¿Cuánto gana un funcionario del gobierno en Estados Unidos?

Share

.

El espíritu original de la acción del gobierno en Estados Unidos ha encarnado una obligación de servir al pueblo estadounidense con un grado de voluntariado. De hecho, los salarios de estos altos funcionarios del gobierno tienden a ser inferiores a los de los ejecutivos del sector privado en posiciones similares.

Por ejemplo, el salario anual de 400,000 dólares del presidente de los Estados Unidos refleja un gran grado de “voluntariado” en comparación con el salario de un manager de personal de una empresa de pinturas de casas (con 14 operarios a cargo) que oscila entre 123,000 (San Francisco) y 130,000 (New York) o Elon Musk, CEO de Tesla, quien deposita en su cuenta bancaria 513 millones de dólares anualmente.

Volviendo a los números de servidores públicos, aqui hay algunos ejemplos con valor de la moneda americana.

 

Presidente de los Estados Unidos

2019: $400,000
2000: $200,000
El salario del presidente se incrementó de $200,000 a $400,000 en 2001. El salario actual del presidente de $400,000 tiene una asignación adicional de $50,000 por gastos.

Como comandante en jefe de las fuerzas armadas más modernas y costosas existentes, el presidente estadounidense es considerado la figura política más poderosa del mundo. Teniendo el control de una serie de armas nucleares sólo por demás que el de Rusia, el presidente también es responsable de la salud de la economía más grande del mundo y el desarrollo y aplicación de la política interna y exterior de Estados Unidos.

El salario del presidente de los Estados Unidos es fijado por el Congreso, y como lo exige el Artículo II, Sección 1 de la Constitución de los Estados Unidos, no puede ser cambiado durante el mandato del presidente. No existe ningún mecanismo para ajustar automáticamente el salario del presidente; El Congreso debe aprobar una legislación que lo aumente. Dado que la legislación promulgada en 1949, el presidente también obtiene una cuenta de gastos anual no imponible de $50,000 para fines oficiales.

Desde la promulgación de la Ley de ExPresidentes de 1958, los expresidentes han recibido una pensión anual de por vida y otros beneficios, incluyendo subsidios de personal y oficina, gastos de viaje, protección del Servicio Secreto y más.

¿Pueden los presidentes rechazar el salario?
Los Padres Fundadores de Estados Unidos nunca quisieron que los presidentes se convirtieran en ricos como resultado de su servicio. De hecho, el primer salario presidencial de $25,000 fue una solución de compromiso alcanzada con los delegados a la Convención Constitucional que argumentaron que el presidente no debía ser pagado o compensado de ninguna manera.

A lo largo de los años, sin embargo, algunos presidentes que eran independientemente ricos cuando eran elegidos han optado por rechazar sus salarios.

Cuando asumió el cargo en 2017, el 45avo presidente Donald Trump se unió al primer presidente George Washington para jurar no aceptar el salario presidencial. Sin embargo, ninguno de ellos podría hacer eso.

El artículo II de la Constitución, mediante el uso de la palabra “deberá”, exige que se pague al presidente:

“El Presidente, en los momentos indicados, recibirá por sus servicios una compensación, que no se incrementará ni disminuirá durante el período para el cual habrá sido elegido, y no recibirá dentro de ese período ningún otro emolumento de los Estados Unidos Estados Unidos, o cualquiera de ellos.
En 1789, el Congreso decidió que el presidente no puedo elegir si aceptar el salario o no.

Como alternativa, el presidente Trump accedió a mantener $1 de su salario. Desde entonces, ha cumplido su promesa donando sus pagos salariales trimestrales de $100,000 a varias agencias federales, incluyendo el Servicio de Parques Nacionales y el Departamento de Educación.

Antes del gesto de Trump, los presidentes John F. Kennedy y Herbert Hoover donaron sus salarios a varias organizaciones benéficas y causas sociales.

Vicepresidente de los Estados Unidos

2019: $235,100
2000: $181,400
El salario del vicepresidente se decide por separado del del presidente. A diferencia del presidente, el vicepresidente obtiene el ajuste automático del costo de vida dado a otros empleados federales según lo establecido anualmente por el Congreso. El vicepresidente recibe los mismos beneficios de jubilación que los que se pagan a otros empleados federales bajo el Sistema de Jubilación de Empleados Federales (FERS, por sus siglas en inglés)

Secretarios del Gabinete

2019: $210,700
2010: $199,700

Los salarios de los secretarios de los 15 departamentos federales que componen el Gabinete del Presidente son fijados anualmente por la Oficina de Gestión de Personal (OPM) y el Congreso.

Los secretarios del gabinete, así como el jefe de personal de la Casa Blanca, el administrador de la Agencia de Protección Ambiental, el director de la Oficina de Administración y Presupuesto, el embajador de las Naciones Unidas y el representante comercial de los Estados Unidos, pagan el mismo salario base. A partir del año fiscal 2019, a todos estos funcionarios se les pagaba $210,700 por año.

 

Rama Legislativa – Congreso de los Estados Unidos
Senadores y Representantes de Rango y Archivo

2019: $174,000
2000: $141,300
Presidente de la Cámara

2019: $223,500
2000: $181,400

 

 

Líderes de la Mayoría y las Minorías de la Cámara de Seguridad y del Senado

2019: $193,400
2000: $156,900
A efectos de compensación, los 435 miembros del Congreso -Senadores y Representantes- son tratados como otros empleados federales y son pagados de acuerdo con los horarios salariales del Ejecutivo y del Ejecutivo Senior administrados por la Oficina de Gestión de Personal de los Estados Unidos ( OPM). Los horarios de pago de OPM para todos los empleados federales son establecidos anualmente por el Congreso.

Desde 2009, el Congreso ha votado para no aceptar el aumento anual del costo de vida automático pagado a los empleados federales. Incluso si el Congreso en su conjunto decidiera aceptar el aumento anual, los miembros individuales son libres de rechazarlo.

Muchos mitos rodean los beneficios de jubilación del Congreso. Sin embargo, al igual que otros empleados federales, los miembros del Congreso elegidos desde 1984 están cubiertos por el Sistema de Jubilación de Empleados Federales. Los elegidos antes de 1984 están cubiertos por los términos del Sistema de Jubilación del Servicio Civil (CSRS).


Rama Judicial
Presidente de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos

2019: $267,000
2000: $181,400
Jueces Asociados de la Corte Suprema

2019: $255,300
2000: $173,600
Jueces de Distrito

2019 $210,900
Jueces de Circuito

2019 $223,700
Al igual que los miembros del Congreso, los jueces federales, incluidos los jueces de la Corte Suprema, son pagados de acuerdo con los horarios de pago del Ejecutivo y Ejecutivo Senior de la OPM. Además, los jueces federales obtienen el mismo ajuste anual del costo de vida dado a otros empleados federales.

De conformidad con el artículo III de la Constitución, la indemnización de los magistrados de la Corte Suprema “no se disminuirá durante su permanencia en el cargo”. Sin embargo, los salarios de los jueces federales inferiores pueden ajustarse sin restricciones constitucionales directas. Los beneficios de jubilación de los jueces de la Corte Suprema son de hecho “supremos”. Los jueces jubilados tienen derecho a una pensión vitalicia igual a su salario completo más alto. Para calificar para una pensión completa, los jueces jubilados deben haber servido por un mínimo de 10 años siempre que la suma de la edad del juez en cuestón y los años de servicio efectivo de la Corte Suprema totalice 80.


previous arrow
next arrow
Slider

PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 18, 2019


 

TRAIDOR AMERICANO

Share

.

El 21 de septiembre de 1780, durante la Revolución Americana, el general estadounidense Benedict Arnold se reúne con el mayor británico John Andre para discutir la entrega de West Point a los británicos, a cambio de la promesa de una gran suma de dinero y un alto cargo en el ejército británico. El complot fue frustrado y Arnold, un ex héroe estadounidense, se convirtió en sinónimo de la palabra “traidor”.

Arnold nació en una familia muy respetada en Norwich, Connecticut, el 14 de enero de 1741. Fue aprendiz con un boticario y fue miembro de la milicia durante la Guerra de Francia e India (1754-1763). Más tarde se convirtió en un exitoso comerciante y se unió al Ejército Continental cuando estalló la Guerra Revolucionaria entre Gran Bretaña y sus 13 colonias americanas en 1775. Cuando la guerra terminó en 1783, las colonias habían ganado su independencia de Gran Bretaña y formaron una nueva nación, Estados Unidos.

Benedict Arnold y John Andre

Durante la guerra, Benedict Arnold demostró ser un líder valiente y hábil, ayudando a las tropas de Ethan Allen a capturar el Fuerte Ticonderoga en 1775 y luego participando en el exitoso ataque al Quebec británico más tarde ese año, lo que le valió un ascenso a general de brigada. Arnold se distinguió en campañas en Lake Champlain, Ridgefield y Saratoga, y obtuvo el apoyo de George Washington. Sin embargo, Arnold tenía enemigos dentro de las fuerzas armadas y en 1777, cinco hombres de menor rango fueron promovidos sobre él. En el transcurso de los años siguientes, Arnold se casó por segunda vez y él y su nueva esposa vivieron un estilo de vida lujoso en Filadelfia, acumulando una deuda considerable. La deuda y el resentimiento que sintió Arnold por no ser promovido más rápido fueron factores motivadores en su elección de convertirse en un traidor.

En 1780, Arnold recibió el mando de West Point, un fuerte estadounidense en el río Hudson en Nueva York (y futuro hogar de la academia militar de los Estados Unidos, establecida en 1802). Arnold contactó a Sir Henry Clinton, jefe de las fuerzas británicas, y propuso entregar West Point y sus hombres. El 21 de septiembre de ese año, Arnold se reunió con el mayor John Andre e hizo su pacto traidor. Sin embargo, la conspiración fue descubierta y Andre fue capturado y ejecutado. Arnold, el ex patriota estadounidense, huyó al lado enemigo y lideró las tropas británicas en Virginia y Connecticut. Más tarde se mudó a Inglaterra, aunque nunca recibió todo lo que le habían prometido los británicos. Murió en Londres el 14 de junio de 1801.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 21, 2019


 

¿Quién salva la Argentina? Macri facilita a Kirchner su regreso al poder.

Share

The Washington Post habló del “impensado regreso de Cristina Kirchner pese a las causas de corrupción”Simeon Tegel (1), autor de la nota, analizó el panorama político de la Argentina de cara a las próximas elecciones y se mostró sorprendido por el “impensado regreso de Cristina Kirchner al poder, pese a las múltiples causas de corrupción“.  https://www.lanacion.com.ar/politica/the-washington-post-hablo-del-impensado-regreso-nid2272297, consideró que el mal manejo de la economía que hizo Mauricio Macri en estos tres años y medio abrió la puerta a un “impensado” regreso de Cristina Kirchner al poder. El periodista Simeon Tegel resaltó los indicadores económicos negativos como la principal razón por la que el kirchnerismo, cuya líder es acusada de varios delitos, podría volver a la Casa Rosada tras las elecciones presidenciales https://www.perfil.com/noticias/economia/washington-post-reaccion-eventual-regreso-cristina-kirchner-elecciones2019%20.phtml

(1)    Articulo original publicado : Argentina’s Cristina Kirchner, facing corruption allegations, mounts unlikely comeback By Simeon Tegel, July 29 https://www.washingtonpost.com/world/the_americas/argentinas-cristina-kirchner-facing-corruption-allegations-mounts-unlikely-comeback/2019/07/28/3f3a31d4-a3dd-11e9-a767-d7ab84aef3e9_story.html?utm_term=.f6c2b124a406   o https://flipboard.com/@WashPost/argentina%E2%80%99s-cristina-kirchner-facing-corruption-allegations-mounts-unlikely-co/f-7f25993931/washingtonpost.com

Simeon Tegel
Macri
Cristina F.

El presidente-candidato Macri utiliza, una visión apocalíptica del futuro político argentino, para oponerse a la formula Kirchner-Fernández, yo o el caos. No es la mejor proposición como oferta política para presentar a los argentinos sin hacer la autocrítica y asumir responsabilidades en tanto que gobierno, por otro lado, ese discurso significa o se interpreta como una falta de respeto a la inteligencia de los ciudadanos argentinos que son adultos y responsables de sus elecciones sin necesidad de crear un contexto de temor, miedo, implosión social y transferir responsabilidades. Los ciudadanos y la sociedad en su conjunto no son los responsables en la gestión de los asuntos públicos del Estado y sus resultados.

Recordando que oponerse al populismo (de izquierda o de derecha) en este caso el regreso al poder de Kirchner y su grupo, no significa firmar un cheque en blanco o sacar esa etiqueta a los que solamente por no estar así catalogados (gobierno de Macri) se consideran creíbles cuando solo disponen promesas como soluciones y no argumentos racionales. Los dos son iguales. El hombre político sabe que su reputación y rentabilidad se miden con hechos concretos y en corto tiempo. Si el populismo se manifiesta no es por accidente, sino por el fracaso de las políticas en plaza que conlleva a una situación de crisis institucional profunda, pérdida de confianza, y un sentimiento que no hay otra alternativa en la forma del orden político. El ingeniero Macri no puede ignorar esta situación y dejar que los electores argentinos asuman (sus) funciones de gobierno y le brinden un salvoconducto para evitar una situación que él la generó por irresponsabilidad y mala gestión en la administración de los asuntos de Estado. Cambiemos, aún está en tiempo para reconocer sus errores, proponer soluciones precisas, urgentes, estratégicas y pensar en la Argentina, sus ciudadanos, dejando de lado intereses personales o de sectores particulares. Debe gobernar para todos los argentinos. Paris, 30 julio 2019, CasppaFrance.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 30, 2019


 

¿POR QUÉ SUDAMÉRICA NO ES UNA POTENCIA COMO EEUU?

Share

 

 Por Javier Sanz

 

Pues sí, otra vez… con una de esas preguntas difíciles de contestar o, como mínimo, incómodas. Supongo que algunos de vosotros, y espero que no seáis muchos, me tacharéis de superficial o simplista por los argumentos esgrimidos en este artículo, pero esto no es un ensayo o una tesis doctoral, son preguntas que, como mero aficionado a la historia, siempre me he planteado y que ahora comparto con vosotros. Entiendo que son cuestiones harto difíciles y que si se detallasen todos los factores y protagonistas serían necesarios varios volúmenes para tener una respuesta más precisa. En este caso, e independientemente de la situación actual, me voy a fijar en los EEUU y en la Gran Colombia (lo más parecido al intento de Simón Bolívar por construir un Imperio sudamericano): potencialmente y en origen dos naciones con mimbres de superpotencias, pero cuyos destinos fueron muy diferentes.

Tras la Declaración de Independencia de los Estados Unidos, el 4 de julio de 1776, las Trece Colonias británicas (Nueva Hampshire, Massachusetts, Rhode Island, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Delaware, Maryland, Virginia, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia) se segregaban de la Corona británica. En 1789 se nombraba presidente a George Washigton.

El 15 de febrero de 1819, en el Congreso de Angostura, se creaba la Gran Colombia (ocupaba las actuales Colombia, Venezuela, Ecuador y Panamá así como a pequeñas porciones de terreno que hoy pertenecen a Costa Rica, Perú, Brasil, Guyana y Nicaragua) independizada de la Corona española. En 1821 se nombró presidente a Simón Bolívar.

Se pueden establecer varias similitudes entres ambos sucesos: eran colonias de imperios europeos, formados por extensos y ricos territorios, los insurrectos contra la metrópoli fueron los colonos/criollos, los nativos apenas estaban involucrados y, además, el ideólogo de la independencia sudamericana fue el caraqueño Francisco de Miranda que había mamado y vivido la independencia de EEUU. Hasta aquí, mimbres muy parecidos y cimientos similares.

Entonces, ¿qué ocurrió?

  • Los EEUU se constituyeron como un territorio único, con una política común e incluso con una guerra civil (Guerra de Secesión) permanecieron unidos. Se atribuyen a Benjamín Franklin estas palabras: “Sí, tenemos que permanecer todos juntos, o casi con total certeza, todos vamos a colgar por separado“. La Gran Colombia sólo permaneció unida unos 10 años por las disputas entre sus dirigentes y entre los propios territorios que la formaban.

Washington

Bolivar

Franklin

  • La segregación racial de los colonos/criollos respecto de los nativos. En los EEUU la población nativa era tan minoritaria, e incluso vivía ajena al resto de la sociedad, que no supusieron ningún problema. En Sudamérica su número eran mucho mayor y apenas fueron partícipes de los gobiernos resultantes. Estos criollos (descendiente de europeos, pero nacidos en los antiguos territorios españoles de América), principales responsables de los movimientos de independencia de estos territorios, reunieron en sus manos el poder político y económico -eso sí, en nombre del pueblo soberano- y no dejaron de “venderse” como los libertadores frente a la opresión de los españoles. De ellos desciende la oligarquía que se dedicó a dividir y subdividir estos territorios y que continúa dirigiendo sus destinos.

He puesto de ejemplo la Gran Colombia, pero la idea de Miranda y Bolívar era un Imperio que englobase a todas las colonias de la corona española.

 

Javier Sanz nació en la década del 70 en Teruel, España y residente en Zaragoza. Sanz es un viajero empedernido, un apasionado de la Historia y un amante de la naturaleza. Sanz ha publicado artículos en Revista Medieval y en XLSemanal, colaborado en “A vivir que son dos días” de la Cadena Ser y formado parte de lainformación.com. Escribe en el Diario de TeruelGaceta Newspaper (Florida, EEUU), en el magazine para iPad Revista UnBreak y en el portal Sesión de Control. Además es director de la revista de relatos para autores noveles Entropía y cocreador, junto a Pablo Castañón, de la iniciativa solidaria Letras en el Sahara. Ha publicado los libros “Nunca me aprendí la lista de los reyes godos“, “De lo humano y lo divino“, “Caballos de Troya de la historia“, ¡Fuego a discreción!

historiasdelahistoria@gmail.com

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 26, 2019


 

Como es la vida de un ex Presidente de Estados Unidos

Share

 

De pasar a ser el hombre más poderoso del planeta a pasear el perro los domingos. Está bien, su opinión será respetada, pero no decisiva. Sus palabras aplaudidas y remuneradas, pero ya no ejecutadas. 

Con todas las reglas que las familias presidenciales deben seguir cuando se encuentran en el cargo, se esperaría que las cosas se vuelvan más fáciles una vez que estos dejan la Casa Blanca. Pero muchas de las cosas que los presidentes no pueden hacer mientras son titulares en el cargo permanecen prohibidas después de que se van. La pensión de por vida y la promesa de un funeral de Estado probablemente no compensan algunas de las cargas que enfrentan los ex presidentes en sus vidas diarias. Por ejemplo, los ex presidentes nunca vuelven a estar solos: reciben un detalle del Servicio Secreto de por vida. Y no se les permite conducir en carreteras públicas. ¿Las ventajas de ser un ex presidente valen la pena? Como consuelo, se les sigue llamando Presidentes.

Remuneración
Una vez que dejan el cargo, los ex presidentes obtienen una pensión de por vida. En 1958, cuando el Congreso aprobó la Ley de ex presidentes, el valor de la pensión era de $ 25,000 al año. Hoy en día, el monto de la pensión es igual al salario de un miembro del Gabinete, actualmente $ 210,700 al año. Los cónyuges sobrevivientes de ex presidentes fallecidos también califican para una pensión anual de $ 20,000.
Pero ¿qué pasa con los presidentes que renuncian, como Richard Nixon? En 1974, el Departamento de Justicia decidió que Nixon (y cualquier futuro presidente que renuncie) aún obtendría una pensión de por vida. Pero los presidentes destituidos del cargo pierden el derecho a una pensión.
Custodia
A partir de 2013, los ex presidentes obtuvieron la protección del Servicio Secreto de por vida. La Ley de protección de ex presidentes de 2012 revirtió una ley de 1994 que puso fin a la protección del Servicio Secreto 10 años después de que un presidente deja el cargo.

Sin embargo, la misma disposición no se aplica a los hijos y ex cónyuges del presidente. Los niños reciben protección del Servicio Secreto hasta que cumplen 16 años, mientras que los cónyuges pierden la protección si la pareja se divorcia y se vuelven a casar.
Legado
Los ex presidentes modernos pasan mucho tiempo en sus bibliotecas presidenciales. No siempre fue así. De hecho, la tradición comenzó con Franklin D. Roosevelt, quien imaginó la Biblioteca y Museo Presidencial de Franklin D. Roosevelt como un lugar para preservar sus registros personales y presidenciales.
Antes de eso, los presidentes simplemente empacaron sus registros y muchos se perdieron en el proceso. El sobrino de George Washington admitió que los documentos del primer presidente habían sido “mutilados en gran medida por ratas y, de otro modo, dañados por la humedad”.
La planificación, la recaudación de fondos y la administración de la biblioteca pueden llevar mucho tiempo. Algunos presidentes, como Harry S. Truman, incluso trabajaron en su biblioteca presidencial después de dejar el cargo.
Memorias
Los ex presidentes pueden ganar millones escribiendo libros. Cuando Bill Clinton firmó un acuerdo para escribir My Life, negoció un anticipo de $ 15 millones. George W. Bush se llevó a casa $ 7 millones cuando vendió 1.5 millones de copias de los Puntos de Decisión.

Jimmy Carter fue uno de los primeros ex presidentes en transformarse en un gran autor, escribiendo 14 libros. El historiador presidencial James Thurber dijo de Carter: “Estaba destrozado cuando salió de la Casa Blanca”. Pero el ex presidente se puso creativo y encontró una nueva fuente de ingresos: “Si puedes escribir o puedes escribir con otra persona, puedes escribir un libro y ganar mucho dinero. Jimmy Carter hizo eso”.
Prohibido
Los presidentes tienen que entregar las llaves del auto por el resto de sus vidas. Los ex presidentes no pueden conducir en vías públicas por razones de seguridad; en cambio, sus equipos del Servicio Secreto los llevan a todos lados. Algunos presidentes evitan la regla conduciendo en sus propiedades privadas.
George W. Bush conduce en su rancho de Texas.
Ronald Reagan también solía conducir en su rancho.

La regla también se aplica a los vicepresidentes. Joe Biden bromeó sobre la regla cuando dijo: “Hay muchas razones para postularse para la presidencia, pero hay una razón abrumadora para no postularse para la presidencia … Me gusta poner ese [Corvette] Z06 de cero a 60 en 3.4 segundos.”
Cartitas
Los ex presidentes nunca bajan al buzón para recoger su correo. En su lugar, el correo primero va a un lugar de revisión fuera del sitio donde el Servicio Secreto verifica cada paquete en busca de signos de peligro.
En octubre de 2018, el Servicio Secreto interceptó bombas de tubo enviadas por correo a los Clinton y Barack Obama, entre otras figuras políticas prominentes. En una declaración del 24 de octubre, el Servicio Secreto dijo:
Los paquetes se identificaron inmediatamente durante los procedimientos de detección de correo de rutina como posibles dispositivos explosivos y se manejaron adecuadamente como tales. Ambos paquetes fueron interceptados antes de ser enviados a su destino previsto.
Rebusques
Antes de 1958, los presidentes no recibían una pensión después de dejar el cargo.
Para algunos ex presidentes, eso significaba que necesitaban encontrar un trabajo después de servir en la oficina más alta del país.
Harry S. Truman, por ejemplo, se aseguró de que su biblioteca presidencial incluyera una oficina donde pudiera trabajar durante los 19 años que vivió en Independence, MO, después de dejar la Casa Blanca.
Grover Cleveland apostó al mercado de valores para ganar dinero después de servir dos términos no consecutivos como presidente. George Washington se retiró a Mount Vernon, donde dirigió su propia destilería de whisky. En 1799 se convirtió en la más grande del país, produciendo 11 mil galones.
El Clan
Los presidentes a menudo luchan en el escenario público cuando se postulan para un cargo, especialmente en concursos polémicos.
Bill Clinton, por ejemplo, destronó a George H.W. Bush de la oficina, y su sucesor, George W. Bush, no tenían muchas cosas que criticar sobre Clinton en la campaña.
Pero una vez que dejan el cargo, los ex presidentes a menudo se vinculan con sus experiencias compartidas.
Después de todo, no hay muchas otras personas vigiladas a tiempo completo por el Servicio Secreto.
En 2017, George W. Bush incluso declaró que sentía que Clinton era “un hermano de otra madre”… “compadres”, que le dicen…

Compañía
Es posible que los presidentes tengan que dejar atrás sus gabinetes cuando abandonan el cargo, pero no pierden a todo su personal. El gobierno paga a los ex presidentes para que tengan un personal de oficina, con un presupuesto de $ 150,000 por año durante los primeros 30 meses después de dejar el cargo. Después de eso, el gobierno paga la factura por $ 96,000 en gastos de personal, y los presidentes pueden pagar los costos adicionales personalmente.
Un personal pagado no es el único beneficio ex-presidencial. También reciben compensación por el espacio de oficina y suministros de oficina en cualquier parte del país.
Funeral
Los ex presidentes pueden optar por tener un funeral de estado. De hecho, los presidentes tienen que planificar su servicio funerario mientras aún están en el cargo, trabajando con el Distrito Militar de Washington para diseñar el evento. Los funerales presidenciales pueden incluir sobrevuelos de aviones, saludos de disparos y desfiles. Los eventos coreografiados suelen durar cinco días y las banderas permanecen bajas en todo el país.
Ex presidentes también pueden optar por salir de un funeral de estado. Richard Nixon tomó esa decisión: cuando murió en 1994, fue enterrado en su biblioteca presidencial en California.

Extras
Los presidentes comienzan a brindar discursos cuando dejan el cargo. De hecho, algunos de ellos podrían dar incluso más discursos como ex presidentes. Desde que dejó el cargo en 2001, Bill Clinton ha recaudado $ 150 millones entre sus compromisos de oratoria y sus libros. En 2012, CNN calculó que alrededor de $ 75 millones provinieron de discursos en todo el mundo.
Clinton le dijo al periodista Wolf Blitzer en 2010: “Nunca tuve dinero hasta que salí de la Casa Blanca. Pero lo he hecho razonablemente bien desde entonces”. Su primera novela, “El Presidente ha Desaparecido” lleva vendidos un millón de copias.
Viajes
Los ex presidentes obtienen un gran presupuesto de viaje. De acuerdo con la Ley de ex presidentes, cada ex presidente puede recibir hasta $ 1 millón en seguridad y gastos de viaje cada año, con $ 500,000 adicionales para su cónyuge. Solo hay un problema: una ley de 1968 establece que los fondos deben usarse para viajar como representante oficial del gobierno de los Estados Unidos.
Los ex presidentes a veces se transportan en Air Force One con el actual presidente, como lo hizo George W. Bush en 2013, cuando voló a Sudáfrica con los Obamas y Hillary Clinton.
Nobel
Muchos presidentes se dedican a la diplomacia y la filantropía en sus vidas post-presidenciales. Después de dejar el cargo en 1981, Jimmy Carter fundó el Centro Carter. Su organización promueve la justicia electoral en todo el mundo, media las disputas diplomáticas e incluso trabaja para erradicar enfermedades. Carter ganó el Premio Nobel de la Paz en 2002 por su labor humanitaria.
Michael Duffy, coautor de The Presidents Club, dijo sobre el trabajo filantrópico de Carter: “Ha dificultado a todos los que lo persiguen. ¿Quién puede seguir el ritmo?”

Alojamiento
A pesar de compartir una experiencia muy similar, ser presidente de los Estados Unidos, los ex presidentes llevan vidas muy diferentes después de dejar el cargo. Jimmy Carter se mudó a una casa de dos habitaciones en la ciudad de Georgia donde nació. Harry S. Truman se mudó a la casa de su suegra en Independence, MO.
Otros viven un estilo de vida más lujoso. Los Obamas se mudaron de la Casa Blanca a una mansión de $ 6.3 millones en Washington, DC, después de que el ex presidente dejó el cargo en 2017. Los Clinton se mudaron a una casa de 11 habitaciones en Chappaqua, Nueva York, donde también compraron la casa de al lado para visitantes. Ronald Reagan regresó a Bel-Air, CA, donde vivía en una mansión de 7,000 pies cuadrados.
Obra Social
Algunos ex presidentes dejan el cargo después de servir durante ocho años, mientras que otros se van después de solo cuatro. Una cosa sorprendente separa a estos dos grupos: sus beneficios para la salud.
Para calificar para los beneficios de salud del gobierno, los empleados federales deben trabajar para el gobierno durante al menos cinco años. Jimmy Carter, como presidente de un solo mandato, no calificó para los beneficios de salud federales.
Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton fueron elegidos para dos mandatos y fueron elegibles para recibir beneficios de salud después de dejar el cargo.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 9, 2019


 

Cristiano Trump

Share

 

 

fabian11 Por Fabian Kussman.

 

Cuando el 16 de diciembre del año pasado Donald J. Trump se presentó en la feria de Central Florida con su gira de agradecimientos, fui testigo de que cualquier afirmación del presidente electo era vitoreada con gran fervor y una pizca de desborde. Ante la sola mención de Hillary Clinton, el público respondía con un efervescente: “Encarcelarla ya!”, cualquier referencia a México era sustituida por “Construir el muro”, y la palabra América era sinónimo de “Dios bendiga a América”. A mi izquierda, una entusiasta pareja de salvadoreños levantando biblias con los ojos cerrados. Frente a mí, los brazos abiertos de Trump y el interminable cántico “Trump-Pence-Trump-Pence-Trump…” que bajaba desde las gradas; hacia mi derecha, un grupo de Adventistas del Séptimo día, con carteles en los que la candidata demócrata era tachada por una gran equis roja.

Ronald Reagan supo presentarse allá por los años ochenta ante una audiencia de evangélicos que le aplaudieron devotamente cuando el 40avo mandatario deslizó que el gobierno de la Unión Soviética era el demonio del mundo moderno, consiguiendo un apoyo total de los religiosos en el relanzamiento de la Guerra Fría. El ex actor se convirtió en la imagen anticomunista para ellos.

Durante la campaña presidencial, uno de los asesores de Trump -Jeffrey Lord- comparó a Trump con Reagan. Pero en cuanto a la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas o la Rusia de hoy, pareciera haber diferencias entre los dos líderes americanos. Teniendo en cuenta cómo el Partido Republicano ha loado a Reagan, es difícil imaginar que el líder del partido abrace al país al que su predecesor estuvo en contra. Sin embargo, Trump ha salido de su camino para alabar al presidente ruso Vladimir Putin en numerosas ocasiones, incluso dando a su liderazgo una categorización muy alta. Trump elogió a Putin como “muy inteligente” por retrasar su respuesta a las nuevas sanciones estadounidenses contra Rusia. Y Putin ha devuelto el favor, llamando a Trump un “hombre inteligente” y “talentoso”.

Los líderes religiosos han tomado una posición, y esta es situarse bien junto a Trump. El hijo del famoso predicador Billy Graham (noviembre 7, 1918), Franklin, ha elogiado a Putin en más de una oportunidad, apoyando sus medidas anti homosexualidad, criticando al saliente presidente Barack Obama, quién en su opinión, promovía el ateísmo.  También el tele-evangelista Jim Bakker se pronunció en favor de Putin. Bakker cree que el líder ruso ayudará a Trump a acelerar el segundo retorno de Jesucristo a la Tierra. Rick Joyner -otro pastor- afirmó que hay mucha más libertad religiosa en Rusia que en Estados Unidos de América. Según la Comisión Internacional de la Libertad Religiosa de los Estados Unidos, Vladimir Putin, firmó una ley que redefine la actividad misionera como prácticas religiosas que suceden fuera de los lugares permitidos por el Estado. La nueva ley prohibirá el predicar, orar, hacer proselitismo y diseminar material religioso fuera de los lugares oficialmente designados por el Estado. Los ciudadanos pueden ser multados hasta $15,000 USD por participar en estas actividades en residencias privadas o distribuir material religioso no autorizado por medio de impresiones, transmisiones o material en línea. Estados Unidos es un país cristiano, pero no por imposición. Los Padres Fundadores pensaron en la libertad de profesar una religión o libertad para no acatar ninguna. En este país de más de 320 millones de habitantes, el 86% es devoto de algún credo. Entre los cristianos, el número es de 79%.

Por otra parte, Jerry Falwell Jr., es el presidente de Liberty University, la universidad evangélica más grande de los Estados Unidos, se preocupa de las restricciones de Rusia a la libertad religiosa; Considera que su tratamiento de las minorías sexuales es “bárbaro”; Y ha dejado sentado que no confía de pleno en las intenciones de Putin. Pero Falwell todavía apoya al gobierno de Trump para aproximarse potencialmente al gobierno de Putin.

Falwell exclama: “Veo a Trump más como un hombre de negocios muy, muy, muy astuto y calculador, y creo que cualquier buen hombre de negocios trataría de abrir oportunidades para la negociación y para la construcción de relaciones“.

En algunas consideraciones, el joven Falwell ha evolucionado con respecto a su padre -el fallecido Jerry Sr.- quien acerca de los ataques en setiembre 11, sentenció: “Creo que los ateos, los abortistas, las feministas, los gays y las lesbianas, quienes activamente están tratando de hacer ese tipo de vida alternativa, tratando de hacer de América una nación secular son culpables de estas tragedias”. En otras, el joven Falwell pareciera estar abrazado a los pantalones de papá. Al ser consultado sobre que opinaría si su padre estuviera vivo, junior aseveró que su padre apoyaría a Trump en su emprendimiento de asegurar negocios mundiales.

La religión ha influido en la política desde la fundación de la nación. Como dijo George Washington en su discurso de despedida de 1796, “De todas las disposiciones y hábitos que conducen a la prosperidad política, la religión y la moral son soportes indispensables“. Alexis de Tocqueville observó que la religión desempeñará un papel importante en la política estadounidense mientras los Estados Unidos siga siendo un país compuesto de ciudadanos religiosos. Thomas Jefferson no quería dar a conocer sus creencias religiosas en público para no influir sobre las personas. Es sabido que Jefferson no creía en ninguno de los milagros de la Biblia, pero no pretendía forzar a nadie a seguir su línea de pensamientos.

Un presidente podría apoyar una ley o estrategia de política exterior con más aire en sus pulmones porque es políticamente conveniente. Pero los líderes religiosos pueden bendecir “así dice el Señor” sobre él y reunir a sus grandes grupos a la causa, como lo hicieron hacia el final de la Guerra Fría y como lo hicieron ayudando a escoger a Donald Trump en la elección más bizarra que Estados Unidos haya protagonizado.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 14, 2017


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com