17 DE SEPTIEMBRE – MI CUMPLE Y LA REVOLUCION LIBERTADORA

Share

 

“Las vivencias de un niño y un hombre a los 75 años”

 

Por Dr. CARLOS DEL SEÑOR HIDALGO GARZÓN

Hace muchos años, en un día nublado y el oleaje de la playa cercana hacía prever “temporal”, me encontraba con fiebre y mi papa, marino, acuartelado en al ARA Acorazado Moreno, ya que era el 17 de septiembre de 1955 y se llevaba a cabo un evento que nosotros no entendíamos y que los llamaban “Revolución Libertadora”, algo que formalizaría una vez más la división de los argentinos. Y digo una vez más, pues la Historia Patria es triste y repetitiva. Una vez más argentinos contra argentinos.

QUE NOS PASA QUE NO NOS TOLERAMOS Y NECESITAMOS DESTRUIRNOS

Las cosas se atraen o se repelen según ciertas circunstancias y en pocas palabras el resultado es una dicotomía fáctica del argentino conjunto con sus ancestros inmigratorios. Ya que el comunismo desatado en las Pampas y la Patagonia no fueron nacimientos espontáneos, más si de ideologías foráneas, mezcladas con la natural incultura por el trabajo de los hijos puros de la tierra. Así se continuaba el populismo y la demagogia de después de la junta y el triunvirato y asentada en 1820 por las mafias de caudillos sanguinolentos. Así nos hicimos degolladores, hasta nuestros días en que cambiando las técnicas mecánicas se sigue asesinando sin sentido—o quizás con el sentido de una Oligarquía todo pudiente. Y no decimos de aquella que la de los Conservadores pusieron en pie al país con desmedro del obre, fuera lo bueno.

Se trata de entender que el ansia de la Revolución Libertadora, nacida Nacionalista y católica, terminara en madre de los montoneros y fratricidas por el imperio de poderes supranacionales y vagancia intelectual y de acción de los argentinos. DEJEMOS DE JODER CON LOS IMPERIALISMOS – NOSOTROS LOS ARGENTINOS SOMOS LOS CULPABLES – ASUMAMOSLO DE UNA BUENA VEZ.

Los británicos no deben llevar culpas ajenas o sea la nuestra – LINIERS, recibió las espadas en 1806 y 1807 donde se demostró que los pueblos que quieren – pueden. Pero la traición de Alzaga estaba a la vuelta y por eso muere Liniers. No por defender la emancipación sino por la corona que juró defender y cumplió hasta su fusilamiento. Concretamente este episodio no es mas que una rutina de la incordia de los futuros argentinos, que hasta la fecha no sabemos que es lo que queremos. Y matamos y morimos al son de baladas de Charly García.

Lonardi dijo un axioma “Dios es Justo” pero los argentinos lo interpretamos como que él lo haga todo y a nuestra beneficencia. Y creas o no es injusto.

LOS RECUERDOS DE LA INFANCIA DEL 16/17 DE SEPTIEMBRE

Acorazado Moreno

Era esa tarde de septiembre y mi madre me había arropado ya que tenía fiebre y llamó al médico, que concurrió del Hospital Naval, un teniente de fragata médico. Ambos a cada lado de la cama de enfermo me alentaron y medicaros para gobernar una gripe muy casual en las costas de Puerto Belgrano. ¡Dadas las circunstancias mi madre solo me pudo comprar y regalar una caja de los famosos caramelos “Cremalin! Y el teniente médico me alentó y conjuró la ausencia de papá acuartelado en el ARA Acorazado Moreno sin posibilidades de acción bélica alguna ya que como maquinista estaba por debajo de la línea de flotación, sin contexto político alguno.

REFLEXIONES

Mi infancia fue golpeada por un hecho que, aunque no quiera me marcó y una figura que sobresalía y contra la que se llevó a cabo una guerra – PERON

Los acontecimientos conocidos en el desarrollo de mi vida me han llevado a comprender actos y voluntades de una época trágica, mas. De nuestra criminal Historia Degolladora. Que hoy al cumplir mis 75 años ratifico en mi cosmovisión historiográfica, como lo que dije, cruel y degolladora como en 1820, que tanto dolió a la conclusión de una Constitución Liberal, de Progreso para la Patria, como lo expresara en las Bases Juan Bautista Alberdi. Un Patriota con sentido claro del derecho constitucional y de lo que a nuestra patria le convenía. Pero las hordas no estuvieron de acuerdo…hasta nuestros días en las que la Constitución Nacional es papel mojado de un engendro de tiranos.

LA MUERTE DE LA REPUBLICA

El Pueblo se debe a la Nación y Estado para el bien común a través de la Constitución Nacional y sus instituciones que a partir del Pacto y Contrato Social se hace República. Lo contrario es el sumun de las potestades al estilo de Stalin y Lenin, una provincia en el contexto mundial comunista. Es a lo que la Argentina, está en camino ya de perfeccionar, ya que el comunismo esta imbricado en la sociedad que no entiende que su alma se le ha quitado en favor de una “nomenklatura” o élite autóctona que “vienen por más”.

CONCLUSIONES

  • La Revolución Libertadora, no fue como muchos xenófobos pretenden un movimiento mas en las movidas “patrioteras”, sino que fue contra un factor político tiránico real, con divisionismo de clases al muy estilo stalinista.
  • La nación no necesitaba de la expurgación de clases – purulentas potencialmente financieramente pudientes.
  • La Patria, es la que necesita de sus hijos ya generaciones con experiencia suficiente para que “no la apuntalen” sino la lleven al declamado POTENCIA.
  • Y para eso no vale el odio el resentimiento y la venganza. Caso contrario no nos extrañemos de la PROXIMA Y SANGRIENTA GUERRA CIVIL – ALLI EL PUEBLO REDIMIRA SU ESENCIA NO COMO EN UN 17 DE SEPTIMBRE DE 1955- DONDE ENTRE HERMANOS UNA VEZ MAS CORRIO SANGRE PATRIA

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 18, 2019


 

UNOS MODESTOS PENSAMIENTOS SOBRE MI PUEBLO

Share

 

 

  Por el My. Carlos Españadero

 

Estimado Garzón: He leido con toda atención tus últimos escritos. Y me han motivado profundas reflexiones sobre tu manera de pensar, referido a nuestro pueblo y a nuestra historia a las calificas con severidad.

Cada nación es el producto del quehacer de su pueblo, entre los cuales surgen sus dirigentes que pretenden ser los conductores del mismo. Y esto genera que la historia de cada nación, tenga originalidades, dentro de las cuales se manifiestan las virtudes y defectos que configuran la “personalidad” de la misma.

Yo he nacido en la Argentina. Mi Argentina. Y aunque falta dirigencia pese a estar sufriendo las injusticias que día a día me van acercando a la muerte, no reniego de la misma. Es mi país.

Esto no quita que sufra y sienta todas las cosas que una dirigencia incompetente e inmoral no solo hace con nosotros sino con su pueblo, que es mi pueblo.

Pero no podemos olvidar que la Patria sin su pueblo queda vacia. Y como todo grupo humano, con causa o sin ella va siguiendo día a día, lo que es forjar su destino. No vale usar la historia para atacar al pueblo, que es mi  pueblo. No sirve atacar a personalidades, que mal o bien han hecho cosas que de un modo o de otro, el pueblo las ha asumido y como alguien que digiere lo que come, lo ha transformado en la configuración de nuestra personalidad. Por supuesto, se digiere lo malo y lo bueno. ¡Y vale si hemos comido muy mal!.

Yo quisiera que personas brillantes como tú, con mucha humildad, pusiera sus conocimientos y amor para su pueblo. Y te recuerdo que el amor es un dar sin esperar respuesta. Es un dar por el dar mismo.

Tenemos en nuestra historia cosas muy malas que ya digeridas forman parte de nosotros. Eso ya está. Ayuda a nuestro pueblo a como el rumiante, vaya masticando nuevamente lo ingerido, pero lo haga con amor. No pensando en su beneficio sino en el beneficio de todos. Es un dar sin esperar respuesta.

No debo seguir escribiendo. Todo esto mereceria ser escrito con mucha dedicación que no puedo hacer, primero por mi incapacidad intelectual, por mi proceso vegetativo en decadencia, por lo sufrido que como el árbol no me permite ver el bosque. Pero que no es suficiente para sentir a mi pueblo y amarlo. Con sus defectos que quisiera haber corregido mediante la educación. Pero también con el orgullo de haber visto productos de este pueblo desde épicos, visionarios, valientes ante la adversidad, brillantes en su pensamiento, que hemos desperdiciado pero que han quedado imperterritos como aceros que no se quiebran ni pueden ser vencidos, como San Martín, Belgrano, pero mas allá como el estratega sin triunfos del general Paz, el insolente de Sarmiento, el filósofo como Mitre, el formidable luchador Carlos Pellegrini, el tenaz pícaro de Roca, el visionario Alberdi, el radical Alem, el austero Bernardo Irigoyen, y ya mezclados en las disputas que tanto daño nos hacen generales como Ramirez, Perón, Lonardi, Ongania, que no empalidecen a nada menos que a Favaloro, a nuestro pensador Bunge, a nuestro literato Borges, al austero Illia, al demócrata Alfonsín.

Sarmiento

Favaloro

Borges

Belgrano

San Martin

Illia

Bunge

Gay

Alberdi

Seineldin

¡Y cuantos que no cito pero que están ahí! El impacto que siento al recordar al coronel Seineldín, mi caro compañero coronel Arévalo, los mártires San Martino, Gay y Larrabure.

Y no menciono para no herir suceptibilidades a terroristas que en muchos casos, aun equivocados, ofrendaron sus vidas por lo que creian un destino mejor. Ni tampoco a los sufridos combatientes de las Malvinas. Y lamento no poder mencionar a todos.

Mi apreciado Garzón: la lista es inmensa. Y todos ellos salieron de nuestro pueblo. Como todos los humanos con errores y aciertos. Pero apretando los dientes por esa Argentina que es nuestra.

Es posible que estemos llenos de errores y por que no malas acciones. Pero se que ese pueblo no soportaria la invasión de quien fuera. Y creo que el mundo lo sabe. Yo te pido que con tu magnífica verba y luego de haber soportado las pruebas que en tu vida enfrentaste, trates de que te embarge el amor a tu pueblo, que es el amor a la Patria.

Buenos Aires, 14 de enero de 2019

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 14, 2019


 

ENTREVISTA A CHRISTIAN MAS y FRANCO ALBERTI. PARTIDO LIBERTARIO

Share

 

 

 

 

Renuncié a buscar el significado de la palabra político en el Diccionario de la Real Academia por temor a que en el lomo el título cambiado pudiera decir diccionaria. Mi retorcida mente me sugirió alguna alternativa. En estos casos, nada mejor que recurrir al Viejo Gringo Ambrose Bierce (1842-1914) y su pequeño libro El Diccionario del Diablo.

Christian Mas

 

Franco Alberti

En su página 98 -en la limitada versión de la Editorial GT- Político (s) es listado como Anguila en el fango primigenio sobre el que se erige la superestructura de la sociedad organizada. Cuando agita la cola, suele confundirse y creer que tiembla el edificio. Comparado con el estadista, padece la mera desventaja de estar vivo.


A pesar de los años, la descripción sigue intacta o a prosperado, para mal, con ese paso del tiempo. El diccionario Urbano filosofa que es más extraño encontrar a un político honesto que una prostituta virgen. Aunque la más penosa definición se encuentra en el Diccionario de la Perra Vida: Dícese de aquel que se postula para un cargo en el Estado aduciendo su amor a la patria, pero cobra suculentos sueldos y comisiones, pujando por aumentos de sus ingresos mientras el pueblo no llega a fin de mes. Quien piense que el Diccionario de la Perra Vida es de mi creación, tal vez no esté enteramente equivocado.

Toda regla tiene su excepción. En el caso de los políticos, su atajo. Siempre buscamos por ese líder integro -palabra devaluada- que nos rescate de los errores que cometimos y que volveremos a cometer. Para ello, nada mejor que sondear a futuros corruptos o a nuevos kamikazes. Como dijo el gran Christopher Hitchens: “usted podría pensar que abandona la política, pero no… la política vendrá por usted y le encontrará…” Es entonces cuando entran los temores. Pero también la búsqueda de la luz al final del túnel nos lleva a excavar posibilidades. En ese intento, quiero creer que Christian Mas y Franco Alberti, Franco Alberti y Christian Mas, del Partido Libertario, son los kamikazes necesarios.

Fabian Kussman

PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 19, 2018

Cuando el Diario Perfil “cuida” la formas: ¿Hijo ‘e Represor?

Share

 

 

Ciudadanos V.I.P. son hijos de funcionarios de la dictadura, los que viven en Primera “B”, hijos de represores

 

 

El padre de Marcos Peña fue un alto funcionario de la dictadura militar

El jefe de Gabinete criticó el 2×1 para “crímenes de lesa humanidad” pero no aclaró que su padre, Félix Peña, fue el segundo de Costa Méndez y uno de los primeros civiles en conocer el plan militar para la Guerra de Malvinas.
Por Rodrigo Lloret
http://www.perfil.com/columnistas/el-padre-de-marcos-pena-fue-un-alto-funcionario-de-la-dictadura.phtml
Marcos Peña se convirtió en el primer funcionario del macrismo en criticar el fallo de la Corte Suprema que benefició a un represor para evitar que cumpla su condena. Tras la sorpresiva sentencia jurídica que provocó una fenomenal crisis política para el oficialismo, el jefe de Gabinete salió a calificar al 2×1 como un “símbolo de la impunidad” y cuestionó “que se aplique a crímenes de lesa humanidad”. Lo que no dijo Peña en ese momento fue que su padre, Félix Peña, había integrado la dictadura que llevó a cabo esos crímenes aberrantes. Marcos Peña nació en 1977 y, obviamente, no tiene ninguna responsabilidad sobre el pasado de su padre.
Es curioso, no obstante, que la trayectoria de Félix Peña haya sido ocultada por el Gobierno. Los antecedentes del padre del jefe de Gabinete están disponibles en el site del Ministerio de Producción, donde Félix Peña es asesor. Pero allí no se aclara que fue funcionario bajo el terrorismo de Estado.
El currículum oficial de Peña padre indica que fue “subsecretario en el área económica de la Cancillería”, sin precisar los años en los que ejerció esa tarea. Fue en dos ocasiones: la dictadura y el menemismo.
Félix Peña llegó a la Cancillería en 1982 como el principal asesor en materia económica internacional del régimen. Fue convocado por Nicanor Costa Méndez, el canciller de la Junta Militar entre 1981 y 1982. Costa Méndez conocía a Peña porque ambos eran asiduos miembros del Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI), un think-tank conservador creado en 1978 para respaldar a los militares en ámbitos diplomáticos. Peña logró obtener la máxima confianza del canciller del dictador Leopoldo Galtieri y fue uno de los pocos civiles que conoció el plan del desembarco de las Fuerzas Armadas en Malvinas antes de que estallara la guerra. También fue el encargado de asesorar a la dictadura sobre las implicancias económicas que podría tener Argentina tras el conflicto.
Un año antes de la Guerra de Malvinas ya se conocía la simpatía del Proceso de Reorganización Nacional por Peña. Aquí se reproduce el “Acta 183” de la “Junta Militar”, que refleja la reunión que mantuvieron las autoridades de las Fuerzas Armadas el 23 de junio de 1981 en el Edificio Cóndor. Sobre la “designación de embajadores” se puede observar la decisión de nombrar “jefe de misión” en Costa Rica a Félix Peña. Pero los Peña no se mudaron a Centroamérica.
Peña padre sabía que un año más tarde podría lograr mayor influencia en el Ministerio de Relaciones Exteriores conducido por las Fuerzas Armadas. Pero su paso por la Cancillería se truncó con el fin de la Junta. Como no era un diplomático de carrera, el padre del funcionario más importante de Mauricio Macri estuvo en la Cancillería hasta la llegada de la democracia, cuando el gobierno de Raúl Alfonsín decidió cesantear a los “diplomáticos de la dictadura”.
“Yo llegué a la Cancillería cuando había claras señales de que estábamos en el final de una etapa y se iniciaba una transición hacia la democracia. No la hubiese integrado antes”, aseguró Félix Peña a Perfil.com. Y aclaró que no tuvo “ninguna intervención” relacionada con las denuncias de violaciones a los derechos humanos que la dictadura recibía constantemente en foros internacionales.
Economista y doctor en Derecho, profesor de varias universidades y autor de numerosas publicaciones sobre relaciones económicas internacionales, Félix Peña es un reconocido y respetado especialista en ámbitos diplomáticos y universitarios. En cambio, su participación bajo la dictadura militar que azotó a la Argentina era algo que no había sido tan difundido. Hasta hoy.

Félix Peña

 

Marcos Peña

 

Elisa Carrió

 

Ricardo Gil Lavedra

 

Martín Balza

 

 



Fabian Kussman

email@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

@FabianKussman

Mayo 26, 2017



Hijo ‘e represor. Cuando el diario Perfil “cuida las formas.

A menudo soy señalado como “el hijo del represor”. Cuando uno está seguro de la situación en la que vive y la “justicia independiente” que supimos conseguir trata de forzar culpabilidades en sus expedientes, logrando quedar en el ridículo, no me importa un bledo. Cuando el periódico Perfil cae en el doble estándar, cuidando no ofender demasiado a ciudadanos de primera, se torna divertido. ¿Honestamente? Me divierte. ¿Tengo un truculento sentido del humor o es simplemente una reacción?
Marcos Peña es hijo de un funcionario de la dictadura. Yo, simplemente el “hijo de un represor” sin condena y acusado sin pruebas (A menos que usted y Perfil considere evidencia esta comedia de enredos que ha fabricado y continúa apuntalando esa peculiar justicia, gobierno tras gobierno).

No es mi intención criticar a Rodrigo Lloret. El columnista de Perfil no miente. Exhibe documentación para sostener su escrito. Siempre hay un pero. Eliza Carrió fue funcionaria de la dictadura. Ricardo Gil Lavedra actuó en el Poder Judicial durante la dictadura. Martín Balza fue soldado de la dictadura. Ellos no tienen la sombra de pertenecer sobre sus hombros. Aquellos que arriesgaron sus vidas en Malvinas batallaron mientras un gobierno de facto estaba en ejercicio. Recuerdo un vecino ocupando un cargo en mesa de entradas de una municipalidad mientras la junta militar cumplía desempeños en Argentina. Seguramente hubo un repartidor de periódicos que servía a algún dirigente en esos años. Eso no les hace “colaboracionistas”, ni por simplemente estar o pertenecer, culpables.

Irving Brant sostenía que de la única manera que James Madison sería recordado en la historia era si sus conciudadanos contemporáneos o futuros respetaban los derechos y libertades que uno de los padres fundadores de Estados Unidos de América había defendido con tanto tesón. En Argentina, Alberdi y Vélez Sarfield bostezan junto a un empolvado bandoneón. Culpable hasta demostrar su inocencia. Así es para la “justicia independiente”, para un gran sector del periodismo, lo es para el Papa Francisco y para una parte de la sociedad que ha abandonado tristemente la memoria de nuestros pensadores para fabricar esa memoria a conveniencia, tan rentable.
Hay que convivir con esta triste realidad, aunque no resignarse. Para Perfil, pautemos una descripción suave al hablar de Marcos Peña: El hijo de un funcionario de la dictadura. Para Fabian Kussman -el enemigo-, hijo de un represor. Ya estoy escribiendo sobre mí en tercera persona. ¿Parte de la celebridad?

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 26, 2017


 

Argentina Caníbal: El Caso Bayarri es un precedente para los Prisioneros Ilegales argentinos.

Share

 

fabian11 Por Fabian Kussman.

 

Detenido durante 14 años como presunto integrante de la banda que secuestró a Mauricio Macri. La justicia lo absolvió y la Corte Interamericana ordenó a la Argentina a pagarle a Juan Carlos Bayarri más de 290.000 dólares en reparaciones.

bayarri1En noviembre del año 1991, este Sub Oficial retirado de la Policía Federal fue arrestado acusado de haber formado parte de la Banda de los Comisarios, quienes secuestraron a al hoy presidente de la Argentina. La sentencia judicial fue contundente porque detalla las peripecias vividas por Bayarri bajo un clima adverso mientras prestó su declaración. Allí se refleja el estado lamentable en que se encontraba debido a que se hallaba golpeado y sangraba ostensiblemente. También presentaba una visible lesión en el tímpano. Fue golpeado en presencia de un juez y trasladado a la prisión de Caseros.

Bayarri salió de prisión 2005, momento que se le quitaron todos sus antecedentes penales. En su esfuerzo, desfiló por despachos de abogados y pasillos de tribunales hasta que su caso arribó a las oficinas de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que hace nueve años emplazó al gobierno argentino a pagar un resarcimiento económico.

El 5 de abril de 1994 el señor Juan Carlos Bayarri presentó una denuncia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El 19 de enero de 2001 la CIDH aprobó el Informe, mediante el cual declaró admisible la petición. El 8 de marzo de 2007 la Comisión aprobó el Informe de fondo, en los términos del artículo 50 de la canton-santiagoConvención, el cual contenía determinadas recomendaciones para el Estado. Este informe fue notificado al Estado el 16 de abril de 2007. Tras madurar la información aportada por las partes con posterioridad a la adopción del Informe de fondo, y en razón de que consideró que el Estado no había adoptado sus recomendaciones de manera satisfactoria, la CIDH decidió someter el caso a la jurisdicción de la Corte Interamericana, designando entre otros como delegados y asesores a Santiago Cantón, hoy Secretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires. La base del caso eran el maltrato recibido, prisión preventiva excesiva y subsiguiente denegación de justicia, en el marco de un proceso penal seguido en su contra.

La CIDH reveló que Juan Carlos Bayarri estuvo privado de su libertad por casi 13 años mediante una confesión que fue obtenida bajo tortura. No obstante que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal de Argentina consideró probada la tortura a la que fue sometido, luego de transcurridos casi 16 años desde que ocurrieran los hechos.

La CIDH notificó al Estado Argentino en agosto del año 2007 y este último replicó sosteniendo una excepción a la demanda ya que no se habían agotado los recursos internos -requisito recurrente por ejemplo en los casos los encarcelados por lesa humanidad-. Este año, en contrapartida y en tiempo record, la OEA concluyó que se bayarri2habían agotado esos recursos en el caso de Milagro Sala.

El Estado adujo que a la fecha en que la CIDH resolvió presentar la demanda, Bayarri disponía en el país recursos idóneos que, de haber sido interpuestos en tiempo y forma, le hubieran permitido obtener la reparación económica que pretendía mediante la entidad internacional. El Estado Argentino agregó que no era necesario invocar la competencia del Tribunal Internacional para determinar la existencia o no de responsabilidad del Estado en los hechos denunciados y cuestionó la decisión de la CIDH de elevar este caso a la Corte Interamericana. En tanto que el Estado Argentino se escondía detrás de estos tecnicismos, la CIDH se escudaba a su vez que en el momento de declarar la admisibilidad del caso Bayarri, Argentina no había comunicado nada sobre los famosos recursos idóneos internos que el damnificado podría haber utilizado.

En medio de esta batalla de Grandes Maestros del Arte de la Burocracia, el tiempo pasa de prisa para los que buscan justicia. De hecho, la CIDH despertó y descubrió que los fundamentos de hecho del caso referidos a la detención ilegal y arbitraria del señor Juan Carlos Bayarri, su tortura y los procesos penales relacionados, no se encontraban en controversia en atención a lo indicado por el Estado en su contestación de la demanda. Es decir, era reconocida la injusticia, pero de todas maneras el gobierno argentino intentaba poner trabas y demoras. Lo importante no es la verdad, sino como salir airosos del problema.

Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad personales. Nadie puede ser privado de su libertad física, salvo por las causas y en las condiciones fijadas de antemano por las Constituciones Políticas de los Estados partes o por las leyes dictadas conforme a ellas. Nadie puede ser sometido a detención o encarcelamiento arbitrarios. Toda persona detenida o retenida debe ser informada de las razones de su detención y notificada, sin demora, del cargo o cargos formulados contra ella. Toda persona detenida o retenida debe ser llevada, sin demora, ante un juez u otro funcionario autorizado por la ley para ejercer funciones judiciales y tendrá derecho a ser juzgada dentro de un plazo razonable o a ser puesta en libertad, sin perjuicio de que continúe el proceso. Su libertad podrá estar condicionada a garantías que aseguren su comparecencia en el juicio. ¿Le suena familiar? Pues no al Estado Argentino. No en el caso Bayarri, ni en el caso de tantos Prisioneros Ilegalmente arrestados en Argentina cuando a imputaciones de Lesa Humanidad se refiere. La CIDH a través de sus representantes incluyó una serie de testigos y documentos como evidencia que resultaron valorados por la Corte Internacional. Entre otras cosas el Tribunal Internacional concluyó que la Prisión Preventiva es la medida más severa que se puede aplicar a una persona acusada de delito, por lo cual su suministro debe tener carácter excepcional, limitado por el principio de legalidad, la presunción de inocencia, la necesidad y proporcionalidad, de acuerdo con lo que es estrictamente necesario en una sociedad democrática, pues es una medida cautelar, no punitiva.

Abandonemos por unos instantes las penurias del señor Bayarri y observemos el grado de hipocresía con que se manejan los gobiernos y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Los primeros admitiendo el delito, pero obstruyendo a la justicia. Los segundos declarando los derechos del hombre, pero no reconociendo esto cuando se trata de quienes participaron o no en la lucha armada de los años setentas y hoy van muriendo en prisiones argentinas. Gracias a Juan Bautista Alberdi sabemos que no todo lo legal es justo y un juez se puede convertir en un asesino (Ya entonces el mundo era una porquería, antes que Discépolo lo gritara a viva voz).

La CIDH resalta que es un principio de Derecho Internacional que toda violación de una obligación internacional que haya producido daño comporta el deber de repararlo adecuadamente, es por ello que la Corte Internacional dispuso que el pago de las indemnizaciones establecidas en favor del señor Juan Carlos Bayarri debía ser hecho directamente a este, de igual manera que al reembolso de costas y gastos. También determinó que el Estado debía cumplir estas obligaciones mediante el pago en dólares de los Estados Unidos de América o en una cantidad equivalente en moneda argentina, utilizando para el cálculo respectivo el tipo de cambio entre ambas monedas que esté vigente en la plaza de Nueva York, Estados Unidos de América, el día anterior al pago. Este pago ordenado al Estado Argentino fue de 295.000 dólares de la moneda norteamericana por concepto de indemnización por daño material e inmaterial, y el reintegro de costas y gastos, dentro del plazo de un año, contado a partir de la notificación del fallo. Además, debía hacerse cargo en forma inmediata y por el tiempo que sea necesario, el tratamiento médico requerido por el señor Juan Carlos Bayarri.

Este argentino damnificado tenía 42 años de edad en el comienzo de su serie de desventuras. No es un consuelo, pero si le permitió poseer un tiempo que, por ejemplo, los Prisioneros Ilegales de hoy en Argentina no dominan. También esa mediana juventud le habilitó para convertirse en un modelo de perseverancia y valentía para denunciar y conseguir que la verdad sea finalmente detectada. Estableciendo un paralelismo, es de suma importancia que nuestros presos ilegales continúen acopiando elementos de prueba -que, es cierto, por ahora se almacenan en lugares recónditos de brumosos despachos de jueces- para que la historia real se imponga. En la instancia casi segura que un damnificado no resista por cuestiones etarias el proceso que se debe atravesar, quienes los sucedan cobrarán acorde la ley lo determine.

El proceso y la resolución del Caso Bayarri podrían abrir un debate de los derechos humanos en el marco del procedimiento penal y los juicios a los que son sometidos los ex uniformados en Argentina, además de presentar un complejo y peligroso panorama por el oscuro desempeño del Poder Judicial y los derechos del Hombre. Más allá de estos principios, hay que posicionarse en el plano monetario que indicaría que si unos dos mil hombres, Presos Políticos, Prisioneros Ilegales, Prisioneros de Guerra -su elección- fueran admitidos como admisibles (Sus casos) en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el gobierno argentino estaría enfrentando un desembolso de -al menos, en principio, solo contando con las obligaciones de uno de los tres poderes, el Ejecutivo- unos seiscientos millones de dólares, más costes de juicio y atención médica de los que sobrevivan.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 7, 2017