La historia de los juegos de azar en los Estados Unidos

Share

🃏

  Por Lee Monacuzzo.

 

Los juegos de azar fueron traídos a Estados Unidos por los británicos, pero se veían muy diferentes aquí que en sus raíces europeas.

Los colonos no tenían mucho que hacer cuando comenzaron a establecerse aquí en los estados. Los estadounidenses comenzaron a volver a adoptar los métodos de juego europeos cuando el desarrollo de la infraestructura de la colonia estadounidense comenzó a tomar forma.

Las loterías eran la forma de juego más popular en la época colonial. Las ganancias de las loterías generalmente regresaban directamente a la infraestructura pública que ayudó al crecimiento del país.

Una de las ubicaciones principales de los donantes de las ganancias recaudadas por los jugadores fue el sistema escolar estadounidense.

Pero los británicos intentaron limitar las loterías para que los estadounidenses enviaran el dinero a casa.

Entonces, las loterías clandestinas se volvieron extremadamente populares, ya que ignoraron los deseos de la monarquía británica.

Después de la resolución, el juego prosperó.

Sin embargo, a mediados del siglo XVIII, comenzaron a surgir movimientos contra el juego en todo Estados Unidos. Por ejemplo, los casinos fluviales de Mississippi tenían que existir debido a la oposición a los juegos de azar en la tierra. Los valores cristianos puritanos parecían ir en contra de la idea de que el juego estaba bien, pero aún se sugería mucho donar a la iglesia a cambio de la posibilidad de ser un miembro superior.

Los juegos de azar vieron un resurgimiento durante la fiebre del oro en California, y después de la Guerra Civil, las colonias estadounidenses en el oeste usaron los juegos de azar para ayudarlos a establecer suficiente riqueza para establecerse, ya que el norte y el sur estaban atrincherados en su guerra de ética.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 6, 2022


 

EL HAMPÓN QUE CONSTRUYÓ LAS VEGAS

Share

 

Benjamin “Bugsy” Siegel nació el 28 de febrero de 1906 en Williamsburg, Brooklyn. Sus padres eran inmigrantes judíos que se habían establecido en la ciudad de Nueva York a principios de siglo. Más tarde se mudaron al Lower East Side de Manhattan, que era un hervidero de delitos. No pasó mucho tiempo antes de que su hijo descubriera que le gustaba la vida en la calle.
El temperamento violento de Siegel y los dramáticos cambios de humor hicieron que los amigos comentaran que estaba “loco como una chinche de cama”. De ahí que “Bugsy”, un apodo que en realidad despreciaba. Siegel se hizo amigo de su compañero gángster judío Meyer Lansky cuando era un adolescente. Juntos formaron “The Bugs and Meyer Mob”, una violenta pandilla judía en el Lower East Side que se especializaba en la extorsión. Este equipo finalmente se transformó en el grupo de asesinos a sueldo de la mafia que se conoció como “Asesinato. Cía.” (Crime.inc)

La prohibición supondría un enorme beneficio para las pandillas de Nueva York, con Siegel y Lansky uniendo fuerzas con la de las estrellas en ascenso del inframundo, Charles “Lucky” Luciano. Después de que Luciano contrató a cuatro asesinos de Murder Inc. (uno de los cuales supuestamente era Siegel) para asesinar a su rival Salvatore Maranzano, se convirtió en el mafioso más poderoso de Nueva York y, junto con Lansky, estableció el National Crime Syndicate, que dividió el poder entre Diferentes pandillas para evitar nuevas guerras territoriales.
Bugsy Siegel encajaba a la perfección con el gángster estereotipado de la década de 1920 que desde entonces el cine y la televisión han hecho un glamour. Para 1931, el antiguo “vago” de la calle había ganado suficiente dinero para comprar un apartamento en el exclusivo Waldorf Astoria.
Hizo alarde de su dinero vistiendo trajes caros y frecuentando las discotecas más famosas de la ciudad. A pesar de su aspecto elegante y distinguido, Siegel no temía hacer el trabajo sucio de la mafia él mismo. Una vez, le confesó a un conocido en Las Vegas que él personalmente había matado a al menos una docena de personas. En un intento de tranquilizar a su confidente, agregó: “Nosotros [los gángsteres] solo nos matamos unos a otros”.
Sin embargo, Siegel solo podía matar a tantos pandilleros antes de que comenzaran a buscar venganza. El Departamento de Policía de Nueva York ya lo había estado vigilando de cerca, y luego de ir de juerga y matar a tres mafiosos rivales, se le comunicó a él y a Lansky que era el turno de Siegel de ser marcado para el asesinato.
Lansky decidió que, dado que el Sindicato estaba buscando expandirse hacia el Oeste, su viejo amigo sería el candidato perfecto para enviar a California para establecer y consolidar las operaciones de juego. Siegel prosperó en el brillo y el glamour de Tinseltown: se mudó a una villa costosa y se juntó con estrellas de cine y sociales. En primer lugar, sin olvidar por qué lo habían enviado a Golden State, Siegel pronto supo de una interesante oportunidad de negocios en Nevada.
En 1941, el primer hotel abrió sus puertas en la autopista 91: El Rancho Vegas Resort. Otros hoteles-casinos siguieron su ejemplo, y esta sección se conoció rápidamente como ‘The Strip’. En 1946, el mafioso de la costa este, Bugsy Siegel, respaldado por el dinero de la droga mexicana de Meyer Lansky, jefe de la mafia, abrió el Flamingo, un complejo de alta gama con el modelo de Hollywood, atrayendo a talentos de primer orden y celebridades. Siegel fue asesinado en 1947, pero otros pandilleros llevaron a cabo su visión de Sin City, muchos ayudando a abrir la Riviera, la Nueva Frontera, las Arenas y el Sahara en los años cincuenta y sesenta. La mayor parte de la construcción fue financiada por el narcotráfico y las prácticas comerciales ilegales, utilizando el hotel-casino para lavar dinero; muchos mafiosos recibieron inversiones de grupos reputados como los bancos de Wall Street y la Iglesia Mormona. Con una escena de casino en auge, los turistas acudieron a Las Vegas para apostar, jugar a las máquinas tragamonedas y ver artistas famosos como Frank Sinatra y Elvis Presley.
El Rancho Vegas fue el primer resort establecido en la autopista 91 en medio del desierto de Nevada; hoy es mejor conocido como “The Strip”, un oasis para jugadores y juerguistas de todo el mundo. Siegel vio lo bien que estaba El Rancho y se dio cuenta del potencial de la mafia en Sin City (Las Vegas, ciudad del pecado); convenció a su viejo amigo Meyer Lansky para que invirtiera dinero en su nuevo plan de negocios.
Bugsy Siegel se hizo cargo del desarrollo de The Flamingo, un resort que ya estaba en construcción, pero cuyos inversionistas originales se habían quedado sin dinero. Siegel prometió a sus amigos del inframundo en la costa este que podría completar el resort por un mísero millón de dólares, pero debido a una combinación de mala administración y dinero robado, Lansky y los demás pronto se encontraron en el agujero por $ 6 millones.

Naturalmente, los jefes de Nueva York no estaban contentos con el aumento de los costos. Cuando el Flamingo finalmente abrió en 1946, los jugadores felices bautizaron al casino con una racha de victorias, lo que fue una buena noticia para los huéspedes, pero una mala noticia para la mafia. Siegel sabía que las cosas no le parecían bien, pero eventualmente, su propia suerte cambió y el resort finalmente comenzó a ganar mucho dinero.
Desafortunadamente para Bugsy Siegel, era demasiado poco tarde: su destino había sido decidido por sus antiguos amigos en una reunión en La Habana. El 20 de junio de 1947, Siegel pasaba una noche tranquila en la casa de su novia Virginia Hill en Beverly Hills, leyendo un periódico en la sala de estar. La paz se rompió cuando nueve disparos de una carabina militar saltaron por la ventana y golpearon a Siegel en la cara. El gángster fue asesinado de forma instantánea y espantosa; uno de los disparos había sacado su globo ocular de su lugar y al otro lado de la habitación.

Hasta el día de hoy, se desconoce quién mató a Siegel, o por qué razones. Su muerte ciertamente estuvo relacionada con la mafia, pero si fue por el aumento de los costos de construcción, las sospechas que había estado robando a los patrones, o una lucha interna por el poder nunca fue determinada.
Solo su hermano y su rabino se presentaron en el funeral de Bugsy Siegel, pero su nombre perduraría en la infamia. El flamingo ayudó a establecer la mafia en Las Vegas, y sigue en pie hoy.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 13, 2019


  • PRISIONEROenARGENTINA.COM Y LOS CIBERATAQUES
  • Discapacidad, Un hijo diferente
  • Deseamos Informarles que Mañana seremos Asesinados junto a Nuestras Familias.
  • Columnistas
  • AMADO BOUDOU, LO FELICITO

¡Paren el mundo!

Share

 

 

 Por Enrique Guillermo Avogadro.

 

 

 

“El problema con el mundo es que la gente inteligente está llena de dudas,

mientras que la gente estúpida está llena de certezas”.

Charles Bukowski

 

 

 

 

El mundo en general que, hasta hace pocos años, sin dudas se dirigía a una mejor convivencia y a una mayor integración entre los países, casi sin fronteras, e inclusive a una mayor armonía entre las diferentes comunidades dentro de cada uno de ellos, ha virado bruscamente de rumbo. Y lo peor es lo ríspido y violento del modo en que ese cambio se está produciendo en muchos sitios.
No es sólo Catalunya, que ha puesto en crisis a España y a Europa entera, sino Holanda, que está contemplando con preocupación la disputa entre sus zonas valonas y flamencas, mientras Alemania ha visto resurgir a su extrema derecha con toques nazis y lo mismo sucede en varias naciones vecinas, Escocia y Eire pretenden continuar en la Comunidad después del Brexit votado en Gran Bretaña, la Liga del Norte insiste en la división con el sur italiano, Kurdistán reclama su independencia a Turquía y a Irak, en Francia han resurgido las inquietudes bretonas y, como frutilla del postre, los inventados mapuches quieren quedarse con la Patagonia.
Para todos esos movimientos tectónicos se utilizan argumentos vinculados a la lengua, a la religión, a la raza y a la historia pero, en general, hablan del fracaso de los esfuerzos centrípedos que garantizaron, durante décadas, la añorada paz después del siglo más sangriento que registrara la humanidad. Recordemos, al efecto, que sólo siete años después de terminada la II Guerra Mundial, países que se habían destruido mutuamente y que cultivaban odios ancestrales, fueron capaces de firmar el Pacto del Carbón y del Acero, piedra fundamental de la Comunidad Europea, que transformó al viejo continente, creímos, en una tierra de paz para siempre.
Pese a mis muchos años, no deja de sorprenderme qué reacción diferente tenemos frente a hechos en función de dónde se produzcan, y Barcelona no ha sido una excepción. Tal vez porque somos un país poblado por hombres y mujeres que subieron a los barcos cuando la necesidad les impuso la emigración, conservamos una enorme cercanía sentimental con España e Italia en particular y cultivamos su recuerdo con nostalgia.
Nótese, en el mismo sentido, que el brutal asesinato de cincuenta y ocho personas -y más de quinientos heridos- que dejó el tirador solitario de Las Vegas el domingo pasado sigue ocupando un gran espacio en nuestros medios de prensa; y lo mismo sucede con los ataques terroristas que han puesto a Europa entera en estado de conmoción. Sin embargo, los monstruosos atentados que producen cientos de muertos en Medio Oriente y en Asia, sea en Kabul, Bagdad, Islamabad o Beirut, desaparecen de los diarios y de los canales de televisión horas después de producidos.
La Argentina continúa transitando el larguísimo camino hacia las elecciones legislativas del 22 de octubre, que aparece jalonado de malas noticias para la tropa kirchnerista, que continúa acumulando procesamientos y embargos de toda índole. Es altamente probable, inclusive, que se produzca alguna nueva detención resonante antes de esa fecha que, además, mostrará el marcado deterioro del ya exiguo apoyo electoral que cosechara Cristina Elisabet Fernández en las primarias de agosto.
Quedará así confirmado el pronóstico que formulé hace tiempo utilizando el lenguaje del truco: la ex Presidente, que junto con su marido muerto gobernara el país durante el período más largo de su historia democrática y que se imaginaba “ancho de espadas”, habrá perdido las elecciones contra dos “cuatro de copas” de la política. Las causas son, por cierto, muchas y diversas.
Creo, sin dudar, que la primera de ellas ha sido el gran programa de obras públicas que han encarado los gobiernos nacional y provincial en el principal enclave del voto kirchner/cristinista, es decir, el conurbano sur bonaerense. En el Partido de La Matanza, los vecinos ven y tocan con sus propias manos el asfalto, el agua corriente y las cloacas siempre prometidos y nunca cumplidos, y el tan criticado Metrobus se ha convertido en la salvación real para muchos lugares desangrados por la inseguridad, además de economizar horas de traslado a los trabajadores beneficiados.
El segundo, no menos crucial, ha sido la Gobernadora María Eugenia Vidal, la figura política que cosecha más aprobación pública en la Argentina, por la transparencia con que ejecuta su gestión administrativa y el coraje con el que encara la lucha frontal contra el narcotráfico y la corrupción policial; ¿quién mejor que un habitante de las zonas más marginadas de la Provincia puede comprobarlo, si era -y aún es- su principal víctima?
Los mejores indicadores económicos del país en materia de empleo y de recuperación del consumo, pese a que aún no puedan ser percibidos a nivel personal por toda la sociedad, tendrán también una participación importante en el voto popular, sobre todo porque el prudente gradualismo de Mauricio Macri y su equipo ha conseguido transformar los apocalípticos pronósticos de Cristina Kirchner sobre el ajuste que impondría en mero papel mojado.
Desde el ángulo estrictamente político, han incidido en el derrumbe de las expectativas de la viuda tanto la preanunciada conducta de muchos intendentes que abrazaban a la viuda y hoy, ante el riesgo cierto de perder la mayoría dentro de sus propios concejos deliberantes, ya instruyen a sus seguidores para que corten las boletas electorales, cuanto la necesidad del Partido Justicialista de recomponerse después de las sucesivas derrotas a las que lo condujera su mariscala en 2013, 2015 y 2017.
No ha sido menor, tampoco, la negativa repercusión que tuvieron en el ánimo de la ciudadanía la novedosa catarata de entrevistas personales que brindó Cristina en los últimos días y la recuperación de su imagen tradicional, tan soberbia como negadora de la realidad. Sus manifestaciones respecto al crimen ferroviario de Once, exculpando públicamente a delincuentes como Julio de Vido, Ricardo Jaime, Juan Pablo Schiavi, Claudio Cirigliano y, por supuesto, ella misma, para intentar transferir toda la responsabilidad al maquinista del tren, resultó absolutamente patética, y así fue percibida por la sociedad entera.
Y su reciente y peculiar lavado de manos personal en perjuicio de sus más íntimos colaboradores y testaferros en la organización mafiosa que organizó y comando con su marido muerto, dejó totalmente en claro que la lealtad, esa que el PJ sólo festeja los 17 de octubre, no figura entre sus muy escasas virtudes. Debería recordar, al menos, que muchas de las condenas perpetuas dictadas contra los presos políticos -los militares que evitaron que nos convirtiéramos en Cuba durante los 70’s- de su nefasto régimen se sustentaron en la “responsabilidad funcional”, es decir, la que le cabe a un superior por la conducta de sus subordinados.
Resta sólo saber si figurones tales como Amado Boudou, Lázaro Báez, José López, Julio de Vido, Alejandro Vanderbloele y los muchos que seguirán sentándose ante los Tribunales Orales Federales, y seguramente ingresarán a prisión, mantendrán su cómplice silencio cuando vean rodar por el polvo electoral la cabeza de quien fuera su jefa y ejecutora del plan sistemático de saqueo al Estado que, ahora, sólo pretende salvarse con sus hijos y su fortuna escondida; ¿seguirán en su postura de no contar nada cuando se compruebe que ya no tiene poder alguno o darán los datos necesarios para recuperar al menos algo de lo robado?
Bs.As., 7 Oct 17
Enrique Guillermo Avogadro

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 7, 2017


 

LAS VEGAS BLUES

Share

 

 

Las Vegas, la Disneylandia de los adultos, amaneció del terror con un puñado de historias que inspiran. Los supervivientes aún no han procesado lo que pasó ante sus ojos. Las imágenes y el sonido capturados por teléfonos celulares por los asistentes al concierto semejan los ruidos, los olores, las sensaciones de alguien parado en el medio de una zona de guerra. Una escenografía que -seguramente- será difícil de olvidar.

Para otros hay historias que agrandan sus corazones. Mientras los agentes del orden buscan los motivos que llevó a Stephen Paddock a cometer tan horrible acto, una joven mujer busca a su héroe anónimo personal. Aquel que la vio en el piso retorciéndose de dolor debido a una herida sangrante en tu tobillo que -según sus propias palabras- aparentaba la erupción de un volcán y que, sin dudar, la recogió en sus brazos, se montó a un taxi y la trasladó a un hospital, dejándola allí en buenas manos, para quizás retornar al lugar de la tragedia y continuar ofreciendo su ayuda. La joven ha agradecido públicamente a su salvador desconocido.

Dos adolescentes vieron como un hombre de unos treinta años recibía un proyectil en su rostro y otro en el hombro. Pese a esto, el dañado solo se preocupó por escudarlas con su cuerpo, resguardándolas de posibles impactos. Todo esto, sucediendo en el medio de un gran caos y el dinámico accionar policial que tardó menos de cuatro minutos en llegar a la habitación desde donde el agresor vomitaba disparos.

Mientras los que observamos desde lejos solo podemos saborear el amargo gusto de la maldad hecha persona, otros experimentan la solidaridad de la comunidad de esta ciudad de Nevada y -sobre todo- la de sus visitantes. Profesionales de la medicina abandonaron sus instantes de ocio para correr a sus puestos de trabajo para asistir a las víctimas del atentado, hombres de azul tratando de evitar más convulsión y sosegar el pánico, bomberos atentos a cualquier nueva emergencia y el hombre común -hombre en sentido de especie- arremangó sus brazos y puso sus pies en tierra caliente. Una mujer residente en Ohio -pese al ruego de su esposo para que abandonara el boulevard- volvió sobre sus pasos, porque no podía abandonarlo en su cruzada de socorrer heridos y proteger indefensos.

Se dice que el verdadero carácter del hombre o la mujer aparece en situaciones extremas. Las Vegas finalmente probó esta hipótesis.

 

 


Fabian Kussman

Orange County, Fl.

PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 3, 2017


 

Asesinatos en masas, en los últimos tiempos

Share

 

 

Según un nuevo estudio, más tiroteos masivos públicos ocurren en los Estados Unidos que en cualquier otro país en el mundo. De hecho, 90 tiroteos masivos tuvieron lugar en los Estados Unidos entre 1966 y 2012. Los tiroteos en masa se definen como eventos de fuego armado que tienen cuatro o más víctimas, y no incluyen matanzas o asesinatos de pandillas que implican la muerte de múltiples miembros de la familia.

El 12 de junio de 2016, un agresor mató a tiros a 49 personas en un club nocturno gay en Orlando, y es considerado el más mortífero tiroteo en masa en los Estados Unidos hasta ayer, con la nueva tragedia en Las Vegas. Durante el ataque, el asesino juró lealtad ISIS aunque los investigadores no lo vincularon directamente a ese grupo terrorista.

El 4 de diciembre de 2012, un atacante en Newtown, Connecticut abrió fuego y mató a 27 personas, 20 de estas víctimas eran niños entre 5 y 10 años de edad. El tiroteo tuvo lugar en una escuela primaria, y el asesino se suicidó poco después.

El viernes 22 de julio de 2011, una bomba de fertilizantes de 2.000 libras hecha en casa fue plantada en un vehículo de motor en la zona central de Oslo, Noruega. La bomba estalló alrededor de las 3:30 pm hora local, dispersando escombros y estremeciendo a la capital de Noruega. Sopló las ventanas en oficinas gubernamentales cercanas, matando a 8 personas e hiriendo a una docena de personas. Los rescatistas y la policía se apresuraron rápidamente a la escena para manejar la situación y ayudar a los supervivientes. Mientras tanto, el atacante, Anders Behring Breivik, que había planeado el bombardeo de la ciudad con anticipación, se dirigió a Utova, una pequeña isla que se encuentra a unos 25 kilómetros al noroeste de Oslo. En ese momento, un grupo de jóvenes estaban reunidos con miembros de un partido político noruego. Armado con un rifle automático, él se aproximó a ellos y comenzó a tirar contra los presentes. Mató a un total de 77 personas.

En 1996, Martin Bryant entró en un café en un sitio histórico de la colonia penal en Port Arthur en Tasmania, Australia. Después de tomar su almuerzo, el joven de 28 años sacó un rifle semiautomático de su bolsa y comenzó a disparar proyectiles. Cuando fue arrestado a la mañana siguiente, había matado a 35 personas e había herido a otras 23 personas. El evento hizo de Bryant el peor asesino de masas en la historia australiana.

En abril de 2007, Seung-Hui Cho, de 23 años, asesinó a 32 personas en el Instituto Politécnico de Virginia y en el campus de la Universidad Estatal en Blacksburg. Más tarde se quitó la vida, y el evento vive en la memoria como la “Masacre Virginia Tech”.

En un tiroteo de 14 horas, Genildo de Franca, un ex soldado del ejército, aterrorizó a Sao Gancalo do Amarante, un pequeño pueblo en el interior de Rio Grande do Norte, Brasil. De manera sistemática, dejó a 17 personas muertas durante el curso de esta vendetta personal. Después de que la policía lo rodeó, soltó a su propia hija de cinco años, y luego se suicidó.

 

Mayores asesinatos en masa en tiempos modernos

1 Norway, Oslo/Utoeya (2011) 77
2 USA, Orlando, Florida (2016) 49
3 Australia, Port Arthur (1996) 35
4 USA, Blacksburg, Virginia (2007) 32
5 USA, Newtown, Connecticut (2012) 27
6 USA, Killeen, Texas (1991) 23
7 USA, San Ysidro, California (1984) 21
8 Brazil (1997) 17
9 Scotland, Dunblane (1996) 17
10 Germany, Erfurt (2002) 16
11 England, Hungerford (1987) 16
12 USA, Austin, Texas (1966) 16
13 Germany, Winnenden (2009) 15
14 Switzerland, Zug (2001) 14
15 USA, Edmond, Oklahoma (1986) 14
16 New Zealand, Aramoana (1990) 13
17 USA, Fort Hood, Texas (2009) 13
18 USA, Littleton, Colorado (1999) 13
19 USA, Binghampton, New York (2009) 13
20 France, Toulon (1995) 13
21 USA, Aurora, Colorado (2012) 12
22 Azerbaijan, Baku (2009) 12
23 USA, Atlanta, Georgia (1999) 12
24 USA, Jacksonville, Florida (1990) 10
25 Finland, Kauhajok (2008) 10
26 USA, Alabama (2009) 10
27 USA, Red Lake, Minnesota (2005) 9
28 USA, Los Angeles, California (2008) 9
29 Canada, Montreal (1989) 9
30 France, Nanterre (2002) 8
31 Finland, Tuusula (2007) 8
32 Japan, Osaka (2001) 8
33 USA, Fullerton, California (1976) 7


PrisioneroEnArgentina.com
Octubre 2, 2017