ESCÁNDALO JUDICIAL EN TUCUMÁN

Share

Debido a la proximidad del fallo de la causa “Operación Independencia”, reproducimos un ensayo (a pedido del mismo) del General Heriberto Justo Auel sobre este tema.

 


 

EN EL AÑO DEL BICENTENARIO DE LA

DECLARACIÓN DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA

 

 

Grl. Heriberto Justo Auel
“Justicia es un firme y constante deseo de dar a cada uno lo que le es debido”.
Justiniano (527 d. C)
 
  • La situación político-estratégica en las posguerras de la Argentina.
  • La “contradicción insostenible”.
  • El escándalo judicial en Tucumán.
  • Colofón.
 

La situación político-estratégica en las posguerras de la Argentina.

 
No es una novedad que los juicios llamados “de lesa humanidad” han sido descalificados por los más prestigiosos hombres de derecho del país y del exterior, que enumeraron cada una de las aberraciones jurídicas que han debido practicarse para llevarlos adelante, destruyendo en consecuencia los principios del derecho penal, la jurisprudencia penal argentina y la credibilidad del sistema judicial, que pone hoy en duda nuestra eventual  y trabajosa recuperación institucional.
En la Feria del Libro -el 21 Abr 16- el ex Embajador de EEUU en la ONU Armando Valladares -23 años prisionero del castrismo en La Habana- en breves párrafos destacó la “grave situación de los Derechos Humanos” en la Argentina por la existencia de “presos políticos”, que nos incluye hoy en la triste caracterización de las “democracias chavistas” del socialismo Siglo XXI, expresado esto ante la actitud impávida de algunos empinados argentinos presentes en el panel (1).
Así se expresó también -en otros términos- el editorial de La Nación días después, el 06 May 16, que en su primer párrafo dice:
“El respeto al derecho, la razón y la equidad son tres de los mandatos que se conjugan en la palabra justicia, pero cuyo significado universal, inequívoco, no es otro que el de ser justos, actuar y proceder como demanda la leyY en su subtítulo afirma: Debe ponerse fin a la contradicción entre la defensa de los derechos humanos y el irregular tratamiento para muchos detenidos sin condena.
Termina el editorial con éste concepto:
Los argumentos de la petición y de la solicitud de medidas cautelares que se han presentado, son concordantes con lo que fijan los instrumentos internacionales y se basan en los informes de la CIDH y en la jurisprudencia de la Corte Interamericana. Más de un centenar de detenidos recurren a esta nueva instancia de mediación para que avale sus derechos. No están solos. Ha pasado tiempo suficiente para que se dé respuesta a una contradicción insostenible entre el respeto a los derechos humanos que tanto se proclama y la violación que significa el tratamiento de personas a quienes la Justicia parece ignorar”.
¿Lo entenderá el joven y  “prudente” ministro Garavano? Más claro; imposible.
Ahora bien, no podemos dejar de expresar que lo citado más arriba es la consecuencia de una “política de Estado”, como reiteradamente lo ha manifestado el propio presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Dr. Lorenzetti, que -de ese modo- abandonando el sano principio de ser la vestal central de la Constitución, politizó o ideologizó -desde el más alto nivel del Poder Judicial- al sistema jurídico federal penal de la República y a la vez ¿¡se extraña por la conducta de los jueces frente a la corrupción!? (2).
Con un criterio jurídico similar, la CSJ bajo la presidencia del Dr. Lorenzetti ha eximido a las organizaciones armadas de terroristas revolucionaros de estar comprendidos por los “delitos de lesa humanidad”, tal como lo prescribe el Estatuto de Roma. Es así como la Corte ha creado un “rincón de impunidad” que pone en duda lo bueno que haya podido hacer la Argentina en materia de Derechos Humanos.
Dice el ex Fiscal Jefe de la Corte Penal Internacional, Dr. Luis Moreno Ocampo -que no puede ser tachado de “facho”-:
“La guerrilla puede cometer crímenes de lesa humanidad. De hecho un crimen de lesa humanidad es un ataque masivo y sistemático a la población civil. Y la Argentina fue eso. Porque mataban en forma masiva a sindicalistas, empresarios o policías” (10).

 

La “contradicción insostenible”.

A esta altura de los acontecimientos políticos nacionales se nos hace muy difícil pensar que haya solo ignorancia en la “contradicción insostenible”. A todas luces hay cierta ignorancia en parte de  nuestra dirigencia, cierta cobardía civil y, sin duda, un callado y cobarde compromiso ideológico (3).
El origen de la actual “contradicción insostenible” ha sido la maniobra llevada a cabo por el Reino Unido -inmediatamente después del “No Pic-nic” en el Atlántico Sur en 1982-. A través de una estrategia de aproximación indirecta (4) operada con una acción de pinzas instrumentada en uno de sus brazos por el Decreto 158/83 -12 Dic 83-. Por vía jurídica se homologó la “purga” estalinista del Ejército del Zar, posterior a la finalización de la “guerra civil” rusa -1917/1923-, que fusiló a 36.000 oficiales “blancos”, con los fallos de los tribunales populares, luego de sacar a los reos de sus jueces naturales.
Los TTOOFF que juzgan los casos de lesa humanidad en la Argentina de los últimas décadas,  ¿No reproducen todas las formalidades del aquellos tribunales bolcheviques? Observar los videos filmados en Neuquén -que en estos días recorren las redes- es suficiente para comprobarlo. Ésta justicia penal federal, venal y sesgada, ¿no ha “purgado” a las FFAA argentinas a través de los TTOOFF, con alguna breve interrupción, en los últimos treinta y tres años? ¿Qué queda de ellas a la fecha, según lo expresa actualmente el Ministro Martínez?.
El otro brazo de la citada pinza británica estuvo a cargo -paradójicamente- del neo marxismo revolucionario por vía del periodismo “progresista” -que manipula hasta hoy a la opinión pública- y el CELS, conducido por el triple agente de inteligencia Horacio Verbistky -que abreva en el RU- y que se ha ocupado de tamizar ascensos en la FFAA y seleccionar los destinos del alto mando, bajo las barbas de sucesivos ministros de defensa, desde 1984 hasta el 2015. (5).

 

El escándalo judicial en Tucumán.

Con gran sorpresa, cuando esperábamos un gran “cambio” en el 2016, en lo que hace a la “política de derechos humanos”, o “el curro de los derechos humanos”, nos enteramos que la “purga militar” continúa: se inició el juicio -el 05 My 16- de la “mega causa Operación Independencia” en el TOF tucumano. El Foro de Generales Retirados reaccionó de inmediato ante el exabrupto judicial, con un documento entregado en mano al Tribunal, cuyo título nos releva de toda explicación:
En la Argentina existen presos políticos y se violan los Derechos Humanos”.
Ésta sorpresa tiene un ingrediente específico que la población difícilmente haya registrado, no solo originada por sus necesidades de sobrevivencia, sino por el desconocimiento de la naturaleza de la  agresión armada que sufrimos desde el año 1959 hasta 1988.
La ausencia de una “política comunicacional de la Seguridad Nacional” es y ha sido total, pues desde 1983 la dirigencia política argentina ha decidido reemplazar a la Política de Seguridad Nacional por la “Política de los Derechos Humanos”, o “el curro”, y nadie explica -hasta hoy- con idoneidad, el porqué de la total inseguridad e indefensión nacional que nos aflige y padecemos como su natural y directa consecuencia.
Si hubiere alguna duda al respecto ésta quedaría totalmente disipada con la simple lectura del vergonzoso “Libro Blanco de la Defensa – 2015”, editado por el ministro de defensa ingeniero agrónomo Agustín Rossi, o bien observando la “galería de imágenes” que exhibe actualmente en Casa de Gobierno Erika Brunotto, de la Secretaría de Derechos Humanos, quien la ha titulado así:  “De la Ley de Residencia al terrorismo de Estado” y que alarma a quienes conocemos la verdadera Historia y no el “relato” de los acontecimientos políticos del último siglo. La agresión del terrorismo revolucionario, para la joven funcionaria, no existió. Sin embargo afirmó al periodismo: “…estoy muy esperanzada en el resultado del juicio -tucumano-. Creemos que se podrá probar todo lo que sabemos en la historia de Tucumán y en el país”.
 
Treinta y tres años de narrativa ideologizada en las aulas y en los medios, sumada hoy a las declaraciones de los Secretarios de Derechos Humanos del gobierno nacional y de la provincia de Buenos Aires, indican que los juicios -de los que han sido excluidos los agresores terroristas- revolucionarios por la CSJ- tendrán ahora continuidad bajo el conocido lema “memoria, verdad y justicia”, que en la realidad de los hechos es una memora a medias, una verdad a medias y que, como justicia, no “actúa ni procede como demanda la ley”.
 
Con ese cimiento comunicacional y social y teniendo como querellante a la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la justicia tucumana lleva a un tribunal oral a quienes enfrentaron a la guerrilla rural, la “Compañía Ramón Rosa Jiménez” del ERP, que aplicando la “teoría del foco” -desarrollada por el Che Guevara- se encontraba desplegada en los ´70 en la provincia luciendo uniforme de combate, insignias de grado y armas- habiendo arriado el pabellón nacional en Famaillá e izado, en el mástil de la plaza principal, la bandera roja del PRT-ERP.
El objetivo de estos traidores a la Patria era lograr una “zona liberada”, santuario desde el que pretendían escalar a la ocupación de todo el país para lograr una nueva Cuba, como claramente lo expresa Jorge Masetti en su libro “El furor y el delirio”. (www.contactomagazine.com/masetti.htm).
La reacción tardía del gobierno nacional -el ERP operaba en la Pcia de Tucumán desde 1970- se instrumentó con el dictado del decreto 262/75, posterior a la Ley 20840 del 28 Sep 74 que establecía las nuevas penalidades para los delitos de terrorismo. El decreto determinaba:
“El Cdo Grl del Ejército procederá a ejecutar operaciones militares que sean necesarias a los efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos que actúan en la Provincia de Tucumán”.
 
El 06 Oct 75 el presidente en ejercicio -Dr. Luder- dicta el Decreto 2770/1/2, que extiende a todo el territorio nacional lo establecido en el decreto Nro 262/75 para la Pcia de Tucumán. Es de hacer notar que el gobierno que dictó la Ley y los Decreto citados, era constitucional y fue elegido por el 62% del padrón.
He resaltado con negritas las fechas de la Ley y de los decretos con los que el Estado Argentino reaccionó –respondiendo a una agresión estratégica interna, tardíamente y frente a la “invasión revolucionaria” iniciada en 1959/60 -como acertadamente le llama Juan B. Yofre en su libro “Fue Cuba” (6)- que ingresó por las quebradas del Norte. Veamos los antecedentes:
  • En 1959 se establece en Tucumán el “Ejército de Liberación Nacional” -ELN- conocido como “Uturuncos”. Ésta banda fue fundada por John W. Coocke, en La Habana.
  • En 1963 surge en Salta -próximo al límite con Tucumán- el “Ejército Guerrillero del Pueblo” -EGP-, fundado también en la Habana por el Che Guevara.
  • En 1968 se fundan las “Fuerzas Armadas Peronistas” -FAP- creadas por Envar El Kadri, que fracasarán en Taco Ralo.
Estas bandas armadas y las acciones que produjeron, fueron oportunamente desarticuladas por las policías y la Gendarmería Nacional. Se las consideró hechos de seguridad pública. Sin embargo, desde el primer día eran acontecimientos estratégicos, que agraviaban a las Instituciones y a la población en su conjunto.
Como se puede apreciar, hay antecedentes de “ejércitos” y “fuerzas armadas” marxistas operando en la Pcia de Tucumán –con anterioridad a 1975– y no eran justamente meros  “opositores políticos”. Estas organizaciones armadas atacaron pueblos para adquirir medios y organizaron “bases”, para capacitar cuadros de guerrilla revolucionarios.
La tardía reacción política, en 1975, pretendió enmendar su larga miopía improvisando, para actuar con toda la urgencia y contundencia posibles, ante una situación desesperante. Naturalmente, ésta defectuosa respuesta, consecuencia de la confusión e indecisión de años, produjo una serie de errores y desconceptos en todos los niveles, con diferentes responsabilidades.
Sin planeamiento estratégico, sin inteligencia adecuada, sin bases ético-jurídicas que brindaran reglas de empeñamiento y control tácticos, las tropas fueron lanzadas al combate -que hoy llaman maliciosamente “represión” o “terrorismo de Estado”-. Se privilegió lo urgente: “Háganlo de cualquier manera, pero cuanto antes”, “Vayan y cumplan con su deber”. Arrojada la piedra, se escondió la mano.
Ambas cosas -la errónea decisión política y la urgencia de su apertura- fueron debilidades estratégicas que el RU transformó en vulnerabilidades, seis meses después de la Guerra del Atlántico Sur.
Aun hoy la explotación de esas debilidades/vulnerabilidades nos lleva a una dramática autodestrucción conflictiva. Los medios llaman “grieta” a su consecuencia, con elemental  superficialidad, sin calar en la profundidad tectónica de los hechos que le dieron origen. Esa lectura elemental, en el análisis de legos opinólogos, dista de lograr una comprensión estratégica, aun en los frentes políticos. Ella es meramente manipulación social, con alta confusión en la ciudadanía e intenciones inconfesables, en algunos sectores dirigenciales.
El RU logró, desde 1983 al 2016:
1ro: por vía judicial -Decreto 158/83- (7), la quiebra de la autoestima institucional de las FFAA -el desarme espiritual- y la licuación de la justicia federal.
2do: el control de los ascensos y destinos en las FFAA, más la manipulación de la opinión pública a través de los adherentes de las antiguas formaciones revolucionarias armadas, explotando así, en el nivel político-estratégico, la victoria táctica de su riesgosa incursión -provocada- en el Atlántico Sur, en Grytviken (9).
3ro: El presupuesto de Defensa fue llevado a su mínimo histórico -el desarme unilateral-. Se pagó “en negro” a los cuadros en actividad para sumir en la miseria a los retirados y así “dividir para reinar”.
Así es como, desde 1984, se inició -con el Decreto 158/83- la autodestrucción inconsciente e irresponsable del Estado Institucional argentino, como consecuencia de dos derrotas estratégicas sucesivas y de la colusión de nuestros dos enemigos recientes, políticamente antitéticos pero estratégicamente aliados, haciendo eje en el CELS.
La estrategia de aproximación indirecta funcionó con toda eficacia ante el total desconocimiento de ella por parte de nuestra dirigencia. En ella priva, mayoritariamente, el pensamiento lineal.

Colofón.

Volviendo a nuestro tema central, el “Escándalo judicial en Tucumán”, describiremos a continuación cómo se fueron desarrollando estos hechos. El Juez Federal de Tucumán Dr. Daniel Bejas, según un informe de la Agencia TELAM del 12 Dic 12 -en el ápice del gobierno K- consideró que en “el Operativo Independencia se cometió un genocidio.
En un fallo de 488 páginas procesó a más de veinte militares por “secuestros, torturas, desapariciones forzadas y homicidios cometidos entre el 08 Feb 75 y el 23 Mar 76”, exculpando a las autoridades políticas que ordenaron la apertura de las operaciones militares, es decir, de la guerra civil contrarrevolucionaria y además consideró que nuestras tropas “asesinaban” “secuestraban”, “torturaban”. “No hubo una guerra”, “hubo un genocidio” y encuadra a los hechos en el Código Penal, considerando a nuestros soldados como delincuentes comunes, a pesar de la vigencia del Código de Justicia Militar, en los ´70.
El Juez culpa a los militares de “genocidio” sin considerar que las operaciones se iniciaron en el complimiento de un decreto nacional que mandaba “neutralizar y/o aniquilar al enemigo subversivo” que operaba en la Pcia de Tucumán. Es por ello que el Foro de Generales Retirados le expresó muy claramente al TOF Tucumán -en el primer párrafo de su reciente presentación- que consideren “la ilegalidad y la nulidad del juicio a los combatientes en el Operativo Independencia”.  
El Juez Federal sustenta su fallo en que existió un “genocidio”, que en castellano significa “el exterminio de grupos humanos por razones raciales, políticas o religiosas” o “la implacable persecución de aquellos, por estas causas”. ¿Es esto lo que el Juez entiende que ocurrió en la Pcia de Tucumán a partir de los años 59/60 y en particular en el 74/75?, ¿Cómo explica -entonces- que uno de los Comandantes del citado Operativo haya sido elegido por los tucumanos, libre y reiteradamente, Gobernador de esa Pcia y luego legislador?
La mayoría de los paisanos tucumanos del Dr. Bejas ¿son tontos o son cobardes? Desde nuestro punto de vista el Juez y el Fiscal fabulan, ¿o… solo están equivocados? Creemos sinceramente que en la tierra de Alberdi, Avellaneda y Roca sigue habiendo ciudadanos cuerdos y libres. Ello no es óbice para que -en la “década ganada”- la corrupción del relato diera lugar a este “escándalo judicial” en el Jardín de la República. En los jardines descuidados aparecen las malezas, pero en el 2016 la mayoría de los argentinos estamos dispuestos a la limpieza, de todas las malezas. Ello debería tenerse en cuenta por quienes se han desviado del cumplimiento de la Constitución y de la ley.
La “pseudo-revolución” del socialismo siglo XXI está en retirada en toda Iberoamérica.  Hoy el encuadramiento situacional subcontinental es otro y el Juzgado Federal tucumano, a cuatro años de la fabricación de su relato, ha quedado colgado del pincel. ¿Lo habrán escuchado al presidente Temer, a pocas horas de asumir su cargo, referirse a la actitud “revolucionaria” de Venezuela? ¿O al Dr. Almagro, Secretario General de la OEA, dispuesto a intervenir en Caracas, sede del socialismo siglo XXI? ¿O al mismo Maduro llamando a las armas, ante el “ataque del Imperio”? El león está herido, SS. Téngalo presente.
Para legitimar al mito del “genocidio” el Juez hizo suya la gran fábula creada por el Fiscal y ésta -en el 2016- hace agua por todos sus costados. Dice en su fallo:
“El Operativo Independencia constituyó una intervención masiva de las FFAA y de Seguridad en un plan sistemático de exterminio de opositores políticos mediante la utilización del aparato estatal y de control social, a través del terror, llevado adelante con la aquiescencia del gobierno civil de la Provincia”, y agrega:
“Hubo un ataque sistemático desde el Estado contra una parte sustancial del grupo nacional argentino (obreros, jornaleros, sindicalistas y grupos de personas involucradas en la lucha social con y sin pertenencia política partidaria) a los que se habría identificado como enemigos del plan económico y político que definía a la nueva argentinidad”.
En resumen: para Bejas el decreto que movilizó a las FFAA y las lanzó a una guerra civil contrarrevolucionaria, fue motivada exclusivamente por razones políticas internas. Como sería totalmente irracional que un gobierno peronista “atacara sistemáticamente a obreros, jornaleros, sindicalistas y grupos de personas involucradas en la lucha social”, se creó el motivo que impulsó a los militares al “genocidio”: la existencia de un “plan económico y político que definía la nueva argentinidad y los autores de ese plan eran los militares, desde el gobierno de Onganía”.
En otras palabras, para el Juzgado Federal los guerrilleros de la Compañía Ramón Rosa Giménez fueron  “un grupo nacional argentino” de “opositores políticos”, a pesar de que estaban organizados, habían cambiado de bandera, portaban uniformes, insignias de grado, armas y cumplían órdenes que se les imponían desde La Habana y Moscú. Es imposible entender porqué el juez y los fiscales no han podido recibir testimonios de antiguos pobladores de Tucumán, con quienes conviven. Ellos saben muy bien lo que allí ocurrió. No había necesidad de fabular.
¿Quiénes eran los que atacaban a esos “nacionales argentinos” organizados bajo una bandera extraña? ¿Quiénes eran y qué buscaban? Para el juzgado eran “los militares”, con un “plan genocida”. Militares sin identidad -a pesar de que enarbolaban la Bandera de Belgrano- que cumplían  con un decreto del Estado Nacional que los llevaba a enfrentar “por sus ideas políticas” a ¡“nacionales argentinos”!, para lograr una “nueva argentinidad” ¿!!!¡¡¡?.
Los fiscales del TOF Tucumán han agregado –recientemente, en las sesiones preliminares del juicio- que la intervención de las fuerzas militares de 1975, fue un acto preparatorio”: “El Operativo Independencia (OI) fue el acto preparatorio central del Golpe de Estado (24 de marzo de 1976)”.
Juan B. Yofre ha investigado -y publicado documentadamente, como es su estilo- al  golpe de estado de 1976 y llega a conclusiones exactamente opuestas (7). Pero el Juzgado necesitaba llegar al juicio oral ignorando la agresión terrorista revolucionaria. Es así como -un Juez lego- desconoce a la agresión, a sus objetivos, a su conducción estratégica internacional y transforma a la “invasión externa” en un “genocidio interno”, provocado por los militares argentinos, es decir, por “el terrorismo de Estado”, que es una figura legal inexistente.
Para ello se invocó al Derecho Internacional Público. Pero… ¿Lo encontró citado en el decreto 262/75? Debiera estar, considerado en particular la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, que regula los conflictos internos y que es y era derecho interno desde 1957 (8).  Los instrumentos legales estaban, no se los empleó. Es así como se ha pasado -sigilosamente- y una vez más,  del “jus in bello” al “jus ad bellum” en tribunales ajenos a la materia del delito. El decreto dejó en desamparo legal a sus tropas y esa debilidad es hoy una vulnerabilidad -en manos enemigas- que nos impide tener un futuro en unidad.
Desgraciadamente ese decreto, que dio iniciación a la guerra civil contrarrevolucionaria en 1975 -la peor especie de las guerras-, fue tardío, defectuoso e incompleto. Puso de relieve la ausencia de elementales conocimientos específicos de los legisladores, del Poder Ejecutivo y del alto mando militar en la apertura de operaciones militares en el interior del propio país, a fines del siglo XX. Los enemigos de la Argentina han sabido aprovechar muy bien esas ausencias jurídicas.
Si “hubo un ataque sistemático desde el Estado” –como el Juez afirma en su fallo- no debió  emplear la figura del “genocidio”, pues la ONU excluye a los Estados como posibles sujetos de este delito contra el Derecho de Gentes. ¿En manos de qué Justicia estuvo y está el “jus in bello”?.
El juzgado federal tucumano necesitó crear “un relato legitimador” y creó al padre de todos los relatos que aparecerán a lo largo del juicio, necesarios para cubrir las necesidades ideológicas de la pseudo-revolución -en retirada- en la etapa de su explotación por vía judicial y que les va a resultar  muy difícil sostener al fiscal y a los querellantes, en las presentes circunstancias, con el nuevo telón de fondo que surge en el subcontinente. El RU deberá buscar alguna otra alternativa para mantener a la Argentina desarmada y dividida.
Era imprescindible negar la existencia de la guerra civil provocada por la agresión del terrorismo revolucionario y a la vez lograr el apoyo de la ciudadanía a semejante falacia: “No hubo una guerra civil revolucionaria, hubo un genocidio”, se afirmaba y se afirma en los TTOOFF. Todos los medios de comunicación -en manos del mismo Estado que abrió las operaciones en 1974/75- fueron empleados para la creación de éste mito, desde 1984. Probablemente sea la más grande operación psico-política de nuestra historia, que aun hoy continúa -con menor intensidad y sibilinamente- en boca de algunos periodistas parcialmente reciclados.
Seguimos escuchando aquello del “genocidio”, “del terrorismo  de Estado” o de “los treinta mil desaparecidos” por parte de periodistas que se escandalizan por la corrupción. ¡Qué mayor corrupción que las medias verdades o las conocidas verdades que se han vivido y que se ocultan!
A pesar de los continuados treinta y dos años de repetir falacias, éstas -por más elaboradas que fueren- siempre “tendrán patas cortas”. Desde el 10 Dic 15 la Argentina encabeza la contrarrevolución iberoamericana, aunque aun son muchos los que le llaman “populismo” a la pseudo-revolución o irresponsablemente permanecen en la etapa anterior. Todavía es políticamente incorrecto expresar ciertas verdades que no se ignoran, pero que se ocultan a designio.
El nuevo presidente señaló a pocos días de asumir el cargo, en una reunión internacional, que hay “presos políticos en Venezuela”. A pesar de que permanece rodeado de “campos minados”  sembrados antes de las elecciones, no puede tardar en descubrir a nuestros propios prisioneros políticos, que son el efecto de la llamada política de derechos humanos o del curro de los derechos humanos” y fruto de la venganza de los derrotados en combate que lograron -vía Oxford- “trastocar” esa derrota táctica en victoria estratégica y política con el decreto 158/83, y que continúan la explotación del éxito de “trastocamiento comunicacional” a través de la Justicia Penal Federal.
Paradójicamente, quien desautoriza y aniquila la fábula del Juzgado Federal tucumano- e indirectamente la de todos los otros- es el mismo a quien el juzgado protege e ignora, en la increíble falacia del “plan sistemático de genocidio”.
El verdugo del “relato bejasiano” lo desautorizó y anuló desde mucho tiempo antes de su creación. Y eso es grave, pues los objetivos y acciones del ERP eran -en su tiempo- ampliamente conocidos -particularmente en Tucumán- a través de las propias publicaciones de la banda armada.
 El juzgado seguramente creyó que la revolución siglo XXI “había llegado para quedarse” y que seguiría triunfante en el subcontinente, para siempre. No era el único. Consecuentemente podría operar impune e impúdicamente, retroalimentando en el tiempo a su  fábula en la medida de lo necesario. La sociedad estaba aun -en el 2012- “bajo control psico-político”.
Pero…el 10 Dic 15 empezó otra etapa política que llegará, inexorablemente -en el momento oportuno- a la falsedad del meollo pseudo-revolucionario. “¡Ohhh…tempora …ohhh mores!”, diría Cicerón. Ya hay conciencia de que si esto no ocurriera fracasaría la contrarrevolución y esto es lo que silenciosamente mantiene hoy la fe y la esperanza de una gran mayoría de argentinos y es lo que deberían considerar seriamente nuestros jueces y fiscales federales.
Quien destruyó anticipadamente la afiebrada y falaz argumentación del juez Bejas, fue nada menos que el jefe de la banda armada ERP y fundador del PRT, Contador Público Roberto Santucho.
En Abril de 1966 Santucho publicó sus “4 Tesis” en el Cuaderno Nro. 5 de la Revista “Estrategia para la liberación nacional y social de Latinoamérica” (9) (dirigida por Nahuel Moreno -Hugo Miguel Bressano Capacete-, trotskista bonaerense del PRT) impresa por la Editorial Olimpo y distribuida en Paso 514, Of. 802, Bs As. Éste cuaderno Nro. 5 contiene tres artículos:
  1. “Fidel Castro ante la guerrilla guatemalteca”, de Livio Maitan -trotskista italiano, político y escritor-,
  2. “La moderna economía capitalista”, de Ernest Mandel -trotskista belga, economista-, y
  3. 4 tesis sobre el Norte Argentino, de Roberto Santucho -Santiagueño, guerrillero revolucionario, Cte. del ERP- Y… Dr. Bejas, Tucumán está en el Norte Argentino.
Como se puede comprobar, no hay autores en éste Cuaderno que puedan catalogarse dentro del  “grupo nacional argentino”. El único autor nacido argentinoSantucho- era un comunista internacionalista,  dependiente de la IV Internacional. La publicación es del mes de Abril de 1966, es decir, anterior a la llegada del Grl Onganía a la Presidencia -a través del golpe de estado del 29 Jun 66-.
Según el “plan sistemático” citado por Bejas (documento seguramente en poder del Juzgado Federal y ahora del TOF Tucumán) -verdadero cimiento de la causa que aspiramos conocer oportunamente-, éste proviene del “gobierno de Onganía.
Sin embargo, según los hechos ocurridos y del plan que nos hace llegar públicamente el Cte del ERP, a través de sus “4 tesis sobre el Norte Argentino”, la argumentación de Bejas se transforma en una gran fantasía, totalmente falsa.
Veamos qué sostiene el máximo Cte del ERP, superior jerárquico de la Compañía Ramón Rosa Giménez, en sus “4 Tesis”, haciendo notar a nuestro lector que lo expresado por Santucho en 1966, ocho años antes de los acontecimientos de la Operación Independencia, es lo que realmente ocurrió en el monte y en los cañaverales tucumanos a partir de 1974. Y de esto no hay dudas, pues lo hechos hablan por sí mismos.
El documento de Santucho consta de una introducción y cuatro tesis en los que analiza las condiciones socio-políticas del NOA para la posterior la acción revolucionaria, que en extrema síntesis plantea:
Introducción: Para el PRT-ERP la burguesía es contrarrevolucionaria. Ergo, la revolución social debe encabezarla el proletariado y la pequeña burguesía para luego insertarla en la revolución regional y mundial, contra EEUU. Para ello es necesario penetrar los sindicatos, lograr copar las delegaciones fabriles e ir ocupando espacios de poder en la administración del Estado. Hay que alcanzar una Federación con Cuba. El Norte Argentino es el trampolín de ingreso más apto para estos objetivos.
Tesis I: La estructura económica del NO: el eje histórico de la economía del NO es la industria azucarera. El F.C. ha sido el catalizador que llevó a Tucumán al mayor desarrollo capitalista del NO mono-productor, dependiente y semicolonial. En consecuencia, existe una oligarquía que estanca a la producción. Tucumán está en crisis.
Tesis II: Las clases sociales:
  • La oligarquía terrateniente: solo conserva influencia en Salta.
  • La burguesía oligárquica azucarera: Es el gran enemigo del proletariado.
  • El imperialismo: es el gran expoliador del trabajador -empresas transnacionales-.
  • La burguesía mediana: es contradictoria y conflictiva, dependiente de la gran patronal.
  • La pequeña burguesía urbana: es eventual aliada del proletariado.
  • El campesinado: allí revistan: a) la burguesía mediana, b) los pequeños agricultores, c) los cañeros, d) el campesinado pre-capitalista.
  • La clase obrera: es la más revolucionaria. El sector azucarero es el más combativo y hay que incorporarlo a las organizaciones del partido.
 
Tesis III: Otras características:
  • La pequeña burguesía urbana es débil en el NOA. No influye en la lucha de clases.
  • El Estado es débil en Tucumán, Catamarca y Santiago y es fuerte en Jujuy y Salta.
  • Las burocracias: en Jujuy y Salta están enfeudadas por la patronal. La FOTIA es débil, hay que penetrarla y conducirla. Es hoy un freno a la movilización obrera.
  • Los partidos de izquierda son inexistentes.
  • La tradición marxista existe solo en Tucumán.
Tesis IV: Las tareas generales de nuestro Partido: (EL PLAN DEL PRT/ERP)
  • El lugar de trabajo, sin duda está en Tucumán, Salta y Jujuy -las Pcias cañeras-.
  • Hay que tomar los sindicatos, estar presente en los ingenios, colonias y lotes, en todos los conflictos y profundizar la lucha de clases.
  • Prestar atención al proletariado urbano, al agrícola, al de minas y canteras. En Jujuy a los metalúrgicos, a los petroleros en Salta, pero siempre en torno a los azucareros.
  • Nuestra alianza central es con el campesinado cañero.
  • Es imprescindible trabajar sobre el estudiantado. Es el que llega a la pequeña burguesía urbana y desde allí surgen los dirigentes revolucionarios que encuadrarán a la clase obrera.
  • Sobre el campesinado atrasado es necesario un profundo trabajo de propaganda, para hacerlo nuestro aliado.
  • La burguesía mediana, comercial, industrial, agrícola y ganadera es nuestra enemiga. Hay que provocar su enfrentamiento con la gran burguesía, con la oligarquía y el imperialismo, para aprovechar la oportunidad de alcanzar alianzas circunstanciales.
  • “Todo éste trabajo estructural solo será posible si sabemos combinar acertadamente ambas consignas en cada etapa de la lucha de clases y si somos capaces de darnos una política correcta”. La “combinación de ambas consignas”, en los términos de Santucho, era “la alianza circunstancial del campesinado cañero y la burguesía mediana”.
Sres. Jueces de TOF Tucumán: Éste es el verdadero plan que está sobre el estradoel que provocó la apertura de la “Operación Independencia”- concebido y hecho público en 1966 y luego sancionado por los hechos ocurridos en los ’70 ante miles de testigos, tucumanos bien nacidos, hoy mayores de 60 años. No se apoyen en testigos alquilados o en la parte interesada, como lo son los querellantes. Llamen al estrado a los que sufrieron a los terroristas. Ellos no tienen intereses, pero tienen la verdad.
 
El Juzgado Federal, la Cámara Federal, el TOF de Tucumán y aun la CSJ, deberían entender cuál es la actual situación estratégica regional y nacional, en el momento en que llega a juicio la fábula tucumana, concebida en el año 2012. Esa es la razón y el porqué hemos llamado “Escándalo judicial en Tucumán” a éste artículo.
La pseudo-revolución está agotada. Se terminó el relato. Lo mató su propia corrupción.
En una reciente publicación de la Dra Marcotullio y del Com-Ing Cavallero “Apuntes para las soluciones de los presos políticos” (10), leemos un concepto del Grl San Martín que es oportuno meditar al finalizar éste artículo:
“La soberbia es una discapacidad que suele afectar a pobres infelices mortales que se encuentran de golpe con una miserable cuota de poder”.
Esa “cuota de poder” -prestada por la pseudo-revolución- está hoy en total retirada. Dicho “Apunte” se inicia con otra frase, en éste caso de S. Juan Pablo II, que todos los argentinos aspiramos ver cumplida:
Que nadie se haga ilusiones de que la simple ausencia de guerra, aún siendo tan deseada, sea sinónimo de una paz duradera, si no viene acompañada de equidad, verdad, justicia y solidaridad.
La “contradicción insostenible” que enuncia el editorial de La Nación que citamos más arriba, en el caso del enjuiciamiento de los militares que actuaron en la “Operación Independencia”, con el telón de fondo de la nueva situación política-estratégica de la región y de nuestro país, además de “insostenible”, es verdaderamente “escandalosa”.

 

“Justicia es un firme y constante deseo de dar a cada uno lo que le es debido”.
Justiniano – 527 d. C

 

 

CITAS:

(1). H. J. Auel. “La larga guerra civil argentina y el actual estado de guerra civil revolucionario”. 09 Jul 13. www.ieeba.com.ar

(2). La Nación. “Lorenzetti pidió luchar contra la impunidad”. 07 Abr 16. www.lanacion.com.ar

(3). H. J. Auel. “La dirigencia argentina frente a los desafíos de la seguridad nacional en el Siglo XXI”. Ago 15. www.ieeba.com.ar

(4). L. B. Hart. “La estrategia de aproximación indirecta”. Biblioteca del Oficial Nro 500/501. Círculo Militar. Sep 60.

(5). H. J. Auel. “¿Confusión, ignorancia o propósitos ocultos?”. Feb 14. www.ieeba.com.ar

(6). J. B. Yofre. “Fue Cuba”. Ed. Sudamericana. 2014.

(7). J. B. Yofre. “1976 – “La Conspiración”. Ed. Sudamericana. 2016.

(8). E. Cárdenas. “Delitos de lesa humanidad: más sobre el “rincón de impunidad” argentino”. En “Agenda Internacional” Nro 35. Dic 15. www.agendainternacional.com

(9). Del archivo personal de J. B. Yofre.

(10). S. Marcotullo t E. Caballero. “Apuntes para las soluciones de los presos políticos”. May 16. www.ieeba.com.ar

 


PrisioneroEnArgentina.com

25 de Mayo, 2016


 

Las Noticias Más Visitadas . Octubre 23, 2019

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Octubre 21, 2019 00.00 HORAS –
HORA DE CONTROL Octubre 23, 2019 23.25 HS

ID Title  Link  Visits
1 Home Page / 1,209,192
2 EL FIN DEL SER (Publicada Octubre 21, 2019) /index.php/2019/10/21/el-fin-del-ser/ 357,447
3 AMITYVILLE (Publicada Octubre 14, 2019) /index.php/2019/10/14/60116/ 189,146
4 CURSO DE INTRODUCCIÓN A LA POLEMOLOGÍA (Publicada Octubre 20, 2019) /index.php/2019/10/20/curso-de-introduccion-a-la-polemologia/ 155,638
5 SEGUNDO DEBATE PRESIDENCIAL . Video Completo (Publicada Octubre 20, 2019) /index.php/2019/10/20/segundo-debate-presidencial-video-completo/ 148,560
6 Darío Lopérfido y la decadencia de los viejos referentes de organismos de “Derechos Humanos” (Publicada Octubre 20, 2019) /index.php/2019/10/20/dario-loperfido-y-la-decadencia-de-los-viejos-referentes-de-organismos-de-derechos-humanos/ 131,012
7 POR QUÉ NO VOY A VOTAR A NINGÚN CANDIDATO (Publicada Octubre 21, 2019) /index.php/2019/10/21/por-que-no-voy-a-votar-a-ningun-candidato/ 130,908
8 EL PRESIDENTE DONALD TRUMP NO LEE PRISIONERO EN ARGENTINA (Publicada Octubre 22, 2019) /index.php/2019/10/22/el-presidente-donald-trump-no-lee-prisionero-en-argentina/ 98,185
9 ¿Hay vida fuera de la tierra? (Publicada Octubre 22, 2019) /index.php/2019/10/22/hay-vida-fuera-de-la-tierra/ 76,154
10 GLORIA Y MUERTE DE CHRIS KYLE, “LA LEYENDA” (Publicada Octubre 5, 2019) /index.php/2019/10/05/gloria-y-muerte-de-cris-kyle-la-leyenda/ 60,583

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 23, 2019


 

LO MÁS VISITADO . Octubre 21, 2019

Share

Las noticias más leídas en PrisioneroEnArgentina.com. Las más comentadas, las más polémicas. De que está la gente hablando…

REINICIO Octubre 21, 2019 00.00 HORAS –
HORA DE CONTROL Octubre 21, 2019 23.30 HS

ID Title Link Visits
1 Home Page / 397,522
2 EL FIN DEL SER (Publicada Octubre 21, 2019) /index.php/2019/10/21/el-fin-del-ser/ 159,224
3 POR QUÉ NO VOY A VOTAR A NINGÚN CANDIDATO (Publicada Octubre 21, 2019) /index.php/2019/10/21/por-que-no-voy-a-votar-a-ningun-candidato/ 88,452
4 CURSO DE INTRODUCCIÓN A LA POLEMOLOGÍA (Publicada Octubre 20, 2019) /index.php/2019/10/20/curso-de-introduccion-a-la-polemologia/ 82,607
5 AMITYVILLE (Publicada Octubre 14, 2019) /index.php/2019/10/14/60116/ 70,375
6 EL DÍA QUE EL CARTEL PUSO DE RODILAS A MEXICO (Publicada Octubre 19, 2019) /index.php/2019/10/19/el-dia-que-el-cartel-puso-de-rodillas-a-mexico/ 44,649
7 SEGUNDO DEBATE PRESIDENCIAL . Video Completo (Publicada Octubre 20, 2019) /index.php/2019/10/20/segundo-debate-presidencial-video-completo/ 44,054
8 GLORIA Y MUERTE DE CHRIS KYLE, “LA LEYENDA” (Publicada Octubre 5, 2019) /index.php/2019/10/05/gloria-y-muerte-de-cris-kyle-la-leyenda/ 29,391
9 HOFFA (Publicada Octubre 19, 2019) /index.php/2019/10/18/hoffa/ 18,558
10 MARÍA EUGENIA VIDAL DESPIADADA CON “SU” POLICÍA (Publicada Octubre 12, 2019) /index.php/2019/10/12/maria-eugenia-vidal-despiadada-con-su-policia/ 16,129

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 21, 2019


 

LAS NOTAS MÁS LEÍDAS DE LA SEMANA

Share

Fecha de Inicio 

Agosto 18, 2019

Tiempo de Control

Agosto 25, 2019 . 23.12 hs

ID Title Link Visits
1 Home Page / 1,467,102
2 ALBERTO ÁNGEL -TARTUFO*- FERNÁNDEZ, CANDIDATO DEL “FORO DE SANPABLO” (FSP) **(Publicada Agosto 15, 2019) 3 días sin computar index.php/2019/08/15/alberto-angel-tartufo-fernandez-candidato-del-foro-de-sanpablo-fsp/ 505,173
3 NO ES HORA DE VOTANTES SINO DE HÉROES(Publicada Agosto 20, 2019) /index.php/2019/08/20/no-es-hora-de-votantes-sino-de-heroes/ 411,934
4 NO FUE VOTO CASTIGO…(Publicada Agosto 20, 2019) /index.php/2019/08/20/no-fue-voto-castigo/ 361,662
5 LA SORPRENDENTE Y EXÓTICA ELISA CARRIÓ(Publicada Agosto 21, 2019) /index.php/2019/08/21/la-sorprendente-y-exotica-elisa-carrio/ 336,501
6 La CIA y el SHA(Publicada Agosto 19, 2019) /index.php/2019/08/19/la-cia-y-el-sha/ 319,357
7 Pedido de memoria(Publicada Agosto 18, 2019) /index.php/2019/08/18/pedido-de-memoria/ 314,792
8 ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO(Publicada Agosto 19, 2019) /index.php/2019/08/19/argentina-camino-al-bano-de-sangre-y-la-tragedia-del-reparto/ 314,578
9 MAURICIO MACRI Y EL VOTO DE LOS UNIFORMADOS(Publicada Agosto 17, 2019) /index.php/2019/08/17/mauricio-macri-y-el-voto-de-los-uniformados/ 311,058
10 TRUMP, EL ELEGIDO(Publicada Agosto 22, 2019) /index.php/2019/08/22/trump-el-elegido/ 159,303


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 23, 2019


 

Gente está leyendo…

Share

Fecha de Inicio 

Agosto 18, 2019

Tiempo de Control

Agosto 24, 2019 . 23.09 hs

ID Title Link Visits
1 Home Page / 1,443,956
2 ALBERTO ÁNGEL -TARTUFO*- FERNÁNDEZ, CANDIDATO DEL “FORO DE SANPABLO” (FSP) **

(Publicada Agosto 15, 2019) 3 días sin computar

index.php/2019/08/15/alberto-angel-tartufo-fernandez-candidato-del-foro-de-sanpablo-fsp/ 518,704
3 NO ES HORA DE VOTANTES SINO DE HÉROES

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-es-hora-de-votantes-sino-de-heroes/ 466,159
4 NO FUE VOTO CASTIGO…

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-fue-voto-castigo/ 381,107
5 LA SORPRENDENTE Y EXÓTICA ELISA CARRIÓ

(Publicada Agosto 21, 2019)

/index.php/2019/08/21/la-sorprendente-y-exotica-elisa-carrio/ 344,238
6 La CIA y el SHA

(Publicada Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/la-cia-y-el-sha/ 324,188
7 Pedido de memoria

(Publicada Agosto 18, 2019)

/index.php/2019/08/18/pedido-de-memoria/ 319,714
8 ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO

(Publicada Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/argentina-camino-al-bano-de-sangre-y-la-tragedia-del-reparto/ 319,359
9 MAURICIO MACRI Y EL VOTO DE LOS UNIFORMADOS

(Publicada Agosto 17, 2019)

/index.php/2019/08/17/mauricio-macri-y-el-voto-de-los-uniformados/ 311,964
10 TRUMP, EL ELEGIDO

(Publicada Agosto 22, 2019)

/index.php/2019/08/22/trump-el-elegido/ 189,838

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 24, 2019


 

Las noticias más visitadas

Share

Fecha de Inicio 

Agosto 18, 2019

Tiempo de Control

Agosto 23, 2019 . 23.12 hs

ID Title Link Visits
1 Home Page / 1,250,497
2 ALBERTO ÁNGEL -TARTUFO*- FERNÁNDEZ, CANDIDATO DEL “FORO DE SANPABLO” (FSP) **

(Publicada Agosto 15, 2019) 3 días sin computar

index.php/2019/08/15/alberto-angel-tartufo-fernandez-candidato-del-foro-de-sanpablo-fsp/ 494,553
3 NO ES HORA DE VOTANTES SINO DE HÉROES

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-es-hora-de-votantes-sino-de-heroes/ 403,727
4 NO FUE VOTO CASTIGO…

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-fue-voto-castigo/ 356,152
5 LA SORPRENDENTE Y EXÓTICA ELISA CARRIÓ

(Publicada Agosto 21, 2019)

/index.php/2019/08/21/la-sorprendente-y-exotica-elisa-carrio/ 319,556
6 La CIA y el SHA

(Publicada Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/la-cia-y-el-sha/ 319,122
7 Pedido de memoria

(Publicada Agosto 18, 2019)

/index.php/2019/08/18/pedido-de-memoria/ 313,934
8 ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO

(Publicada Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/argentina-camino-al-bano-de-sangre-y-la-tragedia-del-reparto/ 312,148
9 MAURICIO MACRI Y EL VOTO DE LOS UNIFORMADOS

(Publicada Agosto 17, 2019)

/index.php/2019/08/17/mauricio-macri-y-el-voto-de-los-uniformados/ 311,020
10 TRUMP, EL ELEGIDO

(Publicada Agosto 22, 2019)

/index.php/2019/08/22/trump-el-elegido/ 156,862


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 23, 2019


 

Lo más leído

Share

Fecha de Inicio 

Agosto 18, 2019

Tiempo de Control

Agosto 22, 2019 . 23.11 hs

ID Title Link Visits
1 Home Page / 1,071,285 
2 ALBERTO ÁNGEL -TARTUFO*- FERNÁNDEZ, CANDIDATO DEL “FORO DE SANPABLO” (FSP) **

(Publicada día 15) Tres días sin computar

/index.php/2019/08/15/alberto-angel-tartufo-fernandez-candidato-del-foro-de-sanpablo-fsp/ 451,294
3 La CIA y el SHA

(Publicada Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/la-cia-y-el-sha/ 318,719
4 NO FUE VOTO CASTIGO…

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-fue-voto-castigo/ 316,556
5 NO ES HORA DE VOTANTES SINO DE HÉROES

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-es-hora-de-votantes-sino-de-heroes/ 312,225
6 Pedido de memoria

(Publicada Agosto 18, 2019)

/index.php/2019/08/18/pedido-de-memoria/ 310,992
7 MAURICIO MACRI Y EL VOTO DE LOS UNIFORMADOS

(Publicada Agosto 17, 2019)

/index.php/2019/08/17/mauricio-macri-y-el-voto-de-los-uniformados/ 310.911
8 ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO

(Publicado Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/argentina-camino-al-bano-de-sangre-y-la-tragedia-del-reparto/ 208,074
9 Las últimas notas más leídas

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/18/las-ultimas-notas-mas-leidas/ 149,227
10 LA SORPRENDENTE Y EXÓTICA ELISA CARRIÓ

(Publicada Agosto 21, 2019)

/index.php/2019/08/21/la-sorprendente-y-exotica-elisa-carrio/ 90,508

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 22, 2019


 

Artículos más leídos

Share

Fecha de Inicio 

Agosto 18, 2019

Tiempo de Control

Agosto 21, 2019 . 23.20 hs

ID Title Link Visits
1 Home Page / 860,912
2 ALBERTO ÁNGEL -TARTUFO*- FERNÁNDEZ, CANDIDATO DEL “FORO DE SANPABLO” (FSP) **

(Publicada Agosto 15, 2019)

index.php/2019/08/15/alberto-angel-tartufo-fernandez-candidato-del-foro-de-sanpablo-fsp/ 367,127
3 MAURICIO MACRI Y EL VOTO DE LOS UNIFORMADOS

(Publicada Agosto 17, 2019)

/index.php/2019/08/17/mauricio-macri-y-el-voto-de-los-uniformados/ 280,586
4 Pedido de memoria

(Publicada Agosto 18, 2019)

/index.php/2019/08/18/pedido-de-memoria/ 177,201
5 NO FUE VOTO CASTIGO…

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-fue-voto-castigo/ 158,840
6 ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO

(Publicada Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/argentina-camino-al-bano-de-sangre-y-la-tragedia-del-reparto/ 115,377
7 La CIA y el SHA

(Publicada Agosto 19, 2019)

/index.php/2019/08/19/la-cia-y-el-sha/ 89,946
8 Las últimas notas más leídas

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/18/las-ultimas-notas-mas-leidas/ 89,909
9 NO ES HORA DE VOTANTES SINO DE HÉROES

(Publicada Agosto 20, 2019)

/index.php/2019/08/20/no-es-hora-de-votantes-sino-de-heroes/ 87,252

 

ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO

Share

 

 Por  Dr. Carlos del Señor Hidalgo Garzón *

 

Desde hace algún tiempo importante, vengo desgranando notas muy dolorosas que involucran la caída de la República Argentina, a tal punto entre otros escritos, concomitantes con otros escritos de otros autores: “La Grieta” y “Un millón de muertos”….y hago referencia a mis modestas intervenciones delatando la tragedia, de la que no soy el único y que con mayor intelecto y percepción ponen blanco sobre negro, como por ejemplo el Gral. Y Dr. Heriberto Justo Auel. Tengo por él la más alta estima afectiva y respeto intelectual. Es decir existen   fundamentos informativos de alarma cierta en una probable evolución, caracterizada por la contumacia de la dirigencia Política, Económica, Judicial, Legislativa, Empresario y Sindical y numerosas organizaciones que se dedican a estudiar la situación de crispación y guerra  latente y presente de la República Argentina.

Acá se han quebrado todos los modelos éticos y culturales, por medio de mafias, que a no dudarlo con sus varias veces millonarias cuentas en el exterior y al amparo de la sevicia republicana, a no dudarse que no piensan resignar, las “tetas de la vaca “para poder seguir robándonos la materia, la vida y el alma.

Todo esto no son augures disparatados para asustar a nadie. El miedo está enquistado en locadores y locatarios imprecisos de este ya entregado territorio con Derechos Políticos y Reales fuera de los argentinos honestos y patriotas.

Y está claro, y hasta de mala lógica que la población des-culturizada de la vocación por el trabajo siga en la búsqueda de las prebendas subsidios gratis y recibiendo dineros con la boleta de votación.

Ya las conciencias como los cañones se han silenciado.

 Y como el flautista de Hammelin, y cual ratones desorientados, vamos camino al barranco letal, pues aturdimiento de la propaganda goebbeliana, con insistente Acción Psicológica, ha quemado mentes y en especial de los adolescentes y jóvenes con facturas en niños y ancianos.

Desde hace casi setenta años, el populismo demagógico y prebendario comulga con la corrosión y corrupción de las clases ya constituidas en castas antipatria del Poder, sin tibiezas el camino del Socialismo y la Marxistizaciòn, con presencia de capacidad de empleo de abundantes armas de fuego repartidas desde Jujuy al fin de la república. Dicen a las claras que ante la crisis que ya es, requiera de dirimir por el poder el – Dios no lo quiera  – terrible derramamiento de sangre, al muy estilo Comunista, de imitación a naciones que ya lo han asumido e importado, lo que terminó  o continua en Europa Oriental y Asia  – YA ESTA AQUÍ.

Si los argentinos no nos alzamos en propuestas coherentes, objetivos urgentes y acciones de pacificación con restitución de la Paz Social y el desarme de las organizaciones subversivas y terroristas. La Patria, será solo una entelequia y tarde veremos como el poder de los tiranos y de la tiranía Ideológica financiera y asesina, (TIFA), se enseñoreará una violencia, que  ya sobrepasa lo sutil y se encarna omnipotente en irresponsables conductores de los poderes con incluso apoyos externos, sudamericanos del caribe y asiáticos, con más la angurria de las sinarquías pletóricas de arrobamiento imperialista.

Hasta que los paniaguados, beneficiados por la demagogia populista, verán en su momento cancelado o restringido los beneficios mal habidos fuera de la cultura del trabajo.

EL ORDEN JURIDICO INSTIUCIONAL Y CONSTITUCIONAL

Será rápidamente canjeado mediante revolucionarias medidas de supresión primero de la Constitución y  el empleo del Decreto como arma pragmática.

Las leyes y la justicia serán subsumidas por tribunales populares y de gestión ejecutiva y eventualmente la aplicación de la pena de muerte  de diferentes formas, consustanciadas tal el método que les dio resultados con los Prisionero Políticos. El “oficio de sicario” y las matanzas, serán cosa de todos los días, y el encierro fronterizo evitara que la gente sea compelida por medio de la reforma agraria e industrial, a trabajar en cumplimiento del planeamiento marxista, dirigido por una “Nomenclatura parasitaria pero peligrosa”.

Se establecerán capacitaciones al estilo del sudeste asiático, Mao – Pol Poth y la obligatoriedad de hacerse carne la nueva cultura “imperial de las castas”.

EPILOGO

El pueblo “vago, mal entretenido y prebendario” se deberá afirmar en las normas de la TIFA, o morir.

El silencio de la prensa noble será la norma y las vocingleras peroratas de los opinòlogos de ocasión harán de nuevo vía cadena oficial la instauración del estado marxista que se detuvo mediante mucha sangre corrida en los últimos setenta años.

QUIEN PIENSE Y ACTUE DIFERENTE TENDRA EL CADALSO DE LA IGNOMINIA LA HUMILLACION Y EL SAQUEO YA QUE LA PROPIEDAD PRIVADA ESTA DENTRO DE LOS CANJES DE CULTURA.

Se producirá la enunciación de la “democracia socialista y totalitaria” y algunos partidos políticos recibirán la prebenda de subsistir, pero la esencia es EL UNICATO DE PARTIDO, la Ley será suplantada por las actitudes hormonales de los caudillos apátridas o sea los MAFIOSOS Y SUS REDES DE NARCOTRÀFICO Y PROSTITUCION, como elementos de contribución patrimonial al Estado de la TIFA y esencialmente de la “Nomenclatura de las castas “imperiales sodomíticas””.

DESPIERTE ARGENTINO Y HBITANTES DE ESTE BENDITO SUELO MANSILLADO POR LA TIFA. ANTES QUE SEA DEASIADO TARDE – PUES YA ES TARDE. NO ESPERE LA MUERTE INDIGNA – LUCHE POR SI Y POR LA PATRIA. QUE DIOS LO VERÁ CON BUENOS OJOS.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 19, 2019


 

Las últimas notas más leídas

Share

Fecha de Inicio 

Agosto 18, 2019

 

ID Title Link Visits
1 Home Page / 652,441
2 MAURICIO MACRI Y EL VOTO DE LOS UNIFORMADOS /index.php/2019/08/17/mauricio-macri-y-el-voto-de-los-uniformados/ 186,025
3 ALBERTO ÁNGEL -TARTUFO*- FERNÁNDEZ, CANDIDATO DEL “FORO DE SANPABLO” (FSP) ** index.php/2019/08/15/alberto-angel-tartufo-fernandez-candidato-del-foro-de-sanpablo-fsp/ 168.585
4 Pedido de memoria /index.php/2019/08/18/pedido-de-memoria/ 141.966
5 ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO /index.php/2019/08/19/argentina-camino-al-bano-de-sangre-y-la-tragedia-del-reparto/ 81,022
6 La CIA y el SHA /index.php/2019/08/19/la-cia-y-el-sha/ 73,745
7 NO ELEGIR LA DESAPARICIÓN DE LA REPÚBLICA /index.php/2019/08/17/no-elegir-la-desaparicion-de-la-republica/ 72,855
8 ISIS se atribuye la responsabilidad del atentado en la boda de Kabul que mató a 63 personas /index.php/2019/08/18/sis-se-atribuye-la-responsabilidad-del-atentado-en-la-boda-de-kabul-que-mato-a-63-personas/ 62,953
9 NOTICIAS RELÁMPAGO . Agosto 19, 2019 index.php/2019/08/19/noticias-relampago-agosto-19-2019/ 48,213

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 20, 2019


 

ALBERTO ÁNGEL -TARTUFO*- FERNÁNDEZ, CANDIDATO DEL “FORO DE SANPABLO” (FSP) **

Share

 

  Por el Grl Heriberto Justo Auel

 

 

Un “mascarón de proa”, para una operación estratégica

La operación estratégica.

La trascendencia de las próximas elecciones generales.

La debilidad de la coalición “Cambiemos”.

Lo que muy probablemente vendrá

El “estado de guerra interna” continúa.

Un “mascarón de proa”, para una operación estratégica.

 Alberto A. Fernández fue nominado, “a dedo”, para sorpresa de todos -y todas-, candidato a la presidencia de la nación del “Frente de Todos -y Todas-”, por la auto nominada candidata a la vice-presidencia del mismo partido, Cristina Fernández. Tan extraña maniobra, potenciada sin duda por el reconocido carácter autocrático de la candidata a vice, encubriría descaradamente la posibilidad eventual de lograr -desde la presidencia de Alberto-Tartufo- la exculpación de la dama en las muy numerosas causas por corrupción que la tienen en el umbral del calabozo, toda vez que no podría hacerlo para sí misma, como presidente, en el caso de ganar las elecciones, posibilidad que existe y que trae anticipadamente graves incertidumbres en el país. 

Para la ejecución de semejante maniobra se necesita una cuota muy alta de hipocresía y caradurez, pues Alberto -Tartufo- Fernández, en los últimos tiempos hizo públicas sus ideas, totalmente opuestas a las de Cristina, agregando calificativos gravísimos, no solo a su gestión, sino a su persona. El sorpresivo candidato está demostrando que tiene la cuota de hipocresía necesaria para el caso. Es un perfecto Tartufo. Por mucho menos, nuestra historia registra duelos a muerte y una variada gama de violencia en resguardo del honor o de la dignidad de los dirigentes políticos, valores que han desaparecido, “pues son muy antiguos”.

En éste caso, ambos Fernández fumaron la pipa de la paz -y Alberto-Tartufo asegura “que ya no peleará nunca más con Cristina”-. Habría razones centrales para hacer esta jugada, si bien esas razones no son comunes a ambos. Alberto-Tartufo intenta utilizar -en el escenario- el antifaz de “moderado”, que indirectamente evidencia y reconoce que Cristina no lo es, sino que es “extremista” o “desequilibrada”. Él mismo la había calificado -hace unos meses- como “psicópata”. Pero ahora se la presenta -en campaña electoral- como una serena autora de un best-seller, aunque en los hechos no puede evitar algunos deslices y a Alberto-Tartufo, a veces, la moderación “no le sale bien”. ¿Acaso no estuvo visitando en su celda al Nro. 2 del FSP, hace unos días?. Lula es el Nro. 2 del FSP y los documentos emergentes de los veinticinco encuentros del Foro, no expresan moderación alguna, pero Alberto-Tartufo admira a su vice-presidente, actualmente preso por corrupción.

La operación estratégica.

Más de treinta años de permanente manipulación cerebral de una población expectante y en crisis, ha permitido que estas operaciones, “favorables para los pobres, los marginados y los  desocupados…” oculten las intenciones “revolucionarias de Cristina, amiga de los Castro, Chávez y Maduro y a pesar de las numerosas evidencias omnipresentes.

 

Dicha manipulación cerebral está permitiendo -ahora- conductas irracionales del electorado en las encuestas sobre las próximas elecciones: ¿Cómo es posible que el 50% de la población argentina -según las encuestas- aspire seguir el camino de la presente y fallida Venezuela castro-comunista? ¿Cómo se puede creer que un cajero de Banco haya creado un imperio multimillonario en breve tiempo y aun existan quienes entienden que se trata de una persecución política? ¿No bastan los centenares de testigos que ya han reconocido sus delitos ante los fiscales y jueces, para entender que hubo una organización mafiosa en el gobierno K? ¿O se está cumpliendo aquella ley sociológica que dice que “…en un pueblo encaminado a la corrupción generalizada, el más exitoso corrupto es el más aplaudido”?….

 

A esta altura del presente y breve artículo, quienes conocen al IEEBA estarán pensando que nos hemos desviado de la habitual línea de nuestras publicaciones estratégicas. ¿Qué tiene que ver esta extraña maniobra -en el ámbito de la pequeña política- con los temas habituales de carácter estratégico del IEEBA? Pues, esta es una operación estratégica y tiene mucho que ver con los objetivos del FSP y muy probablemente nuestro dúctil Alberto -Tartufo se preste interesadamente a ella, pues no sabemos cuándo dice la verdad o cuándo miente pero, que está siendo usado como cortina de humo para una operación mayor, no nos quedan dudas.

La operación de marras, digna de la creatividad de Horacio Verbitsky, tiene fuertes y fundadas razones estratégicas: sería el rescate -por parte del castro comunismo del FSP- de la Argentina que el 10 Dic 15 había saltado de los carriles del Socialismo Siglo XXI, a los de la contrarrevolución, encabezando así a una serie de países regionales que fueron rescatados por sus electorados, en los últimos tres años.

 

Si quedara alguna duda al respecto, veamos qué dice el propio FSP** en su “Declaración final del XXV Encuentro del FSP” que se llevó a cabo -hace unos días- en Caracas, entre el 25 y 28 Jul próximo-pasado, a un costo desproporcionado con la situación financiera venezolana. En sus ocho páginas, encontramos dos párrafos totalmente vigentes para nuestra situación actual:

 …………………

Es urgente retomar la iniciativa con más vigor y eficacia. Ello es posible “cuando hay unidad, dirección política decidida y capaz, objetivos claros de lucha, moral de combate y arraigo en las clases populares”. Esta idea, aprobada por el XXIV Encuentro el pasado año, mantiene total vigencia”.

…………………

“Apoyar al movimiento popular de Argentina que ha logrado conformar una alianza unitaria en el Frente de Todos, que lleva como candidato a presidente a Alberto Fernández y como candidata a vicepresidenta a Cristina Fernández de Kirchner, para enfrentar al macrismo y sus políticas de hambre, endeudamiento, represión y entrega de la soberanía, en la próxima contienda electoral de octubre. La derrota de Macri y del neoliberalismo en Argentina sería un triunfo de la integración americana y volvería a alentar las luchas y resistencias en el resto de los países”.

La trascendencia de las próximas elecciones generales.

En las elecciones presidenciales que tenemos por delante desde mañana, 11 de agosto y las de Octubre o Noviembre, se juega si regresáramos a la “revolución” -que conduce el FSP- para retomar la ofensiva, -“la iniciativa con más vigor y eficacia”, dicen ellos y así “volver a alentar las luchas y resistencias en el resto de los países”  -iberoamericanos-. Es decir, así como Argentina hizo punta para poner en retirada a la revolución en la región el 10 Dic 15, ahora debería abandonar ese duro camino de la contrarrevolución, para ser nuevamente ejemplo de aquellos países que siguieron su rumbo contrarrevolucionario.

No he oído -en las últimas décadas- de boca de algún político o periodista, citar a la “revolución”. No es lo mismo decir que en estas elecciones nos jugamos “la democracia o la república” frente al “autoritarismo o la dictadura”, que decir regresar a la “revolución o continuar en la contrarrevolución”. Hay una diferencia mayúscula entre esos términos.  ¿Es desconocimiento de nuestra historia reciente o del lenguaje estratégico por parte de  nuestros analistas? O es cobardía para llamar a las cosas por su nombre.

¿Por qué tanto temor para citar a la “revolución”? O no la ven, o hay quienes simpatizan calladamente con ella, por muy diversas razones, y entienden que “solo es cosa del pasado” que hay que olvidar. “Miremos para adelante”, es el estribillo de los ex guerrilleros. El FSP no tiene esa tremenda autolimitación. Al vino, vino. El lenguaje tiene una importancia enorme en la manipulación cerebral, por ello existen frases hechas y simbólicas que se repiten permanentemente en algunos medios: “genocida”, “represor”, “desaparecido”, etc.….

 

La debilidad de la coalición “Cambiemos”. (1)

Hemos dicho que punteamos -en el 2015- en asumir la “contrarrevolución” regional. Al decirlo, exagerábamos, a sabiendas. En verdad, aquel era nuestro deseo. La coalición “Cambiemos”  fue solo electoral. En el ejercicio de su responsabilidad de conducción gubernamental mostró fisuras ideológicas que la llevaron a una débil actitud en el campo de la Defensa Nacional, el el que asumió una actitud estratégica defensiva frente al enemigo interno. Consecuentemente, su actitud no pasó de ser una mera “anti revolución”.

 

El ralentizado ritmo gradualista que se adoptó en el giro de una economía cerrada a una economía de mercado -ritmo que fracasó-, también se adoptó en el ámbito estratégico y -consecuentemente- el “monstruo revolucionario” derrotado en las urnas, sobrevivió. Hoy está de regreso y peleano la presidencia, cuando hace cuatro años estaba agotado.

Tenemos como candidato a gobernador de la Pcia. de Buenos Aires a un confeso comunista y “la Cámpora marxista” ocupa hegemónicamente las candidaturas en la Legislatura de la Pcia. y en el Congreso Nacional. Todos ellos, bajo la dirección de una comprobada castro-chavista y de un Tartufo, candidato a presidente “moderado”. Y, como acaba de expresarlo el FSP: Alberto Fernández es nuestro candidato”, para el pasaje a la contraofensiva.

Lo que muy probablemente vendrá.

La Argentina, si recuperaran el poder los Fernández, tendría que arrastrar al resto del vecindario contrarrevolucionario -el Grupo de Lima-, al abandonado sendero revolucionario, según la directiva que ha resuelto el FSP en su último encuentro. ¿Puede ser un “moderado” el conductor de ese propósito? Además, ¿qué es -en términos políticos- Alberto-Tartufo, sin el apoyo de Cristina? No creo que gane siquiera la lealtad de su perro, una vez que decrete el perdón para su vice-presidente. “Alberto-Tartufo a la presidencia. Cristina al poder”. No es difícil pensar que, cumplida su misión doméstica, será eyectado por tibio, es decir, “por moderado”. La “revolución”, si prevaleciera en las elecciones, “vendrá por todo”, como algunos de sus referentes ya lo han adelantado temerariamente y para ello no necesita a un tibio, sino a un/a duro/a militante ideologizado/a.

La actitud de Cambiemos frente a sus riesgos estratégicos, ha sido la causa por la que en el 2019 estamos viviendo lo que en el 2015 llamábamos “La Argentina y su encrucijada” (2). Volvemos a la misma situación del año 15, ahora decisiva, por cuanto nuestra debilidad socio-económica es mayor y la probabilidad del regreso a la violencia, también.

¿Será suficiente la inclusión del Senador Pichetto, en la nueva coalición, para cambiar de actitud frente a la izquierda revolucionaria? Por lo menos el Senador se ha animado a declararse “capitalista” y a reconocer “la necesidad de contar con FFAA”. ¿Serán estas palabras las que indiquen la terminación del “circo” de los juicios -“de lesa”- que promovió el RU en colusión con los extremistas revolucionarios, luego de la firma del decreto 158/83?

Hace casi cuarenta años que nuestros enemigos de la segunda mitad del siglo XX mantienen a los uniformados desfilando frente a los TTOOFF, en una operación que violenta al derecho penal, destruye al Estado y nos retiene divididos y paralizados.

Si mañana, 11 Ago 19, la fórmula presidencial que apoya el FSP pica en punta, como lo anuncian algunos oráculos, el débil statu-quo financiero que los K dejaron en el 2015, agravado por las circunstancias del mundo y de nuestro país, ingresaríamos aceleradamente a una nueva y muy probable hiperinflación y con ella a la violencia.

Gran parte de nuestro electorado vota con el bolsillo y con sus emociones. Ninguna racionalidad será atendida por los fundamentalistas aculturizados que logramos conseguir,  desde el 83 a la fecha, promovidos desde las escuelas o desde los medios. Una vez más, luego de un esfuerzo enorme –“particularmente por los que menos tienen”– iríamos a repetir aquello que fracasó, aquí y en el mundo entero. En nuestro caso, en manos de diletantes marxistas, probadamente corruptos.

Salir del círculo vicioso que transitamos desde la llegada de la “invasión cubana” por las quebradas del Norte, en 1959/60, exige convicciones fuertes y homogeneidad en las coaliciones políticas imprescindibles para lograrla. Entender que la raíz de nuestra crisis-decadencia es cultural y política, con consecuencias socio-económicas. Cambiemos -y su quinta columna- vive hoy la posibilidad de caer, por haber priorizado absolutamente los aspectos económicos financieros. Así lo hizo en su tiempo Cartago y hoy no sabemos adónde se encontraba situada (3).

Alberto Tartufo podría resolver -con la operación inesperada- y para siempre, sus problemas personales y los de sus mandantes actuales, el FSP y la viuda de Él. Será el principal responsable de las consecuencias de “su servicio”. La Argentina continuará -si tuvieren éxito electoral los Fernández- transitando el camino de su auto destrucción. Nuestra querida Patria se suicidaría como país y Alberto Tartufo  lo haría políticamente.

El “estado de guerra interna” continúa.

Montoneros y erpianos, luego de su derrota en combate, intentaron copar a Perón en el enfrentamiento de Ezeiza y llegaron al poder -por unos días- con Cámpora. Volvieron nuevamente encubiertos -enmascarados con el “entrismo”- dentro de la Alianza y fracasaron. Su persistencia fue premiada por Duhalde, que le entregó la presidencia a los K.

Se mantuvieron en el poder doce años, desquiciando nuestra cultura, las instituciones y  todo lo que tocaron. Hipócritamente -sin reconocerlo- se adscribieron al chavismo, llegando al borde del Estado Fallido y de país paria, quebrado y aislado, teniendo como aliados a los cubano-chavistas, más allá a Irán y Korea del Norte y como socios de conveniencia a Rusia y China.

El 10 de diciembre de 2015, la sociedad con su voto los expulsó del poder. Asumió una débil coalición -Cambiemos- con un ala progresista social-demócrata, cercana al gobierno K, que impidió resolver en tiempo los temas centrales.

Al enfrentar a partir de mañana -11 Ago 19- las elecciones generales, volvemos a tener la ansiedad de un eventual retorno al socialismo revolucionario, en su nueva versión -que los tímidos políticamente correctos encubren con el término “populista”– pero ahora con un rol de liderazgo para la Argentina.

En el 2019, de la mano de un Tartufo presentable -de cartón-, que no cuenta tan siquiera con una “agrupación” propia de apoyo, la jefa, acompañada por la Cámpora, intentará salvarse de la cárcel y destruirá todo lo que con un enorme esfuerzo se hizo en los últimos tres años. Su resentimiento parecería ilimitado, al igual que su capacidad de daño. Ruego a Dios que ilumine a los argentinos cuando enfrentemos las urnas.

Cuba -su PC-, se mantiene -desde 1959- como director del proceso revolucionario iberoamericano. Ocupa al Estado de su ex–mecenas Venezuela -a la que ha destrozado- y está reemplazando a los petrodólares por los narcodólares de las FARC y del ELN colombianos. Con ellos financiará la próxima campaña revolucionaria, que reserva a la Argentina un central rol específico.

Cuba ha vuelto a los brazos de Rusia y China, para entregarles el gas y el petróleo venezolanos y emplearía a los enormes espacios vacíos de Argentina para depositar y distribuir al mundo sus drogas. La Argentina sería, para la revolución neo marxista, el reemplazo de Venezuela. Todo ello en el marco de una disputa geopolítica mundial entre la nueva tripolaridad: EE.UU – China – Rusia, en un ambiente de conflicto nuclearizado.     

 

CITAS:

 

*TARTUFO: Un ‘tartufo‘ es, por antonomasia, un ‘hombre hipócrita y falso’, por alusión al protagonista de la comedia epónima ‘Tartuffe o el Impostor’ de Moliere (1669), quien popularizó dicho personaje que ya existía en la ‘commedia’ italiana: el ‘tartufo‘ era y es la ‘trufa’, en lengua italiana.

**El FSP fue convocado por el Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil -Lula- y el Partido Comunista de Cuba -Fidel-, con el fin de redefinir los objetivos y las actividades de la izquierda, luego de la caída del muro de Berlín y el derrumbe del comunismo en la ex Unión Soviética. A la convocatoria acudieron originalmente sesenta y ocho fuerzas políticas pertenecientes a veintidós países latinoamericanos y caribeños. Pero desde su primera reunión el FSP ha crecido notablemente. Revistan en él todas las organizaciones revolucionarias de extrema izquierda, que incluyen a socialistas, comunistas, anarquistas, trotskistas y las organizaciones armadas subsistentes en Iberoamérica. Tiene la responsabilidad de la conducción centralizada del proceso político-estratégico de la revolución neo-marxista iberoamericana, desde 1991. El Foro de Porto Alegre -FPA-, bajo la misma conducción, es responsable del manejo psico-social de apoyo, con todos los medios de comunicación disponibles.

  • J. Auel. “El muro más alto a superar por el actual gobierno”. Conferencia en El Ateneo de la República el 22 Jun 16. www.ieeba.org

(2). H. J. Auel. “Argentina y su Encrucijada”. En “República Indefensa”. 24 May 16. TLV1. CABA.

(3). H. J. Auel. “Las claves de la Inseguridad Nacional”. Conferencia en el “Foro de la Ciudad” – Club del Progreso. 18 Jul 18. www.ieeba.org  

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 15, 2019


 

La convencionalidad del recurso en el proyecto de ley Ficha Limpia

Share

“…Así, este derecho al recurso contra el fallo condenatorio en materia penal, doble conforme o doble conformidad judicial, como ha sido llamado por la doctrina mayoritaria, es una garantía básica del proceso penal que tienen los Estados parte. En suma: lo establecido en los tratados mencionados significa garantizar la posibilidad que una condena sea revisada por una instancia superior…” afirma el abogado Matias Arregger en el excelente análisis sobre los obstáculos del proyecto de ley de “Ficha Limpia” en Argentina https://www.ambito.com/los-obstaculos-la-ley-ficha-limpia-argentina-n5046873 a los cuales nos invitamos aportando unas mínimas contribuciones solamente sobre el tema del recurso y no sobre el fondo del proyecto de ley:

Para el derecho internacional de los derechos humanos es irrelevante la denominación o el nombre con el que se designe la revisión, (Corte I.DH. Caso Herrera Ulloa Vs Costa Rica Sentencia del 02 de julio de 2004. Serie N°107, Párr.165; Comité de Derechos Humanos de la ONU. Comunicación N°70111996, Gómez Vázquez c. España, Resolución del 11de agosto de 2000. Párr.11).

La CorteIDH, la CIDH y el Comité de derechos humanos del PIDCP, recordaron la obligación a la Argentina sobre el derecho a la revisión:

1-      CIDH: Informe de fondo n°172/10, caso n°12.651: César Alberto Mendoza y otros Vs Argentina, 02 noviembre 2010 http://www.corteidh.or.cr/docs/casos/mendoza_otros/informe.pdf  “ … no es compatible con el articulo 8.2 h) de la CADH que el derecho a la revisión sea condicionado a la existencia de una violación de derechos constitucionales o a una arbitrariedad manifiesta. Al margen de que se presenten dichas violaciones o arbitrariedades, toda persona condenada tiene derecho a solicitar una revisión de cuestiones de diverso orden, como los hechos, el derecho y la valoración de la prueba, y a que las mismas sean analizadas efectivamente por el tribunal jerárquico que ejerce la revisión…”

2-      La CorteIDH, indicó que “la existencia de esos procedimientos de revisión tan prolongados en el tiempo, y además de dudosa realización en la práctica y dudoso resultado, producen en el sujeto un sufrimiento adicional que se considera ilegítimo y no propio de aquellas penas, del sufrimiento normal de una pena, por lo tanto, se encuentran…dentro de aquellas penas que pueden calificarse como crueles, inhumanas o degradanteshttp://www.corteidh.or.cr/docs/casos/articulos/seriec_260_esp.pdf

3-      El Comité de Derechos Humanos del PIDCP hizo referencia a la persistencia de los problemas que impiden la revisión sustancial de los fallos condenatorios en Argentina. “El Comité observa con preocupación la ausencia de normatividad y práctica procesal que garantice, en todo el territorio nacional, la aplicación efectiva del derecho enunciado en el párrafo 5 del artículo 14 del Pacto. El Estado parte debe tomar medidas necesarias y eficaces para garantizar el derecho de toda persona declarada culpable de un delito a que el fallo condenatorio y la pena impuesta sean sometidos a un tribunal superior. En este sentido el Comité recuerda su Observación general n°32, relativa al derecho a un juicio imparcial y a la igualdad ante los tribunales y cortes de justicia, cuyo párrafo 48 enfatiza la necesidad de revisar sustancialmente el fallo condenatorio y la Penal” (Comité de Derechos Humanos, Observaciones finales respecto de Argentina: CCPR/C/ARG/CO/4, 31marzo2010, párrafo 19) Paris, 07 agosto 2019, CasppaFrance

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 8, 2019


 

LA ESTRATEGIA DE LA APROXIMACIÓN INDIRECTA, un libro de Basil Henry Liddel Hart

Share

 

Sir Basil Liddell Hart (nacido el 31 de octubre de 1895 en París, falleció el 29 de enero de 1970 en Marlow, Buckinghamshire, Inglaterra), historiador y estratega militar británico conocido por su defensa de la guerra mecanizada. Legidell Hart dejó sus estudios en la Universidad de Cambridge. cuando la Primera Guerra Mundial estalló en 1914 y se convirtió en un oficial en el ejército británico. En 1920, escribió el manual oficial de entrenamiento de infantería del Ejército que incluía su sistema de “simulacro de batalla” desarrollado en 1917 y su método de ataque denominado “torrente de expansión”, que surgió de las tácticas de infiltración introducidas en 1917-18. Liddell Hart se convirtió en uno de los primeros defensores de la energía aérea y la guerra de tanques mecanizada. Al definir la estrategia como “el arte de distribuir medios militares para cumplir con los fines de la política”, favoreció un “enfoque indirecto” que apuntaba a dislocar al enemigo y reducir sus medios de resistencia. Basándose en sus experiencias en tiempos de guerra, enfatizó los elementos de la movilidad y la sorpresa. Invalidado en 1924, Liddell Hart se retiró como capitán en 1927. Fue corresponsal militar del Daily Telegraph en 1925–35 y asesor militar de The Times en 1935–39. . En 1937–38 se desempeñó como asesor personal de Leslie Hore-Belisha, secretaria de estado para la guerra, y vio implementadas muchas de sus reformas defendidas. Sus esfuerzos para mecanizar el Ejército con tanques y fuerzas antiaéreas fueron resistidos por la mayoría de los oficiales profesionales. Los escritos de Liddell Hart fueron más influyentes en Alemania que en Francia o Inglaterra. Su teoría del “torrente en expansión”, junto con las doctrinas del General J.F.C. Fuller en el empleo de tanques, fue adoptado por los pioneros alemanes de la guerra blindada, y se convirtió en la base de la guerra de blitzkrieg a través de la cual los ejércitos alemanes dominaron el continente europeo en 1939–41. Durante la guerra, Liddell Hart escribió para el Daily Mail. Dudoso de la disuasión nuclear, hizo hincapié en las fuerzas de defensa convencionales durante los años de posguerra y también se opuso al concepto de guerra total. En 1966 fue nombrado caballero por la reina Isabel II. Liddell Hart fue autor de varias biografías militares, varios trabajos sobre estrategia militar y una historia de la Segunda Guerra Mundial.
Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?
Reload Reload document
| Open Open in new tab

Download [686.29 KB]

 


Envío: Dra. ANDREA PALOMAS ALARCÓN

PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 2, 2019


 

Federico Posse. Homenaje a un Tucumano Ilustre  

Share

 

 

Pocos conocen que semana antes de su accidente siendo el que suscribe presidente de la Comisión permanente de Menores, Familia y discapacitados en la Legislatura de mi Provincia, Federico a quien conocía desde chico, me invitó  a viajar a un congreso en donde iba a disertar sobre los dificultades de quienes padecen algún tipo de discapacidad. Por problemas de agenda no pude acompañarlo. Mucho tiempo después tuve el honor de ser invitado al casamiento de una  de sus  hijas y no pude resistirme  a escribir este homenaje y acordarme sobre el desastre ocurrido en un vuelo entre Posadas y Buenos Aires. La pérdida que en su oportunidad había llenado de espanto y de luto a toda la Argentina, habiendo golpeado especialmente a la provincia de Tucumán al arrebatarnos la vida del doctor Federico Posse. A Federico, entusiasta deportista y hombre con buenas aptitudes para lucirse en los estadios, el ejercicio de la medicina lo llevaría a aplicar sus conocimientos a la atención de los problemas que la práctica del deporte suelen provocar. Pero primó en él su magnífica y desinteresada inclinación de volcarse  a atenuar los inconvenientes, carencias y privaciones de los desvalidos. A esta noble empresa le dedicaría para siempre los conocimientos de su ciencia, el impulso de su corazón generoso, los afanes de sus inquietudes políticas, y por fin le entregaría hasta su vida, ya que el accidente lo sorprendió cuando volvía de participar  de un congreso realizado justamente para tratar los temas que a él lo apasionaban: las discapacidades físicas y los prójimos que sufren sus consecuencias. La fatalidad había  tronchado abruptamente la corta vida de Federico privándolo a Tucumán de un distinguido valor político y a la rama de la medicina que con pasión abrazó de un ferviente impulsor. Tucumán y la medicina todavía mucho podían esperar de él. Porque mucho habían recibido yaSu vida no se ha malogrado sino que dejó plasmados logros rotundos concretados en sus iniciativas, sus proyectos, sus realizaciones. Federico dejó constituida una ejemplar familia con  numerosos hijos. Uno de ellos justamente se casaba continuando los deseos de mi amigo de que sus vástagos y retoños perpetúen  su simiente. Federico supo labrar un sólido prestigio profesional y humano. Federico había sabido conquistar la amistad, el cariño y el respeto de cuantos lo trataron. Por eso, en medio de ese  dolor que nos produjo su desaparición,  los que admiramos su fecunda personalidad  reconocemos que no ha vivido en vano, sino que a una vida corta la ha llenado de los elevados valores que merecieron el agradecimiento en su momento de la sociedad toda, de la ciudadanía y del gobierno.  De la comunidad que integró y, sobre todo, de aquellos a quienes las vicisitudes de la vida los ha privado de las capacidades que son normales para  la categoría. Hoy su mujer y sus hijos  continuaron con esa empresa recordando las enseñanza de Platón, una de las lumbreras de nuestra civilización: “la buena educación da al cuerpo y al alma toda la belleza y la perfección de que son capaces”,  fue el Dr. Possquien con su tiempo, esfuerzo  y saber posibilito, educando cuerpos y  almas, que esa perfección,  se concrete  y resplandezca en bien de muchísimos discapacitados, en seres que son imagen y semejanza de Dios, y en  beneficio de la sociedad toda. Fue Federico con su amor el que enalteció a seres con altísima capacidad para percibirlo, ese amor que es la mejor medicina que pueda impartírseles. Ese amor que es afecto, es cariño, es suavidad en el trato, y al derramarse sobre los seres queridos se eleva como una plegariaEse amor que a muchos les posibilita dar pasos adelante en su capacitación para colaborar con los demás.

                 Mil gracias una vez más Amigo….

Dr. Jorge B. Lobo Aragon.

jorgeloboaragon@hotmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 19, 2018


 

Señor Presidente de La República por Juan Giovarruscio

Share

 

 

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?
Reload Reload document
| Open Open in new tab

Download [89.59 KB]

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 2, 2018


 

EL PENSAMIENTO NACIONAL EN TIEMPOS DE GLOBALIZACION PLANETARIA.

Share

 

El  presente ensayo fue escrito por el General Heriberto J. Auel en el año 2002. Había indicios de una reacción al multilateralismo globalizador. Hoy, con la llegada de Bolsonaro a Brasilia y luego de reacciones nacionalistas en Europa y EEUU, se verá un fenómeno de reacción al “progresismo de izquierda” que afectó a la Argentina desde 1984.

Observemos lo que decía el General 16 años atrás:

 

 

 

Grl Br Heriberto Justo Auel

Octubre de 2002

 

 

“Aquel a quien no le preocupa el futuro, se topará con la desgracia.”

Confucio

“He aquí la recta manera de estudiar; la que no se limita al saber histórico, sino que transforma cada vez lo histórico en actualidad, mediante la aplicación de ese saber.”

I Ching

 

 EL PENSAMIENTO NACIONAL.
El pensamiento nacional es, de hecho, el germen y núcleo de una teoría política nacional y ésta, situada en nuestro espacio y tiempo histórico, la base de una doctrina política nacional. Hoy ambas son las grandes ausentes en nuestra circunstancia nacional y, consecuentemente, fuentes de ansiedad e incertidumbre social.
Una doctrina, es decir, un actualizado pensamiento nacional desarrollado en forma sistematizada y orgánica, con plena posibilidad de aplicación real, da lugar a la unidad y homogeneidad de una sociedad, que alcanza así la categoría de comunidad nacional. Impulsa a la sinergia y felicidad del país a través de la construcción de su propio futuro.
Una comunidad, en libertad y diversidad, al alcanzar ese rango ostenta un solo y común escenario a lograr. Es su “destino manifiesto”, su “proyecto de vida en común”, un ramillete de objetivos políticos en el horizonte que reúne a un pueblo y le da vigor monolítico y esperanzas.
Esa comunión proyectada de intereses e ideales producirá –naturalmente- la unidad nacional, que se traducirá en poder y fortaleza política, sobre el soporte de una identidad, de una cultura singular que unifica, diferencia y define a una personalidad nacional, -en el concierto de la variada multiplicidad universal- y en una necesidad insoslayable en la relación con “el otro” o con “los otros” en la presente e ineludible globalización planetaria, que nos hace a todos vecinos cercanos.
Establecida la unidad de fines –unidad objetiva- alcanzaríamos en consecuencia el enlace espiritual de la Nación. En ese estadio, es lícita y  necesaria la confrontación de ideas, la oposición inteligente en la elección de las prioridades, de los medios y caminos para alcanzar aquellos fines u objetivos, optimizando así el empleo del Poder Público, siempre escaso y de uso alternativo. Éste es el rol de las organizaciones sociales y de los partidos políticos que representan a los diversos sectores de la sociedad. Para la acción operativa comunitaria están las instituciones estatales, en sus diversos niveles. Sin ellas, es imposible el progreso.
Por el contrario, la ausencia de un pensamiento nacional, originario y originante, se traduce en la ausencia de la unidad actora-soberana y en la presencia de un “pueblo arena”, objeto de las circunstancias y no sujeto de su propia historia, como “pueblo roca”.
Un “pueblo roca”, unido, exige el aglutinante de una Doctrina Nacional fundada en un Pensamiento Nacional. Colegimos así que un Pensamiento Nacional – Doctrina Nacional- es la base de la unión y de la unidad resultante, condición sine-qua-non que nos hace actores del propio destino posible, es decir, de un futuro real a prever y lograr, para “no toparnos con la desgracia”, según la sentencia confuciana que encabeza estas líneas.
Es el “pensar, para luego obrar”, que nos legó el Estagirita y que, desde Moltke El Viejo, orienta a los modernos estados mayores y a sus correlatos privados o públicos.
LA DOCTRINA NACIONAL.
Hemos señalado que un pensamiento sistematizado –teoría-, con un objeto definido, deriva en doctrina. Ésta, definida por uno o varios principios, es el instrumento que ilumina al Plan Estratégico consecuente, como sendero para lograr con eficiencia las metas de largo, mediano y corto plazo y a la vez sortear la complejidad de situaciones conflictivas que nos presenta un mundo complejo, en vertiginosa evolución.
Cuando ese ejercicio intelectivo logra transformar cada vez lo histórico en actualidad“, según la sentencia del I Ching, estamos en presencia de una doctrina nacional, de un aglutinador pensamiento singular, que es de aplicación en un espacio y en un tiempo definido y dinámico. No estaremos pensando ni obrando en abstracto y/o improvisadamente, sino accionando en un determinado espacio y en un determinado tiempo, en pos de fines deseados y queridos, interpretados por “la aplicación de ese saber” histórico –nuestra cultura-.
Una doctrina nacional se sitúa en un espacio, -en el espacio de la Patria-, entendida ésta como el hogar común de quienes están hermanados por una cultura, una tradición, un pasado histórico común. Quienes tienen Patria, tienen padres, tienen identidad. Comparten un origen histórico, un espacio y una forma específica de sentir y vivir: una tradición. Desde esos espacios, nos situaremos también en un tiempo. Desde “el saber histórico”, desde el pasado trascendente, vamos hacia el presente y el futuro, descifrando su clave, su naturaleza y su ritmo.
Entonces sí estaremos en presencia de una actualizada y dinámica doctrina nacional, de un pensamiento elaborado y sistematizado de posible aplicación y relacionado con un determinado, dinámico y singular espacio y tiempo. Sostenido por una cultura que irradia confianza, credibilidad.
Estaremos en presencia de “una realidad innovadora y expansiva” y en el ámbito de la ciencia y arte de la Política y de la Estrategia, por cuanto ambas como ciencias persiguen la verdad; ambas por su objeto transitan sobre los acontecimientos socio-políticos proyectados sobre el futuro. Y ambas como artes desarrollaran creativamente el espíritu del estadista, en pos de la Nación a lograr.
Queda así abierta la posibilidad del ejercicio creador –arquitectónico- de la Política y de la Estrategia, como puesta en acto de la transformación posible –apta, factible y aceptable-  de las realidades actuales, con el trasfondo de la voluntad unificada de la Nación, en el complejo ámbito de la mundialización acelerada, para el logro de un futuro de grandeza y a fin de cumplir con los mandatos de los Padres Fundadores.
LOS TIEMPOS DE LA GLOBALIZACION PLANETARIA.
Queda claro que el pensamiento nacionalque hemos señalado como origen y núcleo de una doctrina nacional-, no debe ser considerado en forma abstracta, sino en un aquí y ahora, en relación con ésta compleja circunstancia de globalización planetaria, según el enunciado del tema que nos convoca.
La Globalización o Mundialización Planetaria, es hoy una situación insoslayable que nos abarca, condiciona y a veces nos determina. Es esa realidad comprobable que está omnipresente en el universo, como “única verdad”. En nuestro entender, es un efecto ineludible de la etapa de la civilización en la que ya vivimos y que, según diferentes autores, conocemos como posindustrial, hiper-industrial, tecnotrónica, de las comunicaciones, de la informática, de la cibernética, de la tercera ola, etc., etc., que está exigiendo y originando a la “sociedad del conocimiento”, condición -sine qua non- para ingresar con éxito al Siglo XXI.
Podríamos expresar, en consecuencia, que en la era antropozoica y en la edad contemporánea, hemos alcanzado a través de las culturas la etapa de la civilización posindustrial, o como quiera llamársele, que nos hace testigos privilegiados de un punto de inflexión hacia una nueva e insoslayable situación, hacia un nuevo estadio internacional estructural, cuyo efecto más notable es el de la actual globalización:
  • la transformación progresiva del mundo en una “aldea global” y
  • la aceleración constante del ritmo histórico.
Queda dicho, en otros términos, que son afectados en su naturaleza y dimensión factores básicos de la acción política y estratégica:
  • el espacio (hoy uno-global),
  • el tiempo (acelerado en su ritmo) y que un tercer factor,
  • el Poder, se construye actualmente desde la comunidad, desde su cultura, desarrollando su educación espiritual y adquiriendo las destrezas que exigen los nuevos medios en una masa crítica de la sociedad nacional/regional.
Los catalizadores que han impulsado a éste complejo fenómeno, provienen del ámbito de la Revolución Científico-Tecnológica: el ordenador o computadora, las telecomunicaciones, los vectores aeroespaciales, etc. La Ciencia y la Tecnología han desarrollado su propio impulso, retroalimentándose a escala geométrica. El efecto causado por este hecho en las ciencias sociales, ha sido de carácter “tectónico”, en términos de Lester Thurow. No afectó a los sistemas, sino a las estructuras.
En parte del mundo académico, el fenómeno quedó evidenciado. Surgió allí una perversa confusión conceptual, parálisis intelectual o perplejidad ideológica, manifestaciones claramente observables en las publicaciones de la última década del siglo XX y aun en los 2000.
LA GLOBALIZACION IMPERIAL.
En 1989/91 al implosionar la URSS, se quiebra en el ámbito político-estratégico la lógica imperial bipolar. Esta crisis geopolítica y aquella otra, la ya citada Revolución Científico-Tecnológica, -que da lugar a la Iniciativa de Defensa Estratégica-, se potenciaron mutuamente, creando un inédito Poder Imperial Global, un Unicato Multipolar corporizado por los Países Desarrollados Norte, que conforman el Grupo de los Siete / Ocho.
Este “Nuevo Orden Internacional” adopta el modelo de la Revolución de Filadelfia, triunfante en la Guerra Fría y acepta a un “primum inter pares”, EE.UU., en reconocimiento de su liderazgo estratégico indiscutido en la nueva etapa de la presente civilización, la de ” la Tercera Ola”, que lo consagra como el único poder nacional con capacidad de “proyección de fuerza”, hacia cualquier punto del Universo.
Este es el escenario emergente de la posguerra fría, signado por el “economicismo pragmático” de quienes imperan desde el Norte y cuya impronta es la no resuelta crisis del internacionalismo liberal triunfante. Anthony Lake, ex asesor del Presidente Clinton en temas de Seguridad, le ha llamado “wilsonianismo pragmático”, que pareciera acentuarse con Obama, en el 2009, bajo la presión abarcadora de la crisis financiera internacional, emergente en el 2008.
El liberalismo, en el ápice de su hegemonía universal, no encontró aun el principio aplicable a la enorme variedad de conflictos a enfrentar…” Ha prohibido la guerra, impulsado el desarme o el control de armas, ha creado un sinnúmero de burocracias internacionales para la promoción y el sostenimiento de la Paz Internacional, pero no ha podido evitar los conflictos, aun entre Estados liberales, mientras éstos manifiesten y sostengan sus intereses nacionales.
En el debate íntimo, chocan los liberales cosmopolitas (Kant, Bentham, Wilson) con los liberales nacionales (Rousseau) y el resultado se traduce el llamado “caos desintegrador” político o institucional, mientras esos mismos actores se integran en bloques económicos regionales y/o continentales.
Frente al marxismo desacreditado y al realismo estratificado, el liberalismo está paralizado por su propia incongruencia ante una situación compleja y no resuelta, que Obama intenta superar con estrategias aparentemente idealistas, que producen vivas desconfianzas en antiguos aliados. Por el momento se duda si esta actitud “blanda”, es hija de la crisis financiera o de una ideología “progresista”. La complejidad de la guerra mundial contra el terrorismo global, a fines del 2009, tiene en Afganistán una prueba paradigmática para el nuevo gobierno demócrata que, junto a la actitud política frente a la situación interna de Honduras, constituyen indicativos clarificadores de las opciones “carterianas” que pareciera asumir hoy la superpotencia imperial.
Se llega siempre al “estado de guerra” que han planteado a lo largo de la historia Tucídides, Maquiavelo, Hobbes o Rousseau. La eficiencia económica no se armoniza con la seguridad estratégica. La globalización económica es un triunfo liberal obtenido a un alto costo, con consecuencias inesperadas y aun irresueltas.
Se ha reconocido la independencia de Croacia, Bosnia o Eritrea, pero no se lo hizo con Biafra o Chechenia, con los kurdos o tibetanos, legitimándose estas diferentes resoluciones con la apelación a las conveniencias económicas o para no “aumentar el caos” existente. El mercantilismo, que se inició y expandió con “el mare liberum” de Grocio, fue normado para el comercio. Actualmente, cuando debe incluirse en la internacionalización a la producción y la distribución, hay áreas que quedan fuera del control de los Estados.
El liberalismo, triunfante en el último medio siglo sobre los diversos totalitarismos socialistas, redujo el poder del Estado-Nación en favor de la esfera protegida de los derechos individuales, creando progresivamente otro poder, ANONIMO Y FORMIDABLE, fuera de los Estados, que afecta al concepto tradicional de soberanía estatal y que, por el momento, es solo considerado como una mera extensión de los derechos individuales.
Sin embargo, la euforia idealista inicial -Fukuyama- luego de la caída del muro de Berlín y hasta la llegada de la Guerra del Golfo, se ha transformado en el pesimismo de la violencia dispersa, de los conflictos de exclusión, de la amenaza de “los nuevos bárbaros” o de las polaridades indefinidas.
En los últimos años, ni republicanos ni demócratas han definido con claridad los intereses externos de los EE.UU., apareciendo una significativa grieta entre los ideales liberales y las políticas en acto del gobierno demócrata, en el período Clinton, siendo las de la actual administración un enorme interrogante. Ha llegado el momento de decidir la continuidad de la transición estructural iniciada por nosotros en los ’90 y de reflexionar acerca de los efectos públicos de ciertas actividades privadas y públicas fuera de control con posterioridad al caos decadente conducido por el “progresismo” de los últimos años. El caos institucional nos está llevando al “estado fallido”, santuario de las mafias ya presentes en Ibero América y en nuestro querido país.
EL NARCOTERRORISMO.
Ha llegado el momento, en la Región, de repensar al “Estado Residual” para rehabilitarlo como Estado Necesario”. Debiera de ser esta una preocupación central de la Gran Política y del Derecho Político, una responsabilidad primaria de las dirigencias y materia obligada de quienes nos ocupamos de la Seguridad Nacional y de la Política de Defensa, hoy inexistentes. La guerra fría, como una guerra diferente, -la primera en ambiente nuclear- nos ha deparado una posguerra también distinta, con un inventario de riesgos y amenazas estratégicas sin antecedentes teóricos, que ponen en riesgo la enorme oportunidad que la misma crisis nos ha abierto.
Escuetamente, podemos enumerarlos así:
  • Desintegración o feudalización de Estados.
  • Presencia generalizada del crimen organizado internacional.
  • Conflictos étnicos.
  • Luchas facciosas, religiosas o políticas. Indigenismo radical. Fundamentalismos.
  • Fracaso de Estados-poscoloniales.
  • Terrorismo globalizado. Insurgencias.
  • Desecularización del Estado.
  • Refugiados y migraciones, con su corolario xenófobo.
  • Marginamiento estructural, estatal y social.
  • Aplicación distorsionada de los Derechos Humanos.
  • Agresión al medio ambiente.
  • Intervención selectiva, etc.
Los análisis superficiales, los planteos abstractos, las inclinaciones cuestionadoras e ideológicas y la permanente receta copiada, nos llevaron al error constante; éste a la decadencia y, en 1989 al estado de necesidad. Esta situación impuso el comienzo improvisado de una situación regresiva, irrazonable, conflictiva y sin salida. Permanecemos paralizados, detenidos en el tiempo, con la ansiedad que proporciona la escasa/nula claridad de los discursos electorales, en total incertidumbre cuando se trata de nuestro futuro. Esa es la razón de haber colocado a la cabeza de estos renglones las dos sentencias de la sabia y vieja cultura china. El pensamiento nacional tiene hoy un enorme desafío por delante: “preocuparse por el futuro, para no toparnos con la desgracia.”
LA SEGUNDA ARGENTINA EN TIEMPOS DE GLOBALIZACION PLANETARIA.
La Primera Argentina, (la Argentina Agropecuaria), pensada por la Generación del ’37 y llevada a los hechos por la Generación del ’80, tuvo un magnífico resultado económico y un gran fracaso socio-político. Luego de una prolongada guerra civil, logró modernizar el sistema económico, mantuvo estratificado el sistema político e ignoró al sistema social.
El propio éxito económico del ´80 y la naciente clase media, movilizaron a la “democracia incivilizada” de toda nuestra geografía, en pos de la modernización del sistema político: la participación. El desarrollo económico exigía desarrollo político. La cultura hispano-criolla-cristiana de la Proto-Argentina había sido avasallada por los copistas de ayer. Estos, desde la civilización mercantilista impusieron las instituciones de moda y desataron una guerra civil campal, contenida brevemente por la Revolución del ’80 y su consecuente Primera Argentina. Sin embargo, con otras formas, la guerra civil se reactivó a partir de la Revolución del ’90. En el Parque de Artillería, manzana hoy ocupada por los Tribunales, se inició el ciclo de los golpes de estado del siglo XX. El sistema político no logra establecerse. El cuestionamiento social sin propuestas políticas cubre al siglo XX. La Argentina queda envuelta en los ideologismos.
La guerra civil cambia de formas.
La participación llegará tardíamente, a fines de la Primera Guerra Mundial, sin re-dinamizar al éxito económico de Roca, sin ideas, manteniendo la inercia quejosa que legitimó su origen, pero vacía de arraigo y de proyección  hacia el futuro. Ello le vale un relevo definitivo, un 17 de Octubre. Será la nueva sociedad de masas, consecuencia de la incipiente industrialización provocada por las guerras europeas, -la sustitución de importaciones-, la que llegará desde el interior profundo a las “orillas urbanas” e intentará darle continuidad a la modernización de los sistemas. Los elementos más cultos y menos civilizados, intentaran ingresar a la industrialización y a la urbanización ordenada. La clase media urbana se sintió agredida por el “aluvión zoológico”. La Gran Política quedó paralizada.
La clase media, que debió liderar esta nueva etapa, desertó de su responsabilidad histórica. Prefirió buscar el reemplazo del patriciado agrario o bien especuló, al amparo de las crisis sucesivas. El enfrentamiento social se hizo maniqueo y fue cabalgado por el conflicto hemisférico Este-Oeste, iniciado en 1947 -y en Ibero América  a partir de la revolución cubana-, agravando la violencia de la guerra civil, que se hace revolucionaria, desquiciando al maltrecho y débil Estado Nacional.
En 1982, la Guerra del Atlántico Sur pone fin a la recurrencia de los “democratistas” a los golpes de estado cívico-militares, como alternativa a la no-aceptación de las “mayorías emergentes” o a la “falta de soluciones”, en las repetidas y cíclicas crisis del sistema político.
Emerge la Posibilidad de una Segunda Argentina.
Luego de las hiperinflaciones, la licuación de los partidos y las crisis institucionales, el electorado argentino enfrenta en los 2000 la responsabilidad de cambios estructurales insoslayables, exigidos por el entorno internacional y regional y el incuestionable agotamiento del proyecto de la Primera Argentina.
La Revolución del Parque y el 17 de Octubre, tienen su correlato histórico en la Gesta del Atlántico Sur. Los tres constituyen hitos históricos dentro de una decadencia centenaria, en lo que hace a la actualización funcional de los sistemas. Del mismo modo, la Generación del ’37, la del ’80 y la del 43 -Forja y el GOU-, tienen su correlato en la presente Generación Malvinas, que abarca a la juventud argentina menor de 45 años.
A diferencia de sus predecesoras, la Generación Malvinas tiene por delante algo más que adelantar el reloj de la historia y hacer congruentes a los sistemas de un país con constitución liberal, economía socialista y sociedad corporativa. El nivel de irracional decadencia alcanzado está comprendido por un proceso revolucionario neo-estalinista que, abarca a todo el sub-continente iberoamericano y una crisis financiera internacional.
En breve, la comunidad argentina deberá lograr restablecer el “Estado Necesario”, recuperar la República y las instituciones; restablecer la identidad a través de la educación y de la comunicación social. La cultura –identidad- es el firme soporte de la construcción de nuestro futuro. A éste lo imaginamos como el de una Segunda Argentina Posindustrial, designio central de la Gran Política, que por el momento no aparece. El Estado, en sus diferentes niveles, es el instrumento imprescindible para la acción constructiva de nuestro futuro y las instituciones, para ser tales, deben ser funcionales a la globalización planetaria que nos abarca.
En síntesis: debemos dentro de un corto lapso, recuperar nuestra identidad, establecer el escenario a lograr en el largo plazo y comprender a nuestra compleja circunstancia global. Estas son las bases imprescindibles para desarrollar un Pensamiento Nacional en Tiempos de Globalización Planetaria.
No ” limitarnos al saber histórico, sino transformar cada vez lo histórico en actualidad, mediante la aplicación de ese saber… “, sin olvidar, en momento alguno, que el procesohistórico está acelerado. El ritmo del tiempo ha cambiado.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 1, 2018


 

LA GUERRA MUNDIAL CONTRATERRORISTA GLOBAL. ¿HÍBRIDA… CON DERIVACIÓN QBN?

Share

 

 

 

Grl. Heriberto J. Auel

Abril de 2015

 

“Si conoces a los demás y te conoces a ti mismo, ni en cien batallas correrás peligro;

si no conoces a los demás pero te conoces a ti mismo, perderás una batalla y

ganarás otra: si no conoces a los demás y no te conoces a ti mismo, correrás peligro en cada batalla”.

Sun Tzu – S. Vto a C-

 

  1. La situación estratégica que nos envuelve.

  2. La “modalidad” de la presente guerra mundial.

  • Nociones básicas acerca de la guerra híbrida -GH-.

  1. La Revolución de los Asuntos Militares -RAM- y la GH.

  2. Posición adoptada por países y organizaciones internacionales ante la conceptualización de la GH y la situación argentina.

  3. La reorganización de las Fuerzas Terrestres -FFTT-.

  • El Hizballah y el paradigma de la GH.

  • ¿Híbrida…con derivación nuclear?

 

  1. La situación estratégica que nos envuelve.

A pesar de que la dirigencia política argentina lo ignore, o simule ignorarlo, los argentinos -como sociedad- estamos actualmente abarcados por una compleja e inédita guerra mundial que transita -en el 2015- su décimo cuarto año, en un continuo y progresivo agravamiento.

Pero además, esta misma dirigencia, en pleno proceso electoral “para cambiar el rumbo de la historia”, hasta hoy no ha dicho una sola palabra sobre los dos “estados de guerra” (1) -hoy presentes e incardinados-  que son directa herencia de las recientes guerras que la nación sostuvo en  la última mitad del siglo XX.

Unánimemente, estos conocidos líderes concluyen -con todo acierto-, que la preocupación central de la ciudadanía es la inseguridad nacional -que comprende la inseguridad pública y la indefensión estratégica- sin embargo, por las propuestas que nos hacen conocer, o ignoran irresponsablemente la naturaleza de la situación y de los conceptos más elementales de las preceptivas polemológicas y estratégicas que están  en plena y acelerada evolución en los ambientes académicos, políticos y estratégicos del mundo desarrollado y en algunos países vecinos, o bien carecen de ideas, de soluciones.

Hechos recientes que han conmovido al país, directamente relacionados con la guerra mundial en acto -como lo es la muerte del Fiscal General Nisman- no han logrado romper el llamativo silencio de los candidatos, a pesar de que se encuentran en plena carrera electoral. ¿Cuál es la razón de éste silencio atronador? Es ignorancia, cobardía o compromiso asumido con quienes instalaron la política de derechos humanos unidireccionados. “De esto no se habla”.

Tanta irracionabilidad se debe -sin dudas- a causales muy profundas, que hunden sus raíces en nuestro pasado reciente. La Argentina ha debido enfrentar -a partir de 1959-   una larga guerra civil revolucionaria, asimétrica, no convencional, ante una sorpresiva agresión estratégica internacional -en el marco de la guerra fría- que cabalgó antiguas crisis de arrastre, llevando a sectores sociales medios, fuertemente resentidos, al empleo de tácticas terroristas -impulsadas por el odio- de raíz ideológica.

Cuando ésta guerra muy-limitada aún no había finalizado, el RU plantó un señuelo en el Atlántico Sur que -nuevamente por sorpresa-, nos llevó a escalarla a una guerra breve, convencional, de carácter limitado, dentro del propio Hemisferio. (2)

Vivimos y somatizamos las consecuencias de ambas guerras, como posguerras no digeridas, no asimiladas y menos aun asumidas políticamente. Por ello se mantiene la ignorada ¿? situación de los “dos estados de guerra” que a partir de 1983 se incardinaron, empleando para ello las consecuencias del Decreto 158/83 y de la política de derechos humanos unidireccionados, ambos medios conducidos localmente -hasta hoy- por el anciano terrorista y agente británico Horacio Verbitsky. Es en éste punto donde las dos guerras recientes ingresan a una síntesis que dificulta la comprensión situacional, para los analistas estratégicos amateurs. (3)

En Iberoamérica la Argentina es el único país que recientemente ha reunido tan caras y dolorosas experiencias. Ambas nos han llevado a la actual decadencia generalizada. Con el cúmulo de tan caros conocimientos deberíamos haber logrado una reacción homóloga a la de Alemania o de Japón, luego de sus derrotas estratégicas en 1945. Pero el colapso del “Proceso” fue fatal para nuestro país. El “entrismo de izquierda” alcanzó -desde entonces- el poder y con todo sigilo nos ha llevado a una situación que se hace ya   insostenible, bajo dirección del Foro de San Pablo, en las últimas etapas.

La difícil y compleja crisis que atraviesa el proceso pseudo-revolucionario subcontinental -por la grave situación que viven los países que lo impulsan- ya fuere en nuestra Patria como en la región, si bien abre una ventana de oportunidad para superarlo, también radicaliza a sus actores -abiertos o encubiertos- y ello amenaza con el regreso de la violencia. La oportunidad de los argentinos para el “cambio de rumbo” se da a fines del año en curso y ésta podría ser la última oportunidad para las presentes generaciones.

Si el soberano no toma conocimiento de las profundas causas de su decadencia y de los presentes riesgos y amenazas a la Seguridad Nacional, actualmente descontrolados, el “cambio de rumbo” se hará imposible. Hasta el presente, vamos en camino a la auto-destrucción, inconscientemente. Para tratar las causas de nuestra decadencia -que se ha acentuado en las últimas décadas- nos remitimos a la página web del IEEBA (4) y (5). Y para difundir la naturaleza y modalidad de los riesgos y amenazas a la Seguridad Nacional en curso, desarrollaremos los siguientes puntos.

  1. La “modalidad” de la presente guerra mundial.

 

Terminada la posguerra fría -1991/2001- período caracterizado por diversas opciones estratégicas -“optimistas, pesimistas o realistas”- en el Norte desarrollado y una “gran confusión” en la dirigencia del Sur subdesarrollado, las teorizaciones cedieron paso a las nuevas modalidades de conflictos y guerras que proliferaron espontáneamente, en las más diversas regiones del orbe.

En el mundo desarrollado se reaccionó rápidamente y las “transformaciones” conceptuales y orgánicas continúan abiertas, en permanente debate y reorganización. En nuestra región iberoamericana, desde principios del nuevo siglo se reinició -con el ascenso del precio del crudo- el proceso revolucionario paralizado por la implosión soviética, que pasó a ser conducido por el Foro de San Pablo -que reúne a estalinistas y socialdemócratas-, en alianza estratégica con los epicentros de violencia del Gran Medio Oriente y Asia, vía Caracas.

Las modalidades con que se manifiesta esta guerra mundial cubre una amplísima gama de variantes, según los diferentes objetivos que se persiguen en diversas y distantes áreas en las que se desarrolla, compartiendo en cambio características generales y la conformación de los actores-directores complejos -“los enemigos sin rostro”- con los que se enfrenta hoy Occidente (6).

En nuestra querida Patria Argentina se vive de espaldas a esta conflictiva situación internacional. Carecemos -por Ley- de planeamiento estratégico, de inteligencia estratégica y además, de objetivos políticos. El cuasi-Estado remanente no cumple mínimamente con su primaria responsabilidad -su razón de ser- la Seguridad Nacional.

Ante ésta dramática escena, la dirigencia calla, de rodillas ante una “vaca sagrada”: la política de derechos humanos, conducida en el subcontinente por el Foro de San Pablo que reúne a las diversas vertientes del comunismo internacional.

 

A la vez la ciudadanía -el electorado- ya llamada a las urnas, carece de una mínima información referida a los riesgos y amenazas estratégicos presentes, envuelta en elaboradas falacias -más conocidas como “relatos” mientras se avanza hacia el caos social y al Estado Fallido. Nuestro propósito es brindar, en éstas líneas, una información mínima al respecto, a pocos meses de las elecciones presidenciales.

Es el Soberano -el Pueblo- quien debe salvarse a sí mismo. Vivimos en una República y el “electorado es el mandante”.

 

  • Nociones básicas acerca de la GH (7) (8) (9).

Frente a la evidente superioridad militar convencional de Occidente -al comenzar el siglo XXI- su sorpresivo enemigo “no occidental” desarrolló formas de empleo de fuerzas orientadas a la explotación de sus “debilidades”, en particular las de carácter no militar, que apuntan fundamentalmente a los campos de la representación cognoscitiva y al tono moral de la población. Así lo hemos visto en las agresiones del Hizbollah en el 2006 y del Hamas, en el 2014.  

 

Thomas Huber -historiador- describe en 1996 a éste nuevo fenómeno como el combate coordinado de fuerzas regulares -convencionales- con irregulares -no convencionales- y lo conceptualiza como “guerra compuesta”. Advierte que estas fuerzas, que actúan bajo mando unificado de modo coordinado y cohesionado, nunca lo hacen fusionadas en el combate y advierte que proporcionan ventajas no igualables por fuerzas convencionales que operen en soledad. Éste concepto nos recuerda a la “guerra de zapa” que instrumentó el Br Grl San Martín en la Campaña Libertadora, o bien las ideas expuestas por Clausewitz y K. Holsti, hace años, que comentamos en el año 2011 en un trabajo anterior y que citamos a continuación (10):

“Señala Raymond Aron, en “Pensar la Guerra”[1], que al final de sus días Clausewitz comenzó una revisión de su monumental obra[2], puesto que descubrió, en el plano del concepto, lo que jamás había comprobado en el campo de batalla. Ese descubrimiento giraba en torno a una modalidad de combate distinta a la que él había reducido abstractamente como “duelo”, es decir, el enfrentamiento por aniquilamiento entre dos ejércitos pertenecientes a sendos estados nacionales. El descubrimiento giraba en torno de lo que hoy se denomina “guerra asimétrica”. Quedaba sobrepasado el conflicto del “fuerte contra el fuerte” y emergía -con toda su crudeza- la posibilidad del enfrentamiento entre un fuerte (defensivo) y un débil (ofensivo)”.

 

[1] Aron Raymond. “PENSAR LA GUERRA”, Instituto de Publicaciones Navales, Buenos Aires, 1988.

2 V. Clausewitz C. “DE LA GUERRA”, Editorial Océano, Buenos Aires, 1958.

………………..

“Éste tipo de amenazas ha proliferado como consecuencia del desplome del sistema bipolar de la guerra fría y el ingreso a una nueva etapa de la civilización. Los combatientes de antiguos bandos revolucionarios han devenido en bandas criminales, equipadas con elementos de tecnología satelital que les permiten constituirse en nodo de una red mayor, en la que circulan las diversas actividades del nihilismo posmoderno: guerrilla, narcotráfico, tráfico de armas, guerra en la infosfera, contrabando, tráfico de órganos, tráfico de niños, esclavismo, secuestros extorsivos, tráfico de animales exóticos, tráfico de piedras preciosas, terrorismo islámico, etnicismo genocida, etc.”.

……………….

“El profesor emérito de la Universidad de Vancouver -Columbia Británica- Kalevi Holsti  desarrolló la teoría de las guerras de la ´tercera clase’. La importancia de la misma no obsta para plantear una modificación del cuadro legal precedente, cuyas razones de validez no objetamos. Sin embargo, entendemos que el nuevo concepto de guerras de la ‘tercera especie´, amerita la apertura del marco de comprensión y el desarrollo de su conceptualización, búsqueda y descripción”.

 

Los Cnl(s) chinos Qiao Liang y Wang Xiangsui -en 1999- denominaron “guerra sin restricciones” al empleo lo más amplio posible de todos los medios para oponerse a un enemigo tecnológicamente superior. El gobierno de la nueva superpotencia los desautorizó, pero sin duda los Cnl (s) están cubriendo -por el momento- el actual desequilibrio estratégico chino, frente a eventuales desafíos.

Es en el año 2005 en que aparece por primera vez la denominación de GH, en un artículo de Mattis y Hoffman: “Future Warfare: The Rise of Hybrid Wars”. Conceptualizaban a ésta guerra como una “combinación de tecnologías y tácticas que permitieran obtener una ventaja sobre su adversario”. Esta combinación innovadora combina capacidades regulares e irregulares, en rápida transición, a los efectos de obtener resultados estratégicos. Para estos autores las “debilidades” y “vulnerabilidades” que evidenciaba Occidente, eran:

  • La alta sensibilidad de la opinión pública, en tiempos “pos heroicos”.

  • El eventual número de bajas civiles.

  • El alto costo de las operaciones militares.

  • El modo en que finalizaban las operaciones militares -victoria/derrota-.

Apoyándose en éstas debilidades y vulnerabilidades, los enemigos de Occidente -estatales o no estatales- diseñaron tácticas que permitieran eludir la superioridad tecnológica, permitiendo la paridad o aun la superación del más fuerte, explotando:

  • Poseer mayor número de población y territorio en el espacio donde se operaría.

  • Poseer una asimetría favorable en la importancia de los intereses, de los objetivos de guerra, en el nivel de “determinación” y “resolución”, en la voluntad ante los riesgos y en la entereza para soportar bajas.

A estas ventajas asimétricas hay que sumarle una determinante -que la dirigencia argentina no percibió ni percibe en nuestra guerra contrarrevolucionaria reciente- : la ausencia de restricciones políticas y culturales por parte del agresor.

 

Hoffman (11) -en el 2007- apuntó que la búsqueda de la oportunidad estratégica -en las guerras híbridas-, se aparta de los conceptos clausewitzianos tradicionales -la búsqueda de la decisión a través de un centro de gravedad- y contrariamente se busca hacer difuso al conflicto, sin darle relevancia al choque.

Lasica (12) -en el 2009- agrega que EEUU ha enfrentado a la GH con su tradicional principio “jominiano” de quebrar la voluntad de lucha del enemigo y así ha fracasado en Iraq y en Afganistán, como le ocurrió también a los israelíes frente al Hezbollah -2006- y el Hamas -2009 y 2013-.

Valensi y Brun (13) -en el 2010- teorizaron que -en el campo táctico- la GH integra a los siguientes componentes:

  • Capacidad de supervivencia de las fuerzas empeñadas, a través de:

  • Túneles, depósitos enterrados, posiciones pre-construidas.

  • Enmascaramiento y engaño.

  • Dispersión o reunión de fuerzas, en oportunidad.

  • Deliberada confusión entre instalaciones militares y civiles.

  • Llevar el combate a zonas pobladas de alta densidad, con alta presencia de medios de comunicación.

  • Amplia diversidad de armamento liviano -antipersonal, antitanque, antiaéreo, y cohetes tierra-tierra-.

  • Elementos operacionales especializados y terroristas suicidas.

  • Métodos imponderables de terrorismo y guerrilla.

  • Armas portátiles, sencillas, de bajo costo y alto rendimiento y penetración que sean:

  • De difícil localización y gran disponibilidad.

  • Que permitan gran número de bajas civiles y militares.

  • Explosivos de distintos tipos.

  • Atentados suicidas como componente central, con empleo calculado para condicionar el comportamiento político del enemigo, con gran repercusión mediática. Transmitir percepciones de fracaso.

  • Crear las narraciones -“relatos”- que favorezcan al más débil.

  • Empleo intensivo de los medios de comunicación para el esfuerzo de propaganda sobre el público local, el enemigo y el internacional, con la intención de socavar la legitimidad de las operaciones militares, modelar las agendas, entregar interpretaciones alternativas y minar la fortaleza moral del enemigo.

  • El público local deberá percibir que la acción armada le favorece, al igual que en las lejanas retaguardias del fuerte alcanzadas por las narraciones propias, del enemigo y de los independientes.

  • El nuevo “centro de gravedad” está en las percepciones desfavorables para el enemigo, que desmovilice su voluntad de vencer y en lograr la confianza del público propio.

  • Obligar a que el combate se desarrolle “en contacto”, intentando soslayar así las ventajas tecnológicas del enemigo.

  • Desarrollar tácticas activas y pasivas para atemperar la supremacía aérea del enemigo.

Fleming (14) -2011- define a ésta nueva modalidad de la guerra, así:

“Un actor de GH se caracteriza por tener un mando y control descentralizado,  por realizar actividades militares y no militares distribuidas, por combinar acciones tradicionales, irregulares, terroristas y métodos criminales disruptivos, por explotar las condiciones ambientales operativas complejas y por operar con intención de sacrificio el tiempo y el espacio con el fin de lograr una decisión por desgaste”.  

 

Según éste autor, los actores de la GH interrelacionan estrategia y táctica de manera asimétrica y sin restricciones, fuera de las costumbres militares y de los límites culturales, sin ataduras de ninguna especie como las que ha tenido la guerra convencional. El actor híbrido pretende abrumar al enemigo occidental sobre el terreno,  con una variedad de imponderables que lleven a la derrota o a la retirada.

Estamos en presencia de un retroceso acelerado y brutal hacia la barbarie, que la civilización moderna y contemporánea ya había superado. Éste cambio de paradigma del nuevo enemigo posguerra fría, encuentra a los argentinos estratificados en el pasado y con la política de derechos humanos como “cepo” que impide mirar hacia el futuro.

He allí la causa central de la inseguridad e indefensión nacional que padecemos.

  1. La Revolución de los Asuntos Militares -RAM- y la GH (6).

 

En varios artículos publicados por nuestro Instituto (3) hemos citado y descripto a la RAM. Nuestro propósito, en éste punto, es relacionarla con la GH.

Es muy conocida una antigua expresión que dice: “políticos y militares se preparan siempre para la guerra que pasó”. Es así. Existe una natural tendencia a permanecer en el “statu quo” establecido. A ella la conocemos como el “quedantismo”, frente al “reformismo”. Los reformistas que no tengan en cuenta las fuerzas inerciales que sostienen que “todo está bien”, se encontrarán con el fracaso de su intento.

Ahora bien, en los tiempos que corren -en las últimas cinco o seis décadas- la necesidad de evolucionar se ha acelerado, pues la civilización del conocimiento así lo exige. Esa evolución es una necesidad de continua y abierta adaptación de las organizaciones a los cambios de “la naturaleza de las cosas” y a los cambios situacionales posguerra fría:

  • emergió la primera globalización planetaria -1989/1991-,

  • se inició el movimiento tectónico que provoca los cambios geopolíticos -un nuevo mapa político y estratégico mundial- aun no consolidado, y

  • se aceleró y generalizó el ingreso de numerosos actores internacionales a la civilización posindustrial -la etapa de la civilización del conocimiento-. Surgía una nueva forma de producir y una nueva forma de hacer la guerra. La situación se hizo compleja.

 

Como respuesta a los cambios citados, surgió la RAM, dando lugar a la innovación tecnológica, organizativa y doctrinal. Inicialmente se dio lugar a la innovación tecnológica, pero la aparición de la insurgencia luego de operaciones convencionales exitosas -tal el caso de las guerras de Iraq- demostró que ésta era insuficiente. Se hizo necesaria la innovación organizativa y doctrinal. Estos pasos han sido sucesivos y tomaron el nombre de Reforma Integral -RI- y es cuando los estrategas teóricos  introducen el neologismo GH.

 

Los citados autores, Hoffman y Huber, tienen diferencias en la conceptualización de “guerra compuesta” y GH. El primero plantea que es “compuesta” cuando las fuerzas convencionales y las no convencionales actúan por separado, -estas últimas desgastan y las convencionales explotan esa situación- y que es “híbrida” cuando operan como una sola fuerza que ejecuta operaciones regulares e irregulares. Ambos coinciden en el potencial que tiene la combinación de las dos modalidades en las futuras guerras.

En conclusión, los diferentes enfoques que hemos citado más arriba acerca del concepto de GH nos permiten expresar que éste queda comprendido por el término más amplio de “guerra irregular”, que abarca al accionar no convencional y/o asimétrico.

  1. Posición adoptada por países y organizaciones internacionales ante la conceptualización de la GH y la situación argentina.

 

EEUU. Es el país donde se origina y se debate con mayor intensidad la expresión GH. Obviamente, la superpotencia militar orienta teóricamente a los aliados occidentales. Fleming, en el 2011, apunta que la expresión no es aun empleada oficialmente por el Departamento de Defensa, pero que la noción híbrida surge en los documentos de planificación estratégica, reconociendo la mayor complejidad operativa, pero no el nuevo concepto, lo que podría frenar el dinamismo de las doctrinas combinadas.

Hay un reconocimiento -en la comunidad militar estadounidense- de la necesidad de organizaciones más flexibles y adaptables, pero pareciera que intelectualmente están estancados frente a las amenazas híbridas. Así es que la Oficina de Responsabilidad Gubernamental ha informado en Septiembre de 2010:

  • Que el Dto. de Defensa no ha definido al término “hybrid warfare”, por no considerarlo una nueva forma de hacer la guerra.

  • Que el término “hybrid conflict” incluye todos los elementos de las “full spectrum operations”. En consecuencia, definir lo “hibrido” hace correr el riesgo de omitir elementos claves o desconocidos.

  • Que el término “híbrido” describe mayor complejidad -que exige respuestas adaptativas y flexibles- pero no se corresponde a una nueva clase de guerra.

  • Que se reconoce la proliferación del término, pero no existe aún una definición formal del mismo.

  • Que en lugar del término “híbrido” -o además de éste- se emplea normalmente el de “full spectrum operations”.

  • Que aunque el término aparece en documentos de planeamiento estratégico, éste no se ha incluido en la doctrina.

En conclusión, la comunidad militar de la superpotencia tiene dudas y una respuesta ambigua a las presentes condiciones de los nuevos teatros de operaciones. Sin duda que esta actitud exige profundizar -sin demora- los análisis de las nuevas situaciones que ya están planteadas.

La OTAN. El último concepto estratégico aprobado por los Jefes de Estado de la Organización, en el año 2010, dice:

“El compromiso de la OTAN es el de disuadir y defenderse de cualquier amenaza de agresión y de los desafíos de seguridad emergentes cuando estos supongan una amenaza a la seguridad fundamental de los aliados, individualmente o de la Alianza en su conjunto”.

La expresión “cualquier amenaza” abarca al extremismo ideológico, al terrorismo, a las actividades ilícitas transnacionales, al tráfico de armas, de narcóticos y de personas, a los ataques cibernéticos y a otras amenazas tecnológicas y ambientales. (Es oportuno aclarar que la legislación argentina establece que estas reales amenazas estratégicas son meros delitos comunes, bajo responsabilidad policial). El concepto estratégico de la OTAN -aprobado en el año 2010- es indudablemente genérico e incompleto. Pero es lo que admite una alianza tan numerosa y diferenciada como es la OTAN.

En conclusión: la OTAN reconoce la necesidad de reorganizar sus instrumentos militares para enfrentar los nuevos desafíos, pero ante la improbabilidad de un acuerdo político, retiene activa a la RI y continúa estudiando la evolución de la guerra, que exige incorporar elementos civiles en el planeamiento militar y ello aun no ha sido totalmente solucionado.

  1. La reorganización de las Fuerzas Terrestres -FFTT-.

 

Estos conceptos “híbridos”, que aun no han sido incorporados como doctrina por los países centrales -aunque se los reconoce como válidos- están desarrollando nuevas organizaciones experimentales que probablemente se incorporarán a las operaciones en el corto plazo, ante la complejidad de las situaciones que se están presentando en el Gran Medio Oriente y en África.

La paradójica lógica de la guerra -“si quieres la Paz, prevé la guerra”- exige, desde tiempos de paz, pasando por las crisis, los conflictos armados y las guerras internas o internacionales, estar preparados para enfrentar el amplio espectro del conflicto que nos presenta el amanecer del siglo XXI. Ello exige establecer los efectos sinérgicos a afrontar, para accionar coordinadamente en las acciones simétricas y asimétricas. La caracterización orgánica central de las FFTT será su flexibilidad y adaptabilidad a las  amenazas cambiantes. La responsabilidad conceptual, recaerá en los niveles político-estratégicos: poder ejecutivo, EMCFFAA y los Cdo(s) de Áreas Estratégicas.

El desafío que se plantea a los planificadores es la de lograr la combinación equilibrada -en el campo táctico- de armas de gran poder de destrucción a distancia, con elementos tradicionales y medios de comunicación para operaciones sicológicas incardinadas con los niveles superiores. En el nivel de las organizaciones tácticas, será fundamental la integración -a nivel Batallón y superiores- de:

  • Elementos de operaciones especiales,

  • Sistemas de armas de alto poder destructivo,

  • Elementos especializados de Inteligencia -con acceso satelital-,

  • Elementos de comunicación en red con los escalones superiores,

  • Medios de operaciones sicológicas, y

  • Elementos de comunicación local.

  • El Hizballah y el paradigma de la GH.

 

Un poco de historia: El Hizballah -Partido de Dios- nació en 1982., como escisión de las milicias chiitas de Amal. Desde su origen se ha mantenido en guerra con Israel. En 1989 se firmaron en Taif -Arabia Saudita- los acuerdos de paz de la guerra civil libanesa, que permitieron al Hizballah el derecho de permanecer armado.

Desde entonces se mantuvo en guerra -con apoyo iraní- con las fuerzas israelíes que ocupaban el Sur del Líbano. A lo largo de los años 90 su rendimiento operacional fue mejorando dadas las reformas orgánicas y tácticas que impuso la conducción del líder Hassan Nasralah. Se abandonaron las inmolaciones, dando paso a tácticas cada vez más elaboradas.

A fines de los ‘90 Israel se retira -unilateralmente- del Sur del Líbano. A partir de entonces la frontera fue el escenario de las actividades violentas de esta organización, frente a las FDI -Fuerzas de Defensa de Israel-. El objetivo de Nasralah era el de superar la imagen de una mera milicia guerrillera y erigirse en un movimiento de resistencia nacional libanesa, bajo el lema “Pueblo, Ejército y Resistencia”.

 

Guerra de 2006: El 12 Jul 06, un destacamento del Hizballah ingresó a territorio israelí y emboscó a una patrulla de las FDI. -Técnicamente éste es un “incidente provocado”, como lo fue el del “Endurance” frente a los chatarreros de Davidoff, en Gritviken, en 1982-.  Como consecuencia de esta acción murieron tres soldados israelíes y fueron “secuestrados” otros dos. Israel reaccionó con un ataque aéreo a todo el territorio libanés, entendiendo que ello forzaría al gobierno de Beirut a desarmar al Hizballah. Se había iniciado así un escalamiento hacia lo se conoce como la “Guerra de los Treinta y tres Días”.

Los blancos de la Fuerza Aérea fueron los depósitos de cohetes de la organización y aquellos de mayor importancia que llevaran a la retirada del Hizballah del Sur del Líbano. El efecto de estos ataques aéreos fue inverso. Las bajas civiles y la destrucción de la infraestructura del país impulsaron el rechazo de los libaneses, apoyados por la comunidad internacional.

Tras éste fracaso, el FDI reocupó el Sur del Líbano y también fracasó, provocando la admiración de los observadores militares acostumbrados a los resonantes éxitos israelíes en operaciones de contrainsurgencia en Gaza y Cisjordania.

La Resolución 1701 del CS de la ONU, logró el alto el fuego. El consenso de la comunidad militar, acerca de la eventual derrota israelí, entendió que su factor principal fue el de confiar la victoria a la primacía del poder aéreo, a expensas de la maniobra terrestre, con el fin de ahorrar vidas. El Hizballah sorprendió con una evolución inesperada en sus tácticas y con la adquisición de nuevas tecnologías. De una fuerza guerrillera pasó -en pocos años- a una cuasi-convencional. Estudió las tácticas del enemigo y descubrió sus limitaciones. Adaptó su comando, su control, la organización del terreno y los procedimientos de combate, para aceptar el combate aéreo y terrestre.

El Hizballah desarrolló nuevas tácticas defensivas -para retener sus ciudades- y ofensivas -contra los blindados incursores, lanzamiento de cohetes y operaciones con tropas especiales en la profundidad del territorio israelí-. Llama la atención la forma en se preparó -durante años- el terreno donde se operaría. Construyeron una amplia red de refugios subterráneos y depósitos de munición. Bloquearon la aproximación del enemigo en las avenidas principales de manera de dispersar a los mecanizados y esperarlos en “zonas de muerte”, demorando el avance mientras se ganaba tiempo para el empleo de los cohetes de largo, mediano y corto alcance, coordinado con las incursiones de las tropas especiales. Todo esto fue posible por la especial capacitación de comando y control de las fracciones tácticas, a nivel compañía.

Así fue como el Hizballah se erigió en el paradigma de la GH. Lo hizo explotando vulnerabilidades del enemigo, combinando acertadamente procedimientos convencionales con los no convencionales -sin limitaciones- y realizando una eficaz acción psicológica sobre la población enemiga y propia.

Sorprendieron con las innovaciones tecnológicas logradas en armamento antitanque, drones y guerra electrónica. Las operaciones fueron seguidas en el mundo entero por televisión, en tiempo real. Los efectos logrados fueron:

  • El apoyo de la población libanesa al Hizballah.

  • El alto rendimiento mediático de los limitados éxitos tácticos. Minaban la moral israelí y levantaban el prestigio interno e internacional de la Organización.

  • Con éxitos tácticos limitados y bajas superiores a las del enemigo, el Hizballah lograba un éxito estratégico y político significativo con una alta sensación de victoria.

Aun cuando las fuerzas israelíes no hayan sido derrotadas, es claro que no lograron ninguno de los objetivos que se le había impuesto. Contrariamente, la Organización se posicionó frente a la población libanesa como una fuerza de disuasión efectiva frente a Israel. Si bien no prevalecieron, negaron la consecución de los objetivos al enemigo y optimizaron el apoyo de la propia población. El Hamas, en el pasado verano del 2014, replicó -dentro de las limitaciones de espacio del área de Gaza- el modelo empleado en  la “guerra de los treinta y tres días” por el Hisballah.

 

En conclusión:

  • El actual enemigo de Occidente ha desarrollado un tipo de guerra que explota sus vulnerabilidades, particularmente el relativismo moral de su población y las inercias del pensamiento militar.

  • El término GH acuñado por Mattis y Hoffman en el 2005 está hoy en pleno debate en la comunidad académica especializada. En general se acepta como concepto de GH, el siguiente: “GH es aquella que emplea los medios simétricos y asimétricos coordinados en tiempo, espacio y propósitos, para alcanzar un objetivo final, uniendo los niveles de conducción estratégico, operacional y táctico”.

  • Quien emplea la GH lo hace de modo asimétrico y sin restricciones. En el nivel táctico emplea operaciones independientes y simultáneas -regulares e irregulares- coordinadas en tiempo, espacio y objetivos, con operaciones del nivel superior que se orientan a la cultura del enemigo y desafían a las normas de la guerra convencional.

  • La gran superioridad militar convencional de Occidente llevó a éste nuevo enemigo innominado a cambios que parecieran una contra-RAM. Si empíricamente se confirmara dicha doctrina, Occidente deberá asumir severos cambios políticos, sociales y militares, para enfrentar a ésta guerra en su azarosa evolución. Y éstos aspectos son sumamente importantes.

  • El Departamento de Defensa de los EEUU oficialmente no reconoce aun la existencia de una GH, pues entiende que sus FFAA están en aptitud de enfrentar los retos presentes. Pero sus pensadores y planificadores siguen profundizando su análisis, permanentemente, ante el incremento de actores armados no estatales frente a las FFAA convencionales.

  • La OTAN ha estudiado a la GH y reconoce su existencia, pero dada su complejidad en la toma de decisiones ha preferido recurrir a la RI – experimentada parcialmente en Afganistán- que incorporó al elemento civil en el planeamiento y en el comando de las operaciones.

  • En la Argentina hay una total despreocupación por los temas que hacen a la Seguridad Nacional. Las leyes que rigen fueron votadas en tiempos de la guerra fría, hace casi tres décadas. La reglamentación de la Ley de Defensa llegó quince años después de su promulgación, para profundizar sus gravísimos desconceptos. El país somatiza la directa consecuencia de dichas leyes perversas, con un estado de inseguridad e indefensión que es, en el 2015, la preocupación central de la población. El número de muertos -en las últimas tres décadas- sigue en continuo ascenso. La dirigencia nacional carece del coraje cívico necesario para enfrentar la “política de derechos humanos”, en manos comunistas, empleada con éxito como instrumento de retención del poder. La mencionada legislación de inseguridad, es garantía de la continuidad de la citada “política”.

  • En los países centrales de Occidente hay cierta resistencia al reconocimiento del riesgo estratégico creado por la GH. Sin embargo la RAM y la RI apuntan a innovaciones -que aun no se han cerrado- en la dirección correcta. En el corto plazo veremos que continuarán las reorganizaciones, allí donde hay responsabilidad y conocimientos. En nuestra Argentina, en un año electoral, no existe ningún indicio de reacción acertada. Abundan las palabras huecas de los diletantes, que encubren así sus carencias intelectuales específicas. No hay conciencia en la sociedad que actual guerra mundial está también globalizada.

  • Nuestro país carece de la más mínima “política comunicacional para la Defensa”. Sin embargo -ante un cambio de orientación política a fines del 2015- sería indispensable que el nuevo gobierno se concientizase y concientizara a la opinión pública acerca de la complejidad de los conflictos que tenemos ya presentes y por delante, en el corto plazo. “La mejor defensa de la ciudad no está en las piedras de sus murallas, sino en cada uno de sus habitantes”.

  • Recientemente hemos visto la adaptación al siglo XXI –en Estados seculares– de la “maskirovca” soviética (15) en Crimea y Ucrania. Hubo allí una combinación de operaciones encubiertas, apoyo a grupos locales, empleo de contratistas militares privados, criminales y fuerzas regulares operando coordinadamente y una maquinaria propagandística masiva…que llegó a insinuar el empleo nuclear; pero este es el tema del próximo punto. Cerraremos el punto VII con una expresión muy acertada del Dr. Pedro Sánchez Herráez (16):

 

“Pero la guerra no enfrenta solo fuerzas militares; enfrenta las voluntades de grupos humanos y, si bien, con todos los matices que se quieran señalar, vivimos en una era de relativa paz, la GH no es una nueva guerra…es la guerra de nuevo.

 

  • ¿Híbrida…con derivación nuclear?

 

Durante la guerra fría funcionó la mutua destrucción asegurada. Es decir, el poder nuclear retuvo la mutua disuasión y su consecuencia fue la “Pax del Terror Nuclear”. Ello no fue óbice para que la probabilidad del empleo táctico nuclear se abandonara totalmente. La duda -en su momento- acerca del compromiso americano para defender a Europa frente a una embestida soviética, con empleo nuclear sobre Alemania, llevó a De Gaulle a crear su propio arsenal nuclear y a salir de la OTAN.

Terminada la guerra fría el arsenal nuclear parecía perder la probabilidad de empleo, pero la situación reciente en el cambio de gobierno de Ucrania, con la intervención de la OTAN, pareciera que despertó el ancestral sentimiento de inseguridad fronteriza de los rusos y con él, dada la situación de deterioro de sus fuerzas terrestres, la posibilidad-probabilidad de recurrir a su potencial nuclear.

Como lo expresamos en el punto VII., a lo largo de nuestro verano austral hemos observado -con alguna sorpresa- que una variante de la GH se estaba desarrollando entre estados seculares, en la frontera este de Ucrania y en Crimea. El recurso de volver a recordar la existencia del arsenal nuclear ¿fue una reacción rusa por impotencia?; ¿desde la GH, se deslizará Rusia a la posibilidad de empleo nuclear? Hasta ahora a esa probabilidad se le asignaba solamente a la irresponsable e ilimitada acción del terrorismo no estatal, pero el discurso de algunos altos funcionarios rusos y estadounidenses -entre otros los que citaremos a continuación- indican una ampliación de las probabilidades supuestas (15):

“…Un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso recordó al mundo este hecho, en un comentario a la salida de los medios de comunicación rusa Interfax. Al hacer referencia al derecho de Moscú para desplegar armas nucleares en Crimea,  Mijail Ulianov, Jefe del Departamento del Ministerio de Control de Armas, dijo: ´Yo no sé si hay armas nucleares allí ahora. Yo no sé nada de ningún plan, pero, en principio, Rusia puede hacerlo”.  

Contemporáneamente, en EEUU el Almirante William Gortney, Comandante del Comando de Defensa Aeroespacial de América del Norte -NORAD-, advirtió al Congreso -en un testimonio escrito- acerca de la amenaza planteada por los bombarderos y misiles rusos:

“…los bombarderos pesados ​​rusos sobrevolaron patrullando más veces fuera del área en el 2014, que en cualquier otro año, desde la Guerra Fría. También hemos sido testigos de una mejor interoperabilidad rusa entre la aviación de largo alcance y otros elementos de las fuerzas armadas, incluyendo las aéreas y marítimas, todas ellas plataformas de recolección de información de inteligencia posicionadas para monitorear las respuestas del NORAD”[3].

“…Rusia está avanzando hacia su objetivo de despliegue de largo alcance de misiles de crucero convencionalmente armados, con mayores distancias de lanzamiento para mantener alejados[4] del peligro a sus bombarderos pesados, submarinos y fuerzas de superficie. Si estas tendencias continúan, con el tiempo NORAD se enfrenta a un mayor riesgo en nuestra capacidad para defender el norte de Estados Unidos contra una incursión aérea o marítima rusa y las amenazas de sus misiles de crucero.” 

 

  1. NORADes elacrónimo de North American Aerospace Defense Command. (Mando Norteamericano de Defensa Aeroespacial). Se trata de una organización conjunta de los EEUU y Canadá, que provee la defensa y control aéreo a toda Norteamérica. Se inició en 1958 bajo el nombre de “Mando Norteamericano de Defensa Aérea” (North American Air Defense Command). Desde 1963 la principal instalación del NORAD está en  el Estado de Colorado. Mientras que los términos “NORAD” y “Cheyenne Mountain” son usados indistintamente en el lenguaje común, lo cierto es que NORAD es el nombre de la unidad, mientras que Cheyenne Mountain se refiere a las instalaciones del cuartel general.

  2. 4. Stand-off, en el original.

 

Éste deslizamiento ruso en dirección a la amenaza nuclear, es una clara manifestación de la hipersensibilidad de Moscú por la aproximación de la OTAN a Ucrania, luego de la caída de su gobierno pro-ruso. La OTAN se acerca peligrosamente a la frontera de la “Madre Patria Rusa” y los dramáticos recuerdos de Napoleón incendiando Moscú,  antes de su dolorosa retirada, o de los blindados de Hitler detenidos por el “General Invierno” a treinta Kms de Moscú, están presentes hoy en el Kremlin.

En tiempos del presidente Clinton Rusia se había incorporado al G7 y así emergió el G8. Un veedor ruso fue invitado a participar en ciertas reuniones de la OTAN en Bruselas. Pero aquellos días han quedado atrás. El presidente Putin no concurrió recientemente a una serie de reuniones internacionales y el aire helado de la estepa llegó a Europa, enfriando las relaciones mutuas por la torpe audacia del avance Occidental hacia el Este. Y esto acontecía en tiempos del agravamiento de los combates del nuevo Estado Islámico -EI- en las fronteras de Siria, Irak e Irán, donde se sabía de la existencia de una solapada e inentendible logística que provenía desde Turquía, país que revista en la organización atlántica. De ésta manera, ante la posibilidad-probable de que el primitivo fundamentalismo que inspira al terrorismo global adquiriera -y eventualmente empleara en un futuro no muy lejano- “bombas y/o minas sucias”, en combinación con acciones típicas de la GH, se ha agregado últimamente la posibilidad-probable del regreso a la amenaza nuclear entre estados seculares, en un reverdecer de lo que el periodismo llama -sin acierto- una “nueva guerra fría”.  

 

La UE, núcleo originante del Occidente Cristiano, está viviendo una profunda y prolongada crisis, en el ámbito de su cultura. Frente al fundamentalismo islamista y al crimen organizado, somatiza su relativismo identitario, su débil y contractivo sentido de pertenencia y retiene sus aspiraciones hedonísticas. Ésta situación la lleva a cometer graves errores de percepción, en un momento en que Washington se ocupa demasiado de sí mismo y abandona el cumplimiento de sus deberes para con el Imperio Occidental.

Putin, que sufre la actual caída del precio del barril de crudo, ha redoblado su firmeza y se está dirigiendo con palabras muy severas a sus pares occidentales.

Con conocimiento de éste cuadro estratégico propio e internacional -altamente riesgoso- nuestra Argentina –a nivel político dirigencial– ha optado por ignorar nuestros dos “estados de guerra” vigentes -como herencia del siglo pasado-, se ha desarmado unilateralmente y carece de las mínimas previsiones conceptuales, disuasivas u orgánicas, en el ámbito de la guerra mundial que se presenta -en la región- como narcoterrorismo, en acelerada expansión nacional y regional. En un breve lapso -el gobierno- está dando decididos pasos para abandonar su adscripción cultural -naturalmente occidental- para llegar, en muletas, al final del año 2015. Esto es grave y traerá grandes problemas en el futuro inmediato.

Un rígido muro de contención impide el resurgimiento del coraje cívico de los criollos de otros tiempos. Es una “vaca sagrada”: la política de derechos humanos, en manos de los veteranos terroristas domésticos y de interesados y numerosos idiotas útiles, más jóvenes.

La mano tendida a los Castro por Obama -en la presente situación regional- se constituye en un fuerte aliciente para la pseudo-revolución neo marxista iberoamericana. Estaremos atentos al documento de su próximo “Encuentro” en el 2016.

 

CITAS:

  • J. Auel. “Cultura, Civilización y Crisis Política”. Verano de 01. www.ieeba.com.ar
  • J. Auel. “Cultura y Civilización. La Guerra: Continuidad y Cambio”. Dic 01. www.ieeba.com.ar
  • “Los nexos entre Irán, Hezbollah y los carteles de la droga”. 01 Abr 15. Infobae Digital.
  • J. Auel. “La larga guerra civil argentina y el actual estado de guerra civil revolucionario”. 09 Jul 13. www.ieeba.com.ar
  • J. Auel. “¿Cómo salimos de la actual crisis política y estratégica? Ago 14. www.ieeba.com.ar
  • J. Auel. “El pensamiento estratégico militar en el siglo XXI”. 12 Oct 14. www.ieeba.com.ar
  • García Guindo, G. Martínez y V. González. “La guerra híbrida: nociones preliminares y su repercusión en el planeamiento de los países y organizaciones occidentales”. Feb 2015. www.ieee.org
  • Baqués Quesada. “Las guerras híbridas: un balance provisional”. Ene 15. www.ieee.org
  • Colom Piella. “¿El auge de los conflictos híbridos?”. Oct 14. www.ieee.org
  • J. Auel, “Democracia, FFAA, Seguridad y Sociedad”. Jul 11. Ponencia en Sgo. de Chile. www.ieeba.com.ar
  • Hoffman. “Conflict in the 21st century: the rise of hybrid wars”. 2007. Arlington. Virginia. Potomac Institute for Policy Studies.
  • Lasica. “Strategic implications of hybrid war: a theory of victory”. 2009. Fort Leavenworth, Kansas School of Advances Military Studies. US Army Command and General Staff College.
  • Valensi y Brun: señalan que el tipo de guerra que encontró Israel en El Líbano (2006) y en la Franja de Gaza (2009), es un resultado claro y desafiante de éste desarrollo doctrinal basado en el aprendizaje de las doctrinas de Occidente, en la interpretación de la realidad en la década de los noventa, desde una perspectiva religiosa, cultural e islámica y de los combates con los oponentes en los campos de batalla del Líbano, Palestina e Iraq, entre otros.
  • Fleming. “The hybrid threat concept; contemporary war, military planning and the advent of unrestricted operational art”. 2011. Fort Leavenworth, Kansas, School of Advanced Military Studies.
  • Friedman. “El ´puzzle’ de Putin”. 2015. www.ieeba.com.ar
  • Sánchez Herráez. La Nueva Guerra Híbrida: Un Somero Análisis Estratégico”. 29 Oct 14. www.ieee.org

 

 

Entrevista al General HERIBERTO JUSTO AUEL.

Share

 

El General Heriberto J. Auel despertó -en principio- curiosidad en mí luego de un mini-debate en un programa de Marcelo Longobardi, cuyo contrincante fue Eduardo Aliverti. Mi impresión fue la de haber sido testigo, incluso desde mi posición neutral en ese entonces (Sin admitir, claro, que haya dejado de serlo)- una conversación adulta. Tiempo después, el 21 de marzo del año 2014, fui testigo de una “Master Class”. en donde el General Auel desplegó su artillería de conocimientos frente a un Ttribunal Criminal Oral Federal Nº1, que proseguía firme en su caza de brujas (Agentes del Estado, que actuaron o no contra el terrorismo de los años 70s)

 

 

PrisioneroEnArgentina.com: ¿Cuáles son las contradicciones económicas y políticas elementales en las que caen los procesos populistas en tanto en Argentina como en América Latina? ¿Cuáles son sus tendencias o posibles horizontes? ¿Qué errores está cometiendo el actual gobierno del Ingeniero Macri que lo diferencia o lo une a la administración anterior?

Heriberto J. Auel: Desde mi humilde punto de vista, lo que se designa como “populismo” en Iberoamérica, es en realidad la revolución marxista que se inició en 1959, con conducción unificada y claros objetivos que se mantienen a través de las décadas con un plan de largo plazo que se adapta periódicamente a la evolución de la situación internacional, avanzando sin plazos, mientras los Estados reaccionan de diversos modos, improvisada y aisladamente. Por lo tanto las contradiccionesque se observan son directa consecuencia del choque de la revolución con nuestra cultura identitaria. La revolución avanza, paso a paso, logrando un proceso de transculturación que ha adoptado el nombre de “progresismo”, imperceptible y sigiloso, para cumplir el mandato gramsciano de “lograr que las clases medias alcancen el comunismo, sin darse cuenta”. Éste proceso es discontinuo. Por ello hay transiciones, cada vez más breves en las que la agresión revolucionaria opera con estrategias de desgaste –fabianas- buscando la ingobernabilidad. Hoy las estamos viviendo en la Argentina, en el tímido pasaje -transición- de una etapa socialista/estatizante, a una liberal/de mercado. El mal uso de los términos construye las falacias -relatos- y confunde a dirigencias con escasa formación política y altamente ideologizadas. ES ÉSTA “CONTRADICCIÓN” LA QUE ORIGINA Y PROFUNDIZA A LA POCO EXLICADA “GRIETA”.

PEA: ¿Hay material humano para desarrollar un debate en el ambiente geopolítico?

HJA: Hay algunas -escasas- personalidades en el ambiente académico capaces de desarrollar conceptos geopolíticos innovadores, pero no se las encuentra en el ámbito de la acción política. Hay historiadores de la Geopolítica, pero escasean los geopolíticos generacionales.

PEA: En los primeros tres años de actuación, no se ve en el mandato de Mauricio Macri -al menos en el área de justicia- los cambios prometidos. ¿Ronzenkratz es el puntapié inicial o simplemente maquillaje para la continuación de Lorenzetti?

HJA: Gobierna una coalición. Algunos de sus componentes principales, hasta pocos días antes de las elecciones de Dic 15 decían: “mi límite es Macri”. Éste sector social-demócrata ocupa hoy ministerios centrales e impide “ciertos cambios”,  que esperamos y no llegan, para terminar con el “curro de los DDHH”. El nuevo presidente de la Corte fue un distinguido discípulo de Carlos Nino. Este antecedente indica más una continuación que un cambio. La coalición electoral sirvió para ganar las elecciones, pero tiene grandes dificultades como coalición de gobierno. La crisis cambiaria y en particular la del aborto, las puso en superficie. El “progresismo” es transversal y abarca de ese modo a todo el espectro socio-político.

PEA: En otras oportunidades le consultamos sobre ese líder que guíe los destinos de la República Argentina. Su respuesta siempre fue negativa. ¿Se ve hoy en el ambiente una figura representativa, ese estratega que otros no ven?

HJA: Las crisis traen en sus pliegues la salida de las mismas, pero hasta hoy no se observan líderes alternativos. Los partidos carecen de cohesión doctrinaria y de líderes reconocidos por una mayoría.

PEA: En los últimos años se ha visto -mientras muchos arqueamos las cejas- ciertos comportamientos extraños por parte de gente de las Fuerzas Armadas que parecen deshonestos. Me gustaría que describiera la posición de alguno de ellos. Al pasar, menciono a Roberto Bendini, Hugo Domingo Bruera, Martín Balza, Gerardo Santos Milani…

HJA: Si la “política ha decidido no tener FFAA” -como alguna vez lo he afirmado-, necesariamente los nombramientos recaen en hombres que puedan ayudar a ese designio. Hoy las cosas han cambiado. Los hombres al mando en Ejército, tienen las condiciones personales necesarias para reconstruir a la Institución. Tengo esperanzas. El tiempo y las circunstancias ayudan.

PEA: Yo creo que fue un slogan de campaña, tal vez manufacturado por Jaime Duran Barba, y también considero que la frase fue un abstracto. ¿Qué interpretación tuvo en su momento y cuál es hoy su idea sobre la -ahora- tristemente célebre frase del candidato Mauricio Macri “Conmigo se van a acabar los curros de los derechos humanos…”?

HJA: En parte, he respondido a esta pregunta más arriba. Dentro de la coalición gobernante no hay acuerdo sobre el tema. Es más, algunos de los que son parte del gobierno son los fundadores del “curro” y actualmente, siendo parte de “Cambiemos”, están creando una alianza electoral “progresista” para participar electoralmente en el 2019. La corrupción no es solo económica.

 

 


Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 24, 2018


 

LA ÉTICA PROFESIONAL MILITAR . Actualizado

Share

 

Por

Grl Heriberto Justo Auel

 

LA CIRCUNSTANCIA ACTUAL INVITA A REFLEXIONAR SOBRE ÉSTE TEMA.

LA NATURALEZA DE LAS COSAS.

¿PORQUÉ NECESITAMOS DETENERNOS HOY EN LA ÉTICA PROFESIONAL MILITAR?

 

LA CIRCUNSTANCIA ACTUAL INVITA A REFLEXIONAR SOBRE ÉSTE TEMA.

Preliminarmente pretendo plantear la importancia de dar tratamiento al tema enunciado. Es importante pues la crisis de arrastre que nos ha llevado a la actual decadencia, como Nación y Estado,  es de origen cultural y político y la circunstancia es oportuna, toda vez que estamos -según promesas oficiales- en las acciones preliminares de la recuperación del núcleo duro del Estado Nación: las FFAA. (1)

A las generaciones de Oficiales de las FFAA argentinas que egresamos en la década 1950/1960 nos tocó vivir, mientras revistábamos en actividad, las crisis socio-políticas más graves del siglo XX que culminaron con las guerras posnucleares -limitada y muy limitada- que hoy, en sus posguerras, retienen a nuestra querida Patria Argentina -mientras nos empeñamos en un nuevo y arduo intento de resurgimiento- en doble “estado de guerra” (2) (3) y en plena inseguridad pública y estratégica, que somatizamos diariamente a través de una fuerte ansiedad colectiva frente al futuro, aun en el de corto plazo.

Las guerras -en la Historia Universal-  son anteriores a la existencia de los ejércitos, que recién llegaron cuando lo permitieron los excedentes financieros de las comunidades organizadas. Estos -los ejércitos- siempre fueron medios disuasivos/defensivos frente al agresor eventual o bien, ante una situación crítica interior que conllevara un riesgo existencial y legitimara el empleo de la vía  institucional, para retener la sobrevivencia identitaria de la nación.

En manos del conquistador o del revolucionario, las FFAA fueron también empleadas para la perversidad en las relaciones políticas, internacionales o internas. Cuando se agota la comunicación política negociadora entre actores internacionales o internos, la alternativa es siempre la violencia organizada, impulsada por un agresor. En este caso estamos en presencia de una guerra ofensiva, ya fuere internacional o guerra civil -interna-. Ésta última es la peor especie de las guerras, pues su instrumento central es el odio social.

Expresadas estas generalidades conceptuales, volvamos a nuestra situación. Desde 1945, después de la Segunda Guerra Mundial -que finaliza con lanzamientos nucleares en Japón- se inicia la apertura de una nueva rama de la Ciencia Política: la Polemología y una nueva etapa de la Estrategia, la Contemporánea. Reaparecen -desde 1947- “actores agresores no estatales” en el marco interno y externo y la más primitiva modalidad de la acción violenta: el terrorismo. El espectro del conflicto se amplía así, bruscamente, es sus extremos: desde la hecatombe nuclear -en uno de ellos- a las primitivas guerras muy limitadas -en el opuesto- (4).

Al finalizar la Guerra Fría -1989/caída del muro de Berlín – 1991/implosión de la URSS- la disuasión se hace abstracta por carencia de responsabilidad política de los nuevos actores-agresores. Surgen las nuevas amenazas y riesgos estratégicos que la Argentina -aun hoy- legalmente no reconoce, como lo demuestra la legislación de Seguridad Nacional vigente.

 La Carta de la ONU y en particular la eficiencia del Consejo de Seguridad para preservar la Paz, ingresan progresivamente en un cono de sombras. El conflicto violento se difumina y generaliza en el orbe, abandona los teatros de operaciones militares y se posa sobre las sociedades, con un número cada vez mayor de “víctimas civiles inocentes” y también de dirigentes políticos y militares “confundidos” (4).

Así llegamos al siglo XXI y a la situación que nos abarca. De las actuales sesenta guerras activas en el mundo, la totalidad de ellas son internas, es decir, guerras civiles que se caracterizan por su tipificación “asimétrica”, “híbrida” o de “séptima generación” como bien lo expresa el artículo de La Nación -“Sin fronteras entre la defensa y la Seguridad”– del 14 Feb 18.

Son las guerras que la Argentina no puede planificar -prever- para evitarlas, por imposición de la vigente legislación de Seguridad Nacional. Esta irracionalidad no es casual, sino consecuencia de las derrotas estratégicas que sufrimos en el siglo XX, aun no asumidas.

Constituye la tremenda paradoja de estas horas: quienes fuimos los primeros en enfrentar a este desconocido tipo de agresión asimétrica sorpresiva -a partir de los años ’60- nos encaminamos ahora a repetir los mismos errores, medio siglo después, como si no nos  hubiese ocurrido nada.

El “relato” ha superado a la verdad. La “narrativa” se impuso a través de los medios y de la escuela (5). El pre-juicio domina a la realidad presente y la cobardía permanece ante la pseudo-revolución en retirada, herida pero no vencida.

La mayoría de nuestros vecinos ha reaccionado positivamente ante la evolución acelerada -al ingresar al siglo XXI- del fenómeno “socio-político” guerra. Nuestro país -su dirigencia-, contrariamente, permanece paralizado, confundido y en altísimo riesgo estratégico, frente a una situación que carece de tratamiento público e idóneo por los medios y en particular por parte de los responsables de la comunicación social referida a la Seguridad Nacional. “De eso no se habla”.

Mientras en el mundo desarrollado se vive una constante transformación doctrinaria y orgánica, acompañada por la multiplicación  de los presupuestos de Seguridad Nacional, la Argentina permanece de espaldas a esa realidad y a necesidades indiscutibles que la condenan, irremediablemente, a nuevos fracasos (6), si no se recupera el Estado Institucional.

 

LA NATURALEZA DE LAS COSAS.

Los cambios sorpresivos de la naturaleza del fenómeno guerra, que han llegado con el avance del alto ritmo de evolución de la civilización humana y la creciente crisis cultural de Occidente, no han podido superar -entre nosotros- la explotación estratégica colusiva que nuestros enemigos triunfantes -en el plano político-estratégico- nos han impuesto -a través del Estado- de un elaborado “relato”. Es la homologación de la “purga” que los bolcheviques impusieron a los Oficiales del Zar en 1921, impulsada aquí por el Decreto 158/83, que continúa llevando a centenares de soldados y civiles argentinos a ser condenados ilegalmente con el Código Penal Ordinario, por haber combatido y triunfado en los combates de la guerra contrarrevolucionaria -1974/1989-.

Ambas maniobras -la jurídica y la comunicacional- han “trastocado” la victoria -en combate- de los argentinos e impidieron la creación de una nueva Política de Seguridad Nacional, fruto de la durísima experiencia reciente. Esta ha sido reemplazada por una perversa y falaz política de derechos humanos, unidireccionados.

Prueba de ésta paradójica situación -en las presentes circunstancias- es que a los Cadetes de los Institutos de Formación de nuestras FFAA, no se les puede citar la agresión terrorista-revolucionaria -1959/1989-, sino solamente al “terrorismo de Estado” -1976/1983- bajo supervisión de la UNDEF y por parte de profesores provenientes de “Franja Morada”. Y esto mientras en Azul el JEMGE, al rendir homenaje a los muertos en el ataque al cuartel, expresó todo lo contrario. ¿Puede edificarse sobre la ciénaga del “relato” la personalidad de los futuros oficiales de las FFAA argentinas? ¿Puede existir tanta incoherencia dentro de las Instituciones, en un momento en que se dice que se las recuperará?.

 Las guerras en acto -en el mundo entero- siguen siendo fenómenos “lúdicos y agonales” (7) (8)-como en el pasado- pero su naturaleza ha variado. Son de otra “especie”, diría Clausewitz y ellos -los noveles oficiales- inevitablemente -si el Estado no cambia el rumbo- deberán enfrentarlas a su egreso y a lo largo de muchos años, pues no las prevemos y por eso, llegan. Estas nuevas guerras no tienen fácil ni rápida resolución. Nuestra juventud militar ¿será lanzada a combatir -nuevamente- sin previsiones estratégicas y “formados” en las falacias de la política de los derechos humanos?

 

¿PORQUÉ NECESITAMOS DETENERNOS HOY EN LA ÉTICA PROFESIONAL MILITAR?

Nuestros enemigos -hoy en colusión- en las guerras que peleamos recientemente encontraron -en las posguerras- una “debilidad” en nuestra apertura de la guerra contrarrevolucionaria. El PEN lo hizo por Decreto -que no envió al Congreso- y en él no dictó el concepto “ético – jurídico” que correspondía  al empleo de las Fuerzas en el marco interno -la DENAC- (9) y la DEMIL (10). La Convención de Ginebra regula las guerras internacionales y en sus Protocolos II y III, trata la forma de encarar los conflictos armados internos.

Estas normas debieron ser homologadas en el Derecho Nacional,  pero no se lo hizo. Esa fue la razón por la cual cada Cte. de Zona tuvo que reemplazar aquel vacío conceptual –de neta responsabilidad política– en la polvareda del combate y establecer sus propias reglas de empeñamiento táctico. Todos ellos se hicieron responsables, pública y oportunamente, de lo que ordenaron durante las operaciones. Éste aspecto ético-jurídico, que es central, ha sido desarrollado detalladamente por el Grl Jorge Apa Ferraro, en su libro “Al gran fraude argentino ¡Salud!” (11)

Aquella “debilidad”, convertida en “vulnerabilidad” por la aguda experiencia coludida de nuestros enemigos, fue explotada a través de una maniobra de pinzas, jurídica y comunicacional, que aun sigue en curso. Tuvo un punto de partida en el Decreto 158/83, complementado por la demonización de las FFAA a través de los medios de comunicación del Estado; desde el mismo Estado que abrió operaciones militares de “aniquilamiento” de modo “defectuoso”, desde el máximo nivel político.

Así las cosas y como consecuencia de éste “trastocamiento” de la victoria táctica frente al terrorismo-revolucionario, en derrota política y estratégica de los argentinos, el país ingresó en una acelerada decadencia que se encamina aun al “Estado fallido”. Sus graves consecuencias están a la vista y en lo que hace a las FFAA, además de su objetivo desarme unilateral y extrañamiento constitucional, se les quitó el fuero militar. Quedaron sin Código de Justicia Militar y de su correspondiente Reglamentación, como principal sustento de la disciplina y del mando militar. Sepamos que somos el único país de la región que sufre semejante despropósito, agravado por los dos “estados de guerra”, como fruto del trastocamiento.

El Jus in Bello -en la Argentina- ha quedado en manos absolutamente legas, como lo están demostrando, hasta el ridículo, los jueces y fiscales de los TTOOFF, en todo el país. Si se entrara en operaciones ¿qué actitud tomarán los futuros mandos operacionales? En sus cuarteles generales ¿estarán los jueces federales y fiscales que acompañen a las tropas de primera línea, para autorizar la apertura del fuego? Tengamos presente que estarán  operando según el articulado del Código Penal ordinario y según los principios de la “legítima defensa”. Estos despropósitos, únicos en el mundo, no son solo ignorancia.

En realidad se los ha sancionado -para lograr el “control civil de los militares”- un Jus ad Bellum que, en línea con la legislación de Seguridad Nacional vigentes, niegan por ley la probabilidad de una guerra híbrida, interna. En consecuencia, es muy probable que esa guerra llegue y nuestra derrota está así asegurada, porque está prohibido preverla, por Ley. Como lo expresara Séneca: “Peor que la guerra, es tenerle miedo a la guerra” (13).

No terminan allí las consecuencias del “trastocamiento”. A las FFAA también se les ha quitado el Código de Honor Sanmartiniano y los Tribunales de Honor. Es decir, no solo se han destruido a las FFAA como Instituciones Constitucionales, sino que se ha destruido al SER militar, aquel al que se lo identificaba por su “Honor y su Valor”, y esto también está directamente relacionado con el objetivo de eliminar a las FFAA.

Se está hablando de “re-estructuración”, “reconversión”, “reconstrucción” de las FFAA. Hasta hoy no escuchamos una sola palabra dirigida a lo esencial: la recuperación de la autoestima militar, del espíritu militar, de las Instituciones Militares fundadas en su “Ética Profesional”. Napoleón lo decía en términos sencillos: “Una Fuerza no vale por el número de sus bayonetas, sino por el temple de sus corazones”.  Y las burocracias carecen de corazones. ¿Hay alguna “idoneidad” polemológica o estratégica en el ámbito de las decisiones políticas pertinentes? Yo no la observo. Deben ser mis sensores de dinosaurio.

El prostibulario Zaffaroni y la Cte Hebe no están buscando solo la ingobernabilidad. Están anunciando que la pseudo-revolución está activa y que pronto “puede haber un accidente violento”. ¿Así le llama ahora el garantismo -“un accidente”- a un asalto revolucionario violento, que probablemente prevén junto a las mafias de la corrupción, como aliados ocasionales?  Y qué hacen nuestros demócratas de cartón. Por lo menos deberían rasgarse las vestiduras, una vez más.

 

CITAS:

  • Auel H. J. “¿Cómo salimos de la actual emergencia político-estratégica?. FFAA y Estado Nacional”. Ago 14. ieeba.org
  • Auel H. J. “La larga guerra civil argentina y el actual estado de guerra civil revolucionaria”. Jul 13. ieeba.org
  • Auel H. J. “La Política de Derechos Humanos”. Jun 16. ieeba.org
  • Auel H. J. “La dirigencia argentina frente a los desafíos de la Seguridad Nacional en el Siglo XXI”. Ago 15. ieeba.org
  • Auel H. J. “El narcoterrorismo, el Estado Nacional, la democracia y las FFAA”. Abr 14. ieeba.org
  • Auel H. J. “El pensamiento estratégico militar en el siglo XXI”. Oct 14. ieeba.org
  • Lúdico: Azaroso. Impredecible, pues será consecuencia del choque de voluntades inteligentes.
  • Agonal: “Perteneciente a lo relativo a los certámenes, luchas y juegos públicos, así corporales como de ingenio”. Diccionario Enciclopédico Salvat. T. I. 8va, Ed. 1957. Aplicado al concepto guerra, el término indica que la Política -responsable de la apertura y el cierre de una guerra- es la que debe dictar a las FFAA “lo relativo” a las normas -éticas- a las que deben ajustarse. Estas, a su vez, emergen de la cultura de la Nación. De estos conceptos se derivarán las “reglas de empeñamiento” a nivel táctico inferior.
  • DENAC: Directiva Estratégica Nacional.
  • DEMIL: Directiva Estratégica Militar.
  • Apa Ferraro. “Al gran fraude argentino ¡Salud!”. Ed. Edivérn SRL. May 17.
  • Estado de Guerra: (O “estado de beligerancia”). “Situación que se plantea a una nación como eventual ruptura de hostilidades a través de un conflicto armado con otra nación o internamente, en el supuesto de una eventual guerra civil”. Diccionario Militar. T. II. Cabanellas de Torres y Alcalá Zamora. Bs. As. 1962. Argentina cumple con ambas situaciones: frente al RU, en razón de su permanente negativa de negociar la soberanía de las Is. del Atlántico Sur y frente al terrorismo revolucionario, pues éste retiene aun su actitud hostil, ratificada permanentemente por sus organizaciones y representantes actuales, con palabras y hechos.
  • J. Auel. “Relaciones Cívico Militares, la necesaria reconstrucción del Estado y de imprescindible Seguridad Nacional, Regional y Continental”. May 13. www.ieeba.org

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 6, 2018


 

ARENA…, ¿O PAN RALLADO?

Share

 

 

 Por el General HERIBERTO JUSTO AUEL

 

“En la guerra no hay sustituto para la victoria.”

Uno no puede librar una guerra en la actualidad sin el apoyo de la opinión pública,

que es tremendamente moldeada por la prensa y otras formas de propaganda.

Grl Douglas MacArthur (1880 –1964)

 

La “confusión” de los pensadores y dirigentes.

La violencia organizada.

¿Cuál es el horizonte de nuestras FFAA?

La “confusión” de los pensadores y dirigentes.

Nuestra querida Patria Argentina aun somatiza, en el 2017, sus posguerras que corresponden a las guerras que vivimos en la segunda mitad del siglo XX, ambas hijas -por su tipología aun no asumida por los argentinos- de la presencia en el mundo de los arsenales QBN, desde 1947.

¿Por qué los efectos psico-sociales de esas guerras -vividas como verdaderos y sorpresivos dramas- se prolongan hasta hoy, durante tan largo tiempo, a pesar de los acelerados procesos de cambios que caracterizan a la presente etapa de la civilización humana? (1) (2) y (3).

Es probable que una de las razones que explica al fenómeno esté en aquella conocida frase del Grl Mac Arthur, que encabeza a éste trabajo: “En la guerra no hay sustituto para la victoria”. Podríamos concluir, consecuentemente, que lo que realmente somatizamos son las derrotas estratégicas sufridas, ambas actualmente incardinadas y en plena explotación por nuestros enemigos de ayer, hoy aliados -a través de sus vicarios-, en una nueva circunstancia histórica (4).

La “confusión” de nuestros pensadores y dirigentes, que aun continúa y se prolonga -sin indicios de un final- se explicada por la segunda frase del quien fuera el Supremo Comandante del Pacífico Sur: “Uno no puede librar una guerra en la actualidad -1943– sin el apoyo de la opinión pública, que es tremendamente moldeada por la prensa y otras formas de propaganda”. Esa ha  sido y es la razón del eje del “relato”, que nos impidió comprender y superar nuestras crisis de posguerra y que nos puso al borde del abismo, hasta el 10 Dic 15(1).

¿Arena…, o pan rallado?. No existe en la Historia Militar Universal un solo caso que nos muestre la ausencia de una reacción social positiva, frente a una derrota en la guerra. Allí están a la mano los ejemplos de Alemania y Japón, después de la IIGM. ¿Qué nos ha ocurrido para volver a ser -otra vez- una excepción en el mundo?. Nada de lo aprendido en los dramas de esas guerras fue políticamente asimilado y aplicado. Nada. Estamos repitiendo todos los errores del pasado. ¿Hubo mera “confusión” o hubo “traidores a la Patria”, desde 1983? (2) (3) (4) y (5).

En los días que corren la Justicia descubre a estos últimos, luego del asesinato de un fiscal que investigaba un hecho de terrorismo, de un “desaparecido” en el Río Chubut, de la pérdida de un submarino y de una víctima de la “represión del Estado” en Villa Mascardi. La sentencia de Cicerón vuelve a recordarse, luego de un paréntesis de treinta y cuatro largos y penosos años: “Cuando la Patria está en peligro, Dios es invocado y el soldado convocado; cuando el peligro cesa, Dios es olvidado y el soldado juzgado” (6) y (7).

Algunos periodistas y políticos, conmovidos por los acontecimientos citados, caen en la cuenta que la Argentina está en plena indefensión, sin presupuesto y con sus FFAA humilladas y…como “la Patria está en peligro” (8) (9) y (10), “¿¡no habría que volver a pensar en la necesidad de tener FFAA?!”.

Decíamos en Feb 14, en un ensayo titulado “Confusión, ignorancia o propósitos ocultos” (11): “La guerra evoluciona con la civilización humana -que en las últimas décadas ha acelerado notablemente su ritmo- sin perder por ello su esencia. Se inscriben en ella todas las formas de la violencia organizada. Es un hecho político y es la Política la que señala su “para qué”. Lo que dijera Mao ha tomado -a lo largo de éste tiempo- cada vez mayor entidad: ´la guerra es política con derramamiento de sangre y la política es guerra sin derramamiento de sangre´. La guerra es gestión política a través de alguna variante de fuerza. Cuando se la analiza sin considerar esta cualidad, el análisis es por lo menos incompleto”.

La violencia organizada.

Ha reaparecido la “violencia organizada” en el Comahue y en las grandes ciudades. El discurso de los agresores centrales, es el de los ’70 pero, llamativamente, hasta ahora no ha habido quien los relacione. Seguimos viendo lo superficial y no las esencias. Seguimos mirando la punta del botín y no la cancha entera. Algunos actores cambiaron, los modos son distintos, los procedimientos también (8), (12) y (13). Sin embargo, el núcleo y los objetivos son los mismos. Sería imprescindible que los responsables del área de la Seguridad Nacional fijaran su atención en la metamorfosis en curso en la zona de la Orinoquia (12), antes de adentrarse en los detalles de las orillas del Río Chubut o la cantidad de colectivos que trajeron la barbarie a la Plaza de los Dos Congresos.

En estos días algunas voces preguntan ¿para qué sirven las FFAA?. Las muertes en el Comahue, la  pérdida de un submarino o el riesgo de desabastecimiento de las Bases Antárticas hacen pensar que algún atraso hay en el sistema de Seguridad Nacional y por lo tanto es necesario “re-estructurar el sistema defensivo”.

Ello nos lleva -como institución- a la obligación perentoria de encender las alarmas rojas. Por ello ya le hemos solicitado una audiencia al Sr Ministro de Defensa Nacional. ¿Cómo vamos a “re-estructurar” la Defensa Nacional sin planeamiento estratégico? La legislación actual prohíbe prever los riesgos y amenazas estratégicas reales -dentro de nuestros límites- que ensombrecen nuestro futuro inmediato. ¿Alguien está pensando que con la eliminación del Decreto reglamentario de la Ley de Defensa ese obstáculo está salvado? Craso error.

Sería conveniente que relean las leyes vigentes y recuerden que la guerra, las actuales, siguen siendo “lúdicas y agonales”, a pesar de su acelerada transformación. ¿O hay quienes quieren enfrentar la nueva amenaza volviendo a improvisar? Entonces sepamos que acunamos, ingenuamente,  una nueva derrota estratégica, a pesar de las durísimo experiencias recientes.

Restablecer una legislación de Seguridad Nacional relacionada con la real situación que atravesamos, exige dos cosas: 1. Decirnos la verdad y, 2. Reemplazar la Política de Derechos Humanos por una Política de Defensa realista, innovadora y posible. Es decir: volver a la racionalidad, pero esta vez con eficiencia.

¿Cuál es el horizonte de nuestras FFAA?

Las experiencias recientes permitirían a las FFAA argentinas ponerse nuevamente los “pantalones largos”.Debemos pensar y obrar pisando nuestro suelo. La mochila está cargada de experiencias propias,  durísimas y recientes. El código a seguir está en la doctrina a adoptar y la doctrina está en el plan estratégico a concebir, desde una total ausencia de alistamientos. Tendríamos que realizar un salto de garrocha responsable, si despertamos en tiempo.

Las teorías estratégicas en acto en el 2017 son de conocimiento universal y nos facilitarán concebir -si existiere una decisión política- las organizaciones, los instrumentos y el personal adiestrado para la acción. Para lograrlo, nuestra situación actual nos indica aspectos desfavorables y otros favorables, sabiendo de antemano que siempre habrá oposición a la innovación.

Sin planificación estratégica no habrá noción de actitud -ofensiva o defensiva- ni prioridad para las aptitudes. Cuando más se aproxime la doctrina a la clave de nuestra propia situación, mayor será la adaptación de las FFAA para atender y entender a los objetivos y misiones a cumplir.

Las FFAA del orbe que están actuando permanentemente son las que más aprenden. Acumulan experiencias y evolucionan. Cuando hay lucidez, mientras combaten ya se están preparando para la próxima guerra. Ese conocimiento será de gran apoyo para nuestro singular planeamiento estratégico. No hay lugar para la “copia”. Deberíamos considerar a nuestra exclusiva realidad iberoamericana, en evolución, a las limitaciones presupuestarias del país, al tiempo de incorporación de los soldados para adquirir destrezas o el nivel de bajas que acepta una fuerza “profesional”. El tono moral de nuestra sociedad sería un aspecto importantísimo a considerar.

Tengamos en cuenta que en Occidente, desde la Guerra de Corea -1950/53-, no han existido mayores enfrentamientos entre Estados que permitan determinar capacidades militares. Las experiencias bélicas han sido muy variadas en los últimos tiempos y han ocurrido en lapsos muy cortos. Las capacidades para el combate de alta intensidad, están en descenso. Occidente se especializó en operaciones de estabilización de países del tercer mundo, como lo hicimos nosotros por imitación, con total descuido de nuestra propia situación interna.

Los efectos de nuestras derrotas estratégicas se reflejan muy bien en el éxito de nuestros enemigos -internos y externos-, que lograron el desarme unilateral y la ausencia del planeamiento estratégico frente a los verdaderos riesgos y amenazas que padecemos desde 1985. Y ello cuando la totalidad de las guerras en acto, en el mundo, SON INTERNAS.

Hubo un acuerdo político, producto del “entrismo de izquierda” en los partidos tradicionales, para eliminar a las Instituciones Militares del escenario nacional. Se judicializaron las guerras recientes, se privó de presupuesto a la Seguridad Nacional y se humilló a las FFAA, de Seguridad y Policiales a través de la comunicación del propio Estado. Más de treinta años de acción psicológica negativa y de enseñanzas escolares “progresistas”, ¿cómo se remueven hoy, ante las necesidades que exige la proximidad de las presentes amenazas?

Por el momento, la “ocupación” de amplias extensiones de nuestro territorio por elementos “extraños”, más de setenta ataques “revolucionarios” -en breve lapso- con tácticas “terroristas” para “despejar” aun más los vacíos espacios patagónicos -en tres provincias- del Comahue, tienen tratamiento de seguridad pública, a pesar de la declaratoria del “ocupante” -agresor violento- que reclama soberanía y opera bajo conducción externa, como lo ha comprobado el Fiscal General de Neuquén, José Gerez, que acusó a la RAM de tener vínculos con las FARC (12), por contar con los documentos probatorios (14).

El Estado está cumpliendo con la legislación vigente, que pone el caso en manos policiales y judiciales y le niega jurisdicción al planeamiento estratégico, con una lógica perversa, propia del resentimiento ideológico del terrorismo setentista que diseñó y aprobó estas leyes. Pero, allí sigue firme la “Política de Derechos Humanos”, como Política de Estado.

Estamos en presencia, nuevamente, de la actitud que asumió el Estado Nacional desde 1959 hasta 1974. Luego improvisó, histéricamente, con las consecuencias que aun soportamos. ¿Arena…¿o pan rallado?. ¿De qué naturaleza es la situación en desarrollo en la Patagonia argentina y chilena?. Si existe una agresión violenta y apátrida, que reclama soberanía sobre parte del propio territorio, que lo ocupa sin reconocer al Estado Argentino y se impone ante la Justicia y la policía,  paralizándolos, deberíamos preguntarnos: ¿qué más necesitamos para entender que estamos en presencia de una agresión estratégica-revolucionaria?.

Si las pancartas y estribillos de algunos grupos izquierdistas que irrumpen diariamente en la CABA reclaman por la libertad del jefe de la RAM, o para que aparezca el desaparecido que no desapareció ¿no podríamos concluir que enfrentamos a una organización bajo comando único externo y con un objetivo común, actuando en todo el país? ¿O estamos creyendo que un fiscal o un juez de una remota localidad patagónica o de la CABA solucionarán una “agresión  revolucionaria” modelo 2017?

La respuesta es clara: el Estado retiene vigente la política de derechos humanos -como lo demuestra la reciente presentación del Plan Avruj-, no existe política de seguridad nacional y gran parte de la dirigencia política carece del coraje y los conocimientos  necesarios para enfrentar esta cruda realidad estratégica presente.

La guerra sigue siendo un hecho socio-político de naturaleza violenta, interactiva y cambiante, cabalgando sobre la evolución acelerada de la civilización, influida por la legalidad internacional y nacional, las diferencias culturales y sus derivaciones políticas, militares y sociales. Ya nos hemos alejado del modelo napoleónico-industrial y el ingreso a la etapa posindustrial nos muestra tendencias disruptivas. Los argentinos ya lo hemos vivido y sufrido -desde sus comienzos- y parece imposible no haberlo comprendido aun, repitiendo errores.

La legislación actual prevé solo la guerra con otros Estados y con sus fuerzas regulares, pero hace muchas décadas que la agresión proviene desde organizaciones no estatales. El proceso revolucionario iberoamericano -que hipócritamente se oculta- ha mutado de forma, pero sigue siendo el mismo. Su núcleo impulsor, también.

La maniobra ofensiva principal pareciera desplazarse -en la actualidad- a una de las variadas ramas inauguradas por el proceso revolucionario en los ’90: el indigenismo radical, que encontró en el Quinto Centenario del Descubrimiento de América un punto de partida y legitimación, con apoyo de intelectuales y clérigos neo marxistas. La localización periférica de su organización y ejercitación, se mantuvo fuera de la atención pública en la Argentina, hasta el momento en que   ejecutan la operación pre-electoral del “desaparecido”. Es cuando nos enteramos por la prensa que llevaban años de acción y ejercitación en ambos lados de la Cordillera (12), con la sigilosa protección de Justicia Legitima en nuestro país.

Las tribus urbanas, desde lesbianas a piqueteros, constituyen las maniobras subsidiarias, con un objetivo en el corto plazo: la “resistencia” en todos los frentes. Desgastar al poder e impedir la gobernabilidad (13) y (14).

Las teorías estratégicas mundiales que pueden ayudarnos al momento de pensar en la propia doctrina –si nos decidiéramos salir del actual vacío conceptual- origen de la actual indefensión e inseguridad, serán enumeradas muy sintéticamente, limitándonos a las principales. Son las siguientes:

Guerras de Tercera y Cuarta Generación: El término se originó en 1989 cuando William Lind y cuatro oficiales del Ejército y del Cuerpo de Infantería de Marina de los Estados Unidos, titularon a un ensayo “El rostro cambiante de la guerra: hacia la cuarta generación”. Ese año, el documento se publicó simultáneamente en la edición de octubre de Military Review y de la Marine Corps Gazette. La propuesta está relacionada con la guerra asimétrica y la guerra contraterrorista.

Guerras de Cuarta Generación: La formularon Van Creveld y Thomas Hammes en 1994, planteando los modos no convencionales de la guerra. Identifican principalmente la acción psicológica y la infiltración en las retaguardias enemigas (15). A esa altura, la Argentina llevaba décadas de agresión de éste tipo.

Guerras de Quinta Generación: Ray Alderman las define por su alcance y su desarrollo sin contacto y silenciosamente, en el 2017 (16).

Guerras de Sexta y Séptima Generación: Niño González las conceptualiza en el 2017, dándole a las guerras en curso en el mundo una dimensión de degradación de las violencias multifacéticas, a las que el Estado Occidental responde tardía y erráticamente ante las nuevas amenazas y riesgos a la Seguridad Nacional e Internacional. Concluye que el terrorismo exige un reordenamiento de la Seguridad  (17).

Las Guerras Irrestrictas: Concepto revolucionario concebido por dos Coroneles del Ejército Popular Chino -Quiao Liang y Wang Xiangsui- en 1999,  en su libro “Unrestricted Warfare”. En esta obra los autores señalan que ante la disminución de la violencia militar, aumenta la violencia política, económica y tecnológica. Señalan la importancia que alcanzan la desinformación -el relato- y el control de áreas sensibles del poder bajo influencia de la globalización y de la dependencia tecnológica. Vale la pena reproducir cómo conciben los “ataques integrados”:

Guerra cultural, controlando o influenciando los puntos de vista culturales de la nación adversaria. Guerra de las drogas, invadiendo a la nación adversaria con drogas ilegales. Guerra económica, empleando la dependencia de la ayuda financiera para controlar al adversario. Guerra ambiental, destruyendo los recursos ambientales a la nación adversaria. Guerra financiera, subvirtiendo o dominando el sistema bancario del adversario y su mercado de valores. Guerra de leyes internacionales, subvirtiendo o dominando las políticas de las Organizaciones Internacionales o multinacionales. Guerra mediática, manipulando los medios de prensa extranjeros. Guerra de Internet, mediante el dominio o destrucción de sistemas informáticos transnacionales. Guerra psicológica, dominando la percepción de las capacidades de la nación adversaria. Guerra de recursos, controlando el acceso a los escasos recursos naturales o manipulando su valor en el mercado. Guerra de contrabando, invadiendo el mercado del adversario con productos ilegales. Guerra tecnológica, ganando ventaja en el control de tecnologías civiles y militares. Terrorismo” (1).

La Teoría Gerasimov: Es muy probable que la teoría más difundida e influyente  en los últimos años, provenga del Jefe del Estado Mayor para la Defensa de Rusia, Grl Valery Gerasimov (18). Señala los casos de la intervención en Libia del 2011, las revueltas árabes o la Revolución de Colores o la invasión de Iraq del 2003 como muestras de la forma de operar de Occidente. Señala a las capacidades no militares como principales para la obtención del objetivo, en una relación de 4 a 1. Destaca la creciente tendencia al empleo de sistemas de armas con control remoto y a la robotización del campo de combate. Sin duda, la caracterización principal que destaca es la de ganar la supremacía en el campo de la información y en la comunicación estratégica. Subraya el carácter híbrido de las acciones de guerra, lo que dificulta la identificación de una agresión. La frontera entre la guerra y la paz están difuminadas. Rusia ha logrado en Georgia, Ucrania o en Siria, sincronizar las operaciones militares con las acciones de la comunicación, llegando a socavar la soberanía de un país, sin ocupar su territorio.

Las “observaciones” de McMaster. El actual Consejero de Seguridad Nacional de EEUU citaba en el The New York Times (19) tres normas para evitar una comprensión errónea de la naturaleza de las guerras en acto: 1. Su carácter político, que debe ser coordinado con las restantes acciones del Estado para alcanzar el objetivo impuesto. 2. Considerar su dimensión humana, pues se sigue persiguiendo “la honra, el temor y el provecho”.3. La conjunción de las dos anteriores: su carácter lúdico, pues se trata de voluntades inteligentes en oposición, que la hace impredecible. Concluye que no debe confundirse al éxito de las tecnologías en el combate, con la existencia de una estrategia en la batalla.

Por último, no queremos cerrar estas síntesis que nos sirven de antecedentes y apoyos a nuestro pensar, sin citar a Eugeny Messner -1891-1974-, Cnl ruso blanco, que falleció en Buenos Aires y anticipó, en sus estudios teóricos durante la guerra fría, muchos conceptos que hoy encontramos en los estrategas teóricos más recientes y que hemos citado más arriba.

El acceso a las nuevas tecnologías por parte de actores no estatales, con el condimento de los fundamentalismos radicales de tipo social, político o religioso, están mostrando los fracasos de la disuasión en la posguerra fría. Las guerras asimétricas tienen la capacidad de lograr efectos estratégicos con acciones tácticas de baja escala, como lo estamos comprobando algunos argentinos en el 2017, a pesar de que lo sabíamos desde los ’80. Pensar en términos de Paz o Guerra, ya no tiene mayor sentido. Ha surgido la “zona gris”, pues se ha diluido la dicotomía entre ambos estados. Surge la idea de lo híbrido. Desde el punto de vista jurídico ello retiene su importancia, pues muestra una gran debilidad/vulnerabilidad de los Estados, pero ha perdido importancia con respecto de los resultados estratégicos, pues los objetivos pueden ser alcanzados a través de otros instrumentos y sus respectivas tácticas. Es lo que nos está sucediendo.

Ha desaparecido el “teatro de operaciones militares”. La totalidad del territorio nacional es el campo de batalla, pero específicamente lo es la población civil. Del dominio físico de la geografía, el resultado estratégico se ha desplazado al dominio psicológico de la sociedad. Ello es lo que da una enorme importancia a la comunicación social. Lo hemos visto en los días en que el Congreso Nacional votaba una nueva norma previsional. El opinólogo televisivo de turno comentaba acerca del “cerco que ejercía la Gendarmería sobre los legisladores”, cuando el cerco lo realizaban los revolucionarios anarquistas, que enfrentaban las empalizadas que defendía la Gendarmería. Para el elemental periodista, el agresor era la Gendarmería. Quizás provoca más daño al país, que el piquetero.

Por lo tanto, estos nuevos conflictos no se resuelven exclusivamente con el dominio de los espacios llaves del territorio, sino con la conquista del espíritu de la ciudadanía. Éstos “periodistas” ¿están confundidos?, ¿se equivocan? O, ¿para quién juegan?. ¿Son infiltrados? ¿Tienen conciencia que el motivo del caos no es la reforma de una ley?. Hemos dicho con anterioridad y reiteradamente, que la “pseudo-revolución en retirada”actuaría como una “bestia herida” (11) y (13). Es muy probable que los responsables de la seguridad tengan una lectura totalmente distinta de los hechos de violencia creciente. Sabemos que no hay “doctrina estratégica” y estamos tomando conciencia -a través de sus acciones- que los responsables de la Seguridad Nacional carecen de las nociones polemológicas más elementales.

La Argentina vive diariamente graves hechos de Inseguridad Nacional. Nuestra dirigencia confunde“seguridad pública” con “seguridad estratégica”. En todo el orbe se trabaja intensamente para actualizar doctrinas, organizaciones, sistemas de armas y actitudes sociales,  mientras aquí se sacrifica a los uniformados, desarmados frente a la locura revolucionaria, bajo cualquier excusa. Las víctimas siguen siendo los agresores, no los agredidos.

Entre nosotros, la actualización será muy difícil. Los hechos cada vez más graves están impulsando la necesidad de una transformación estructural de la Seguridad Nacional. Pero no es igual en el ámbito de las convicciones ni de los conocimientos específicos, que no aparecen. Hay trascendidos, rumores y algunas declaraciones desde el gobierno, que “se está trabajando en ello”. Sin embargo, todo nos lleva a pensar que la motivación del “cambio” es solo originado por  exigencias presupuestarias.

Nuestro Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires desde su creación, luego de la Guerra del Atlántico Sur, viene bregando y proponiendo superar la angustiosa situación de la Seguridad Nacional. Entendemos que ya no podemos demorar un solo minuto más, sin correr el riesgo de graves problemas violentos que nos llevarán a la disgregación. Nuestra propuesta está desarrollada como plan esquemático básico y éste se actualiza, periódicamente. Además de considerar las teorías internacionales, hemos diseñado una doctrina estratégica, nuevas organizaciones, nuevos sistemas y despliegues. Estamos soportando conflictos internacionalizados y complejos y necesitamos audacia e idoneidad para superarlos con éxito.

El punto de partida para conducir esta operación exige eliminar dos ministerios y crear uno nuevo,   el de la Seguridad Nacional, con dos Secretarias, la de Defensa Nacional y la de Seguridad Pública, mientras se negocia el Tratado de Seguridad Colectiva y Defensa Común con el vecindario afín a la posición que adoptó la Argentina el 10 Dic 15, como vanguardia contra-revolucionaria. Brasil, Chile y Perú deberían ser los primeros invitados por Buenos Aires para desarrollar una alianza eminentemente política, como lo es la que corresponde a la Seguridad Regional, frente al neo-marxismo del Foro de San Pablo.

Grl Heriberto Justo Auel

 

 

CITAS:

(1) H. J. Auel. “Política de Defensa o Estado de Indefensión Legal”. Investigación. Jul 01. www.ieeba.org

(2) H. J. Auel. “La Guerra en la Civilización del Conocimiento”. Investigación. Ene 02. www.ieeba.org

(3)  H. J. Auel. “La Guerra en el Siglo XXI”. Jul 02. Investigación. www.ieeba.org

(4) H. J. Auel. “El Nuevo Ordenamiento Internacional Posterior a la Intervención de EE.UU. y sus Aliados en Irak”– Conferencia en la AAAI. 21 May 03.  www.ieeba.org

(5) E. de Vergara. “Los Conflictos en Ibero América”. Investigación. Feb 06. www.ieeba.org

(6) H. Dieterich. “Cumbre Sudamericana: nace vanguardia criolla y crece subversión oligárquica”. 10 Dic 06. www.rebelion.org

(7) H. J. Auel. “La Argentina Encapsulada”. 28 Mar 03. Investigación. www.ieeba.org

(8) H. J. Auel. “Sr. Cte J FFAA: llegó la hora de pintar la carta”. Feb 17. www.ieeba.org

(9) H. J. Auel. “Política de Derechos Humanos Vs. Política de Seguridad Nacional”. 01 Ago 17. www.ieeba.org

(10) H. J. Auel. “Terrorismo global y terrorismo doméstico en el siglo XXI”. Oct/Nov 17. www.ieeba.org  

(11) H. J. Auel. “Confusión, ignorancia o propósitos ocultos”. Feb 14. www.ieeba.org

(12) H. J. Auel. “Las FARC-EP, actual pivote del antiguo proceso revolucionario iberoamericano”. 05 Sep 17. www.ieeba.org

(13) H. J. Auel. “Terrorismo Global y Terrorismo Doméstico en el siglo XXI”. Oct-Nov 17. www.ieeba.org

(14) Infobae. “Hallaron documentación que vincula al RAM con grupos guerrilleros de otros países sudamericanos”. 22 Nov 17. www.infobae.com

(15) M. Van Creveld. “La transformación de la guerra”.  1994. www.bibliotecapleyades.com

(16) C. A. Niño González. “La Séptima Generación de la Guerra”. 2017. Ed. USTA. Bogotá. Colombia.

(17) Q. Liang y W Xiangsui. “Unrestricted Warfare”. 1999. PLA Literature and Arts Publishing House.

(18) S. Morales Morales. “El futuro de la naturaleza de los conflictos armados”. 23 Nov 17. www.ieee.es

(19) H. R. Mc Master. “The Pipe Dream of Easy War”. The New York Times. Jul 13.


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 14, 2018


 

“LAS CLAVES DE LA INSEGURIDAD NACIONAL”

Share

Por el Grl Heriberto Justo Auel

 

Conferencia en el “Foro de la Ciudad”

Club del Progreso. 04 Jul 18

 

“Estoy preocupado por la seguridad de nuestra gran nación;

no tanto por una amenaza externa,

sino por las fuerzas insidiosas que trabajan adentro”.

Grl Douglas MacArthur – 1945

 

 

Nuestro agradecimiento a las autoridades de este prestigioso e histórico Club, por la invitación que nos han hecho llegar al IEEBA, permitiéndonos -además- la elección del tema a tratar con Uds., en éste clásico almuerzo del “Foro de la Ciudad”.
Es de nuestro conocimiento comunitario que la principal preocupación social -permanente- de los argentinos, en las últimas décadas, es la inseguridad. Por esa razón hemos decidido tratar éste tema aquí -aunque fuere brevemente- planteando algunas de sus “claves” esenciales, pues entendemos que éstas no tienen tratamiento público.
Cuando citamos el término “claves”, nos estamos refiriendo a “aquello que nos permite resolver algo que se nos presenta como enigmático o desconocido” (1). En nuestro caso, no creemos que se trate de “algo enigmático”, o de una “sensación”, pero estamos convencidos que es “algo desconocido” por gran parte de nuestra dirigencia que -al respecto- mantiene una enorme deuda con sus conciudadanos “de a pie”.
¿Pueden los padres ignorar qué “defensas” deben darle a su bebé, a través de vacunas, alimentos y vitaminas, para que rechace la agresión del medio ambiente en el que vive? Pues, valga el caso, eso es lo que estamos haciendo con nuestra sociedad, toda vez que una política comunicacional de la Seguridad Nacional (2), no existe. Esta es la principal causa de la inseguridad/indefensión que padecemos, pues en las guerras en acto -de 7ma G-, la orientación de la opinión pública es esencial.
Hemos dividido nuestra exposición en tres partes:
  1. LA SEGURIDAD DE LA CIUDADANÍA ¿ESTÁ EN LAS PIEDRAS DE LAS MURALLAS O EN LOS HOMBRES QUE VIVEN DENTRO DE ELLAS?.
  2. ¿QUÉ DEBERÍAN SABER NUESTROS CONCIUDADANOS, AQUELLOS QUE VIVEN DENTRO DE LAS MURALLAS, ACERCA DE LA PRIMERA RESPONSABILIDAD DEL ESTADO-NACIÓN: LA SEGURIDAD NACIONAL?
  • EN CONCLUSIÓN:
  1. LA SEGURIDAD DE LA CIUDADANÍA ¿ESTÁ EN LAS PIEDRAS DE LAS MURALLAS O EN LOS HOMBRES QUE VIVEN DENTRO DE ELLAS?
En la presente etapa de la “civilización del conocimiento”, la Seguridad Pública se unificó con la Seguridad Estratégica pero, en éste extremo occidente-sur, ello no ha sido difundido. La Argentina -ideológicamente encapsulada- (3) se evadió de su circunstancia y envuelta en falacias -el relato- se dirigió inconscientemente al “Estado fallido” (4) a través de la auto-destrucción de su núcleo duro: las FFAA y el sistema Judicial Penal Federal, que fue y es empleado para la destrucción de las primeras.
 Simultáneamente, mientras esa narrativa falaz ocultaba al latrocinio más grande de nuestra historia, nuestra clase media era llevada al castro-comunismo, sin que se enterara.
Podríamos realizar un sinnúmero de interrogantes, relacionados con las citadas “claves”, para demostrar el desconocimiento generalizado de las causas de la inseguridad, pero por razones de disponibilidad de tiempo vamos a plantear solo siete y así intentar comprender cuál es la profundidad sustantiva de la rampante Inseguridad Nacional y abandonar el superficial anecdotario al que ya nos han acostumbrado (5).
  1. ¿QUÉ DEBERÍAN SABER NUESTROS CONCIUDADANOS, AQUELLOS QUE VIVEN DENTRO DE LAS MURALLAS, ACERCA DE LA PRIMERA RESPONSABILIDAD DEL ESTADO-NACIÓN: LA SEGURIDAD NACIONAL?
  2. ¿Se tiene hoy presente -en los diversos análisis y/o propuestas dirigenciales- que somos un país en doble posguerra, una convencional y otra no convencional y que esas guerras permanecen aún abiertas, dentro de la categoría de “estado de guerra”?
No, no se las considera cuando se analiza nuestra prolongada crisis-decadencia pero, además, la guerra no convencional -la contra-terrorista-revolucionaria 1974/1988- es negada como tal, aun hoy por Jueces y Fiscales Federales legos de los TTOOFF, quienes ignoran el “abc” de las guerras “asimétricas”, “muy limitadas”, “de baja intensidad”, “irrestrictas” o “híbridas”, que tienen sobre sus estrados desde 1984.
 Debemos reconocer que las organizaciones de derechos humanos -DDHH- los controlan cercanamente, a través de las querellas -verdaderas vestales revolucionarias de posguerra- que les impiden a los tribunales reconocer la existencia de nuestra larga, malparida y dramática guerra civil contrarrevolucionaria. Pero ello no los exime de ser prevaricadores y me consta que son conscientes de ello (6).
Han pasado treinta y cinco años desde el cese de los combates y aun la sociedad no ha asumido a sus guerras. No las asimilamos. Nuestros TTOOFF legos aceptan lo que las querellas -representantes del agresor de ayer- dictan ante los estrados: “no hubo una guerra”. Si la Justicia y las querellas reconocieran que la hubo, nuestros soldados deberían estar frente a los tribunales del Fuero Militar. Los jurisconsultos del más alto nivel estatal borraron el Art. 18 de la CN y la psico-política hizo el resto. “Una política de estado”, de hecho, ha podido reformar la Constitución Nacional, al Tratado de Roma, a la Justicia Militar y a los Tribunales de Honor de las FFAA (7).
La guerra limitada convencional del Atlántico Sur -en 1982-, detonada a través de un “incidente provocado” por el RU, tampoco fue asimilada por nuestra dirigencia. “No aprendimos a no aprender”. Aun se sigue repitiendo que fuimos los agresores, pero -por lo menos-, ya quedó en el olvido que fue “un carro atmosférico”.
Ninguna reforma se ha iniciado en el Estado Nacional para poder conducir -en el futuro- una negociación diplomática con una prueba de fuerza simultánea y controlada. Ese es el concepto de guerra limitada. Es la que peleamos en el Atlántico Sur en 1982, con un objetivo muy claro por parte de EEUU y el RU y una gran sorpresa para el “cuasi-Estado” argentino, que nunca entendió ni conoció la especie de guerra que le  ocurría. Todo se improvisó.
A la “invasión cubana” -1959/1960- (8) se le dio tratamiento de seguridad pública durante quince años -1959/1974-. El Poder Político decidió en 1974 -por decreto-  movilizar a las FFAA y abrir operaciones militares en el marco interno, “mañana mismo”, sin planificación estratégica, sin inteligencia estratégica, sin adaptación orgánica, bajo comandos específicos -no conjuntos-, sin emitir la ley necesaria, ni la DENAC, ni la consecuente DEMIL y, más grave aún, dirigiendo el Decreto a los EEMMGG con responsabilidades administrativas, en vez de hacerlo al EMC, con responsabilidades estratégicas.
Por todo ello a esta guerra la he llamado malparida. Habían pasado quince años sin que la dirigencia reconociera que en el 59/60 se había presentado un hecho estratégico. No se entendió o no se quiso entender “la naturaleza del desafío que representaba la invasión revolucionaria”. Tardíamente, en 1974 se reaccionó y todo se improvisó.
Estamos en curso de volver repetir nuevas improvisaciones homólogas, a pesar de la experiencia acumulada y no asimilada. A ello debemos agregar que ahora lo haríamos con mucho menos poder.
El Decreto que ordenó “el aniquilamiento del accionar subversivo” no fue al Congreso para transformarse en Ley Nacional -como lo hicieron Avellaneda-Roca en 1878, antes de atacar al malón-. El PEN tampoco dictó la Directiva Estratégica Nacional -DENAC- con la base ética-jurídica para el empleo de las Fuerzas en el marco interno. Esa base –de absoluta y exclusiva responsabilidad política– debió llegar a las tropas con forma de “reglas de empeñamiento”. Pero estas nunca llegaron. Son los “procedimientos” que los legos TTOOFF les reclaman hoy a oficiales subalternos, suboficiales y aun a soldados, para encuadrarlos en el Código Penal, como vulgares asesinos.
Tampoco se dictó la Directiva Estratégica Militar -la DEMIL-, responsabilidad del EMC, que quedó marginado de la guerra. Toda la apertura de esta guerra asimétrica, civil, contrarrevolucionaria, interna, no convencional, fue un mamarracho que hoy están pagando con su libertad quienes nos  defendieron.
A fines de 1983, con asesoramiento británico y en colusión con las derrotadas organizaciones terroristas, el gobierno logró “trastocar” la derrota táctica del enemigo revolucionario, en una victoria estratégica y política, que aun retiene. Se judicializó el hecho socio-político “guerra” y las FFAA fueron llevadas ilegalmente a los estrados penales federales -es decir, al Código Penal ordinario- como criminales comunes responsables del tardío “mamarracho” -su errónea apertura- y al escarnio social del “relato”, difundido por todos los medios de comunicación del Estado, durante años.
Fue el momento crucial en que la Política de DDHH reemplazó a la Política de Seguridad Nacional. Las bajas de inocentes, provocadas por este desatino ideologizado, es la infamia que hoy se pretende ocultar, pero ello se hace cada vez más difícil (9).
Simultáneamente el RU confirmó -nuevamente- que no cumpliría con la Resolución de la AG-ONU que lo obliga a abrir negociaciones diplomáticas con la Argentina por la soberanía de las Islas del Atlántico Sur e inició el refuerzo de la “Fortaleza del Atlántico”. De esta manera, en  términos estratégicos, el RU retuvo el “estado de guerra en el Atlántico Sur”, mientras sectores políticos, sociales y periodísticos internos, activaron desde entonces y hasta hoy, la actitud hostil del agresor revolucionario y en consecuencia el “estado de guerra interno”.
Esta interrelación colusiva entre los dos enemigos que agredieron a la Argentina con las armas en la segunda mitad del siglo XX, está objetivamente representada en la trágica figura del “perro”, Horacio Verbistky, agente de inteligencia británico y de la organización armada ilegal Montoneros.
La reciente y fracasada operación conducida por él, con un “desaparecido” en el Río Chubut, lo expuso ante la opinión pública nuevamente. Durante más de cincuenta días mantuvo al  simbólico término en las primeras páginas del periodismo nacional y ello demostró el alcance y continuidad del “estado de beligerancia interno” (10). Pero, “segundas partes, nunca buenas”.
Comprobada la total falsedad de esta nueva “falacia”, no hubo retractaciones ni disculpas de sus numerosos voceros. Ello da una idea de la fortaleza psico-política remanente de la “pseudo-revolución” -aparentemente vencida y en retirada- y de sus camaleónicos partidarios conscientes o inconscientes, infiltrados dentro y fuera del Estado.
  1. ¿Es consciente -nuestra dirigencia- que nos abarca una nueva guerra mundial desde el año 2001 –“la Contraterrorista Global”- y que ella está totalmente interrelacionada con los dos “estados de guerra” que retenemos desde 1982 y 1988, respectivamente?
La Guerra Mundial en acto cursa su décimo séptimo año y, hasta hoy, no ha merecido el mínimo tratamiento público por parte de quienes tienen la responsabilidad de hacerlo. A este enemigo “no estatal” que enfrentan los Estados “responsables” del orbe, se lo cita  -genéricamente- como “el enemigo sin rostro” (11).
Su composición es compleja y desigual, según el área en que actúe. La complejidad se manifiesta a través de la presencia de diversos actores: fundamentalismos, crimen organizado internacional y, en Iberoamérica, la particularidad del narcoterrorismo: elementos terroristas domésticos, remanentes de la guerra fría, interrelacionados con los carteles de la droga en alianza con el “terrorismo global”, a través de acuerdos estratégicos firmados en el pasado por Caracas y recientemente por las FARC (10).
En nuestra región continúa la consolidación del narcoterrorismo con elementos revolucionarios neo marxistas reciclados y los gobiernos adscriptos al “Socialismo Siglo XXI”. Ésta pseudo-revolución actualmente en retirada en gran parte del Cono Sur y en plena recomposición orgánica en la Orinoquia y el Caribe luego de la muerte de Fidel, la prisión de Lula, los graves problemas internos de los sandinistas en Nicaragua y el reciente posicionamiento político de las FARC -principal cartel regional- en Colombia.
La conducción estratégica revolucionaria subcontinental -desde 1959- continúa en manos del PC de Cuba, que ha cambiado sucesivamente de mecenas, acompañando a los grandes sucesos internacionales. Por esa razón, cuando la URSS se encaminaba a su implosión, Fidel se apoya en Lula para crear -en 1990- dos organizaciones neo-marxistas que asocian a las antiguas bandas estalinistas iberoamericanas con la social-democracia gramsciana: el Foro de San Pablo y el Foro de Porto Alegre.
El primero cubre las nuevas responsabilidades políticas y estratégicas luego de la caída del paradigma moscovita y el segundo la conducción social y comunicacional de apoyo a la nueva etapa de movilización continental, en  la que aparecen las “organizaciones sociales” y los “grupos de choque”, que en la CABA se despliegan diariamente como “piqueteros”.
En aquel momento -1991- se sumó a la doctrina estalinista de origen, la social-democracia de reciente desembarco en la región, impulsando innovadores modos de acción, fundados en las doctrinas gramscianas. El gatopardismo revolucionario gana así en flexibilidad, pero aumenta el conflicto interno en su alta conducción. El mecenazgo de ésta etapa fue cubierto por el petróleo venezolano y el poder vicario de la alta conducción le es otorgada -por esa razón- a Caracas.
Cuando a partir del 2002 cae el precio del barril de petróleo y muere el Cte. Chávez, se inicia la negociación cubana con Obama y el ala izquierda del Partido Demócrata de EEUU para darle oxígeno a la Isla, incapaz de sostenerse por sí sola. Con la llegada de Trump, EEUU regresa a una política de aislamiento de la Isla. Ello activó la firma -en La Habana- del Tratado de Paz entre el gobierno de Santos y las FARC -el cartel multi-billonario regional- y esta organización armada se constituye así en partido político y nuevo sostén económico-financiero de La Habana y de la revolución comunista subcontinental.
El resultado de las elecciones presidenciales en Colombia el 17 Jun 18, contrario a los intereses de las FARC, inicia una nueva etapa revolucionaria subcontinental.
Seguramente se va a acelerar una nueva ola de violencia en ese país. Además, los resultados de las próximas elecciones en Méjico y Brasil serán definitorios para articular los próximos pasos a dar por los “encuentros” de los Foros de San Pablo y de Porto Alegre y condicionarán el ritmo/oportunidad de la contraofensiva revolucionaria en el Cono Sur, ya prometida en el Encuentro de Managua. Los ejercicios preliminares de esta maniobra están en superficie en El Comahue, Buenos Aires, La Plata, Córdoba, Rosario y Mendoza.
Uno de los actores centrales de la guerra mundial “Contraterrorista Global” -el ISIS-,  ha realizado acuerdos básicos con las FARC, nuevo pivote del proceso revolucionario regional (10). La mesa de la negociación fue tendida por el PIE -Partido de la Izquierda Europea- en Berlín, en el año 2017. A su vez, las FARC -que han simulado su desarme- han desplegado en el Cono Sur sus avanzadas, en particular en el sur chileno y argentino con araucanos adiestrados por ellos en los años pasados, por pedido del PC chileno.
La dirigencia argentina vuelve a darle tratamiento de “seguridad pública” a estos acontecimientos estratégicos, como los ocurridos recientemente en El Chubut y Río Negro y la Defensa Nacional -frente a la nueva agresión estratégica revolucionaria- está en manos de jóvenes fiscales de “Justicia Legítima”.
Decía Gastón Bouthoul hace unos setenta años: “Si quieres la Paz, conoce a la guerra”. Tenemos la impresión de que Bouthoul ni Séneca -siglo I d C- aun no han  sido leídos ni entendidos por los responsables de tantas muertes de inocentes en nuestro suelo. Decía el hispano-romano: “Peor que la guerra, es tenerle miedo a la guerra”. Luego de escuchar al Ministro Garavano sostener la necesidad de preservar el espíritu y la letra de la legislación de Seguridad Nacional vigente, tenemos la certeza que, como estratega civil, el ministro carece de la más mínima información de la situación política-estratégica en que vivimos, a pesar de que está presente en el puente de mando.
  1. ¿Ha comprendido -nuestra dirigencia- que la presente guerra mundial “Contraterrorista Global” es de naturaleza totalmente distinta a las dos anteriores -la GMII 1939/1945 y la Guerra Fría 1947/1991- y que -además- la actual no reconoce disuasión alguna?
Conocer la “naturaleza de las cosas” es imprescindible para abarcar a los temas estratégicos. Lo superficial y operativo, explican a la acción táctica. Sirve a la crónica de los hechos, al anecdotario, a la visión cortoplacista. Lo esencial-sustantivo está en la  profundidad conceptual del hecho socio-político -fuera del alcance de los sentidos- y en su proyección en el tiempo, en el largo plazo.
La GMII fue total, convencional y “clásica”, localizada en teatros de operaciones militares. Fue la última guerra mundial de la civilización industrial. Cuando finalizaba -1945- se lanzaron dos bombas nucleares en Japón. Con ellas nació la Estrategia Contemporánea e ingresábamos -con la computadora- a la etapa de la civilización posindustrial, la “del conocimiento”. Einstein vaticinó que regresaríamos a las guerras primitivas, las de la honda, el arco y las flechas. Con la computadora cambió el ritmo de los acontecimientos y el número de las oportunidades. Se aceleró la Historia.
La pos-GMII fue muy breve: 1945/1947. En 1947 se inició la Guerra Fría, la primera guerra mundial en ambiente QBN. Ingresábamos a la estrategia de la disuasión, que funcionó en el hemisferio N. Se vivió allí la “Pax del terror nuclear”. En el hemisferio Sur -desnuclearizado- no hubo Paz. Hubo guerras no convencionales, asimétricas, terroristas-revolucionarias, totalmente sorpresivas para países mayoritariamente subdesarrollados y en crisis recurrentes.
En 1989 cayó del muro de Berlín y en 1991 implosionó la URRS. Finalizó la guerra fría. Fueron los primeros cuarenta y cuatro años de Paz en Europa y, durante ese período se elaboraron en sus Universidades las teorías filosóficas que “marchitaron su alma”. Europa relativizó su identidad y se hizo “contractiva”, desde entonces “se odia a sí misma”. Ello afectó a los argentinos, culturalmente europeizados. El “progresismo ideológico europeo” cruzó transversalmente a todo el arco socio-político argentino y una demostración de ello la hemos visto hace unos días, en el tratamiento del aborto en las calles y en el recinto de Diputados.
La posguerra fría -1991/2001- se caracterizó por la “confusión” de los intelectuales occidentales que intentaban predecir cómo evolucionaría el mundo y las guerras, luego de la prolongada estratificación de la bipolaridad de las Repúblicas Imperiales. Aparecieron teorías “idealistas”, “realistas”, “nihilistas” y muy pocas se acercaron a los acontecimientos que se precipitaron luego del 11Sep01, con el ataque del “terrorismo global” a la “fortaleza americana”.
Esa fecha es considerada por los estrategas teóricos como el hito que señala la iniciación de una nueva guerra mundial, que nos regresó a la estrategia de la acción. La “nueva” guerra mundial ya no se desarrolla en teatros de operaciones militares, sino en y sobre las sociedades. Las bajas -en su mayoría- son de civiles inocentes. El enemigo “sin rostro” carece de responsabilidad y de límites. Se inmola para hacer entender a Occidente que la vida no le interesa. Es la segunda guerra mundial en ambiente QBN, pero esta no reconoce a la disuasión, como la anterior.
De las guerras de tercera/cuarta generación, en acto en el 2001, llegamos al año 2018 con las guerras de séptima generación, que los chinos llaman “irrestrictas” y la OTAN “híbridas”, mientras la dirigencia argentina vive aun estratificada en la guerra fría (12).
Las sesenta guerras activas -en el mundo de hoy- todas son internas: guerras civiles. A éstas, nuestros visionarios legisladores las “prohibieron” por Ley y ésta doctrina es la que sostienen las querellas y fiscales de los TTOOFF: “en los ´70 no hubo guerra, aquello fue un genocidio”. ¿Será una casualidad?.
Kirchner y Garré quisieron asegurar el extrañamiento de las FFAA que las leyes de “inseguridad” impusieron al Estado Nacional. Reglamentaron la Ley de Defensa y determinaron que las únicas guerras posibles para la Argentina son las convencionales, con las FFAA de nuestros vecinos, con quienes -a la vez- ¡¡queremos integrarnos¡¡. El objetivo fue mantener las FFAA argentinas sin misiones a cumplir. Transformar a las Instituciones Armadas en burocracias inútiles.
El espacio interno se trasformó en “zona liberada” para la pseudo-revolución narco-terrorista, “nacional y popular”, que operó como una gran cortina de humo a través de  la política de DDHH, con la que se encubrieron niveles de corrupción inéditos.
  1. ¿Qué porcentaje -de nuestros dirigentes- ha entendido que la clásica separación entre Seguridad Estratégica y Seguridad Pública ha desaparecido?
La metamorfosis de la guerra se ha acelerado (13) pues se ha acelerado el proceso civilizatorio que la contiene. La investigación y desarrollo han encontrado en la electrónica y en las comunicaciones los medios para acortar los tiempos en la generación de medios. Como lo adelantáramos, el ritmo de la acción ha cambiado. La adaptación de gran parte de la dirigencia argentina al ritmo de la nueva etapa, no existe. A ello se suma el salto cualitativo de la civilización: el ingreso a la “etapa del conocimiento”. Hay una nueva forma de producir y una nueva forma de hacer la guerra (14).
La mayoría de los pocos que entre nosotros “cambiaron” el ritmo, confundieron civilización con cultura. La civilización es la que aceleró su ritmo de evolución, entregándonos nuevos medios en cortos lapsos. La cultura es nuestra identidad. No evoluciona y si lo hace, nos corrompemos, pues se relativizan los valores y principios que la constituyen. Perdemos moral, ética, confiabilidad y credibilidad. Perdemos el crédito. Y eso es lo que ha ocurrido y continúa ocurriendo.
La civilización es “modernizable”, pero no lo es la cultura que la sostiene (14). “La cultura es lo que importa, es la que da forma al progreso”, como lo sostiene el Profesor S. Huntington, en el título de su último libro.
La manifestación más clara de la metamorfosis de la guerra a partir de la posguerra fría, es la “naturaleza” de la agresión de los actores “no estatales” -el complejo narco/terrorismo/revolucionario en nuestra Región- y, consecuentemente, de la imprescindible exigencia de reorganización del Estado y de la Seguridad Nacional, para evitarlos o eliminarlos.
Si esta agresión afecta a la población en su conjunto y al Estado Institucional -en todos sus niveles-, estamos en presencia de una agresión de naturaleza estratégica, pero ello no quiere decir que sea estratégica-militar.
Los nuevos actores agresores del Estado y de la sociedad, mayoritariamente no son estatales, constituyen una compleja asociación de milicianos, mafias, ONG, sectas fundamentalistas, etc. Y su modo de operar es, en la mayoría de los casos, a través del delito común, pero con consecuencias estratégicas.
Quienes hablan de sacar a los militares a las calles para combatir a la nueva amenaza, o son totalmente ignorantes del fenómeno belígero en el siglo XXI o bien quieren continuar en la actual situación y hacer del espacio argentino una gran “zona liberada” para nuestro enemigo sin rostro.
En consecuencia la Seguridad Nacional que reconocía hasta fines de la guerra fría su división en Seguridad Estratégica y Seguridad Pública, encaminadas orgánicamente por andariveles paralelos y alternativos, hoy ya no existe, pues operativamente se han incardinado, excepto en nuestro país, que llama “seguridad interior” a ambas y “defensa nacional” a la guerra clásica internacional, por Ley del Congreso; inédita ocurrencia que nos hace una reiterada excepción en el mundo.
La necesaria reorganización de la Seguridad Nacional debe considerar la “naturaleza” y la evolución del fenómeno socio-político “guerra”. La reciente creación del Ministerio de Seguridad por parte del gobierno K, nos da una clara idea de la ausencia de idoneidad y comprensión de la situación político-estratégica mundial, regional y propia, por parte de sus mentores. Cuando el mundo entero unifica a la Seguridad, la Argentina la divide, orgánica y geográficamente.
Cuando la Seguridad Nacional -en el orbe- unificaba o centralizaba sus componentes, el gobierno argentino las separaba, asegurando dejar a las FFAA sin sus funciones constitucionales. Es una prueba más de que los K, hipócritamente, siempre operaron dentro del Socialismo Siglo XXI, aunque no lo exhibieran públicamente como Bolivia, Ecuador o Nicaragua.
Desde 1988 la nueva agresión estratégica -internacionalizada en toda América- en el marco interno quedó en manos policiales y judiciales, absolutamente legos en la materia. Es lo que -sin duda- la “revolución” necesitaba y es lo que se ha logrado desde los años ´88/91 con las leyes perversas que hemos llamado “vacas sagradas”.
 Bajo la excusa de lograr el “control civil” de los militares, la mayoría política dejó al país en absoluta inseguridad nacional.
Aun hoy, escuchamos por boca de las más altas autoridades del área, citar a una “seguridad interna” y “una seguridad externa”. ¿Alguien puede creer que un límite político puede detener una agresión estratégica? El criterio seguido por el legislador, fue cuanto menos absurdo. Es una prueba más que el fin perseguido por esta legislación ha sido la desaparición de las FFAA, del mismo modo en que se pretende la abolición del derecho penal.
Hemos propuesto -hace mucho tiempo- la unificación de la Seguridad Nacional en un solo Ministerio -el de Seguridad Nacional- con dos Secretarías: Defensa Nacional y Seguridad Pública. Ello nos permitiría facilitar la conducción de una Gran Estrategia Conjunta-Combinada, con economía de esfuerzos, unidad de objetivos,  interoperabilidad, controles cruzados, etc.
Deberíamos iniciar -cuanto antes- la negociación de un Acuerdo de Seguridad Colectiva y Defensa Común con países “amigos” de la región y, obtenido éste, subrogar la vigente legislación perversa que nos lleva, sin dudas, a un permanente agravamiento de la situación de Seguridad Nacional y regional.
El Congreso Nacional, que con sus leyes y reformas nos ha llevado a la situación de grave inseguridad en que vivimos, no podría dejar de votar éste Acuerdo para llevarlo a categoría de Tratado que subrogue los desatinos jurídicos vigentes, frutos de nuestras guerras recientes. No votarlo demostraría mantener compromisos con nuestros enemigos de hoy; que son los de ayer, reciclados (15).
El Tratado recuperaría también un aspecto central e imprescindible para enfrentar a las guerras “híbridas”: su sostén agonal, actualmente destrozado por la supresión del Fuero Militar y de los Tribunales de Honor Sanmartinianos (16).
  1. ¿Es consciente -nuestra dirigencia- que el tipo de legislación de Seguridad Nacional vigente en nuestro país desde 1988 y 1991, es única en el mundo e intrínsecamente perversa?
Cuando se promulgó la actual Ley de Defensa Nacional, el “Cronista Comercial” nos publicó un artículo titulado “Se promulgó hoy la Ley de Indefensión Nacional”. No nos equivocamos. Tres años después -1991- en Santiago del Estero se incendiaba la Casa de Gobierno, la Legislatura y el edificio del Supremo Tribunal de Justicia,  además de varios domicilios de legisladores. El gobierno nacional no pudo actuar para contener el “caos”. La Ley de Defensa se lo impedía.
Pocos días después de este hecho anárquico, uno de los artículos de la Ley de Defensa  se transformaba en Ley de Seguridad Interior. En ésta, se mantenían los lineamientos de la “Ley de Indefensión” y se profundizaban sus desconceptos. Quedaba explícito que se cercenaban potestades que la Constitución le otorga al Cte J FFAA. Quince años después Kirchner-Garré reglamentaron la Ley de Defensa, para evitar que se la interprete de modo inconveniente a la pseudo revolución “chavista”, que empezaba a hacer agua.
El extrañamiento de las FFAA argentinas de su propio Estado quedaba asegurado y “el esfuerzo nacional de policía” recibía la responsabilidad de hacerse cargo de los desafíos estratégicos internos, es decir, de la Defensa Interior frente a las nuevas amenazas. Como el exabrupto hacía inviable a la reglamentación, la Ministro Garré afirmó al diario la Nación: “las nuevas amenazas no existen. Son una creación del Imperio para controlar a los países subdesarrollados”. Un paso más dentro de las falacias del “relato”.
Desde 1991 -con esta nueva legislación- la jerarquía institucional se invirtió, los presupuestos se invirtieron y los haberes de un Comisario, desde entonces, superan en un 30% al de un Oficial Superior de las FFAA. Éstas quedaron sin objetivos, sin cumplir las misiones centrales que la Constitución les impone. No fueron pocos los políticos que entonces se preguntaban: “¿para qué sirven las FFAA?”, mientras tanto nuestros vecinos duplicaban los presupuestos de Defensa, las reorganizaban y adquirían tecnologías de última generación.
Como era de prever, contemporáneamente las policías -totalmente ajenas a esta maniobra- fueron desbordadas por el delito común y corrompidas por el crimen organizado. Como correctivo, se nombraron ex jueces y fiscales como expertos polemólogos y estrategas civiles para “transformar y democratizar” -desde los Ministerios de Seguridad- a las “viejas policías de la dictadura”.
El fracaso de estas gestiones fue total, a un costo varias veces millonario y con miles de víctimas de la ignorancia, de la estupidez o del compromiso ideológico. Por último, se apeló al número. Con cursillos semestrales se incorporaron miles de nuevos agentes. Pero la inseguridad y la indefensión siguieron y siguen agravándose, día a día, a pesar de más patrulleros, más chalecos, más radios.
Los funcionarios bien intencionados, con mera visión táctica-operativa, siguen buscando “salvadores”: audaces legos que se animan a lo que no conocen. Los mal intencionados cosechaban lo que han sembrado y “cuando peor, mejor”, aunque los muertos inocentes aumentaban día a día y lo siguen haciendo.
La carencia de conceptualización y visión estratégica, más la no comprensión de que ya estamos en la “era posindustrial”, nos lleva a tropezar -reiteradamente- con la misma piedra, desde 1984 hasta la actualidad.
La próxima reunión del G 20 en la Argentina y los acontecimientos internacionales en curso, están obligando al gobierno a entender que se transita por un camino equivocado, que debe racionalizar la Seguridad Nacional y entender “la naturaleza de las cosas”. Pero, en la coalición gobernante están presentes los creadores de las “vacas sagradas”, son quienes reemplazaron la Política de Seguridad Nacional por la Política de DDHH (17).
¿Qué se hará entonces? ¿Prevalecerá la ideología o se impondrá la realidad de la situación política-estratégica, que hasta ahora se declaró inexistente? Con la sola eliminación de la Reglamentación de la Ley de Defensa no alcanza. Esta fue un mero reaseguro que buscaban los pseudo-revolucionarios en retirada. (18)
Si la Seguridad Nacional es la primera responsabilidad del Estado Nacional ¿no sería oportuno que la dirigencia argentina tome conocimiento de los desatinos ideologizados de los diletantes que nos ha traído a la situación presente y que, de una vez por todas, se inicie la normalización racional de la Seguridad Nacional? ¿Cuántos conciudadanos más deben morir para que como sociedad reaccionemos? El enroque de mandar las FFAA a las fronteras -con las manos atadas- y las FFSS a la grandes ciudades, es hacerle el juego al “enemigo sin rostro”, además de demostrar falta de idoneidad, ausencia de ideas, de audacia y de la energía que exige la circunstancia en que vivimos.
Ha llegado el momento de imitar a Demóstenes, cuando se dirigía a los atenienses “para convencerlos a obrar correctamente”. Son los fines los que indican qué medios necesitamos para la reconstrucción. Y las “leyes de inseguridad” prohíben el planeamiento de las verdaderas amenazas.
Desde el Estado -en años pasados y en nuestra presencia- se ha tratado de “vender” a nuestros vecinos el modelo de legislación de Seguridad Nacional argentino, pero nadie lo “compró”. Hemos sentido vergüenza ajena por las respuestas que recibieron nuestros empinados “vendedores”.
Está presente la oportunidad para entender la “naturaleza del fenómeno socio político” que enfrentamos, que es estratégico, pero no estratégico militar. Su solución exige una Gran Estrategia conjunta-combinada y fuertes controles cruzados.
Ese es el rol militar en esta nueva guerra asimétrica de séptima generación y no subordinar las FFAA a las policías, como seguridad fronteriza desarmada.
Hay que restablecer los roles constitucionales de la instituciones. Solo la miopía del lego puede repetir los fracasos conocidos del empleo táctico de las FFAA, cualquiera fueren sus formas, para combatir al narcoterrorismo. Ésta opción ya ha fracasado en Iberoamérica. Regresemos a la Constitución Nacional y entendamos la circunstancia política-estratégica “líquida” que nos rodea, en el siglo XXI.
El FMI nos ha entregado un crédito superior al que solicitamos -el 25% de su encaje-. Hasta hoy no se ha escuchado un solo comentario que interrelacione la situación política-estratégica del subcontinente, con la crisis cambiaria y el nuevo crédito argentino. ¿Es porque no se entiende la naturaleza de la nueva guerra mundial en Iberoamérica, o porque no existe una visión global de la situación regional, o porque la ciudadanía debe ignorarla, para beneficio de unos pocos?
El presidente dijo que “ya no hay más lugar para la locura en la Argentina”, dirigiéndose al peronismo. Me pregunto si el oficialismo y la oposición han entendido los mensajes con que el G7 dio sus instrucciones a Lagarde. Si no las entienden, la “locura” que avizoramos seguirá adelante. Será nuestra disgregación territorial.
Una “Gran Nación”, en el siglo XXI, no soporta la conducción de “pequeños políticos”. Una visión geopolítica y estratégica del mundo globalizado es indispensable dado los movimientos tectónicos posguerra fría.
  1. ¿Confunde -nuestra dirigencia- el concepto de “populismo” con el de “revolución”, o es una confusión a designio como parte del “relato” o de la “narrativa de la memoria”?
El temor reverencial que la izquierda revolucionaria ha logrado imponer a gran parte de nuestra dirigencia y particularmente a algunos medios de comunicación, ha logrado que -públicamente-  el empleo de ciertas palabras esté sumamente restringido. Las enseñanzas del “Grupo de Frankfurt” han sido sumamente eficaces.
 Tal es el caso del término “revolución”. Se lo ha reemplazado por el de “populismo”, pues éste último “huele a oveja”, se acerca a “pueblo” o a lo “popular” y ello es bueno para la modalidad gramsciana de hacer la “revolución”. No se habla de “guerra contrarrevolucionaria” sino de “genocidio”, no porque se ignore el desconcepto, sino porque no se podría continuar con el “circo jurídico de los juicios de lesa humanidad”, si se aceptara que hubo una guerra no convencional, como la hubo.
Si las palabras exponen el contenido de las ideas o de un mapa de ellas -el concepto-, podemos cambiar el sentido de las ideas o conceptos, reemplazando las palabras e invirtiendo el proceso mental-discursivo. Afectar las ideas o conceptos, desde el reiterado mal empleo de las palabras.
Pongamos atención en los informativos televisivos o radiales o en los titulares de los medios escritos y encontraremos a éste ejercicio -altamente eficaz-, repetido una y mil veces a lo largo del tiempo. En los medios se llama “represor” a un soldado, pero los soldados combaten, no reprimen como lo hacen Jueces y sus auxiliares, según reza el código penal. Pero “represor” tiene un efecto mucho más eficaz al fin perseguido por el revolucionario o el periodista consciente o inconsciente que los sirve.
Al “terrorista” se lo cita como “disidente político”, al “agresor” como “víctima de una persecución ilegal”, a los “centros de reunión de prisioneros” como “lugares clandestinos de detención ilegales” y así podríamos continuar citando un lenguaje que se origina en las usinas revolucionarias de propaganda, pero que es totalmente tomado por el periodismo y aun por la justicia penal federal.
El resultado es paradójico. Gran parte de la sociedad ayer agredida, hoy habla, piensa y alienta a su antiguo agresor. Nuestros DDHH, que fuimos a defender, quedaron en manos de los agresores revolucionarios comunistas que no respetan un solo derecho humano en donde gobiernan. Pero ello no es percibido por la gran mayoría. Ello nos da una idea de la idoneidad de quienes conducen estas operaciones especializadas sobre la opinión pública.
  1. ¿Conoce -nuestra dirigencia- cuál es el principal riesgo estratégico y cuál es la principal amenaza estratégica de la Argentina actual?
Hay un importante sector dirigencial que entiende que la ciencia y arte de la Estrategia, es de exclusiva responsabilidad militar, probablemente porque así eran designados los comandantes -estrategas- de las fuerzas griegas, en la antigüedad. La Estrategia, en nuestro tiempo, como dependencia de la Política, es su expresión activa. La Gran Política determina los Objetivos Políticos generacionales y la dosificación del poder para alcanzarlos. La Gran  Estrategia maniobra para lograrlos, resolviendo los conflictos que encuentra en el camino.
La formación como estratega de quien decide ingresar a la Gran Política, es indispensable y también lo es para quienes asumen responsabilidades estratégicas sectoriales, en el alto nivel político. La exigencia constitucional de idoneidad no se está cumpliendo en el área de la Seguridad Nacional. Hay quienes creen que la guerra es responsabilidad de los militares. No es así. La guerra es un hecho socio-político. Se abre y se cierra en el plano político. Los militares se ocupan de la batalla -en el nivel estratégico militar- y de los combates -en el nivel operacional y táctico-. A la guerra la deciden y orientan los responsables del plano político, en el más alto nivel del poder nacional.
Por todo lo expresado, el conocimiento de los “riesgos y amenazas estratégicas” por parte de “quienes viven dentro de las murallas”, es de exclusiva y excluyente responsabilidad política, con asesoramiento del alto comando militar. Si esa responsabilidad era ya importante en tiempos históricos, hoy, en tiempo de las guerras asimétricas, civiles y que tienen como espacio de desarrollo a la sociedad misma, ese conocimiento es central (18).
El 70/80 % del esfuerzo de las guerras de séptima generación se desarrolla para lograr el “manejo de la opinión pública interna y externa”, sin lo cual estas guerras están perdidas  de antemano.
La Argentina de hoy, ante exigencias situacionales que obligan a volver la mirada sobre las olvidadas y humilladas FFAA, ¿en qué estadio nos encontramos para “recuperarlas en tiempo”, con una ex – guerrillera en la presidencia de la Comisión de Defensa en la Cámara de Diputados y con los redactores de las leyes de inseguridad en la conducción del área de defensa y en la supervisión de la formación y perfeccionamiento de los cuadros militares?
¿Cómo podemos recuperar una sana Política de Seguridad Nacional, reemplazada hace décadas por la Política de DDHH, si su principal operador-querellante ante los TTOOFF y apoyo financiero de las organizaciones de DDHH dependientes del Foro de Porto Alegre, es el propio Estado Nacional a través de su Ministerio de Justicia y de la Secretaría de DDHH?
Desde 1984 el “riesgo estratégico principal” de nuestra Patria, es la pérdida del Estado Institucional, que ha sido ferozmente atacado en su núcleo duro –las FFAA-,  empleando para ello a la prensa adicta, al presupuesto nacional y a la Justicia Penal Federal que a la vez se auto-destruye corporativamente al prevaricar en conjunto y conscientemente.
Dichos ataques han sido inducidos por nuestros enemigos en las guerras de fines del siglo XX, actuando de consuno y la ejecución ha sido instrumentada por los sucesivos gobiernos, desde 1984, con breves intervalos en los que se persiguió la pacificación”. De esa manera, cuando llegamos a diciembre de 2015 estábamos a un paso del “Estado Fallido” (19).
Pensábamos que en los primeros cien días del nuevo gobierno habría un giro copernicano que recuperaría a las Instituciones, para que ellas condujeran “el regreso a la normalidad”. No fue así. Algunos componentes de la coalición de gobierno lo impidieron y muy probablemente seguirán haciéndolo. El sincericidio de Artaza, cuando dice por TV “no sé qué hace mi partido en éste gobierno”, nos releva de mayores aclaraciones. El “Estado Fallido” continúa siendo nuestro “riesgo estratégico principal”, siguiendo ahora el ritmo del nuevo “gradualismo pos-turbulencia cambiaria”.
Desde 1984 la “amenaza estratégica principal” de nuestro país es el narco-terrorismorevolucionario, en continua evolución y fortalecimiento en el transcurso de las últimas décadas. Los rumores, trascendidos y discursos oficiales recientes, referidos a la “reconversión” de las FFAA sin el reemplazo de las “vacas sagradas”, la hacen absolutamente inviable. Esas leyes han hecho del espacio argentino una enorme “zona liberada” para la agresión del narco-terrorismo-revolucionario y el delito común, en la continuidad histórica del proceso estalinista iniciado en 1959/60.
  • EN CONCLUSIÓN:
  1. La naturaleza de las guerras en acto exigen que la ciudadanía conozca y participe en la Seguridad Nacional, frente a la grave situación estratégica que nos afecta. Nuestra población, al respecto, permanece absolutamente desinformada.
  2. Somos un país en doble posguerra y convivimos con un “doble estado de guerra” pues ambas permanecen abiertas dentro de esa categoría. La mayoría de nuestra dirigencia lo ignora.
  3. Nos abarca una guerra mundial en su decimoséptimo año de discontinuo desarrollo. Es la segunda en ambiente QBN, pero esta no reconoce disuasión y por ello una sorpresa violenta es inevitable en cualquier lugar del mundo. Tampoco es conocida, pues se entiende que nos es ajena.
  4. La Seguridad Pública y la Seguridad Estratégica se han incardinado durante la posguerra fría. El mundo reorganiza al Estado Nación para asumir y resolver a los nuevos desafíos estratégicos. Mientras tanto la Argentina continúa desorganizada, ignorando la naturaleza de los riesgos y amenazas presentes y piensa con criterios ideologizados o con ideas del siglo XIX (20).
  5. Nuestra inseguridad nacional no es casual. Es consecuencia de la inédita y perversa legislación vigente inducida por nuestros enemigos, que extrañó a las FFAA del Estado y entregó las responsabilidades estratégicas internas a las policías. El precio en vidas inocentes que estamos pagando, es enorme.
  6. Existe una evidente actitud política y periodística -de algunos sectores- que tiende a ocultar la agresión terrorista revolucionaria de los años ´60, ´70 y ´80 y sostienen una constante apelación al “terrorismo de Estado”, con la finalidad de tergiversar la historia y mantener una narrativa favorable a un proceso revolucionario neo-marxista, derrotado en el terreno y en las urnas, pero aun presente.
  7. El “entrismo de izquierda” en los partidos políticos tradicionales desde los ´80 y el “progresismo europeo”, transversal a todo el espectro político partidario, ha quebrado a nuestra identidad cultural, nos ha llevado a una sociedad “light”, “pos heroica” y “contractiva”, que en la búsqueda del “bien-estar” ha perdido el “bien-vivir”, ha aceptado el progresivo vaciamiento institucional del Estado y no es consciente del trastocamiento de la victoria táctica argentina contra el agresor revolucionario, en una derrota político-estratégica que nos lleva al “Estado Fallido” y a un probable regreso a una situación revolucionaria que creíamos superada (21).
La “política de DDHH” ha reemplazado a la “política de seguridad nacional” desde 1984 y ello no ha cambiado el 10 de Diciembre de 2015. Permanecemos en inseguridad pública e indefensión estratégica y las innovaciones prometidas profundizan los desconceptos originales, retenemos el “riego estratégico” y la “amenaza estratégica” se expande desde la faceta “narco-terrorista” hacia una aproximación preliminar de la etapa final “revolucionaria”. El IEEBA ha planteado, en las últimas décadas, una propuesta para resolver estos desafíos, pero no hubo respuestas por parte de los responsables estatales.
La Argentina vive una situación que no da lugar a seguir ocultando la verdad. TODA LA VERDAD. El agravamiento de la inseguridad tiene, en la muy probable recesión económica del segundo semestre, un peligroso catalizador.
Por lo dicho, hago mías las palabras del Ex Cte Supremo del Pacífico:

 

“Estoy preocupado por la seguridad de nuestra gran nación;

no tanto por una amenaza externa,

sino por las fuerzas insidiosas que trabajan adentro”.

Grl Douglas MacArthur – 1945

 

BIBLIOGRAFÍA:

(1). G. Cabanellas de Torres. “Diccionario Militar”. Tomo I. Bibliográfica Omeba. 1961.

(2). E. de Vergara. “Las diferencias conceptuales entre Seguridad y Defensa”. Febrero de 2009. www.ieeba.org

(3). H. J. Auel. “La Argentina Encapsulada”. Julio de 2010. www.ieeba.org

(4). H. J. Auel. “El Estado Nación regional frente a las amenazas estratégicas globalizadas”. Junio de 1998. www.ieeba.org

(5). H. J. Auel. “La dirigencia argentina frente a los desafíos de la Seguridad Nacional en el siglo XXI”. Agosto de 2015. www.ieeba.org

(6). H. J. Auel. “Escándalo judicial en Tucumán”. 25 de Mayo de 2016. www.ieeba.org

(7). H. J. Auel. “El narco-terrorismo, el Estado Nacional, la democracia y las FFAA”. 26 de Abril de 2014. www.ieeba.org

(8). J. B. Jofre. “Fue Cuba”. E. Sudamericana. 2014.

(9). H.  J. Auel.  “Relaciones cívico-militares, la necesaria reconstrucción del Estado y de la imprescindible Seguridad Nacional, Regional y Continental”. 2013. www.ieeba.org

(10). H. J. Auel. “Las Farc-EP, actual pivote del antiguo proceso revolucionario iberoamericano”. 05 de Septiembre de 2017. www.ieeba.org

(11). H. J. Auel. “La guerra mundial contraterrorista global, ¿híbrida…con derivación QBN”. Abril de 2015. www.ieba.org

(12). La ilegitimidad e ilegalidad de la actual legislación de Seguridad Nacional queda demostrada por los sucesivos presidentes que la incumplieron, o intentaron hacerlo. El primero de ellos fue el mismo presidente que la promulgara, el Dr. Alfonsín, que empleó ilegalmente tropas militares para recuperar al RIMec 3 -tomado por Gorriarán Merlo con terroristas contratados- a través de una “orden verbal”. El presidente de la Rúa, intentó emplear ilegalmente fuerzas militares ante el caos desatado en Plaza de Mayo, con numerosos muertos, a través de “una sugerencia”. Recientemente, la presidente Kirchner empleó ilegalmente elementos de las FFAA en el “Escudo Norte”, con “una resolución administrativa” y una doble simulación: debían simular la ejecución de ejercicios militares ante la Justicia, mientras simulaban que “contralaban” las fronteras, ante la prensa, pero en los hechos tenían prohibición de hacerlo, -un detalle más del falaz “relato”-.  

(13). H. J. Auel. “El pensamiento estratégico militar en el siglo XXI”. Octubre/Noviembre de 2017. www.ieeba.org

(14). H. J. Auel. “Cultura y Civilización – La Guerra: continuidad y cambio”. Diciembre de 2001”. www.ieeba.org

(15). J. Corrado. “Las Guerras de la Tercera Especie en las Américas, en el ámbito de la Guerra Mundial Antiterrorista”. Octubre de 2002. www.ieeba.org

(16). H. J. Auel. “La política de DDHH, el muro más alto a superar por el actual gobierno”. 22 de Junio de 2016. www.ieeba.org

(17). H. J. Auel. “Política de DDHH Vs. Política de Seguridad Nacional”. 01 de Agosto de 2017. www.ieeba.org

18). J. Corrado. “Las Guerras de la Tercera Especie en las Américas, en el ámbito de la Guerra Mundial Antiterrorista”. Octubre de 2002. www.ieeba.org

(19). H. J. Auel. “Arena… ¿o pan rallado?”. Diciembre de 2017. www.ieeba.org

(19). H. J. Auel. “¿Habrá reformulación de la Seguridad Nacional?”. 01 de Agosto de 2017. www.ieeba.org

(20). H. J. Auel. “Terrorismo Global y terrorismo doméstico en el siglo XXI”. Octubre/Noviembre de 2017. www.ieeba.org

(21) F. G. Auel. Tesis de la Licenciatura de Estrategia: “La Argentina y su probabilidad de llegar a la situación de Estado Fallido, como riesgo estratégico en el mediano plazo”. Agosto de 2011. www.ieeba.org

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 4, 2018


 

 

 

 

SERÁ VENGANZA. El documental

Share

 

La producción del Centro de Estudios de Historia, Politica y Derechos Humanos de Salta presenta el documental dirigido por Andrés Edmundo Paternostro, que fuera prohibido en la Feria del Libro en Argentina.

 

 

English Version

A Centre for the Studies of History, Politics and Human Rights of Salta presents: An Andres Edmundo Paternostro documentary

FOR THE SAKE OF REVENGE


versão portuguesa

Centro de Esttudos em Historia, Politica e Direitos Humanos Salta apresenta: Un documental de Andres Edmundo Paternostro

SERÁ VINGANçA


 


PRISIONEROenARGENTINA.com

Mayo 5, 2018


 

¿HABRÁ ´REFORMULACIÓN´ DE LA SEGURIDAD NACIONAL?

Share

 

 

Por

Grl Heriberto Justo Auel

 

Abril de 2018

 

“Hay tres clases de intelecto:

El 1ro. discierne de por sí,

el 2do. entiende lo que los otros disciernen y

el 3ro. no discierne ni entiende lo que los otros disciernen.

El 1ro. es excelente, el 2do. es bueno y el 3ro. es inútil”.

Nicolás Maquiavelo.

 

 

  • LA GRAVE INSEGURIDAD NACIONAL, TIENE BASE LEGAL/ILEGAL.

  • EL RIESGO ESTRATÉGICO CENTRAL QUE PADECE NUESTRA ARGENTINA.
  • LAS AMENAZAS ESTRATÉGICAS SURGIDAS EN LA POSGUERRA FRÍA.
  • ¿HABRÁ ´REFORMULACIÓN´ DE LA SEGURIDAD NACIONAL?

 

 

 

  • LA GRAVE INSEGURIDAD NACIONAL, TIENE BASE LEGAL/ILEGAL.

 

 

El día 20 de Marzo pasado, en el ámbito de la Academia Argentina de Asuntos Nacionales e Internacionales, desarrollamos muy brevemente -en una conferencia- el tema del epígrafe. Hoy nos disponemos llevarlo al papel a solicitud de Profesores Patagónicos asociados a nuestro Instituto, ostensiblemente preocupados por los acontecimientos terroristas provocados por la RAM -en los últimos años- en el Comahue y las graves promesas formuladas por su jefe ante el juez que hace unas semanas lo extraditó a Chile.
Puede llamar la atención de nuestros lectores que el título se presente como un interrogante. Ello se debe a que la información fragmentada que hemos recogido hasta hoy, acerca del esencial problema de la “reformulación”, nos trae serias dudas en cuanto a su viabilidad, por cuanto existe un condicionante-determinante: “solo se removerá la Reglamentación de la Ley de Defensa” -2006-, obra de la ministro Garré dieciocho años después de la promulgación de la Ley de Defensa -1988- y catorce años después de la promulgación de la Ley de Seguridad Interior -1992-.
Humildemente, pensamos que ello impedirá alcanzar la “reformulación” de la Seguridad Nacional (1). A lo sumo se reducirá el presupuesto y el número de personal, se venderán propiedades y se modificará el despliegue de los elementos. Operaciones cosméticas que encubrirán que “todo sigue como era entonces”: la inseguridad pública y la indefensión estratégica SE AGRAVARÁN. Su base legal seguirá siendo ilegal (2).
La ley de Seguridad Interior fue la ampliación de un artículo de la Ley de Defensa y la tardía Reglamentación de ésta última modificó -en el 2006- su espíritu y su letra, convirtiéndola de hecho en una nueva Ley de Defensa ¡dictada a través de un decreto del PEN!.
Esta grave irregularidad jurídica se sumaba a otras, aun más graves. La Ley de Defensa -de 1988- y la de Seguridad Interior -de 1992- cercenaron los derechos que la Constitución Nacional le otorga a los Cte (s) J FFAA a pesar que -irresponsablemente- hayan sido dos de ellos quienes las promulgaron. Habían pasado incólumes por las Comisiones de Asuntos Constitucionales de ambas Cámaras y ambas Cámaras las aprobaron ¡por unanimidad! (3)
Estos múltiples desatinos anticonstitucionales son una clara demostración de los vientos que soplaban en esos años de nuestras posguerras y de nuestras derrotas estratégicas.
“En estos momentos no podemos hacer otra cosa”, me decían los políticos de las más diversas extracciones, cuando se les señalaba la irracionalidad de la legislación de “inseguridad” que habían elaborado. Eran conscientes de su extravío, excepto aquellos que sí sabían lo que hacían: las FFAA eran extrañadas -como instituciones- del Estado Nacional, por ley. No tendrían verdaderos objetivos a cumplir y por lo tanto, tampoco entregarían valor agregado alguno a la nación, a la que se debían. No habría en adelante reconocimiento social hacia las FFAA.
Eran los autores de estas leyes quienes preguntaban y aun preguntan públicamente: “¿para qué sirven las FFAA”?. Lo que no les fue posible en los combates de los ´60/´70, lo lograron desde 1984 en el Congreso Nacional: las FFAA “residuales”, bajo control civil “subjetivo” (4), ya no serían un obstáculo para el proceso revolucionario iniciado en 1959 y que aun continúa, sin plazos y por otros andariveles.
Así las cosas, el diario La Nación del 06 Mar 17, en su editorial preguntaba: ¿Cómo deberíamos considerar al EI (5), un ente nacido a fines de 2013 y con presencia destructiva hoy en al menos 18 países?. Y responde -sin ser un especialista en el tema el responsable del editorial-: “Deben actualizarse las normas y optimizarse la estructura operativa y el despliegue estratégico de las Fuerzas Armadas para potenciar su capacidad disuasiva mediante equipamiento moderno y organización para respuestas inmediatas y eficaces ante situaciones de amenazas internas y externas”.
Un año después del Editorial de marras, nuestra absoluta inseguridad y total indefensión continúan, como lo demuestran las periódicas mediciones de opinión y la situación que nos aflige. Son -en las últimas décadas- preocupaciones centrales de nuestra población. Sepamos que ambas se originan en la legislación perversa e inédita que nos han dejado los continuadores, admiradores o sumisos representantes de las derrotadas organizaciones armadas de los ´60, ´70 y ´80, desde 1988 hasta hoy, luego de “trastocar” su derrota táctica en victoria estratégica, a fines de 1983.
El martes 13 de Junio de 2006, “Página 12” celebró con júbilo el éxito alcanzado con la firma del presidente de la Rca. de la Reglamentación de la Ley de Defensa, en presencia de los cuatro Jefes de los EEMMFFAA, impávidos, ingenuos y complacientes. Sin duda que era un importante paso para el “socialismo siglo XXI” -nombre adoptado por el castro-comunismo en ese momento-, que lograba, en la ruta para alcanzar el “estado fallido” (6), inmovilizar aun más a las FFAA. Decía el diario oficialista K, Página 12, aquel 13 de Junio de 2006:
“A contramano de los deseos de los Estados Unidos, que insisten con la necesidad de borrar la frontera entre defensa y seguridad interior, Garré destacó que el decreto describe con “absoluta precisión cuál es la responsabilidad primaria de las Fuerzas Armadas, dejando afuera claramente cuestiones que tienen que ver con la seguridad interior”. Aclaró que “las denominadas nuevas amenazas (terrorismo, narcotráfico y crimen organizado) no son materia de responsabilidad de las Fuerzas Armadas”, cuyo trabajo –indicó– “debe orientarse estructural y organizativamente hacia la conjuración de situaciones de agresión externa perpetradas por fuerzas armadas de otro Estado”.
En ese contexto, la ministro puso el acento en la posibilidad de “proyectar con los otros países de la región un Sistema de Defensa Subregional, interdependiente, interoperable, con medidas de confianza mutua y condiciones políticas suficientes para generar un proceso muy especial en esta región, que es una región de paz”. Los considerandos del decreto estipulan en forma taxativa que se rechazan enfáticamente todas aquellas concepciones que procuran extender y/o ampliar la utilización del instrumento militar en funciones ajenas a la defensa y a cargo de otras agencias del Estado, usualmente conocidas bajo la denominación de nuevas amenazas”. (Las negritas y subrayados son nuestros).
Habían transcurrido solo ocho años desde último asalto del ERP al RIMec 3, en la Tablada y por Decreto la Ministro de Defensa expresaba -en presencia de los altos mandos militares- que no habría riesgo o amenaza estratégica alguna dentro de los límites del país. Debían orientarse -las FFAA- “estructural y organizativamente hacia la conjuración de situaciones de agresión externa, perpetradas por FFAA de otro Estado”.
Alguien debería avisarle a la ex-ministro de defensa -¡hoy presidente de la comisión de defensa de la Cámara de Diputados!- que transcurridos doce años de su “brillante” reglamentación, las sesenta guerras activas en el mundo SON TODAS INTERIORES. GUERRAS CIVILES, SRA (7). Si la ex–ministro tuviese un mínimo resto de vergüenza o “discernimiento”, debería renunciar a su actual cargo en la Comisión de Defensa. Como polemóloga nos da vergüenza ajena. Como ex-guerrillera, debería estar entre rejas.
EEUU había recibido dentro de su “fortaleza bioceánica” el ataque del 11S01 y días después ese espacio ya era una nueva área estratégica. No era Washington “que insistía con la necesidad de borrar la frontera entre defensa y seguridad interior”, era la dura realidad posguerra fría que el relato oficial K ocultaba, provocando innumerables víctimas inocentes en el país, para llevar adelante la pseudo-revolución y una sistemática corrupción, que terminará desplazándolo del poder el 10 Dic 15.
Sin dudas que el objetivo de la extemporánea reglamentación era reasegurar jurídicamente lo que ya se había establecido en las Leyes de “Inseguridad”. La revolución siglo XXI empezaba a hacer agua, a pesar de que “había llegado para quedarse” o “que iban por todo”. Era necesario avanzar un poco más en la maniobra del “control civil de los militares”, a pesar de haber logrado su desarme por vía presupuestaria, su división entre retirados y activos  por vía de sus haberes y, principalmente, continuaban llevándonos masivamente a los legos TTOOFF y para juzgarlos ilegalmente, como criminales comunes, buscando su aplastamiento moral.
El propio presidente de la CSJ -factor clave de esta última maniobra- aun hoy intenta, periódicamente, legitimar sus gravísimas arbitrariedades escudándose en que cumple con una “política de estado”. Como ex-montonero no puede ignorar el Dr. Lorenzetti que, lograda la eliminación de la capacidad operacional de las Fuerzas, a él se le ha encomendado la eliminación de la autoestima de los soldados argentinos por vía judicial. PERO, hay muchos “Larraboures” y muchos “Lunas” en las FFAA argentinas, que cantan el Himno mientras los torturan física y moralmente. Saben que la verdad llegará y están preparados -desde sus cunas- para esperarla, aunque ya sean ancianos. Es el testimonio que hoy la Patria nos exige a los de edad provecta, ante las nuevas generaciones.
  • EL RIESGO ESTRATÉGICO CENTRAL QUE PADECE NUESTRA ARGENTINA.

Hace décadas que el riesgo estratégico central de nuestra querida Patria es la pérdida progresiva y constante del Estado Institucional, en todos sus niveles. Probablemente por ser éste un concepto abstracto nuestra dirigencia no lo asume, pues no lo ve. El nivel de degradación alcanzado por las Instituciones Constitucionales exigirá un esfuerzo muy lúcido y prolongado para recuperarlas, si llegáramos en algún momento a comprenderlo y decidirlo.
En lo que hace a la “reformulación” de la Seguridad Nacional, específicamente, la recuperación de la Institución FFAA es una condición previa e imprescindible a la existencia de un status de Seguridad y Desarrollo. Las FFAA constituyen el núcleo duro del Estado Nacional. Junto a la Institución Judicial otorgan a la sociedad la Pax y la credibilidad necesarias para alcanzar nuestra pretendida recuperación socio-económica.
Ésta no va a llegar si no se recupera previamente la confianza en el país y ésta es solo posible si tenemos Seguridad y Justicia, obligaciones primarias del Estado-Nación y su razón de ser.
Si quienes conducen el país no comprenden esta exigencia y no establecen prioridades para el restablecimiento del Estado Institucional -como instrumento jurídico indispensable al  logro de los objetivos establecidos- no habrá inversiones ni salida del estancamiento. Lo que habrá es desconfianza, “resistencia” conducida, desarticulación de las coaliciones electoralistas, desorden social e inconformismo violento y creciente. El gobierno busca “ganar tiempo” para llegar al “mundial” y luego al segundo semestre, pero en realidad está perdiendo un tiempo que no volverá, mientras la revolución agazapada se recupera y desgasta.
Estamos saltando de un trapecio muy elevado a otro, sin red de seguridad y sin pacificación. Pretender salir del sigiloso proceso revolucionario argentino a la “normalidad”, citando a aquel como mero “populismo” y priorizando a la economía en detrimento de la Seguridad y la Justicia, es absurdo. Es cobardía frente a los actuales espantapájaros de la izquierda revolucionaria y un fracaso anticipado. Es no entender la naturaleza de las cosas y no haber aprendido nada en los últimos tiempos, a pesar de los dramas ya vividos (8).
No desconocemos que hacerlo es difícil. Muy difícil. Décadas de trabajo psicopolítico sobre el electorado han creado falsos mitos, un relato falaz y hasta un nuevo lenguaje. Cuando más se demore en retomar el camino de la Verdad y de la Justicia, las probabilidades de un regreso “revolucionario” serán aún mayores. Es lo que ya insinúa su presencia callejera bajo la consigna de la “resistencia” y que percibe cualquier observador independiente, con sensores bien formados en Ciencias Sociales.
Si no se asume que ambas instituciones -FFAA y sistema judicial- han sido desarticuladas por nuestros enemigos del siglo XX (9) a través de la colusión -tan evidente como desconocida- de la inteligencia británica y del neoterrorismo revolucionario, el restablecimiento institucional del Estado Nacional será imposible. El oportuno empleo de una maniobra estratégica de aproximación indirecta en los ‘80 nos ha inducido la auto-destrucción del Estado Nacional (10) y frente a ello solo se observan escasas reacciones intuitivas. Las dirigencias no están a la altura de los desafíos actuales y la sociedad se siente huérfana. Que mil “intelectuales progresistas” rechacen el encausamiento de Luis Mattini en el caso Larraboure, da una idea del alcance y penetración de la “narrativa revolucionaria” (11).
Nuestra Justicia Penal Federal está destruyendo a las FFAA -al Ser Militar- y al hacerlo se suicida, arrasando con la Constitución, con los principios del derecho penal y con la credibilidad de todo el sistema judicial, puesto hoy en la picota, como nunca antes en nuestra Historia Institucional (12).
Con lo expresado, queda dicho que no habrá “reformulación” de la Seguridad Nacional si no se inicia primero la recuperación del núcleo duro del Estado-Nación: las FFAA y el Sistema Judicial. A partir de allí -y recién entonces- habrá que encarar con realismo a las “verdaderas amenazas estratégicas” que el concierto internacional ha reconocido hace años y las ha asumido rápidamente, terminada la posguerra fría (13). En la Argentina encapsulada de los K (14) se pretendió ignorar la actual circunstancia mundial, dinámica y conflictiva, reemplazándola con un “amañado relato” aun subsistente en gran parte de la comunicación social y de la sociedad.
Si se recuperara la posibilidad de reiniciar el planeamiento estratégico, la inteligencia estratégica, la reorganización de la Defensa, de las FFAA y de los sistemas de armas, se asegurarían los objetivos de largo plazo. Habría credibilidad creciente. Son los fines los que indican qué medios (15). Por el momento esta metodología está invertida. Hay propuestas anunciadas de nuevas organizaciones y nuevas adquisiciones, sin que se hayan establecido con anterioridad qué tipos de guerra se prevén, en qué ámbitos geográficos, en qué oportunidad, etc. Las “vacas sagradas” –la legislación vigente- que nos dejaron los simpatizantes de la pseudo-revolución, lo impide (16).
En el ámbito de la Seguridad Nacional el “gradualismo del cambio”, aun no ha llegado. Se han tomado algunas decisiones positivas en áreas administrativas secundarias, pero no se lo ha hecho en sus áreas centrales, de naturaleza estratégica. Desde 1991 la perversa “política de derechos humanos” -como instrumento eje de la maniobra neo-marxista en Iberoamérica- sigue ocupando el espacio de una imprescindible y sabia “Política de Defensa”, frente a los “estados de guerra” heredados y frente a los múltiples, nuevos e inéditos conflictos que nos abarcan, en el siglo XXI.
  1. LAS AMENAZAS ESTRATÉGICAS SURGIDAS EN LA POSGUERRA FRÍA.

Contrariamente a lo expresado por la ministro Garré y su diario preferido Página 12, el narcoterrorismo y el crimen organizado -las mafias- constituyen actualmente los pilares de sostén del proceso pseudo-revolucionario que conduce el Foro de San Pablo -FSP-: son las principales amenazas estratégicas de Iberoamérica en las primeras décadas del siglo XXI. En Argentina estas amenazas estratégicas están en manos policiales, como meros hechos de seguridad pública. Es por ello que a la vigente legislación de Seguridad Nacional la calificamos de “perversa”.
La razón de negar la existencia de dichas amenazas y además sostener una legislación de altísimo costo en vidas de inocentes, es que el neo-marxismo se sostiene financieramente con estas ONG, con las que ha firmado “acuerdos estratégicos” (17). Eliminar o controlar la Seguridad Nacional y sus medios les permite a estas organizaciones territorialidad -santuarios-. Se han constituido en los  nuevos enemigos de Occidente y han obligado repensar las “guerras asimétricas”. La mayoría de la dirigencia política argentina, niega estos hechos objetivos.
Reconocer la existencia de las “nuevas amenazas estratégicas” no quiere decir que estas sean de carácter “estratégico militar”. La agresión la producen civiles, terroristas, milicianos, delincuentes de guantes blancos o negros, religiosos extraviados y ONG (s) de variadas especies -desde derechos humanos, feministas, verdes, indigenistas radicales y hasta entidades de beneficencia-. Quienes no conceptualizan al nuevo fenómeno belígero, imaginan a las tropas militares desplegadas en las calles para enfrentar al nuevo enemigo no estatal. GRAVE ERROR. No ven lo sustantivo, sino solamente lo verbal: la acción operacional. Son mentalidades tácticas que nos pueden llevar a un nuevo gran fracaso.
Hemos repetido hasta el cansancio que la violencia en las guerras de la civilización pos-industrial ya no se desarrolla en los teatros de operaciones militares, sino sobre las sociedades. Las bajas son mayoritariamente civiles inocentes. En consecuencia, darle a una agresión de éste tipo una respuesta militar-operacional, es no entender la naturaleza del desafío a superar. Lo que exige esta sorpresiva innovación socio-política, es una Gran Estrategia, elaborada en el alto nivel conjunto-combinado. Es allí donde aparece el rol de las FFAA y luego, en una función necesariamente combinada, la supervisión cruzada del Plan Regional Estratégico General. Ante una agresión “internacionalizada”, una respuesta “internacionalizada”.    
El eventual próximo resultado electoral en Brasil y el destino de Lula en un calabozo, constituyen hechos definitorios para la pseudo revolución Iberoamericana. No olvidemos que Lula es el Nro 2 en la cúpula del FSP, hoy prácticamente acéfalo. El PT, sin Lula, difícilmente retenga la Secretaría ejecutiva del Foro, que pasaría de una influencia moderada estilo social-demócrata, a la rústica presencia estalinista-castrista de las FARC, la nueva conducción del PC de La Habana y el natural ascenso del sandinismo nicaragüense y del chavismo de las Islas caribeñas. Habrá una conducción más violenta de la pseudo-revolución en el Cono Sud, proporcional a su desalojo del poder político, por vía electoral.
Éste relevo en la conducción del órgano supranacional FSP se hará sentir en la Región en el año 2019, en particular en la Patagonia argentina y chilena, la zona del Lago Titicaca y en la frontera brasileña-paraguaya, en donde existen desde hace tiempo pre-despliegues de sus avanzadas orgánicas.
Durante las horas en que Lula desarrollaba su último acto pre-electoral, demorando su ingreso a prisión, en la CABA, frente a la Embajada de Brasil se presentó, para “resistir”, el elenco de superficie de nuestros revolucionarios “piqueteros”, pero días antes el tema del aborto mostró la transversalidad del otro elenco, más variado y peligroso, compuesto por anarquistas de origen marxista y otros, de origen libertario. Son los extremos que se tocan.
Estos son los sectores sociales fundadores de la profunda “grieta” argentina, que se caracterizan por resentimientos adquiridos por herencia o por la pedagogía del “relato”. Impiden la unidad nacional, la reconstitución institucional del Estado y la Paz de los argentinos. “No disciernen ni entienden lo que los otros disciernen”, diría Maquiavelo. “Son inútiles”. Y para nosotros, nos son inútiles.
  1. ¿HABRÁ ´REFORMULACIÓN´ DE LA SEGURIDAD NACIONAL?

Creemos que existen, en las esferas de decisión gubernamental, quienes “entienden lo que los otros disciernen” y eso “es bueno”, PERO, no se animan con las “vacas sagradas”: las leyes que rigen a la Seguridad Nacional. Apenas se animan con su reglamentación y eso no solo es insuficiente, sino que es un agravante de la situación que padecemos para quienes deban operar en el terreno.
Si existieren objetivos firmes, no habría miedo para lograrlos. Habría coraje. Cuando los objetivos no existen o son débiles, el miedo supera al coraje.
Hay una solución para no pasar por las “horcas caudinas” del Congreso: el urgente Acuerdo de Seguridad Colectiva y Defensa Común que permitiría subrogar la inédita y perversa legislación custodiada por un vago “progresismo”, comodín que encubre y mimetiza a esa minoría que, consciente o inconscientemente, se alinea y forma parte de la extraña mixtura de “inútiles” que oscurece nuestro futuro como Nación. Ayer, sus antecesores por lo menos jugaban sus propias vidas, como “imberbes” irresponsables. Hoy son un pelotón de adultos espiritualmente corrompidos, que no solo forman parte de la oposición, sino que también están en la coalición gobernante (18).

CITAS:

(1). E. de Vergara. “Las diferencias conceptuales entre Seguridad y Defensa”. Feb 09. www.ieeba.org  

(2). H. J. Auel. “El estado-nación regional frente a las amenazas estratégicas globalizadas”. Jun 98. www.ieeba.org  

(3). H. J. Auel. “Ponencia en Santiago de Chile: Nuevo entorno de Seguridad. Nuevas alternativas de la Defensa. Respondiendo a los desafíos de la IX CMDA”. Jul 11. www.ieeba.org  

(4). H. J. Auel. “Relaciones cívico-militares, la necesaria reconstrucción del Estado y de la imprescindible Seguridad Nacional, Regional y Continental”. Nov 13. www.ieeba.org

(5). EI: Estado Islámico de Irak y el Levante o EIIL, oficialmente Califato Islámico, conocido también como Estado Islámico, ISIS, Dáesh o Daish, es un grupo terrorista insurgente de naturaleza fundamentalista yihadista wahabita formado por radicales fieles a Abu Bakr al-Baghdadi, que en junio de 2014 autoproclamó el califatodesde la ciudad iraquí de Mosul, pidiendo lealtad a todos los musulmanes.

(6). H. J. Auel. “La dirigencia argentina frente a los desafíos de la Seguridad Nacional en el siglo XXI”. Ago 15. www.ieeba.org

(7). H. J. Auel. “El pensamiento estratégico militar en el siglo XXI”. 12 Oct 14. www.ieeba.org

(8). H. J. Auel. “Política de Derechos Humanos Vs. Política de Defensa”. 01 Ago 17. www.ieeba.org

(9). H. J. Auel. “El narcoterrorismo, el Estado Nacional, la democracia y las FFAA”. 26 Abr 14. www.ieeba.org

(10). H. J. Auel. “La larga guerra civil argentina y el actual estado de guerra civil-revolucionario”. 09 Jul 13. www.ieeba.org

(11). L. Di Marco. “Un caso que quema y reabre heridas de los 70”. La Nación. 06 Abr 18.

(12). Es indispensable la lectura del lapidario ensayo de la Dra. Silvia Marcotullio: “Breves apuntes sobre una inquietud: continúa la comisión de delitos de lesa humanidad por parte de los poderes Ejecutivo y Legislativo”. www.ieeba.org

(13). H. J. Auel. “La guerra mundial contraterrorista global, ¿híbrida con derivación nuclear?”. Abr 15. www.ieeba.org  

(14). H. J. Auel. “La Argentina encapsulada”. Jul 10. www.ieeba.org

(15). H. J. Auel. “Arena… ¿o pan rallado?”. Dic 17. www.ieeba.org

(16). H. J. Auel. “Sr. CJFFAA: llegó la hora de pintar la carta”. Feb 17. www.ieeba.org

(17). H. J. Auel. “Las FARC-EP, actual pivote del antiguo proceso revolucionario iberoamericano”. 05 Sep 17. www.ieeba.org

(18). eldiario24com. “Alfonsín exigió que la UCR se pronuncie sobre la situación de Brasil”. 08 Abr 18.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 9, 2018


 

 

Breves reflexiones sobre una inquietud: Continúa la comisión de delitos de lesa humanidad por parte de los poderes Ejecutivo y Legislativo.

Share

 

 

 Escribe Silvia E. Marcotullio.

 

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?
Reload Reload document
| Open Open in new tab

Download [304.76 KB]

 

 

La Dra. Silvia Marcotullio es ex jueza de la Cámara del Crimen de Río Cuarto, Córdoba y autora de “Juicios de Lesa Humanidad”.

 


Envío y colaboración: General HERIBERTO JUSTO AUEL.


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 6,2018


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com