Iglesia y aborto

Share

 

 Escribe Monseñor HÉCTOR AGUER

 

Alejandro Rozitchner, filósofo y asesor presidencial, dice sobre el aborto: “Si a la Iglesia le molesta, bueno… es un problema de los obispos”. El problema del aborto no es, en primer lugar, de carácter religioso, sino científico y jurídico. Los estudios de genética y embriología desarrollados en el siglo XX -pienso especialmente en la obra de Jerame Lejeune- son indiscutibles: desde el instante de la concepción existe un nuevo ser. Tales estudios han registrado el trayecto vital del embrión y del feto hasta el nacimiento. Los partidarios de una legislación permisiva deberían intentar la refutación de esas certezas. Por otra parte, la Constitución incorpora tratados internacionales que protegen la vida del ser humano desde la concepción, y la Argentina ha reconocido por ley que se es niño desde la unión de los gametos en el seno materno hasta los 18 años. La legalización del aborto sería inconstitucional según varias constituciones provinciales (recordemos que el nuestro es un país federal). El problema del aborto debería ser también un problema para el señor Rozitchner. “Para mí -añade en el reportaje-, el Estado no tiene que tener religión”. ¡No la tiene! La fórmula elegida por los constituyentes de 1853 es un término medio: el Estado argentino no es ni confesional ni ateo. Además, el Preámbulo invoca la protección de Dios, “fuente de toda razón y justicia”. Llama la atención que un filósofo se exprese con tanta ligereza. ¡Y que asesore al presidente de la Nación!

Héctor Aguer

DNI 4.415.937

 

Monseñor Héctor Rubén Aguer (Buenos Aires, 1943) es un sacerdote argentino, arzobispo emérito de la Arquidiócesis de La Plata.

 


Envío: Dra. ANDREA PALOMAS ALARCÓN


 

PrisioneroEnArgentina.com

Julio 17, 2018


 

Opinión de JUSTICIA y CONCORDIA ante la carta de Monseñor Aguer

Share

 

La carta al diario La Nación de Monseñor Aguer y sus repercusiones.

 

¿Justicia o venganza?

En LA NACION del sábado pasado leí que el Tribunal Oral Federal de Tucumán condenó a prisión perpetua a diez ex policías y militares por delitos cometidos durante el Operativo Independencia, en 1975. ¡Cuarenta y dos años después! El título de la noticia expresaba la causa de la condena: “Represión ilegal”. Habrá sido ilegítima, injusta, abusiva, inmoral, pero no ilegal, ya que el mismo escrito recuerda que la presidenta, señora de Perón, “firmó los decretos de aniquilación de las fuerzas subversivas, que dieron origen al operativo”.
La manipulación del concepto de lesa humanidad permite que la venganza continúe camuflándose como justicia. Un interrogante: ¿por qué el enriquecimiento de los funcionarios del Estado a costa del empobrecimiento del pueblo no ha de considerarse también delito de lesa humanidad? Por lo visto, cuando quiere, la “Justicia” se demora, se distrae o se presta al servicio de los ideólogos.
Héctor Aguer
Arzobispo de La Plata

Colaboración: Dra, Andrea Palomas Alarcón

PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 20, 2017


S.E.R. Mons. Héctor Aguer

Arzobispo de La Plata
Excelencia:
En nombre de nuestra  Asociación, cuyo objetivo es luchar por la vigencia de la Justicia y la Concordia, expresamos nuestra gratitud por su permanente testimonio y compromiso con la verdad, predicada mediante un mensaje claro, “a tiempo y a destiempo” en el ejercicio de su Sagrado Ministerio.
La carta de su autoría, publicada en el diario La Nación bajo el título de “Justicia o Venganza”, expresa con nitidez la tragedia que vivimos los argentinos. Nada más cierto queLa manipulación del concepto de lesa humanidad permite que la venganza continúe camuflándose como justicia”. Es que en la Argentina se demolió el derecho, que ha sido sustituido por la llamada  “política de derechos humanos”, en una obra siniestra originada en la tiranía de los Kirchner con la complicidad del Congreso y jueces corruptos, desde la Corte Suprema para abajo. Como consecuencia de ello hay más de 2.000 presos políticos y ya 420 muertos en cautiverio, olvidados  de la sociedad.
La voz de la Iglesia debe estimular a quienes gobiernan la república para que cumplan acabadamente con la obligación de  proveer el bien común de los argentinos y consolidar la paz interior, por encima de cualquier especulación electoralista.
Quiera Dios que su ejemplo cunda  y sirva para deponer falsos temores y propalar la verdad, lo que ayudará, sin duda, a suturar la llaga que divide a los argentinos.
Nuevamente agradecidos, lo saludamos con afecto en Cristo y María.
Carlos Bosch (Presidente)
Alberto Solanet (Secretario)

Monseñor Aguer, el 2×1 y los treinta mil

Share

 

Monseñor Héctor Aguer y su opinión sobre el beneficio del 2×1 en los casos de lesa humanidad y la obligación de mentir sobre los 30.000 desaparecidos en una provincia de Buenos Aires comandada por María Eugenia Vidal.

 

Monseñor Aguer -quién se encuentra en la vereda opuesta al Papa Francisco- tuteló el beneficio del 2×1 a los condenados por supuestos delitos de lesa humanidad, desacreditando al gobierno nacional por las críticas al fallo de la Corte Suprema de Justicia y también a la reciente ley promulgada por el gobierno de María Eugenia Vidal -presente en el momento de estas declaraciones- que establece que las publicaciones oficiales deben consignar como “cívico militar” a la última dictadura y fija el número de desaparecidos en 30 mil.

Estas manifestaciones tuvieron lugar tras el Tedeum que se realizó en la Catedral, del que participó María Eugenia Vidal, gobernadora de la provincia de Buenos Aires, parte de su gabinete y Julio Garro, intendente local.

Aguer afirmó que el hecho de que el jefe de gabinete de Mauricio Macri,  Marcos Peña “haya salido a cuestionar el fallo de la Corte demuestra que nuestra República no está muy sana“. Destacando que se trataba de una invasión a otro poder. El arzobispo consideró que estaba fuera de lugar que el Congreso haya sancionado una ley retroactiva contra la decisión de la Corte Suprema.

El religioso se mostró contra la ley provincial que establece que las publicaciones oficiales deben consignar como “cívico militar” a la última dictadura y fija el número de desaparecidos en 30 mil personas. “Se impuso por Ley un número mágico que hay que sostener acerca de las víctimas de la crueldad de la última dictadura. Me parece que no corresponde a la Legislatura imponer por ley algo que es muy discutido”, explicó Aguer. “No me corresponde a mí poner un número, pero digo: ‘¿Por qué la ley va a prohibir que alguien diga que fueron 29.999 o que diga que fueron 30.001?’. No corresponde una ley para eso”.

.

 

 

Colaboración: Dra. Andrea Palomas Alarcón

PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 25, 2017


 

Prisionero En Argentina

Email@PrisioneroEnArgentina.com