Lo que está en juego de la agresión rusa para Ucrania

Share

🌍

  Por Antony J. Blinken, Secretario de Estado de los Estados Unidos de América.

 

Rusia se ha alejado repetidamente de los acuerdos que han mantenido la paz en todo el continente durante décadas. Y continúa apuntando a la OTAN, una alianza defensiva y voluntaria que protege a casi mil millones de personas en Europa y América del Norte, y a los principios rectores de la paz y la seguridad internacionales que todos tenemos interés en defender.

Esos principios, establecidos a raíz de dos guerras mundiales y una guerra fría, rechazan el derecho de un país a cambiar las fronteras de otro por la fuerza; dictar a otro las políticas que sigue o las elecciones que hace, incluso con quién asociarse; o ejercer una esfera de influencia que subyugaría a los vecinos soberanos a su voluntad.

Permitir que Rusia viole impunemente esos principios nos arrastraría a todos a una época mucho más peligrosa e inestable, cuando este continente y esta ciudad estaban divididos en dos, separados por tierras de nadie, patrullados por soldados, con la amenaza de todos- fuera la guerra pendiendo sobre las cabezas de todos. También enviaría un mensaje a otros en todo el mundo de que estos principios son prescindibles, y eso también tendría resultados catastróficos.

Bush

Es por eso que Estados Unidos y nuestros aliados y socios en Europa se han centrado tanto en lo que está sucediendo en Ucrania. Es más grande que un conflicto entre dos países. Es más grande que Rusia y la OTAN. Es una crisis con consecuencias globales y requiere atención y acción globales.

Me gustaría abordar los hechos del asunto.

Para empezar, Rusia afirma que esta crisis se trata de su defensa nacional, de ejercicios militares, sistemas de armas y acuerdos de seguridad. Ahora, si eso es cierto, podemos resolver las cosas pacífica y diplomáticamente. Hay pasos que podemos tomar (Estados Unidos, Rusia, los países de Europa) para aumentar la transparencia, reducir los riesgos, avanzar en el control de armas, generar confianza. Lo hemos hecho con éxito en el pasado y podemos hacerlo de nuevo.

Y, de hecho, es lo que nos propusimos hacer la semana pasada en las discusiones que presentamos en el Diálogo de Estabilidad Estratégica entre los Estados Unidos y Rusia, en el Consejo OTAN-Rusia y en la OSCE. En esas reuniones y muchas otras, Estados Unidos y nuestros aliados y socios europeos se han acercado repetidamente a Rusia con ofertas de diplomacia en un espíritu de reciprocidad.

Hasta ahora, nuestra disposición a participar de buena fe ha sido rechazada porque, en verdad, esta crisis no se trata principalmente de armas o bases militares. Se trata de la soberanía y la autodeterminación de Ucrania y todos los estados. Y, en esencia, se trata del rechazo de Rusia a una Europa posterior a la Guerra Fría que sea completa, libre y en paz.

A pesar de todas nuestras profundas preocupaciones con la agresión, las provocaciones y la interferencia política de Rusia, incluso contra los Estados Unidos, la administración Biden ha dejado en claro nuestra voluntad de buscar una relación más estable y predecible; negociar acuerdos de control de armas, como la renovación del Nuevo START, y lanzar nuestro Diálogo de Estabilidad Estratégica; buscar una acción común para abordar la crisis climática y trabajar en una causa común para revivir el acuerdo nuclear con Irán. Y apreciamos cómo Rusia se ha comprometido con nosotros en estos esfuerzos.

Y a pesar de las imprudentes amenazas de Moscú contra Ucrania y la peligrosa movilización militar, a pesar de su ofuscación y desinformación, Estados Unidos, junto con nuestros aliados y socios, han ofrecido un camino diplomático para salir de esta crisis artificial. Es por eso que he regresado a Europa: Ucrania ayer, Alemania aquí hoy, Suiza mañana, donde me reuniré con el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Lavrov, y una vez más buscaré soluciones diplomáticas.

Estados Unidos preferiría que ese fuera el caso, y ciertamente preferiría la diplomacia a las alternativas. Sabemos que nuestros socios en Europa sienten lo mismo. Lo mismo hacen las personas y las familias de todo el continente, porque saben que soportarán la mayor carga si Rusia rechaza la diplomacia. Y miramos a los países más allá de Europa, a la comunidad internacional en su conjunto para dejar en claro los costos para Rusia si busca un conflicto, y para defender todos los principios que nos protegen a todos.

Entonces, veamos claramente lo que está en juego en este momento, quién se verá realmente afectado y quién es el responsable. En 1991, millones de ucranianos acudieron a las urnas para decir que Ucrania ya no sería gobernada por autócratas sino que se gobernaría a sí misma. En 2014, el pueblo ucraniano se levantó para defender su elección de un futuro democrático y europeo. Han estado viviendo bajo la sombra de la ocupación rusa en Crimea y la agresión en Donbas desde entonces.

La guerra en el este de Ucrania, orquestada por Rusia con representantes que lidera, entrena, suministra y financia, bueno, eso mató a más de 14,000 ucranianos. Miles más han resultado heridos. Pueblos enteros han sido destruidos. Casi un millón y medio de ucranianos han huido de sus hogares para escapar de la violencia. Para los ucranianos en Crimea y Donbas, la represión es aguda. Rusia impide que los ucranianos crucen la línea de contacto, aislándolos del resto del país. Cientos de ucranianos están detenidos como presos políticos por Rusia y sus representantes. Cientos de familias no saben si sus seres queridos están vivos o muertos.

Biden

Y las necesidades humanitarias están creciendo. Casi 3 millones de ucranianos, incluidos un millón de ancianos y medio millón de niños, necesitan urgentemente alimentos, refugio y otra asistencia vital. Pero, por supuesto, incluso los ucranianos que viven lejos de los combates se ven afectados. Este es su país; estos son sus conciudadanos. Y en ninguna parte de Ucrania hay personas libres de las actividades malignas de Rusia. Moscú ha tratado de socavar las instituciones democráticas de Ucrania, interfirió en la política y las elecciones de Ucrania, bloqueó la energía y el comercio para intimidar a los líderes de Ucrania y presionar a sus ciudadanos, utilizó propaganda y desinformación para sembrar desconfianza, lanzó ataques cibernéticos contra la infraestructura crítica del país. La campaña para desestabilizar Ucrania ha sido implacable.

Y ahora Rusia está lista para ir aún más lejos. El costo humano de la agresión renovada por parte de Rusia sería mucho más alto de lo que hemos visto hasta la fecha. Rusia justifica sus acciones alegando que Ucrania de alguna manera representa una amenaza para su seguridad. Esto le da la vuelta a la realidad. ¿De quién son las tropas que rodean a quién? ¿Qué país ha reclamado el territorio de otro por la fuerza? ¿Qué ejército es muchas veces más grande que el otro? ¿Qué país tiene armas nucleares? Ucrania no es el agresor aquí; Ucrania solo está tratando de sobrevivir. Nadie debería sorprenderse si Rusia instiga una provocación o un incidente y luego trata de usarlo para justificar una intervención militar, con la esperanza de que cuando el mundo se dé cuenta de la artimaña, ya sea demasiado tarde.

Ha habido mucha especulación sobre las verdaderas intenciones del presidente Putin, pero en realidad no tenemos que adivinar. Nos lo ha dicho en repetidas ocasiones. Está sentando las bases para una invasión porque no cree que Ucrania sea una nación soberana. Se lo dijo rotundamente al presidente Bush en 2008, y cito: “Ucrania no es un país real”. Dijo en 2020, y cito: “Los ucranianos y los rusos son la misma gente”. Hace solo unos días, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia tuiteó en celebración del aniversario de la unificación de Ucrania y Rusia en el año 1654. Ese es un mensaje bastante inconfundible esta semana de todas las semanas.

Y así, lo que está en juego para Ucrania se hace más visible. No se trata sólo de una posible invasión y guerra. Se trata de si Ucrania tiene derecho a existir como nación soberana. Se trata de si Ucrania tiene derecho a ser una democracia.

Esto no se ha detenido en Ucrania. Todas las antiguas repúblicas socialistas soviéticas se convirtieron en naciones soberanas en 1990 y 1991. Una de ellas es Georgia. Rusia lo invadió en 2008. Trece años después, casi 300.000 georgianos siguen desplazados de sus hogares. Otro es Moldavia. Rusia mantiene allí tropas y municiones contra la voluntad de su pueblo. Si Rusia invade y ocupa Ucrania, ¿qué sigue? Ciertamente, se intensificarán los esfuerzos de Rusia para convertir a sus vecinos en estados títeres, para controlar sus actividades, para acabar con cualquier chispa de expresión democrática. Una vez que se descartan los principios de soberanía y autodeterminación, se vuelve a un mundo en el que las reglas que creamos juntos durante décadas se erosionan y luego desaparecen.

Y eso animó a algunos gobiernos a hacer lo que sea necesario para obtener lo que quieren, incluso si eso significa cerrar el Internet de otro país, cortar el combustible para calefacción en pleno invierno o enviar tanques: todas las tácticas que Rusia ha usado contra otros países en años recientes. Por eso, los gobiernos y los ciudadanos de todo el mundo deberían preocuparse por lo que sucede en Ucrania. Puede parecer una disputa regional lejana u otro ejemplo más del acoso ruso, pero lo que está en juego, una vez más, son principios que han hecho que el mundo sea más seguro y estable durante décadas.

Ahora, alternativamente, Rusia dice que el problema es la OTAN. A primera vista, eso es absurdo. La OTAN no invadió Georgia; La OTAN no invadió Ucrania. Rusia lo hizo. La OTAN es una Alianza defensiva sin intenciones agresivas hacia Rusia. Por el contrario, los esfuerzos de la OTAN para involucrar a Rusia se han prolongado durante años y, lamentablemente, han sido rechazados. Por ejemplo, en el Acta Fundacional de Rusia de la OTAN, cuyo objetivo era generar confianza y aumentar las consultas y la cooperación, la OTAN se comprometió a reducir significativamente su fuerza militar en Europa del Este. Y se ha hecho precisamente eso.

Rusia se comprometió a ejercer una moderación similar en sus despliegues de fuerzas convencionales en Europa. Nuevamente, en cambio, invadió dos países. Rusia dice que la OTAN está cercando a Rusia. De hecho, solo el 6 por ciento de las fronteras de Rusia toca países de la OTAN. Compare eso con Ucrania, que ahora está realmente rodeada por tropas rusas. En los países bálticos y Polonia hay alrededor de 5.000 soldados de la OTAN que no son de esos países, y su presencia es rotativa, no permanente. Rusia ha puesto al menos 20 veces más en las fronteras de Ucrania.

El presidente Putin dice que la OTAN está, y cito, “estacionando misiles en el porche de nuestra casa”. Pero es Rusia la que ha desarrollado misiles de alcance intermedio lanzados desde tierra que pueden alcanzar Alemania y casi todo el territorio europeo de la OTAN a pesar de que Rusia es parte del Tratado INF que prohíbe estos misiles. De hecho, la violación de Rusia llevó a la terminación de ese tratado, lo que nos ha dejado a todos menos seguros.

Putin

También vale la pena señalar que, aunque Rusia no es miembro de la OTAN, al igual que muchos países que no pertenecen a la OTAN, en realidad se ha beneficiado de la paz, la estabilidad y la prosperidad que la OTAN ha ayudado a hacer posibles. Muchos de nosotros recordamos vívidamente las tensiones y los temores de la era de la Guerra Fría. Los pasos que la Unión Soviética y Occidente dieron entre sí durante esos años para generar entendimiento y establecer reglas acordadas sobre cómo actuarían nuestros países fueron bien recibidos por la gente en todas partes porque bajaron la presión e hicieron que el conflicto militar fuera menos probable. Esos avances son el resultado de una gran cantidad de trabajo duro por parte de personas de todos los lados. Ahora estamos viendo que el trabajo duro se deshace.

Por ejemplo, en 1975, todos los países de la OSCE, incluida Rusia, firmaron el Acta Final de Helsinki, que estableció 10 principios rectores para el comportamiento internacional, incluido el respeto por la soberanía nacional, abstenerse de la amenaza o el uso de la fuerza, la inviolabilidad de las fronteras, el derecho territorial integridad de los estados, la solución pacífica de controversias y la no intervención en los asuntos internos. Desde entonces, Rusia ha violado todos y cada uno de esos principios en Ucrania y ha dejado en claro en repetidas ocasiones su desdén por ellos.

En 1990, los países de la OSCE, incluida Rusia, acordaron el Documento de Viena, un conjunto de medidas de fomento de la confianza y la seguridad para aumentar la transparencia y la previsibilidad de las actividades militares, incluidos los ejercicios militares. Ahora, Rusia sigue selectivamente esas disposiciones. Por ejemplo, realiza ejercicios militares a gran escala que, según afirma, están exentos de los requisitos de notificación y observación del Documento de Viena porque se llevan a cabo sin previo aviso a las tropas involucradas. El otoño pasado, Rusia realizó ejercicios militares en Bielorrusia con más de 100.000 soldados. Es imposible que esos ejercicios fueran sin previo aviso. Y Moscú no proporcionó información sobre sus fuerzas militares en Georgia, ni notificó a la OSCE sobre su acumulación masiva de tropas alrededor de Ucrania la primavera pasada, ni respondió a las preguntas de Ucrania sobre lo que estaba haciendo, todo lo cual es requerido por ese acuerdo de 1990.

Gorbachov
J.F. Kennedy
Reagan

En 1994, en un pacto conocido como el Memorándum de Budapest, Rusia, Estados Unidos y Gran Bretaña se comprometieron, y cito, a “respetar la independencia y soberanía y las fronteras existentes de Ucrania y abstenerse de la amenaza o el uso de la fuerza contra” el país. Esas promesas ayudaron a persuadir a Ucrania a renunciar a su arsenal nuclear heredado tras la disolución de la URSS y que entonces era el tercer arsenal nuclear más grande del mundo. Bueno, solo tenemos que preguntar a las personas que viven en Crimea y Donbas qué pasó con esas promesas.

Hay muchos más ejemplos que podría citar. Todos apoyan la misma conclusión: un país se ha retractado repetidamente de sus compromisos e ignorado las mismas reglas que acordó, a pesar de que otros han trabajado arduamente para llevarlo adelante en cada paso. Ese país es Rusia. Por supuesto, Rusia tiene derecho a protegerse a sí misma, y ​​Estados Unidos y Europa están preparados para discutir las preocupaciones de seguridad de Rusia y cómo podemos abordarlas de manera recíproca. Rusia está preocupada por su seguridad y las acciones que dice que están tomando Estados Unidos, Europa y la OTAN que de alguna manera amenazan esa seguridad. Tenemos profundas preocupaciones sobre las acciones que está tomando Rusia que amenazan nuestra seguridad. Podemos hablar de todo eso. Pero no trataremos los principios de soberanía o integridad territorial consagrados en la Carta de la ONU, afirmados por el Consejo de Seguridad de la ONU, como negociables.

Y si pudiera hablar con el pueblo ruso, les diría que merecen vivir con seguridad y dignidad como todas las personas en todas partes, y nadie, ni Ucrania, ni Estados Unidos, ni la OTAN ni sus miembros, está tratando de poner en peligro ese. Pero lo que realmente pone en riesgo su seguridad es una guerra sin sentido con sus vecinos en Ucrania con todos los costos que conlleva, sobre todo para los jóvenes que arriesgarán o incluso darán sus vidas por ella.

Lavrov

En un momento en que COVID se está extendiendo por todo el planeta, tenemos una crisis climática, necesitamos reconstruir la economía global, todo lo cual exige gran parte de nuestra atención y recursos, ¿es esto realmente lo que necesita? un conflicto violento que probablemente ¿continuar? ¿Eso realmente haría que sus vidas fueran más seguras, más prósperas, más llenas de oportunidades? Y pensemos en lo que podría lograr una gran nación como Rusia si dedicara sus recursos, especialmente el notable talento de sus recursos humanos, su gente, a los desafíos más importantes de nuestro tiempo. Nosotros en los Estados Unidos, nuestros socios en Europa, lo agradeceríamos.

Me reuniré con el Ministro de Relaciones Exteriores Sergei Lavrov e instaré a Rusia a encontrar el camino de regreso a los acuerdos que juró durante décadas y a trabajar con los Estados Unidos y nuestros aliados y socios en Europa para escribir un futuro que pueda garantizar nuestra seguridad mutua, sino también dejar en claro que esa posibilidad se extinguirá con la agresión rusa contra Ucrania, que también haría exactamente lo que se queja Moscú: reforzar la alianza defensiva de la OTAN.

Estos son problemas difíciles a los que nos enfrentamos. Resolverlos no sucederá rápidamente. Ciertamente no espero que los resolvamos mañana en Ginebra. Pero podemos avanzar en nuestra comprensión mutua. Y eso, combinado con la reducción de la concentración militar de Rusia en las fronteras de Ucrania, puede alejarnos de esta crisis en las próximas semanas. Al mismo tiempo, Estados Unidos continuará trabajando con nuestros aliados y socios en la OTAN, la Unión Europea, la OSCE, el G7, las Naciones Unidas, en toda la comunidad internacional para dejar claro que Rusia tiene dos caminos: el camino hacia la diplomacia que puede conducir a la paz y la seguridad; y el camino de la agresión que sólo conducirá al conflicto, a graves consecuencias, a la condena internacional. Estados Unidos y nuestros aliados seguirán apoyando a Ucrania y listos para encontrarse con Rusia en cualquiera de los dos caminos.

No es casualidad que esté ofreciendo estos pensamientos aquí en Berlín. Quizás ningún lugar en el mundo experimentó más las divisiones de la Guerra Fría que esta ciudad. Aquí, el presidente Kennedy declaró a todas las personas libres ciudadanos de Berlín. Aquí, el presidente Reagan instó al Sr. Gorbachov a derribar ese muro. Parece un momento en que el presidente Putin quiere volver a esa era. Esperamos que no. Pero si elige hacerlo, se encontrará con la misma determinación, la misma unidad que las generaciones pasadas de líderes y ciudadanos ejercieron para promover la paz, la libertad y la dignidad humana en Europa y en todo el mundo.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 21, 2022


 

Trump vs. Iran: Una guerra poco conveniente

Share

 

Desde la Segunda Guerra Mundial, los conflictos armados no han sido amables con los presidentes estadounidenses. Los Estados Unidos no lograron la victoria en Corea, Vietnam, Irak o Afganistán, y los costos de estas guerras en vidas humanas y dólares fueron asombrosos. Dejaron heridas y legados empañados para las presidencias de Harry Truman, Lyndon Johnson, George W. Bush y Barack Obama.

No es un hecho que Estados Unidos e Irán se dirijan inexorablemente hacia una guerra, aunque el derribamiento de Irán de un avión no tripulado de Estados Unidos subraya el creciente riesgo de conflicto entre los países.

Si se produjera la guerra, el presidente Trump necesitaría que su mandato cesara antes. Dado que él define el mundo en términos de su interés político más que nacional, sería prudente considerar varios puntos.

La administración de Trump no ha transmitido objetivos claros en cuento al uso de la fuerza militar contra Irán. Irán es demasiado grande y fuerte para ser derrocado, y no existe una oposición fuerte y unida capaz de fomentar el tipo de agitación que podría derrocar al régimen tras los ataques militares de los Estados Unidos.

Si el régimen colapsara, probablemente sería seguido por un período de inestabilidad o un gobierno que es incluso más militante antiestadounidense.

En respuesta a los ataques militares más limitados de EE. UU., Irán tiene muchas opciones disponibles para aumentar el costo para los EE. UU. Y sus amigos en la región, incluso en el Líbano, Irak, Yemen y Afganistán o grupos terroristas.

No hay razón para creer que el líder supremo de Irán esté preparado para sufrir la humillación de volver a las negociaciones y ceder a las demandas de los Estados Unidos, especialmente porque fue la administración Trump la que se alejó de un acuerdo que los iraníes estaban cumpliendo. Y no hay evidencia de que el presidente Trump esté dispuesto a ofrecer concesiones a Irán para atraer a Teherán a la mesa.

Además, ir a la guerra sin objetivos de guerra claramente definidos y alcanzables es una receta para un conflicto abierto que seguramente socavará los intereses y la credibilidad de los Estados Unidos.

Los períodos de tensiones en el Medio Oriente históricamente hacen que la inestabilidad en los mercados petroleros. Horas después de que dos petroleros fueron inhabilitados en el Golfo de Omán por lo que fue casi seguramente el sabotaje iraní, los precios del petróleo se dispararon.

Lo último que necesita Trump a medida que se acerca la elección de 2020 es el alza de los precios del gas. Pero eso es lo que probablemente obtendrá si los Estados Unidos e Irán se encuentran en conflicto.

El comercio de petróleo en un mercado único y, independientemente del aumento de la producción en los EE. UU., las interrupciones en el suministro de petróleo del Golfo Pérsico elevarán los precios. Irán cuenta con numerosos medios, con misiles, minas y torpedos contra buques, para interrumpir los envíos de petróleo. Si bien los EE. UU. mantienen una preponderancia militar abrumadora en la región, es una ilusión creer que restaurar el flujo ininterrumpido de petróleo sería rápido o fácil ante una determinada campaña iraní para interceptar el envío y dañar la infraestructura energética crítica en el Golfo.

El presidente Trump ha hecho de evadir de las guerras imposibles de ganar una de las características de su presidencia. Las posiciones de Trump, desde la reducción del número de fuerzas de los Estados Unidos en Afganistán hasta su gran renuencia a desplegar tropas en Siria, muestran una conciencia de la aversión del público estadounidense a las nuevas aventuras militares. En febrero pasado, dijo que salir de “guerras interminables” era uno de sus mensajes principales y lo ayudó a derrotar a 17 republicanos para la nominación en 2016. Y ha expresado repetidamente su deseo de hablar con los iraníes en lugar de luchar contra ellos.

A menos que sea breve y decisivo, un conflicto arriesgado, incierto y abierto con Irán no lo ayudará mucho con su oponente demócrata, o los independientes. De hecho, un funcionario de la Casa Blanca dijo que sus colaboradores más cercanos no verían con buenos ojos si involucrara a Estados Unidos en una nueva guerra.

Estados Unidos ha recibido apoyo militar y diplomático para todas las guerras importantes que ha llevado a cabo desde el final de la Guerra de Corea en 1953. Incluso en la impopular invasión de Irak en 2003, el gobierno de Bush formó una pequeña coalición de países dispuestos a unirse a Estados Unidos en combate. .

En el mejor de los casos, si Estados Unidos va a la guerra contra Irán, podrá reunir el apoyo diplomático y quizás militar de cuatro países: el Reino Unido, Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos e Israel. Por otra parte, el resto del mundo ha sido completamente desanimado por el unilateralismo de la administración Trump, el nacionalismo beligerante, su decisión de abandonar el acuerdo nuclear sin una causa convincente y acciones que están claramente dirigidas a provocar una confrontación militar con Irán. Una guerra con Irán sin un apoyo internacional significativo, y que se percibe como la culpa de Estados Unidos, dejaría a los Estados Unidos aislados y con toda la responsabilidad. Lo más probable es que este tipo de unilateralismo otorgaría a Rusia y China, e Irán, una enorme ventaja de propaganda y debilitaría la influencia de Estados Unidos en los días posteriores.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 21, 2019


 

Osama Bin Laden

Share

 

En un día como hoy en el año 2011, Osama bin Laden, el cerebro operativo detrás de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos, es ultimado por las fuerzas estadounidenses durante una redada en su escondite en Pakistán. El notorio líder de Al Qaeda, la red terrorista de extremistas islámicos, de 54 años de edad, había sido buscado internacionalmente por casi una década.

La redada comenzó alrededor de la 1:00 de la mañana, hora local, cuando el cuerpo de Seals de la Marina de los EE. UU. en dos helicópteros Black Hawk descendieron en el complejo en Abbottabad, un centro turístico y militar al norte de la capital de Pakistán, Islamabad. Uno de los helicópteros se estrelló en el recinto, pero nadie abordo resultó herido. Durante la redada, que duró aproximadamente 40 minutos, cinco personas, entre ellas bin Laden y uno de sus hijos adultos, fueron ultimadas por disparos de los soldados de Estados Unidos. Ningún estadounidense resultó herido en el asalto. Posteriormente, el cuerpo de bin Laden fue trasladado en helicóptero a Afganistán para su identificación oficial, y luego fue sepultado en un lugar no revelado en el Mar Arábigo menos de 24 horas después de su muerte, de acuerdo con la práctica islámica.

Justo después de las 11:30 p.m. el 1 de mayo (la zona horaria de Pakistán es de 9 horas por delante de Washington, DC), el presidente Barack Obama, quien supervisó la redada en tiempo real a través de imágenes tomadas por un avión no tripulado que volaba por encima de Abbottabad, hizo un discurso televisado desde la Casa Blanca, anunciando la muerte de bin laden “Se ha hecho justicia”, dijo el presidente. Después de escuchar las noticias, una multitud de vítores se escuchó frente a la Casa Blanca, en el sitio de Times Square y el punto cero de la Ciudad de Nueva York.

Basado en archivos de computadora y otras pruebas que los SEAL recolectaron durante la redada, más tarde se determinó que bin Laden estaba haciendo planes para asesinar al presidente Obama y llevar a cabo una serie de ataques adicionales contra Estados Unidos, incluido uno en el aniversario del 11 de septiembre, el más grande Ataque terrorista en territorio estadounidense, que causó la muerte de casi 3.000 personas. Poco después del ataque de 2001, el presidente George W. Bush declaró a bin Laden, quien nació en el seno de una familia rica en Arabia Saudita en 1957 y usó su herencia multimillonaria para ayudar a establecer a Al Qaeda y financiar sus actividades, sería capturado muerto o vivo. En diciembre de ese año, las fuerzas respaldadas por Estados Unidos estuvieron cerca de capturar a bin Laden en un complejo de cuevas en la región de Tora Bora en Afganistán; sin embargo, escapó y continuaría eludiendo a las autoridades de los Estados Unidos durante años.

Una ruptura en la búsqueda de bin Laden llegó en agosto de 2010, cuando C.I.A. los analistas rastrearon el correo del líder terrorista al complejo de Abbottabad, ubicado detrás de altos muros de seguridad en un barrio residencial. (Los oficiales de inteligencia de los EE. UU. Pasaron los meses subsiguientes manteniendo el complejo bajo vigilancia; sin embargo, nunca estuvieron seguros de que bin Laden se estuviera escondiendo allí hasta que se produjo la redada). Los medios de comunicación de los EE. UU. Informaron que se creía que el terrorista estaba escondido en las remotas zonas tribales a lo largo de la frontera afgano-paquistaní, muchos estadounidenses se sorprendieron al enterarse de que el fugitivo más famoso del mundo probablemente había pasado los últimos cinco años de su vida en un área bien poblada a menos de una milla de una academia militar de élite paquistaní. Después de la redada, que según se informa, los EE. UU. llevaron a cabo sin informar de antemano al gobierno pakistaní, algunos funcionarios estadounidenses sospecharon que las autoridades pakistaníes habían ayudado a refugiar a bin Laden en Abbottabad, aunque no había pruebas concretas que lo confirmaran.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 2, 2019


 

George H. W. Bush muere a los 94 años

Share

 

George Bush padre, el presidente que selló el fin de la Guerra Fría y derrotó a Sadam Hussein en la Guerra del Golfo, falleció este viernes por la noche a los 94 años. Nacido en el seno de una familia patricia de Nueva Inglaterra, representaba un republicanismo moderado y pragmático que echa chispas en su contraste con la era de Donald Trump. Sus cuatros años de mandato en la Casa Blanca (1989-1993) quedaron marcados por las turbulencias de la política exterior, que navegó con éxito y le concedieron altos niveles de popularidad, pero la crisis económica y su falta de carisma le impidieron salir reelegido. Llevaba varios años de salud muy delicada, aquejado de la enfermedad de Parkinson. Su esposa, Barbara, con la que estuvo casado 73 años, había fallecido en abril. Tuvieron seis hijos, entre los cuales figura un expresidente y un precandidato presidencial. Con él se va el patriarca de una de las grandes dinastías políticas americanas.

Antes de llegar a la presidencia, George Herbert Walker Bush (Nacido en Milton, Massachusetts, en 1924), había sido de todo en la vida pública: congresista, embajador ante las Naciones Unidas y en China, jefe del Partido Republicano, director de la CIA y vicepresidente de la era Reagan. Labró su carrera política y empresarial en Texas, a donde se había mudado muy joven, pero provenía de la Nueva Inglaterra de la derecha moderada y la izquierda exquisita y encarnaba la quintaesencia del hoy denostado establishment. Su padre era un rico empresario del acero, amén de senador y broker en Wall Street, que jugaba a golf con Dwight Eisenhower. A los 18 años, cuando la historia no escrita de su vida mandaba ir a Yale y comenzar en el mundo de los negocios, decidió alistarse en el Ejército y combatió como piloto en la Segunda Guerra Mundial. Cayó derribado en 1944, pero un submarino lo rescató y pudo regresar con vida y condecorado. Entonces sí se graduó en Yale y se casó con Barbara, su novia desde la adolescencia, cuando él tenía 21 años y ella 20. Se mudaron a Texas y comenzó en el negocio del petróleo y se convirtió en congresista en los 60. Como el senador John McCain, muerto hace tres meses, de George H. W. Bush simboliza ese tipo de político con el que a Estados Unidos le gusta identificarse, un viejo héroe de guerra cuyas decisiones, más o menos acertadas, superaban los cálculos de la lucha partidista.

Este viernes recibió palabras de reconocimiento de republicanos y demócratas. El presidente Donald Trump, que se encuentra en la cumbre del G-20 en Buenos Aires, emitió un comunicado destacando su liderazgo. “Con su esencial autenticidad, agudo ingenio, y compromiso inquebrantable con la fe, la familia y el país, el presidente Bush inspiró a generaciones de compatriotas estadounidenses hacia el servicio público”, señaló. El expresidente Barack Obama, quien ya elogió su política exterior en vida, lo definió como un ejemplo de que el servicio público puede ser una llamada “noble y feliz”. “Lo hizo muy bien durante su viaje. Expandió la promesa de América a los nuevos inmigrantes y las personas con discapacidades. Redujo la amenaza de las armas nucleares y construyó una amplia coalición internacional para expulsar a un dictador de Kuwait. Y cuando las revoluciones democráticas florecieron en la Europa del Este, fue su mano firme y diplomática la que consiguió terminar la Guerra Fría sin disparar un solo tiro”. Si no era cautivador como político, George H. W. Bush sí destacaba por sus habilidades diplomáticas. Su política exterior se concibió siempre desde la realpolitik y combinó la cautela con la fuerza. Firmó con Mijaíl Gorbachov en 1991 el tratado para la reducción de armas nucleares. En la Guerra de Golfo impulsó una coalición militar de más de una treinta de países que logró expulsar rápidamente a Sadam Hussein de Kuwait en 1991, aunque por prudencia evitó entrar a combatir en Irak y derrocar al dictador, algo que años después haría su hijo, el presidente George W. Bush (2001-2009), iniciando una guerra de consecuencias desastrosas y aún por cerrar. Sí optó por la invasión en Panamá el 20 de diciembre de 1989, con un ataque que duró apenas unas horas y llevó al dictador Manuel Antonio Noriega a rendirse en apenas unos días. Fue llevado a Estados Unidos y juzgarlo por narcotráfico. Durante la época de la Guerra del Golfo, su popularidad llegó a rebasar el 80% y recibió el reconocimiento de la oposición, en una época en la que los consensos bipartitos no resultaban tan complicados como ahora. Parecía, de nuevo, el guión de quien está llamado a repetir mandato en la Casa Blanca, pero la recesión y el atractivo de un joven candidato demócrata llamado Bill Clinton lo apearon de la presidencia. Aquel famoso mantra de “Es la economía, estúpido”, frase que se atribuye a un asesor del demócrata y que sintetiza el éxito de esa campaña, fue lo que sentenció a Bush padre. En materia económica, impulsó las negociaciones del gran tratado de libre comercio entre EE UU, México y Canadá (la antigua Nafta, en sus siglas en inglés), pero fue Clinton quien lo firmó. Y, pese a sus promesas electorales y el credo conservador, se vio obligado a subir los impuestos tras la era de las grandes rebajas de Reagan. Había perdido su primera intentona hacia la presidencia de EE UU frente al exactor, que tras derrotarle en las primarias lo escogió número dos en las elecciones, como candidato a la vicepresidencia.

En las últimas presidenciales, en 2016, el clan Bush dio la espalda a Trump. Otro de los hijos, Jeb, exgobernador de Florida, había partido como precandidato favorito de las primarias republicanas: conjugaba las ventajas de pertenencia a una familia poderosa del republicanismo, con su consiguiente jugosa agenda de donantes y aliados, y su tirón entre un colectivo de votantes cada vez más numeroso, el latino. Pero la reacción al establishment se lo llevó por delante y el trumpismo se impuso con un discurso incendiario del que la saga se desmarcó explícitamente. Con la victoria de Trump, tras una campaña crispada que partió EE UU en dos, se recordó la carta de bienvenida a la Casa Blanca que Bush padre dejó a Bill Clinton al perder las elecciones, como ejemplo de un estilo de política ya extinto. “Habrá momentos duros, más difíciles aún por críticas que puedes considerar injustas, pero no dejes que los críticos te desanimen o te desvíen del camino”, dejó escrito.


PrisioneroEnArgentina.com

Diciembre 1, 2018


IRAN-CONTRA, un secreto develado en Noviembre de 1986

Share

 

Tres semanas después de que una revista libanesa informara que Estados Unidos había estado vendiendo armas en secreto a Irán, el Fiscal General Edwin Meese revela que las ganancias de las ventas de armas se desviaron ilegalmente a los anticomunistas Contras en Nicaragua.

El 3 de noviembre, la revista libanesa Ash Shiraa informó que Estados Unidos había estado vendiendo armas en secreto a Irán en un esfuerzo por asegurar la liberación de siete rehenes estadounidenses detenidos por grupos pro iraníes en el Líbano. La revelación, confirmada por las fuentes de inteligencia de Estados Unidos el 6 de noviembre, sorprendió a los funcionarios que se encontraban fuera del círculo íntimo del presidente Ronald Reagan y se opuso a la política declarada de la administración. Además de violar el embargo de armas de los Estados Unidos contra Irán, la venta de armas contradijo la promesa del presidente Reagan de nunca negociar con terroristas.

El 25 de noviembre, la controversia sobre las relaciones secretas de la administración con Irán se profundizó dramáticamente cuando el Fiscal General Meese anunció que los ingresos por la venta de armas se desviaron para financiar a los rebeldes nicaragüenses, los Contras, que estaban librando una guerra de guerrillas contra el gobierno electo de izquierda de Nicaragua. La conexión Contra causó indignación en el Congreso, que en 1982 aprobó la Enmienda Boland que prohibía el uso de dinero federal “con el propósito de derrocar al gobierno de Nicaragua”. El mismo día en que se reveló la conexión Irán-Contra, el Presidente Reagan aceptó la renuncia de su asesor de seguridad nacional, el vicealmirante John Poindexter, y el despido del teniente coronel Oliver North, un asistente de Poindexter. Ambos hombres habían desempeñado papeles clave en la operación Irán-Contra. Reagan aceptó la responsabilidad por el acuerdo de armas por rehenes, pero negó cualquier conocimiento del desvío de fondos a los Contras.

En diciembre de 1986, Lawrence Walsh fue nombrado fiscal especial para investigar el asunto, y en el verano de 1987, el Congreso celebró audiencias televisadas sobre el escándalo Irán-Contra. Ambas investigaciones revelaron que North y otros funcionarios de la administración habían intentado encubrir ilegalmente sus tratos ilícitos con los Contras e Irán. En el curso de la investigación de Walsh, once de la Casa Blanca, el Departamento de Estado y los funcionarios de inteligencia fueron declarados culpables por cargos que iban desde perjurio hasta la retención de información del Congreso y la conspiración para defraudar a los Estados Unidos. En su informe final, Walsh concluyó que ni Reagan ni el vicepresidente George Bush violaron ninguna ley en relación con el asunto, sino que Reagan había preparado el escenario para las actividades ilegales de otros al ordenar el apoyo continuo de los Contras después de que el Congreso lo prohibiera. El informe también encontró que Reagan y Bush se involucraron en una conducta que contribuyó a un “esfuerzo concertado para engañar al Congreso y al público” sobre el asunto Irán-Contra.

En la víspera de Navidad en 1992, poco después de haber sido derrotado en su reelección de la candidatura de Bill Clinton, el presidente George Bush perdonó a seis figuras principales en el asunto Irán-Contra. Dos de los hombres, el ex secretario de defensa Caspar Weinberger y el ex jefe de operaciones de la CIA Duane Clarridge, tenían juicios pendientes por perjurio. Un grupo de tareas, a órdenes de Poindexter -renunciante- fue separado a otras asignaciones, pero no hubo detenidos…

 


PrisioneroEnArgentina.com

Noviembre 25, 2018


 

Estados Unidos abandona la Unesco

Share

 

 

 

 

¿Qué es la Unesco y qué hace? Lo más popular son los enclaves naturales y culturales declarados por este organismo como Patrimonio de la Humanidad.
Pero la labor de esta agencia dependiente de Naciones Unidas (ONU), que Estados Unidos e Israel decidieron abandonar hoy, tiene otras inquietudes. El organismo comenzó a gestarse durante la Segunda Guerra Mundial. En 1942, y a pesar de que aún quedaban unos años para que se acabara el conflicto, los gobiernos de los países europeos que combatían a los nazis y a sus aliados empezaron a pensar en la necesidad de reconstruir sus sistemas educativos de cara a un futuro posguerra.
Entonces, se asentaron las bases de un proyecto que pronto adquirió una dimensión “universal”.
Justo después de que la Segunda Gran Guerra finalizara, se celebró una conferencia en Londres de la recién estrenada Naciones Unidas.
Allí, representantes de 44 países acordaron la creación de un organismo centrado en la promoción y protección de la educación y la cultura como pilares fundamentales para evitar el estallido de otro conflicto de escala mundial. Hoy, esta “universalidad” se vio diezmada por los anuncios de Estados Unidos e Israel de abandonar la entidad. La administración Trump decidió abandonar el organismo por su supuesta tendencia “anti-Israel” y la necesidad de una reforma de la agencia y un plan para recortar gastos; una decisión que animó a su par israelí, el primer ministro Benjamin Netanyahu, a tomar el mismo sendero.
En un mundo marcado por dos conflictos armados, la Unesco reivindicó la necesidad de trabajar por la paz. Su misión, por tanto, es contribuir a esa consolidación de la paz, pero también a la erradicación de la pobreza, el desarrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información. En la práctica, la Unesco impulsa programas alrededor del mundo que destinados a cumplir con esos objetivos y mejorar el acceso a la educación, reducción de las desigualdades o promover los avances científicos y la libertad de expresión, entre otros.
A pesar de su búsqueda de la armonía global, la Unesco ha estado envuelta en la polémica casi desde sus inicios. Son varios los países que retiraron su apoyo a esta agencia a lo largo de sus 71 años de historia. Sudáfrica fue uno de los primeros en hacerlo. En 1956, el país acusó a la Unesco de interferir en sus problemas raciales y se retiró como miembro. No volvería hasta más de tres décadas después, cuando llegó al poder el premio Nobel de la Paz Nelson Mandela. Y aunque hoy Estados Unidos anunció su salida, no es la primera vez que Washington decide apartarse de la Unesco, a pesar de que fue miembro fundador y de que históricamente ha tenido un destacado papel en la agencia. El presidente Ronald Reagan (1981-1989) retiró al país de este organismo en 1984, en plenas tensiones por la Guerra Fría, al considerar que el organismo estaba politizado y que era hostil hacia “las instituciones básicas de una sociedad libre, especialmente contra el libre mercado y la libertad de prensa”. Estados Unidos no volvería al seno de la Unesco hasta 2003, bajo el mandato de George W. Bush y en los años posteriores al atentado del 11 de setiembre del año 2001. Washington, en un momento en el que el organismo se vio como clave para combatir los extremismos, pasó a financiar el 22 % del presupuesto de la Unesco, el país que más aporta, seguido por Japón (9,6 %) y China (7 %). No obstante, el presidente Barack Obama (2009-2017) volvería a dar marcha atrás años después con su decisión de congelar ese aporte financiero en respuesta a la entrada en la Unesco de Palestina como miembro de pleno derecho. Desde entonces, Estados Unidos de América ha acumulado una deuda de más de US$500 millones con la Unesco. La Unesco está desesperadamente escasa de fondos y ahora, abandonada por la principal potencia mundial, se enfrenta ahora a un momento crucial esta semana con la elección de su nuevo director general.
La votación, que dura tres días y podría durar hasta el viernes, tiene como principales aspirantes a Hamad bin Abdulaziz al Kawari, de Qatar, y Audrey Azoulay, de Francia, por delante del egipcio Moushira Jatab.
Pero el dinero también juega un papel importante en la decisión de Estados Unidos, que citó como argumento la creciente deuda que estaba acumulando con el organismo.
La decisión de Obama de congelar fondos ya supuso un fuerte golpe para las arcas de la agencia, si bien su directora general, Irina Bokova, aseguró que, pese a la congelación de los fondos, en estos años, la relación entre Estados Unidos y la Unesco había mejorado. Por ello, este jueves consideró que su marcha “es una pérdida para la Unesco, para la familia de Naciones Unidas y para el multilateralismo” en un periodo de enormes desafíos para la paz mundial. “En el momento en que la lucha contra el extremismo violento pide una inversión renovada en educación y en diálogo intercultural para prevenir el odio, es profundamente lamentable que Estados Unidos se retire de la agencia de Naciones Unidas que se ocupa de estos asuntos”, culminó Bokova.
Las sospechas de ineficacia y burocracia que sobrevuelan a las Naciones Unidas, hacen eco desde el edificio ubicado en Place de Fontenoy.

 

 


Martín Di Giorgi

PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 12, 2017