ATAQUE A LA TABLADA – Imágenes de archivo tomadas los días 23 y 24 de enero de 1989.

Share

Sandro Rojas Filártiga ns trae imágenes del ataque a La Tablada donde con las primeras luces del lunes 23 de enero de 1989, miembros del MTP (Movimiento Todos por la Patria) comandados por el ex ERP Enrique Gorriarán Merlo intenta copar los Cuarteles de La Tablada situados en el conurbano bonaerense. Se produce un feroz combate que se prolonga por mas de 30 horas. A continuación podrán ver imágenes de archivo tomadas por el Canal TELE2.

 

 

 

PrisioneroEnArgentina.com
Junio 14, 2021

Misa para Horacio Fernández Cutiellos

Share
.
La Unión de Promociones adhiere y convoca a participar de la Santa Misa organizada por la Promoción 103 “Teniente Coronel Horacio Fernández Cutiellos, en memoria del Camarada y Amigo cuyo nombre la identifica.


Se recordará como todos los años a este héroe de la Patria, a 31 años del cruento ataque terrorista que el MTP (Movimiento Todos por la Patria) perpetrara contra el Regimiento de La Tablada, el día 23 de Enero de 1989.
En dicha oportunidad el citado Oficial Jefe se desempeñaba como 2° Jefe del citado Elemento. Junto a otros 10 integrantes de las Fuerzas (4 del EA, 2 de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y 4 Soldados Conscriptos) perdieron su vida defendiendo heroicamente las instalaciones de la Unidad Militar.
 
Acompañar también a las familias y a los Camaradas de Armas para honrar y orar por sus almas, se constituye en una ineludible obligación.
En la oportunidad, también se elevará una plegaria por todos los Presos Políticos, los fallecidos y los que hoy continúan privados de su libertad.
Día:Jueves 23 de Enero de 2019.
Lugar: Parroquia Nuestra Señora del Luján Castrense.
Dirección: Avenida Cabildo 452 – C.A.B.A.
Horario:19.00 horas.
Coronel (R) Guillermo César Viola.
Unión de Promociones.

PrisioneroEnArgentina.com
Enero21, 2020


LA DIFICIL FUNCIÓN, O NO, DE SER JUEZ FEDERAL Y LLAMARSE ALEJANDRO DE KORVEZ

Share

Por CLAUDIO KUSSMAN

 

LA “JUSTICIA” TUERTA

Ayer terminó el juicio por el asalto al Regimiento de la Tablada, luctuoso hecho ocurrido entre los días 23 y 24 de Enero de 1989, en el que murieron 32 terroristas, 2 civiles ajenos al hecho y   las fuerzas legales tuvieran once bajas. Allí, además de numerosos heridos, murieron nueve militares y dos policías de la Provincia de Buenos Aires, el Comisario Inspector Emilio García García y el Sargento José Manuel Soria. En este acto “legal” por la memoria verdad y justicia, fue condenado a cadena perpetua el General del Ejército ALFREDO ARRILLAGA por el tribunal compuesto por los jueces MATIAS MANCINI, ESTEBAN RODRÍGUEZ EGGERS Y ALEJANDRO DE KORVEZ. A este último togado lo conocí y traté en su juventud, cuando en los años 80 me desempeñaba como Segundo Jefe de la Brigada de Investigaciones Tigre, con asiento en la localidad de Martínez y él vecino de Olivos, trabajaba como abogado defensor penal en la zona norte del Gran Buenos Aires. Puedo asegurar que a muchos de nosotros él nos debe favores y así llegó a tener amistad  con algunos policías. Luego ingresó al poder judicial y entonces nos solicitó que dejáramos de  tutearnos, pedido que molestara por estar demás ya que nadie haría eso dado su nueva condición de funcionario, que antes de asumir se le había subido a la cabeza. Después, le perdí el rastro. Hoy verlo en la justicia federal actuando en un hecho donde juntamente con los 9 militares abatidos también hubo 2 miembros de la policía a la que tanto le debe, hace que me pregunte: ¿Este hombre adulto mayor sentirá algo, desempeñándose como miembro de una justicia tuerta, que debe juzgar a unos sí y a otros no?

General Alfredo Arrillaga, condenado a cadena perpetua.

Claudio Kussman

Comisario Mayor (R) 

Policía Pcia. Buenos Aires

Abril 13, 2019

Juez Federal Alejandro de Korvez

1989 – Copamiento La Tablada

 

“Del mismo papel en que el juez ha escrito una sentencia contra un

adúltero rasgará un pedazo para escribir unas líneas amorosas a la esposa de un colega”

Michel de Montaigne (1533-1592)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 13, 2019


[ess_grid settings='{“max-entries”:”10″,”entry-skin”:”1″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”10″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”5″,”rows”:”2″,”grid-animation”:”fade”,”use-spinner”:”0″}’ special=’related’][/ess_grid]

Juicio por el copamiento de La Tablada

Share

 

Treinta años pasaron desde aquel enero de 1989, el ataque terrorista al Regimiento de La Tablada y las consecuencias se arrastran hasta estos días: el 10 de diciembre pasado empezó el primero de los juicios, que busca esclarecer las denuncias sobre apremios ilegales y “desaparecidos” en la recuperación. Un evento contra el gobierno y las Fuerzas Armadas se transformó -propaganda mediante- en otra y una nueva historia paralela.

 

El escenario del juicio se desarrolla en el Tribunal Oral Federal Número 4 de San Martín, que preside el doctor Alejandro De Corvez. Allí se investiga una sola de las cuatro desapariciones denunciadas: la de José Díaz, alias Maradona, un santiagueño que antes de La Tablada había combatido con las guerrillas de Nicaragua y Guatemala. El único acusado es el general Alfredo Arrillaga. Aunque era Inspector General del Ejército, no tenía mando de tropa y no era su jurisdicción natural, Arrillaga era compañero de promoción del jefe del Ejército, Francisco Gassino, quien lo puso al frente de la operación de recuperación. El militar llegó a este juicio ya con cuatro perpetuas por delitos de lesa humanidad.

 

Tradicionalmente, se conoce esta acción como la última aventura del terrorismo armado, que quería hacer la revolución y creía que el poder estaba en sus manos, esto generó la condena, incluso desde la izquierda. Jorge Lanata los llamó “niños estúpidos”. El mismísimo Horacio Verbitsky“, escribió: “Bajo un gobierno democrático la lucha armada es una forma de cretinismo”.

 

Enrique Gorriarán Merlo huyó y siguió en la clandestinidad hasta 1995, cuando fue detectado en México. Fue juzgado en 1997 -junto a su esposa Ana María Sívori- y sentenciado a cadena perpetua.


 


 

“Siento vergüenza de mis compatriotas…”

Share

 

 Por Liliana Inés Raffo de Fernández Cutiellos.

De verdad les digo siento vergüenza de mis compatriotas, de quienes comandan las fuerzas armadas, de su comandante en jefe y de todos los argentinos en general.
De su falta de ética, su falta de moral cristiana y de sus deseos de venganza.
Cuando me avisaron que mi marido murió a manos de la subversión solo pensé emulando a Jesús: ‘Señor, perdónalos, no saben lo que hacen’.
Sus verdugos eran pobres monigotes manejados como títeres para ejecutar acciones que quienes los comandaban no se animaban a ejecutar personalmente por falta de coraje.
Hoy estoy mas que convencida de que eso era cierto. Esos cobardes son quienes nos gobiernan encaramados tras el escudo de una supuesta democracia.
Esos que ordenaban encaramados en las sombras para no correr riesgos son los que ahora buscan venganza.
Puedo entender a quienes le mataron a sus hijos porque es lo peor que le puede pasar a un ser humano. A mí me mataron a mi marido: un soldado de la patria, y mis hijos quedaron huérfanos, pero desconozco a quienes dicen ser ‘madres’ o ‘abuelas’ y que mantienen a esa caterva de maleantes viviendo en el extranjero.
Puedo llegar a comprender relativamente el dolor, pero, ajena al sentimiento de odio personal, porque jamás lo he tenido, no puedo entender los deseos de venganza eterna de quienes se victimizan en nombre de una juventud idealista.


El pueblo argentino está perdido, olvidaron esos años o tiene el corazón de piedra, ya no se trata de seguir las enseñanzas de Jesús y perdonar a quienes nos lastiman, hoy tratan de hacer el mayor daño posible.
Lo hacen con los niños en las escuelas tratando que crean que la verdad de la historia es la que ellos cuentan, lo hacen con los ancianos que se desgastan, enferman y mueren en las cárceles sin juicio alguno porque no hay manera de comprobar que lo que el gobierno acusa sea verdad o porque la mayoría de las causas son inventadas…y todo por venganza.
A LOS SEÑORES DEL PUEBLO ARGENTINO, SEÑORES JUECES, SEÑORES COMANDANTES DE LAS FUERZA ARMADAS, SEÑOR PRESIDENTE
Hay compañeros de mi marido que están presos por luchar contra la guerrilla marxista y no me cabe duda que si el no estuviera muerto, asesinado por lo que el mismo combatió seria un preso político más.
Yo me ofrezco a estar detenida por alguno que este enfermo. Estoy sana de cuerpo y de alma y si su venganza me tiene a mi puede durar mucho tiempo, si los tienen a ellos no mucho por su mismo estado de salud.
OFREZCO MI LIBERTAD Y MI PROPIA VIDA A CAMBIO DE LA LIBERTAD DE ALGUNO DE ELLOS… DE ESA MANERA VOY A PODER DEVOLVERLE A MI PATRIA UN POCO DE LA DIGNIDAD QUE – QUIENES NOS GOBIERNAN – LE QUITARON. ¡UN PAÍS SALE A FLOTE POR LA ESPERANZA DE SU PUEBLO Y SI NO LA TIENE SE DESVANECE!
SEÑORES: HAGAMOS DE LA ARGENTINA, POR UNA VEZ EN LA VIDA, UN PAÍS GRANDE Y CON ESPERANZA PARA NUESTROS HIJOS.

 

Envío y colaboración: DRA. ANDREA PALOMAS ALARCÓN.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 27, 2019


 

La Tablada

Share

 

Un grupo de más de cincuenta personas armadas toma los cuarteles del Regimiento de Infantería Mecanizado 3 General Belgrano y del Escuadrón de Exploración de Caballería Blindado 1, de La Tablada. Sucedió en 1989, un 23 de enero.

Como se trataba de un día lunes, no solo se encontraban volviendo del franco del fin de semana varios efectivos sino que también había muchos ausentes por sus vacaciones, en consecuencia, utilizando un camión de reparto de gaseoas que habían sustraído hacía un rato, forzaron el portón de entrada e ingresaron raudamente, acompañando al camión por una caravana de seis automóviles, esto sumado al factor sopresa, les posibilitó lograr rapidamente su cometido.

El objetivo era disolver las Fuerzas Armadas, y reemplazarlas por las milicias populares, sumado a otra serie de requisitos. El grupo terrorista había sido organizado por Enrique Gorriarán Merlo.

NOTAS RELACIONADAS (Año 2018)

EMILIO GARCÍA GARCÍA

En el momento del ataque a La Tablada, 21 comisarías y la radio estación estaban a cargo de integrantes de la promoción XXVIII.-el día 23 de enero en horas de la madrugada, los vecinos llaman a la Unidad Regional porque ven movimientos inusuales en el cuartel, base del regimiento de infantería motorizada 3 General Belgrano, por ello Emilio García García, que era el jefe superior de turno sale en un patrullero con chofer y ametralladorista (El Sargento Sosa-que también es asesinado en el lugar-), el coche llega a la entrada sobre la avenida Crovara y ven el portón de madera abierto y ningún centinela a la vista, por lo que García García baja y camina algunos metros para ver si divisa a integrantes del personal. De pronto sale un terrorista detrás de un árbol y le efectúa un disparo con escopeta a él y al Sargento Sosa. Ambos caen y el chofer, que no había descendido del auto, retrocede y pide apoyo, escapando hacia la avenida, Emilio García García es internado y el día 26 fallece. Tenía una familia conformada por su esposa Susana Beatriz Berardi, y sus 2 hijos, una niña y un niño que es discapacitado, García García vivía en su casa de la localidad de Hurlingham -Hoy, partido de Morón-.
En la escuela de policía juan Vucetich fue cabo cadete y siempre se mantuvo en los primeros promedios de su clase.

La operación continuaría diezmando el cuartel, tomando la unidad completa y apoderarse de todo lo que sea armamento y municiones pero esto se vio frustrado por el personal que fue regresando a tiempo y de inmediato pudieron recuperar algunos vehículos blindados ingresando por la parte posterior del cuartel.
La fuerzas policiales provinciales colaboraron poniendo orden a la zona que rodeaba el cuartel, y trabajaron a la par del Ejército para evitar que el plan terrorista avance derivando en la posterior movilización y agitación popular que se tenía pensado como objetivo primario.

Todo de extendió hasta el día siguiente, Martes 24 de enero por la mañana, con toma de rehenes incluida, llegando a su fin a las 10:30 hs. cuando Gendarmería Nacional y el Ejército lograron la rendición de los sublevados, dejando un saldo de 9 soldados muertos, 2 agentes de polícia caídos, y unos 40 heridos en general. Se llegó a dilucidar que en el plan terrorista participaron grupos como el Movimiento Todos por la Patria (MTP), desprendimiento este del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), y algunas otras organizaciones como ser el Partido de la Liberación (PL), Movimiento de Liberación 29 de Mayo ó ML29 y Montoneros.

 

EN MEMORIA DE LOS HEROES CAÍDOS EN DEFENSA DE LA PATRIA

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 20, 2019


 

Imágenes del homenaje a los caídos y veteranos en la defensa y recuperación de los cuarteles de La Tablada

Share

 

Agradecemos la colaboración de Ana Barreiro, quien nos hizo llegar frescas imágenes del homenaje celebrado hoy a los caídos y veteranos defensores del ataque a los cuarteles de La Tablada, organizada por Carlos Romero, de la Comisión de Homenaje a los Policías y Ciudadanos Muertos por la Delincuencia. 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2018


 

La Tablada, la impunidad de Gorriarán Merlo y sus secuaces terroristas

Share

 

 

Escribe DAVID SAN ROMAN.

 

                       “Voy a morir defendiendo el cuartel, ustedes recupérenlo”

Tcnl (PM) Horacio Fernández Cutiellos

 

Comenzaba el año 89 y el terror nuevamente se presentaba ante el pueblo argentino. A 30 años de los primeros asaltos a destacamentos policiales por parte de organizaciones guerrilleras, una última emboscada atacaba un cuartel militar. “Ejército de Liberación Nacional-Movimiento Peronista de Liberación” o “Uturuncos” fueron los primeros allá por 1959 en el sudoeste de Tucumán; luego, el MTP Movimiento Todos por la Patria, cerraría un sangriento capítulo en la historia argentina el 23 de Enero de 1989 en Buenos Aires.

Entre el 59 y el 89 pasaron por el territorio argentino 17 organizaciones guerrilleras, que por medio de la guerrilla armada buscaron derrocar la Constitución Nacional e imponer un sistema totalitario marxista, tal como el que impera hoy todavía en Cuba. Actuaron sin distinción de gobiernos, bajo presidentes constitucionales y de facto, atacando y secuestrando empresarios, bancos, civiles, militares, policías, jueces y cualquier fuente que le pudiese dar rédito económico, de armamento o de poder por medio de la extorsión.

Enrique Haroldo Gorriarán Merlo fue quien fundó el MTP Movimiento todos por la Patria en 1986 y encabezó el ataque al Regimiento de La Tablada, partido de La Matanza, en Buenos Aires el 23 de Enero de 1989. Había participado de la fundación del ERP en 1970, que terminó constituyéndose como la guerrilla de izquierda más activa. En 1971 el gobierno militar del Tgrl Lanusse a raíz de una propuesta del Dr. Jaime Perriaux, había creado la Cámara Federal en lo Penal (CAFEPE) para juzgar el terrorismo interno. Para el 15 de agosto de 1972, los más de 100 encarcelados en el Penal de Rawson planificaron una fuga masiva en la que asesinaron al guardiacárcel Gregorio Valenzuela. Según confesó Fernando Vaca Narvaja (Montonero hoy en libertad, miembro del FPV y abuelo de la hija de Florencia Kirchner), 135 presos intentaron escapar: 110 no lo lograron, 19 fueron detenidos en el aeropuerto mientras lo sitiaban y 6 lograron el cumplido: Mario Santucho, Roberto Quieto, Mario Osatinsky, Domingo Mena, Enrique Gorriarán Merlo y él.

Desde la cárcel se dirigieron al aeropuerto y secuestraron el vuelo 811 de Austral, volaron hacia Chile donde los esperaba el socialista Salvador Allende y luego viajaron a la Cuba de Fidel Castro. A los pocos meses, Gorriarán Merlo volvería a Argentina y alcanzaría la comandancia del ERP. Fue él quien el 19 de enero del 74 encabezó el ataque al Regimiento 10 de Caballería Blindada y al Grupo de Artillería Blindado 1 pertenecientes a la Guarnición Militar de Azul. Salió del país en el 76 con rumbo a Checoslovaquia y volvió en el 77 para ayudar a escapar a unos compañeros. Participó del derrocamiento del presidente nicaragüense Anastasio Somoza en 1979, y en una emboscada fue quien lo mató al año siguiente. Volvió al país en el 81 para organizar una guerrilla en territorio jujeño que finalmente no prosperó. En 1986 reclutó esquirlas del desarmado ERP y formó el MTP Movimiento todos por la Patria.

Eran las 06:20 hrs del Lunes 23 de Enero de 1989 cuando un camión de “Coca-Cola” robado, con autos detrás, embistió el portón principal del Regimiento de Infantería Mecanizado 3 “Grl Belgrano” de La Tablada, atropelló al centinela y abrió un combate que se extendió hasta el día siguiente.  El 2do Jefe de Regimiento a cargo de la unidad, el Mayor Horacio Fernández Cutiellos, se estaba afeitando cuando escuchó la entradera y, asistido por un subalterno, desde la ventana de la jefatura comenzó a repelerlos desde el primer momento. Minutos después, mientras alertaba al Comando de la X Brigada de Infantería Mecanizada por medio de una llamada telefónica dijo a su superior: “Voy a morir defendiendo el cuartel, ustedes recupérenlo…”. Habían pasado 3 horas de tiroteo cuando el My Fernández Cutiellos salió a la galería y se posicionó detrás de una columna para buscar nuevos blancos. No se dio cuenta, pero detrás de él quedó “Farfán”, Roberto Sánchez ex-miembro del ERP, quién le tiró por la espalda. Tras reaccionar, el 2do Jefe de Regimiento logró arrastrarse hasta la puerta de su oficina, y allí, un último balazo en el pecho lo pasó a la Eternidad. La Policía Bonaerense había estado presente desde los primeros minutos del asalto y junto con los efectivos del EA que estaban dentro impidieron al MTP apoderarse de armamento y munición militar. Cerca del mediodía unidades del Ejército Argentino al mando del Grl Br Arrillaga iniciaron las operaciones para la recuperación del Regimiento, que se constituyó como el Bautismo de Fuego de la Infantería Mecanizada del Ejército Argentino. Los últimos cuadros terroristas se rindieron ante la Fuerza Nacional el martes 24 de enero.

Dieron su vida: Teniente Coronel (PM) Horacio Fernández Cutiellos, Segundo Jefe de Regimiento; Teniente Primero Ricardo Rolón; Suboficial Principal Ricardo Esquivel; Sargento José Albornoz; Sargento primero Ramón Orue y los Soldados Roberto Taddía, Leonardo Díaz, Héctor Cardozo y Domingo Julio Grillo; Comisario García y Sargento Soria, ambos de la Policía Bonaerense.

Los miembros de la guerrilla erpiana devenida en el MTP fueron juzgados y condenados; pero en el 2000 tras una huelga de hambre de 46 días, el presidente Fernando de la Rúa les redujo las penas a todos, exceptuando a Gorriarán Merlo. Luego en el 2003, Duhalde decretó una amnistía para todos los presos de La Tablada. Gorriarán Merlo murió en libertad en el 2006. Otros subversivos, de tantos que están libres son: Carlos Kunkel, Montonero, fue funcionario de Néstor Kirchner y es actual diputado del Frente para la Victoria; Miguel Bonasso, Montonero, diputado del Partido Justicialista en el 83 y del FPV del 2003 al 2011; Horacio Verbistsky, participó de manera directa en dos atentados: puso una bomba vietnamita con poder equivalente a 20 kilogramos de trotyl en el estacionamiento del Edificio Libertador -sede del Ministerio de Defensa y del Comando General del Ejército- a una cuadra de la Casa Rosada y fue quien la detonó por control remoto, y en el ataque a la Superintendencia de la PFA. Además de estar libre, con Página 12 maneja gran parte de la opinión pública. ¡Un terrorista opera libremente la opinión pública!

En las antípodas de esa libertad mal habida, a fecha de hoy, ya murieron 430 Presos Políticos; muertes ignoradas por la sociedad, por el periodismo, por la Iglesia y por los tres poderes de esta republiqueta. Los Presos Políticos Argentinos tienen más de 70, más de 80 y más de 90 años, muchos enfermos, sin juicio ni sentencia. Pero están presos, y algunos superan ya los 10 años sin tener juicio ni condena. Ellos son Policías, Militares, Jueces, Abogados que cumpliendo su deber, enfrentaron al terrorismo que asediaba contra la Constitución Nacional asechando la Libertad de la República Argentina. Los lejanos y eternos juicios, si es que algún día empiezan, están plagados de irregularidades: tienen como protagonistas a terroristas, Verbistky declaró en el juicio de la “Operación Independencia” -Operación militar decretada por Isabel Martínez de Perón cuando era presidente contra la “Compañía Ramón Rosa Giménez” del ERP en Tucumán-, el Tribunal Oral Federal del juicio “Megacausa III” de Santiago del Estero estuvo integrado por los erpianos María Alicia Noli y José María Pérez Villalobo; toman como testigos a personas que al momento del “delito” tenían menos de dos años de edad, el ruido de un zapato comprueba la “culpabilidad” del acusado, llevan a declarar a personas con demencia, los testimonios se basan en “me lo contaron” o son “construcciones de la memoria”, el fiscal reconoce un falso testimonio pero no anula la declaración porque es “una pequeña mentira” ….

La sociedad argentina, será algún día ¿pasible de Verdad? ¿pasible de Justicia? ¿pasible de Lectura Completa?

La sociedad argentina, será algún día ¿capaz de aborrecer la mentira? ¿capaz de aborrecer la corrupción? ¿capaz de aborrecer el robo? ¿capaz de aborrecer el soborno?

La sociedad argentina, será algún día ¿capaz de rechazar al criminal? ¿capaz de rechazar al político infractor? ¿capaz de rechazar a la “justicia” que condena a un inocente o suelta al delincuente?

La sociedad argentina, entenderá algún día ¿que la Libertad no se logra firmando papeles? ¿que la Paz no se logra con un Tratado? ¿que el terrorismo no perdona? ¿que al terrorismo no se lo combate en una mesa?

¿O será que continuará inmolándose con la obsecuencia, complicidad parsimoniosa, y ciego acomodo a los tiranos de turno?

 

En Memoria de los Presos Políticos fallecidos y los Caídos en defensa de la Libertad Argentina

En Recuerdo de Todos los Heridos en combate, Presos Políticos vivos y Veteranos de Guerra

David San Román

23 de Enero de 2018 – A 29 años

Centro de Estudios Salta

www.facebook.com/centrodeestudiossalta

http://centrodeestudiossalta.blogspot.com.ar

 

INGRATITUD

Share

 

 Escribe Emilio Guillermo Nani.

 

Ingratitud

 

Hoy se cumple el 29º aniversario del último intento del terrorismo internacional por hacerse del poder en nuestro país. Para quienes no conozcan de qué se trató y para aquellos que continúan haciendo de la memoria hemipléjica su estilo de vida, el 23 de enero de 1989, el Ejército Revolucionario del Pueblo, devenido en Movimiento Todos por la Patria, liderado por Enrique Gorriarán Merlo y utilizando la misma metodología empleada en la década del 70, lanzó un sanguinario ataque contra los cuarteles de La Tablada. Este nuevo crimen contra la Nación y su pueblo, planificado y financiado por los gobiernos de Daniel Ortega, de Nicaragua, y Fidel Castro, de Cuba, una vez más puso en evidencia el desprecio del terrorismo marxista hacia toda forma de convivencia, hecho que, como viene sucediendo año tras año, seguramente volverá a ser silenciado. De acuerdo con la información periodística, parece ser que para quienes conducen el Ejército, en una inaceptable discriminación entre los asesinados democráticamente en gobiernos peronistas y los ejecutados durante el gobierno radical de Raúl Alfonsín y los gobiernos militares, estos últimos no merecen el menor recuerdo por parte de los que tienen la responsabilidad de mantener viva la memoria de aquellos que, sin pedir nada a cambio, regaron con su sangre todo el territorio del país, en defensa de Dios, de la patria y de nuestro estilo de vida, asegurándonos la libertad de la que hoy, inmerecidamente, disfrutamos todos los argentinos. Para el caso de que semejante ingratitud se haga realidad, como hace tiempo que no se escuchan voces oficiales ofrendando el justo y necesario homenaje a los caídos durante el ataque terrorista, por este medio quiero rendir tributo “a quienes dieron su vida para que la patria viva”: comisario inspector Emilio García García; sargento primero José Manuel Soria (ambos de la policía bonaerense); soldados Héctor Cardozo, Martín L. Díaz, Roberto Tadeo Taddía, Julio D. Grillo (todos ellos de 19 años); sargento ayudante Ricardo Raúl Esquivel; sargento Ramón Waldimiro Orué; cabo primero José Gustavo Albornoz (24 años); mayor Horacio Fernández Cutiellos, y teniente Ricardo Alberto Rolón (25 años).

Emilio Guillermo Nani

 


Colaboración: Dra. Andrea Palomas Alarcón

PrisioneroEnArgentina.com

Enero 23, 2018


 

LA TABLADA, RECORDANDO A LOS HÉROES OLVIDADOS

Share

 

 

 

 Por Sebastián Miranda.

 

Recientemente me llegó un correo de Alfredo Daniel Stigliano, me encontré con un relato conmovedor. Intentaré contar su historia que es la de muchos que ese día lo dieron todo sin esperar nada a cambio …. .

 

La Tablada

Emilio Guillermo Nani

Temprano en la mañana, sonó el teléfono en el Cuartel Central de los Bomberos Voluntarios de Lanús Oeste. Daniel, que todavía no tenía ni 18 años, estaba junto a varios de sus compañeros. Aunque la edad –le faltaban pocos días para su cumpleaños – no se lo permitía, prohibido por los reglamentos, no dudó y se subió a la Unidad 20, ambulancia color rojo, y pisando el acelerador, con la sirena chillando a todo lo que daba, salieron rumbo a los cuarteles de La Tablada. Los subversivos ya habían copado varias dependencias y tiraban con todo incluso contra las ambulancias, como lo hicieron con un lanzacohetes contra la que transportaba gravemente herido al Tte Cnl Emilio Nani, VGM, hoy preso político de la venganza de los terroristas frente a un gobierno que sigue persiguiendo a sus héroes …. .


Sin ninguna protección, con las balas picando alrededor, la ambulancia, diseñada para salvar personas, rodaba por las calles mientras los subversivos intentaban segar nuevas vidas … . Recogieron soldados, los llevaron con los corajudos hombres de la Policía de la Provincia de Buenos Aires que con pistolas de 9 mm se batían contra los terroristas que abrían fuego con FAL, MAG, RPG y todo lo que tenían a mano. Los policías les dieron agua y comida y siguieron peleando como leones. La ambulancia con sus valientes bomberos siguió rescatando heridos, guapeando entre las balas que pegaban por todas partes. Los heridos no paraban de llegar y se organizaron los relevos. Alfredo con apenas 17 años volvió al cuartel y sus camaradas lo reemplazaron , ¿volver a casa?, ni pensarlo … quedó a cargo del Cuartel Central, llamando desesperadamente a los bomberos que estaban en sus casas, era una emergencia. Y estos SERVIDORES PÚBLICOS, como siempre lo hacen, respondieron …. .


Algunos de los héroes de aquella jornada viven en el extranjero, otros murieron, otros siguen olvidados llevando en sus mentes las cicatrices, esperando un reconocimiento, un simple ¡¡¡gracias!!! que tarda demasiado en llegar. Si Dios quiere, el 23 de enero de 2018 los esperaremos en las puertas de los ex cuarteles de La Tablada para saldar esta deuda de gratitud.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 3, 2017


 

Detención del Teniente Coronel Nani

Share

 

En el día de ayer el Diputado salteño Olmedo manifesto que da su amplio apoyo al mencionado oficial del Ejercito Argentino y además hace un reclamo público para que la sociedad y la clase política discuta los hechos trágicos del pasado desde la óptica de ambos lados. “Los políticos deben discutir lo que a la gente le interese recalco”. Demás esta decir que doy mi más amplio respaldo al distinguido diputado,es lo que vengo reclamando a cuanto político se me cruza por el camino.Hace muy poco escribí una carta abierta a la Diputada Elisa Carrio solicitandole impulsara en la Camara de Diputados un gran debate nacional sobre la historia “objetiva” de los enfrentamientos en el país.Esa carta llego a su poder porque me contestaron desde sus oficinas.Fue la clase política la que ordeno a las  Fuerzas Armadas luchar contra el terrorismo y ahora esquivan tratar el ánalisis de la historia “objetiva” que da origen a esa lucha armada.

 

Deseo aprovechar estas circunstancias para expresar mi apoyo y respeto al Teniente Coronel Emilio Nani a quien considero un buen amigo.Es un hombre de principios, de valores y que demostro siempre coraje para defender a la Argentina ya sea durante el Conflicto de Malvinas como durante la “Batalla de la Tablada” contra las organizaciones terroristas de “Montoneros” y del “Erp” que intentaron desestabilizar al Gobierno de Alfonsin con el apoyo de países como Cuba y Nicaragua que procuraron durante muchos años extender la revolución marxista a toda Latinoamerica.Hoy la Bandera Argentina sigue siendo “celeste y blanca” y no “roja” como querían los terroristas.Hoy todos los argentinos somos libres y no nos pasa lo que les pasa a los cubanos en su país.

 

El Teniente Coronel Nani además de su destacada actuación en Malvinas y en la “Batalla de la Tablada” -fue condecorado por el Congreso en esas dos ocasiones” ha tenido una gran actividad política participando con su partido político en varios actos eleccionarios. Como bien dijo su abogado defensor nunca fue denunciado por violaciones a los derechos humanos. Paso demasiado tiempo desde entonces al presente, oportunidades no hubieran faltado para denunciarlo y ahora ha sido detenido. Estoy verdaderamente sorprendido y espero que la opinión pública conozca a la brevedad los motivos de tan tardía detención. De haber un juicio al Teniente Coronel Nani solicito desde ya que sea televisado una forma de resguardar que todo transite caminos “legales”. Como dice el Diputado Olmedo la agenda política la debe fijar la sociedad, los políticos deben ocuparse de sus problemas y no lo hacen por cierto. Los ciudadanos deberían estar atentos y reclamarle a los políticos que traten los temas de interes ciudadano, ningún político salvo el Diputado Olmedo se ha expresado con tanta claridad: La Agenda Política debe ser fijada por los intereses del pueblo argentino. Los políticos gozan hoy de libertad gracias a aquellos que lucharon contra el terrorismo “montonero” y del “Erp”.Hoy los oficiales de las Fuerzas Armadas visten en público orgullosamente “su uniforme militar” cuando en la decada de los setenta eran asesinados por la guerrilla.Esto es “historia objetiva” Gracias Teniente Coronel Nani.

 

Francisco Bénard
Abogado y Periodista

PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 6, 2017

¿Quién es Emilio Guillermo Nani?

Share

 

 

Coincidimos que está bien. El soldado dos veces herido en la Guerra de las Islas Malvinas, quién perdiera un ojo en el asalto en La Tablada, quién día a día arriesga su cabeza en defensa de los ex uniformados prisioneros ilegales, o presos políticos en la Argentina post-kirchnerista y la actual de cambiemos, ha pedido asilo político en el Vaticano. Es cristalino, sabiendo que una imputación es una sentencia de muerte, el Teniente Coronel Emilio Guillermo Nani va a pelear ya que se ha ganado su destino. El elegirá cuando y como dejar este mundo. No la “justicia independiente” que ataca a los ciudadanos cobardemente.

Además de su probado valor, el Teniente Coronel es recordado por devolver la condecoración que “por haber defendido las instituciones”, el 29 de mayo de 1989, el entonces presidente Raúl Alfonsín le entregó por su actuación en la recuperación del cuartel de La Tablada, copado el 23 de enero de ese año por el MTP. Los agresores a la patria quedaban impunes gracias a los negociados del Estado. La decisión le golpeó al descubrirse defraudado por un gobierno débil como el de De La Rúa, quien no tuvo la altura suficiente siquiera para recibir al inquebrantable guerrero.

Vivo en un país donde se saluda y se agradece el servicio a la patria de sus soldados. ¿Argentina? Allí se los combate, se los persigue, se los encarcela y se les deja morir en las sombras.

Fabian Kussman, desde Orlando, Florida. Estados Unidos de América.

Mayo 2, 2017

 

 


Emilio Guillermo Nani nació el 03 de noviembre de 1945, en la Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Es Teniente Coronel (R) del Ejército Argentino y Veterano de Guerra de Malvinas. Cursó sus estudios primarios y secundarios en los Colegios “Guadalupe”, “San José” y “Manuel Belgrano”. Está casado, tiene dos hijas y tres nietos.

Ingresó al Colegio Militar de la Nación en enero de 1964, egresando como Subteniente del Arma de Artillería 17 de Diciembre de 1966. Es “Oficial de Estado Mayor” del Ejército Argentino y Licenciado en Estrategia y Organización.

Un joven Nani participó en la guerra contraterrorista, en el marco de la guerra revolucionaria declarada contra la Nación argentina y su sociedad, por parte de las organizaciones terroristas, inspiradas en la revoluciones cubana, china y vietnamita, que ensangrentaron a la Argentina en los ’60, ’70 y ’80 y en el abortado conflicto con Chile de 1978/79, en la defensa aérea de El Chocón y de la destilería de YPF en Plaza Huincul, en la Provincia de Neuquén.

Participó voluntariamente con el Grupo de Artillería 3 y con el Regimiento de Infantería 7 en el conflicto por la recuperación de las Islas Malvinas, Sandwich del Sur y Georgias del Sur, en el que fue herido en dos oportunidades durante las acciones desarrolladas en la madrugada del 14 de junio de 1982, siendo acreedor a las condecoraciones “Medalla del Ejército Argentino al Herido en Combate” y Medalla “El Honorable Congreso de la Nación a los Combatientes”.

En diciembre del año 1988 fue nombrado Jefe del Grupo de Artillería de Defensa Aérea 101 “Teniente General PABLO RICCHIERI”, con asiento en Ciudadela – Provincia de Buenos Aires. Como tal participó, el 23 de Enero de 1989, en la recuperación de los Cuarteles del Regimiento de Infantería Mecanizada 3 “General MANUEL BELGRANO” y del Escuadrón de Exploración de Caballería Mecanizada 10 con asiento en La Tablada – Provincia de Buenos Aires (Ver Ataque terrorista al cuartel de La Tablada), tomados por asalto por terroristas del Movimiento Todos por la Patria, con la complicidad del gobierno de Raúl Ricardo Alfonsín.

Durante el desarrollo de las acciones, en su intento de rescatar a un grupo de rehenes en manos de los terroristas, fue gravemente herido en el rostro. Por su desempeño en combate recibió la Condecoración “La Nación Argentina al Herido en Combate”.

En diciembre de 1990, solicitó su pase a retiro, el que se efectivizó en Julio de 1992.

A partir de ese momento se insertó en la actividad privada y realizó distintas actividades académicas y disertaciones relacionadas con la Defensa Nacional, el análisis político, la Seguridad Pública, Privada y Vial y la Administración Hospitalaria, entre otras.

Es Cofundador de la Asociación de Veteranos de la Guerra de Malvinas (AVEGUEMA) y del Centro de Estudios Continentales sobre Seguridad y Justicia (CEC).

Es miembro Director de la Asociación de Damas y Caballeros de la Merced.

Es fundador y Presidente del Movimiento por la Recuperación de la República (MORERA).

En la actualidad es Consultor de empresas, establecimientos, clubes de campo y concesionarios viales y organismos, en materia de Seguridad Pública, Privada y Vial.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 2, 2017


 

LA COORDINADORA RADICAL Y EL ATAQUE A LOS CUARTELES DE LA TABLADA. LA MANO INVISIBLE DETRÁS DEL MTP. LO QUE LA JUSTICIA NUNCA INVESTIGÓ …

Share

 

 Escribe Sebastián Miranda.

 

Uno de los aspectos más relevantes del ataque a los cuarteles de La Tablada fue la relación de la Coordinadora Radical Rama Capital, principal sostén de la candidatura de Raúl Alfonsín, con el MTP. Cuando la pólvora no se había disipado, desde distintos sectores señalaron a la Coordinadora como la autora intelectual del ataque. Su principal dirigente era Enrique Nosiglia, alias “El Coti”, reproducimos algunos testimonios que incluí en mi libro Los Secretos de La Tablada.

        Los contactos del MTP con E. Nosiglia fueron realizados por medio de Francisco Provenzano, uno de los cabecillas del MTP y ex integrante del ERP (un hermano suyo falleció mientras colocaba una bomba en el Edificio Libertad). El tema fue estudiado en detalle por D. Gallo y por G. Álvarez Guerrero (radicales) que publicaron una biografía de E. Nosiglia. En este trabajo se hizo referencia a la histórica amistad entre las familias Provenzano y Nosiglia, estrechas dado que el padre de Nosiglia y el de F. Provenzano y un hermano suyo eran médicos que atendían recíprocamente con frecuencia a los miembros de las familias. Los padres de ambos habían sido compañeros de trabajo en Salud Pública durante el gobierno de Ar. Illia. Los periodistas explican:

       “Esta relación entre Nosiglia y Provenzano fue muy publicitada en los meses previos al ataque por Guillermo Cherashny, ex rival del Coti en la Juventud Radical devenido en columnista del semanario El Informador Público. Diez días antes del ataque del 23 de enero, Cherashny escribió una columna con el título “El ERP y la Coordinadora”. Allí decía que un sector del ERP liderado por Gorriarán Merlo y la Junta Coordinadora de la UCR –que lideraba Nosiglia– habían alcanzado un acuerdo táctico. En el mismo artículo, señalaba que Gorriarán Merlo había invertido un millón de dólares en un diario de centroizquierda. No aclaraba que era Página/12, pero se intuía (…). En su columna afirmaba que Nosiglia les había pedido a los dirigentes del MTP que denunciasen un pacto entre Menem y Seineldín. Cherashny también escribió sobre un encuentro entre Nosiglia y los dirigentes del MTP Felicetti y Provenzano a fines de diciembre en la confitería Paladiun”.[1]

      La noticia sobre el encuentro fue también informada por la revista nacionalista La Patria Grande:

     
“En la boite Paladium, Nosiglia y Provenzano ultimaron los detalles de tal campaña de desprestigio, acompañados por Gustavo
[Roberto] Felicetti (ex ERP), durante un desfile, no precisamente militar, sino de modas, el 29 de diciembre pasado, cuando un directo al mentón del ministro precipitara el fin de la velada. Jorge Baños, dirigente del MTP (agrupación protegida por la Coordinadora), lanzaba, días después, la denuncia de golpe por todos los medios de difusión en manos del gobierno y de algunos privados, que, generosos, le ofrecían un vasto espacio”.[2]

[1] GALLO Darío y ÁLVAREZ GUERRERO, Gonzalo. El Coti. El dueño de todos los secretos, Buenos Aires, Sudamericana, 2005, p. 225. El resaltado es del autor.

[2] SIN AUTOR. Tierna amistad. En: revista La Patria Grande, Buenos Aires, 2da. época, Año VIII, Nro. 35, febrero de 1989.

      Según los autores, el objetivo perseguido por el ministro del Interior era hacer que el MTP denunciara la relación Menem–Seineldín–L. Miguel para desprestigiar al candidato justicialista que de acuerdo a las encuestas llevaba una amplia ventaja sobre el radicalismo en los comicios que se desarrollarían en pocos meses. Los mismos autores afirmaron:

      “En su libro Los sospechosos de siempre, el periodista Jorge Boimvaser, de excelentes contactos con los servicios de inteligencia, cuenta: Facundo Suárez estaba al tanto de que Nosiglia, en plena campaña electoral, prestaba apoyo a cualquier sector extrapartidario que se atreviese a desgranar denuncias públicas contra el candidato justicialista. Toda acción se considera útil para ensuciar la imagen opositora. Pancho Provenzano, amigo de Nosiglia, había llevado una de esas propuestas. Consistía en una lluvia de acusaciones periodísticas y judiciales contra Carlos Menem y sus aliados, de la que se encargaría el titular del MTP, Jorge Baños. La campaña tenía un precio que el Ministerio del Interior solventó con partidas provenientes de sus fondos reservados, Boimvaser va más allá y asegura que Provenzano recibió extraoficialmente la suma de quince mil dólares en diciembre de 1988, con las cuales adquirieron varias armas en armerías céntrica”.[1]

       El MTP a su vez usaría esta información sobre las relaciones Menem–Seineldín-L. Miguel, que efectivamente existían pero que no implicaban la realización de un golpe de Estado, para justificar sus acciones contra los cuarteles de La Tablada. D. Gallo y G. Álvarez Guerrero sostenían: “Dos militantes del MTP recuerdan que durante 1988 los llamados telefónicos de Nosiglia a Provenzano eran habituales. Ellos lo sabían porque atendían el teléfono 47-0528 de Tucumán 2250, donde funcionaba el Movimiento. En algunas ocasiones –Nosiglia ya era Ministro del Interior- ni siquiera llamaba a través de una secretaria: Soy Coti ¿Está Pancho?, preguntaba. Nosiglia y Provenzano también solían encontrarse en dos bares cercanos al Comité Capital de la UCR”.[2] Sin embargo los periodistas no dieron la identidad de los integrantes del MTP de los que recibieron esta información.

      No solamente los biógrafos de E. Nosiglia dieron cuenta de estas relaciones, el propio E. Gorriarán Merlo hizo referencia a los contactos:

      Las conversaciones más importantes con el radicalismo las hicimos con Nosiglia, que en ese momento era Ministro del Interior y con Gil Lavedra, que lo secundaba en ese ministerio. Incluso el contenido de una de ellas fue publicado por los periódicos en los días previos a La Tablada. En esos encuentros pudimos advertir que el gobierno de Alfonsín estaba convencido de la inminencia de una nueva sublevación pero no tenía la decisión ni la voluntad de resistir, de recurrir al pueblo, que se encontraba asustado, impotente”.[3]

 

            A lo expuesto es necesario agregar un dato más. Desde 1988 E. Gorriarán Merlo vivía clandestinamente en un departamento en la calle Yerbal en el barrio de Flores alquilado a nombre de F. Provenzano, ¿La SIDE no lo sabía, cuando F. Provenzano frecuentaba al Ministro del Interior? Se trataba simplemente de una cuestión de seguridad interior: una persona muy cercana al ministro alquilaba un departamento donde vivía uno de los guerrilleros más buscados de la Argentina, en forma clandestina, ya que tenía pedido de captura internacional. ¿La SIDE no tenía noción de esto? Es poco creíble que un personaje tan peligroso pudiera estar tan cerca de un funcionario de primera línea sin que los organismos de seguridad lo supieran.

      Los encuentros entre E. Nosiglia y F. Provenzano también llamaron la atención de los justicialistas:

       “A fines de 1988, los seguidores del riojano estaban convencidos de que sectores liberales del Ejército se opondrían de cualquier manera al triunfo del justicialismo. Y manejaban dos hipótesis: un atentado contra Menem o un golpe previo a las elecciones para asegurar la continuidad radical. Mientras se iniciaba la campaña, el sector seineldinista que apostaba a Menem trazó un cuadro de situación. En uno de ellos no hablaba de Nosiglia, pero sí del sector radical que él lideraba, y alertaba a estar atentos frente a un posible hecho desestabilizador organizado por la Coordinadora que tendría como objetivo la continuación del régimen socialdemócrata”.[4]

      Los peronistas sospechaban que los radicales intentarían alguna maniobra desesperada para privar al justicialismo de una segura victoria electoral. Julio César Arias, vocero del Justicialismo, denunció la connivencia entre el gobierno y el MTP. Desde el periódico seineldinista La Patria Grande se hicieron eco de sus declaraciones: “(…) El periodista Horacio Verbitsky  fue contratado para dirigir un equipo de acción sicológica, dedicado a apuntalar la ya penosa campaña electoral de la UCR, poniendo a su disposición un amplio piso ubicado en plena calle Florida, y que éste habría intentado que dicha denuncia fuera presentada por el propio presidente Dr. Alfonsín”.[5] Pero además todos los diarios importantes, incluso los oficialistas, reprodujeron estas denuncias que causaron un fuerte impacto en la opinión pública pero que con el paso vertiginoso de los acontecimientos se fueron diluyendo. C. Menem recibió pleno apoyo del Consejo Nacional Justicialista al realizar las denuncias.[6]

      El 28 de enero de 1989 el diario Página/12 publicó una extensa entrevista realizada por los periodistas José Antonio Díaz  y Gabriela Cerruti. C. Menem dijo directamente a sus entrevistadores:

      “(…) Pero mi satisfacción tiene que ver con la razón que tuvimos al vincular esa denuncia con el complot formulado por Baños contra mí y el justicialismo con un audaz operativo de inteligencia para impedir las elecciones del 14 de mayo o la victoria peronista. Lamentablemente, algunos medios  como el de ustedes cayeron, quiero creer ingenuamente, en la maniobra (…). Pero ¡qué barbaridad! van a ver ustedes que el final de esta historia será la confirmación de que el objetivo del copamiento no fueron los carapintadas sino el peronismo y la propia democracia y yo creo que los radicales que hicieron acuerdos políticos con el MTP lo hicieron porque están dispuestos a todo para evitar la derrota electoral (…). Pero yo no tengo ninguna duda de que esta trágica acción apuntó al corazón del proceso electoral y mucho me temo que a partir de ahora, teniendo en cuenta el cambio brusco que produce este hecho en la coyuntura nacional, algún sector del Gobierno intente tomar alguna medida: no sería descabellado pensar, y ésta es sólo una de las suposiciones, que se intente postergar la fecha de las elecciones pese a las desmentidas oficiales (…)”.[7]

     Para el Partido Justicialista el ataque a La Tablada fue una maniobra gestada desde esferas gubernamentales para postergar las próximas elecciones y para desprestigiar su candidatura dado que las encuestas lo daban como seguro ganador. El ex senador justicialista H. Bravo Herrera señaló:

       “Medios periodísticos de Porto Alegre (Brasil) revelaron en su momento –y  entre nosotros, nadie tuvo en cuenta esa información- que el intendente comunal de esa ciudad brasileña había sido el anfitrión de una reunión social de la que participaron Enrique Nosiglia, Carlos Becerra, Enrique Gorriarán Merlo y Jorge Baños, en diciembre de 1988 (…). Es posible que en aquel encuentro en Brasil, los funcionarios gubernamentales y los dos miembros de la dirección del MTP hayan acordado los términos de una operación de acción psicológica que se desenvolvería –como ocurrió- a partir de enero de 1989, con la denuncia de una supuesta conspiración de Menem, Seineldín y Miguel. También su financiamiento, que habría sido abundante, al punto de tentar a Gorriarán Merlo y a Baños a continuar por su cuenta con un operativo como el llevado a cabo en La Tablada”.[8]

      La denuncia es gravísima y nunca fue tenida en cuenta por la Justicia. H. Bravo Herrera fue uno de los que sostuvo la hipótesis de la participación de funcionarios del gobierno radical en el ataque a La Tablada con el fin de desprestigiar al candidato peronista. La reunión se habría realizado el 23 de diciembre de 1988 en un bar de Vila Madalena en San Pablo con el fin de coordinar las acciones contra el RIM 3. Habrían participado E. Nosiglia, C. Becerra y E. Gorriarán Merlo. Además también habrían estado presentes varios integrantes de la organización SUGAR (Secciones Urbanas Guerrilleras Armadas Revolucionarias), también conocida como Conexión Sur, sucesora de la Junta Coordinadora Revolucionaria creada por M. R. Santucho. La acción de La Tablada tendría como objetivo asaltar el poder que inminentemente se les escapaba de las manos a los radicales, tal como ocurriría meses después por la debacle económica y social producida por la desastrosa gestión de R. Alfonsín. H. Bravo Herrera indicó que la información sobre la reunión no fue tenida en cuenta y que la SIDE nada hizo por investigar la cuestión.

        La hipótesis sostenida por los peronistas se vio alimentada por los contactos que el Ministerio del Interior tenía con J. Baños, abogado del CELS abatido durante los combates y que fue el principal agente de las denuncias del MTP sobre las relaciones entre C. Menem, M. A. Seineldín y L. Miguel:

      “(…) Los menemistas empezaron a prestarle atención cuando vieron que sus denuncias ocupaban grandes espacios en los canales y radios oficiales donde la Coordinadora tenía influencia. Además, se enteraron de que este abogado frecuentaba el despacho de Nosiglia. Aun no se sabía que Jorge Baños era el afortunado propietario de un departamento en Barrio Norte, comprado gracias a un crédito del Banco Hipotecario Nacional, manejado por la Coordinadora. En sólo tres días, en marzo de 1986, el BHN entregó 18.000 dólares. Sin dudas Baños era muy recomendado (…)”.[9]

        Este último dato es confirmado por Pablo Hernández en su investigación sobre el ataque, quien agregó que la propiedad adquirida por J. Baños estaba ubicada en la calle Riobamba al 340, piso 14, y que el número del crédito era el HEO83000001032 por el que pagaba una cuota mensual de 711 australes.[10] La información sobre la adjudicación de este crédito fue confirmada por la publicación nacionalista La Patria Grande: “Se viene a saber ahora que Jorge Baños había sido el feliz receptor de un crédito del BHN y que varios de los dirigentes del grupo eran (¿o son?) asesores en distintos niveles del gobierno radical (…)”.[11]

      A las relaciones del ministro del interior con F. Provenzano se sumaron las que tenía con J. Baños. Tan fuerte era esta sospecha que tenían los peronistas que inmediatamente que se supo del ataque varios miembros del justicialismo cargaron contra la Coordinadora: “(…) Son subversivos. Es el ERP, sentenció Juan Bautista ‘Tata’ Yofre. Nada encajaba con los análisis previos que manejaba el menemismo. Barrionuevo, como siempre brutal en sus dichos, lanzó su deducción sin vueltas. Esto lo organizó el Coti, esto lo organizaron los radicales” (…)”.[12]

      En la citada entrevista de Página/12 a C. Menem, el riojano dijo:

       “(…) Quisiera saber quiénes son los ideólogos y los que concibieron intelectualmente este plan monstruoso, quiénes fueron los que le armaron el operativo terrorista a este grupo, cómo actuaron los organismos de Inteligencia y las Fuerzas Armadas y las conexiones con ciertos medios de comunicación oficiales o paraoficiales. Digo lo de los medios porque aquellos ligados al Gobierno, como el Ciudadano y el Periodista, en la semana previa al intento de copamiento amplificaron al extremo la denuncia falsa del MTP contra mí, acusándome de complotar contra Raúl Alfonsín (…). Después de La Tablada, los hombres del gobierno van a tener que explicar muchas cosas”.[13]

      Además de lo sospechoso de la facilidad con que los miembros del MTP accedieron a los medios de comunicación para realizar las denuncias, C. Menem también cuestionó la labor, o falta de acción, de los medios de Inteligencia, claramente se refería a la SIDE. Posteriormente el abogado menemista C. Arias presentó una denuncia ante la Justicia para que se investigara la relación entre el MTP y varios funcionarios del gobierno de R. Alfonsín, pero nada ocurrió.

      Las sospechas sobre E. Nosiglia no se agotaron en estos testimonios. El 7 de febrero de 1989, días después del ataque, el ministro del Interior declaró en una entrevista a la publicación El Ciudadano: “Ningún informe que tuviera ningún servicio de Inteligencia, fundamentalmente el Servicio de Inteligencia del Estado (que es el único autorizado a hacer inteligencia interior) analizó nunca la posibilidad de que este grupo pudiera cometer una acción de tal envergadura y de esta naturaleza, a pesar de que su previsión estaba fijada como un objetivo de Inteligencia y se la venía trabajando”.[14] Pero la realidad es que la SIDE había alertado sobre la posibilidad de una acción de esta naturaleza. El diario Ámbito Financiero publicó el citado informe de la SIDE de 1987 donde textualmente decía: “Por las mismas causas apuntadas y sumando a ello el grado de reserva y encubrimiento con que  sus miembros suelen desenvolverse y/o encarar algunas de sus actividades o reuniones, tampoco sería descartable que, si sus intereses así lo impusieran, el MTP considere un eventual retorno a la lucha armada, habiendo asumido ya errores y experiencias anteriores”.[15] Un año y medio antes del ataque la SIDE advirtió sobre la peligrosidad de los miembros del MTP que frecuentaban los despachos gubernamentales.

      ¿E. Nosiglia, una de las máximas autoridades en cuestiones de seguridad interior ignoró el informe, no lo conocía? Estas declaraciones no hicieron más que aumentar las sospechas sobre El Coti en los sucesos de La Tablada. Éstas se agudizaron por las declaraciones de su predecesor en el Ministerio del Interior, Antonio Trócoli, a la publicación El Periodista: “(…) Preví una acción terrorista, aunque nunca calculé que podía tener esta envergadura (…). En primer lugar quiero decirle que tanto la SIDE como la Central de Inteligencia, como los organismos de Inteligencia de las Fuerzas Armadas, tenían las mismas presunciones que tenía yo. Lo que no pudimos prever fue la magnitud del episodio ni la oportunidad concreta”.[16] A. Trócoli contradijo a E. Nosiglia al afirmar que existía conciencia e información sobre la peligrosidad del MTP. Puede entenderse que no se conociera dónde se realizaría algún tipo de acción armada pero –repito– dada la composición del MTP y de la situación social reinante, caldo de cultivo ideal para la acción de este tipo de organizaciones, había que ser muy ignorante o negligente para no prever que algún tipo de acción violenta pudieran llevar a cabo.

      Las acusaciones contra la Coordinadora llegaron también desde el propio radicalismo. No solamente G. Cherashny cuestionó al Ministro. El ex presidente Arturo Frondizi disparó contra la Coordinadora. El diario La Prensa en su portada del 19 de septiembre de 1989 publicó una noticia titulada Frondizi acusó en Córdoba a Becerra por el copamiento de La Tablada. En la misma informaba:

       “El ex presidente Arturo Frondizi, acusó al ex secretario general de la Presidencia del gobierno de Raúl Alfonsín, Carlos Becerra, de haber sido quien organizó el copamiento del cuartel de La Tablada, perpetrado en enero último por el Movimiento Todos por la Patria (MTP). Él organizó todo –afirmó Frondizi-, porque es tan marxista como Marx. Y allí gastó nueve millones de dólares. De manera que lo de La Tablada fue organizado por el gobierno, dijo en alusión a la anterior administración. Expresó que el gobierno llamado radical, desde 1983 en adelante aplicó un plan soviético. Y esto se corresponde con las opiniones que tenía el doctor Alfonsín. Yo no soy enemigo de él, pero sostenía que el capitalismo es incompatible con la democracia, que era un sistema agotado. La idea de él era adoptar el socialismo”.[17]

        Efectivamente la administración de R. Alfonsín consideraba en realidad que la verdadera democracia era la socialdemocracia, al estilo de las vigentes en Europa. La visión de la democracia que tenía el ex presidente coincidía en muchos aspectos con la que tenía el MTP. C. Becerra fue otro de los blancos de las acusaciones tras el copamiento ya que, además de ser integrante de la Coordinadora, en la Secretaría de la Presidencia donde se desempeñaban como funcionarios varios ex miembros del ERP e integrantes del MTP que participaron en el ataque. En marzo de 1999 el ex montonero Jacinto Gaibur, el diputado por el Partido Justicialista de Salta Marcelo López Arias y C. Becerra que era legislador en esos momentos de la Alianza, fueron los impulsores del proyecto de ley para otorgar compensaciones económicas a los que debieron abandonar la Argentina durante la época del Proceso. Una gran cantidad de integrantes de las organizaciones terroristas que habían huido del país recibirían posteriormente cuantiosas sumas de dinero en concepto de indemnizaciones que los contribuyentes debieron pagar.

       Otras acusaciones llegaron desde los sectores liberales representados por María Julia Alsogaray y su padre Álvaro al día siguiente de culminados los combates. El  diario La Razón informó el 25 de enero de 1989: “La diputada liberal María Julia Alsogaray adjudicó al Ministro del Interior, Enrique Nosiglia, al jefe de la SIDE Facundo Suárez, las máximas responsabilidades de lo ocurrido en el regimiento de La Tablada pues, a su juicio los funcionarios solamente creen que la violencia proviene de la derecha”.[18] Nuevamente se apuntó a la Coordinadora y a la SIDE. Durante los meses anteriores al ataque los funcionarios acusados habían descartado en varias oportunidades un rebrote de la actividad de las organizaciones armadas de izquierda en declaraciones públicas.

      Durante el juicio llevado a cabo contra los atacantes al cuartel, E. Nosiglia declaró que no conocía a los asaltantes. La actitud del ministro del interior quedó plasmada en los titulares del diario Clarín del 5 de agosto de 1989: Aseguró Nosiglia que no conocía a quienes atacaron el cuartel. Frente a esto los defensores de los acusados reaccionaron diciendo que pedirían el procesamiento del ministro por falso testimonio, pero nada ocurrió. Durante el juicio se lo notó muy intranquilo, incluso su actitud fue reflejada por P. Hernández en su libro donde aparece en su portada una foto de un cabizbajo y preocupado E. Nosiglia. El ex ministro aseguró no conocer a R. Felicetti, lo que se contradijo con los testimonios de varios de los miembros del MTP. Curiosamente el día que declaró E. Nosiglia, R. Felicetti no concurrió a la audiencia por encontrarse con una indisposición de salud. Con respecto a F. Provenzano era imposible negar la relación, pero el ex ministro del Interior aseguró que no lo veía hace muchos años. “(…) Pero esa afirmación se podría refutar con facilidad. Buena parte de los presos sabía que Pancho se encontraba con el amigo ministro, y el propio Gorriarán reconoce que hubo por lo menos cuatro entrevistas entre Provenzano y Nosiglia a lo largo de 1988”.[19] En sus Memorias el líder del PRT-ERP y del MTP confirmó la existencia de las reuniones. Pero además el propio Facundo Suárez, confirmó los encuentros al declarar: “La bronca del Coti con la gente del MTP, pero en especial con Pancho, tiene su origen en que hasta último momento, y a pesar de las cosas que publicaba Cherashny, Pancho le hizo saber que ellos estaban dentro del sistema, y no planeaban nada violento. Por lo visto, el Coti mucho no les creyó porque me pidió que los mantuviésemos vigilados (…)”.[20] Sin embargo, quien tenía en sus manos los resortes para detenerlos, quien tenía en sus manos un contundente informe de la SIDE nada hizo al respecto. Evidentemente si estaban bien vigilados no podrían haber reunido un impresionante arsenal, realizar tareas de Inteligencia sobre una unidad militar de primera línea, reunir y equipar a más de 60 guerrilleros y concretar un ataque contra una poderosa unidad blindada. Facundo Suárez, intentando defender a E. Nosiglia, confirmó que existieron los contactos entre F. Provenzano y el ministro del interior, lo que entonces contradice los dichos de E. Nosiglia que sostuvo que hacía mucho tiempo que no se veía con F. Provenzano. F. Suárez –que había firmado el informe de la SIDE donde se advertía de las actividades y naturaleza del MTP- afirmó que E. Nosiglia le pidió que mantuviera vigilado al grupo. Amediados de 1987 ya la SIDE disponía del informe que fue posteriormente publicado por Ámbito Financiero. Finalmente, Joaquín Ramos, uno de los atacantes sobrevivientes, declaró:

 

        “La verdad es que nosotros queríamos hacer la revolución, eso queríamos hacer (….) nosotros queríamos hacer un cambio en el país, nosotros íbamos a tomar La Tablada, agarrar a los milicos y formar un nuevo gobierno como de unidad nacional en el que nosotros íbamos a tener un peso seguramente y orientar el país a tener otro rumbo político y económico social, digamos. Nosotros queríamos hacer la revolución (…)”.[21]

 

       ¿A qué se refirió J. Ramos con formar un nuevo gobierno en el que ellos tendrían peso? La cita es sumamente relevante, porque indica que el MTP tenía la idea de formar un gobierno nuevo unido a otros grupos, ¿con quiénes, con este sector de la UCR?

      Son demasiados los puntos oscuros que rodean la actuación de E. Nosiglia y del Ministerio del Interior: su relación con F. Provenzano; sus contactos con J. Baños; el escondite de E. Gorriarán Merlo en una vivienda de F. Provenzano, tan cercano a Nosiglia; las denuncias del peronismo, de las publicaciones nacionalistas y liberales; la falta de atención al informe de la SIDE; los avisos que llegaban desde los diarios; las confirmaciones de la presencia de elementos extremistas en los artículos de Entre Todos. El Ministerio del Interior y la SIDE máximos responsables de la seguridad interna en la Argentina ¿no conocían nada de esto? No solamente lo conocían sino que mantenía relación con los dirigentes de la agrupación subversiva. La Justicia argentina nada ha investigado  ….

[1] GALLO Darío  y ÁLVAREZ GUERRERO, Gonzalo. Op. cit., p. 228. El resaltado es del autor.

[2] GALLO Darío y ÁLVAREZ GUERRERO, Gonzalo. Op. cit., p. 224.

[3] GORRIARÁN MERLO, Enrique Haroldo. Memorias de Enrique Gorriarán Merlo. De los Setenta a La Tablada,  Buenos Aires, Planeta, 2003, pp . 491-2. El resaltado es del autor.

[4] GALLO Darío y ÁLVAREZ GUERRERO, Gonzalo. Op. cit., p. 220. El resaltado es del autor.

[5] SIN AUTOR. Dime con quién andas. En: revista La Patria Grande, Buenos Aires, 2da. época, Año VIII, Nro. 35, febrero de 1989.

[6] Diario La Razón, Año 84, Nro. 28665, 28 de enero de 1989 (portada); Diario La Razón, Año 84, Nro. 28669, 1 de febrero de 1989, p. 3; Diario Ámbito Financiero, Año 13, Nro. 3074, 27 de enero de 1989, p. 6; Diario Página/12, Año 2, Nro. 505, 27 de enero de 1989, portada y pp. 2-3; Diario Página/12, Año 2, Nro. 506, 28 de enero de 1989, portada y p. 6.

[7] Entrevista a C. Menem. Publicada en el diario Página/12, Año 2, Nro. 506, 28 de enero de 1989, pp. 2- 3. El resaltado es del autor.

[8] BRAVO HERRERA, Horacio Félix. La guerrilla de papel. Toda la verdad sobre la apoyatura periodística que tuvo el asalto al cuartel de La Tablada, Buenos Aires, Sielp. 1992., p. 71. El resaltado es del autor.

[9] GALLO Darío y ÁLVAREZ GUERRERO, Gonzalo. Op. cit., p. 221.

[10] HERNÁNDEZ, Pablo. Op. cit., p. 69.

[11] SIN AUTOR. Dime con quién andas. En: revista La Patria Grande, Buenos Aires, 2da. época, Año VIII, Nro. 35, febrero de 1989.

[12] GALLO Darío y ÁLVAREZ GUERRERO, Gonzalo. Op. cit., p. 221.

[13] Entrevista a C. Menem. Publicada en el diario Página/12, Año 2, Nro. 506, 28 de enero de 1989, pp. 2 -3. El resaltado es del autor.

[14] HERNÁNDEZ, Pablo. La Tablada. El regreso de los que no se fueron, Buenos Aires, Ediciones Fortaleza, 1989., p. 150.

[15] Informe de la SIDE. Diario Ámbito Financiero, Año 14, Nro. 3073, 26 de enero de 1989, pp. 40-41. El resaltado es del autor.

[16] HERNÁNDEZ, Pablo. Op. cit., p. 150.

[17] Diario La Prensa, Nro. 41.435, 19 de septiembre de 1989, portada. El resaltado es del autor.

[18] Diario La Razón, Año 84, Nro. 28662, 25 de enero de 1989, p. 3.

[19] GALLO Darío y ÁLVAREZ GUERRERO, Gonzalo. Op. cit., p. 236.

[20] Ibídem.

[21] Declaraciones de Joaquín Ramos. https://www.youtube.com/watch?v=YkSSSmqCKF0. Disponible en internet el 11 de enero de 2015.

 

 


Sebastián Miranda es profesor y licenciado en historia. Se desempeña como asesor de historia e integrante de la unidad de análisis de la revista Defensa y Seguridad Mercosur. Es autor -entre otras tantas publicaciones- de Cronología del Terror en Argentina, La Guerra contra el Terrorismo en Argentina y Los Secretos de La Tablada.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 28, 2017


 

Ataque a La Tablada: ACTOS DEL 23 DE ENERO

Share

 

tablada-homenjae

 

 

 

miranda-sebastian-2Sebastián Miranda es profesor y licenciado en historia. Se desempeña como asesor de historia e integrante de la unidad de análisis de la revista Defensa y Seguridad Mercosur. Es autor -entre otras tantas publicaciones- de Cronología del Terror en Argentina, La Guerra contra el Terrorismo en Argentina y Los Secretos de La Tablada.

 

 

Fuente: Dra. Andrea Palomas Alarcón.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 20, 2017