PRT

Share

   Por CLAUDIO KUSSMAN.

 

EL PASADO SANGRIENTO, Y EL PRESENTE, UNIDOS SIGUEN MATANDO

El día 24 de septiembre de 2020, en la ciudad de Bahía Blanca se llevaba adelante un juicio por los bien o mal llamados delitos de lesa humanidad, contra presuntos miembros de la Triple A, organización parapolicial creada en los 70, por el entonces presidente, elegido por el pueblo, JUAN DOMIGO PERÓN.   Inocentemente el fiscal federal PABLO FERMENTO pregunta a su testigo CARLOS CORBELLINI, “si tenía militancia política”, y este inocentemente responde: “que tenía en el PRT”, como si dijera en la UCR (Unión Cívica Radical) o similar. Ningún miembro del poder judicial, formuló pregunta alguna y el circo, perdón el juicio, siguió adelante. Ahora bien, ¿que era y que es el PRT?   “El Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) fue un partido político de tendencia marxista-leninista de Argentina. Su brazo armado, el ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo (Argentina), desarrolló la lucha armada como estrategia central para la toma del poder y la revolución socialista. Su apogeo tuvo lugar entre 1965 y 1977, cuando fue desarticulado por la represión estatal. En la actualidad existen diversos grupos que reivindican ser continuadores del PRT histórico.   El PRT se estructuraba según el modelo leninista de partido de cuadros. Tuvo una fuerte influencia de la Revolución Cubana y la revolución de independencia argelina, del FLN vietnamita (organización político-militar) junto a las estratégicas de Võ Nguyên Giáp. En su matriz ideológica coincidieron lecturas diversas desde el Panamericanismo Indígena, Marxismo, Teorías del subdesarrollo, Teología de la liberación; pasando por Marx, Engels, Lenin, Trotski, Gramsci, Mao Zedong, Ho Chi Minh, Võ Nguyên Giáp, Fidel Castro y Ernesto “che” Guevara, Milcíades Peña y Silvio Frondizi.​

Llevó adelante una marcada política internacionalista, pues desde su origen en 1965 hasta agosto de 1973 constituyó la sección argentina de la Cuarta Internacional, de la cual se separó por el rechazo de la organización Trotskista al desarrollo de lucha armada como vía para la toma del poder. A principios de 1974, el PRT impulsa la creación de la Junta de Coordinación Revolucionaria que también integraron el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros de Uruguay, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Bolivia.​ El Ejército Revolucionario del Pueblo nace en el V Congreso del PRT, celebrado en 1970. El ERP abarcaba una estructura mucho más amplia, no estaba pensado exclusivamente como brazo armado del PRT. Sus filas estaban constituidas por los militantes del PRT más aquellos combatientes de diferentes capas sociales y distintas extracciones políticas que aceptaran combatir asumiendo el programa del ERP. (Wikipedia) El PRT, fue fundado el 25 de mayo de 1965, por “el joven idealista” MARIO ROBERTO SANTUCHO. Este, el 14 de enero de 1973, como jefe del PRT-ERP, encabeza en Córdoba una reunión clandestina elaborando la política de la organización frente al proceso electoral que se llevaría a cabo (un año y nueve meses antes de la detención de CORBELLINI). Allí se resolvió: acribillar la salida electoral y continuar la guerra contra las FFAA. En ello no participarían ni Montoneros, ni las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) más cercanas al peronismo. A modo de ejemplo sobre la alta peligrosidad de sus miembros, citaremos cuatro eventos, ocurridos poco antes de la detención del “testigo” CORBELLINI, aportado por el “fiscal” PABLO FERMENTO.

El domingo 18 de febrero de 1973, (un año y 8 meses antes de la detención de Corbellini), un comando de más de 40 miembros del PRT-ERP irrumpió en el Batallón de Comunicaciones 141, en Córdoba en donde la organización terrorista-político-militar, sustrajo más de dos toneladas de armamento (subfusiles PAM-1,  PAM-2, pistolas 11.25, subfusiles Halcón MP.45,  revólveres,  pistolas, granadas para fusil FAL, granadas de mano, granadas antitanque,  granadas lacrimógenas, ametralladoras pesadas M-2 calibre 0.50,  fusiles FAL,  FAP,  cargadores, cajones de munición de diferentes calibre y otros elementos de uso militar).

El 19 de enero de 1974, (9 meses antes de la detención de Corbellini), a sangre y fuego, miembros del PRT-ERP intentan copar y saquear la guarnición militar de Azul, provincia de Buenos Aires, asiento del Grupo de Artillería Blindada Nº 1 y el Regimiento 10 de Caballería Blindada. Allí asesinan al Jefe, Coronel CAMILO ARTURO GAY y a su esposa NILDA CAZAUX DE GAY.  El Teniente Coronel JORGE IBARZÁBAL, Segundo Jefe es secuestrado y llevado a una de las infrahumanas “cárceles del pueblo”. Tras un cautiverio de diez meses, IBARZÁBAL fue ejecutado, durante un enfrentamiento de los terroristas con efectivos de un control policial en San Francisco Solano. PATRICIA, la hija del Coronel GAY, nunca se recuperó de tanto dolor y en octubre de 1993, a los 33 años de edad, puso fin a su vida, mediante suicidio. ​El soldado DANIEL GONZÁLEZ que realizaba su servicio militar obligatorio, fue asesinado durante el ataque. El entonces Teniente Primero ALEJANDRO CARULLO, jefe de servicio ese día, resultó muy gravemente herido, pero sobrevivió.

El 10 de agosto de 1974, (2 meses antes de la detención de Corbellini) el PRT-ERP, atacó de manera simultánea dos objetivos militares. En el primero intentó copar el Regimiento de Infantería 17 de Catamarca. En camino a su objetivo, se detuvieron en la ruta 38 para cambiarse las ropas civiles por uniformes de combate y distribuir el armamento. Fueron vistos por dos ciclistas que avisaron a la policía. Llegados al lugar los efectivos policiales, se inició un enfrentamiento que arrojó un saldo de 2 terroristas muertos y varios uniformados heridos. Un grupo mandado por el jefe de la operación, “capitán” HUGO ALFREDO IRURZÚN logró romper el cerco y regresar a Tucumán. Otros 15 terroristas fueron capturados en la estación terminal de autobuses y lugares varios. El resto, bajo el mando del miembro del Comité Central del PRT ANTONIO FERNÁNDEZ, (entrenado durante ocho meses en Cuba) intentó establecer un campamento en el Cañadón de los Walther, cerca de Capilla del Rosario. Tras asesinar a un oficial de policía, (su nombre evidentemente ha sido olvidado por los uniformados) fueron cercados por 60 efectivos del Regimiento 17 y tropas del III Cuerpo de Ejército apoyadas por helicópteros que tras un fortísimo combate acabaron abatiendo a todos los terroristas. Con el tiempo se denunciaron fusilamientos.    

Carlos Corbellini, periodista argentino radicado en Italia, “testigo” presentado por el fiscal federal Carlos Fermento.

Pablo Fermento, el fiscal federal, que como si fuera el mago Fanfan, nos ilumina con una bombilla sin conexión a alimentación eléctrica alguna. Al igual que como tantos otros acontecimientos en Argentina, casi un milagro.

Copamiento de la fábrica militar de Villa María (2 meses antes de la detención de Corbellini). A 9 cuadras del lugar, los terroristas del PRT-ERP coparon el motel Pasatiempo, donde establecieron su cuartel general.  Cuando una pareja en automóvil llegó al lugar, pero se retiró porque al ver el edificio a oscuras supuso que estaba cerrado, algunos de los guerrilleros que actuaban en el exterior comenzaron a disparar sin resultado contra el automóvil y ello provocó un operativo policial en la zona que hizo precipitar el ataque a la fábrica. En el enfrentamiento fue muerto el cabo MARCELINO CUELLO de la policía provincial y cinco efectivos más fueron heridos. Esa noche se realizaba una cena en el casino de la Fábrica Militar de Pólvoras y Explosivos a la cual asistía gran parte del personal que vivía en la misma. A la una de la mañana del domingo 11, 70 terroristas, fuertemente armados del PRT-ERP irrumpieron en el lugar, donde robaron más de 120 fusiles FAL, armas varias y explosivos.  También secuestraron al subdirector, Mayor ARGENTINO DEL VALLE LARRABURE, a quien tuvieron cautivo, en condiciones infrahumanas en cárceles del pueblo, hasta que el 19 de agosto de l975 le dieron muerte. Esa noche también fue gravemente herido el capitán ROBERTO A. GARCÍA y otros 2 miembros del Ejército. La lista de atentados, sangre, dolor y muerte, de hombres, mujeres y niños, sembrada en esos años de plomo por el PRT_ERP y otras organizaciones terroristas es interminable, pese a lo cual en los juicios por la “memoria, verdad y justicia”, pareciera no haber existido Con el correr de los años todo parece haberse olvidado, los buenos mutaron en malos y los malos en buenos. Eso hace que hoy me encuentre, junto con mi familia, enfrentando a un grupo de “iluminados” del poder judicial, que hermanados con uno o más miembros de esta peligrosa y sanguinaria organización pretenden, venir por mí. Ahora el tiempo tiene la palabra.

Encabezado de tapa de diario “Clarín”, 19 de Febrero de 1973.
10 de Agosto de 1974

PD: HACE POCAS HORAS A TRAVÉS DE LA GESTIÓN DEL ABOGADO DEFENSOR PARTICULAR DOCTOR GONZALO MIÑO, SE ESTABLECIÓ LA EXISTENCIA DE UNA INVESTIGACIÓN LLEVADA ADELANTE POR EL MINISTERIO PÚBLICO FISCAL, EN LA CUAL SERIAN “VICTIMAS” CARLOS CORBELLINI Y JULIO FERNÁNDEZ. DE COMPROBARSE ALGÚN TIPO DE RESPONSABILIDAD DE CLAUDIO KUSSMAN, YA FUE CONCEDIDA LA CORRESPONDIENTE EXIMICIÓN DE PRISIÓN.

 

Claudio Kussman

Comisario Mayor (R) 

Policía Pcia. Buenos Aires

Junio 16, 2021

claudio@PrisioneroEnArgentina.com

www.PrisioneroEnArgentina.com

 

“El terrorismo nace del odio, se basa en el desprecio de la vida del hombre y es un auténtico crimen contra la humanidad.”

Papa Juan Pablo II (1920-2005)

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 16, 2021


 

LA PANDILLA DE LOS CUATRO

Share

.

La Pandilla de los Cuatro (Gang of Four), fue un grupo de cuatro personas muy influyentes figuras del Partido Comunista Chino durante los últimos años del gobierno de Mao Zedong. La pandilla estaba compuesta por la esposa de Mao, Jiang Qing, y sus asociados Wang Hongwen, Yao Wenyuan y Zhang Chunqiao. Wang, Yao y Zhang eran altos funcionarios del partido de Shanghai. Ellos ascendieron a la prominencia durante la Revolución Cultural (1966-76), empujando las políticas de Mao en la segunda ciudad de China. Cuando la salud de Mao comenzó a declinar durante esa década, obtuvieron el control de una serie de funciones gubernamentales importantes.

Jiang Qing

No está claro cuánto control ejerció realmente la Pandilla de los Cuatro sobre las políticas y decisiones que rodeaban a la Revolución Cultural, y en qué medida simplemente cumplieron los deseos de Mao. Aunque los Guardias Rojos que implementaron la Revolución Cultural en todo el país revivieron la carrera política de Mao, también trajeron un peligroso grado de caos y destrucción a China. Los disturbios provocaron una lucha política entre un grupo reformista, incluyendo Ang Xiaoping, Zhou Enlai y Ye Jianying, y la Pandilla de los Cuatro.

Cuando Mao murió el 9 de septiembre de 1976, la Banda de los Cuatro trató de tomar el control del país, pero al final, ninguno de los principales jugadores tomó el poder. La elección de Mao y su eventual sucesor fue el anteriormente poco conocido pero reformista Hua Guofeng. Hua denunció públicamente los excesos de la Revolución Cultural. El 6 de octubre de 1976, ordenó el arresto de Jiang Qing y de los demás miembros de su cábala.

Jiang Qing (14 de marzo de 1914 – 14 de mayo de 1991), nacida bajo el nombre de Lan Ping, y comúnmente conocida como Madame Mao, fue la tercera esposa del Presidente Mao Zedong de la República Popular de China. Jiang Qing fue la mujer-líder más famosa de la Revolución Cultural de 1966 a 1968.

La prensa oficial dio a los oficiales purgados su apodo, “La Pandilla de los Cuatro”, y afirmó que Mao se había vuelto en su contra en el último año de su vida. También los culpó de los excesos de la Revolución Cultural, desentando una ronda nacional de denuncias contra Jiang y sus aliados. Sus principales partidarios en Shanghai fueron invitados a Beijing para una conferencia y fueron arrestados inmediatamente también.

En 1981, los miembros de la Banda de los Cuatro fueron juzgados por traición y otros crímenes contra el Estado chino. Entre los cargos se encontraban la muerte de 34.375 personas a lo largo de la Revolución Cultural, así como la persecución de tres cuartas partes de un millón de chinos inocentes.

Los juicios fueron estrictamente para mostrar, por lo que los tres acusados masculinos no montaron ninguna defensa. Wang Hongwen y Yao Wenyuan confesaron todos los crímenes de los que fueron acusados y ofrecieron su arrepentimiento. Zhang Chunqiao mantuvo silencioso y firmemente su inocencia en todo. Jiang Qing, por otro lado, gritó, lloró y despotricaba durante su juicio, gritando que era inocente y que sólo había obedecido órdenes de su marido, Mao Zedong.

Al final, los cuatro acusados fueron condenados. Wang Hongwen fue condenado a cadena perpetua; fue dado de alta en un hospital en 1986 y murió de una dolencia hepática no especificada en 1992 con sólo 56 años de edad. Yao Wenyuan recibió una sentencia de 20 años; fue liberado de prisión en 1996 y falleció de complicaciones de la diabetes en 2005.

Jiang Qing y Zhang Chunqiao fueron condenados a muerte, aunque sus sentencias fueron conmutadas más tarde a cadena perpetua. Jiang fue trasladada a arresto domiciliario en la casa de su hija en 1984 y se suicidó en 1991. Según los informes, había sido diagnosticada con cáncer de garganta y se ahorcó para evitar sufrir más de la enfermedad. Zhang fue liberado de prisión por razones médicas en 1998 después de ser diagnosticado con cáncer de páncreas. Vivió hasta 2005.

La caída de la Banda de los Cuatro marcó cambios generalizados para la República Popular China. Bajo Hua Guofeng y el rehabilitado Deng Xiaoping, China se alejó de los peores excesos de la era Mao. Estableció relaciones diplomáticas y comerciales con los Estados Unidos y otros países occidentales y comenzó a seguir su curso actual de liberalización económica junto con un control político firme que suena más a libre mercado que a comunismo.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 28, 2019


 

LA GUARDIA ROJA

Share

.

Durante la Revolución Cultural en China, Mao Zedong movilizó a grupos de jóvenes devotos que se llamaban a sí mismos “Guardias Rojos” para llevar a cabo su nuevo programa. Mao trató de hacer cumplir el dogma comunista y librar a la nación de los llamados “Cuatro Viejos”; viejas costumbres, vieja cultura, viejos hábitos, e ideas antiguas.

Esta Revolución Cultural fue una apuesta obvia por un regreso a la relevancia por parte del fundador de la República Popular China, que había sido marginado después de algunas de sus políticas más desastrosas como el Gran Salto Adelante (una campaña de medidas económicas, sociales y políticas implantadas en la República Popular China entre 1958 y 1961, con el objetivo de transformar la tradicional economía agraria China a través de una rápida industrialización y colectivización) que mató a decenas de millones de chinos.

Los primeros grupos de la Guardia Roja estaban formados por estudiantes, que van desde niños tan jóvenes como los de primaria (se recomienda leer El Pequeño Guardia Rojo: Memorias de Familia de Wenguang Huang) hasta estudiantes universitarios. A medida que la Revolución Cultural ganó impulso, la mayoría de los trabajadores y campesinos más jóvenes también se unieron al movimiento. Muchos estaban sin duda motivados por un compromiso sincero con las doctrinas defendidas por Mao, aunque muchos especulan que se trataba de un aumento de la violencia y el desprecio por el statu quo que motivó su causa.

Los Guardias Rojos destruyeron antiguedades, textos antiguos y templos budistas. Incluso casi destruyeron poblaciones animales enteras como los perros pequineses, que estaban asociados con el antiguo régimen imperial. Muy pocos de ellos sobrevivieron más allá de la Revolución Cultural y los excesos de los Guardias Rojos. La raza casi se extinguió en su tierra natal.

Los Guardias Rojos también humillaron públicamente a maestros, monjes, ex terratenientes o cualquier otra persona sospechosa de ser “contrarrevolucionario”. burlándose de las pancartas colgadas alrededor de sus cuellos. Con el tiempo, la degradación de los ciudadanos se volvió cada vez más violenta y miles de personas fueron asesinadas en forma directa. 

Se desconoce el número final de muertos. Sea cual sea el número de muertos, este tipo de agitación social tuvo un efecto terriblemente escalofriante en la vida intelectual y social del país, aún peor para el liderazgo, y además, comenzó a desacelerar la economía.

Cuando Mao y otros líderes del Partido Comunista Chino se dieron cuenta de que los Guardias Rojos estaban causando estragos en la vida social y económica de China, hicieron un nuevo llamado a un “Abajo al Movimiento Campo”(El objetivo declarado de esta campaña era que los jóvenes chinos criados en las ciudades se trasladaran a las zonas rurales, vivieran y trabajaran con el campesinado para que puedan descartar sus ideas burguesas).

De manera que, a partir de diciembre de 1968, los jóvenes guardias rojos urbanos fueron enviados al país para trabajar en granjas y aprender de los campesinos. Mao afirmó que esto era para asegurar que los jóvenes entendieran las raíces del PCC, en la granja. El verdadero objetivo, por supuesto, era dispersar a los Guardias Rojos por todo el país para que no pudieran seguir creando tanto caos en las principales ciudades.

En su celo, los Guardias Rojos destruyeron gran parte del patrimonio cultural de China. Esta no fue la primera vez que esta antigua civilización sufrió tal pérdida. El primer emperador de toda China Qin Shi Huangdi también había intentado borrar todo el registro de los gobernantes y los acontecimientos que llegaron antes de su propio reinado en 246 a 210 a.C. También enterró a los eruditos vivos, y asesinato de maestros y profesores por parte de la Guardia Roja.

Lamentablemente, el daño causado por la Guardia Roja, que realmente se llevó a cabo con fines meramente políticos por Mao Zedong, nunca se puede deshacer por completo. Textos antiguos, esculturas, rituales, pinturas y mucho más se perdieron. Aquellos que sabían de esas cosas fueron silenciados o asesinados. De una manera muy real, los Guardias Rojos atacaron y desfiguraron la antigua cultura de China y menguaron considerablemente a su población.

 

Fuentes: Children of Mao de Anita Chang , The Little Red Guard de  Wenguang Huang, China’s Cultural Revolution de Michael Schoenhais

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 27, 2019


 

Europea pide que se investiguen los crímenes del comunismo en Argentina los premian.

Share

.

Por Profesor MARIO SANDOVAL

Mientras que el Parlamento Europeo en la resolución del 19 septiembre pasado, sobre la importancia de la memoria histórica europea equipara el comunismo al nazismo y requiere que se investigue sus crímenes[1]en Argentina gobiernos, hombres políticos, justicia, asociaciones mal llamadas de derechos humanos, medios de comunicación y otros militantes pacifistas, homenajea, premian, recuerdan, muestran como referentes humanistas o justifican sus acciones ilegales armadas, de las organizaciones y personas que en nombre del comunismo o utilizando sus métodos e ideologías, asesinaron, cometieron atentados terroristas, buscaron destruir el Estado y sus instituciones. 

Una vez más los defensores de los principios comunistas consideran que los crímenes cometidos en Argentina en nombre de esos ideales políticos son buenos y aquellos cometidos en Europa son malos. Recordando que los grupos terroristas de los 70 en Argentina tenían bases propias de acción del comunismo revolucionario, de orientación estalinista, trotskista, leninista, maoísta…  

El Parlamento Europeo precisa en su resolución principios que en Argentina se quiere esconder, no juzgar o evitar el debate republicano:

–          La necesidad de una cultura común de memoria histórica, un profundo respeto por cada una de las víctimas. No puede haber reconciliación sin verdad ni memoria objetiva. Condena el revisionismo histórico utilizado como objetivo político e ideológico. Posición afirmada oportunamente por CasppaFrance[2]. Los defensores de la lucha armada de los 70, los que revindican el accionar de los grupos terroristas que no defendían la democracia, los derechos humanos, el Estado de derecho ni la justicia, en nombre de un confuso slogan de memoria, verdad, justicia, tratan de imponer una versión sectaria, parcial del pasado. Buscan transformar el terrorista en resistente, militante pacifico que luchaba por un boleto o un mundo mejor. Esos sectores niegan toda responsabilidad penal de los miembros de las organizaciones terroristas.

–          Solicita a todos los Estados miembros que hagan una evaluación clara de los crímenes cometidos para que se lleven ante los tribunales y condenar sus autores. Las víctimas que dejaron las organizaciones terroristas de los 70 no son reconocidas ni por ellos, la justicia o el gobierno, sus autores gozan de toda impunidad.

–          Señala que en algunos Estados siguen existiendo en espacios públicos (parques, plazas, calles, etc.) monumentos y lugares conmemorativos que ensalzan los regímenes totalitarios, lo que facilita la distorsión de los hechos históricos y la propagación del sistema político totalitario. Pero en Argentina es lo contrario, se mantiene homenajes al Che Guevara, a los combatientes de organizaciones terroristas, nombres de terroristas en espacios públicos, calles, avenidas, baldosas, teatros…pronto hasta serán reconcidos como patriota sino se pone fin recompenzar el crimen, el delito, la violencia.

–          Considera que, mientras que los crímenes del régimen nazi fueron evaluados y castigados gracias a los juicios de Núremberg, sigue existiendo la necesidad urgente de sensibilizar sobre los crímenes perpetrados por el estalinismo evaluarlos moral y jurídicamente, y llevar a cabo investigaciones judiciales sobre ellos. En el caso argentino, el poder judicial, el gobierno y las llamadas organizaciones de derechos humanos optaron por cerrar esa posibilidad, en nombre de una justicia de venganza y justificando hasta moralmente los actos de violencia armada cometidos por las organizaciones terroristas con orientaciones ideológicas y políticas del comunismo totalitario en todas sus facetas.

Pero, los que defienden las acciones de los grupos armados de los 70, no quieren ver ni reconocer los contenidos de la resolución del Parlamento Europeo que corresponderían aplicar en el caso argentino, ni que es una realidad necesaria para la construcción de la sociedad y la Nación. Paris, 23 octubre 2019. CasppaFrance

[1]  Parlamento Europeo, resolución sobre la importancia de la memoria histórica europea para el futuro de Europa http://www.europarl.europa.eu/doceo/document/TA-9-2019-0021_ES.pdf

[2] Rechazar el revisionismo histórico en Argentina en nombre de los Derechos Humanos                 https://www.casppafrance.org/2019/09/rechazar-el-revisionismo-historico-en.html?spref=bl

 


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 23, 2019


 

EL ÚLTIMO EMPERADOR DE CHINA

Share

.

El último emperador de la dinastía Qing, y por lo tanto el último emperador de China, Aisin-Gioro Puyi vivió la caída de su imperio, la Segunda Guerra Sino-Japonesa y la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Civil China, y la fundación de la República Popular de China.

Nacido en una vida de privilegios inimaginables, murió como un humilde jardinero asistente bajo el régimen comunista. Cuando falleció de cáncer de riñón pulmonar en 1967, Puyi estaba bajo la custodia protectora de los miembros de la Revolución Cultural, completando una historia de vida que es verdaderamente más extraña que la ficción.

Aisin-Gioro Puyi nació el 7 de febrero de 1906 en Beijing, China, hijo del príncipe Chun (Zaifeng) del clan Aisi-Gioro de la familia real Manchu y Youlan del clan Guwalgiya, miembro de una de las familias reales más influyentes de China. A ambos lados de su familia, los lazos estaban apretados con el gobernante de facto de China, la Emperatriz Viuda Cixi.

El pequeño Puyi tenía sólo dos años cuando su tío, el emperador Guangxu, murió de envenenamiento por arsénico el 14 de noviembre de 1908, y su viuda, la Emperatriz, seleccionó al niño pequeño como el nuevo emperador antes de morir al día siguiente.

El 2 de diciembre de 1908, Puyi fue formalmente entronizado como el Emperador Xuantong, pero al niño no le gustó la ceremonia y al parecer lloró al saber que era nombrado el Hijo del Cielo. Fue adoptado oficialmente por la Emperatriz Longyu, viuda de su tío.

El niño emperador pasó los siguientes cuatro años en la Ciudad Prohibida, aislado de su familia biológica y rodeado por una serie de eunucos que tenían que obedecer todos sus caprichos infantiles. Cuando el niño descubrió que tenía ese poder, ordenaba que los eunucos fueran educados a latigazos si le disgustaban de alguna manera. La única persona que se atrevió a disciplinar al pequeño tirano fue su enfermera, sustitución de la figura materna, Wen-Chao Wang.

El 12 de febrero de 1912, la Emperatriz Longyu firmó el “Edicto Imperial de la Abdicación del Emperador”, poniendo fin formalmente al gobierno de Puyi. Según los informes, obtuvo 1.700 libras de plata del General Yuan Shikai por su cooperación, y la promesa de que no sería decapitada.

Yuan se declaró Presidente de la República de China, gobernando hasta diciembre de 1915 cuando se otorgó el título de Emperador Hongxiano en 1916, tratando de iniciar una nueva dinastía, pero murió tres meses más tarde de insuficiencia renal antes de tomar el trono.

Mientras tanto, Puyi permaneció en la Ciudad Prohibida, sin saber siquiera la Revolución Xinhai que sacudió su antiguo imperio. En julio de 1917, otro WarLord (señor de la guerra) llamado Zhang Xun restauró a Puyi al trono durante once días, pero un señor de la guerra rival llamado Duan Qirui vetó la restauración. Finalmente, en 1924, otro señor de la guerra, Feng Yuxian, expulsó al ex emperador de 18 años de la Ciudad Prohibida.

Puyi
Yuan
Longyiu

Puyi se quedó en la embajada japonesa en Beijing durante un año y medio y en 1925 se trasladó a la zona de concesión japonesa de Tianjin, hacia el extremo norte de la costa de China. Puyi y los japoneses tenían un oponente común en la etnia Han China que lo había expulsado del poder.

El ex emperador escribió una carta al Ministro de Guerra japonés en 1931 solicitando ayuda para recuperar su trono. Por suerte, los japoneses acababan de inventar una excusa para invadir y ocupar Manchuria, la patria de los antepasados de Puyi, y en noviembre de 1931, Japón instaló a Puyi como su emperador títere del nuevo estado de Manchukuo.

Zhang
Mao
Zhou

Puyi no estaba contento de que gobernara sólo Manchuria, en lugar de toda China, y fue acosado aún más bajo el control japonés, donde incluso se vio obligado a firmar una declaración jurada de que si tenía un hijo, el niño sería criado en Japón.

Entre 1935 y 1945, Puyi estaba bajo las órdenes y observación de un oficial del ejército de Kwantung que transmitía órdenes a Puyi del gobierno japonés.  Cuando Japón se rindió al final de la Segunda Guerra Mundial, Puyi abordó un vuelo hacia Japón, pero fue capturado por el Ejército Rojo Soviético y obligado a testificar en los juicios por crímenes de guerra en Tokio en 1946 y luego permaneció bajo custodia soviética en Siberia hasta 1949.

Cuando el Ejército Rojo de Mao Zedong se impuso en la Guerra Civil China, los soviéticos entregaron al ahora ex emperador de 43 años al nuevo gobierno comunista de China.

El presidente Mao ordenó que Puyi fuera enviado al Centro de Gestión de Criminales de Guerra de Fushun, también llamado Prisión Liaodong No. 3, un llamado campo de reeducación para prisioneros de guerra del Kuomintang, Manchukuo y Japón. Puyi pasaría los siguientes diez años internado en la prisión, constantemente bombardeados con propaganda comunista.

En 1959, Puyi estaba listo para hablar públicamente a favor del Partido Comunista Chino, por lo que fue liberado del campo de reeducación y se le permitió regresar a Beijing, donde consiguió un trabajo como ayudante de jardinero en el Jardín Botánico de Beijing y en 1962 se casó con una enfermera llamada L i Shuxian.

El ex emperador incluso trabajó como editor para la Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino desde 1964, y también escribió una autobiografía, “Del Emperador al Ciudadano”, que fue apoyada por los altos funcionarios del partido Mao y Zhou Enlai.

Cuando Mao desencadenó la Revolución Cultural en 1966, sus Guardias Rojos atacaron inmediatamente a Puyi como el símbolo final de la “vieja China” Como resultado, Puyi fue puesto bajo custodia y perdió muchos de los lujos simples que se le habían concedido en los años desde su liberación de la prisión. En ese momento, su salud también estaba fallando.

El 17 de octubre de 1967, a la edad de 61 años, Puyi, el último emperador de China, murió de cáncer de riñón. Su extraña y turbulenta vida terminó en la ciudad donde había comenzado, seis décadas y tres regímenes políticos antes.

 

 EL ÚLTIMO EMPERADOR . una película de Bernardo Bertolucci . con Peter O’toole . John Lone . Joan Chen . y Ruichi Sakamoto


PrisioneroEnArgentina.com

Octubre 17, 2019


 

Mao tse-Tung

Share

.

Muere hace 43 años Mao Tse-Tung (o Mao Zedong), quien dirigió al pueblo chino a través de una larga revolución y luego gobernó al gobierno comunista de la nación desde su establecimiento en 1949. Junto con V.I. Lenin y Joseph Stalin, Mao fue una de las figuras comunistas más importantes de la Guerra Fría.

Mao nació en Changsha Fu. China el 26 de diciembre de 1893. Durante la década de 1910, se unió al movimiento nacionalista contra el decadente e ineficaz gobierno real de China y los extranjeros que lo utilizaron para explotar a China. Sin embargo, en la década de 1920, Mao comenzó a perder la fe en los líderes del movimiento nacionalista. Llegó a creer que solo un cambio revolucionario de la sociedad china podría liberar al dominio y la subyugación de Occidente. En 1921, se convirtió en uno de los miembros fundadores del Partido Comunista Chino (PCCh). Los primeros años de Mao como comunista no fueron fáciles. Estaba constantemente en peligro de ser arrestado y ejecutado por las fuerzas del gobierno chino. Más importante aún, a menudo se separaba de sus colegas comunistas, muchos de los cuales estaban a favor de copiar servilmente la revolución bolchevique que llevó al comunismo al poder en Rusia. Mao insistió en que la revolución en China vendría de los campesinos del país, no de los trabajadores urbanos. En 1935, Mao tomó el control del PCCh. Al borde de la derrota de las fuerzas nacionalistas chinas, el PCCh fue atacado por Mao por su falta de celo revolucionario y su pobre estrategia militar. Desesperados, la mayoría de los miembros del PCCh cedieron el control a Mao. A lo largo de la década de 1930 y hasta la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas de Mao continuaron sus ataques contra el gobierno chino. Finalmente fueron victoriosos en 1949, y la República Popular China comunista fue declarada en ese año.

Mao dejó en claro su dedicación a la batalla constante con Occidente cuando, en 1950, envió a cientos de miles de tropas chinas a Corea del Norte para luchar contra las tropas estadounidenses durante la Guerra de Corea. Durante casi tres años, la guerra se extendió, terminando con un alto el fuego en 1953. A fines de la década de 1950, Mao comenzó a retirarse de un papel activo en el gobierno chino, pero regresó con venganza a mediados de la década de 1960 cuando lideró el “Revolución Cultural”, que fue diseñada para revitalizar lo que él veía como el espíritu revolucionario de la nación. La “revolución” equivalía a llamadas frenéticas de Mao y sus partidarios para una mayor dedicación a los verdaderos ideales del comunismo y los ataques verbales cada vez más vociferantes contra la Unión Soviética (debido a sus tendencias “revisionistas”) y la “agresión imperialista” de los Estados Unidos. Miles de chinos fueron asesinados o encarcelados por Mao y sus seguidores, llamados los Guardias Rojos.

Internacionalmente, las fuerzas estaban presionando a Mao para que buscara una relación más estrecha con los Estados Unidos. Desde principios de la década de 1960, las relaciones entre China y la Unión Soviética se deterioraron constantemente y hubo frecuentes enfrentamientos fronterizos entre sus respectivas fuerzas armadas. A fines de la década de 1960, Mao llegó a ver a la Unión Soviética como una amenaza más peligrosa para China que los Estados Unidos. Por lo tanto, buscó relaciones más cercanas con los estadounidenses, con la esperanza de usarlos como aliados en su batalla con los soviéticos. Los esfuerzos de Mao resultaron en un cambio dramático en las relaciones entre Estados Unidos y China, culminando en la histórica visita del presidente Richard Nixon a China en 1972.

La reunión con Nixon fue uno de los últimos grandes éxitos públicos de Mao. 

Mao Zedong fue responsable de la muerte de más de 70 millones de personas en tiempos de paz, más que ningún otro líder del siglo XX. Los historiadores coinciden en que el dictador chino provocó durante su disparatada política del Gran Salto Adelante una de las grandes hambrunas de la Historia, en la que murieron entre 23 y 38 millones de personas. Aquella utopía comunal campesina no habría sido posible sin que Mao hubiera impuesto sus fantasías de grandeza a todo su pueblo a través de la represión. Incluso cuando la gente agonizaba por todo el país, a la vista de todos, nadie se atrevió a sugerir que las políticas del jefe estaban siendo las responsables de la tragedia o que ésta estuviera teniendo lugar. Al contrario: la prensa, los funcionarios regionales del Partido Comunista y los consejeros de Mao competían entre ellos para exagerar las cifras de producción de grano y acero, asegurando que el país tenía hasta 100 millones de toneladas más de grano en sus reservas y reafirmando que en 15 años China igualaría la producción de acero de Gran Bretaña.

Cerca de los 80 años de edad, Mao comenzó a hacer apariciones menos frecuentes. También comenzó a sufrir los efectos debilitantes de la enfermedad de Parkinson. Mao murió en 1976, aún ocupando el cargo de Presidente del Partido Comunista Chino.

No importa lo mucho que haya cambiado China en el último cuarto de siglo, con los rascacielos erigiéndose imponentes en el paisaje de Shanghai y los nuevos ricos estrenando mansiones en las afueras de Beijing. Es difícil recorrer un pueblo, una ciudad o una pequeña aldea sin encontrarse con algún retrato de Mao. Su figura sigue presidiendo la Puerta de Tiananmen en Beijing. El pequeño “Libro rojo” en el que plasmó sus teorías se vende en mercados y tiendas de recuerdos y su imagen paternal aún adorna los billetes de 100 yuanes.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Septiembre 9, 2019


 

ARGENTINA, CAMINO AL BAÑO DE SANGRE Y LA TRAGEDIA DEL REPARTO

Share

 

 Por  Dr. Carlos del Señor Hidalgo Garzón *

 

Desde hace algún tiempo importante, vengo desgranando notas muy dolorosas que involucran la caída de la República Argentina, a tal punto entre otros escritos, concomitantes con otros escritos de otros autores: “La Grieta” y “Un millón de muertos”….y hago referencia a mis modestas intervenciones delatando la tragedia, de la que no soy el único y que con mayor intelecto y percepción ponen blanco sobre negro, como por ejemplo el Gral. Y Dr. Heriberto Justo Auel. Tengo por él la más alta estima afectiva y respeto intelectual. Es decir existen   fundamentos informativos de alarma cierta en una probable evolución, caracterizada por la contumacia de la dirigencia Política, Económica, Judicial, Legislativa, Empresario y Sindical y numerosas organizaciones que se dedican a estudiar la situación de crispación y guerra  latente y presente de la República Argentina.

Acá se han quebrado todos los modelos éticos y culturales, por medio de mafias, que a no dudarlo con sus varias veces millonarias cuentas en el exterior y al amparo de la sevicia republicana, a no dudarse que no piensan resignar, las “tetas de la vaca “para poder seguir robándonos la materia, la vida y el alma.

Todo esto no son augures disparatados para asustar a nadie. El miedo está enquistado en locadores y locatarios imprecisos de este ya entregado territorio con Derechos Políticos y Reales fuera de los argentinos honestos y patriotas.

Y está claro, y hasta de mala lógica que la población des-culturizada de la vocación por el trabajo siga en la búsqueda de las prebendas subsidios gratis y recibiendo dineros con la boleta de votación.

Ya las conciencias como los cañones se han silenciado.

 Y como el flautista de Hammelin, y cual ratones desorientados, vamos camino al barranco letal, pues aturdimiento de la propaganda goebbeliana, con insistente Acción Psicológica, ha quemado mentes y en especial de los adolescentes y jóvenes con facturas en niños y ancianos.

Desde hace casi setenta años, el populismo demagógico y prebendario comulga con la corrosión y corrupción de las clases ya constituidas en castas antipatria del Poder, sin tibiezas el camino del Socialismo y la Marxistizaciòn, con presencia de capacidad de empleo de abundantes armas de fuego repartidas desde Jujuy al fin de la república. Dicen a las claras que ante la crisis que ya es, requiera de dirimir por el poder el – Dios no lo quiera  – terrible derramamiento de sangre, al muy estilo Comunista, de imitación a naciones que ya lo han asumido e importado, lo que terminó  o continua en Europa Oriental y Asia  – YA ESTA AQUÍ.

Si los argentinos no nos alzamos en propuestas coherentes, objetivos urgentes y acciones de pacificación con restitución de la Paz Social y el desarme de las organizaciones subversivas y terroristas. La Patria, será solo una entelequia y tarde veremos como el poder de los tiranos y de la tiranía Ideológica financiera y asesina, (TIFA), se enseñoreará una violencia, que  ya sobrepasa lo sutil y se encarna omnipotente en irresponsables conductores de los poderes con incluso apoyos externos, sudamericanos del caribe y asiáticos, con más la angurria de las sinarquías pletóricas de arrobamiento imperialista.

Hasta que los paniaguados, beneficiados por la demagogia populista, verán en su momento cancelado o restringido los beneficios mal habidos fuera de la cultura del trabajo.

EL ORDEN JURIDICO INSTIUCIONAL Y CONSTITUCIONAL

Será rápidamente canjeado mediante revolucionarias medidas de supresión primero de la Constitución y  el empleo del Decreto como arma pragmática.

Las leyes y la justicia serán subsumidas por tribunales populares y de gestión ejecutiva y eventualmente la aplicación de la pena de muerte  de diferentes formas, consustanciadas tal el método que les dio resultados con los Prisionero Políticos. El “oficio de sicario” y las matanzas, serán cosa de todos los días, y el encierro fronterizo evitara que la gente sea compelida por medio de la reforma agraria e industrial, a trabajar en cumplimiento del planeamiento marxista, dirigido por una “Nomenclatura parasitaria pero peligrosa”.

Se establecerán capacitaciones al estilo del sudeste asiático, Mao – Pol Poth y la obligatoriedad de hacerse carne la nueva cultura “imperial de las castas”.

EPILOGO

El pueblo “vago, mal entretenido y prebendario” se deberá afirmar en las normas de la TIFA, o morir.

El silencio de la prensa noble será la norma y las vocingleras peroratas de los opinòlogos de ocasión harán de nuevo vía cadena oficial la instauración del estado marxista que se detuvo mediante mucha sangre corrida en los últimos setenta años.

QUIEN PIENSE Y ACTUE DIFERENTE TENDRA EL CADALSO DE LA IGNOMINIA LA HUMILLACION Y EL SAQUEO YA QUE LA PROPIEDAD PRIVADA ESTA DENTRO DE LOS CANJES DE CULTURA.

Se producirá la enunciación de la “democracia socialista y totalitaria” y algunos partidos políticos recibirán la prebenda de subsistir, pero la esencia es EL UNICATO DE PARTIDO, la Ley será suplantada por las actitudes hormonales de los caudillos apátridas o sea los MAFIOSOS Y SUS REDES DE NARCOTRÀFICO Y PROSTITUCION, como elementos de contribución patrimonial al Estado de la TIFA y esencialmente de la “Nomenclatura de las castas “imperiales sodomíticas””.

DESPIERTE ARGENTINO Y HBITANTES DE ESTE BENDITO SUELO MANSILLADO POR LA TIFA. ANTES QUE SEA DEASIADO TARDE – PUES YA ES TARDE. NO ESPERE LA MUERTE INDIGNA – LUCHE POR SI Y POR LA PATRIA. QUE DIOS LO VERÁ CON BUENOS OJOS.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 19, 2019


 

A confesión …

Share

Por ENRIQUE GUILLERMO AVOGADRO

“Pero eso es lo que pasa cuando, …, en vez de
procurar hacerte buena propaganda escribiendo
libros diciendo lo guapo y estupendo que eres
y lo mucho que te quieren todos, eres tan
gilipollas que dejas que los libros los escriban
e impriman otros”.

Arturo Pérez-Reverte


Que la Argentina es un país exótico, por decir lo menos, ya no hay quien lo discuta: la trágica decadencia como nación, el acostumbramiento a vivir con una inflación estratosférica, una oferta política repleta de delincuentes que, procesados y encarcelados por haberse robado hasta las canillas, siguen manteniendo una alta imagen pública y grandes probabilidades de regresar al poder, y la falta de reacción social ante su permanente contradicción entre los discursos actuales y los más recientes archivos fílmicos, son sólo algunos de los rasgos más salientes que dan razón a quienes así piensan. En especial si nos comparan con Brasil, Perú y otros vecinos que tienen a sus ex mandatarios presos, mientras aquí no sólo son candidatos sino que algunos ejercen como senadores en el Hº Aguantadero.

Sin embargo, hay ciertos episodios que, cada tanto, nos sorprenden por lo insólito y hasta verdaderamente originales que resultan. Durante la semana que acaba de transcurrir, la cucarda de gran campeón en esta original competencia correspondió, sin duda alguna, al inefable Hugo Moyano, patrón del sindicato de Camioneros y del Club Atlético Independiente, además de otros equipos de fútbol de menor dimensión e imputado como verdadero titular de innumerables empresas presuntamente creadas para defraudar a su mismo gremio.

Obviamente, me refiero al reclamo que formuló, procurando compartir las ganancias que eventualmente reporte, contra los responsables de una ficción televisiva titulada “El Tigre Verón” ya que, sostiene el quejoso, existe una absoluta coincidencia entre el libreto de la serie y su propia vida. En la medida en que la serie tiene como protagonista a un sindicalista corrupto y adicto a las drogas, pesado jefe de una violenta organización delictiva, e involucra a su familia entera, que nuestro Jimmy Hoffa local afirme ante la Justicia que se trata de un “plagio” puede calificarse, al menos, como desopilante.

Los deudos de ese líder camionero norteamericano, desaparecido en 1975, ¿se habrán planteado demandar a Danny DeVito y a Jack Nicholson por filmar, en 1992, “El pulso del poder”, que reflejaba, con pelos y señales, la trayectoria criminal del nefasto personaje? Los fiscales argentinos que están investigando a Moyano y su entorno, ¿podrán obtener algunas evidencias del programa televisivo, ya que el propio acusado las reconoce como reales para efectuar su reclamo?

En otro orden de cosas, esta semana se reunió aquí el Mercosur para analizar la crisis humanitaria, un verdadero genocidio, generado por Nicolás Maduro; lamentablemente, el tuerto y cínico gobierno uruguayo impidió que se firmara la durísima condena que los demás países habían propuesto.

La Asamblea Nacional de Venezuela, con la firma del Presidente encargado, Juan Guaidó, presentó ante el Tribunal Penal Internacional el informe que suscribió la inobjetable Michelle Bachelet, actual Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y los propios jueces de La Haya acaban de iniciar una causa contra la Fiscal a cargo del tema –Fatou Bom Bensouda- por considerar que ha incurrido en negligencia grave en el trámite de las numerosas denuncias formuladas con anticipación.

El trabajo de la ex Presidente chilena constituye un demoledor inventario de los asesinatos, las torturas, las desapariciones, la emigración forzada y la indiscriminada represión que protagonizan los grupos paramilitares armados por el criminal Nicolás Maduro, a quien inspira el régimen cubano (que depende de la caridad que el tirano le dispensa mientras mata de hambre y enfermedad a su pueblo) y apoyan Rusia e Irán.

Se encuentra documentado el material bélico de última generación que le ha suministrado Vladimir Putin, y la presencia de “asesores” enviados por Raúl Castro, así como también la participación de integrantes de la Guardia Imperial de los ayatollahs y de milicianos del Hezbollah, incluida en la lista de organizaciones terroristas, en esas milicias irregulares.

A esta altura de los acontecimientos que rodean al horroroso proceso, para los oídos del mundo entero resulta atronador el absoluto silencio que guarda SS Francisco al respecto, como lo reflejó Andrés Oppenheimer esta misma semana. No se ha escuchado una sola declaración del Papa que condene al “hijo de Chávez”, pese a que éste se ha burlado durante los últimos años de todos los esfuerzos que la comunidad internacional ha realizado para poner fin a tamaña calamidad.

Esa conducta del Pontífice se replica en la Argentina en todos quienes acompañan la fórmula Fernández², ya que la corrupta alianza de los Kirchner con los sátrapas venezolanos les impide criticarlos, más allá del blindaje mediático que la izquierda internacional ha brindado a todos los regímenes comunistas que tantos millones de muertos cargan sobre sus espaldas (Iosíf Stalin, Mao Tse Tung, Pol Pot, Fidel Castro, Daniel Ortega, Abimael Guzmán, Roberto Santucho, Mario Firmenich, etc.).

 

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02

 


PrisioneroEnArgentina.com

Julio 26, 2019


 

Guerra de Corea

Share

 

La Guerra de Corea comenzó cuando las tropas norcoreanas ingresaron en Corea del Sur el 25 de junio de 1950 y duró hasta 1953. Pero los expertos dicen que el conflicto militar no podía entenderse adecuadamente sin considerar su contexto histórico.

Corea, una colonia japonesa desde 1910 hasta 1945, fue ocupada por los Estados Unidos y la Unión Soviética al final de la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos propuso dividir temporalmente el país a lo largo del paralelo 38 como una forma de mantener su influencia en la península, que limita con Rusia, dice Charles K. Armstrong, profesor de historia de Corea en la Universidad de Columbia.

“Una Corea dividida fue algo sin precedentes”, subrayó.

Pero la división duró en parte debido a visiones en competencia entre los coreanos para el futuro del país. “Fundamentalmente, fue una guerra civil, luchada por los problemas que se remontan a la experiencia colonial de Corea”, dijo Bruce Cumings, profesor de historia en la Universidad de Chicago.

En 1948, la administración del sur anticomunista, con respaldo estadounidense, con sede en Seúl, se declaró República de Corea. Fue liderado por Syngman Rhee, quien vivió en el exilio en los Estados Unidos durante muchos años y fue instalado como el líder de Corea del Sur por la Oficina de Servicios Estratégicos, un antecesor de la Agencia Central de Inteligencia, dijo el profesor Cumings.

Rhee

(Biblioteca del Congreso)

Cumings

(Flickr)

Kim II-sung

(Biblioteca del Congreso)

Mao

(Biblioteca del Congreso)

Poco después, la administración comunista del norte respaldada por los soviéticos, con sede en Pyongyang, se declaró República Popular Democrática de Corea. Su líder fue Kim Il-sung, que luchó junto a las fuerzas comunistas durante la guerra civil china y fue el abuelo del actual dictador de Corea del Norte, Kim Jong-un.

Cada régimen era inestable, rechazaba la legitimidad del otro y se consideraba el único gobernante legítimo de Corea. Las escaramuzas fronterizas entre los dos eran frecuentes antes de que comenzara la Guerra de Corea.

La guerra enfrentó a Corea del Sur y Estados Unidos, luchando bajo los auspicios de las Naciones Unidas, contra Corea del Norte y China.

Otras naciones también contribuyeron con tropas, pero las fuerzas estadounidenses hicieron la mayor parte de los combates. “El ejército de Corea del Sur prácticamente se derrumbó” al comienzo de la guerra, dijo el profesor Cumings.

La Unión Soviética apoyó a Corea del Norte al comienzo de la guerra, dándole armas, tanques y consejos estratégicos. Pero China pronto emergió como su aliado más importante, enviando soldados a luchar en Corea como una manera de mantener el conflicto alejado de su frontera.

El líder chino, Mao Zedong, también vio la participación de China en la guerra como una forma de agradecer a los comunistas coreanos que lucharon en la guerra civil china, dijo el profesor Cumings.

“Hubo muchos contactos de campo entre las fuerzas estadounidenses y chinas”, dijo el laureado profesor. “En cierto sentido, esta fue la primera y única guerra entre China y Estados Unidos, hasta ahora”.

(Biblioteca del Congreso)

(Biblioteca del Congreso)

Instituto de Areonavegación)

La guerra devastó Corea. Los historiadores dijeron que entre tres y cuatro millones de personas murieron, aunque nunca se han producido cifras firmes, en particular por el gobierno de Corea del Norte. Hasta el 70 por ciento de los muertos pudieron haber sido civiles.

La destrucción fue particularmente aguda en el Norte, que fue sometida a años de bombardeos estadounidenses, incluso con napalm. Aproximadamente el 25 por ciento de su población antes de la guerra fue asesinada, dijo el profesor Cumings, y muchos de los sobrevivientes vivían bajo tierra al final de la guerra.

“Corea del Norte fue aplastada”, dijo. “Los norcoreanos ven el bombardeo estadounidense como un Holocausto, y todos los niños aprenden sobre esto”.

El daño también fue generalizado en Corea del Sur, donde Seúl cambió de manos cuatro veces. Pero la mayoría de los combates se llevaron a cabo en el norte o centro de la península alrededor de la actual Zona Desmilitarizada, que divide a los países, dijo el profesor Cumings.

Técnicamente, la guerra de Corea no terminó.

La lucha se detuvo cuando Corea del Norte, China y Estados Unidos llegaron a un armisticio en 1953. Pero Corea del Sur no aceptó el armisticio y nunca se firmó ningún tratado de paz formal.

“Todavía hay un estado técnico de guerra entre los combatientes”, dijo el profesor Cumings.

Ni Corea del Norte ni Corea del Sur habían logrado su objetivo: la destrucción del régimen opositor y la reunificación de la península dividida.

Desde 1953 ha habido una incómoda coexistencia entre Corea del Norte y Corea del Sur, que alberga a más de 20,000 tropas estadounidenses. Hubo un tiempo en que cientos de armas nucleares estadounidenses estaban basadas allí.

“Fue a partir de la Guerra de Corea que tuvimos una presencia militar estadounidense global y permanente que nunca antes habíamos tenido”, dijo el Profesor Armstrong. Otros países que albergan tropas estadounidenses incluyen Qatar, Japón, Italia y Alemania. “Fue un verdadero punto de inflexión para el papel global de Estados Unidos”.

En las décadas posteriores a la guerra, Corea del Sur se transformó en una potencia económica. El profesor Cumings dijo que muchos de sus ciudadanos ahora saben poco sobre el conflicto y tienen “una orientación fatalista” hacia el Norte económicamente aislado.

Mientras tanto, Corea del Norte se convirtió en “el estado guarnición más asombroso del mundo con el cuarto ejército más grande del mundo”.

“Sus generales todavía están peleando la guerra”, dijo el profesor Cumings. “Para ellos nunca ha terminado”.

La Guerra de Corea ha sido llamada “la Guerra Olvidada” en los Estados Unidos, donde se censuró la cobertura del conflicto de la década de 1950 y décadas después su memoria se ve a menudo superada por la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Vietnam.

Pero el conflicto de tres años en Corea, que enfrentó a las fuerzas comunistas y capitalistas entre sí, preparó el escenario para décadas de tensión entre Corea del Norte, Corea del Sur y los Estados Unidos.

También ayudó a establecer el tono de la rivalidad soviético-estadounidense durante la Guerra Fría, dando forma profundamente al mundo en que vivimos hoy, dijeron los historiadores.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Junio 25, 2019


 

DUELO: El día que Stalin intentó asesinar a John Wayne

Share

 

El abusado hijo de un pobre y alcohólico zapatero georgiano, Josef Vissarionovich Djughashvili (el futuro Stalin) se convirtió en  uno de los asesinos más prolíficos de la historia. Stalin eliminó a cualquiera y a todos los que constituían una amenaza para su poder, incluidos (y especialmente) sus antiguos aliados. Él no tenía absolutamente ningún respeto por la santidad de la vida humana.

Stalin

Wayne

Stalin fue, sin lugar a dudas, uno de los líderes mundiales más despiadados del siglo XX, responsable de millones de muertes. Pero las estimaciones del número de muertes que causó varían enormemente, de 20 millones a 60 millones.

Todos los que estaban en contra de su política y contra el comunismo podían ser asesinados. No importaba si eran ciudadanos soviéticos o de otro país. Michael Munn, un historiador de cine y autor de “John Wayne – El hombre detrás del mito”, afirma que Stalin quería la cabeza del famoso ícono de Hollywood.

Stalin estaba tan enojado por el anticomunismo de John Wayne que planeaba eliminarlo. Ordenó a la KGB asesinar a John Wayne porque lo consideraba una amenaza para la Unión Soviética.

Cuando el cineasta ruso Sergei Gerasimov asistió a una conferencia de paz en Nueva York en 1949, escuchó sobre John Wayne y sus creencias anticomunistas. Cuando regresó a la Unión Soviética, inmediatamente le contó a Stalin sobre John Wayne y su discurso.

A Stalin le encantaban las películas y él era más que un aficionado al cine que le podría enseñar al mismísimo Sergei Eisenstein (El Acorazado Potemkin) a hacer películas. Se consideraba a sí mismo como un productor / director / guionista de películas superior, así como un censor supremo; sugiriendo títulos, ideas e historias, trabajando en guiones y letras de canciones, dando conferencias a directores, entrenando a actores, ordenando repeticiones y cortes y, finalmente, aprobando las películas para su lanzamiento.

Stalin amaba a Chaplin y películas como In Old Chicago (1937) y It Happened One Night (1934). Westerns con Spencer Tracy y Clark Gable también fueron algunos de sus favoritos.

Munn

Tracy

Gable

Einsenstein

Chaplin

Aunque amaba a los occidentales, decidió que John Wayne era una amenaza para la causa y debía ser asesinado.

Los asesinos supuestamente fueron enviados a Los Ángeles para matar a John Wayne. Como Michael Munn dice en su libro, el FBI había descubierto que agentes soviéticos fueron enviados a Hollywood para asesinar al actor. Le informaron al prestigioso artista sobre el complot y él le dijo al FBI que dejara aparecer a los hombres y que él mismo se encargaría de ellos.

John Wayne no quería que su familia supiera sobre el hecho de que la KGB estaba tratando de matarlo y se mudó con ellos a una casa con un gran muro alrededor.

Munn dice que un grupo de comunistas basados ​​en Burbank, cerca de Hollywood, conspiraron para asesinar a John Wayne. No lograron matarlo al igual que unos agentes de la KGB que habían sido enviados antes.

Un nuevo intento de matar a Wayne se realizó en México en el set de la película Hondo planeada por una célula comunista local, según el Sr. Munn.

John Wayne

Josef Stalin

Mao Tse Tung

La campaña soviética fue cancelada después de la muerte de Stalin en 1953 porque su sucesor Nikita Khrushchev era un fanático de la estrella de cine. El libro dice que Krushchev le dijo a Wayne en una reunión privada en 1958: “Esa fue una decisión de Stalin durante sus últimos cinco años de locura. Cuando Stalin murió, rescindí esa orden”.

Al parecer, Stalin no era el único líder comunista que quería al jefe de John Wayne. Hubo un intento de matar a John Wayne por unos francotiradores enemigos mientras visitaba a las tropas en Vietnam en 1966. Uno de los francotiradores fue capturado y dijo que había un precio en la cabeza de John, y ese precio había sido puesto por Mao Zedong.

John Wayne murió de cáncer en 1979.

 


PrisioneroEnArgentina.com

Mayo 29, 2019


 

Politicadas

Share

 

La segunda vuelta de las elecciones del año 2002 a la presidencia de la república francesa se encontraba en plena carrera. En ese entonces se celebró un debate televisado en el que, los dos contrincantes, Lionel Jospin y Jacques Chirac pondrían sobre la mesa sus diferentes programas electorales.


El candidato socialista Jospin se dirigió a su oponente, haciendo gala de su fair play, de la siguiente manera:
– Que gane el mejor.
– Muchas gracias- respondió Chirac.


Un periodista se encontraba entrevistando al Presidente de la República Popular China, Mao Tse-tung, cuando le realizó la siguiente pregunta:


-¿Qué habría pasado si, en lugar de haber matado a John F. Kennedy, hubieran matado a Kruschev?
-Hay una cosa que es segura: Onassis no se habría casado con la señora de Kruschev- respondió el líder chino


En cierta ocasión, le preguntaron al Primer Ministro Británico Benjamin Disraeli sobre la “diferencia ente una desgracia y una catástrofe”:


-Lo entenderá usted enseguida: Si William Ewart Gladstone (Rival político de Disraeli) cayera al río Támesis y se ahogara, eso sería una desgracia; pero si alguien lo sacara del agua, eso sería una catástrofe

El en ese entonces presidente argentino Fernando De La Rua que le pidió al fotógrafo oficial de Casa de Gobierno que todos los años le sacara una foto sentado en el sillón de su despacho para ver como se envejece en el poder.

No llego a cumplir los 2 años de gobierno, porque renuncio a su cargo durante una crisis institucional.


Cuando Jean-Baptiste Colbert (1619-1683) se hizo cargo de las finanzas de Francia, hizo llamar a los principales hombres de negocios del reino. A fin de congraciarse con ellos y para ganar su confianza, les preguntó:

—Caballeros, que puedo hacer por ustedes.

—Le rogamos, señor —le contestaron todos a una—, que no haga nada. Déjenos que lo hagamos nosotros.


En 1987, Mijaíl Gorbachov (1931), comentando durante una entrevista las principales diferencias políticas entre los sistemas políticos estadounidense y soviético, declaró a un periodista:

—Si cualquier ciudadano norteamericano es libre para presentarse ante Reagan e insultarlo, nosotros no seremos menos. A partir de ahora, cualquier ciudadano ruso es libre de presentarse ante mí… e insultar a Reagan.


[ess_grid settings='{“max-entries”:”4″,”entry-skin”:”1″,”layout-sizing”:”boxed”,”grid-layout”:”even”,”spacings”:”40″,”rows-unlimited”:”off”,”columns”:”4″,”rows”:”1″,”grid-animation”:”fade”,”use-spinner”:”0″}’ special=’related’][/ess_grid]


PrisioneroEnArgentina.com

Abril 23, 2019


 

VENEZUELA Y LA IZQUIERDA DORIAN GRAY

Share

 

 Por Mauricio Ortín

 

Lo único bueno que deja la triste crisis venezolana es que exige a la política a que muestre el verdadero rostro del mal y el de sus aliados. El chavismo-madurismo es lo peor que le ha pasado a Venezuela en toda su historia. La banda de asesinos, ladrones, narcotraficantes y demagogos que se adueñó  del poder del Estado ha destruido la economía, la justicia y la democracia, y ha envilecido a sus fuerzas armadas y desquiciado a la sociedad a tal  punto  que huir de Venezuela es el único proyecto alternativo a una existencia miserable. Una vez más, se constata que el socialismo en crudo y en acto es objetivamente el mal de estos tiempos. Sólo hay que recorrer la miseria, el genocidio, la esclavitud, la injusticia que han dejado y dejan las dictaduras comunistas desde 1917 a la fecha para reconocer el  mal. Cien millones de asesinados en menos de cien años es un número que ha sido aceptado por ellos mismos. ¿Cómo se explica que, con semejante cantidad de cadáveres blanqueados del placard, la izquierda se arrogue superioridad moral? ¿Qué credenciales la avalan para mirar por sobre el hombro a los que no comparten sus ideas y jamás propiciaron o justificaron asesinatos masivos? El marxismo-leninismo, en todas sus variantes, propone como objetivo político eliminar físicamente una clase social. El genocidio de los burgueses es parte explícita de su programa de acción. Y que estos fanáticos  son de cumplir con sus promesas no cabe duda alguna. Ahí están las extendidas obras de Stalin, Trotsky, Lenin, Mao, Castro, Che Guevara, Pol Pot y otros para corroborarlo. Pero, es evidente, la izquierda tiene mejor prensa que la derecha. No se venden remeras con la imagen de los fusilados por el Che Guevara pero sí de este último y la televisión oficial argentina a partir de la presidencia de Néstor Kirchner sostiene al Canal Encuentro dedicado, en gran parte, a hacer la apología del terrorismo que asoló a la Argentina en la década del 70’. Lo que, por la continuidad  auspiciada por  Macri, parece ser una suerte de “política de Estado”.

 Es un hecho: la izquierda maneja la propaganda política con una maestría sin par y sin el menor escrúpulo. Inventa, tergiversa e impone a los hechos sus interpretaciones de guerra de clases y, si no se ajustan, peor para ellos. Repetir una mentira hasta el cansancio y escrachar por facho al que la desmiente es una táctica que le dado buenos resultados sin importar lo ridículo o cínico que signifique defender lo indefendible. Que Nisman se suicidó, que la denuncia que hizo contra Cristina era un mamarracho, que Milagro Sala es perseguida por trabajar para los pobres, que los desaparecidos son 30.000, que en los 70’ no hubo una guerra sino un genocidio, que el ex terrorista Horacio Verbitsky es un campeón los derechos humanos, que en Cuba se vive con dignidad o que la proclamación de Juan Guaidó como presidente de Venezuela es un golpe de Estado al gobierno de Nicolás Maduro son algunas de las cuentas de ese infinito collar. Hay que señalar que a la izquierda le importa un cuerno la formalidad “pequeño burguesa” de las instituciones liberales. Acatan la ley en la medida que les sirve para llegar al poder. Una vez instalados, ellos son la ley y entonces comienza la “dictadura del proletariado” (eufemismo de dictadura del partido Comunista). Pues bien, para de alguna manera justificar el apoyo al energúmeno de Maduro o, en su defecto, el no reconocimiento al presidente Guaidó, se desgarran las vestiduras ante el apoyo explícito de Donald Trump. Dicen que al presidente norteamericano no le interesa la democracia sino el petróleo de Venezuela. Sin embargo, le ruegan a los EE.UU. para que les siga comprando mientras Maduro se lo regala al régimen cubano. .

Pino Solanas, Víctor Hugo Morales, Maradona, Atilio Borón, el kirchnerismo en bloque, Pérez Esquivel, Hebe de Bonafini, Luis D’Elía, Mempo Giardinelli, Gustavo Silvestre y casi toda la izquierda ha salido a romper lanzas para salvar al energúmeno de Maduro. Es que al otro lado está la derecha (el mal) acaudillada por el diablo mayor (Trump). Les importa un rábano  los cuatro millones de venezolanos que emigran con lo puesto (la mayor catástrofe humanitaria de la historia de América latina) huyendo de la peste “bolivariana”, dejando bienes, afectos, tierra y llevando consigo solo la esperanza encontrar un lugar en el mundo. Ahh…, pero es culpa de Trump. ¡Se puede ser más miserable!

El papa Francisco, por su parte, está preocupado por el derramamiento de sangre que supone la proclamación de Guaidó. El mismo argumento esgrimió el gobierno ruso para no reconocer a Guaidó. También, en un tiro por elevación aludió a Trump y coincidió con la izquierda en Panamá, cuando dijo: “Nuestros pueblos no son el ‘patio trasero’ de nadie”. No se enteró, así parece, que el derramamiento de sangre provocado  desde el poder y contra los débiles transcurre desde hace  casi dos décadas en Venezuela. Tampoco registró el hambre de los niños venezolanos, ni la diáspora forzada de los desesperados que huyen a pie.

En fin…, si algo me queda claro de esto último es que Donald Trump (la encarnación del “mal”) es un dechado de virtudes morales al lado de los que, supuestamente, personifican el bien.

 

 


PrisioneroEnArgentina.com

Enero 29, 2019


 

LA GUERRA REVOLUCIONARIA

Share

 

Paraguay

Observación: Este trabajo fue leído con oportunas acotaciones del autor, en la conferencia magistral realizada en el Instituto Nacional de Acción Republicana (INARE), el día 27 de junio de 2013. La notable cultura del disertante y el cumulo de estudios realizados respecto al tema que nos convocó, nos demostró que la ANR tiene hombres de gran preparación. Nos sentimos honrados por tenerlo como nuestro editorialista y columnista de nuestro semanario. Recordamos asimismo que en Mayo de 2012 cerró el acto luego de un almuerzo en el restaurante  PIEGARI organizado por el semanario  EL COLORADO y patrocinado por el  INARE con la presencia del entonces candidato presidencial para las internas de la ANR, Don Horacio Cartes, fijadas para el 10 de diciembre del referido año. En esa oportunidad el candidato presidencial de Honor Colorado fue el único invitado que asistió. Los demás alegaron que estaban en campaña debido a que el día era viernes. Cartes recorrió las mesas y saludó a todos y cada uno de los comensales quienes quedaron muy bien impresionados por su sencillez. Asistieron dos ex presidente de la república, dos ex presidentes de la junta, uno de ellos, Don Blas, nieto de el fundador de la ANR, Marcos Riquelme,  recientemente fallecido, entre más de 100 notables del Partido Colorado cuya nómina llenaría estas paginas. El señor Horacio Cartes fue de los últimos en retirarse acompañado del señor  Turi Capello, presidente del Ignacio A. Pane, el presidente del tribunal de conducta, doctor Luis Enrique Chase Plate, el ex canciller Carlos A. Saldivar, el presidente del INARE, Atilio R. Fernandez y nuestro director quien se dio el gusto de invitarle al almuerzo al candidato quien quedó extrañado pues allí nadie le pidió nada como le adelantó el presidente del INARE, y más bien, recibió de obsequios libros y publicaciones de autores colorados. He aquí el notable trabajo de Humberto Zaracho que nuestros lectores deben copiar, pegar  y guardar en sus archivos.

 

Por el Cnel (R) Dr. ANDRES HUMBERTO ZARACHO

Conceptos de la guerra revolucionaria
La Guerra revolucionaria –también llamadaGuerra no convencional, Guerra irregular,Guerra subversiva o Insurgencia–es un tipo de Guerra Interna. Consiste en un conflicto armado de origen marxista que se manifiesta en un país, adoptado por los movimientos revolucionarios subversivos que se apoyan en la ideología marxista, y que a veces está fomentada y hasta auxiliada desde el exterior. En ciertos casos cuentan con el auxilio de la población civil, ganada por el control progresivo de la misma.
Sus jefes buscan la conquista del poder con la ayuda de técnicas subversivas de característica política y militar. No es una simple técnica de combate, como la guerrilla. Es mucho más que eso: la guerra revolucionaria plantea una lucha total por la transformación marxista del hombre.
En su obra “La guerra revolucionaria” el líder comunista chino Mao Tse Tung la concibió en función a la lucha de clases, mediante el empleo de reducidas formaciones armadas de alta flexibilidad y con fuertes elementos ideológicos y de propaganda, procurando el desgaste progresivo del adversario para, en el momento oportuno, enfrentarlo abiertamente con fuerzas regulares.
En la doctrina marxista la lucha de clases constituye su principio fundamental. Con ello persigue la destrucción de las clases sociales, de la religión, de las fuerzas armadas regulares y hasta del Estado, en una lucha despiadada hábilmente explotada a nivel político, y generalmente ejecutada por intermedio de la clase trabajadora o campesina, y algunas ocasiones del sector estudiantil.
Carlos Marx y Federico Engels, al diseñar esta doctrina de guerra revolucionaria, la denominaron como lucha de clases. Lenín la perfeccionó científicamente; Nguyen Van Giap la complementó con las tácticas militares, y el Che Guevara la adaptó para la captación psicológica de la juventud.
Es de vital importancia el estudio de este tipo de guerra, dado que una pequeña cantidad de grupos revolucionarios, comparativamente insignificantes, que, empleando su estrategia psico-político-militar causaron catastróficas derrotas a gobiernos de países mucho más grandes y poderosos.
L guerra revolucionaria no ha contribuido en nada al bienestar de la humanidad. Por el contrario, ha dejado un legado amargo, retardando todas las perspectivas de desarrollo político y económico de las naciones que sufrieron su embate.
Movimientos revolucionarios
Para alcanzar el poder los jefes de la Guerra Revolucionaria apelan a los Movimientos Revolucionarios. Estos constituyen un fenómeno muy general de difícil sistematización, que se caracterizan por:
· Una acción organizada dirigida por un grupo cuyos miembros fueron instruidos en la técnica revolucionaria
· Se inicia por una creciente agitación que puede alcanzar una extensión considerable en la población
· Antes de accionar contra el poder, busca debilitarlo y dominar la sociedad
· Se concreta con la toma del poder, ya sea por la violencia generalizada o por la subversión de las bases fundamentales de la sociedad.
Instrumentos o medios empleados por los Movimientos Revolucionarios
Los instrumentos utilizados son:
A. Las ideologías (intermedias o verdaderas): Los revolucionarios normalmente no propagan su ideología verdadera, y se valen de otras que sean capaces de contestar a los anhelos, aspiraciones e intereses reales de la población (intermedias).
B. Agentes: Estos pueden ser:
· Auxiliares: Entre estos se incluyen a los individuos que supuestamente no pertenecen a los cuadros de organización revolucionaria, pero que consciente o no, directa o indirectamente cooperan con el movimiento a través de los más variados medios.
Las principales categorías de auxiliares son:
– Criptorevolucionario: es aquel que se mantiene oculto y no es confeso, sólo se manifiesta a favor en ocasiones favorables
– Simpatizantes: aunque no sean revolucionarios son parcialmente adeptos a la causa revolucionaria. Constituyen el grupo más numeroso de auxiliares. Sus actitudes más comunes en reuniones favorecen las acciones de los revolucionarios, ayudan financieramente e integran grupos de presión.
– Inocentes o idiotas útiles: son aquellos que se prestan a las manipulaciones de los revolucionarios por desconocimiento o inconsciencia, favoreciendo la acción revolucionaria en forma inadvertida.
– Compañeros de ruta: no son revolucionarios, y hasta tienen ideas contrarias al Movimiento, pero se alían a aquellos para conquistar determinados objetivos comunes.
– Oportunistas: son individuos que por intereses particulares se asocian a la acción revolucionaria buscando ventajas. Generalmente son políticos que se unen al Movimiento para obtener más votos o mayor prestigio.
C. Activistas o Militantes: constituyen un grupo de revolucionarios profesionales para inculcar a las masas la idea de revolución y propagar las ideologías (verdaderas e intermedias) adoptadas por el Movimiento. Se organizan en pequeñas células destinados a actuar sobre determinados individuos o sectores específicos de la población. Entre éstos se encuentran los agitadores y propagandistas.
Recursos financieros
Para la obtención de recursos financieros la subversión revolucionaria no duda en asociarse con el crimen organizado: narcotráfico, lavado de dinero, contrabando, etc. La revolución cubana fue precursora de la narcoguerrilla. Al naufragar el yate Granma, Castro se quedó en la Sierra Maestra con un reducido grupo de hombres, hambrientos, mal armados y aterrorizados. Contactó con Crescencio Pérez, un campesino productor de marihuana, quien les escondió y les dio de comer para que no se murieran de hambre.
Pérez consideró al puñado de rebeldes como una fuerza de apoyo que haría dudar a las tropas de Batista de llegar hasta los lugares donde tenía sus cultivos de marihuana de la Sierra Maestra. Por su parte, Castro se dio cuenta que sin su ayuda estaba perdido, por lo que sumó a Pérez definitivamente a la guerrilla con dos de sus lugartenientes, “Vilo” Acuña y Hermes Cordero. El negocio de marihuana entre Castro y Crescencio Pérez duró hasta bastante después del triunfo de la revolución en 1959.
Fases de la Guerra Revolucionaria
Según Lev Trotski, creador del Ejército Rojo, la Guerra Revolucionaria a largo plazo incluye varias etapas diferentes:
§ Organización: Los rebeldes forman secretamente el núcleo activo de su Movimiento subversivo
§ Expansión: Los rebeldes extienden su organización estableciendo una red de órganos urbanos y rurales que reunirán informaciones de inteligencia, infiltrarán las organizaciones oficiales y privadas, intimidarán al gobierno, fomentarán disturbios civiles, huelgas, sabotajes y motines
§ Terrorismo: En esta etapa pasarán a una insurrección abierta, con grupos armados (células) que se encarguen del terrorismo y de las operaciones de guerrilla. La red política intensifica la acción psicológica y se da comienzo a las “BASES DE LA GUERRILLA” para formas la “ZONAS LIBERADAS”.
§ Guerra de guerrillas: En esta etapa se buscará reunir y enlazar los grupos guerrilleros para organizar las fuerzas regionales e iniciar la lucha armada y violenta contra el gobierno
§ Guerra Móvil: Los diferentes grupos guerrilleros montan una contraofensiva contra el poder gobernante utilizando la guerra móvil o mconvencional como forma de combate decisivo.
Técnicas operativas de la guerra revolucionaria
La guerra revolucionaria marxista tiene por objetivo la destrucción del sistema democrático para la toma del poder. Encuentran su campo propicio en momentos de crisis política, económica o social. Traen aparejadas ciertas acciones clandestinas o sutiles a fin de lograr sorprender y engañar al gobierno y a los ciudadanos.
Paralelamente, explota en su beneficio la ignorancia del pueblo cuya confusión busca incrementar y llevar así un mar de dudas sobre conceptos políticos y sociales explotables como los del imperialismocolonialismocapitalismonacionalismoracismodictadura militardictadura parlamentaria, etc. Todas ellas se realizan a través de acciones debidamente coordinadas.
Sintetizando, las principales técnicas operativas de la guerra revolucionaria son:
a. La subversión: consiste en el intento organizado, sistemático y agresivo de derrocar insidiosa o violentamente un gobierno determinado para sustituir los valores propios de la sociedad vigente por los que componen la concepción marxista. Es una forma de la Guerra irregular, en que es empleada además a la MASA. Esta está alentada y dirigida por elementos subversivos que, después de una prolongada evolución, llega a una etapa de lucha armada que aprovecha cualquier acontecimiento para su alzamiento general. A este tipo de Guerra Revolucionaria los comunistas le aplican distintas máscaras como “Guerra de Liberación Nacional”, “Guerra Antiimperalista”, etc.
b. La infiltración: Consiste en un sistema de ligación oculta que permite colocar en todas las instituciones del gobierno a elementos propios, ya sea en los planos político, militar, social, religioso, financiero, educacional, cultural, informativo, etc. La infiltración integra -junto con la propaganda y difusión ideológica- la etapa operativa no armada de las fuerzas subversivas para actuar con preferencia, de manera silenciosa y gradual, en tareas de encuadramiento colectivo ante el eventual fracaso de las técnicas operativas directas. Son objetivos preferidos para la infiltración:
· los partidos políticos, el Poder Judicial, las FFAA, la Policía, sindicatos de obreros, organizaciones de derechos humanos, organizaciones sociales campesinas, la Iglesia católica, asociaciones de intelectuales, centros estudiantiles, medios intelectuales y artísticos.
c. La acción psicológica: Técnica operativa no armada (directa o indirecta), en que la subversión actúa sobre la voluntad, los sentimientos y los valores de los hombres de una sociedad democrática, para disminuir su capacidad, generar contradicciones internas, confundirlo o desmoralizarlo en favor de su causa. Esta técnica tiende a obtener victorias sobre el enemigo por medio no bélicos, utilizando la manipulación mental y el empleo de la propaganda masiva y selectiva, nacional e internacional y hasta religiosa, la agitación o propaganda armada en ciertas ocasiones. Se apoya en los conocimientos y en los medios tecnológicos modernos surgidos a partir de la II Guerra Mundial, y que produjo resultado notorio para la resistencia civil en el seno de las masas en determinadas condiciones de crisis.
d. El adoctrinamiento: Consiste en la obtención de adeptos para la causa revolucionaria. Es facilitada por la infiltración previa en los órganos e instituciones. Se puede llevar a cabo en todos los sectores sociales.
e. Frente o Alianza Popular: Son Movimientos que pueden tener carácter permanente o provisorio, creados con el objeto de explotar un tema actual que apoye la tesis del Movimiento Revolucionario.
f. Las guerrillas: Son grupos armados no convencionales que se organizan en células, y constituyen el primer paso de la militarización subversiva como técnica violenta de la guerra revolucionaria. Estas recurren a acciones de naturaleza militar, caracterizada por el empleo de tácticas no ortodoxas realizadas por fuerzas irregulares, que pueden actuar independientemente o en coordinación con fuerzas regulares. El medio básico de las guerrillas es el empleo de la violencia mediante secuestros, atentados, sabotajes, emboscadas, terrorismo, ataques formales, etc.
De acuerdo a la situación del país y al análisis de sus posibilidades, las guerrillas pueden operar enel ámbito rural y urbano.
e. El terrorismo: Es la táctica o técnica de utilizar un acto o una amenaza de violencia contra una sociedad o contra el gobierno. Su objetivo es cambiar el resultado de un proceso político y alcanzar el poder por ese medio. El móvil o motivo es la inconformidad política, social y económica.
Esta técnica es una de las fases de la guerra no convencional o revolucionaria, y puede tener diversos fines: políticos, socioeconómicos, religiosos, culturales.
El terrorismo extremo busca a menudo la desestabilización de un Estado causando el mayor caos posible, para posibilitar así una transformación radical del orden existente. Generalmente -más que el logro de resultados y objetivos militares- los terroristas buscan propagar el pánico en la comunidad contra la que se dirige la violencia.
El terrorismo no es una práctica aislada ni desorganizada. Este es una manifestación de la subversión que se caracteriza por su violencia indiscriminada. Actúa por sorpresa creando incertidumbre y terror al producir sufrimiento innecesario, golpeando específicamente áreas vulnerables y a personas inocentes y ajenas al conflicto.
Generalmente el blanco es usado para atraer la atención y para ejercer coerción y temor sobre la población, a través del efecto multiplicador de los medios modernos de comunicación masivos. En consecuencia, la comunidad se ve coaccionada a actuar de acuerdo con los deseos de los terroristas.
Desde otro ámbito, el terror de Estado o terrorismo de Estado es aquel ejercido por un Estado contra sus propios súbditos o comunidades conquistadas. Este es un sistema impuesto por los gobiernos de fuerza a fin de de mantenerse en el poder, para neutralizar por diversos medios violentos, a los focos de resistencia que se le oponen.

 


Colaboración: Coronel Pedro López.


 

PrisioneroEnArgentina.com

Agosto 15, 2017


 

¿SISTEMÁTICO?

Share

 

 

Escribe Carlos Españadero.

 

La “juventud maravillosa” devenida hoy en “adultos mayores que no renuncian al poder”, no solo fueron capaces de asesinar, realizar secuestros extorsivos, robar bancos y armas a vigilantes solitarios, sino mostraron una poderosa facultad para dar vuelta las palabras.

Hay que reconocer que fueron buenos alumnos de sus maestros marxistas. Ya Marx demostró estas habilidades cuando le dio vuelta a la famosa triada de Hegel, terminando con la original conclusión que en realidad Hegel podía entender la  dialéctica, cuando “patas para arriba” y apoyado sobre su cabeza como si fueran sus pies, quería aplicarla.

Incluso cuando Proudhon se permitió criticar a Marx, escribiendo “la filosofía de la miseria”, atentamente Marx escribió otro libro de respuesta titulado “La miseria de la filosofía”.

 Pero sus sucesores no quedaron atrás de esta costumbre. Mao Tse Tung, mejoró la definición de von Clausewitz, cuando dijo que “la guerra es la prosecución de la paz por otros medios” y ocurrente mente la contrapuso a su definición “la paz es la prosecución de la guerra por otros medios” Y era muy acertada, porque para el líder chino, siempre se estaba en guerra.

No quedan a la zaga los sucesores europeos, pero dado que esto es una nota salto a “nuestros héroes, famélicos de poder”

Cuando su gesta, lanzaron a la  palestra que eran guerrilleros. Y nuestros y aliados, así lo aceptaron. Claro olvidaban que en las convenciones de Ginebra los calificaba de “partisanos”. Y esto no era baladí. Porque estas normas internacionales sostenían que a los partisanos se los ultimaba en el lugar donde se encontraban. Ud. observará que con estos “enemigos” las palabras pesaban. Para peor en nuestro campo algunos prefirieron llamarlos “oponentes” en lugar de “enemigos”.

Y esto les permitió cambiar palabras y significados. A los asesinatos los llamaron “ajusticiamientos”, a los “robos”, “recuperaciones”, a los secuestros “justicia popular”, a los secuestros extorsivos, “expropiaciones”. Y llegaron tan bien que lograron incorporarlos al lenguaje de especialistas, que difundian con esa palabra los graves delitos que cometían para alcanzar sus objetivos terroristas.

Pero saltemos a la “post guerra”. Se volvieron locos, cuando escucharon incluso de su bando que desarrollaban una teoría de los “dos demonios”. Esto era inaceptable. El único demonio es el que  luchó y obligó a morder el polvo de su derrota militar. Claro yo diría que sería la primera guerra donde solo hay un demonio o a lo más dos o un poco más. La guerra es en sí misma demoníaca. Es como si la lucha quedara en manos de innumerables demonios.

Pero en su astucia, percibieron que su epopeya cruenta no daría buenos dividendos, si materializaban su venganza con sus procedimientos terroristas. Entonces se buscó aniquilar gubernamentalmente a las FFAA y a las FFSS. por un lado y por el otro presentarse como los jóvenes heroicos que con altruismo jugaron su vida contra la dictadura (que yo llamo tiranía). Claro omitían que ellos venían asesinando desde 1970, y el gobierno militar ocupó el poder en 1976. Total ¡que son 6 años de crímenes impunes, sobre 12 que técnicamente duró la guerra!

Y ya en 1983, comenzaron a publicitar la palabra genocidio. No funcionaba bien. Hasta que el kichnerismo descubrió la palabra “lesa humanidad”.

Hoy convencieron, que los delitos de “lesa humanidad” definidos claramente en el “estatuto de Roma”, son de goma. Su razonamiento era que si ellos eran la juventud maravillosa que se jugó la vida desde 1976, todos los que lucharon contra ella, del modo que fuera, cometieron delitos de lesa humanidad. No tenían en cuenta los crímenes cometidos por ellos entre 1970 y 1976, que fueron desde magnicidios, a asesinatos a humildes vigilantes para robarle el arma a costa de la vida de éstos. Y tratando de hacer olvidar que la fuga de Rawson fue un hecho sin precedentes, en la historia del terrorismo, así como el ataque a cuarteles militares, o las bombas a organismos de seguridad como fue el caso de Seguridad Federal, del Ministerio de Defensa y la jefatura de Policía de  la provincia de Buenos Aires.

Dado que mi intención es no hacer un extenso documento, daré algunos enunciados que permitan interpretar lo que afirmo. El estatuto de Roma en su artículo 7, establece, que son crimen de lesa humanidad, el asesinato, el exterminio, la esclavitud, la deportación o traslado forzoso de población, encarcelación o privación grave de la libertad física, tortura, desaparición forzada de personas, el apartheid u otros actos inhumanos que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten contra la salud física o mental.  Pero no es delito haber luchado en ese momento, en su puesto de combate, mientras simultáneamente otro integrante del propio bando cometía estos delitos.

Claro que los que lo escribieron, generalmente hombres de derecho, no se les ocurrió, que todos los efectivos cometían delitos de lesa humanidad por el solo hecho de haber combatido con los que no cumplían este Estatuto.

Y en esto no detallo la inaplicabilidad de leyes internacionales que en el momento no existían, sobre delitos que estaban prescriptos. Ni la irrazonable discusión sobre que el Gobierno era el único que cometía estos delitos., cuando no se afirma en estas leyes la exclusividad de las autorías, sino la alevosía de las acciones que incluso pueden ser vigentes para tiempos de paz.

Pero estos inspirados luchadores presionaron a los jueces con la idea que el hecho de haber pertenecido a la fuerza que los combatían, los hace imputables como delincuentes de lesa humanidad. Y para ello, basta comprobar que estaba incorporado a la fuerza cuestionada. Por lo tanto si Ud. integró una fuerza, por este solo hecho ha cometido delito de lesa humanidad. En una palabra, todos los que lucharon contra ellos, son delincuentes de lesa humanidad, aunque su puesto de combate fuera ser cocinero. No dude que es un planteo inteligente. Puede exterminar a toda un Ejército del cabo más joven al general más viejo. Todos son delincuentes de lesa humanidad. No necesita más prueba que el legajo personal.  Y convencieron a la población que de existir esos delitos no están prescriptos, avasallando la Constitución Nacional.

Pero no es suficiente. Hoy  descubrimos que el empleo de una fuerza militar, o policial comete un grave crimen si planifica las operaciones, acorde a los reglamentos y  protocolos que correspondan.

Y esto me ocasionó un montón de dudas. No conozco operación en que intervenga una fuerza militar que no sea sistemáticamente planeada. Puede haber alguna, pero producto de la impericia del que está al mando.

¿Es deseable, que un jefe militar, que tiene subordinado personal, a los que lleva al combate, generalmente con riesgo de vida lo haga  “alegremente”, sin preparar un plan en forma sistemática?

Y curiosamente he ido a ver el diccionario. ¿Qué es sistemático? Y he aquí lo que encontré:

  1. 1. Que sigue o se ajusta a un sistema metódico

  2. 2. Se refiere a la persona que actúa según un sistema metódico

  3. Se dice de la persona que procede por principios.

  4. p. ext.Conjunto de hechos, datos o métodos erigidos en sistema o que proceden de  un sistema.[1]

  5. que se ajusta a un conjunto organizado de reglas.

  6. persona que desarrollauna acción de manera ordenada.

  7. que se realiza de manera regularuna revisión sistemática del funcionamiento de sus máquinas.

Y puesto en estos términos, en lo que hace al Ejército, debo reconocer que las acciones, cuando no fueron por ataques sorpresivos de los terroristas, se prepararon en función de los reglamentos específicos que son las reglas, y mediante el trabajo sistemáticamente estudiado por los integrantes de las respectivas planas mayores y estados mayores de la fuerza considerada. En ese sentido surgen las tácticas y las estrategias.

Claro que me deja más tranquilo saber que dos legisladoras de la Nación considerarán delito el trabajo metódico y sistemático de una fuerza, para una operación contraterrorista.

En mi opinión es una confusión de las legisladoras entre los métodos y los fines. Pero si llegan a promulgar una ley de esta naturaleza, sería conveniente cerrar la Escuela Superior de Guerra y la Escuela de Inteligencia del Ejército Argentino. Todos irían presos. Total seremos espontáneamente creativos ante el enemigo. Y tendríamos que pensar en llevar a la Justicia a Belgrano y San Martín.

Otra opinión que me resultó interesante, es que la Justicia ha dictaminado que la guerra civil de los 70, no fue guerra civil, y a la vez, que ha dado su interpretación histórica de esta tragedia que asoló a nuestro país, como si fuera una condena inapelable.

Realmente me sorprende saber, que los jueces que han intervenido en el plan de exterminio de los Kirchner contra los hoy presos políticos; tengan profundos conocimientos sobre la metodología historiográfica para imponer a la nación la historia de ella en el momento de ese proceso. Hoy será delito no pensar como ellos. Y más me sorprende que quienes tuvieron carencia jurídica o carencia ética para juzgar acorde al derecho, nos deslumbren hoy, con una capacidad impensada en el campo de la historia.

 

[1]              Diccionario Enciclopédico Vox 1. © 2009 Larousse Editorial, S.L.

 

 


Carlos Españadero

PrisioneroEnArgentina.com

Febrero 14, 2017


 

EL QUE QUIERE COMUNISMO, QUE LE CUESTE

Share

 

fabian11Por Fabian Kussman.

La famosa y tan promocionada distribución real de la riqueza a menudo se ha comparado con un hipotético ideal o utopía, en lugar de la experiencia real en cualquier país, en cualquier momento de la historia.

Muchos occidentales una vez creyeron que los ingresos eran casi iguales en la antigua Unión Soviética, por ejemplo. Ahora sabemos que existían sustanciales privilegios para unos pocos elegidos, basado en el poder político en lugar de la contribución económica. Incluso al margen del soborno y la corrupción, el acceso especial a la atención de salud, educación, vivienda y tiendas especiales se concede a menudo a la jerarquía del Partido Comunista y la clase burocrática. En todos los casos, una porción de la población ha sido subvencionada. En ciertos casos la policía para atender los designios del dictador (Venezuela), el ejército (La Unión Soviética, la Venezuela de Chávez, la Cuba castrista) grupos paramilitares (La China de Mao) o sectores ciudadanos a cambio de un voto (La Argentina K)

A finales de los años 70, sólo un puñado de mandatarios de izquierda en occidente siguió defendiendo dictaduras como la Unión Soviética de Stalin, la China de Mao, la Cuba de Castro, o Corea del Norte, Kim Jong-il (Si, aquel que en un juego de golf podía hacer 18 hoyos con un solo golpe).

En los últimos años, el romanticismo anterior de la izquierda del comunismo a veces que ha sido recuperado con un disfraz, pero en realidad es un socialismo-populista que maquilla a ladrones. Este socialismo-comunismo suena mejor bajo esa denominación, pero no lo es. Otros han cambiado a idealizar una edad de oro del pasado. En los EE.UU., por ejemplo, se dice que la edad de oro de la equidad se produjo entre 1930 y 1973. Sin embargo, en Estados Unidos manda la eficiencia y quien no se prepara para competir, sufre.

El discurso populista siempre hace alusiones a la justicia social. Se emplea a menudo para sugerir que una mayor fracción de los beneficios de la economía (alimentos, vivienda, atención de salud, etc.) puede y debe ser distribuido por el gobierno en lugar de por los mercados. En teoría, se podrían entregar todos nuestros ingresos a los funcionarios elegidos democráticamente y dejarlos decidir quién obtiene qué. Sin embargo, la distribución sobre la base de criterios políticos, no es necesariamente el más conveniente. Sospeche usted donde terminara su sueldo si le entregara un sobre a José López -ex secretario de obras públicas del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, hoy entrenando para las próximas olimpíadas en lanzamiento de maletas-.

El mejor ejemplo de las distribuciones puede darse en Cuba, donde ciudadanos que ganan veinte dólares por mes distribuyen habitaciones en lujosos hoteles, sin tener oportunidad de reservar una para ellos. O un granjero especializado en cultivo de tabaco que debe distribuir el 90% de sus ingresos entre funcionarios del gobierno y hacer magia para distribuir las plantas en su campo para su nueva cosecha con mil dólares, 10% de lo que podría haber recaudado en un año.

Es decir, la distribución de la riqueza en países comunistas, o populistas, es en sentido inverso. El pueblo distribuye sangre, sudor y lágrimas (Y sus alcancías) para que los líderes los puedan seguir extorsionando.

Napoleón -el cerdo, no el militar francés- la tenía clara.