plan original era el desembarco de ocho combatientes -cuatro venezolanos y cuatro cubanos- que se iban a unir a un foco guerrillero del MIR que operaba en una zona montañosa a unos 160 kilómetros al este de Caracas.
Sin embargo, la captura de tres tripulantes cubanos de la lancha que les había llevado hasta la orilla puso al descubierto la expedición.
La situación derivó en la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Caracas y La Habana.
Sin embargo, el incidente conocido como “el desembarco de Machurucuto” no fue la primera ni la mayor operación de este tipo que Castro ejecutó sobre Venezuela.
Un año antes había ocurrido una expedición mayor que había trasladado a un grupo de guerrilleros del Partido Comunista de Venezuela formados en Cuba junto a combatientes de la isla, incluyendo a Arnaldo Ochoa Sánchez, quien años más tarde tras alcanzar el rango de general fue fusilado en la isla tras ser condenado en un polémico juicio por narcotráfico.

Perú

En los primeros años de la década de 1960, unos 200 jóvenes izquierdistas peruanos recibieron entrenamiento guerrillero en Cuba.
Según señala Brown en su libro, el grupo más numeroso correspondía a los militantes del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), un grupo formado por jóvenes desertores de las filas del APRA. También había otro conformado por disidentes del Partido Comunista de Perú, que optaron por llamarse Ejército de Liberación Nacional.
Muchos de estos hombres regresaron luego a Perú, donde ambos grupos entraron en acción por separado en 1965, realizando ataques en diversas partes del país.
El gobierno del presidente Fernando Belaúnde respondió con un despliegue abrumador de fuerzas. Las autoridades lograron sofocar esos primeros focos de insurgencia guerrillera en un año, llegando a declarar “misión cumplida”.
Una vez que se dieron cuenta de que había guerrillas en las zonas rurales fueron tras ellas con toda su fuerza. Muchos de los militares de América Latina habían aprendido de lo ocurrido en la revolución cubana y no iban a ignorar la presencia de grupos armados en el país. Eso fue lo que hizo Batista en Cuba en la década anterior: ignoró a las guerrillas en la Sierra Maestra hasta que fue demasiado tarde”, comenta Brown.

Guatemala

“Guatemala fue uno de los proyectos donde más enconadamente se precipitaron Castro y el Che Guevara desde un principio; sobre todo porque Guatemala había concedido bases de entrenamiento para los cubanos exilados que participaron en la abortada invasión de Bahía de Cochinos”, asegura Juan F. Benemelis en su libro.
Sin embargo, según el autor, ya antes de ese episodio el Che Guevara había hecho un pacto secreto con el expresidente guatemalteco Jacobo Arbenz -derrocado por un golpe apoyado por Estados Unidos- para restituirle en el poder.
El 3 de octubre de 1960, el gobierno del presidente Miguel Ydígoras Fuentes divulgó un comunicado en el queinformó que su Fuerza Aérea había atacado una embarcación cubana que aparentemente estaba desembarcando armas en la costa atlántica del país.
Unas tres semanas más tarde, el gobierno denunció un plan para invadir al país a través de la frontera con Honduras.
Aseguraba que la operación iba a ser realizada por una fuerza de unos 200 hombre liderados por Augusto Charnaud MacDonald, exministro de Interior de Arbenz, quien había sido visto por última vez en La Habana.
Al mes siguiente, se produjo un levantamiento militar en las localidades de Zacapa y Puerto Barrios, en el que participó el teniente Marco Yon Sosa, quien tenía contactos con Cuba y luego se convirtió en un comandante guerrillero.
Según relata Benemelis, hubo aviones de la fuerza aérea cubana aprovisionando a los alzados mientras que en Honduras había sido descubierta una columna de hombres armados liderados por oficiales cubanos que buscaban dar apoyo a los rebeldes.
El alzamiento fue sofocado por el gobierno de Guatemala que exigió a la OEA tomar medidas contra Cuba.

Colombia

La influencia y el apoyo de Cuba se encuentra en el origen del Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia.
La primera semilla de esta agrupación la constituyó la “Brigada Pro Liberación José Antonio Galán”, creada en Cuba por seis jóvenes estudiantes colombianos que viajaron a La Habana con becas del gobierno de la isla.
Dos años más tarde, en 1964, con solamente 18 guerrilleros se creó el ELN, a cuyas filas pronto se unirían varios sacerdotes católicos seguidores de la Teoría de la Liberación.
Sin embargo, según señala Brown, una vez que el ELN se puso en marcha se convirtió en un movimiento independiente que no dependía de la tutela de La Habana. Eso, sin embargo, no descarta que recibieran apoyo material de la isla.
En la Conferencia de la Organización Latinoamericana de Solidaridad, realizada en La Habana en agosto de 1967, representantes del ELN recibieron la promesa de armas cubanas suficientes para dotar a 500 campesinos que ellos habían organizado en el oriente de Colombia.
Décadas más tarde, otro episodio.
En marzo de 1981 el gobierno del entonces presidente colombiano Julio Cesar Turbay anunció que su país rompía relaciones con Cuba, acusando al gobierno de la isla caribeña de apoyar un desembarco de armas y combatientes del movimiento guerrillero M-19 en la costa pacífica colombiana, en el departamento del Chocó. Cuba negó en ese momento las acusaciones de Colombia.
El desembarco fue un fracaso, con el ejército colombiano interceptando a los combatientes en la zona selvática del Chocó al poco tiempo de haber llegado a la costa.

El Salvador

La oportunidad para la injerencia militar de Cuba en El Salvador surgió con el triunfo de los sandinistas en Nicaragua en 1979.
Sin embargo, de acuerdo con Brown, eso no se tradujo en la presencia de militares cubanos en El Salvador, sino en un gran apoyo material y en asesoría.
Un informe desclasificado del Departamento de Estado de EE.UU. de 1981 atribuye a Fidel Castro y al gobierno cubano el haber jugado un papel central en promover la unificación de los grupos guerrilleros salvadoreños -cuyos líderes se habrían reunido en La Habana en mayo de 1980-, así como en la entrega encubierta de casi 200 toneladas de armamento que sirvieron para preparar la “ofensiva general” que lanzaron estos grupos en enero de 1981.
Según el gobierno estadounidense, antes de septiembre de 1980 los grupos guerrilleros salvadoreños estaban mal armados y mal coordinados, pero para enero de 1981 -cuando lanzaron la ofensiva- disponían de un impresionante arsenal de armas modernas.
En el año 2000, durante la X Cumbre Iberoamericana en Panamá, el entonces presidente de El Salvador, Francisco Flores, implicó a Castro en la muerte de miles de salvadoreños durante la guerra civil de su país (1980-1992).
“Es absolutamente intolerable que usted, involucrado en la muerte de tantos salvadoreños, usted, que entrenó a muchísimas personas para matar salvadoreños, me acuse a mí de muertes en El Salvador”.
Castro, en un tono beligerante, respondió que “condenamos esos crímenes” y se desligó de esas acusaciones.

Bolivia

Bolivia fue el país escogido por el Che Guevara para demostrar su tesis de que no hacía falta que existieran condiciones objetivas en un lugar para realizar la revolución pues la propia guerrilla era capaz de crear esas condiciones.
Con este convencimiento, en 1966, Guevara viajó de incógnito a Bolivia para encabezar un foco guerrillero en ese país. Le acompañaban unos 25 combatientes cubanos.
Según Brown, este fue el único caso en el que la presencia cubana fue tan importante desde la fallida invasión de Panamá. ¿La razón de ello? Los comandaba Guevara.
La iniciativa duró unos pocos meses. Tras unos éxitos iniciales, los guerrilleros se encontraron huyendo constantemente del ejército boliviano, que parecía omnipresente. Para octubre de 1967, cuando Guevara fue capturado y ejecutado, ya el grupo estaba prácticamente aniquilado.
Hacia el final de la década, las intervenciones cubanas en la región disminuyeron de intensidad.
Según Brown, esto se debió al hecho de que todas las operaciones que se realizaron durante esa década fracasaron, a la muerte de Guevara -que era uno de los principales impulsores de la idea de llevar la revolución al resto de la región- y a la oposición de la Unión Soviética a esta tipo de acciones.
“Moscú estaba en contra de estas intervenciones en el resto de América Latina que no se ajustaban a la doctrina soviética acerca de cómo el comunismo iba a apoderarse del mundo. Ellos siempre se opusieron pese a que Castro siguió haciéndolo durante la década de 1960. Al final, él tuvo que darse cuenta de que no iba a tener éxito. Y eso ocurrió después de la muerte del Che”, concluye Brown.

 


Fuente: Origin.net   .



PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 29, 2019


 

“O CONMIGO O CONTRA MI”

Share

 

 Por JAVIER SANZ

 

Fidel y Raúl Castro, Ernesto Guevara y Camilo Cienfuegos lideraron en 1959 el movimiento revolucionario cubano que provocó la caída de la dictadura del general Fulgencio Batista y la llegada al poder del líder del Ejército Rebelde: Fidel Castro. Otro personaje relevante en el proceso revolucionario, sobre todo en lo relativo a la información y labor propagandística, fue el periodista y escritor Carlos Franqui, editor del periódico clandestino Revolución. Por este motivo fue encarcelado y torturado por la policía. Tras su liberación, se exilió primero en México y luego en Florida , pero pronto fue reclutado por Castro en la Sierra Maestra para continuar trabajando en Revolución y también en la emisora del movimiento guerrillero Radio Rebelde.

Castro

Guevara

Cienfuegos

Franqui

Kennedy

Fuentes

Tras el éxito de la Revolución Cubana, dirigió Revolución, ya convertido en el órgano oficial del gobierno. Durante su mandato como director, y como buen periodista, trató de mantener cierto grado de independencia de la línea oficial e hizo hincapié en las artes y la literatura, contando con autores cubanos e internacionales. Su posición le permitió viajar fuera de Cuba y conocer artistas e intelectuales, siendo el responsable de que muchos de ellos visitasen la isla. Ese “grado de independencia” le ocasionó frecuentes desacuerdos con el gobierno hasta que tuvo que renunciar a la dirección de Revolución. Desde aquel momento se centró en proyectos de arte, como el Salón de Mayo de exposiciones en La Habana, donde estaban representados algunos de los principales artistas del mundo. Aún así, seguía teniendo problemas y en 1963 se le “permitió” salir de Cuba e instalarse en Italia. Su ruptura con la Cuba oficialista se hizo patente y definitiva cuando firmó una carta en rechazo de la invasión soviética de Checoslovaquia. Fue calificado oficialmente como traidor por el gobierno cubano y, lógicamente, se le acusó de tener vínculos con los EEUU. Había que borrar el rastro de aquel revolucionario traidor… y así lo hicieron en las fotografías.

Una de la primeras medidas que tomó el nuevo régimen fue la prometida ley de reforma agraria, para lo que se creó el Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) que se convertiría en el centro del poder del Estado cubano. Comenzaron las expropiaciones, nacionalizaciones y confiscación de bienes en manos de la clase alta, cercanos a Batista, así como los de algunas empresas extranjeras, sobre todo estadounidenses. Estas nuevas medidas también afectaron a un deporte imperialistacomo el golf. Algunos campos fueron roturados para el cultivo, otros convertidos en escuelas militares… sólo quedó el Varadero Beach. A finales de 1962, poco después de la Crisis de los misiles, y parece que como un guiño al presidente J.F. Kennedy, se disputó un partido de golf entre Fidel Castro y el Che. Por indicaciones directas de Fidel Castro, Lorenzo Fuentes, el periodista que cubría la noticia, ya tenía el titular para el día siguiente “El presidente Castro desafía al presidente Kennedy a un partido amistoso de golf“. Como Fidel nunca había jugado al golf tuvo que recibir unas clases rápidas del Che que en su Argentina natal había sido caddie para ganar algo de dinero. El juego se convirtió en una pelea de gallitos a los que no les gustaba perder. Al final, lógicamente, se impuso el Che. Sobre un campo de par 72, el Che hizo +55 y Fidel +78.

Cuando Lorenzo Fuentes escribió la crónica del partido, incluyendo el titular “sugerido”, se le olvidó obviar un pequeño detalle… Fidel había perdido el partido. Al día siguiente fue despedido y cayó en desgracia ante el régimen hasta que pudo huir a Miami.

 

Javier Sanz nació en la década del 70 en Teruel, España y residente en Zaragoza. Sanz es un viajero empedernido, un apasionado de la Historia y un amante de la naturaleza. Sanz ha publicado artículos en Revista Medieval y en XLSemanal, colaborado en “A vivir que son dos días” de la Cadena Ser y formado parte de lainformación.com. Escribe en el Diario de TeruelGaceta Newspaper (Florida, EEUU), en el magazine para iPad Revista UnBreak y en el portal Sesión de Control. Además es director de la revista de relatos para autores noveles Entropía y cocreador, junto a Pablo Castañón, de la iniciativa solidaria Letras en el Sahara. Ha publicado los libros “Nunca me aprendí la lista de los reyes godos“, “De lo humano y lo divino“, “Caballos de Troya de la historia“, ¡Fuego a discreción!

historiasdelahistoria@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 27. 2019


 

Secuestrado

Share

 

El 23 de febrero de 1958, el cinco veces campeón de Fórmula Uno, Juan Manuel Fangio, de Argentina, es secuestrado en Cuba por un grupo de rebeldes de Fidel Castro.

Fangio fue sacado de su hotel en La Habana el día antes del Gran Premio de Cuba, un evento destinado a mostrar la nación isleña. Fue liberado ileso varias horas después de la carrera. El secuestro estaba destinado a causar vergüenza internacional al presidente cubano, Fulgencio Batista, cuyo gobierno derrocaría Castro el 1 de enero de 1959.

Además del secuestro de Fangio, el Gran Premio de Cuba se vio empañado por la tragedia cuando un conductor cubano llamado Armando García Cifuentes perdió el control de su automóvil en una parte cubierta de aceite del circuito callejero y se lanzó contra una multitud de espectadores. Siete personas murieron y docenas más resultaron heridas. El choque dio lugar a una inmediata especulación de que los seguidores de Castro habían saboteado el curso cubriéndolo con aceite; sin embargo, luego se creyó que una línea de aceite rota en un automóvil conducido por el argentino Roberto Mieres era la causa de la mancha.

El incidente de secuestro ocurrió al final de la legendaria carrera de Juan Manuel Fangio. “Fangio, quien nació el 24 de junio de 1911 en Balcarce, Argentina, dejó la escuela a la edad de 11 años para trabajar como asistente de mecánico y desde joven corrió” autos en los caminos sin pavimentar de América del Sur ” Según su obituario de 1995 en The New York Times.

Después de que las carreras modernas de Fórmula Uno comenzaran en 1950, Fangio ganó su primer campeonato mundial en 1951. Repitió esta hazaña en 1954, 1955, 1956 y 1957. Fangio dejó las carreras en 1958, afirmando que los autos se habían vuelto demasiado rápidos y peligrosos. Según el Times: “Que sobreviviera para disfrutar de su riqueza a pesar de correr en una era sin cinturones de seguridad y uniformes ignífugos era un mérito de sus habilidades, de los autos que manejaba y sin mucha suerte”.


Fangio murió en Buenos Aires a la edad de 84 años el 17 de julio de 1995. Su récord de cinco títulos mundiales de Fórmula Uno se mantuvo hasta 2003, cuando Michael Schumacher de Alemania ganó su sexto campeonato mundial (Schumacher se retiró en 2006 con un total de siete títulos mundiales) .

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 23, 2019


 

“La Subversión”

Share

 

 

“…Cae un avión…Era la hora…

Hubo una guerra subversiva. La nación corrió el peligro de ser tomados por grupos armados capaces de organizarse y emprender acciones conjuntas de profundo alcance. A esta organización no la demostraron en los secuestros que les aportaban gruesas sumas con las que con holgura cubrían sus cuantiosos gastos, pues las técnicas empleadas eran comunes a las de las bandas simplemente delictivas. Demostraron su capacidad militar en los asaltos a los diversos cuarteles y, sobre todo, en su ocupación de las serranías tucumanas. La subversión emplea distintas tácticas.  La más generalizada es la gramsciana, basada en copamiento de las conciencias mediante el adecuado empleo de técnicas aportada por la psicología freudiana. Otra era la lucha urbana, para la que se necesita el apoyo de fuertes sindicatos adoctrinados. Y otra la guerrilla rural, con la que Fidel Castro obtuvo el triunfo en Cuba y con la que Ernesto Guevara  fracasó en Bolivia a pesar de su dedicación, tal vez  coraje y experiencia. Para la guerrilla rural la subversión halló un magnifico escenario en los cerros tucumanos. La espesura de la vegetación permite que un grupo de carpas de campaña quede perfectamente oculto. Se dispone en todas partes de agua para beber sin necesidad de salir a lugares poblados. Pueden caminarse largas distancias sin dejar rastros, aprovechando los arroyitos. En lugares apropiados, desde un árbol elevado se observa al enemigo sin ser visto. Sin duda durante el gobierno de Isabelita Martínez la subversión se fortificó. El cuerpo de Ejército con asiento en Córdoba y jurisdicción sobre Tucumán decidió hacer una inspección aérea, y allá fueron en un avión bimotor.  Su jefe, General Enrique Salgado, el jefe de una brigada de infantería, General Ricardo Muñoz, con varios oficiales. Trece en total. En Tucumán lo levantaron al jefe de policía, mayor Roberto Biscardi y, por falta de espacio, lo dejaron al Teniente Coronel González Navarro que gracias a esa circunstancia salvaría su vida. Así el avión fue derribado por los subversivos el domingo 5 de enero de 1975 a las diez de la mañana mientras inspeccionaban esos bosques. Cayó en la selva, cerca de la angostura, a un kilómetro y medio del camino que conducía  a Tafí del valle.

Castro

Guevara

Martínez de Perón

Para no alarmar a la población se habló de un accidental choque con el cerro viajando a salta. A la ceremonia de recibir los ataúdes acudió la Isabelita. El comandante del ejército, general Leandro Amaya, dijo: El ejército se pone de pie, presenta armas. Era la  hora.  Hoy recorriendo la ruta a mi Tafí del Valle puedo apreciar con nostalgia y contrariedad un lugar dejado, casi abandonado. Una parcela como los paisanos del lugar  levantan sus santuarios al gauchito Gil o a la difunda correa. Se  llama  el Apeadero General Muñoz. Terreno  que sirve de homenaje a aquellos militares. Con enorme tristeza me viene a la mente el concepto general de que los ciudadanos son iguales.  Bien vale la pena modificarlo separando dos clases.  El ciudadano común y los Héroes de guerra. Los que han jugado su vida por la patria y se merecen todos los honores, todos los privilegios, todas las atenciones, todas las desigualdades a su favor. Oficiales y soldados que cumpliendo con su deber defendiendo a su patria la han perdido la vida por  protegerla.  La expusieron ante el enemigo. Su distinciones, es una obligación nacida de la más elemental decencia. Seríamos unos canallas despreciables regateando esa consideración. Honrar a los que nos defendieron es la mínima política de conservación y de defensa.

 

Dr. Jorge B. Lobo Aragón

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 13, 2019


 

VENEZUELA Y LA IZQUIERDA DORIAN GRAY

Share

 

 Por Mauricio Ortín

 

Lo único bueno que deja la triste crisis venezolana es que exige a la política a que muestre el verdadero rostro del mal y el de sus aliados. El chavismo-madurismo es lo peor que le ha pasado a Venezuela en toda su historia. La banda de asesinos, ladrones, narcotraficantes y demagogos que se adueñó  del poder del Estado ha destruido la economía, la justicia y la democracia, y ha envilecido a sus fuerzas armadas y desquiciado a la sociedad a tal  punto  que huir de Venezuela es el único proyecto alternativo a una existencia miserable. Una vez más, se constata que el socialismo en crudo y en acto es objetivamente el mal de estos tiempos. Sólo hay que recorrer la miseria, el genocidio, la esclavitud, la injusticia que han dejado y dejan las dictaduras comunistas desde 1917 a la fecha para reconocer el  mal. Cien millones de asesinados en menos de cien años es un número que ha sido aceptado por ellos mismos. ¿Cómo se explica que, con semejante cantidad de cadáveres blanqueados del placard, la izquierda se arrogue superioridad moral? ¿Qué credenciales la avalan para mirar por sobre el hombro a los que no comparten sus ideas y jamás propiciaron o justificaron asesinatos masivos? El marxismo-leninismo, en todas sus variantes, propone como objetivo político eliminar físicamente una clase social. El genocidio de los burgueses es parte explícita de su programa de acción. Y que estos fanáticos  son de cumplir con sus promesas no cabe duda alguna. Ahí están las extendidas obras de Stalin, Trotsky, Lenin, Mao, Castro, Che Guevara, Pol Pot y otros para corroborarlo. Pero, es evidente, la izquierda tiene mejor prensa que la derecha. No se venden remeras con la imagen de los fusilados por el Che Guevara pero sí de este último y la televisión oficial argentina a partir de la presidencia de Néstor Kirchner sostiene al Canal Encuentro dedicado, en gran parte, a hacer la apología del terrorismo que asoló a la Argentina en la década del 70’. Lo que, por la continuidad  auspiciada por  Macri, parece ser una suerte de “política de Estado”.

 Es un hecho: la izquierda maneja la propaganda política con una maestría sin par y sin el menor escrúpulo. Inventa, tergiversa e impone a los hechos sus interpretaciones de guerra de clases y, si no se ajustan, peor para ellos. Repetir una mentira hasta el cansancio y escrachar por facho al que la desmiente es una táctica que le dado buenos resultados sin importar lo ridículo o cínico que signifique defender lo indefendible. Que Nisman se suicidó, que la denuncia que hizo contra Cristina era un mamarracho, que Milagro Sala es perseguida por trabajar para los pobres, que los desaparecidos son 30.000, que en los 70’ no hubo una guerra sino un genocidio, que el ex terrorista Horacio Verbitsky es un campeón los derechos humanos, que en Cuba se vive con dignidad o que la proclamación de Juan Guaidó como presidente de Venezuela es un golpe de Estado al gobierno de Nicolás Maduro son algunas de las cuentas de ese infinito collar. Hay que señalar que a la izquierda le importa un cuerno la formalidad “pequeño burguesa” de las instituciones liberales. Acatan la ley en la medida que les sirve para llegar al poder. Una vez instalados, ellos son la ley y entonces comienza la “dictadura del proletariado” (eufemismo de dictadura del partido Comunista). Pues bien, para de alguna manera justificar el apoyo al energúmeno de Maduro o, en su defecto, el no reconocimiento al presidente Guaidó, se desgarran las vestiduras ante el apoyo explícito de Donald Trump. Dicen que al presidente norteamericano no le interesa la democracia sino el petróleo de Venezuela. Sin embargo, le ruegan a los EE.UU. para que les siga comprando mientras Maduro se lo regala al régimen cubano. .

Pino Solanas, Víctor Hugo Morales, Maradona, Atilio Borón, el kirchnerismo en bloque, Pérez Esquivel, Hebe de Bonafini, Luis D’Elía, Mempo Giardinelli, Gustavo Silvestre y casi toda la izquierda ha salido a romper lanzas para salvar al energúmeno de Maduro. Es que al otro lado está la derecha (el mal) acaudillada por el diablo mayor (Trump). Les importa un rábano  los cuatro millones de venezolanos que emigran con lo puesto (la mayor catástrofe humanitaria de la historia de América latina) huyendo de la peste “bolivariana”, dejando bienes, afectos, tierra y llevando consigo solo la esperanza encontrar un lugar en el mundo. Ahh…, pero es culpa de Trump. ¡Se puede ser más miserable!

El papa Francisco, por su parte, está preocupado por el derramamiento de sangre que supone la proclamación de Guaidó. El mismo argumento esgrimió el gobierno ruso para no reconocer a Guaidó. También, en un tiro por elevación aludió a Trump y coincidió con la izquierda en Panamá, cuando dijo: “Nuestros pueblos no son el ‘patio trasero’ de nadie”. No se enteró, así parece, que el derramamiento de sangre provocado  desde el poder y contra los débiles transcurre desde hace  casi dos décadas en Venezuela. Tampoco registró el hambre de los niños venezolanos, ni la diáspora forzada de los desesperados que huyen a pie.

En fin…, si algo me queda claro de esto último es que Donald Trump (la encarnación del “mal”) es un dechado de virtudes morales al lado de los que, supuestamente, personifican el bien.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 29, 2019


 

K-12: paralelos con Venezuela

Share

 

 Por Bruce Deitrick Price

 

Un país tan maravilloso. Venezuela es el doble del tamaño de California, con una mezcla de climas tropicales y templados, con 1,500 millas de costa y, adivina, más reservas de petróleo que cualquier otro país del mundo. ¿Qué puede salir mal? Venezuela lo tiene todo, desafortunadamente incluyendo un gobierno socialista.
Barron’s informó (8 de abril de 2017): “Venezuela está en caída libre [.] … Una vez que la nación más rica de América Latina y un destino turístico promocionado en anuncios de aerolíneas de la década de 1950, Venezuela ahora enfrenta escasez de alimentos y medicamentos básicos [.] “
El Washington Post informó (12 de febrero de 2018) que “la economía de Venezuela es tan mala que los padres están dejando a sus hijos en orfanatos”.
¿Cómo podrían tantas bendiciones ser convertidas en fracasos? The Panama Post presentó (21 de diciembre de 2017) un profundo análisis político de la difícil situación de Venezuela. Las armas clave utilizadas en su contra, según este informe, son el “engaño y la distracción”.
Muchos verán un paralelo con nuestro sistema K-12:
Durante años, los socialistas del mundo han defendido con éxito la idea de que Venezuela es una democracia algo deteriorada pero, después de todo, una democracia. Una democracia donde hay un gobierno que supera sus límites y tiene aspiraciones dictatoriales y, por otro lado, una oposición democrática y moderada que busca cambiar el gobierno a través de elecciones democráticas. Y siempre han estado tan cerca de lograr este objetivo, pero para X o Y no podrían: si solo tuvieran un X por ciento más de apoyo, o si hubieran tenido más voluntarios en las mesas de votación, o más líderes carismáticos, o la interminable cantidad de racionalizaciones mediocres ideadas para ocultar la verdad [.]
Una y otra vez, desde antes de que llegara al poder el traidor y golpista Hugo Chávez al poder, este cartel, ideado y apoyado por el tirano Fidel Castro de La Habana, ha utilizado las más meticulosas técnicas maquiavélicas-leninistas de engañar a través del engaño y la distracción. . Han colocado magistralmente a los políticos para seducir y guiar a las masas de la oposición a lo largo de caminos ‘electorales’ destinados a fracasar, mientras que sin demora ponen al Cartel en el poder [.]
Del mismo modo, en los Estados Unidos se nos alienta a creer que el sistema de escuelas públicas es un servidor algo deteriorado de la gente, pero, después de todo, un servidor. Siempre hay reformas que se están desarrollando, y entonces tendremos la perfección en las escuelas. Siempre hemos estado tan cerca de lograr este objetivo. Si solo tuvieran un X por ciento más de apoyo, o si tuvieran más padres involucrados en las escuelas, o políticos más inteligentes, o cualquier cantidad interminable de racionalizaciones mediocres, se puede idear para ocultar la verdad.
Personas como Castro han usado las más meticulosas técnicas maquiavélicas-leninistas de engañar a través del engaño y la distracción. Han colocado magistralmente a los educrats para seducir y dirigir a las masas de la oposición a lo largo de los caminos “progresistas” destinados a fallar, mientras que impregnan sin problemas el Establecimiento de Educación en el poder.
Samuel Blumenfeld declaró de manera concisa que “la educación K-12 es una empresa criminal de arriba a abajo”.
Así que hay dos obituarios tristes. Venezuela lo tiene todo pero es un caso de escopeta. El sistema de escuelas públicas de Estados Unidos lo tiene todo pero, para la mayoría de los estudiantes, es un caso perdido. Podría decirse que estos dos sistemas son gemelos fraternos golpeados en sus deformidades actuales por el engaño y la distracción socialista.

John Dewey

 

Hugo Chávez

 

Fidel Castro

El socialismo realiza todo lo que necesita para explicar por qué nuestras escuelas son ineficaces y sobrevaloradas. Todo lo aclamado como un rescate o salvación nos acerca cada vez más al declive y al colapso. La meticulosa intromisión maquiavélica-leninista nos ha desgastado.
En 1931, el Establecimiento de Educación Estadounidense proclamó la salvación de la lectura. Enterraríamos los fonemas, que nunca funcionaron, y en su lugar haríamos que los niños memorizaran cada palabra inglesa a la vista. Este fue un desastre calamitoso con el que aún vivimos. Tenemos 50 millones de analfabetos funcionales. Como resultado, el país está aturdido en sus pies. Este parece ser el objetivo de nuestros educratas progresistas.
En 1962, el mismo patrón arrogante y de auto-felicitación continuó. Finalmente, por fin, nuestros profesores habían descubierto cómo deberían enseñarse las matemáticas. Este avance fue llamado New Math. Hubo una acumulación de un año para este extraño fallo inane. Pocas escuelas se mantuvieron firmes durante incluso dos años. New Math the Sequel, alrededor de 1985, fue llamada Reform Math. New Math 3 se llama Common Core Math. Estas cosas no fueron diseñadas por los matemáticos. Todos fueron diseñados por profesores de extrema izquierda en el Establecimiento de Educación. El objetivo parece ser evitar que los niños aprendan a hacer matemáticas sin una calculadora. Aparentemente, a los líderes socialistas no les gusta la aritmética más de lo que les gusta leer.
Luego llegamos a la enseñanza de los hechos y del conocimiento. El Establecimiento de Educación desestimó todo el proyecto, pero los padres seguían preguntando: ¿no deberían los niños saber dónde se encuentra Texas en un mapa? Lo que se necesitaba era la ilusión de enseñar conocimientos, pero sin que nadie aprendiera mucho. ¿Cómo podrías manejar eso? Nuevamente, tuvimos el interminable e importante auto-dazzle que nos aseguró que el Constructivismo era una forma nueva y audaz de enseñar todo con más éxito. Aquí nuestros expertos encontraron un nuevo truco impresionante en su audacia. A los maestros ya no se les permitiría enseñar. Los niños deben crear su propio conocimiento nuevo. Como resultado, el conocimiento ha disminuido junto con la lectura y las matemáticas.
John Dewey fue nuestro Fidel Castro. Esa es una forma de ponerlo. Cada uno era tan inteligente, tan incansable, tan impresionante, pero finalmente un tirano que no quería construir a su gente, sino controlarla.
Mona McNee explicó este punto en su libro El gran desastre de la lectura: “El deweyismo es intrínsecamente contradictorio. A pesar de su discurso sobre el centrado en el niño, realmente buscó sacrificar la individualidad de los niños al grupo […] … Mientras se burlaba de la autoridad tradicional que quería reemplazar, no dudó en incorporar una autoridad propia más intensa “.
Dewey y los típicos dictadores socialistas dicen que quieren liberar a la gente. Sí, desde cualquier poder excepto afecte a ellos mismos.
Mejorar el K-12 estadounidense requiere enfrentar algunas realidades desagradables, a saber, que los esquemas socialistas progresistas nos han controlado mediante el uso de “una cantidad infinita de racionalizaciones mediocres”. Las mejores escuelas fueron prometidas de manera exhaustiva, pero el producto real entregado por nuestro Establecimiento de Educación fue la muerte de la educación tradicional.

 

Bruce Deitrick Price es autor de ocho libros, un artista y un poeta. También es uno de los principales escritores de Estados Unidos sobre reforma educativa. Fundó Improve-Education.org en 2005 y desde entonces ha publicado casi 400 artículos en Internet. Su especialidad es explicar las teorías y métodos disfuncionales que se encuentran en las escuelas públicas.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2019


 

El día que Castro descubrió que era Marxista-Leninista

Share

 

Tras un año de relaciones muy tensas entre Estados Unidos y Cuba, el líder cubano Fidel Castro declara abiertamente que es un marxista-leninista. El anuncio selló la amarga animosidad de la Guerra Fría entre las dos naciones.

Castro llegó al poder en 1959 luego de liderar una exitosa revolución contra el régimen dictatorial de Fulgencio Batista. Casi desde el principio, a los Estados Unidos les preocupaba que Castro fuera demasiado izquierdista en su política. Implementó la reforma agraria, expropió propiedades de compañías petroleras extranjeras y, finalmente, se apoderó de todas las propiedades de propiedad extranjera en Cuba. También estableció relaciones diplomáticas estrechas con la Unión Soviética, y los rusos pronto proporcionaron ayuda económica y militar. Para enero de 1961, los Estados Unidos habían roto relaciones diplomáticas con Cuba. En abril, tuvo lugar la infortunada invasión de Bahía de Cochinos, en la que cientos de rebeldes, armados y entrenados por los Estados Unidos, intentaron un aterrizaje en Cuba con la intención de derrocar al gobierno de Castro. El ataque terminó en una triste derrota militar para los rebeldes y un embarazoso contratiempo diplomático para Estados Unidos.

En diciembre de 1961, Castro dejó en claro lo que la mayoría de los funcionarios de los Estados Unidos ya creían. En un discurso televisado el 2 de diciembre, Castro declaró: “Soy marxista-leninista y lo seré hasta el final de mi vida”. Continuó diciendo que “el marxismo o el socialismo científico se ha convertido en el movimiento revolucionario de los trabajadores”. clase “. También señaló que el comunismo sería la fuerza dominante en la política cubana:” No puede haber tres o cuatro movimientos “. Algunos cuestionaron la dedicación de Castro a la causa comunista, creyendo que su anuncio era simplemente un truco para obtener más ayuda soviética. Castro, sin embargo, nunca se desvió de sus principios declarados y se convirtió en uno de los jefes de estado más antiguos del mundo. A fines de julio de 2006, un enfermo Fidel Castro cedió temporalmente el poder a su hermano menor Raúl. Fidel Castro renunció oficialmente en febrero de 2008. Castro murió el 25 de noviembre de 2016, a los 90 años.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 2, 2018


 

FIDEL OPUS 2

Share

 

Escribe LUIS BARDIN.

 

 FIDEL OPUS 2

 

Hoy se cumplen ya dos años de ese previsto final

que aguarda, tarde o temprano, a jerarcas poderosos,

dictadores inhumanos, a corruptos y a malvados.

Su vida no fue un ejemplo ni glorioso su pasado.

Fue siempre un cruel dictador que ha convertido a su tierra

en una cárcel sin rejas con gente sin ambición.

Fue el inventor de un Edén donde aprender es gratuito

para poder enseñarles desde escuelas del partido

lo que habría de transformarlos en sus más fieles adictos.

Temía la libertad del que piensa por sí mismo

y a la loca iniciativa que vence determinismos.

En ese Edén postulaba que el reclamar y exigir

era una gran rebeldía y un verdadero delito.

Que estaba mal el sentir la ambición que ha algunos hombres

los hace grandes creadores que piensan con albedrío.

Él anuló a un noble pueblo que siempre lo hubo apoyado.   

Su icono, el “Che” Guevara, muchas mentes ha permeado

aunque tras la Perestroika algo anticuado ha quedado.

Ya jóvenes idealistas e intelectuales frustrados

y en nuestro propio país, los zurdakas extraviados,

aunque se sientan castristas mentalmente están castrados.

 

                                                                                    Luis Bardín.  

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 25, 2018


 

LA GUERRA MUNDIAL CONTRATERRORISTA GLOBAL. ¿HÍBRIDA… CON DERIVACIÓN QBN?

Share

 

 

 

Grl. Heriberto J. Auel

Abril de 2015

 

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro;

si no conoces a los demás pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y

ganarás otra: si no conoces a los demás y no te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla”.

Sun Tzu – S. Vto a C-

 

  1. La situación estratégica que nos envuelve.

  2. La “modalidad” de la presente guerra mundial.

  • Nociones básicas acerca de la guerra híbrida -GH-.

  1. La Revolución de los Asuntos Militares -RAM- y la GH.

  2. Posición adoptada por países y organizaciones internacionales ante la conceptualización de la GH y la situación argentina.

  3. La reorganización de las Fuerzas Terrestres -FFTT-.

  • El Hizballah y el paradigma de la GH.

  • ¿Híbrida…con derivación nuclear?

 

  1. La situación estratégica que nos envuelve.

A pesar de que la dirigencia política argentina lo ignore, o simule ignorarlo, los argentinos -como sociedad- estamos actualmente abarcados por una compleja e inédita guerra mundial que transita -en el 2015- su décimo cuarto año, en un continuo y progresivo agravamiento.

Pero además, esta misma dirigencia, en pleno proceso electoral “para cambiar el rumbo de la historia”, hasta hoy no ha dicho una sola palabra sobre los dos “estados de guerra” (1) -hoy presentes e incardinados-  que son directa herencia de las recientes guerras que la nación sostuvo en  la última mitad del siglo XX.

Unánimemente, estos conocidos líderes concluyen -con todo acierto-, que la preocupación central de la ciudadanía es la inseguridad nacional -que comprende la inseguridad pública y la indefensión estratégica- sin embargo, por las propuestas que nos hacen conocer, o ignoran irresponsablemente la naturaleza de la situación y de los conceptos más elementales de las preceptivas polemológicas y estratégicas que están  en plena y acelerada evolución en los ambientes académicos, políticos y estratégicos del mundo desarrollado y en algunos países vecinos, o bien carecen de ideas, de soluciones.

Hechos recientes que han conmovido al país, directamente relacionados con la guerra mundial en acto -como lo es la muerte del Fiscal General Nisman- no han logrado romper el llamativo silencio de los candidatos, a pesar de que se encuentran en plena carrera electoral. ¿Cuál es la razón de éste silencio atronador? Es ignorancia, cobardía o compromiso asumido con quienes instalaron la política de derechos humanos unidireccionados. “De esto no se habla”.

Tanta irracionabilidad se debe -sin dudas- a causales muy profundas, que hunden sus raíces en nuestro pasado reciente. La Argentina ha debido enfrentar -a partir de 1959-   una larga guerra civil revolucionaria, asimétrica, no convencional, ante una sorpresiva agresión estratégica internacional -en el marco de la guerra fría- que cabalgó antiguas crisis de arrastre, llevando a sectores sociales medios, fuertemente resentidos, al empleo de tácticas terroristas -impulsadas por el odio- de raíz ideológica.

Cuando ésta guerra muy-limitada aún no había finalizado, el RU plantó un señuelo en el Atlántico Sur que -nuevamente por sorpresa-, nos llevó a escalarla a una guerra breve, convencional, de carácter limitado, dentro del propio Hemisferio. (2)

Vivimos y somatizamos las consecuencias de ambas guerras, como posguerras no digeridas, no asimiladas y menos aun asumidas políticamente. Por ello se mantiene la ignorada ¿? situación de los “dos estados de guerra” que a partir de 1983 se incardinaron, empleando para ello las consecuencias del Decreto 158/83 y de la política de derechos humanos unidireccionados, ambos medios conducidos localmente -hasta hoy- por el anciano terrorista y agente británico Horacio Verbitsky. Es en éste punto donde las dos guerras recientes ingresan a una síntesis que dificulta la comprensión situacional, para los analistas estratégicos amateurs. (3)

En Iberoamérica la Argentina es el único país que recientemente ha reunido tan caras y dolorosas experiencias. Ambas nos han llevado a la actual decadencia generalizada. Con el cúmulo de tan caros conocimientos deberíamos haber logrado una reacción homóloga a la de Alemania o de Japón, luego de sus derrotas estratégicas en 1945. Pero el colapso del “Proceso” fue fatal para nuestro país. El “entrismo de izquierda” alcanzó -desde entonces- el poder y con todo sigilo nos ha llevado a una situación que se hace ya   insostenible, bajo dirección del Foro de San Pablo, en las últimas etapas.

La difícil y compleja crisis que atraviesa el proceso pseudo-revolucionario subcontinental -por la grave situación que viven los países que lo impulsan- ya fuere en nuestra Patria como en la región, si bien abre una ventana de oportunidad para superarlo, también radicaliza a sus actores -abiertos o encubiertos- y ello amenaza con el regreso de la violencia. La oportunidad de los argentinos para el “cambio de rumbo” se da a fines del año en curso y ésta podría ser la última oportunidad para las presentes generaciones.

Si el soberano no toma conocimiento de las profundas causas de su decadencia y de los presentes riesgos y amenazas a la Seguridad Nacional, actualmente descontrolados, el “cambio de rumbo” se hará imposible. Hasta el presente, vamos en camino a la auto-destrucción, inconscientemente. Para tratar las causas de nuestra decadencia -que se ha acentuado en las últimas décadas- nos remitimos a la página web del IEEBA (4) y (5). Y para difundir la naturaleza y modalidad de los riesgos y amenazas a la Seguridad Nacional en curso, desarrollaremos los siguientes puntos.

  1. La “modalidad” de la presente guerra mundial.

 

Terminada la posguerra fría -1991/2001- período caracterizado por diversas opciones estratégicas -“optimistas, pesimistas o realistas”- en el Norte desarrollado y una “gran confusión” en la dirigencia del Sur subdesarrollado, las teorizaciones cedieron paso a las nuevas modalidades de conflictos y guerras que proliferaron espontáneamente, en las más diversas regiones del orbe.

En el mundo desarrollado se reaccionó rápidamente y las “transformaciones” conceptuales y orgánicas continúan abiertas, en permanente debate y reorganización. En nuestra región iberoamericana, desde principios del nuevo siglo se reinició -con el ascenso del precio del crudo- el proceso revolucionario paralizado por la implosión soviética, que pasó a ser conducido por el Foro de San Pablo -que reúne a estalinistas y socialdemócratas-, en alianza estratégica con los epicentros de violencia del Gran Medio Oriente y Asia, vía Caracas.

Las modalidades con que se manifiesta esta guerra mundial cubre una amplísima gama de variantes, según los diferentes objetivos que se persiguen en diversas y distantes áreas en las que se desarrolla, compartiendo en cambio características generales y la conformación de los actores-directores complejos -“los enemigos sin rostro”- con los que se enfrenta hoy Occidente (6).

En nuestra querida Patria Argentina se vive de espaldas a esta conflictiva situación internacional. Carecemos -por Ley- de planeamiento estratégico, de inteligencia estratégica y además, de objetivos políticos. El cuasi-Estado remanente no cumple mínimamente con su primaria responsabilidad -su razón de ser- la Seguridad Nacional.

Ante ésta dramática escena, la dirigencia calla, de rodillas ante una “vaca sagrada”: la política de derechos humanos, conducida en el subcontinente por el Foro de San Pablo que reúne a las diversas vertientes del comunismo internacional.

 

A la vez la ciudadanía -el electorado- ya llamada a las urnas, carece de una mínima información referida a los riesgos y amenazas estratégicos presentes, envuelta en elaboradas falacias -más conocidas como “relatos” mientras se avanza hacia el caos social y al Estado Fallido. Nuestro propósito es brindar, en éstas líneas, una información mínima al respecto, a pocos meses de las elecciones presidenciales.

Es el Soberano -el Pueblo- quien debe salvarse a sí mismo. Vivimos en una República y el “electorado es el mandante”.

 

  • Nociones básicas acerca de la GH (7) (8) (9).

Frente a la evidente superioridad militar convencional de Occidente -al comenzar el siglo XXI- su sorpresivo enemigo “no occidental” desarrolló formas de empleo de fuerzas orientadas a la explotación de sus “debilidades”, en particular las de carácter no militar, que apuntan fundamentalmente a los campos de la representación cognoscitiva y al tono moral de la población. Así lo hemos visto en las agresiones del Hizbollah en el 2006 y del Hamas, en el 2014.  

 

Thomas Huber -historiador- describe en 1996 a éste nuevo fenómeno como el combate coordinado de fuerzas regulares -convencionales- con irregulares -no convencionales- y lo conceptualiza como “guerra compuesta”. Advierte que estas fuerzas, que actúan bajo mando unificado de modo coordinado y cohesionado, nunca lo hacen fusionadas en el combate y advierte que proporcionan ventajas no igualables por fuerzas convencionales que operen en soledad. Éste concepto nos recuerda a la “guerra de zapa” que instrumentó el Br Grl San Martín en la Campaña Libertadora, o bien las ideas expuestas por Clausewitz y K. Holsti, hace años, que comentamos en el año 2011 en un trabajo anterior y que citamos a continuación (10):

“Señala Raymond Aron, en “Pensar la Guerra”[1], que al final de sus días Clausewitz comenzó una revisión de su monumental obra[2], puesto que descubrió, en el plano del concepto, lo que jamás había comprobado en el campo de batalla. Ese descubrimiento giraba en torno a una modalidad de combate distinta a la que él había reducido abstractamente como “duelo”, es decir, el enfrentamiento por aniquilamiento entre dos ejércitos pertenecientes a sendos estados nacionales. El descubrimiento giraba en torno de lo que hoy se denomina “guerra asimétrica”. Quedaba sobrepasado el conflicto del “fuerte contra el fuerte” y emergía -con toda su crudeza- la posibilidad del enfrentamiento entre un fuerte (defensivo) y un débil (ofensivo)”.

 

[1] Aron Raymond. “PENSAR LA GUERRA”, Instituto de Publicaciones Navales, Buenos Aires, 1988.

2 V. Clausewitz C. “DE LA GUERRA”, Editorial Océano, Buenos Aires, 1958.

………………..

“Éste tipo de amenazas ha proliferado como consecuencia del desplome del sistema bipolar de la guerra fría y el ingreso a una nueva etapa de la civilización. Los combatientes de antiguos bandos revolucionarios han devenido en bandas criminales, equipadas con elementos de tecnología satelital que les permiten constituirse en nodo de una red mayor, en la que circulan las diversas actividades del nihilismo posmoderno: guerrilla, narcotráfico, tráfico de armas, guerra en la infosfera, contrabando, tráfico de órganos, tráfico de niños, esclavismo, secuestros extorsivos, tráfico de animales exóticos, tráfico de piedras preciosas, terrorismo islámico, etnicismo genocida, etc.”.

……………….

“El profesor emérito de la Universidad de Vancouver -Columbia Británica- Kalevi Holsti  desarrolló la teoría de las guerras de la ´tercera clase’. La importancia de la misma no obsta para plantear una modificación del cuadro legal precedente, cuyas razones de validez no objetamos. Sin embargo, entendemos que el nuevo concepto de guerras de la ‘tercera especie´, amerita la apertura del marco de comprensión y el desarrollo de su conceptualización, búsqueda y descripción”.

 

Los Cnl(s) chinos Qiao Liang y Wang Xiangsui -en 1999- denominaron “guerra sin restricciones” al empleo lo más amplio posible de todos los medios para oponerse a un enemigo tecnológicamente superior. El gobierno de la nueva superpotencia los desautorizó, pero sin duda los Cnl (s) están cubriendo -por el momento- el actual desequilibrio estratégico chino, frente a eventuales desafíos.

Es en el año 2005 en que aparece por primera vez la denominación de GH, en un artículo de Mattis y Hoffman: “Future Warfare: The Rise of Hybrid Wars”. Conceptualizaban a ésta guerra como una “combinación de tecnologías y tácticas que permitieran obtener una ventaja sobre su adversario”. Esta combinación innovadora combina capacidades regulares e irregulares, en rápida transición, a los efectos de obtener resultados estratégicos. Para estos autores las “debilidades” y “vulnerabilidades” que evidenciaba Occidente, eran:

  • La alta sensibilidad de la opinión pública, en tiempos “pos heroicos”.

  • El eventual número de bajas civiles.

  • El alto costo de las operaciones militares.

  • El modo en que finalizaban las operaciones militares -victoria/derrota-.

Apoyándose en éstas debilidades y vulnerabilidades, los enemigos de Occidente -estatales o no estatales- diseñaron tácticas que permitieran eludir la superioridad tecnológica, permitiendo la paridad o aun la superación del más fuerte, explotando:

  • Poseer mayor número de población y territorio en el espacio donde se operaría.

  • Poseer una asimetría favorable en la importancia de los intereses, de los objetivos de guerra, en el nivel de “determinación” y “resolución”, en la voluntad ante los riesgos y en la entereza para soportar bajas.

A estas ventajas asimétricas hay que sumarle una determinante -que la dirigencia argentina no percibió ni percibe en nuestra guerra contrarrevolucionaria reciente- : la ausencia de restricciones políticas y culturales por parte del agresor.

 

Hoffman (11) -en el 2007- apuntó que la búsqueda de la oportunidad estratégica -en las guerras híbridas-, se aparta de los conceptos clausewitzianos tradicionales -la búsqueda de la decisión a través de un centro de gravedad- y contrariamente se busca hacer difuso al conflicto, sin darle relevancia al choque.

Lasica (12) -en el 2009- agrega que EEUU ha enfrentado a la GH con su tradicional principio “jominiano” de quebrar la voluntad de lucha del enemigo y así ha fracasado en Iraq y en Afganistán, como le ocurrió también a los israelíes frente al Hezbollah -2006- y el Hamas -2009 y 2013-.

Valensi y Brun (13) -en el 2010- teorizaron que -en el campo táctico- la GH integra a los siguientes componentes:

  • Capacidad de supervivencia de las fuerzas empeñadas, a través de:

  • Túneles, depósitos enterrados, posiciones pre-construidas.

  • Enmascaramiento y engaño.

  • Dispersión o reunión de fuerzas, en oportunidad.

  • Deliberada confusión entre instalaciones militares y civiles.

  • Llevar el combate a zonas pobladas de alta densidad, con alta presencia de medios de comunicación.

  • Amplia diversidad de armamento liviano -antipersonal, antitanque, antiaéreo, y cohetes tierra-tierra-.

  • Elementos operacionales especializados y terroristas suicidas.

  • Métodos imponderables de terrorismo y guerrilla.

  • Armas portátiles, sencillas, de bajo costo y alto rendimiento y penetración que sean:

  • De difícil localización y gran disponibilidad.

  • Que permitan gran número de bajas civiles y militares.

  • Explosivos de distintos tipos.

  • Atentados suicidas como componente central, con empleo calculado para condicionar el comportamiento político del enemigo, con gran repercusión mediática. Transmitir percepciones de fracaso.

  • Crear las narraciones -“relatos”- que favorezcan al más débil.

  • Empleo intensivo de los medios de comunicación para el esfuerzo de propaganda sobre el público local, el enemigo y el internacional, con la intención de socavar la legitimidad de las operaciones militares, modelar las agendas, entregar interpretaciones alternativas y minar la fortaleza moral del enemigo.

  • El público local deberá percibir que la acción armada le favorece, al igual que en las lejanas retaguardias del fuerte alcanzadas por las narraciones propias, del enemigo y de los independientes.

  • El nuevo “centro de gravedad” está en las percepciones desfavorables para el enemigo, que desmovilice su voluntad de vencer y en lograr la confianza del público propio.

  • Obligar a que el combate se desarrolle “en contacto”, intentando soslayar así las ventajas tecnológicas del enemigo.

  • Desarrollar tácticas activas y pasivas para atemperar la supremacía aérea del enemigo.

Fleming (14) -2011- define a ésta nueva modalidad de la guerra, así:

“Un actor de GH se caracteriza por tener un mando y control descentralizado,  por realizar actividades militares y no militares distribuidas, por combinar acciones tradicionales, irregulares, terroristas y métodos criminales disruptivos, por explotar las condiciones ambientales operativas complejas y por operar con intención de sacrificio el tiempo y el espacio con el fin de lograr una decisión por desgaste”.  

 

Según éste autor, los actores de la GH interrelacionan estrategia y táctica de manera asimétrica y sin restricciones, fuera de las costumbres militares y de los límites culturales, sin ataduras de ninguna especie como las que ha tenido la guerra convencional. El actor híbrido pretende abrumar al enemigo occidental sobre el terreno,  con una variedad de imponderables que lleven a la derrota o a la retirada.

Estamos en presencia de un retroceso acelerado y brutal hacia la barbarie, que la civilización moderna y contemporánea ya había superado. Éste cambio de paradigma del nuevo enemigo posguerra fría, encuentra a los argentinos estratificados en el pasado y con la política de derechos humanos como “cepo” que impide mirar hacia el futuro.

He allí la causa central de la inseguridad e indefensión nacional que padecemos.

  1. La Revolución de los Asuntos Militares -RAM- y la GH (6).

 

En varios artículos publicados por nuestro Instituto (3) hemos citado y descripto a la RAM. Nuestro propósito, en éste punto, es relacionarla con la GH.

Es muy conocida una antigua expresión que dice: “políticos y militares se preparan siempre para la guerra que pasó”. Es así. Existe una natural tendencia a permanecer en el “statu quo” establecido. A ella la conocemos como el “quedantismo”, frente al “reformismo”. Los reformistas que no tengan en cuenta las fuerzas inerciales que sostienen que “todo está bien”, se encontrarán con el fracaso de su intento.

Ahora bien, en los tiempos que corren -en las últimas cinco o seis décadas- la necesidad de evolucionar se ha acelerado, pues la civilización del conocimiento así lo exige. Esa evolución es una necesidad de continua y abierta adaptación de las organizaciones a los cambios de “la naturaleza de las cosas” y a los cambios situacionales posguerra fría:

  • emergió la primera globalización planetaria -1989/1991-,

  • se inició el movimiento tectónico que provoca los cambios geopolíticos -un nuevo mapa político y estratégico mundial- aun no consolidado, y

  • se aceleró y generalizó el ingreso de numerosos actores internacionales a la civilización posindustrial -la etapa de la civilización del conocimiento-. Surgía una nueva forma de producir y una nueva forma de hacer la guerra. La situación se hizo compleja.

 

Como respuesta a los cambios citados, surgió la RAM, dando lugar a la innovación tecnológica, organizativa y doctrinal. Inicialmente se dio lugar a la innovación tecnológica, pero la aparición de la insurgencia luego de operaciones convencionales exitosas -tal el caso de las guerras de Iraq- demostró que ésta era insuficiente. Se hizo necesaria la innovación organizativa y doctrinal. Estos pasos han sido sucesivos y tomaron el nombre de Reforma Integral -RI- y es cuando los estrategas teóricos  introducen el neologismo GH.

 

Los citados autores, Hoffman y Huber, tienen diferencias en la conceptualización de “guerra compuesta” y GH. El primero plantea que es “compuesta” cuando las fuerzas convencionales y las no convencionales actúan por separado, -estas últimas desgastan y las convencionales explotan esa situación- y que es “híbrida” cuando operan como una sola fuerza que ejecuta operaciones regulares e irregulares. Ambos coinciden en el potencial que tiene la combinación de las dos modalidades en las futuras guerras.

En conclusión, los diferentes enfoques que hemos citado más arriba acerca del concepto de GH nos permiten expresar que éste queda comprendido por el término más amplio de “guerra irregular”, que abarca al accionar no convencional y/o asimétrico.

  1. Posición adoptada por países y organizaciones internacionales ante la conceptualización de la GH y la situación argentina.

 

EEUU. Es el país donde se origina y se debate con mayor intensidad la expresión GH. Obviamente, la superpotencia militar orienta teóricamente a los aliados occidentales. Fleming, en el 2011, apunta que la expresión no es aun empleada oficialmente por el Departamento de Defensa, pero que la noción híbrida surge en los documentos de planificación estratégica, reconociendo la mayor complejidad operativa, pero no el nuevo concepto, lo que podría frenar el dinamismo de las doctrinas combinadas.

Hay un reconocimiento -en la comunidad militar estadounidense- de la necesidad de organizaciones más flexibles y adaptables, pero pareciera que intelectualmente están estancados frente a las amenazas híbridas. Así es que la Oficina de Responsabilidad Gubernamental ha informado en Septiembre de 2010:

  • Que el Dto. de Defensa no ha definido al término “hybrid warfare”, por no considerarlo una nueva forma de hacer la guerra.

  • Que el término “hybrid conflict” incluye todos los elementos de las “full spectrum operations”. En consecuencia, definir lo “hibrido” hace correr el riesgo de omitir elementos claves o desconocidos.

  • Que el término “híbrido” describe mayor complejidad -que exige respuestas adaptativas y flexibles- pero no se corresponde a una nueva clase de guerra.

  • Que se reconoce la proliferación del término, pero no existe aún una definición formal del mismo.

  • Que en lugar del término “híbrido” -o además de éste- se emplea normalmente el de “full spectrum operations”.

  • Que aunque el término aparece en documentos de planeamiento estratégico, éste no se ha incluido en la doctrina.

En conclusión, la comunidad militar de la superpotencia tiene dudas y una respuesta ambigua a las presentes condiciones de los nuevos teatros de operaciones. Sin duda que esta actitud exige profundizar -sin demora- los análisis de las nuevas situaciones que ya están planteadas.

La OTAN. El último concepto estratégico aprobado por los Jefes de Estado de la Organización, en el año 2010, dice:

“El compromiso de la OTAN es el de disuadir y defenderse de cualquier amenaza de agresión y de los desafíos de seguridad emergentes cuando estos supongan una amenaza a la seguridad fundamental de los aliados, individualmente o de la Alianza en su conjunto”.

La expresión “cualquier amenaza” abarca al extremismo ideológico, al terrorismo, a las actividades ilícitas transnacionales, al tráfico de armas, de narcóticos y de personas, a los ataques cibernéticos y a otras amenazas tecnológicas y ambientales. (Es oportuno aclarar que la legislación argentina establece que estas reales amenazas estratégicas son meros delitos comunes, bajo responsabilidad policial). El concepto estratégico de la OTAN -aprobado en el año 2010- es indudablemente genérico e incompleto. Pero es lo que admite una alianza tan numerosa y diferenciada como es la OTAN.

En conclusión: la OTAN reconoce la necesidad de reorganizar sus instrumentos militares para enfrentar los nuevos desafíos, pero ante la improbabilidad de un acuerdo político, retiene activa a la RI y continúa estudiando la evolución de la guerra, que exige incorporar elementos civiles en el planeamiento militar y ello aun no ha sido totalmente solucionado.

  1. La reorganización de las Fuerzas Terrestres -FFTT-.

 

Estos conceptos “híbridos”, que aun no han sido incorporados como doctrina por los países centrales -aunque se los reconoce como válidos- están desarrollando nuevas organizaciones experimentales que probablemente se incorporarán a las operaciones en el corto plazo, ante la complejidad de las situaciones que se están presentando en el Gran Medio Oriente y en África.

La paradójica lógica de la guerra -“si quieres la Paz, prevé la guerra”- exige, desde tiempos de paz, pasando por las crisis, los conflictos armados y las guerras internas o internacionales, estar preparados para enfrentar el amplio espectro del conflicto que nos presenta el amanecer del siglo XXI. Ello exige establecer los efectos sinérgicos a afrontar, para accionar coordinadamente en las acciones simétricas y asimétricas. La caracterización orgánica central de las FFTT será su flexibilidad y adaptabilidad a las  amenazas cambiantes. La responsabilidad conceptual, recaerá en los niveles político-estratégicos: poder ejecutivo, EMCFFAA y los Cdo(s) de Áreas Estratégicas.

El desafío que se plantea a los planificadores es la de lograr la combinación equilibrada -en el campo táctico- de armas de gran poder de destrucción a distancia, con elementos tradicionales y medios de comunicación para operaciones sicológicas incardinadas con los niveles superiores. En el nivel de las organizaciones tácticas, será fundamental la integración -a nivel Batallón y superiores- de:

  • Elementos de operaciones especiales,

  • Sistemas de armas de alto poder destructivo,

  • Elementos especializados de Inteligencia -con acceso satelital-,

  • Elementos de comunicación en red con los escalones superiores,

  • Medios de operaciones sicológicas, y

  • Elementos de comunicación local.

  • El Hizballah y el paradigma de la GH.

 

Un poco de historia: El Hizballah -Partido de Dios- nació en 1982., como escisión de las milicias chiitas de Amal. Desde su origen se ha mantenido en guerra con Israel. En 1989 se firmaron en Taif -Arabia Saudita- los acuerdos de paz de la guerra civil libanesa, que permitieron al Hizballah el derecho de permanecer armado.

Desde entonces se mantuvo en guerra -con apoyo iraní- con las fuerzas israelíes que ocupaban el Sur del Líbano. A lo largo de los años 90 su rendimiento operacional fue mejorando dadas las reformas orgánicas y tácticas que impuso la conducción del líder Hassan Nasralah. Se abandonaron las inmolaciones, dando paso a tácticas cada vez más elaboradas.

A fines de los ‘90 Israel se retira -unilateralmente- del Sur del Líbano. A partir de entonces la frontera fue el escenario de las actividades violentas de esta organización, frente a las FDI -Fuerzas de Defensa de Israel-. El objetivo de Nasralah era el de superar la imagen de una mera milicia guerrillera y erigirse en un movimiento de resistencia nacional libanesa, bajo el lema “Pueblo, Ejército y Resistencia”.

 

Guerra de 2006: El 12 Jul 06, un destacamento del Hizballah ingresó a territorio israelí y emboscó a una patrulla de las FDI. -Técnicamente éste es un “incidente provocado”, como lo fue el del “Endurance” frente a los chatarreros de Davidoff, en Gritviken, en 1982-.  Como consecuencia de esta acción murieron tres soldados israelíes y fueron “secuestrados” otros dos. Israel reaccionó con un ataque aéreo a todo el territorio libanés, entendiendo que ello forzaría al gobierno de Beirut a desarmar al Hizballah. Se había iniciado así un escalamiento hacia lo se conoce como la “Guerra de los Treinta y tres Días”.

Los blancos de la Fuerza Aérea fueron los depósitos de cohetes de la organización y aquellos de mayor importancia que llevaran a la retirada del Hizballah del Sur del Líbano. El efecto de estos ataques aéreos fue inverso. Las bajas civiles y la destrucción de la infraestructura del país impulsaron el rechazo de los libaneses, apoyados por la comunidad internacional.

Tras éste fracaso, el FDI reocupó el Sur del Líbano y también fracasó, provocando la admiración de los observadores militares acostumbrados a los resonantes éxitos israelíes en operaciones de contrainsurgencia en Gaza y Cisjordania.

La Resolución 1701 del CS de la ONU, logró el alto el fuego. El consenso de la comunidad militar, acerca de la eventual derrota israelí, entendió que su factor principal fue el de confiar la victoria a la primacía del poder aéreo, a expensas de la maniobra terrestre, con el fin de ahorrar vidas. El Hizballah sorprendió con una evolución inesperada en sus tácticas y con la adquisición de nuevas tecnologías. De una fuerza guerrillera pasó -en pocos años- a una cuasi-convencional. Estudió las tácticas del enemigo y descubrió sus limitaciones. Adaptó su comando, su control, la organización del terreno y los procedimientos de combate, para aceptar el combate aéreo y terrestre.

El Hizballah desarrolló nuevas tácticas defensivas -para retener sus ciudades- y ofensivas -contra los blindados incursores, lanzamiento de cohetes y operaciones con tropas especiales en la profundidad del territorio israelí-. Llama la atención la forma en se preparó -durante años- el terreno donde se operaría. Construyeron una amplia red de refugios subterráneos y depósitos de munición. Bloquearon la aproximación del enemigo en las avenidas principales de manera de dispersar a los mecanizados y esperarlos en “zonas de muerte”, demorando el avance mientras se ganaba tiempo para el empleo de los cohetes de largo, mediano y corto alcance, coordinado con las incursiones de las tropas especiales. Todo esto fue posible por la especial capacitación de comando y control de las fracciones tácticas, a nivel compañía.

Así fue como el Hizballah se erigió en el paradigma de la GH. Lo hizo explotando vulnerabilidades del enemigo, combinando acertadamente procedimientos convencionales con los no convencionales -sin limitaciones- y realizando una eficaz acción psicológica sobre la población enemiga y propia.

Sorprendieron con las innovaciones tecnológicas logradas en armamento antitanque, drones y guerra electrónica. Las operaciones fueron seguidas en el mundo entero por televisión, en tiempo real. Los efectos logrados fueron:

  • El apoyo de la población libanesa al Hizballah.

  • El alto rendimiento mediático de los limitados éxitos tácticos. Minaban la moral israelí y levantaban el prestigio interno e internacional de la Organización.

  • Con éxitos tácticos limitados y bajas superiores a las del enemigo, el Hizballah lograba un éxito estratégico y político significativo con una alta sensación de victoria.

Aun cuando las fuerzas israelíes no hayan sido derrotadas, es claro que no lograron ninguno de los objetivos que se le había impuesto. Contrariamente, la Organización se posicionó frente a la población libanesa como una fuerza de disuasión efectiva frente a Israel. Si bien no prevalecieron, negaron la consecución de los objetivos al enemigo y optimizaron el apoyo de la propia población. El Hamas, en el pasado verano del 2014, replicó -dentro de las limitaciones de espacio del área de Gaza- el modelo empleado en  la “guerra de los treinta y tres días” por el Hisballah.

 

En conclusión:

  • El actual enemigo de Occidente ha desarrollado un tipo de guerra que explota sus vulnerabilidades, particularmente el relativismo moral de su población y las inercias del pensamiento militar.

  • El término GH acuñado por Mattis y Hoffman en el 2005 está hoy en pleno debate en la comunidad académica especializada. En general se acepta como concepto de GH, el siguiente: “GH es aquella que emplea los medios simétricos y asimétricos coordinados en tiempo, espacio y propósitos, para alcanzar un objetivo final, uniendo los niveles de conducción estratégico, operacional y táctico”.

  • Quien emplea la GH lo hace de modo asimétrico y sin restricciones. En el nivel táctico emplea operaciones independientes y simultáneas -regulares e irregulares- coordinadas en tiempo, espacio y objetivos, con operaciones del nivel superior que se orientan a la cultura del enemigo y desafían a las normas de la guerra convencional.

  • La gran superioridad militar convencional de Occidente llevó a éste nuevo enemigo innominado a cambios que parecieran una contra-RAM. Si empíricamente se confirmara dicha doctrina, Occidente deberá asumir severos cambios políticos, sociales y militares, para enfrentar a ésta guerra en su azarosa evolución. Y éstos aspectos son sumamente importantes.

  • El Departamento de Defensa de los EEUU oficialmente no reconoce aun la existencia de una GH, pues entiende que sus FFAA están en aptitud de enfrentar los retos presentes. Pero sus pensadores y planificadores siguen profundizando su análisis, permanentemente, ante el incremento de actores armados no estatales frente a las FFAA convencionales.

  • La OTAN ha estudiado a la GH y reconoce su existencia, pero dada su complejidad en la toma de decisiones ha preferido recurrir a la RI – experimentada parcialmente en Afganistán- que incorporó al elemento civil en el planeamiento y en el comando de las operaciones.

  • En la Argentina hay una total despreocupación por los temas que hacen a la Seguridad Nacional. Las leyes que rigen fueron votadas en tiempos de la guerra fría, hace casi tres décadas. La reglamentación de la Ley de Defensa llegó quince años después de su promulgación, para profundizar sus gravísimos desconceptos. El país somatiza la directa consecuencia de dichas leyes perversas, con un estado de inseguridad e indefensión que es, en el 2015, la preocupación central de la población. El número de muertos -en las últimas tres décadas- sigue en continuo ascenso. La dirigencia nacional carece del coraje cívico necesario para enfrentar la “política de derechos humanos”, en manos comunistas, empleada con éxito como instrumento de retención del poder. La mencionada legislación de inseguridad, es garantía de la continuidad de la citada “política”.

  • En los países centrales de Occidente hay cierta resistencia al reconocimiento del riesgo estratégico creado por la GH. Sin embargo la RAM y la RI apuntan a innovaciones -que aun no se han cerrado- en la dirección correcta. En el corto plazo veremos que continuarán las reorganizaciones, allí donde hay responsabilidad y conocimientos. En nuestra Argentina, en un año electoral, no existe ningún indicio de reacción acertada. Abundan las palabras huecas de los diletantes, que encubren así sus carencias intelectuales específicas. No hay conciencia en la sociedad que actual guerra mundial está también globalizada.

  • Nuestro país carece de la más mínima “política comunicacional para la Defensa”. Sin embargo -ante un cambio de orientación política a fines del 2015- sería indispensable que el nuevo gobierno se concientizase y concientizara a la opinión pública acerca de la complejidad de los conflictos que tenemos ya presentes y por delante, en el corto plazo. “La mejor defensa de la ciudad no está en las piedras de sus murallas, sino en cada uno de sus habitantes”.

  • Recientemente hemos visto la adaptación al siglo XXI –en Estados seculares– de la “maskirovca” soviética (15) en Crimea y Ucrania. Hubo allí una combinación de operaciones encubiertas, apoyo a grupos locales, empleo de contratistas militares privados, criminales y fuerzas regulares operando coordinadamente y una maquinaria propagandística masiva…que llegó a insinuar el empleo nuclear; pero este es el tema del próximo punto. Cerraremos el punto VII con una expresión muy acertada del Dr. Pedro Sánchez Herráez (16):

 

“Pero la guerra no enfrenta solo fuerzas militares; enfrenta las voluntades de grupos humanos y, si bien, con todos los matices que se quieran señalar, vivimos en una era de relativa paz, la GH no es una nueva guerra…es la guerra de nuevo.

 

  • ¿Híbrida…con derivación nuclear?

 

Durante la guerra fría funcionó la mutua destrucción asegurada. Es decir, el poder nuclear retuvo la mutua disuasión y su consecuencia fue la “Pax del Terror Nuclear”. Ello no fue óbice para que la probabilidad del empleo táctico nuclear se abandonara totalmente. La duda -en su momento- acerca del compromiso americano para defender a Europa frente a una embestida soviética, con empleo nuclear sobre Alemania, llevó a De Gaulle a crear su propio arsenal nuclear y a salir de la OTAN.

Terminada la guerra fría el arsenal nuclear parecía perder la probabilidad de empleo, pero la situación reciente en el cambio de gobierno de Ucrania, con la intervención de la OTAN, pareciera que despertó el ancestral sentimiento de inseguridad fronteriza de los rusos y con él, dada la situación de deterioro de sus fuerzas terrestres, la posibilidad-probabilidad de recurrir a su potencial nuclear.

Como lo expresamos en el punto VII., a lo largo de nuestro verano austral hemos observado -con alguna sorpresa- que una variante de la GH se estaba desarrollando entre estados seculares, en la frontera este de Ucrania y en Crimea. El recurso de volver a recordar la existencia del arsenal nuclear ¿fue una reacción rusa por impotencia?; ¿desde la GH, se deslizará Rusia a la posibilidad de empleo nuclear? Hasta ahora a esa probabilidad se le asignaba solamente a la irresponsable e ilimitada acción del terrorismo no estatal, pero el discurso de algunos altos funcionarios rusos y estadounidenses -entre otros los que citaremos a continuación- indican una ampliación de las probabilidades supuestas (15):

“…Un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso recordó al mundo este hecho, en un comentario a la salida de los medios de comunicación rusa Interfax. Al hacer referencia al derecho de Moscú para desplegar armas nucleares en Crimea,  Mijail Ulianov, Jefe del Departamento del Ministerio de Control de Armas, dijo: ´Yo no sé si hay armas nucleares allí ahora. Yo no sé nada de ningún plan, pero, en principio, Rusia puede hacerlo”.  

Contemporáneamente, en EEUU el Almirante William Gortney, Comandante del Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte -NORAD-, advirtió al Congreso -en un testimonio escrito- acerca de la amenaza planteada por los bombarderos y misiles rusos:

“…los bombarderos pesados ​​rusos sobrevolaron patrullando más veces fuera del área en el 2014, que en cualquier otro año, desde la Guerra Fría. También hemos sido testigos de una mejor interoperabilidad rusa entre la aviación de largo alcance y otros elementos de las fuerzas armadas, incluyendo las aéreas y marítimas, todas ellas plataformas de recolección de información de inteligencia posicionadas para monitorear las respuestas del NORAD”[3].

“…Rusia está avanzando hacia su objetivo de despliegue de largo alcance de misiles de crucero convencionalmente armados, con mayores distancias de lanzamiento para mantener alejados[4] del peligro a sus bombarderos pesados, submarinos y fuerzas de superficie. Si estas tendencias continúan, con el tiempo NORAD se enfrenta a un mayor riesgo en nuestra capacidad para defender el norte de Estados Unidos contra una incursión aérea o marítima rusa y las amenazas de sus misiles de crucero.” 

 

  1. NORADes elacrónimo de North American Aerospace Defense Command. (Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial). Se trata de una organización conjunta de los EEUU y Canadá, que provee la defensa y control aéreo a toda Norteamérica. Se inició en 1958 bajo el nombre de “Mando Norteamericano de Defensa Aérea” (North American Air Defense Command). Desde 1963 la principal instalación del NORAD está en  el Estado de Colorado. Mientras que los términos “NORAD” y “Cheyenne Mountain” son usados indistintamente en el lenguaje común, lo cierto es que NORAD es el nombre de la unidad, mientras que Cheyenne Mountain se refiere a las instalaciones del cuartel general.

  2. 4. Stand-off, en el original.

 

Éste deslizamiento ruso en dirección a la amenaza nuclear, es una clara manifestación de la hipersensibilidad de Moscú por la aproximación de la OTAN a Ucrania, luego de la caída de su gobierno pro-ruso. La OTAN se acerca peligrosamente a la frontera de la “Madre Patria Rusa” y los dramáticos recuerdos de Napoleón incendiando Moscú,  antes de su dolorosa retirada, o de los blindados de Hitler detenidos por el “General Invierno” a treinta Kms de Moscú, están presentes hoy en el Kremlin.

En tiempos del presidente Clinton Rusia se había incorporado al G7 y así emergió el G8. Un veedor ruso fue invitado a participar en ciertas reuniones de la OTAN en Bruselas. Pero aquellos días han quedado atrás. El presidente Putin no concurrió recientemente a una serie de reuniones internacionales y el aire helado de la estepa llegó a Europa, enfriando las relaciones mutuas por la torpe audacia del avance Occidental hacia el Este. Y esto acontecía en tiempos del agravamiento de los combates del nuevo Estado Islámico -EI- en las fronteras de Siria, Irak e Irán, donde se sabía de la existencia de una solapada e inentendible logística que provenía desde Turquía, país que revista en la organización atlántica. De ésta manera, ante la posibilidad-probable de que el primitivo fundamentalismo que inspira al terrorismo global adquiriera -y eventualmente empleara en un futuro no muy lejano- “bombas y/o minas sucias”, en combinación con acciones típicas de la GH, se ha agregado últimamente la posibilidad-probable del regreso a la amenaza nuclear entre estados seculares, en un reverdecer de lo que el periodismo llama -sin acierto- una “nueva guerra fría”.  

 

La UE, núcleo originante del Occidente Cristiano, está viviendo una profunda y prolongada crisis, en el ámbito de su cultura. Frente al fundamentalismo islamista y al crimen organizado, somatiza su relativismo identitario, su débil y contractivo sentido de pertenencia y retiene sus aspiraciones hedonísticas. Ésta situación la lleva a cometer graves errores de percepción, en un momento en que Washington se ocupa demasiado de sí mismo y abandona el cumplimiento de sus deberes para con el Imperio Occidental.

Putin, que sufre la actual caída del precio del barril de crudo, ha redoblado su firmeza y se está dirigiendo con palabras muy severas a sus pares occidentales.

Con conocimiento de éste cuadro estratégico propio e internacional -altamente riesgoso- nuestra Argentina –a nivel político dirigencial– ha optado por ignorar nuestros dos “estados de guerra” vigentes -como herencia del siglo pasado-, se ha desarmado unilateralmente y carece de las mínimas previsiones conceptuales, disuasivas u orgánicas, en el ámbito de la guerra mundial que se presenta -en la región- como narcoterrorismo, en acelerada expansión nacional y regional. En un breve lapso -el gobierno- está dando decididos pasos para abandonar su adscripción cultural -naturalmente occidental- para llegar, en muletas, al final del año 2015. Esto es grave y traerá grandes problemas en el futuro inmediato.

Un rígido muro de contención impide el resurgimiento del coraje cívico de los criollos de otros tiempos. Es una “vaca sagrada”: la política de derechos humanos, en manos de los veteranos terroristas domésticos y de interesados y numerosos idiotas útiles, más jóvenes.

La mano tendida a los Castro por Obama -en la presente situación regional- se constituye en un fuerte aliciente para la pseudo-revolución neo marxista iberoamericana. Estaremos atentos al documento de su próximo “Encuentro” en el 2016.

 

CITAS:

  • J. Auel. “Cultura, Civilización y Crisis Política”. Verano de 01. www.ieeba.com.ar
  • J. Auel. “Cultura y Civilización. La Guerra: Continuidad y Cambio”. Dic 01. www.ieeba.com.ar
  • “Los nexos entre Irán, Hezbollah y los carteles de la droga”. 01 Abr 15. Infobae Digital.
  • J. Auel. “La larga guerra civil argentina y el actual estado de guerra civil revolucionario”. 09 Jul 13. www.ieeba.com.ar
  • J. Auel. “¿Cómo salimos de la actual crisis política y estratégica? Ago 14. www.ieeba.com.ar
  • J. Auel. “El pensamiento estratégico militar en el siglo XXI”. 12 Oct 14. www.ieeba.com.ar
  • García Guindo, G. Martínez y V. González. “La guerra híbrida: nociones preliminares y su repercusión en el planeamiento de los países y organizaciones occidentales”. Feb 2015. www.ieee.org
  • Baqués Quesada. “Las guerras híbridas: un balance provisional”. Ene 15. www.ieee.org
  • Colom Piella. “¿El auge de los conflictos híbridos?”. Oct 14. www.ieee.org
  • J. Auel, “Democracia, FFAA, Seguridad y Sociedad”. Jul 11. Ponencia en Sgo. de Chile. www.ieeba.com.ar
  • Hoffman. “Conflict in the 21st century: the rise of hybrid wars”. 2007. Arlington. Virginia. Potomac Institute for Policy Studies.
  • Lasica. “Strategic implications of hybrid war: a theory of victory”. 2009. Fort Leavenworth, Kansas School of Advances Military Studies. US Army Command and General Staff College.
  • Valensi y Brun: señalan que el tipo de guerra que encontró Israel en El Líbano (2006) y en la Franja de Gaza (2009), es un resultado claro y desafiante de éste desarrollo doctrinal basado en el aprendizaje de las doctrinas de Occidente, en la interpretación de la realidad en la década de los noventa, desde una perspectiva religiosa, cultural e islámica y de los combates con los oponentes en los campos de batalla del Líbano, Palestina e Iraq, entre otros.
  • Fleming. “The hybrid threat concept; contemporary war, military planning and the advent of unrestricted operational art”. 2011. Fort Leavenworth, Kansas, School of Advanced Military Studies.
  • Friedman. “El ´puzzle’ de Putin”. 2015. www.ieeba.com.ar
  • Sánchez Herráez. La Nueva Guerra Híbrida: Un Somero Análisis Estratégico”. 29 Oct 14. www.ieee.org

 

 

La Crisis de los Misiles en Cuba

Share

 

 

El 16 de octubre de 1962, John F. Kennedy y sus asesores se sorprendieron al enterarse de que la Unión Soviética estaba, sin provocación, instalando misiles balísticos de mediano y medio alcance con armas nucleares en Cuba. Con estas armas ofensivas, que representaban una amenaza nueva y existencial para Estados Unidos, Moscú aumentó significativamente la rivalidad en la rivalidad nuclear entre las superpotencias, una táctica que obligó a Estados Unidos y la Unión Soviética al borde del Armagedón nuclear. El 22 de octubre, el presidente, sin otro recurso, proclamó en un discurso televisado que su administración conocía los misiles ilegales y emitió un ultimátum insistiendo en su eliminación, anunciando una “cuarentena” estadounidense de Cuba para forzar el cumplimiento de sus demandas. Mientras evitaba cuidadosamente la acción provocativa y calibraba fríamente cada contramedida soviética, Kennedy y sus lugartenientes no aceptaban ningún compromiso; se mantuvieron firmes, a pesar de los esfuerzos de Moscú por vincular una resolución con asuntos extrínsecos y a pesar de la predecible confusión soviética sobre la agresión estadounidense y la violación del derecho internacional. En la tensa crisis de 13 días, los estadounidenses y los soviéticos pasaron de un ojo a otro. Gracias a la resolución plácida de la administración Kennedy y al manejo prudente de las crisis, gracias a lo que el asistente especial de Kennedy, Arthur Schlesinger Jr., calificó de “combinación de tenacidad y moderación, de voluntad, nervio y sabiduría del presidente, tan brillantemente controlado, tan sin igual calibrado, que [Eso] deslumbró al mundo ”: la dirección soviética parpadeó: Moscú desmanteló los misiles y se evitó un cataclismo.

Cada oración en el párrafo anterior que describe la crisis de los misiles cubanos es engañosa o errónea. Pero esta fue la interpretación de los eventos que el gobierno de Kennedy suministró a una prensa crédula; esta fue la historia que los participantes en Washington promulgaron en sus memorias; y esta es la historia que se insinuó en la memoria nacional, como lo demuestran los comentarios de los expertos y la cobertura de los medios de comunicación en cada aniversario de la crisis.

Sin embargo, los académicos han sabido durante mucho tiempo una historia muy diferente: desde 1997, han tenido acceso a grabaciones que Kennedy realizó en secreto de sus reuniones con sus principales asesores, el Comité Ejecutivo del Consejo de Seguridad Nacional (el “ExComm”). Sheldon M. Stern, quien fue el historiador en la Biblioteca John F. Kennedy durante 23 años y el primer académico en evaluar las cintas de ExComm, se encuentra entre los numerosos historiadores que han tratado de aclarar el récord. Su nuevo libro reúne pruebas irrefutables para demoler sucintamente la versión mítica de la crisis. Aunque hay pocas razones para creer que su esfuerzo será en vano, sin embargo, debe ser aplaudido.

Alcanzada mediante un análisis sobrio, la conclusión de Stern de que “John F. Kennedy y su administración, sin lugar a dudas, asumieron una parte sustancial de la responsabilidad por el inicio de la crisis de los misiles en Cuba” habría sorprendido al pueblo estadounidense en 1962, por la sencilla razón de que La administración de Kennedy los había engañado sobre el desequilibrio militar entre las superpotencias y había ocultado su campaña de amenazas, planes de asesinato y sabotaje diseñado para derrocar al gobierno en Cuba, un esfuerzo bien conocido por los funcionarios soviéticos y cubanos.

En las elecciones presidenciales de 1960, Kennedy había atacado cínicamente a Richard Nixon, alegando que la administración Eisenhower-Nixon había permitido que creciera una peligrosa “brecha de misiles” a favor de la U.R.S.S. Pero, de hecho, tal como lo habían sugerido Eisenhower y Nixon, y tal como lo indicaron las reuniones informativas clasificadas que Kennedy recibió como candidato presidencial, la brecha de misiles y el equilibrio nuclear en general fueron una ventaja abrumadora para los Estados Unidos. En el momento de la crisis de los misiles, los soviéticos tenían 36 misiles balísticos intercontinentales (ICBM), 138 bombarderos de largo alcance con 392 ojivas nucleares y 72 ojivas de misiles balísticos lanzados por submarinos (SLBM). Estas fuerzas se dispusieron contra un arsenal nuclear mucho más poderoso de los Estados Unidos de 203 ICBM, 1.306 bombarderos de largo alcance con 3.104 ojivas nucleares y 144 SLBM, todos aproximadamente nueve veces más armas nucleares de las que la URSS Nikita Khrushchev conocía perfectamente de América. Gran ventaja no solo en la cantidad de armas, sino también en su calidad y despliegue.

Además, a pesar de la abrumadora preponderancia nuclear de los Estados Unidos, JFK, en consonancia con su objetivo declarado de perseguir una política exterior caracterizada por el “vigor”, había ordenado la mayor expansión en tiempos de paz del poder militar de los Estados Unidos, y específicamente el crecimiento colosal de sus fuerzas nucleares estratégicas. Esto incluyó el despliegue, a partir de 1961, de misiles nucleares “Júpiter” de alcance intermedio en Italia y Turquía, adyacentes a la Unión Soviética. Desde allí, los misiles podrían alcanzar todo el oeste enemigo, Incluyendo Moscú y Leningrado (y eso no cuenta los misiles “Thor” de armas nucleares con los que EE. UU. ya habían apuntado a la Unión Soviética desde sus bases en Gran Bretaña).

Los misiles Júpiter fueron un componente excepcionalmente desconcertante del arsenal nuclear de los Estados Unidos. Debido a que estaban sentados en el piso, estaban inmóviles y requerían mucho tiempo para prepararse para el lanzamiento, eran extremadamente vulnerables. No tienen valor como elemento disuasorio, parecían ser armas destinadas a un primer ataque desarmador, y por lo tanto socavaron enormemente la disuasión, porque alentaron un ataque soviético preventivo contra ellos. El efecto desestabilizador de los Júpiter fue ampliamente reconocido entre los expertos en defensa dentro y fuera del gobierno de los EE. UU. E incluso por los líderes del Congreso. Por ejemplo, el senador Albert Gore Sr., un aliado de la administración, le dijo al Secretario de Estado Dean Rusk que eran una “provocación” en una sesión a puerta cerrada del Comité de Relaciones Exteriores del Senado en febrero de 1961 (más de un año y medio antes La crisis de los misiles), y agregó: “Me pregunto cuál sería nuestra actitud” si los soviéticos desplegaran misiles con armas nucleares en Cuba. El senador Claiborne Pell planteó un argumento idéntico en un memorándum transmitido a Kennedy en mayo de 1961.

Dada la poderosa superioridad nuclear de Estados Unidos, así como el despliegue de los misiles Júpiter, Moscú sospechó que Washington veía un primer ataque nuclear como una opción atractiva. Tenían razón al ser sospechosos. Los archivos revelan que, de hecho, la administración Kennedy había considerado esta opción durante la crisis de Berlín en 1961.

No es de extrañar, entonces, que, como afirma Stern, basándose en una gran cantidad de becas que incluyen, de manera más convincente, el elegante estudio de 1997 del historiador Philip Nash, Los otros misiles de octubre, el despliegue de Kennedy de los misiles de Júpiter “fuera una razón clave para la decisión de enviar misiles nucleares a Cuba. ”Khrushchev tomó esa decisión en mayo de 1962, declarando a un confidente que los estadounidenses“ nos han rodeado de bases en todos los lados ”y que los misiles en Cuba ayudarían a contrarrestar una“ provocación intolerable ”. Manteniendo el despliegue en secreto para presentar a los Estados Unidos un hecho consumado, Khrushchev podría haber asumido que la respuesta de Estados Unidos sería similar a su reacción a los misiles de Júpiter: denuncia retórica pero ninguna amenaza o acción para frustrar el despliegue con un ataque militar. nuclear o de otro tipo. (Al retirarse, Khrushchev explicó su razonamiento al periodista estadounidense Strobe Talbott: los estadounidenses “aprenderían lo que se siente al tener misiles enemigos apuntándote; no haríamos nada más que darles un poco de su propia medicina”. )

Khrushchev también estaba motivado por su creencia totalmente justificable de que la administración Kennedy quería destruir el régimen de Castro. Después de todo, la administración había lanzado una invasión de Cuba; lo siguió con sabotaje, asaltos paramilitares e intentos de asesinato, la operación clandestina más grande en la historia de la CIA, y organizó ejercicios militares a gran escala en el Caribe claramente destinados a sacudir a los soviéticos y su cliente cubano. Esas acciones, como lo han demostrado Stern y otros estudiosos, ayudaron a los soviéticos a instalar los misiles para disuadir los “ataques estadounidenses encubiertos o abiertos”, de la misma manera que Estados Unidos había protegido a sus aliados bajo un paraguas nuclear para disuadirlos. Subversión soviética o agresión contra ellos.

Sorprendentemente, dada la postura alarmada y confrontativa que adoptó Washington durante la crisis de los misiles, las grabaciones de las deliberaciones de ExComm, que Stern ha evaluado minuciosamente, revelan que Kennedy y sus asesores entendieron la situación nuclear de la misma manera que Khrushchev. En el primer día de la crisis, el 16 de octubre, cuando reflexionó sobre los motivos de Khrushchev para enviar los misiles a Cuba, Kennedy realizó una de las observaciones más asombrosamente ausentes (o sarcásticas) en los anales de la política de seguridad nacional de los Estados Unidos: “¿Por qué? ¿Él pone esto allí, sin embargo? … Es como si de repente comenzáramos a colocar un gran número de MRBM [misiles balísticos de medio alcance] en Turquía. Creo que ahora sería malditamente peligroso. “McGeorge Bundy, el asesor de seguridad nacional, señaló de inmediato:” Bueno, lo hicimos, señor presidente “.

Una vez que se solucionó, el mismo Kennedy declaró repetidamente que los misiles Júpiter eran “iguales” a los misiles soviéticos en Cuba. Rusk, al hablar de la motivación soviética para enviar misiles a Cuba, citó la opinión del director de la CIA, John McCone, de que Khrushchev “sabe que tenemos una superioridad nuclear sustancial … También sabe que en realidad no vivimos bajo el temor de sus armas nucleares” que tiene que vivir bajo el miedo de los nuestros. Además, tenemos armas nucleares cerca, en Turquía ”. El presidente del Estado Mayor Conjunto, Maxwell Taylor, ya había reconocido que el propósito principal de los soviéticos en la instalación de misiles en Cuba era“ complementar su sistema ICBM bastante defectuoso ”.

Kennedy y sus asesores civiles entendieron que los misiles en Cuba no alteraron el equilibrio nuclear estratégico. Aunque Kennedy afirmó en su discurso televisado el 22 de octubre que los misiles eran “una amenaza explícita para la paz y la seguridad de todas las Américas”, de hecho lo apreciaba, como le dijo al ExComm el primer día de la crisis, que “no lo hace”. No hagas ninguna diferencia si eres volado por un ICBM que vuela desde la Unión Soviética o uno que está a 90 millas de distancia. La geografía no significa mucho ”. Los aliados europeos de Estados Unidos, continuó Kennedy,“ argumentarán que, en el peor de los casos, la presencia de estos misiles realmente no cambia ”el equilibrio nuclear.

Que los misiles estaban cerca de los Estados Unidos era, como el presidente reconoció, inmaterial: la diferencia insignificante en los tiempos de vuelo entre los ICBM con base en la Unión Soviética y los misiles con base en Cuba no cambiaría las consecuencias cuando los misiles golpeen sus objetivos, y en En cualquier caso, los tiempos de vuelo de los SLBM soviéticos ya eran tan cortos o más cortos que los tiempos de vuelo de los misiles en Cuba, porque esas armas ya se escondían en submarinos frente a la costa estadounidense (como, por supuesto, los SLBM estadounidenses frente a la costa soviética ). Además, a diferencia de los ICBM soviéticos, los misiles en Cuba requerían varias horas para estar preparados para el lanzamiento. Dada la efectividad del reconocimiento aéreo y satelital de Estados Unidos (ampliamente demostrado por las imágenes de misiles en la URSS y en Cuba que obtuvieron), es casi seguro que los Estados Unidos hubieran tenido mucho más tiempo para detectar y responder a un inminente ataque de misiles soviéticos desde Cuba que a ataques de bombarderos soviéticos, ICBMs o SLBMs.

“Un misil es un misil”, afirmó el secretario de Defensa Robert McNamara. “No importa mucho si te matan con un misil de la Unión Soviética o Cuba”. En el primer día de las reuniones de ExComm, Bundy preguntó directamente: “¿Cuál es el impacto estratégico sobre la posición de los Estados Unidos de MRBM en ¿Cuba? ¿Qué tan grave es esto que cambia el equilibrio estratégico? “McNamara respondió:” En absoluto “, un veredicto que luego Bundy dijo que apoyaba totalmente. Al día siguiente, el Asesor Especial Theodore Sorensen resumió los puntos de vista de ExComm en un memorando a Kennedy. “En general se acepta”, señaló, “que estos misiles, incluso cuando están en pleno funcionamiento, no alteran significativamente el equilibrio de poder, es decir, no aumentan significativamente el potencial de megatonaje capaz de ser liberado en suelo estadounidense, incluso después de una Sorprende el ataque nuclear estadounidense “.

El comentario de Sorensen sobre un ataque sorpresa nos recuerda que, si bien los misiles en Cuba no aumentaron apreciablemente la amenaza nuclear, podrían haber complicado un poco la planificación de Estados Unidos para un primer ataque exitoso, lo que bien podría haber sido parte de la razón de Khrushchev para desplegarlos. Si es así, paradójicamente, los misiles podrían haber aumentado la disuasión entre las superpotencias y, por lo tanto, reducir el riesgo de una guerra nuclear.

sin embargo, aunque la importancia militar de los misiles era insignificante, la administración Kennedy avanzó en un rumbo peligroso para forzar su eliminación. El presidente dio un ultimátum a una potencia nuclear, un movimiento sorprendentemente provocativo, que de inmediato creó una crisis que podría haber llevado a una catástrofe. Ordenó un bloqueo a Cuba, un acto de guerra que ahora sabemos que llevó a las superpotencias al alcance de una pelea de confrontación nuclear. Los asediados cubanos aceptaron voluntariamente las armas de sus aliados, por lo que el despliegue de misiles por parte del soviet estaba totalmente de acuerdo con el derecho internacional. Pero el bloqueo, incluso si la administración lo llamó eufemísticamente una “cuarentena”, fue, según reconocieron los miembros del ExComm, ilegal. Como recordó el asesor legal del Departamento de Estado, “nuestro problema legal era que su acción no era ilegal”. Kennedy y sus lugartenientes contemplaron intensamente una invasión de Cuba y un ataque aéreo contra los misiles soviéticos allí, actos que probablemente hayan provocado un ataque nuclear. guerra. A la luz de las medidas extremas que ejecutaron o entretenieron seriamente para resolver una crisis que habían creado en gran parte, la reacción de Estados Unidos a los misiles requiere, en retrospectiva, tanta explicación como la decisión soviética de desplegarlos, o más.

En ese primer día de las reuniones de ExComm, McNamara brindó una perspectiva más amplia sobre el significado de los misiles: “Seré muy franco”. No creo que haya un problema militar aquí … Este es un problema político interno. “En una entrevista de 1987, McNamara explicó:” Hay que recordar que, desde el principio, fue el presidente Kennedy quien dijo que era Políticamente inaceptable que dejemos esos sitios de misiles solos. “No dijo militarmente, dijo políticamente”. Lo que en gran medida hizo que los misiles fueran políticamente inaceptables fue la hostilidad visible y ferviente de Kennedy hacia el régimen de Castro; y “un poco demente”.

Pero incluso más fuerte que la catástrofe política doméstica que probablemente caiga sobre la administración si parece ser suave para Cuba fue lo que el Subsecretario de Estado Edwin Martin llamó “el factor psicológico” que “nos sentamos y dejamos que nos lo hagan”. Afirmó que esto era “más importante que la amenaza directa”, y Kennedy y sus otros asesores coincidieron enérgicamente. Incluso cuando Sorensen, en su memorando al presidente, notó el consenso de ExComm de que los misiles cubanos no alteraron el equilibrio nuclear, también observó que ExComm, sin embargo, creía que “Estados Unidos no puede tolerar la presencia conocida” de misiles en Cuba. “Si nuestro valor y nuestros compromisos deben ser creídos por aliados o adversarios” (énfasis agregado). Los aliados europeos de Estados Unidos (sin mencionar a los soviéticos) insistieron en que Washington debería ignorar estas preocupaciones intangibles, pero Sorensen fue desdeñoso. Apelando a la psicología en lugar de a los duros cálculos del arte de gobernar, afirmó que tales argumentos “tenían cierta lógica pero poco peso”.

De hecho, la autoestima de Washington por su credibilidad fue, casi con certeza, la razón principal por la que arriesgó una guerra nuclear por una amenaza insignificante para la seguridad nacional. En la misma reunión en la que Kennedy y sus asesores estaban contemplando una acción militar contra Cuba y la URSS, acción que sabían que podría provocar una guerra apocalíptica, el presidente declaró: “El mes pasado dije que no íbamos a [permitir que los misiles nucleares soviéticos”. en Cuba] y el mes pasado debería haber dicho … no nos importa. Pero cuando dijimos que no lo haríamos, y [los soviéticos] siguen adelante y lo hacen, y luego no hacemos nada, entonces … creo que nuestros … riesgos aumentan “.

Los riesgos de tal derrumbamiento, sostuvieron Kennedy y sus asesores, eran distintos pero estaban relacionados. La primera fue que los enemigos de Estados Unidos verían a Washington como pusilánime; La conocida presencia de los misiles, dijo Kennedy, “hace que se vean como si fueran iguales con nosotros y eso”, donde el secretario del Tesoro, Douglas Dillon, interrumpió: “Tenemos miedo de los cubanos”. El segundo riesgo era que los amigos de Estados Unidos lo harían. De repente, dudo que un país dado al apaciguamiento pueda ser invocado para cumplir con sus obligaciones.

De hecho, los aliados de Estados Unidos, como reconoció Bundy, estaban horrorizados de que Estados Unidos amenazara con una guerra nuclear por una condición estratégicamente insignificante, la presencia de misiles de alcance intermedio en un país vecino, que esos aliados (y, en realidad, los soviéticos) Llevaba años viviendo con. En los tensos días de octubre de 1962, ser aliado con los Estados Unidos potencialmente equivalía a, como Charles de Gaulle había advertido, “aniquilación sin representación”. Parece que Kennedy y el ExComm nunca se han dado cuenta de lo que ganara Washington al demostrar la firmeza. De sus compromisos, perdió en una erosión de confianza en su juicio.

Este enfoque de la política exterior fue guiado, y sigue siendo guiado, por una elaborada teorización enraizada en la visión de la política mundial en la escuela, en lugar de la evaluación fresca de las realidades estratégicas. Puso, y aún pone, a Estados Unidos en la curiosa posición de tener que ir a la guerra para defender la credibilidad que se supone debe obviar la guerra en primer lugar.

Si las prioridades políticas internas de la administración dictaran la eliminación de los misiles cubanos, una solución al problema de Kennedy hubiera parecido bastante obvia: en lugar de un ultimátum público que exigía que los soviéticos retiraran sus misiles de Cuba, un acuerdo privado entre las superpotencias para eliminar ambos. Los misiles de Moscú en Cuba y los misiles de Washington en Turquía. (Recordemos que la administración Kennedy descubrió los misiles el 16 de octubre, pero solo anunció su descubrimiento al público estadounidense y a los soviéticos y emitió su ultimátum el 22).

La administración, sin embargo, no hizo tal obertura a los soviéticos. En cambio, al exigir públicamente una retirada soviética unilateral e imponer un bloqueo a Cuba, precipitó lo que sigue siendo hasta hoy la crisis nuclear más peligrosa de la historia. En medio de esa crisis, los observadores más sensatos y sensatos, entre ellos diplomáticos en las Naciones Unidas y en Europa, los redactores editoriales de Manchester Guardian, Walter Lippmann y Adlai Stevenson, vieron el comercio de misiles como una solución bastante simple. En un esfuerzo por resolver el punto muerto, el propio Khrushchev hizo esta propuesta abiertamente el 27 de octubre. De acuerdo con la versión de los hechos propagados por la administración Kennedy (y durante mucho tiempo aceptado como un hecho histórico), Washington rechazó inequívocamente la oferta de Moscú y, en cambio, gracias a la resolución de Kennedy , forzó una retirada soviética unilateral.

Sin embargo, a partir de fines de la década de 1980, la apertura de archivos previamente clasificados y la decisión de varios participantes de decir la verdad finalmente reveló que la crisis se resolvió mediante un acuerdo explícito pero oculto para eliminar tanto el Júpiter como los misiles cubanos. Kennedy, de hecho, amenazó con abrogar si los soviéticos lo revelaban. Lo hizo por las mismas razones que habían engendrado la crisis en primer lugar: la política interna y el mantenimiento de la imagen de Estados Unidos como la nación indispensable. Un cable soviético desclasificado revela que Robert Kennedy, a quien el presidente asignó para resolver el intercambio secreto con el embajador de la URSS en Washington, Anatoly Dobrynin, insistió en regresar a Dobryn en la carta soviética formal que afirma el acuerdo, explicando que la carta “podría causar un daño irreparable a mi carrera política en el futuro “.

Solo un puñado de funcionarios de la administración conocían el comercio; la mayoría de los miembros del Comité Ejecutivo, incluido el vicepresidente Lyndon Johnson, no lo hicieron. Y en su esfuerzo por mantener el encubrimiento, varios de los que lo hicieron, entre ellos McNamara y Rusk, mintieron al Congreso. JFK y otros alentaron tácitamente el asesinato del personaje de Stevenson, permitiéndole que lo retrataran como un apaciguador que “quería un Munich” por sugerir el intercambio, un acuerdo que mantuvieron enérgicamente que el gobierno nunca habría permitido.

El trabajo paciente de Stern y otros eruditos ha llevado a más revelaciones. Stern demuestra que Robert Kennedy apenas habitó el papel conciliador y estadista durante la crisis que sus aliados describieron en sus crónicas y memorias hagiográficas y que él mismo avanzó en su libro póstumamente publicado, Trece días. De hecho, fue uno de los asesinos más presos y constantes de los asesores del presidente, y no presionó por un bloqueo o incluso por ataques aéreos contra Cuba, sino por una invasión a gran escala como “la última oportunidad que tendremos de destruir a Castro”. concluye que “si RFK hubiera sido presidente, y los puntos de vista que expresó durante las reuniones de ExComm hubieran prevalecido, la guerra nuclear habría sido el resultado casi seguro”. Él justifica de manera justificada al cortesano cortesano Schlesinger, cuyas historias “manipularon repetidamente y ocultaron los hechos” y cuyos relatos, “profundamente engañoso, si no es totalmente engañoso”, se escribieron para servir no a la erudición sino a los Kennedy.

Aunque la severidad y otros académicos han cambiado la versión panegírica de los eventos desarrollados por Schlesinger y otros acólitos de Kennedy, la crónica revisada muestra que las acciones de JFK para resolver la crisis (una vez más, una crisis que había creado en gran medida) fueron razonables, responsables y valientes. Sencillamente conmocionado por las potencialidades apocalípticas de la situación, Kennedy defendió, ante la oposición belicosa y casi unánime de sus asesores de pseudo-tipo duro, aceptando el intercambio de misiles que había propuesto Khrushchev. “Para cualquier hombre en las Naciones Unidas, o para cualquier otro hombre racional, se verá como un intercambio muy justo”, dijo de manera sensata al ExComm. “La mayoría de la gente piensa que si se le permite un intercambio equitativo, debe aprovecharlo”. Comprendió claramente que la historia y la opinión mundial lo condenarán a él y a su país por ir a la guerra, una guerra casi segura que se convertirá en una nuclear. intercambio, después de que la URSS hubiera ofrecido públicamente un quid pro quo tan razonable. La propuesta de Khrushchev, dijo el historiador Ronald Steel, “llenó de consternación a los asesores de la Casa Blanca, y no menos que nada porque parecía perfectamente justo”.

Aunque Kennedy, de hecho, estuvo de acuerdo con el intercambio de misiles y, con Khrushchev, ayudó a resolver la confrontación con madurez, el legado de esa confrontación fue, sin embargo, pernicioso. Al ocultar con éxito el acuerdo al vicepresidente, a una generación de estrategas y responsables de la política exterior, y al público estadounidense, Kennedy y su equipo reforzaron la peligrosa idea de que la firmeza frente a lo que Estados Unidos interpreta como agresión, y la escalada gradual de las amenazas militares y la acción para contrarrestar esa agresión hacen que la estrategia de seguridad nacional sea exitosa; en realidad, casi la define.

El presidente y sus asesores también reforzaron la opinión concomitante de que Estados Unidos debería definir una amenaza no solo como circunstancias y fuerzas que ponen en peligro directamente la seguridad del país, sino como circunstancias y fuerzas que podrían obligar indirectamente a aliados o enemigos potenciales a cuestionar la decisión de Estados Unidos. Este cálculo recóndito llevó al desastre estadounidense en Vietnam: al intentar explicar cómo la pérdida del país estratégicamente intrascendente de Vietnam del Sur podría debilitar la credibilidad estadounidense y amenazar así la seguridad del país, uno de los colaboradores más cercanos de McNamara, el Subsecretario de Defensa John McNaughton, permitió que “se requiera cierta sofisticación para ver cómo Vietnam involucra automáticamente” nuestros intereses vitales. Kennedy dijo en su discurso a la nación durante la crisis de los misiles que “la conducta agresiva, si se permite que no se controle y no se desafía, en última instancia conduce a la guerra”. Explicó que “si nuestro valor y nuestros compromisos deben ser confiados nuevamente por cualquiera de los amigos”. o enemigo ”, entonces Estados Unidos no podía tolerar tal conducta por parte de los soviéticos, aunque, una vez más, había reconocido en privado que el despliegue de misiles no cambió el equilibrio nuclear.

Esta noción de que resistir la agresión (aunque se defina de manera amplia y amplia) disuadirá a la agresión futura (aunque se defina de forma vaga y amplia) no logra superar el escrutinio histórico. Después de todo, la invasión y ocupación estadounidense de Irak no disuadió a Muammar Gadafi; La guerra de Estados Unidos contra Yugoslavia no disuadió a Saddam Hussein en 2003; La liberación de Kuwait por América no impidió a Slobodan Milošević; La intervención de Estados Unidos en Panamá no disuadió a Saddam Hussein en 1991; La intervención de Estados Unidos en Granada no disuadió a Manuel Noriega; La guerra de Estados Unidos contra Vietnam del Norte no disuadió al hombre fuerte de Grenada, Hudson Austin; y la confrontación de JFK con Khrushchev por los misiles en Cuba ciertamente no detuvo a Ho Chi Minh.

Además, la idea de que el esfuerzo de una potencia extranjera para contrarrestar la abrumadora supremacía estratégica de los Estados Unidos, un país que gasta casi tanto en defensa como el resto del mundo combinado, ipso facto pone en peligro la seguridad de Estados Unidos, está profundamente equivocada. Al igual que Kennedy y sus asesores percibieron una amenaza en los esfuerzos soviéticos para contrarrestar lo que en realidad era una hegemonía nuclear estadounidense desestabilizadora, en la actualidad, tanto liberales como conservadores afirman oxímicamente que la seguridad de los Estados Unidos exige que el país debe “equilibrar” a China manteniendo su posición estratégica dominante en Asia oriental y el Pacífico occidental, es decir, en el patio trasero de China. Esto significa que Washington considera como un peligro los intentos de Pekín para remediar la debilidad de su propia posición, aunque los responsables políticos reconocen que los Estados Unidos tienen una superioridad aplastante hasta el borde del continente asiático. Sin embargo, la postura de Estados Unidos revela más sobre sus propias ambiciones que sobre las de China. Imagine que la situación se revirtió, y las fuerzas aéreas y navales de China fueron una presencia dominante y potencialmente amenazadora en la plataforma costera de América del Norte. Seguramente los EE.UU. querrían contrarrestar esa preponderancia. En una vasta parte del mundo, que se extiende desde el Ártico canadiense hasta Tierra del Fuego y desde Groenlandia hasta Guam, los Estados Unidos no tolerarán la interferencia de otra gran potencia. Ciertamente, la seguridad de los Estados Unidos no se vería amenazada si otras grandes potencias disfrutan de sus propias esferas de influencia (y, en realidad, de menor tamaño).

Esta estrategia esotérica, esta extravagante obsesión con la credibilidad, este concepto peligrosamente expansivo de lo que constituye seguridad, que ha afectado tanto a las administraciones demócratas como a las republicanas, y tanto a los liberales como a los conservadores, es la antítesis de la política, que requiere discernimiento basado en el poder, el interés y circunstancia. Es una postura hacia el mundo que puede fácilmente condenar a los Estados Unidos a compromisos e intervenciones militares en lugares estratégicamente insignificantes sobre temas intrínsecamente triviales. Es una postura que puede engendrar una política exterior que se aproxima a la paranoia en un mundo obstinadamente caótico que abunda en estados, personalidades e ideologías que son desagradables e incongruentes, y en casos mortalmente peligrosas. Es decir, debe Estados Unidos ser la policía del mundo? Odioados cuando no están, son llamados a intervenir cuando la ineficacia local pierde el control.

Que estemos aún respirando sobre este planeta tiene que ver con los eventos acaecidos el 27 de Octubre de 1962. Un avión espía americano piloteado por Rudolph Anderson fue derribado en las costas de Cuba. Como contestación o represalia, un submarino soviético fue atacado por un barco estadounidense. Las autoridades del submarino, sin comunicación con Moscú, pensaron que la guerra había comenzado y se prepararon para lanzar un torpedo nuclear. La decisión debía ser aprobada por los tres oficiales de mayorrango a bordo. El Capitán y el Oficial Político de enlace estaban de acuerdo en la emisión del torpedo. Pero Vasili Alexandrovich Arkhipov, segundo en la cadena de mando, se negó. Su posición, tal vez, ayudó a que el mundo no terminara su existencia en ese entonces.

 


Fuente: Thirten Days de Robert F. Kennedy . One Hell of a Gamble: Khrushchev, Castro, and Kennedy 1958-1964 de Alexander Fursenko y Thimoty Naftali . The Missile de Jon James . Boston Globe . News X .


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 16, 2018


 

 

ALFREDO CASERO, EL ACTOR MALDITO

Share

 

 

 Por Mauricio Ortín

 

La Asociación Argentina de Actores a través de un comunicado repudió las declaraciones del actor Alfredo Casero. Por idénticos motivos el empresario que contrató al actor para una presentación de su espectáculo unipersonal en Salta, canceló el evento. Casero puso en duda la identidad de los nietos recuperados por las Abuelas de Plaza de Mayo y, en especial, cuestionó a Estela de Carlotto. Esta, a juicio del actor, se vale de  la bandera de los derechos humanos para hacer política. La reacción del gremio no se hizo esperar y calificó sus dichos de “inadmisibles declaraciones públicas” que ponen “en duda la honorabilidad de nuestras Abuelas de Plaza de Mayo”, y de “incomprensible odio, atacando lo que es un patrimonio moral de nuestro país” y “su negacionismo perverso y consuetudinario, termina siendo una versión peligrosamente cercana a la apología del delito.”

Pues bien, en primer lugar, digo que coincido con todo lo que dijo Casero en ese programa y festejo la forma genial en que lo logró. En segundo lugar, manifiesto mi solidaridad hacia él por el ataque fascista que sufre por parte del gremio del cual es  afiliado y  que, se supone, está para  ampararlo. Vamos a ver, Alfredo Casero dijo lo que dijo a título personal y no en representación de la Asociación Argentina de Actores. En una república, un camionero, un médico o un jugador de bochas deben gozar del derecho de ser dueños de decir lo que mejor les parezca sin la perturbación latente de verse difamados por la asociación profesional a la que pertenecen. ¿Qué autoridad moral tienen las autoridades de la AAA para llamar “negacionista” y “perverso” al que no piensa (“correctamente”) como ellos? Y ¿por qué motivo Casero debe considerar “patrimonio moral de nuestro país” a Estela de Carlotto” y a las Abuelas de Plaza de Mayo? Carlotto se abrazó a dictadores asesinos de la calaña de Fidel Castro y Hugo Chávez y, como es público, fue y es una defensora de primera línea del ex gobierno kirchnerista, el más ladrón de la historia argentina. Defender ladrones es incompatible con quien exalta la  moral. En cuanto a que Alfredo Casero, por sus declaraciones, estaría rozando “la apología del delito” no queda otra que tomarlo como lo que es, una amenaza cobarde del poder corporativo contra el individuo a quien, solapadamente, le dice: “la próxima te denuncio por apología del delito”. También es grave que, por el simple y soberano derecho de decir lo que piensa, Alfredo Casero haya sido censurado en Salta. El totalitarismo, por lo general, se impone por un asalto al poder; pero también gradualmente. Por ejemplo, a través del trabajo hormiga de acumular pequeñas actitudes totalitarias que llevan a naturalizar el atropello. Entonces, es tarde para reaccionar.

Por último, es revelador que la Asociación Argentina de Actores que acusa de “negacionismo perverso” culmine su nota con la mentira de que los desaparecidos son 30.000. Así también, la senadora Cristina Kirchner, responsable del último conteo de desaparecidos que dio 6.348, cerró su discurso en el Senado de la Nación  afirmando su hermandad generacional con los “30.000”. Tan convencidos lo dicen, que pareciera que se creen sus propias mentiras.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 23, 2018


 

¿DÍA DE LA MEMORIA?

Share

 

 Escribe JUAN MANUEL OTERO.

 

Soy un simple ciudadano de 75 años que obviamente, vivió con la suficiente lucidez y memoria los últimos años tristes para nuestra Patria. No pertenecí a ninguna fuerza armada ni de seguridad, no tengo familiares detenidos ni víctimas de ningún atentado, tampoco pertenezco ni pertenecí a ninguna organización guerrillera.

Soy en consecuencia alguien ajeno al conflicto, pero no puedo ser ajeno al pasado, al presente ni al futuro de nuestra Patria.

Recuerdo perfectamente cómo en los ’60 con la instauración del régimen Castrista como comisario de América Latina, comenzaron las escaramuzas de terror que pronto se transformarían en una guerra como lo reconocieron ambos bandos.

Finalmente, derrotadas las organizaciones guerrilleras, vuelta la democracia, las víctimas de estos enfrentamientos tuvieron distinta suerte: Silencio y abandono oficial hacia los deudos de los soldados que repelieron el ataque al poder democrático y sus instituciones, contrapuesto al reconocimiento, indemnizaciones, cargos públicos y homenajes hacia quienes atentaron contra la Nación.

Y hoy se celebra el Día de la Memoria. Pero no es la memoria completa, siguen en prisión desde hace una década octogenarios y nonagenarios soldados a quienes debemos el orgullo de seguir izando cada día la celeste y blanca. No hay para ellos las legítimas resoluciones judiciales que excarcelan sea por el transcurso del tiempo sin sentencia, sea por ser mayores de 70 años, derechos que sí tienen los más grandes corruptos que asolaron la República.

No tienen ellos el derecho de ser juzgados, como corresponde, por la ley penal vigente al momento de los hechos. El Estatuto de Roma fue su cadalso, jueces prevaricadores, fiscales corruptos y testigos mentirosos sus verdugos. Pese a que de sus artículos expresa claramente que no se puede aplicar por hechos anteriores a su sanción, dicho estatuto fue aplicado como si los enfrentamientos hubieran sucedido en este siglo. En cambio los terroristas fueron debidamente protegidos y premiados por los distintos “democráticos” gobernantes que nos tocaron en suerte.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 24, 2018


 

Caso Larrabure: PARTE DE PRENSA

Share

 

Escribe

Dr. Javier Vigo Leguizamón.

 

Se celebró hoy ante la Cámara Federal de Rosario la audiencia vinculada al recurso de apelación que Arturo Larrabure, como querellante, dedujera contra la resolución del juez federal  Bailaque que denegara citar a indagatoria, como autor mediato  del secuestro, tortura y asesinato del Cnel Argentino del Valle Larrabure, a Juan Arnold Kremer que integrara el buró político del ERP.

Marcelo Bailaque

Juan Arnold Kramer “Mattini”

Argentino del Valle Larrabure

La misma había despertado gran preocupación en los organismos de derechos humanos y ex miembros de ERP y Montoneros, que niegan que los crímenes de la guerrilla sean de lesa humanidad y temen que la causa genere un cambio radical en la jurisprudencia .
En su extenso informe in voce, el Dr. Javier Vigo Leguizamón, como abogado de la querella, comenzó imputando al juez resolver con una mirada parcial que niega la dignidad de las víctimas, no existiendo en su sentencia – dijo- un solo párrafo que aluda al calvario que Larrabure soportó durante 372 días de infrahumano cautiverio. Recordó que la Corte en reiteradas oportunidades ha descalificado como arbitrarios los fallos que prescinden de una norma aplicable que pudo ser decisiva para la resolución del caso, conducta en que – a su entender- habría incurrido el magistrado al omitir aplicar las Convenciones de Ginebra de 1949 cuyo artículo 3 obliga a tratar con humanidad a las personas que se encuentren detenidas, considerando crimen de guerra a su asesinato o tortura. Recordó que el Protocolo Adicional de esas convenciones, reafirma que éstas deben aplicarse sin distinción alguna basada en la naturaleza, causa u origen del conflicto. Basó fundamentalmente su alegato en el informe que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos emitiera en el caso “ABELLA Y OTROS C. ARGENTINA”,donde evaluara el ataque al regimiento de la Tablada que en l989 realizara la organización guerrillera Movimiento Todos Por la Patria, citando diversos considerandos de ese informe donde el organismo internacional habría sostenido que  tales Convenciones obligan y se aplican por igual tanto a los miembros de la organización terrorista, como a los integrantes de las Fuerzas Armadas.
Aludió también que conforme aquéllas para estar ante un crimen de guerra y/o de lesa humanidad, no es necesario que la organización guerrillera tenga control del territorio,  o esté apoyada por el Estado, bastando que existan grupos armados organizados que sean capaces de librar combate y que de hecho lo hagan. Así- alegó- lo habría resuelto recientemente el Tribunal Oral de La Plata, en el caso “Castillo” concluyendo que si para el caso particular de “La Tablada” que duró dos días,    resulta   de   aplicación    la Convención   de   Ginebra,   con   mucho   más   razón   debe serlo para los ataques de igual o mayor gravedad que durante años llevaron adelante las organizaciones terroristas, en plena democracia.
Sin perjuicio de ello- denunció- el terrorismo guerrillero fue de Estado por haber contado con el apoyo de Cuba, Chile y Argentina. Para probar el apoyo cubano citó una declaración de Fidel Castro efectuada en 1988 donde , ante 400 economistas, habría admitido  haber apoyado los movimientos revolucionarios en todo lationamerica, afirmación que Vigo Leguizamón respaldó citando declaraciones de Kremer y Gorriarán Merlo admitiendo haber convenido con Cuba el entrenamiento de grupos guerrilleros los que partían a la Habana desde Chile, donde el gobierno de Salvador Allende les facilitaba el paso.
El apoyo del gobierno argentino – sostuvo- habría quedado evidenciado por la complicidad del entonces gobernador Bidegain con el accionar de la guerrilla, denunciada por Perón y probada en la causa con declaraciones de Julio Bárbaro y José Pablo Feinmann que revelaron la protección que Bidegain habría dado al accionar guerrillero. Marcó también el letrado la responsabilidad de los legisladores que dictaron la ley de amnistía de l973, liberando a los guerrilleros sin previamente exigir la entrega de las armas, como acaba de hacerse en Colombia.
Fue alegado también que miembros de la policía de Córdoba y Buenos Aires, habrían colaborado con el accionar guerrillero facilitando la libertad de movimientos, destacándose que en la causa “Rucci” se habría probado con las declaraciones del ex Jefe del Penal de Sierra Chica, Mario O.García, que Bidegain entregó armas a la guerrilla.
Para rebatir a quienes afirman que Larrabure se habría suicidado, se basó Vigo Leguizamón en la pericia del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia, que, por unanimidad, concluyó que éste fue víctima de una muerte violenta   habiendo sido estrangulado.  La tortura y asesinato de Larrabure no han sido juzgados, – afirmó-  invocando el fallo “Almonacid” de la Corte Interamericana, donde se sostuvo que los crímenes de esta índole, cualquiera sea la fecha en que se hayan cometido, deben investigarse, más aún cuando no ha existido verdadera voluntad de investigar.
Como opiniones relevantes fueron citadas los dichos de los Dres. Ledesma, Strassera y Moreno Ocampo, intervinientes en el juicio a los comandantes, quienes habrían coincidido  en que deberían juzgarse a los líderes de la subversión.
Un momento emotivo se vivió cuando Vigo Leguizamón fue narrando el sufrimiento de diversos deudos de la víctima de la guerrilla que lo acompañaban en el estrado, entre los que se encontraban Silvia Ibarzábal, Graciela Saraspe, Victoria Paz y Nelda Vargas de López. Cada uno de ellos – sostuvo- porta una brasa  que se ha avivado en los últimos años con la abierta apología de los crímenes de la guerrilla, a tal punto que Juan Arnold Kremer ha manifestado ante los periodistas Reato y Mariño que no tiene nada de que arrepentirse, comparándose con San Martín.
El terrorista – dijo- piensa que el ser humano que ejecuta no es una persona, es un símbolo.
¿Cabe preguntarse  si la justicia ha mirado a las víctimas de la guerrilla como símbolos o como seres humanos?
Es hora de que dejen de ser los desaparecidos de la memoria pública; es hora de reconciliar la patria, juzgando a todos; es hora de meditar qué hubiera ocurrido de haber triunfado la guerrilla.
Respondiendo a este interrogante, citó declaraciones del ex montonero  Luis Labraña y Kremer admitiendo que iba a implantarse la dictadura del proletariado con miles de muertos.
Fue precisamente eso – concluyó- lo que advirtió Todorov al visitar al país, recordando que en l975 una guerrilla de extrema izquierda tomó el poder en Camboya matando al 25 % de su población.

 

 

Dr. Javier Vigo Leguizamón.

Apoderado de la querella.

Marzo 21, 2018

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 23, 2018


 

Teléfono para el señor Presidente

Share

 

Escribe Emilio Luis Magnaghi

Se puede afirmar que Napoleón Bonaparte fue, prácticamente, el último jefe de Estado en ejercer las funciones combinadas de jefe de Gobierno y de comandante en jefe de sus fuerzas militares en tiempos de guerra.
Solo algunos años más tarde, siguiendo los sabios consejos del genio militar de Moltke, El Viejo, el Kaiser Guillermo aprendió a delegar las tareas del arte de la guerra en hombres especialmente formados al efecto y que conformaron un cuerpo especial de oficiales conocido como el Estado Mayor.
Pronto, mucho lo imitaron y solo fue cuestión de tiempo que el mencionado cuerpo evolucionara hacia los voluminosos Ministerios de Defensa y Estados Mayores Conjuntos de los que hoy disponemos.
Sin embargo, el gusto por lo militar parece haber perdurado en todos ellos sin importarles mucho su ideología. Como en tantas otras cosas, los romanos sentaron cátedra en esta materia y todos sus emperadores fueron recordados en estatuas o bustos que los mostraban en atavíos militares, sin importar si habían ejercido o no el comando de sus legiones.
En nuestros tiempos, por ejemplo, líderes de la izquierda rabiosa como Fidel Castro o Yasser Arafat vistieron durante su vida activa chaquetas militares. También, occidentales, como George Bush hijo no tuvo reparos de anunciar el fin de la guerra en Irak vestido como un piloto naval en la cubierta de un portaaviones de ataque nuclear de su poderosa flota.
Moda cívico-militar que tuvo, incluso en nuestras tierras, sus cultores. Como cuando el presidente Raúl Alfonsín apareció ataviado con la boina de submarinista en la torre del submarino ARA Santa Cruz, gemelo del perdido San Juan.
Dicen que lo que se hereda no se roba y este parece ser el caso del uso de determinados atributos militares por parte de un Presidente de la Nación. No en vano, el inciso 12 del artículo 99 de nuestra Constitución Nacional le otorga, específicamente y sólo a él, el nada despreciable título de: ‘Comandante en Jefe de las FFAA’.
Además, en el inciso 13 del mismo artículo se lee que: ‘Provee los empleos militares de la Nación: con acuerdo del Senado…’
En el 14 que: ‘Dispone de las Fuerzas Armadas, y corre con su organización y distribución según las necesidades de la Nación…’
Por su parte en el 15, tiene la terrible responsabilidad de: ‘Declarar la guerra y ordenar represalias con autorización y aprobación del Congreso.’ Y en el 16: ‘Declarar en estado de sitio uno o varios puntos de la Nación, en caso de ataque exterior y por un término limitado, con acuerdo del Senado.’
Como vemos, son varias y serias las responsabilidades constitucionales del Presidente respecto de las FFAA de la Nación. Y de la síntesis de todas ellas se deduce que tiene que ser el Presidente quien explique y rinda cuentas sobre su política de Defensa en oportunidad de su discurso ante la Asamblea Legislativa (Inc.8 Art. 99, Constitución Nacional).
Sin embargo, no parece ser el caso del ingeniero Mauricio Macri, pues no fue capaz de tocar el tema de la Defensa ni mencionar alguna tarea relevante para las fuerzas que comanda en su último discurso ante la Asamblea Legislativa que no fuera para el triste recuerdo de las 44 vidas militares que se perdieron junto con la tragedia del San Juan.
Al proceder de esta manera, los argentinos no podemos más que deducir que nuestro Presidente no tiene en mente ninguna misión trascendente para sus Fuerzas Armadas.
Creemos que al hacerlo no solo pierde votos entre la denominada familia militar. Más importante, es que condena a la irrelevancia a esa fuerzas. Pero, lo realmente trascendente, desde el punto de vista político, es que desperdicia una increíble capacidad ociosa del Estado que preside.
Ya lo hemos dicho: las Fuerzas Armadas son una megaorganización que dispone de profesionales, equipos y, lo que es más valioso, de una cultura organizacional apta para enfrentar la ejecución de tareas difíciles.
Por ejemplo, ya lo hemos expresado en estas páginas, que a estas fuerzas se les podrían otorgar tareas menores como el hacerse cargo del Plan Belgrano. O subsidiarias como encontrarse a cargo de la gestión de las tareas de mitigación frente a los desastres naturales y las emergencias.
Por supuesto, no habría que olvidar su importante rol, tanto en la Defensa como en la Seguridad de nuestro territorio, sus habitantes, nuestros recursos y nuestra forma de vida. En vez de ir a buscar afuera lo que tenemos en casa,  tal como parece ser el caso de la adopción de la estrategia norteamericana en la lucha contra el narcotráfico o la cesión de soberanía que resultará de la custodia de nuestros cielos y de nuestras costas por fuerzas armadas extranjeras durante la cumbre del G-20.
Nos dicen que el ingeniero Macri obra así aconsejado por su gurú, Durán Barba, quien cree, equivocadamente, que sus Fuerzas Armadas son piantavotos. Puede ser que esto sea cierto en algún focus group de la coqueta Capital Federal. Más eso no es cierto, como lo muestran varias encuestas en el interior del país, donde las FFAA son percibidas como la única o entre las más confiables instituciones que tiene la Argentina.
También, podría ser que el ingeniero Macri haga todo esto guiado por la filosofía Zen que lo orienta en su vida. Pues, de ser así, igualmente, comete un error, ya que eran los mismísimos guerreros samurais japoneses los que la practicaban. Quienes comprendieron, lo mismo que tantos líderes políticos, tanto orientales como occidentales, que las fuerzas militares encarnan al cuerpo vivo de una Nación y que no está mal reverenciarlas  cada tanto y ejercer efectivamente su conducción.

 

(*) Emilio Magnaghi es Director del Centro de Estudios Estratégicos para la Defensa Nacional Santa Romana. Autor de El momento es ahora y El ABC de la Defensa Nacional.

 


Fuente: http://www.upmac.org.ar/novedades/telefono-para-el-senor-presidente.htm

Colaboración: Cnel. Pedro López

PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 15, 2018


 

INGRATITUD

Share

 

 Escribe Emilio Guillermo Nani.

 

Ingratitud

 

Hoy se cumple el 29º aniversario del último intento del terrorismo internacional por hacerse del poder en nuestro país. Para quienes no conozcan de qué se trató y para aquellos que continúan haciendo de la memoria hemipléjica su estilo de vida, el 23 de enero de 1989, el Ejército Revolucionario del Pueblo, devenido en Movimiento Todos por la Patria, liderado por Enrique Gorriarán Merlo y utilizando la misma metodología empleada en la década del 70, lanzó un sanguinario ataque contra los cuarteles de La Tablada. Este nuevo crimen contra la Nación y su pueblo, planificado y financiado por los gobiernos de Daniel Ortega, de Nicaragua, y Fidel Castro, de Cuba, una vez más puso en evidencia el desprecio del terrorismo marxista hacia toda forma de convivencia, hecho que, como viene sucediendo año tras año, seguramente volverá a ser silenciado. De acuerdo con la información periodística, parece ser que para quienes conducen el Ejército, en una inaceptable discriminación entre los asesinados democráticamente en gobiernos peronistas y los ejecutados durante el gobierno radical de Raúl Alfonsín y los gobiernos militares, estos últimos no merecen el menor recuerdo por parte de los que tienen la responsabilidad de mantener viva la memoria de aquellos que, sin pedir nada a cambio, regaron con su sangre todo el territorio del país, en defensa de Dios, de la patria y de nuestro estilo de vida, asegurándonos la libertad de la que hoy, inmerecidamente, disfrutamos todos los argentinos. Para el caso de que semejante ingratitud se haga realidad, como hace tiempo que no se escuchan voces oficiales ofrendando el justo y necesario homenaje a los caídos durante el ataque terrorista, por este medio quiero rendir tributo “a quienes dieron su vida para que la patria viva”: comisario inspector Emilio García García; sargento primero José Manuel Soria (ambos de la policía bonaerense); soldados Héctor Cardozo, Martín L. Díaz, Roberto Tadeo Taddía, Julio D. Grillo (todos ellos de 19 años); sargento ayudante Ricardo Raúl Esquivel; sargento Ramón Waldimiro Orué; cabo primero José Gustavo Albornoz (24 años); mayor Horacio Fernández Cutiellos, y teniente Ricardo Alberto Rolón (25 años).

Emilio Guillermo Nani

 


Colaboración: Dra. Andrea Palomas Alarcón

PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2018


 

EL PAPA FRANCISCO

Share

 

 

 Escribe CLAUDIO KUSSMAN.

 

EL PASTOR Y SU REBAÑO

Realmente no siento ningún respeto por el Papa Francisco, es más, lo desprecio. Por educación no me expreso sobre él como lo ha hecho en vida el accidentado SANTIAGO MALDONADO, a través de su “música” soez y de mal gusto.  Adjuntamos un video en donde  lo podrá escuchar y sacar conclusiones. ¿Esos agravios le habrán abierto las puertas del Vaticano para que días pasados por más de una hora, recibiera a Sergio Maldonado el hermano, su pareja Andrea Antico y su madre Stella Maris Peloso? En la misma forma que me ignorara tras enviarle junto con mi familia más de 60  cartas en correo especial, muchísimas más le llegaron de otros prisioneros adultos mayores, siempre con el mismo resultado. Su despreciativo silencio, demostró no querer saber de qué se trata lo nuestro. Simultáneamente no tuvo pudor alguno en reunirse con gran cantidad de depredadores, en algunos casos violentos o revolucionarios.  Estos con poder  no tuvieron ni tienen reparo en robar, empobrecer  y en consecuencia causar muertes en países como Argentina, Venezuela o Cuba. ¿Acaso se supone que con estos fraternales recibimientos alguno abandonará su abominable “modus operandi” en la vida? De ser así, perdió el tiempo ya que fracasó.   Como guía espiritual y representante de Dios en la tierra,  no hace honor a su investidura,  su accionar se parece  a uno de nuestros impresentables  políticos. Esos que consideran a este territorio llamado Argentina, solo su coto de caza, en el cual dados sus éxitos económicos, tan mal no les fue.

 

Claudio Kussman

Claudio@PrisioneroEnArgentina.com

PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 07, 2017

 

 

 

 

“El pastor esquila las ovejas, no las devora”.

Suetonio (70 DC-123 DC)


LA GUERRA REVOLUCIONARIA

Share

 

Paraguay

Observación: Este trabajo fue leído con oportunas acotaciones del autor, en la conferencia magistral realizada en el Instituto Nacional de Acción Republicana (INARE), el día 27 de junio de 2013. La notable cultura del disertante y el cumulo de estudios realizados respecto al tema que nos convocó, nos demostró que la ANR tiene hombres de gran preparación. Nos sentimos honrados por tenerlo como nuestro editorialista y columnista de nuestro semanario. Recordamos asimismo que en Mayo de 2012 cerró el acto luego de un almuerzo en el restaurante  PIEGARI organizado por el semanario  EL COLORADO y patrocinado por el  INARE con la presencia del entonces candidato presidencial para las internas de la ANR, Don Horacio Cartes, fijadas para el 10 de diciembre del referido año. En esa oportunidad el candidato presidencial de Honor Colorado fue el único invitado que asistió. Los demás alegaron que estaban en campaña debido a que el día era viernes. Cartes recorrió las mesas y saludó a todos y cada uno de los comensales quienes quedaron muy bien impresionados por su sencillez. Asistieron dos ex presidente de la república, dos ex presidentes de la junta, uno de ellos, Don Blas, nieto de el fundador de la ANR, Marcos Riquelme,  recientemente fallecido, entre más de 100 notables del Partido Colorado cuya nómina llenaría estas paginas. El señor Horacio Cartes fue de los últimos en retirarse acompañado del señor  Turi Capello, presidente del Ignacio A. Pane, el presidente del tribunal de conducta, doctor Luis Enrique Chase Plate, el ex canciller Carlos A. Saldivar, el presidente del INARE, Atilio R. Fernandez y nuestro director quien se dio el gusto de invitarle al almuerzo al candidato quien quedó extrañado pues allí nadie le pidió nada como le adelantó el presidente del INARE, y más bien, recibió de obsequios libros y publicaciones de autores colorados. He aquí el notable trabajo de Humberto Zaracho que nuestros lectores deben copiar, pegar  y guardar en sus archivos.

 

Por el Cnel (R) Dr. ANDRES HUMBERTO ZARACHO

Conceptos de la guerra revolucionaria
La Guerra revolucionaria –también llamadaGuerra no convencional, Guerra irregular,Guerra subversiva o Insurgencia–es un tipo de Guerra Interna. Consiste en un conflicto armado de origen marxista que se manifiesta en un país, adoptado por los movimientos revolucionarios subversivos que se apoyan en la ideología marxista, y que a veces está fomentada y hasta auxiliada desde el exterior. En ciertos casos cuentan con el auxilio de la población civil, ganada por el control progresivo de la misma.
Sus jefes buscan la conquista del poder con la ayuda de técnicas subversivas de característica política y militar. No es una simple técnica de combate, como la guerrilla. Es mucho más que eso: la guerra revolucionaria plantea una lucha total por la transformación marxista del hombre.
En su obra “La guerra revolucionaria” el líder comunista chino Mao Tse Tung la concibió en función a la lucha de clases, mediante el empleo de reducidas formaciones armadas de alta flexibilidad y con fuertes elementos ideológicos y de propaganda, procurando el desgaste progresivo del adversario para, en el momento oportuno, enfrentarlo abiertamente con fuerzas regulares.
En la doctrina marxista la lucha de clases constituye su principio fundamental. Con ello persigue la destrucción de las clases sociales, de la religión, de las fuerzas armadas regulares y hasta del Estado, en una lucha despiadada hábilmente explotada a nivel político, y generalmente ejecutada por intermedio de la clase trabajadora o campesina, y algunas ocasiones del sector estudiantil.
Carlos Marx y Federico Engels, al diseñar esta doctrina de guerra revolucionaria, la denominaron como lucha de clases. Lenín la perfeccionó científicamente; Nguyen Van Giap la complementó con las tácticas militares, y el Che Guevara la adaptó para la captación psicológica de la juventud.
Es de vital importancia el estudio de este tipo de guerra, dado que una pequeña cantidad de grupos revolucionarios, comparativamente insignificantes, que, empleando su estrategia psico-político-militar causaron catastróficas derrotas a gobiernos de países mucho más grandes y poderosos.
L guerra revolucionaria no ha contribuido en nada al bienestar de la humanidad. Por el contrario, ha dejado un legado amargo, retardando todas las perspectivas de desarrollo político y económico de las naciones que sufrieron su embate.
Movimientos revolucionarios
Para alcanzar el poder los jefes de la Guerra Revolucionaria apelan a los Movimientos Revolucionarios. Estos constituyen un fenómeno muy general de difícil sistematización, que se caracterizan por:
· Una acción organizada dirigida por un grupo cuyos miembros fueron instruidos en la técnica revolucionaria
· Se inicia por una creciente agitación que puede alcanzar una extensión considerable en la población
· Antes de accionar contra el poder, busca debilitarlo y dominar la sociedad
· Se concreta con la toma del poder, ya sea por la violencia generalizada o por la subversión de las bases fundamentales de la sociedad.
Instrumentos o medios empleados por los Movimientos Revolucionarios
Los instrumentos utilizados son:
A. Las ideologías (intermedias o verdaderas): Los revolucionarios normalmente no propagan su ideología verdadera, y se valen de otras que sean capaces de contestar a los anhelos, aspiraciones e intereses reales de la población (intermedias).
B. Agentes: Estos pueden ser:
· Auxiliares: Entre estos se incluyen a los individuos que supuestamente no pertenecen a los cuadros de organización revolucionaria, pero que consciente o no, directa o indirectamente cooperan con el movimiento a través de los más variados medios.
Las principales categorías de auxiliares son:
– Criptorevolucionario: es aquel que se mantiene oculto y no es confeso, sólo se manifiesta a favor en ocasiones favorables
– Simpatizantes: aunque no sean revolucionarios son parcialmente adeptos a la causa revolucionaria. Constituyen el grupo más numeroso de auxiliares. Sus actitudes más comunes en reuniones favorecen las acciones de los revolucionarios, ayudan financieramente e integran grupos de presión.
– Inocentes o idiotas útiles: son aquellos que se prestan a las manipulaciones de los revolucionarios por desconocimiento o inconsciencia, favoreciendo la acción revolucionaria en forma inadvertida.
– Compañeros de ruta: no son revolucionarios, y hasta tienen ideas contrarias al Movimiento, pero se alían a aquellos para conquistar determinados objetivos comunes.
– Oportunistas: son individuos que por intereses particulares se asocian a la acción revolucionaria buscando ventajas. Generalmente son políticos que se unen al Movimiento para obtener más votos o mayor prestigio.
C. Activistas o Militantes: constituyen un grupo de revolucionarios profesionales para inculcar a las masas la idea de revolución y propagar las ideologías (verdaderas e intermedias) adoptadas por el Movimiento. Se organizan en pequeñas células destinados a actuar sobre determinados individuos o sectores específicos de la población. Entre éstos se encuentran los agitadores y propagandistas.
Recursos financieros
Para la obtención de recursos financieros la subversión revolucionaria no duda en asociarse con el crimen organizado: narcotráfico, lavado de dinero, contrabando, etc. La revolución cubana fue precursora de la narcoguerrilla. Al naufragar el yate Granma, Castro se quedó en la Sierra Maestra con un reducido grupo de hombres, hambrientos, mal armados y aterrorizados. Contactó con Crescencio Pérez, un campesino productor de marihuana, quien les escondió y les dio de comer para que no se murieran de hambre.
Pérez consideró al puñado de rebeldes como una fuerza de apoyo que haría dudar a las tropas de Batista de llegar hasta los lugares donde tenía sus cultivos de marihuana de la Sierra Maestra. Por su parte, Castro se dio cuenta que sin su ayuda estaba perdido, por lo que sumó a Pérez definitivamente a la guerrilla con dos de sus lugartenientes, “Vilo” Acuña y Hermes Cordero. El negocio de marihuana entre Castro y Crescencio Pérez duró hasta bastante después del triunfo de la revolución en 1959.
Fases de la Guerra Revolucionaria
Según Lev Trotski, creador del Ejército Rojo, la Guerra Revolucionaria a largo plazo incluye varias etapas diferentes:
§ Organización: Los rebeldes forman secretamente el núcleo activo de su Movimiento subversivo
§ Expansión: Los rebeldes extienden su organización estableciendo una red de órganos urbanos y rurales que reunirán informaciones de inteligencia, infiltrarán las organizaciones oficiales y privadas, intimidarán al gobierno, fomentarán disturbios civiles, huelgas, sabotajes y motines
§ Terrorismo: En esta etapa pasarán a una insurrección abierta, con grupos armados (células) que se encarguen del terrorismo y de las operaciones de guerrilla. La red política intensifica la acción psicológica y se da comienzo a las “BASES DE LA GUERRILLA” para formas la “ZONAS LIBERADAS”.
§ Guerra de guerrillas: En esta etapa se buscará reunir y enlazar los grupos guerrilleros para organizar las fuerzas regionales e iniciar la lucha armada y violenta contra el gobierno
§ Guerra Móvil: Los diferentes grupos guerrilleros montan una contraofensiva contra el poder gobernante utilizando la guerra móvil o mconvencional como forma de combate decisivo.
Técnicas operativas de la guerra revolucionaria
La guerra revolucionaria marxista tiene por objetivo la destrucción del sistema democrático para la toma del poder. Encuentran su campo propicio en momentos de crisis política, económica o social. Traen aparejadas ciertas acciones clandestinas o sutiles a fin de lograr sorprender y engañar al gobierno y a los ciudadanos.
Paralelamente, explota en su beneficio la ignorancia del pueblo cuya confusión busca incrementar y llevar así un mar de dudas sobre conceptos políticos y sociales explotables como los del imperialismocolonialismocapitalismonacionalismoracismodictadura militardictadura parlamentaria, etc. Todas ellas se realizan a través de acciones debidamente coordinadas.
Sintetizando, las principales técnicas operativas de la guerra revolucionaria son:
a. La subversión: consiste en el intento organizado, sistemático y agresivo de derrocar insidiosa o violentamente un gobierno determinado para sustituir los valores propios de la sociedad vigente por los que componen la concepción marxista. Es una forma de la Guerra irregular, en que es empleada además a la MASA. Esta está alentada y dirigida por elementos subversivos que, después de una prolongada evolución, llega a una etapa de lucha armada que aprovecha cualquier acontecimiento para su alzamiento general. A este tipo de Guerra Revolucionaria los comunistas le aplican distintas máscaras como “Guerra de Liberación Nacional”, “Guerra Antiimperalista”, etc.
b. La infiltración: Consiste en un sistema de ligación oculta que permite colocar en todas las instituciones del gobierno a elementos propios, ya sea en los planos político, militar, social, religioso, financiero, educacional, cultural, informativo, etc. La infiltración integra -junto con la propaganda y difusión ideológica- la etapa operativa no armada de las fuerzas subversivas para actuar con preferencia, de manera silenciosa y gradual, en tareas de encuadramiento colectivo ante el eventual fracaso de las técnicas operativas directas. Son objetivos preferidos para la infiltración:
· los partidos políticos, el Poder Judicial, las FFAA, la Policía, sindicatos de obreros, organizaciones de derechos humanos, organizaciones sociales campesinas, la Iglesia católica, asociaciones de intelectuales, centros estudiantiles, medios intelectuales y artísticos.
c. La acción psicológica: Técnica operativa no armada (directa o indirecta), en que la subversión actúa sobre la voluntad, los sentimientos y los valores de los hombres de una sociedad democrática, para disminuir su capacidad, generar contradicciones internas, confundirlo o desmoralizarlo en favor de su causa. Esta técnica tiende a obtener victorias sobre el enemigo por medio no bélicos, utilizando la manipulación mental y el empleo de la propaganda masiva y selectiva, nacional e internacional y hasta religiosa, la agitación o propaganda armada en ciertas ocasiones. Se apoya en los conocimientos y en los medios tecnológicos modernos surgidos a partir de la II Guerra Mundial, y que produjo resultado notorio para la resistencia civil en el seno de las masas en determinadas condiciones de crisis.
d. El adoctrinamiento: Consiste en la obtención de adeptos para la causa revolucionaria. Es facilitada por la infiltración previa en los órganos e instituciones. Se puede llevar a cabo en todos los sectores sociales.
e. Frente o Alianza Popular: Son Movimientos que pueden tener carácter permanente o provisorio, creados con el objeto de explotar un tema actual que apoye la tesis del Movimiento Revolucionario.
f. Las guerrillas: Son grupos armados no convencionales que se organizan en células, y constituyen el primer paso de la militarización subversiva como técnica violenta de la guerra revolucionaria. Estas recurren a acciones de naturaleza militar, caracterizada por el empleo de tácticas no ortodoxas realizadas por fuerzas irregulares, que pueden actuar independientemente o en coordinación con fuerzas regulares. El medio básico de las guerrillas es el empleo de la violencia mediante secuestros, atentados, sabotajes, emboscadas, terrorismo, ataques formales, etc.
De acuerdo a la situación del país y al análisis de sus posibilidades, las guerrillas pueden operar enel ámbito rural y urbano.
e. El terrorismo: Es la táctica o técnica de utilizar un acto o una amenaza de violencia contra una sociedad o contra el gobierno. Su objetivo es cambiar el resultado de un proceso político y alcanzar el poder por ese medio. El móvil o motivo es la inconformidad política, social y económica.
Esta técnica es una de las fases de la guerra no convencional o revolucionaria, y puede tener diversos fines: políticos, socioeconómicos, religiosos, culturales.
El terrorismo extremo busca a menudo la desestabilización de un Estado causando el mayor caos posible, para posibilitar así una transformación radical del orden existente. Generalmente -más que el logro de resultados y objetivos militares- los terroristas buscan propagar el pánico en la comunidad contra la que se dirige la violencia.
El terrorismo no es una práctica aislada ni desorganizada. Este es una manifestación de la subversión que se caracteriza por su violencia indiscriminada. Actúa por sorpresa creando incertidumbre y terror al producir sufrimiento innecesario, golpeando específicamente áreas vulnerables y a personas inocentes y ajenas al conflicto.
Generalmente el blanco es usado para atraer la atención y para ejercer coerción y temor sobre la población, a través del efecto multiplicador de los medios modernos de comunicación masivos. En consecuencia, la comunidad se ve coaccionada a actuar de acuerdo con los deseos de los terroristas.
Desde otro ámbito, el terror de Estado o terrorismo de Estado es aquel ejercido por un Estado contra sus propios súbditos o comunidades conquistadas. Este es un sistema impuesto por los gobiernos de fuerza a fin de de mantenerse en el poder, para neutralizar por diversos medios violentos, a los focos de resistencia que se le oponen.

 


Colaboración: Coronel Pedro López.


 

PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 15, 2017


 

Terratenientes latinoamericanos del siglo XX.

Share

 

 

 Escribe Juan Manuel Otero.

 

La vergonzosa prueba de incapacidad política demostrada por algunos legisladores vernáculos quedará en la historia de las grandes infamias argentinas.
Vociferan un socialismo y/o comunismo de cotillón, auto-definiéndose como humildes justicieros que no trepidan en correr en favor de los desposeídos y blandiendo al mismo tiempo su lanza y escudo para enfrentar a las “empresas despiadadas que explotan al ciudadano”.
Pero llegado el momento – su gran oportunidad – de hacer justicia, olvidaron sus proclamas idealistas y sin ponerse  colorados, en absoluto silencio, carentes de argumentos, cubrieron con un manto de inmunidad al mayor corrupto de la historia patria, al gestor y gerente de la banda de ladrones que se aposentó en la República para robar y llegar, en apenas poco más de una década, a convertirse en el grupo de multimillonarios criminales saqueadores del erario que más daño causó, justamente, a las clases humildes… el vergonzoso aumento de la pobreza, de las villas de emergencia, de la desocupación, del cierre de empresas, del retiro de inversiones, de la crisis fabril y agro ganadera, entre otras, son el sello que identifica al régimen kirchnerista, sin olvidar que viuda e hijos de NK y sus funcionarios de confianza son incapaces de justificar las obscenas fortunas acumuladas mediante exacciones al erario y demás defraudaciones.
Cumplida la orden, logrado el objetivo de evitar consecuencias al ladrón mayor del reino, con la cabeza gacha y en silencio, abandonaron el recinto…
Los ciudadanos habíamos abrigado esperanzas cuando un fiscal, con pruebas contundentes, pidió  el desafuero y la prisión para el Arq. De Vido, pero surgió de las sombras un juez berreta y corrupto, quien sin fundar su fallo rechazó el requerimiento. Y cuando la salud de la República quedó en manos del Congreso de la Nación…. Ahí estuvieron “los representantes de los humildes” para cubrir al ladrón e impedir que se haga justicia.
Resultó patética la actitud de estos representantes del socialismo latinoamericano, admiradores de los regímenes Castrista y Chavista, países donde no hace falta detallar la crisis que sufren los más humildes, mientras que el extinto Arcángel revolucionario Fidel Castro llegó a ser más rico que muchos reyes y con una fortuna similar a la de algunos sultanes, ocupando el séptimo lugar entre los mandatarios más acaudalados del mundo y la hija del difunto revolucionario socialista bolivariano Hugo Chávez, es la mujer más rica de Venezuela con más de 4.000 millones de dólares desparramados en cuentas de Andorra y…. Estados Unidos!!! (¿Guarda sus “ahorros” en el Imperio del mal? ¿Qué diría su padre si lo supiese?).
Ignoro si, como algunos aseguran, luego de octubre cambiarán las proporciones y mayorías en el Congreso impidiendo un nuevo “salvataje” de De Vido, de todo corazón deseo que así fuere y poder finalmente llevar a prisión a tantos ladrones de las ilusiones y esperanzas de los argentinos… y que devuelvan lo robado.
Finalmente a todas estas mascaritas que se disfrazan de “socialistas” les recomiendo que vayan dejando de lado su hipócrita conducta y se dediquen a cumplir con la honrosa – aunque inmerecida – misión que sus votantes les han encomendado.

 

Juan Manuel Otero

juanm.otero@usal.edu.ar

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 30, 2017


 

OBAMA no es FIDEL

Share

 

Como vimos y vivimos las visitas de Obama y Fidel.

 

 Mauricio Ortín.

 

Entre los récords que puede exhibir Fidel Castro, sin duda se destaca el haber presidido la dictadura más prolongada del continente americano (desde 1959 hasta 2011). Cincuenta y dos años de tiranía absoluta hasta que se le dio la gana de transferir el poder a su hermano. Toda una hazaña y que, dicho sea de paso, el Guinness todavía no lo ha registrado. Y no es que al comandante Castro le hayan faltado competidores de primer nivel en este lado del mundo; pero los 35 años de Stroessner, los 31 de Trujillo; los 17 de Pinochet o los 5 de Videla están muy lejos de semejante marca. Tampoco le hacen mella los 12 años de Hitler; los 21 de Mussolini y los 30 de Stalin o los 27 de Mao. Hay que hacer un esfuerzo remontarse al Antiguo Egipto o al Viejo Testamento para encontrar, por ahí, algún faraón o patriarca que siquiera lo emparde. Fidel fue, lo que se dice “un fenómeno” de dictador; porque, más allá de que los astros nos sean favorables, hay que tener vocación, tesón y oficio para construir y, luego, mantener tiranía de semejante calibre (¡otra que El Príncipe de Maquiavelo!) Toda esa obra le fue reconocida cabalmente cuando en mayo del 2003 visitó la Argentina. En dicha oportunidad, el jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, le entregó una medalla de reconocimiento de la ciudad de Buenos Aires tras elogiarlo como “uno de los hombres más respetados en el mundo que tendrá siempre el reconocimiento de la Argentina”. Más tarde, nada menos que en la Facultad de Derecho, el máximo violador de los derechos humanos en Cuba se dirigió a los miles de argentinos que lo vivaban y aplaudían enfervorizados. Allí se dieron cita todos y todas. Bonafini, Carlotto, Pérez Esquivel, Aliverti, Víctor Hugo, Maradona, D’Elía, La Gata Flora, Conti, Scioli, Zaffaroni, Sabatella y demás para solazarse con su frondosa verba antiyanqui. Su discurso recibió el halago de casi toda la prensa. Lo que es razonoble, no todos los días se recibe la visita de un tipo que en su país ha eliminado de libertad de expresión acabadamente. Cristina y Néstor, nobleza obliga, lo homenajearon con el respeto, la admiración y hasta la sana envidia propia del discípulo que reverencia al maestro. La visita fue una fiesta y un acontecimiento histórico que bien podría incluirse en las efemérides nacionales. Se lo merece, tanto mérito hicieron él y el “Che” para enviar a la muerte a tantos jóvenes y que hoy son “héroes”. Eso sí a nadie de sus fans argentinos (periodistas y políticos) se le ocurrió pedirle cuentas por enviar guerrilleros cubanos a derrocar el gobierno de Arturo Ilia o por devolver el dinero de los secuestros extorsivos que los Montoneros le depositaban en Cuba.
Al que sí le exigirán se comporte como se debe es a ese descendiente de esclavos que hizo presidente el “cochino” capitalismo y su fraudulenta democracia. Ya Pérez Esquivel le advirtió que sólo será bien recibido sí reconoce públicamente que los yanquis son la escoria del planeta. Carlotto, bajo amenaza de ser escrachado in situ, le sugirió que no visite la ESMA. Está claro que Barack Obama no es bienvenido en este país. Es que no es Fidel, él sí que tiene carisma. Tanto que, en la isla donde bajo su gobierno la iglesia católica ha sido perseguida sistemáticamente, en lugar de un reproche le sacó una sonrisa al Papa.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 21, 2017


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com