El Gobierno creó una oficina para defender los derechos humanos de los policías

Share

 

El Gobierno creó la denominada Unidad de Garantía de Derechos Humanos de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales, que funcionará en el ámbito de la Dirección de Violencia Institucional del Ministerio de Seguridad.
La medida se comunicó a través de la resolución 234/2019, que se publicó este lunes en el Boletín Oficial y en cuyos considerandos se expone la necesidad de “una acción reparadora a los daños causados por agravios a los derechos humanos de los miembros de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales, ya sea por otros miembros de las Fuerzas o bien por ciudadanos”.
De acuerdo con la norma, la flamante Unidad tendrá las siguientes funciones:
  1. a. Relevar información y producir estudios de diagnóstico que permitan identificar las fortalezas y debilidades de la normativa relativa a la protección de los derechos humanos de los efectivos de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales.
  2. Contribuir con acciones e iniciativas que persigan el objetivo de ampliar y garantizar la efectiva protección de los derechos humanos de los efectivos de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales.
  3. c. Contribuir a fortalecer la cultura del respeto y el ejercicio de los Derechos Humanos a través de la formación, promoción y difusión de los derechos humanos en las distintas etapas de formación y capacitación de los efectivos de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales, coordinando estas acciones con las áreas competentes del Ministerio.
  4. Impulsar programas de acción con el objeto de realizar estudios diagnósticos, investigaciones y relevamientos sobre conculcación, privación o restricción de derechos humanos de los efectivos de las Fuerzas Policiales y de Seguridad Federales, incluso con la cooperación de instituciones académicas y técnicas.
POR SUPUESTO, CARLOTTO SE OPONE, Y TIENE RAZÓN
¿Y qué pretende hacer esta muchacha?”, preguntó la titular de Abuelas de Plaza de MayoEstela de Carlotto, en referencia a la creación de la oficina de derechos humanos para los policías que anunció la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.
“Están un poco locos, pisando un terreno muy delicado que es la agresión permanente al pueblo”, expresó Carlotto.
“Yo voy a ir a Abuelas hoy y ver qué dice nuestro equipo jurídico. Desconozco el argumento para defender los derechos humanos. Déjenlos crear un gremio que ellos van a saber cómo defenderse”, agregó.
Los Derechos Humanos son universales y como los miembros de las Fuerzas de Seguridad pertenecen a la raza humana, la misma Carlotto debería preocuparse por ellos, pero -en caso de hundimiento de país- los terroristas y malvivientes primero.
Esta nueva medida se enmarca dentro de la serie de muestras de apoyo a las fuerzas de seguridad que han caracterizado la gestión de Patricia Bullrich.
La ministra de Seguridad, por ejemplo, lideró la férrea defensa que el oficialismo hizo del policía Luis Oscar Chocobar, quien a fines del año pasado abatió a un delincuente que había atacado con diez puñaladas a un turista en el barrio de La Boca.
Según ella misma explicó, desde el Ejecutivo impulsaron un cambio de doctrina en materia de seguridad. “Hasta ahora, el policía que estaba en un enfrentamiento iba preso. Nosotros estamos cambiando la doctrina y hay jueces que no lo entienden. Lo vamos a cambiar en el Código Penal”, dijo en su momento. Incluso el presidente Mauricio Macri convocó a Chocobar y lo respaldó públicamente.
Tiempo después se oficializó el nuevo reglamento general para el empleo de armas de fuego que dio mayores libertades a las fuerzas federales para disparar en casos de delitos graves y persecuciones. Entre otras cosas, estipula que los efectivos ya no deberán esperar que les disparen para responder las hostilidades.
En enero, en otro claro “gesto” de apoyo, el Ministerio de Seguridad estableció el programa “Restituir” destinado a reestablecer la carrera y los haberes de los policías que hayan sido sobreseídos o absueltos en causas judiciales por mal desempeño.
Ayer la ministra y el jefe de la Federal visitaron a los policías que resultaron heridos tras un enfrentamiento con efectivos de la bonaerense que intentaron extorsionar a una mujer en Avellaneda.
Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?
Reload Reload document
| Open Open in new tab

Download [276.16 KB]

Fuente: InfoBae

 


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 1, 2019


 

Flora, la gata nacional

Share

 

 

 Escribe ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO.

 

 

“Argentina es un país con héroes

anónimos y sinvergüenzas famosos”.

Edgardo Antoñana

 

 

Sobrevivimos al martes tan amenazadoramente negro y, en general, la crisis cambiaria parece haber sido dejada atrás, al menos por el momento. Pero la sociedad, esa que tanto adora a la mascota del título deberá ponerse a pensar en serio acerca de qué país quiere habitar de aquí en más, ya que el anterior, el del gradualismo en la transformación financiado mediante deuda externa, se probó absolutamente inviable cuando Estados Unidos puso en marcha esa histórica aspiradora de fondos mundiales que es la tasa de interés de los bonos de su deuda..
Está lógicamente extendida la convicción de la necesidad de reducir el gasto público, que para sostenerse requiere de mantener un nivel de impuestos que impide el desarrollo normal y registrado de la actividad privada. Aunque no se hable demasiado de ello, la realidad nos dice que gran parte del precio que pagamos por la energía y los combustibles corresponde a todo tipo de tributos, esos mismos que robaron Cristóbal López, Fabián de Souza y Ricardo Echegaray para financiar la expansión del grupo económico cuya nave insignia fue Oil; es decir, si pudiéramos reducirlos, terminaría la discusión por las tarifas de la luz, el gas y el agua, y la nafta y el gasoil podrían venderse a valores comparables a los del resto del mundo.
Pero está claro que donde más se percibe la enormidad de ese gasto es en los subsidios, los salarios de los empleados públicos y en la gigantesca masa de jubilaciones que el kirchnerismo regaló sin justificación alguna, como no fuera poner en práctica el populismo e intentar seducir a una clase media que, en definitiva, no lo acompañó.
Y en esa imprescindible batalla veremos, precisamente, cuánto estamos dispuestos a tolerar el indispensable ajuste. Si, sin razón, los que habitamos en las grandes ciudades padecemos enloquecedores piquetes diarios, no quiero pensar qué sucederá cuando el Estado prescinda del millón y medio de funcionarios de todo nivel o de los tres millones de jubilados que Cristina Fernández puso injustificadamente sobre nuestras ya cansadas espaldas de contribuyentes, o cuando la Justicia avance definitivamente sobre Hugo Moyano y sus camioneros.
Porque, convengamos, la habitual hipocresía y la adquirida esquizofrenia que padecemos piden a gritos que las autoridades repriman esas permanentes violaciones al derecho a transitar libremente que todos tenemos, pero repudiamos inmediatamente cualquier intento de ponerles coto. A quienes protestan de ese absurdo e ilegal modo, que forman bajo banderas rojas con la estrella de cinco puntas y la imagen del Che Guevara, habría que preguntarles que creen que les pasaría si intentaran cortar las calles de La Habana, de Caracas, de Moscú o de Teherán.
La crisis de la que acabamos de emerger, más o menos indemnes, ha servido ciertamente al Gobierno, aunque fuera al costo de perder caudal político por recurrir al denostado FMI: se vio obligado a aceptar una devaluación que ya se había mostrado más que necesaria, licuó la deuda estatal en pesos, mejoró la competitividad de nuestras exportaciones, devolvió la independencia al Banco Central y redujo la importancia relativa del costo de la burocracia.
Pero todos esos beneficios no serán gratuitos, ya que a corto plazo veremos extenderse las protestas de los empleados estatales que, esta semana, fueron encabezadas por tristemente famosos “metrodelegados”, los bancarios y los “trabajadores de la educación” bonaerenses, todos kirchneristas irredentos. ¿Estaremos dispuestos a soportar más conflictos de ese tipo para tener algún futuro?
Un ejemplo parecido de nuestra duplicidad mental se vincula a la seguridad pública. Todos, sin excepción pero, en especial, los más pobres, estamos hartos de los delincuentes que nos roban y matan con total impunidad. Sin embargo, reaccionamos repudiando a las fuerzas del orden cuando éstas simplemente cumplen con su deber, como quedó demostrado en el caso de Santiago Maldonado, el tatuador ahogado en Neuquén, cuya muerte se pretendió masivamente imputar a la Gendarmería.
Esta semana se “viralizó” un video filmado en una escuela de Brasil, cuando un hombre armado apuntó, ignoro con qué fines, a los niños y a sus madres que los esperaban a la salida: en segundos, una de ellas, policía de franco, sacó su arma reglamentaria y disparó por sorpresa. La mujer fue condecorada, ascendida y se ha transformado en una estrella en un país que padece nuestros mismos males; aquí seguimos persiguiendo judicialmente a Luis Chocobar, que mató a un asesino frustrado cuando desobedeció la orden de alto. En resumen, pedimos más seguridad, pero no aceptamos la represión del delito.
El Gobierno recibió un gigantesco apoyo mundial; que los Estados Unidos, Europa, Brasil, etc., se amontonaran para respaldar las políticas de Macri y apurar una definición del Fondo favorable a la Argentina, tiene pocos antecedentes históricos. Y si a ello se le suma el éxito alcanzado por el primer llamado internacional del programa de Participación Público-Privada en la construcción de infraestructura (recordemos que las condiciones ofertadas fueron, en promedio, 33% inferiores a los costos máximos previstos por Vialidad Nacional), podemos entender la satisfacción que traslució la actitud del Presidente durante la semana.
Mauricio Macri ha aprendido la lección y, por primera vez desde que Cambiemos llegó al gobierno nacional, ha puesto en duda el método de comunicación que, sin duda, le permitió ganar elecciones imposibles pero, quizás, no resultó útil para administrar. Como siempre se ha dicho, la negociación es la base de cualquier democracia y, para una coalición que carece de mayorías en las cámaras de H° Aguantadero, resulta una esencial necesidad; la incorporación a la mesa de decisión de importantes figuras del radicalismo y de la Coalición Cívica permitirá, sin duda, una mejor tracción entre la Casa Rosada y la sociedad.
El susto que pasamos hace pocos días repercutió también en la oposición, a pesar de algunas posiciones -la idiota pretensión de regular las tarifas, por ejemplo- adoptadas sólo para la foto. El abismo estuvo demasiado cerca como para ignorarlo impunemente, y tal vez todos hayamos aprendido a jugar menos con fuego.
Los gobernadores e intendentes deben entender, de una buena vez, que ahora la perinola cayó en “todos ponen”, y dejar de lado las actitudes que convalidan la necesidad de apretar el cinturón siempre que no sea el propio; no podemos seguir tirando manteca al techo mientras pedimos plata al mundo para pagar esas insensateces. Seguir pretendiendo ejercer el poder con métodos populistas, con falsos e imposibles regalos, sólo nos hará mantener el rumbo de degradación y decadencia que la Argentina escogió desde hace más de siete décadas y que nos ha convertido casi en un país inviable.

 

 

Enrique Guillermo Avogadro

 


PRISIONEROenARGENTINA.com

Mayo 19, 2018


 

Opiniones varias sobre temas candentes de un país descarrilado

Share

 

La muy valiente y siempre activa doctora Andrea Palomas Alarcón hurgó en los periódicos de hoy, descubriendo impresiones de ciudadanos comunes ante la problemática nacional.

 

Chocobar

Todo delincuente sabe, por su proceder, que corre riesgos: tener que huir, ser detenido, pelear, ser herido o morir. Cuando huye puede rendirse o afrontar el riesgo en cualquiera de sus etapas.

Al tratar de escaparse provoca la situación riesgosa, que le es imputable, así como sus consecuencias. Esta causalidad le es directamente atribuible por su accionar ilícito y su pretensión de fuga. Quien lo persigue trata, con los medios que tiene, de impedirlo.

Cuando lo consigue, el resultado puede ser abrupto, pero provocado por quien se puso en esa situación de riesgo a sabiendas. Esto debería justificar a Chocobar, quien actuó dentro de la esfera del riesgo que provocó y afrontó el delincuente, quien no se detuvo y resistió la detención.

Además, a quien dispara una bala azarosa, corriendo, no se le puede atribuir intención de matar. Hay instinto, no intencionalidad. Todo esto admite más desarrollos, pero estimo basta para exculpar a Chocobar.

Ricardo Flomenbaum

DNI 4.198.607

UN CHOCOBAR, DOS CHOCOBAR, CIEN CHOCOBAR, MILES DE CHOCOBAR

Omisiones de Goñi

Vi el reportaje del doctor Alconada Mon al periodista Uki Goñi en la página web, que me sorprendió porque la nacion nunca tuvo una visión sesgada de la guerra contra la subversión y sus consecuencias, e incluso ponderó la conocida postura equidistante de Graciela Fernández Meijide. Sin embargo, Goñi omitió decir que la guerra comenzó durante el gobierno constitucional peronista; comparó la actuación de las FF.AA. argentinas con el genocidio de judíos por Hitler, aunque fueron totalmente distintas (Hitler no tuvo motivo valedero alguno para asesinar seis millones de judíos por solo serlo; la represión argentina fue consecuencia directa de la violencia iniciada por la guerrilla, lo que Goñi también omitió). Omitir es mentir, desinformar a la audiencia.

Hubo excesos y murieron inocentes, pero de ambos bandos en pugna y no de uno solo, como pretendió Goñi. Omitió que en todas las guerras siempre hubo lamentables consecuencias (por ejemplo, Hiroshima y Nagasaki). Goñi mintió cuando dijo que hubo un solo marino muerto por la guerrilla: pasó por alto el asesinato del almirante Hermes Quijada y el asesinato por la espalda del suboficial de la ESMA que impidió que el guardiamarina César Urien saliera de la unidad a la que pertenecía con cinco camiones cargados de armas que robaba para Montoneros. Urien fue condenado por un consejo de guerra a prisión perpetua y amnistiado el 25 de mayo de 1973. Al asumir Néstor Kirchner como presidente, le devolvió el estado militar, lo ascendió, lo indemnizó y lo designó director del Astillero Naval de Río Santiago. Y Goñi omitió también el asesinato de la hija del almirante Lambruschini, entre otros. Lamento que se hayan posibilitado tantas mentiras directas por omisión.

Enrique Munilla

DNI 4.433.538

Memoria y justicia

Respecto de la carta del señor Enzo Scaletta, quiero decirle que para superar las adversidades del pasado necesitaremos, como dijera en otra misiva reciente el general Juan M. Giuliano, una memoria sin ideología, una verdad completa y una justicia sin venganza.

Guillermo Dagnino

guillecer11@gmail.com

El Caso Martín RODRIGUEZ, escribe el General Juan Miguel GIULIANO

General Giuliano: “No pudimos convencer a nuestro electorado sobre la conveniencia y oportunidad de crear una base electoral propia”

Intolerancia

Comparto la indignación que provocó la actitud del colegio que quiere dejar sin trabajo a la señora Cecilia Pando.

El país de la intolerancia, el escrache y la persecución no es el que queremos la mayoría de los argentinos.

Todo mi apoyo a la profesora Pando y mis deseos que el establecimiento recapacite y no deje sin trabajo a una persona que lo único que hizo, con enorme valentía, fue poner en evidencia el relato sesgado del gobierno anterior sobre una parte de nuestra historia.

María Rodríguez

maria.marge.rod@gmail.com

Basta de intolerancia

Una Persecución que No tiene Fin

Caídos en Malvinas

“¡Morir por la patria, oh valientes; morir defendiendo su honor, es este el ideal más ardiente, de argentino que es todo valor!”

Sean estas estrofas de la “Canción del Infante Argentino”, y el juramento de seguir la bandera hasta perder la vida, mi más sincero y sentido homenaje a los caídos en Malvinas.

Jorge Alberto Funes

Soldado clase 1948

DNI 5.077.354

MALVINAS – LOS HÉROES DE GUERRA

Malvinas: ¿Con quién hay que negociar?

 


PrisioneroEnArgentina.com

Marzo 29, 2018


 

 

 

 

 

 

 

Rosanski sigue… pide el juicio político al presidente Macri por su defensa a Chocobar

Share

 

 

Carlos Rozanski, ex integrante de la Cámara del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de La Plata, realizó el pedido de juicio político contra el presidente ante la Cámara de Diputados por presunto “mal desempeño de sus funciones”.

Mauricio Macri es criticado por Carlos Rozanski supuestamente por recibir y apoyar a Luis Chocobar, el policía municipal de Avellaneda procesado por disparar y matar a un ladrón en el barrio porteño de La Boca. Sus declaraciones ahora le valieron también un pedido de juicio político de un polémico ex juez federal.

“Es preocupante el grado de violencia que significa que el Presidente de la Nación defienda públicamente a una persona que está acusada de matar a otra por la espalda”, sostuvo el magistrado retirado en declaraciones a la prensa recogidas por la agencia Noticias Argentinas.

Rozanski lamentó que Macri invite “a la Casa de Gobierno” y le garantice “la defensa legal a una persona que sabía que había matado por la espalda a una persona”.

El planteo causó escasa preocupación en el Gobierno, que minimizó las posibilidades de que un eventual juicio político contra Macri avance. Germán Garavano, ministro de Justicia, desestimó la presentación de Rozanski y recordó que debió renunciar ante una denuncia por presunto “maltrato laboral” contra su personal.

“Es un juez que renunció en el marco de una investigación muy avanzada del Consejo de la Magistratura por gravísimas faltas. No se le puede dar entidad a ninguna presentación que haga”, remarcó el funcionario nacional en declaraciones a los periodistas acreditados en la Casa Rosada.

“Yo no lo veo tan complicado, cada diputado sabe cual es su obligación. Si bien hay legisladores que lo van a defender, la mayoría son gente de bien, que cuando dan la imagen le ponen el nombre que tiene que ponerlo. Esto solamente se frena políticamente”, retrucó Rozanski.

Chocobar está procesado por el delito de “homicidio agravado por uso de arma de fuego en exceso en el cumplimiento de un deber”, tras herir de muerte con su arma de fuego a un joven de 18 años cuando escapaba tras apuñalar a un turista en el barrio de La Boca.

En su momento, Mauricio Macri argumentó: “Como ciudadano, no entiendo cómo en el fallo dice que hizo todo bien, pero en el último instante se excedió. Estamos hablando de un policía que perseguía a un asesino”

 


Envío y colaboración: Dra Andrea Palomas Alarcón.

PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 20, 2018


 

“POLÍTICA DE PUÑAL FÁCIL”

Share

 

 

  Por Mauricio Ortín

¿Cuál era la manera correcta de proceder del policía Chocobar dentro de la escena de la que formaba parte? Un turista estadounidense gravemente apuñalado, dos apuñaladores en fuga y él con un arma de fuego. Digamos que, básicamente, tenía dos posibilidades. Una, dar la voz de “alto o disparo” y esperar sentado a que los fugitivos la acataran o, en su defecto y ante el no acatamiento, actuar en arreglo su ultimátum verbal. Ocurrió lo segundo con el luctuoso saldo del delincuente abatido en lugar del delincuente fugado como otra posibilidad. Es claro que la vida de Chocobar no estaba siendo atacada ni en serio riesgo antes de que se decida a intervenir. Al contrario, el policía comienza a exponerse cuando saca el arma y se coloca en la posición de blanco a batir. Además, Chocobar no tenía la información (ni tiempo, ni modo de consultarla) acerca de si había un tercer delincuente de apoyo o si los tipos portaban armas de fuego. Su deber era detener al delincuente y, éste último, el cómo. Chocobar debió suponer que un sujeto capaz de asesinar a cara descubierta, a plena luz del día y en un lugar atestado de gente, representa un peligro sustantivo para la sociedad. Detenerlo era una cuestión de vida o muerte para las próximas y seguras víctimas. El tipo no estaba robando un chupetín cuando recibió la voz de alto; estaba cometiendo un cobarde y depravado acto de apuñalar por sorpresa a una persona indefensa (el turista no estaba avisado, ni tenía un puñal).

Luis Oscar Chocobar. A la izquierda, junto al turista apuñalado.

La cuestión es que el hecho tuvo un pico de presión política cuando Macri, en clara señal de apoyo frente al procesamiento (por homicidio) de Chocobar, lo invitó a la Casa Rosada y la ministra de Seguridad, Patricia Bulrich, declaró: “El policía actuó como debía. En cualquier país civilizado el Estado lo primero que se hace es darle la presunción de inocencia a su policía y no al revés”. El “¡Vade retro Satanás!” que la izquierda, el kirchnerismo y el sector progre opuso fue automático. Agustín Rossi, presidente del PJ santafesino y jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria calificó la señal de Bulrich como “horrible y peligrosísima”, en tanto que el diputado del “Peronismo para la Victoria”, Fernando “Pino” Solanas denunció penalmente a ambos; “Chocobar es el policía con sed de sangre que fusiló por la espalda a su hijo con el mismo plomo policial que arrebata una vida inocente cada 23 horas”, escribieron en, “La Izquierda Diario”, Alexis Cabañas y Alan Gerónimo. A partir de estas ideas, en situaciones similares a las que protagonizó Chocobar, los policías deberán advertir, ¡Alto o no disparo! y, luego, dejar huir al delincuente cada vez que asesine. Otra opción sería la de entrenar policías en la destreza de esposar delincuentes esquivando puñaladas.  El juez de Menores Enrique Velásquez, el que procesó a Chocobar, debiera demostrar, a partir de reducir con sus solas y propias manos a dos apuñaladores, que esto es perfectamente posible.
Solidarios con el apuñalador, indiferentes con el apuñalado y enemigos declarados del policía, más que un punto de vista atendible, lo que expresan estos señores en sus sofismas es una discapacidad moral. Discapacidad que, en nombre de combatir lo que ellos designan al voleo “política de gatillo fácil”, justifican y promueven de hecho la “política de puñal fácil” de los criminales.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 9, 2018


 

CHOCOBAR, POLICÍA DE UNA ARGENTINA FALAZ

Share

 

 

 Escribe CLAUDIO KUSSMAN.

 

 

TODOS MIENTEN

Luego de ver el video de Chocobar disparándole a Juan Pablo Kukoc, de no haber otras escenas que no hemos visto, se podría asegurar que CHOCOBAR mintió. Él, como imputado tiene el derecho a hacerlo judicialmente, lo que no tiene es el derecho moral a hacerlo públicamente y menos frente a las máximas autoridades gubernamentales. ¡Alto!  ¿Será así? Estamos en Argentina, país donde el presidente a quien le habría mentido, a su vez lo hizo al prometer “terminar con el curro de los derechos humanos” y tiempo después, se lo veía arrojando flores al rio por muchos que fueron terroristas. ¿Acaso no mintió al decirnos que no podía haber jueces militantes y los transformó por arte de magia en independientes?  CHOCOBAR mismo es producto de la mentira, desde el momento en que dándole un uniforme y un arma lo mandan a la calle con poca capacitación, diciendo que es policía.

Está expuesto a matar mal, como aparentemente habría hecho ahora, o a morir mal. Luego otro político (Ritondo) también mintió al decir que han re-capacitado a todos aquellos que el gobierno anterior también mintiéndonos,  había capacitado mal. Ni hablar de la gobernadora Vidal con sus 30.000 desaparecidos por ley y las “innovaciones mentirosas” en la lucha contra la corrupción policial, repitiendo medidas que anteriormente habían tomado no pocos de sus antecesores y que ya habían fracasado también.

EL VIAGRA DEL JUEZ

¿Como no va a sentirse CHOCOBAR con derecho a mentir si ve que el togado que lo “quiere cag…” como él dice, ENRIQUE GUSTAVO VELAZQUEZ tiene denuncias por acoso sexual y laboral a sus empleadas, ¿previa promesa de comprar VIAGRA (1)?  Nosotros mismos, adultos mayores imputados por los mal llamados delitos de lesa humanidad,  en carne propia sabemos de las mentiras y la actuación ilegal de no pocos jueces. Inclusive como en el caso del video de CHOCOBAR, hemos mostrado en este mismo sitio varios videos con los togados delinquiendo y mintiendo en los juicios.

¿Acaso pasó algo, acaso fueron removidos y procesados? NO PASÓ NADA, siguen en  sus bien pagos cargos  “impartiendo justicia” porque a decir de MACRI esta “es independiente”. El futuro tiene la última palabra o CHOCOBAR quien al igual que KUKOC(f) es una víctima mas, como medida ejemplificadora aplicada por los falaces, paga con creces su mentira o como ellos mismos, puede llegar a ser un ejemplo para el resto de sus camaradas, ya que según dicen ESTAMOS CAMBIANDO.

 

Claudio Kussman

Interno L.U.P 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Febrero 03, 2018

 

1) Según la denuncia, Velázquez le inició un sumario administrativo a la inspectora Norma Noemí di Benedetto de Sánchez, a quien antes públicamente insistentemente le decía: “que la llevaría de viaje al Caribe”, “que se quería casar con ella”, “que quería tener 10 hijos”, “que compraría una caja de Viagra”. ¿De ser verdad, será un sátiro?

 

 

“Todos piensan en cambiar el mundo,

pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”.

Alexei Tolstoi (1882-1945)

 


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 3, 2018


 

¿Chocobar mintió?

Share

 

 

Una cámara registró el momento en el que el policía de Avellaneda Luis Oscar Chocobar,  dispara contra Juan Pablo Kukoc , uno de los ladrones que el 8 de diciembre atacó a puñaladas al turista Joe Wolek en La Boca para robarle su cámara de fotos y otras pertenencias.

La versión de Chocobar:

“Lo que hice fue visualizar al estadounidense, que levanta la mano. Cuando observo, lo estaban amedrentando o atacando. Eran dos hombres y salieron corriendo. Yo estaba a más de 50 metros. (Wolek) Estaba todo ensangrentado y hablaba otro idioma. Lo primero que hice fue llamar al 911. Un grupo de personas ayudó y fueron a perseguir al hombre. Yo iba por detrás dando a conocer por teléfono a la Policía por dónde se escapaban. Tres personas atraparon al ladrón que se llevaba las pertenencias, pero veo que estaban en peligro porque este sujeto tenía algo entre las prendas. Entonces me acerco y doy la voz de alto y el sujeto corrió y ahí actué de oficio. Primero traté de salvar a los masculinos, y el sujeto se me vino encima y tuve que defenderme”.

El Video



PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 2, 2018


 

CHOCOBAR

Share

 

 Escribe JUAN MANUEL OTERO.

 

 

La ciudadanía asiste expectante y desconcertada al insólito procesamiento y embargo dictado por el juez de Menores Enrique Gustavo Velázquez contra un servidor público.

Es por todos conocido el hecho, Joe Wolek un turista americano que pasea por la Boca y un par de delincuentes que en su intención de robo no se privan de acuchillarlo, doce puñaladas, una de ellas al corazón… salvó su vida por la oportuna intervención de un policía que defendió al agredido y luego de pedir auxilio, pretendió capturar a los asaltantes, hirió a uno de ellos quien falleció cinco días después.

Los médicos del Hospital Argerich hicieron el resto y con su ciencia y la mano de Dios salvaron la vida del inocente turista.

Pero la decidida acción del Agente policial Luis Chocobar no solo fue oportuna, también determinante.

Este suceso da por tierra con la absurda y perversa teoría del Dr. Zaffaroni quien sostiene alegremente que quienes delinquen lo hacen porque la sociedad no les da oportunidad de desarrollar sus condiciones. Conclusión zafaroniana: Los ciudadanos honestos somos los culpables por los delitos de aquellos a quienes no permitimos triunfar en la vida….

¿Hay algo más absurdo que este fundamento?

Tanto el Policía Luis Chocobar como el delincuente Pablo Kukok provienen de humildes hogares, tal vez con horizontes limitados, conviviendo con las privaciones, sorteando los obstáculos, pero uno eligió el esfuerzo, el respeto, el trabajo honrado, el servicio público… el otro optó por el delito…

Dr. Zaffaroni y jueces garantistas, sus mentiras ya no las cree nadie.

El Agente Chocobar merece todo nuestro respeto y agradecimiento.

Y con respecto a este juez no es merecedor de semejante cargo público, vemos que no es nueva esta perversa conducta. Al margen de las varias denuncias que sus dependientes hicieron ante el Consejo de la Magistratura por distintos abusos, se comprueba que al delincuente Kukok lo había liberado luego de cometer el delito de robo y robo con agravantes…. Supongo que estaría pensando en su mentor, el mismo dueño de garitos donde se ejerce la prostitución y trata de mujeres… quien como hoy se encuentra ocupando un altísimo e inmerecido cargo en un organismo internacional no puede atenderlo, tarea que delega en su novio el Dr. Grossman.

Tampoco debemos olvidar que fue este mismo Juez quien en enero del año pasado decidió liberar a un adolescente de 14 años acusado por el crimen de Brian Aguinaco, también de 14 años, asesinado en la previa al festejo de Navidad de 2016.

Juez Velázquez, haga un favor a la Patria: RENUNCIE!

Finalmente merece citarse la brillante y humanitaria actuación de los médicos del Hospital Argerich y especialmente del cirujano Yamil Ponce quien luego de 4 horas de operación salvó la vida de Joe Wolek quien emocionado expresara al salir del hospital: “Estoy muy bien. Fueron tres semanas muy duras. Los médicos de aquí son realmente héroes. Salvaron mi vida”

 

Juan Manuel Otero

juanm.otero@usal.edu.ar


PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 2, 2018


 

UN CHOCOBAR, DOS CHOCOBAR, CIEN CHOCOBAR, MILES DE CHOCOBAR

Share

 

 

Argentina sigue reescribiendo el Manual del Policía Moderno. Servir y proteger se ha transformado en observar y mirar hacia el costado o tendrá problemas.

 

LA COLA MUEVE AL PERRO
LA JUSTICIA Y EL SENTIDO COMUN
Cuando finalizaba el año 2017, en Newark, New York, un oficial de policía interrumpió un asalto a una tienda de comestibles, persiguió a los malhechores y ante la resistencia de estos, abatió a los mismos. La insensible, fría y calculadora sociedad norteamericana tomó partido por el hombre de la ley, su jefe lo destacó, asuntos internos no abrió investigación alguna y ningún grupo de derechos humanos lo señaló como un agente con licencia para matar.  Hasta el momento, se desconoce de posibles demandas de las familias de los delincuentes, ni ningún medio periodístico se inclinó hacia el amarillismo de un exceso de fuerza. La cara negativa es, seguramente, dos sufridas madres y la pérdida de dos vidas, ya que chicos malos o no, cayeron sabiendo que cometían un delito. Quizás, esta fría y calculadora sociedad solo se pregunta: ¿Creada por quién? ¿Quién es responsable de su propio destino cuando se trata de elegir una “profesión” de ese riesgo?
Antes de finalizar el año 2017, esta vez en Buenos Aires, Argentina, Frank Joseph Wolek, estadounidense, caminaba por las calles de esa ciudad cuando fue interceptado por dos malvivientes que además de pretender despojarlo de sus pertenencias, apuñalaron en varias ocasiones al extranjero. El agente de la Policía Bonaerense, Luis Chocobar franco de servicio intervino, persiguiendo y doblegando a balazos a Pablo Kukuc, uno de los asaltantes.
Chocobar, seguramente distinguido en “Normalandia”, es hoy investigado por exceso de legítima defensa. Usted sabe, habrá usted estado alguna vez en una situación similar donde se pacta antes de los encontronazos, ciertas reglas. En la cara no, no me arruines la camisa nueva, estas cuatro baldosas son “refugio”, hagamos rounds de tres minutos, o la más común, yo a vos si, vos a mí no. Acción y reacción, entendiblemente, no funciona de esa manera. El policía Chocobar, por cumplir con su deber, fue preso, posiblemente reciba un embargo de 400 mil pesos, y no es alocado pensar que volverá a la cárcel. El juez Gustavo Pierretti -parece apocalíptico- tiene en sus manos detener o continuar el camino del país hacia la barbarie.

Fabian Kussman

email@PrisioneroEnArgentina.com


UN CHOCOBAR, DOS CHOCOBAR, CIEN CHOCOBAR, MILES DE CHOCOBAR
ASÍ SE HACE
Todos sabemos quién es LUIS OSCAR CHOCOBAR gracias a su  apellido de golosina. También que este valiente hombre policía estando franco de servicio enfrentó a dos delincuentes luego de que le aplicaran 10 puñaladas al turista americano FRANK WOLEK, matando a uno de ellos. Luego como recompensa un miembro de la “justicia independiente” que también es “zaffaroniana” y por supuesto malparida lo dejó preso durante un fin de semana largo.  Lo peor de lo peor es que lo terminaran enviando a la U 28 del Servicio Penitenciario Federal. Un lugar  de horror y promiscuidad que está en calle Lavalle al 1300, debajo de los Tribunales capitalinos y que durante más de 24 horas conocí muy bien en noviembre de 2014 (1). Luego a CHOCOBAR para su intranquilidad se le dictó un embargo por 400.000 pesos, cifra sideral e inalcanzable para sus magros ingresos, por haber abatido  a una dulce criatura que tenía nada más que 18 añitos y  antecedentes delictuales varios. Para mayor preocupación de él y su familia, el fallecido vivía en su mismo barrio y él mientras enfrenta el proceso judicial   hace  tareas administrativas sin portar armas. Magnánimamente  la fuerza le asignó un abogado defensor   y su futuro pasó a depender solo de la suerte. Afortunadamente esta vino en su ayuda.
LA SOLEDAD, LO SOEZ Y LA CARETA DE MACRI.

En una muestra de su soledad subió a las redes el drama que vivía mientras su jefe, el jefe de su jefe y así sucesivamente otros jefes guardaban silencio. Su expresión soez “Me está caga… la vida”  llegó a los medios y repercutió  en la intimidad de  todos los policías del país que ahora comprobaban fehacientemente que están desprotegidos. Todos sabemos que sucesivas y estrafalarias  políticas de seguridad equivocadas han llevado a una emergencia nacional en donde las calles del país son dominadas por la delincuencia potenciada por el narcotráfico. También que en los próximos meses se avecinan no pocos conflictos de orden económico que requerirán numerosas intervenciones de la fuerza pública. De allí que nadie del gobierno  haya querido “tirar un Gendarme por la ventana” y ante este nuevo hecho MAURICIO MACRI se haya quitado la careta-latiguillo  de “la justicia debe ser  independiente y nosotros no intervenimos”.  Recibió, abrazó y hasta admiró públicamente a CHOCOBAR, quien luego de la frase presidencial:  “te vamos a ayudar a resolver tu situación”, ahora tendrá asegurada su defensa. Rápidamente todos los ministros y funcionarios gubernamentales  siguieron el ejemplo presidencial y hoy  este valiente policía luego de su soledad y desamparo, puede volver a respirar tranquilo. FELICITACIONES CHOCOBAR POR NO CALLAR. ¡ASÍ SE HACE! DANDO LA CARA Y SIEMPRE DE FRENTE CON LA VERDAD.
LA OTRA CARA DE LA MONEDA
Bien veamos la otra cara de la moneda, la más oscura, en la que estamos nosotros los adultos mayores imputados por los mal llamados delitos de lesa humanidad sufriendo y muriendo en prisión. Nosotros fuimos  CHOCOBAR casi medio siglo atrás en el tiempo, luego vino la decadencia y hoy solo somos una molesta y para muchos desprestigiada carga. Por más que nos expresemos correctamente  y gastemos toneladas de tinta escribiendo  y Biblias rezando no nos escuchan. Los medios no se hacen eco del martirio y la ilegalidad a los que somos sometidos y aun cuando esporádicamente algo se filtra no le importa a nadie ya que a diferencia de los CHOCOBAR de hoy a nosotros no nos necesitan. Que mejor prueba de ello la da hipócritamente el mismo gobierno que en nuestro caso actúa hasta como querellante.  Además nosotros luchamos contra un gigantesco GOLIAT  que con mucha astucia y perseverancia a través de décadas supo mutar para luego de ser un sanguinario asesino llegar ahora a erigirse en joven idealista. Si TODOS JUNTOS no nos ponemos de pie y decimos ¡BASTA!, la libertad como hasta ahora, se alcanzará individualmente solo a través de la muerte.

Claudio Kussman

Interno L.U.P 345.349

Servicio Penitenciario Federal

Febrero 02, 2018

1) https://prisioneroenargentina.com/index.php/2017/04/05/exasperacion/

 

 

Colaboración: Andrea Palomas Alarcón –  Patricio Roberto Anderson

 

“La muerte puede consistir en ir perdiendo la costumbre de vivir”.

César González-Ruano (1903-1965)